El Hierro: te mereces esta Isla

En medio del Océano Atlántico hay una isla, o mejor, un continente pequeñito dónde la paz se viste de azul. Este reducto divino alejado de la urgencia y los ruidos se llama El Hierro y es la menor de las Canarias. 
 
El Hierro, Reserva de la Biosfera y Geoparque, es por mérito propio, sinónimo de paz y sosiego. Algo así como un monasterio gigante con aguas cristalinas donde el buceo se convierte en arte, cielos nítidos para hacer parapente, cumbres donde respirar aire limpio, vinos deliciosos y un queso ahumado espectacular. Así que si estás agotado y necesitas un retiro urgente, olvida los cantos gregorianos. Tienes una opción mucho más divertida, completa y volcánica en el Archipiélago Canario. Por mar y aire, el paraíso está a tu disposición. Aquí tienes un boceto. Ven y pinta el resto.
 
El Hierro. Fotografía de Noemi Martin

Embarcadero de las Puntas. Fotografía de Noemi Martin

 
Valverde, El Pinar y La Frontera son los tres municipios que conforman la organización de El Hierro. En el primero se sitúa la capital de la Isla, el Puerto de la Estaca y el aeropuerto. Además,  un original pueblo pesquero donde iniciar tus chapuzones insulares, el Tamaduste. 
 
El Tamaduste. Fotografía de Noemi Martin

El Tamaduste. Fotografía de Noemi Martin

 

También en el municipio de Valverde, es imprescindible tomar un café o disfrutar de una estupenda cena en el Mirador de la Peña, obra del famoso arquitecto canario César Manrique y un prodigio de integración de arquitectura y naturaleza. Desde su terraza, podrás divisar la costa isleña y los Roques de Salmor, santuario de los lagartos gigantes de la Isla, especie en peligro de extinción.  
 
Mirador obra de César Manrique

Vista desde el Mirador de la Peña obra de César Manrique. Fotografía de Noemi Martin

 
Desde aquí,  muy cerca, un lugar realmente mágico. Leyenda, tradición y poesía cuelgan de las ramas del mítico Árbol Garoé, un til (no tilo) encargado de atraer la lluvia y abastecer de agua a la Isla durante siglos. Hoy en su lugar y después de su desaparición por culpa de un huracán, encontramos un árbol de su misma especie. No dejes de visitarlo porque el sitio, cargado de energía ancestral, sigue siendo fascinante.
 
Árbol Garoé

Árbol Garoé. Fotografía de Noemi Martin

 

Al Norte de la Isla, recorre el municipio de La Frontera. En los alrededores de esta animada localidad encontrarás lugares inolvidables como el Charco Azul, las piscinas naturales de las Macetas o el Lagartario del Ecomuseo de Guinea. También las famosas sabinas milenarias, árboles de formas dispares moldeados con gracia  al capricho de los vientos alisios. Si además, pasas un domingo por el pueblo, aprovecha para comprar quesadillas –el dulce a base de queso típico de la Isla-, mermeladas  y fruta ecológica en el mercadillo mañanero. También, cómo no, tómate unos vinos en alguno de los restaurantes y tascas de la zona. El Hierro ofrece caldos deliciosos, producto de una tradición fundamental en la economía de la Isla que se remonta al siglo XVI cuando el inglés John Hill plantó el primer viñedo en tierra herreña. Disfruta de los blancos secos y afrutados, de los tintos potentes y de los amables vinos dulces.  

 
Tanajara 2010 vino tinto de El Hierro

Tanajara 2010 vino tinto de El Hierro. Fotografía de Noemi Martin

   
En El Pinar, el tercer municipio de El Hierro, es visita fundamental un punto de relevancia histórica y geográfica: el Faro de Orchilla, recogido por la cartografía en una esquina de La Tierra desde la época de Claudio Ptolomeo. También los franceses establecieron el meridiano cero en dicha punta en 1634, antes de que a partir de 1884 lo fuera Greenwich. De ahí que El Hierro -el extremo más occidental del mundo hasta el descubrimiento de América-  sea conocida también como la Isla del Meridiano. Además, como dato curioso, El Pinar es el municipio más alejado de la capital del país de la que dista 1.916 km en línea recta.
        
Faro de Orchilla

Faro de Orchilla. Fotografía de Noemi Martin

 
Para los amantes de los fondos marinos, un lugar para archivar en la retina es el conocido como Mar de las Calmas en La Restinga: fondos nítidos con una increíble biodiversidad donde en 2011 un volcán submarino, el Tagoro,  estuvo activo durante casi tres meses. Para los de tierra adentro, este pequeño pueblo es un buen enclave para saborear la calma herreña con un pescadito y una copa de vino a la orilla del mar. De entrante o postre un trozo del queso de cabra ecológico Los Barrancos, del famoso Herreño o del Campos Viejos,  nuestros favoritos.
 
Queso de cabra ecológico elaborado con leche cruda.

Queso de cabra tierno ecológico. Elaborado con leche cruda, de la miniquesería El Barranco

 

También en La Restinga, dentro de El Pinar, aprovecha y disfruta de un baño al abrigo de la lava en las piscinas naturales de Tacorón. No podrás borrar de tus recuerdos viajeros la puesta de sol entre volcanes y agua transparente. 

 
Piscinas naturales de Tacorón

Piscinas naturales de Tacorón. Fotografía de Noemi Martin

 

Para alojarte, tienes numerosas casitas rurales dispersas por la Isla. Algunas, como la preciosa Agua Nueva, admiten mascotas. También puedes alojarte en el delicioso Parador de El Hierro, a pie de playa o en el balneario Pozo de la Salud donde con sus aguas minero-medicinales saldrás como nuevo. El hotel Punta Grande, conocido como el hotel más pequeño del mundo por haber aparecido en el Libro Guinness como tal en 1989, es un establecimiento emblemático situado en un entorno de cuento: el embarcadero de las Puntas.       
 
Hotel Punta Grande.

Hotel Punta Grande. Fotografía de Noemi Martin

 
Aunque no seas creyente, no te marches de esta encantadora Isla sin visitar la ermita de la Virgen de los Reyes. Cada cuatro años, en 2017 ha tocado, la imagen sale del santuario en el Parque Natural de la Dehesa y recorre los pueblos de la Isla acompañada de sus bailarines, al son de chácaras (castañuelas) y tambores. Cuenta la historia que en 1546 un barco que se dirigía hacia América pasó junto a las costas isleñas quedando varado en el Mar de las Calmas. Cuando los alimentos se terminaron, los pastores de El Hierro surtieron de víveres a los marineros que a cambio entregaron, en agradecimiento, una imagen de la Virgen María. En ese momento, dice la leyenda, una suave brisa comenzó a sopar y el barco pudo alejarse camino al Nuevo Mundo.
Ermita de Nuestra Señora de los Reyes

Ermita de Nuestra Señora de los Reyes. Fotografía de Noemi Martin

 

Queda claro que El Hierro por su historia y sus paisajes es una isla milagrosa, sobre todo si necesitas cargar tu batería vital. Así que, no te lo pienses y aprovecha su alquimia disponible en cualquier época  del año: descansa, toma sol, escucha el silencio, mira las estrellas, pasea por sus montes, come bien, vive…
Sé feliz. Te mereces esta Isla.
© 2017 Noemi Martin. All rights reserved.
 

Vino Afortunado Special Edition by Mar Marramiau

¿Qué te llevarías a una isla desierta? Una botella de vino Afortunado y un amigo con quien compartir esos momentos únicos de abrir este verdejo de la DO Rueda. Mar Marramiau, la autora de la etiqueta de esta Special Edition 2016, ha dibujado la esencia que quiere transmitir este vino representado en el pájaro con el pico multicolor, en la palmera y en el islote. La actitud relajada de los dos burros, el más humanizado está recostado contra la palmera observando la copa que tiene entre sus manos, disfrutando de la brisa marina, de ver la vida pasar, del dolce far niente. El otro, totalmente estirado, sintiendo los aromas frescos, de la fruta tropical que emana su copa, a punto de beber este vino que es goloso, amable, de entrada fácil. Por su carácter camaleónico se adapta a todos los momentos del día y estaciones del año.

La etiqueta que identifica a las botellas Magnum de este año 2016, es la ganadora de una selección entre las obras presentadas por 8 diseñadores de la prestigiosa Escola Elisava de Barcelona, la primera de España en su género y que con el tiempo se ha convertido en un centro universitario de referencia, cantera de jóvenes promesas creativas e innovadoras. Y la triunfadora de ver su planteamiento en esta botella que recorrerá el mundo mundial fue Mar Marramiau.

vino, wine

Etiqueta vino Afortunado Special Edition by Mar Marramiau. Fotografía de José María Toro

Viñedos Singulares, propietaria de la marca de vino Afortunado, con este premio quiere vestir de gala a su edición más especial del año y también darle ese valor especial con una etiqueta elegida para la ocasión.

Viñedos Singulares es la historia personal de dos hermanos, Luis y Carlos Barrero, enamorados del vino hasta las trancas, que han recorrido con su viejo coche familiar -un Seat 128 de color rojo-  varias veces la distancia de la Tierra a la Luna por todos los viñedos españoles, buscando viñas antiguas con personalidad que tengan historias que contar del terroir que las vió nacer. A ambos les motiva una mezcla de ideas, a caballo entre la reivindicativa de libertad de proyectos, a lo Thelma y Louise y la nostalgia romántica que envuelve a los viejos rockeros que nunca mueren y nunca están quietos, siempre cabalgando  sobre su adorada Harley.

Hoy Viñedos Singulares puede presumir de elaborar vinos desde el Océano Atlántico (tierra natal de Luis y Carlos) hasta casi el Mar Mediterráneo (donde residen): Luna Creciente de la DO Rías Baixas, Corral del Obispo de la DO Bierzo, Afortunado en la DO Rueda, Entrelobos de la DO Ribera del Duero, Jardín Rojo de la DOCa Rioja, y por último, acabando el viaje en la DO Montsant con El Veïnat.

vino, wine

Presentación de la Special Edition Magnum de Vino Afortunado. Fotografía de Geòrgia G. Casas

La presentación se realizó el pasado 20 de Diciembre en Magatzem Escolà del Born de Barcelona, finalizándolo entre amigos con un completo aperitivo y el maridaje musical del Dj Mychel Castro mezclando ritmos de swing y jazz.

Viñedos Singulares. Vino Afortunado

IG de Mar Marramiau

© 2016 José María Toro. All rights reserved

 

DO Rías Baixas

Cinco subzonas, cinco formas de entender y de conseguir la máxima expresión a la uva albariño, 5 sutiles diferencias para encumbrar esta modalidad de uva, para que brille con luz propia, como una estrella rutilante, en el panorama vinícola nacional e internacional. Un mar verde de viñas emparradas que suavemente desciende por las laderas hasta besar el azul del mar, de ese Océano Atlántico que baña la costa de la Denominación de Origen Rías Baixas, que le da personalidad caracterizada por la salinidad y el yodo de sus bravías aguas.

www.bloghedonista.com

Sistema emparrado tradicional gallego

Las características principales de esta Denominación de Origen del noroeste de España son varias: el suelo granítico, de cantos rodados que permite que las raíces de las viñas se pueden expandir más. Los viñedos están situados a una media de altura entre el nivel del mar y los 100 metros. La acidez característica de sus vinos está permitiendo investigar con vinos de guarda y estudiar la capacidad de envejecimiento. El emparrado como sistema preventivo para evitar enfermedades como consecuencia de la gran humedad, obliga a la recogida manual de las uvas, que por un lado permite una selección cuidadosa de las uvas directamente en la viña, y que por el económico repercute en el precio final de la botella. El emparrado en altura, por contra, permite aprovechar al agricultor de toda la vida para producir patatas y cebollas. 

Recientemente el Consello Regulador comunicó que la cosecha 2015 había estado considerada como MUY BUENA. Con unas cifras récord después de haber calificado más de 20 millones de litros de vino, fruto de la vendimia que había superado los 31 MM de kilos. En el apartado de las exportaciones también se ha aumentado en un 7,6% siendo EEUU el principal país de destino de los vinos. Los vinos de esta DO cada vez despiertan mayor interés en la comunidad nacional e internacional por la gran calidad de sus cosechas, que se traduce en la cantidad de premios que van consiguiendo y para muestra un botón: en el último concurso Bacchus, esta DO gallega consiguió 9 medallas de oro y 19 de plata entre un total de 1.854 referencias procedentes de 21 países de los cinco continentes. El Consello Regulador, con su presidente a la cabeza D. Juan Gil, su secretario general D. Ramón Huidobro y la directora del departamento de marketing Doña Eva Mínguez, no escatiman esfuerzos en su labor de promoción de toda la DO,  conscientes de que la viticultura es un poderoso motor de la economía de esta zona del sur de Galicia, además de evitar la emigración y desertización de zonas rurales. Como consecuencia de ello da empleo directo a 7.600 personas y 5.200 de carácter eventual en las épocas de mayor productividad. 

www.bloghedonista.com

Lagar

Una zona caracterizada por el minifundio que es la causa de un mayor número de viticultores: 5.756 que se reparten las 22.678 parcelas sobre una extensión total de 4.027 hectáreas que dan un total de 183 bodegas. Su constitución en 1988 por 492 apasionados es relativamente joven aunque ya muy asentada en el panorama vinícola de calidad.  

El 97% de la producción es de uva albariño y el resto se compone de otras variedades autóctonas muy asentadas al territorio: loureira blanca o marqués o loureiro, treixadura y caíño blanco. En tintas caíño tinto, espadeiro, loureira tinta y sousón. Variedades blancas autorizadas son: torrontés y godello, mientras que las tintas son mencía, brancellao y pedral

La versatilidad de los vinos albariños Rías Baixas le permite maridar con diferentes platos desde el clásico y consabido marisco o pescado, con carnes blancas y rompiendo moldes, con las rojas. También con platos de cocinas exóticas como el ceviche peruano o el guacamole mexicano.

www.bloghedonista.com

Un mar verde de viñas que llega hasta la desembocadura del río Miño, con el monte Santa Tecla al fondo.

 

Tipos de vinos con el sello Rías Baixas: 

Albariño Rías Baixas que se caracterizan por su color amarillo pajizo, de aromas frutales y florales, vinos de paso fresco y de acidez muy equilibrada.

– Rías Baixas Condado do Tea, elaborado en esta subzona con al menos 70% de las variedades albariño y treixadura. 

–  Rías Baixas Rosal con un mínimo de un 70% de albariño y loureiro propios de esta zona. 

–  Rías Baixas Val do Salnés también tiene que contener un 70% de las variedades cultivadas en esa zona.

–  Rías Baixas Ribeira do Ulla, mínimo 70% de las variedades de su territorio. 

– Rías Baixas, elaborado con las variedades blancas autorizadas o preferentes de esta denominación y que puede estar producido, elaborado, embotellado y etiquetado en cualquiera de su 5 subzonas. 

– Rías Baixas barrica tienen que pasar por barricas de roble de capacidad superior a 600 litros. 

Rías Baixas Tinto, se elaboran con cualquiera de las variedades tintas y de cualquier zona de producción de la DO.

– Rías Baixas Espumoso a partir de las variedades ya nombradas, en cualquier subzona y que al mismo tiempo cumpla con los requisitos nacionales y comunitarios sobre espumosos de calidad. 

Subzonas

Ribera de Ulla la más septentrional de las 5.

Soutomaior

Salnés

Condado do Tea

Rosal

Las 3 últimas fueron las visitadas y quedan pendientes para un siguiente post.

© 2016 José María Toro. Todos los derechos reservados.

 

 

Le Circus de Millesime Madrid 2015

FullSizeRender (26)
A grandes rasgos Le Circus de Millesime Madrid 2015 volvió a sorprender con la presentación de nuevas creaciones culinarias en general, y la de México, en particular, como país invitado. Si le añadimos las inigualables recreaciones oníricas de ambientes circenses diseñadas para esta edición, la visita se convirtió en todo un espectáculo para los sentidos donde todo estaba preparado para el más difícil todavía. Pasen y lean
La Real Conservera Española, empresa que data de 1920 y que sólo usa marisco gallego en sus elaboraciones, emocionó con sus vasitos de almejas recubiertos con una salsa fría para realzar el sabor de este molusco ¡de fuegos artificiales!, la zamburiña de Cambados con aguachile de maíz o la almeja de con sopa yodada ¡para sentir todo la bravura del Océano Atlántico en boca!
Las exquisitas ostras de Daniel Sorlut (que para un momento de urgente necesidad se pueden encontrar en una de las paradas del madrileño Mercado de San Miguel) de un sabor potente y totalmente adictivas. Cómo no podía ser de otra manera proceden de la privilegiada zona de Marennes-Oléron, en la costa oeste de la France, ese excepcional hábitat con una condiciones envidiables para que vivan y se pongan así de sabrosas les huîtres galas.
Para satisfacer a los más carnívoros estaban los especialistas en carnes selectas de La Finca de Jiménez Barbero que asombraron con sus creaciones y sus cortes.
El color brillante, terso y casi hipnotizante junto al olor magnético de las piezas de atún de Balfegó -tan apreciada por los hijos del imperio del Sol Naciente, y por los originarios del Sol Poniente también- provocó a los presentes salivación (como el perro de Pavlov) fascinación, turbación, sobrecogimiento y embobamiento (en este orden).
La mejor mixología no podía faltar a un evento como éste,  y ahí estaban los bartenders de Platea Madrid dándolo todo con sus cócteles de autor y sus movimientos precisos de preparación de sus combinados como si de modernos alquimistas de alguna secta secreta se tratasen. Para la circunstancia los representantes del país centroamericano, y para demostrar que hay vida más allá de las rancheras de Luis Miguel y de los mariachis, trajeron su tequilita de Hacienda Maravatio y el oaxaqueño mezcalito de culto Don Silverio.
Jorge de Andrés, chef del restaurante La SucursalVertical de la capital del Turia, que se crió entre fogones con su madre Loles Salvador y de quien heredó su amor al producto y la búsqueda de una cocina de raíz -la que revisa los platos tradicionales para darles una nueva dimensión- nos regaló esa maravilla de plato inspirado en la cocina popular de los pescadores de barcas pequeñas, que recogían cangrejillos para hacer un suquet y le echaban unos huevos rotos para posteriormente mojar buen pan. ¡Sublime! o mejor dicho ¡de mascletá fallera!
La Escuela de Hostelería Gambrinus Madrid con Pedro Larumbe a la cabeza invitó a probar el tataki marinado con bombón de foie recubierto de chocolate blanco con lima yodada y grosella. Una explosión de sabor en el que cada elemento se sentía independientemente, sin mezclas.
Para animar la fiesta ahí estaban los del Teatro BOdevil con un extracto de su función DeliZia para repartir alegría, entretenimiento y diversión, arrancando muchas sonrisas en este maridaje de espectáculo y gastronomía.
Pd. Ya queda menos para la próxima edición.
Con la colaboración de Rosa Peñuelas
© 2015 José María Toro. Todos los derechos reservados.
A %d blogueros les gusta esto: