Cata de vinos de la D.O. Conca de Barberà en el Hotel Mercer

En el inte­ri­or del emblemáti­co espa­cio, de lo que otro­ra fue la torre de defen­sa número 28 de la mural­la con­stru­i­da por los romanos con grue­sas pare­des de piedra, y que podrían hablar de his­to­rias que ya son his­to­ria, dec­o­ra­do con fres­cos orig­i­nales medievales mila­grosa­mente recu­per­a­dos para su con­tem­plación, perteneciente como una depen­den­cia más del históri­co Hotel Mer­cer, se cele­bró la cata de vinos de la D.O. Con­ca de Bar­berà, el pasa­do 17 de Sep­tiem­bre,  den­tro de la 4ª Edi­ción de “Hotels amb DO” (Hote­les con D.O.) la sem­ana de los vinos cata­lanes en los hote­les de Barcelona ( del 14 al 20 de Sep­tiem­bre de 2015)

El cul­ti­vo de la vid en esta Denom­i­nación de Ori­gen se remon­ta al siglo I a.C, aunque es con el establec­imien­to de los mon­jes cis­ter­ciens­es en lo que hoy es cono­ci­do como Real Monas­te­rio de San­ta María de Poblet, cuan­do se impul­sa su plantación más exten­si­va, obvi­a­mente para su uso en la San­ta Misa. Toda la cata giró alrede­dor de la uva autóc­tona de la zona denom­i­na­da trepat, car­ac­ter­i­za­da por dar un tipo de vino de grad­uación alco­hóli­ca baja, de alrede­dor de 12 gra­dos, pre­dom­i­nan­do la pimien­ta y aro­mas veg­e­tales en nar­iz, y en boca acos­tum­bra a ser fres­co y ligero. Toda la zona cul­tivable se encuen­tra situ­a­da en una depre­sión, rodea­da de mon­tañas, y de ahí le viene el nom­bre de cuen­ca. De sue­los cal­cáre­os, con un micro­cli­ma mediter­rá­neo pero con influ­en­cia con­ti­nen­tal que le provo­ca mar­cadas difer­en­cias tér­mi­cas entre el día y la noche que le otor­ga su pecu­liar carác­ter. Este tipo de plan­ta es muy resistente a las heladas, en espe­cial a las pri­mav­erales cuan­do está nacien­do la flor.

Vinos degus­ta­dos:

FullSizeRender (34)

Cabanal 2014 de la Coop­er­a­ti­va Agrí­co­la de Bar­berà. De col­or cereza, opa­co, con ribetes vio­láceos car­de­na­li­cios. Aro­mas en nar­iz de pimien­ta, grosel­las y fram­bue­sas. En boca es muy ligero con bue­na acidez y poca estructura.

Dome­nio trepat del Celler dels Domenys. Dom­i­nan aro­mas ahu­ma­dos, tosta­dos, tor­refac­tos y tam­bién a pimien­tos verdes. En boca una lig­era sen­sación dulce, sedosa.

Josep Foraster trepat 2013. Aro­mas bal­sámi­cos, de soto­bosque, de pimien­ta negra y de veg­e­tales. En boca es ligero, den­tro de los femeninos.

Rendé Mas­deu. En nar­iz dom­i­nan los aro­mas de fru­tas del bosque y bal­sámi­cos. En boca una sen­sación de dulce y áci­do muy compensada.

CUP 3. Con­tiene un 20% de gar­nacha. Aro­mas a moras y fru­ta seca como los albari­co­ques, tam­bién bal­sámi­cos y notas de pimien­ta. En boca la gar­nacha le da ese pun­to grasoso.

Car­les Andreu trepat. En nar­iz se apre­cia la pimien­ta negra, las espe­cias, tam­bién bal­sámi­cos y de grafi­to (ese car­ac­teríti­co aro­ma de cuan­do afil­am­os un lápiz). En boca es pro­nun­ci­ada­mente ácido.

Una cata degustación que nos dejó un buen sabor de boca a todos los asistentes.

FullSizeRender (35)

La Fête de la Gastronomie en Provence (La Fiesta de la Gastronomía en Provence)

Du 25 au 27 sep­tem­bre a lieu La Fête de la Gas­tronomie en France. C’est l’occasion de fédér­er tous les corps de métiers, des chefs aux arti­sans en pas­sant par les domaines viti­coles. Vous pour­rez assis­ter à de nom­breux ban­quets et pique-niques mais surtout à des dégus­ta­tions de pro­duits de nos régions. Con­cer­nant la Provence, beau­coup de fes­tiv­ités au programme !
Puisque l’Apéro peut être un vrai moment de gas­tronomie, Aix-en-Provence se met à l’heure de l’apéro chic. Si vous êtes plutôt viande : filez en Arles pour une dégus­ta­tion de pro­duits camar­guais, riz, viande de tau­reau… Tou­jours en Arles, la fête mex­i­caine ! Venez décou­vrir leur cul­ture asso­ciée appelée « Mil­pa ».  A Aubagne, venez décou­vrir la Street Food ver­sion Provence avec le chef Yan­nick Bes­set. A Cas­sis, le petit vil­lage empreint de Dolce Italia organ­ise sur le port une com­péti­tion entre plusieurs chefs, un apéri­tif nom­mé « de la bar­que à l’assiette » puis une soirée spé­ciale ven­dan­ge : a‑t-on besoin de rap­pel­er la douceur du blanc de Cas­sis?
Toutes les infos sur le site de l’of­fice de tourisme de Aix-en-Provence où vous pour­rez télécharg­er le pro­gramme détaillé

 Post de Alexan­dra M. colab­o­rado­ra de Bloghe­do­nista des­de Aix-en-Provence

www.bloghedonista.com

Mapa de la región próx­i­ma a Aix-en-Provence.

Con moti­vo de la fies­ta de la gas­tronomía en Fran­cia del 25 al 27 de Sep­tiem­bre, en la Provence, se ponen de gala para cel­e­brar­lo por todo lo alto. Sus pro­duc­tores locales, cocineros y bode­gas viní­co­las cel­e­brarán mul­ti­tud de man­i­festa­ciones gas­tronómi­cas y sobre todo la posi­bil­i­dad de que sus ciu­dadanos y vis­i­tantes puedan degus­tar pro­duc­tos de prox­im­i­dad. Un pro­gra­ma muy com­ple­to y cuida­do al detalle por lo que se refiere a la Provence.
El momen­to del aper­i­ti­vo alcan­za un niv­el supe­ri­or en esta región gala, con­vir­tién­dose en un “aper­i­ti­vo chic” con esti­lo, de liga de cham­pi­ons, vamos, porque para el francés, des­de que se democ­ra­tizó y pop­u­lar­izó, for­ma parte de su per­son­al­i­dad, de sus señas de iden­ti­dad. Si sois más carnívoros tenéis que diri­giros hacia Arlés para dis­fru­tar con pro­duc­tos de la Camar­gue: arroz, fiambre de toro…Siguiendo en esta población se podrá dis­fru­tar de una autén­ti­ca fies­ta mex­i­cana y des­cubrir la cul­tura gas­tronómi­ca de este país cen­troamer­i­cano denom­i­na­do “mil­pa” (se basa prin­ci­pal­mente en el maíz, fri­jol y cal­abaza). En Aubagne el movimien­to del Street food tiene su espa­cio en ver­sión proven­zal, con la pres­en­cia del chef Yan­nick Bes­set del restau­rant Les Arômes (clasi­fi­ca­do como Bib Gour­mand por los severos inspec­tores de la guía roja france­sa). El pequeño pueblo de Cas­sis se impreg­na del carác­ter de la “Dolce Italia” orga­ni­zan­do en el puer­to una com­peti­ción con difer­entes cocineros bajo el sug­er­ente nom­bre “de la bar­ca al pla­to”, y además una vela­da espe­cial rela­ciona­do con el vino para degus­tar el dulce blan­co de Cas­sis.
Más infor­ma­ción en la web de la ofic­i­na de tur­is­mo de Aix-en-Provence
Y tam­bién es posi­ble descar­gar el pro­gra­ma detallado.
www.bloghedonista.com

Un año en Proven­za de Peter Mayle.

Nota 1. Aix-en-Provence está a 500 kms. aprox­i­mada­mente de Barcelona que serían 5 horas en coche por autopista.
Nota 2. La ver­sión en castel­lano no es una tra­duc­ción lit­er­al del francés.
Nota 3. De lec­tura oblig­a­da para los que vis­iten esta región france­sa, sea o no la primera vez, la hila­rante obra de Peter Mayle con­ver­tido en su diario per­son­al “Un año en Proven­za”. La risa está asegurada.

Una escapada al Hotel Plaza de Andorra

Desconec­ta (del móvil y del orde­nador) para conec­tar con los tuyos” Con este boni­to y direc­to eslo­gan nos recibe un car­tel de bien­veni­da al Prin­ci­pa­do de Andor­ra. Toda una declaración de intenciones.

www.bloghedonista.com

Hall del Hotel Plaza. Foto gen­tileza del mis­mo hotel.

Hotel Plaza C/ Na Maria Plà, 19–21 Andor­ra la Vel­la (Prin­ci­pa­do de Andorra)
Es de agrade­cer entrar en este ele­gante hotel donde el frío min­i­mal­is­mo no cabe en el ideario filosó­fi­co de este emblemáti­co establec­imien­to hotele­ro del pequeño país de los Piri­neos. Sen­tir esa calidez nada más traspasar la puer­ta gira­to­ria y dis­fru­tar de la visión de una dis­tin­gui­da dec­o­ración muy ingle­sa, a base de mue­bles nobles de madera oscu­ra, de grandes corti­nas con cuer­po, escul­turas académi­cas, jar­rones dora­dos y de cristal tal­la­do, alfom­bras mul­l­i­das del dis­eñador Paul Smith que inci­tan a pis­ar­las suave y del­i­cada­mente, piano de cola de col­or ébano bril­lante que invi­ta a dis­fru­tar­lo, larga mesa de cen­tro con jar­rones en difer­entes medi­das y ador­nadas con flo­res que se dis­putan nues­tra aten­ción con su pale­ta cromáti­ca en blan­co y lila alter­nan­do con velas de aspec­to níveo,  pare­des empa­peladas en col­ores claros, sil­las tapizadas en tonos clási­cos, sofás tipo chéster y sil­lones en piel que con­vi­dan a dis­fru­tar de sus asien­tos en los espa­cios comunes con una taza de humeante café y copa de un buen Arma­gnac que nos impreg­ne con sus aro­mas volátiles per­fuma­dos de madera mien­tras esper­amos pacien­te­mente un ir o venir para prac­ticar el shop­ping por las calles andor­ranas o pasear por cualquiera de sus mon­tañas que enam­oran. Un tra­galuz cen­tral que inun­da de clar­i­dad cen­i­tal el lumi­noso patio cen­tral y alrede­dor del cual piv­otan las habita­ciones para los hués­pedes en los pisos supe­ri­ores. Un gran reloj suizo con la impre­sión de la ciu­dad de Genève en su esfera blan­ca, con maquinar­ia a la vista, mar­ca el despi­ada­do e inex­orable paso del tiem­po hacien­do las veces de indi­cador de la hora y de cabecera de la recep­ción del hotel. Todos estos ele­men­tos le apor­tan iden­ti­dad y carác­ter regio jun­to con los cuadros de inspiración tradi­cional cre­an­do una atmós­fera cál­i­da y acogedora.

www.bloghedonista.com

Inte­ri­or del restau­rante Plaza en el Hotel Plaza. Foto gen­tileza del mis­mo hotel.

Las 90 habita­ciones de este hotel de 5 estrel­las, 47 son suites, están dec­o­radas sigu­ien­do la mis­ma línea estéti­ca cita­da ante­ri­or­mente, y están prepradas para facil­i­tar tan­to una escapa­da cor­ta o una larga estancia, para pare­jas, famil­ias (niños gratis com­par­tien­do habitación con 2 adul­tos) o de nego­cios. Cuida­do sur­tido de ameni­ties en las habita­ciones. Dispone asimis­mo de gim­na­sio, sauna, y spa para rela­jarse en su cir­cuito de aguas y dejarse mimar por manos exper­tas en la zona de masajes. Salas para reuniones o con­gre­sos ale­ja­dos del mun­danal rui­do. Las estancias de los pisos más altos dis­fru­tan de priv­i­le­giadas vis­tas al mar de teja­dos y tam­bién a las escarpadas mon­tañas que se pueden divis­ar des­de su estratég­i­ca situación, en la zona más com­er­cial de Andor­ra, es otro atrac­ti­vo más de este establec­imien­to hotelero.

www.bloghedonista.com

salmón mari­na­do con wasabi y bolas de melón Cantaloup

El capí­tu­lo gas­tronómi­co está rep­re­sen­ta­do por la coci­na de autor del Restau­rante Plaza en el primer piso, dirigi­do por el acred­i­ta­do chef Ser­gi Jerón­i­mo con amplia expe­ri­en­cia en restau­rantes de recono­ci­do pres­ti­gio como los parisi­nos La Tour d’Ar­gent o Le Grand Vefour y el suizo La Sauliere entre otros. En la ofer­ta enológ­i­ca tam­poco se que­da atrás con una bue­na rep­re­sentación de vinos españoles, inter­na­cionales y tam­bién las pocas bode­gas andor­ranas. Del menú degustación desta­co el salmón mari­na­do con wasabi y refres­cante bola de melón Can­taloup como aper­i­ti­vo. De entrante alca­chofas braseadas con un ligero per­fume ahu­ma­do y lan­gosti­no. Estas dos primeras degusta­ciones armo­nizadas con cava Juvé & Camps brut nature reser­va de la famil­ia. El sigu­iente pla­to fue foiegras con man­zana y reduc­ción de opor­to mari­da­do con Escol, un vino de altura, de 1.190 met­ros, a par­tir de uva ries­ling de cul­ti­vo ecológi­co en las mon­tañas andor­ranas. Un vino con aro­mas de piña y fru­tas como el agua­cate, el man­go y la fru­ta de la pasión. Rape con ris­sot­to de azafrán, sal­sa de marisco y cru­jientes tiras de nabos. Para la carne un deli­cioso Tocat de l’ala de la D.O. Empordà elab­o­ra­do con uva sam­só, gar­nacha y syrah para casar con una espaldita de cabri­to deshue­sa­da, zumo de cerezas y laca­do con miel. Para finalizar, un mousse de toffee.

www.bloghedonista.com

Vino de altura (vi d’alça­da) Escol. Andorra

Tam­bién se puede optar por una comi­da más infor­mal en la Cafetería Plaza de la plan­ta baja abier­to a todo el mun­do, tan­to si están hospeda­dos como no, además de ten­er un ser­vi­cio de té/café muy cuida­do, coctel­ería y wine bar durante toda la jornada.

www.bloghedonista.com

Tar­ta de fre­sa en la Cafetería Plaza.

Viñachy, la bebida chyspeante

www.bloghedonista.com

Aún que­da ver­a­no para dis­fru­tar­lo y sabore­ar­lo. Me resis­to numan­ti­na­mente a creer que hay pro­duc­tos y viven­cias que son sola­mente para una estación del año ‑obvi­a­mente sino hay un cat­a­clis­mo o un cam­bio climáti­co a la vista, seguire­mos esquian­do en invier­no y bañán­donos en la playa en ver­a­no- para todo lo demás podemos jugar a adap­tar­lo con más o menos sen­ti­do, sin romper el orden nat­ur­al de las cosas, es decir sin actu­ar con­tra natu­ra. Ver­bigra­cia podemos com­er hela­do de tur­rón en ver­a­no o podemos beber­nos una cerveza bien fría en invier­no y no por ello el cos­mos se tiene que romper en pedazos.

www.bloghedonista.com

Mi des­cubrim­ien­to tardío, ya avan­za­do el ver­a­no, en uno de los anaque­les de la estantería de mi tien­da favorita y provee­do­ra habit­u­al de mi despen­sa y de mi cava, de esta nove­dosa bebi­da elab­o­ra­da a base de Vichy Catalán con los vinos de la pre­mi­a­da bode­ga Casa de la Viña de la D.O. Valde­peñas, ha sido toda una rev­elación en el sen­ti­do de cubrir una necesi­dad que hacía tiem­po iba anhelando. Y me expli­co lo que quiero decir, por un lado bus­ca­ba una bebi­da para ofre­cer a mis más jóvenes invi­ta­dos y tam­bién para aque­l­los amigos/as que no beben nada de alco­hol ‑unos temerosos por sus efec­tos colat­erales, inclu­idas mul­tas de trá­fi­co, y otros por su deter­mi­nación de odio vis­cer­al a todos los eflu­vios etíli­cos-  y por otro lado, quería algo  refres­cante y ligero,  apropi­a­do para la época de calor, que me siriv­iera tan­to para ese momen­to dis­ten­di­do y desen­fada­do del aper­i­ti­vo, como para acom­pañar platos más ligeros pro­pios del ver­a­no pero tam­bién del resto del año.
De la con­trac­ción de estas dos grandes mar­cas, ya citadas ante­ri­or­mente, se ha con­stru­i­do este sim­pá­tio nom­bre que rep­re­sen­ta el ideario de esta nove­dosa empre­sa: ViñaChy. Una bebi­da chys­peante, con bur­bu­jas y de poca grad­uación con sólo 7%. Viene con fuerza para romper clichés y esteroti­pos que están arraiga­dos en el imag­i­nario colec­ti­vo, pre­sen­tán­dose como una bebi­da opti­mista, jovial, ale­gre y rompe­do­ra para dis­fru­tar social­mente con mod­eración.

www.bloghedonista.com
ViñaChy blan­co chys­peante: está elab­o­ra­do con las var­iedades chardon­nay, sauvi­gnon blanc y macabeo de Casa de la Viña jun­to a Vichy Catalán para obten­er un vino de col­or amar­il­lo con ligeros refle­jos ver­dosos, en boca es goloso con aro­mas de fru­ta top­i­cal, en espe­cial fru­ta de la pasión y tam­bién a peras maduras. Ide­al para acom­pañar aper­i­tivos, mariscos, aves y pesca­dos a la plan­cha y tam­bién arro­ces de marisco.

ViñaChy rosa­do chys­peante: es el resul­ta­do de la unión de las uvas petit ver­dot y tem­pranil­lo de Casa de la Viña a Vichy Catalán para con­seguir un vino de col­or rosa­do, aro­mas dul­ces y embria­gadores a fram­bue­sa, en boca es fres­co. Para mari­dar con un salmón ahu­ma­do, pesca­dos a la plan­cha, arro­ces y con tar­tas recu­bier­tas de fru­tas de bosque.

www.bloghedonista.com

ViñaChy tin­to chys­peante: naci­da de la mez­cla de uvas mer­lot y tem­pranil­lo de la Casa de la Viña y Vichy Catalán para lograr un col­or rojo cereza y ribetes de un boni­to vio­láceo car­de­na­li­cio que se esconde deba­jo de la espuma de las bur­bu­jas. Aro­mas de fru­tas negras del bosque. En boca tiene un paso fácil y agrad­able. Para ennoviar con algún pla­to coci­na­do de pavo, pol­lo o cer­do adereza­do con fru­tas como la pera, albari­co­ques o inclu­so higos.

Edición limitada de latas vintage Pilsner Urquell

Más allá de estereoti­pos y tópi­cos típi­cos de la cerveza-apa­ga-sed y que la ídem bien fría es para el ver­a­no ‑como las bici­cle­tas, la pre­mi­a­da obra de teatro escri­ta por el fal­l­e­ci­do Fer­nan­do Fer­nán Gómez- hay toda una cul­tura y tradi­ción de cien­tos de años para con­seguir que esta bebi­da lupu­la­da sea obje­to de cul­to por espe­cial­is­tas y afi­ciona­dos de espíritu ele­va­do que van un paso más allá. Detrás de una cerveza hay el tra­ba­jo de mae­stros cerve­ceros que dotan de per­son­al­i­dad a su pro­duc­to, que es como la niña de sus ojos, proyectan­do todo su conocimien­to y expe­ri­en­cia en su obra, con­ven­ci­dos de que hay con­sum­i­dores que eli­gen cerveza para cada ocasión y para mari­dar con los difer­entes platos.

La mar­ca Pil­sner Urquell, tal como la cono­ce­mos aho­ra, tiene una larga his­to­ria a sus espal­das. Nació en 1842 en la ciu­dad de Pilsen (Bohemia, Repúbli­ca Checa) dan­do nom­bre al tipo de cerveza pil­sner que es la más difun­di­da, pop­u­lar, cosum­i­da e imi­ta­da por todo el mun­do. Esta cerve­cería surgió a par­tir de las que­jas de con­sum­i­dores en 1838 has­ti­a­dos de la baja cal­i­dad que se servía en ese momen­to, con­struyén­dose en 1840 la fábri­ca de Burgess’ Brew­ery. Fac­tores como el ficha­je del mae­stro cerve­cero bávaro Josef Groll; el aprovechamien­to de un buen acuífero ‑4 ríos con­fluyen es esta ciu­dad checa- que sum­in­is­tra un tipo de agua suave, de baja dureza por su débil min­er­al­ización, y que bro­ta sin cesar (se nece­si­tan 15 litros aprox­i­mada­mente para con­seguir uno de cerveza); el uso de nuevas cebadas de Moravia; el lúpu­lo cosecha­do en los alrede­dores de Saaz que apor­ta más ele­men­tos aromáti­cos que los amar­gos nor­males de esta plan­ta y que se usa como con­trape­so a la dul­zor del mal­tea­do de la ceba­da; la baja fer­mentación de las levaduras; el uso de una mac­eración de decoc­ción que le da ese inten­so sabor car­ac­terís­ti­co de la mal­ta y el lager­ing (alma­ce­na­je) en sub­ter­rá­neos de la cerveza sigu­ien­do el mod­e­lo bávaro de usar s de usar bar­riles abier­tos, con­vir­tió la pre­sentación en sociedad de esta pale lager en un autén­ti­co éxi­to mul­ti­tu­di­nario entre los ciu­dadanos de la época.

www.bloghedonista.com

Lata de la izquier­da (verde) data de 1925 con inscrip­ciones como “Orig­i­nal Pil­sner Bier” la pal­abra orig­i­nal se añadió como con­se­cuen­cia del cre­ciente número de fábri­c­as de cerveza copiando el esti­lo Pil­sner. La mar­ca se reg­istró en 1896. La lata de la derecha (blan­ca) es de 1937, lle­va impre­so el escu­do de armas de la ciu­dad de Pilsen fecha­do en 1434 y tam­bién lle­va graba­do la denom­i­nación de “pil­sner bier” para inten­tar fre­nar las innu­mer­ables copias de esta lager. A par­tir de 1859 cada bar­ril recibió una eti­que­ta y número de serie.

Con el pró­pos­i­to de remar­car ese carác­ter arte­sano así como incidir de man­ten­er inal­ter­a­da su rec­eta cen­te­nar­ia fiel al idén­ti­co pro­ce­so elab­o­rador, usan­do los mis­mos ingre­di­entes y de ser la orig­i­nal de los tipos pil­sner (pilsen­er o pilsen) lanzó recien­te­mente una edi­ción lim­i­ta­da de latas vin­tage ‑de ven­ta en los cen­tros de El Corte Inglés de la Penín­su­la y Balear­es has­ta ago­tar exis­ten­cias- que repro­duce las históri­c­as eti­que­tas de 1925 y de 1937. Todo un rega­lo para colec­cionistas de esta míti­ca mar­ca cervecera.

La cata se cara­ter­i­za por un col­or dora­do páli­do, de cuer­po ligero y refres­cante, con un amar­gor ini­cial y segui­do de una dul­zor ‑de carame­lo- muy agrad­able. Para su degustación es recomend­able usar el vaso ‑alto y estre­cho- crea­do especí­fi­camene para esta bebi­da mal­tea­da que canal­iza los aro­mas hacia la nar­iz mien­tras se bebe. La tem­per­atu­ra ide­al para dis­fru­tar­la es la de 7ºC y servi­da con del­i­cadeza para con­seguir una espuma inten­sa, con­sis­tente, blan­ca sin mácu­la, cre­mosa y que perdura.

Na Zdraví (Salud)

A %d blogueros les gusta esto: