Las catas-cenas del restaurante Tendiez de Barcelona

Tendiez, el restaurante, bar de tapas y cocktails del hotel Pullman Barcelona Skipper, ha dado el pistoletazo de salida a sus sesiones de catas y cenas. La cita es cada tercer jueves de cada mes, a un precio muy democrático que es imposible perdérselo. Una invitación para todos los públicos, cono nociones o sin, para adentrarnos, consolidar o para ampliar conocimientos y de una manera llana y cercana, por su parte el restaurante Tendiez, se compromete a sorprendernos periódicamente cada tercer jueves con una cata diferente y unos platos que mariden a los vinos seleccionados para la ocasión. 

Restaurante Tendiez

Restaurante Tendiez

 

La cata realizada el pasado 21 de febrero se llevó a cabo, y las próximas también, en el elegante espacio anexo semi reservado del restaurante Tendiez, una mesa central parapetada entre una biblioteca que invita a leer y cultivarse con sus volúmenes en una de las paredes, y por la otra, una gran nevera expositora con los vinos de la carta del restaurante que los conserva a la temperatura correcta y que es a la vez toda una declaración de intenciones de por qué estamos allí, obviamente a degustar y aprender de vinos y por último la cocina abierta para poder observar los movimientos precisos, casi de cirujanos, por los miembros que componen el centro neurálgico del restaurante. 

Restaurante Tendiez

Restaurante Tendiez

 

Esta primera cata estuvo dirigida por Mónica, sumiller del equipo de Vila Viniteca, la referencia a nivel estatal en grandes vinos tanto nacionales como internacionales así por sus marcas exclusivas y su gran oferta de vinos a la avanzada para poder comprar a precios más reducidos antes de que salgan al mercado al precio que le corresponde, vamos lo que viene siendo una operación de “futuros”. 

Cata en Restaurante Tendiez

Cata en Restaurante Tendiez

 

Mónica hizo una cata pedagógica, fácil de entender, con explicaciones didácticas y con una actitud próxima para perder ese miedo irracional o esa vergüenza al rídiculo que nos inmoviliza ante el proceloso mundo del vino y de su específica y críptica jerga, facilitando en todo momento que los asistentes pudieran preguntar todo lo que quisieran y que nunca se habían atrevido a ello hasta entonces. Nociones básicas de una cata y como empezar metódicamente desde la visual para distinguir los colores tanto en blanco como en tinto y entender su edad (más joven colores pálidos en blanco y ribetes violáceos en los tintos versus colores dorados y ribetes tejas respectivamente en los vinos con una edad) lágrimas que nos indican el grado alcohólico, es decir fina y rápida no tienen peso, estructura son bajas en alcohol, por el contrario si es gruesa y baja lentamente nos indicará que es un vino más carnoso, con estructura y más carga alcohólica.  Aromas en la cata nasal explicando los primarios (vegetales, frutales y flores), secundarios de levaduras con notas de panadería, bollería y de mantequilla y los terciarios que nos lo aporta la madera de las barricas, ya sean de roble francés o el americano más esos puntos que pueden dar el tostado cuando se doman las maderas en la confección manual de la barrica. La cata oral comenzó con la descripción de las diferentes zonas de la lengua y como localizarlas de tal manera que se activa esa sensación cuando el vino entra en contacto con la superficie lingual, de tal manera que podemos distinguir esos sabores dulces, salados, ácidos o amargo y de esta forma comprender el por qué del uso de diferentes copas para que caiga el vino en la zona adecuada de la lengua.  

Vinos catados de Ca N'Estruc

Vinos catados de Ca N’Estruc

 

Cuatro vinos asequibles para una iniciación rápida y definitiva, de la bodega Ca N’Estruc, de la DO Catalunya, perteneciente al grupo de Vila Viniteca. Dos blancos de diferente añada para encontrar la diferencia en el color y también en los aromas y sabores: Ca N’Estruc 2018 monovarietal de xarel.lo e Idoia Blanc 2017 de xarel.lo, garnacha blanca, macabeo y chardonnay. Dos tintos para observar  asimismo estas diferencias: Idoia 2014 de uva syrah (60%) y de garnacha (40%) y L’Equilibrista 2015 de uvas syrah, garnacha y cariñena.

Entrantes en Restaurante Tendiez

Entrantes en Restaurante Tendiez

 

Después de vencer esos miedos iniciales y con la desinhibición propia que provoca el probar varios vinos, es uno de los efectos secundarios lógicos y habituales sino se escupe el vino, se pasó a la cena preparada para la ocasión y consistente en tapas a compartir: cuchara de lubina en salmuera de remolacha, tartar de algas, salicornia y mayonesa de plancton; bombón de foie con fruta de la pasión y pan de especias; pulpo envuelto en kadaifi con salsa romesco; croquetas cuadradas de jamón ibérico y coca tostada con tomate de colgar y aceite de oliva Tendiez. De plato principal pollo del Prat o pota blava IGP (reconocido por el color azulado de sus patas) deshuesado, servido con cigalas y salsa de vino rancio. De postre  trampantojo de falsa hamburgues de crema helada de speculoos, chocolate y piña natural.

Pollo Prat IGP o "pota blava"

Pollo Prat IGP o «pota blava»

 

Platos firmados por el chef titular del restaurante Tendiez, José Sánchez. Barcelonés formado en la prestigiosa Escuela de Restauración y Hostelería de Barcelona, define su cocina como mediterránea con la cual se siente cómodo y casado emocionalmente después de su paso por grandes templos de la gastronomía de la Ciudad Condal como el ya desaparecido Reno, y donde aprendió entre sus fogones de cocina clásica bebiendo de la fuente, es decir, de la francesa. De su paso por Roig Robí volvió a los tradicionales platos catalanes y en especial a disfrutar con el pescado fresco recién llegado de la Costa Brava. Un punto de inflexión en su carrera fue cuando entró a colaborar en el restaurante de tres estrellas Michelin del primer espada de los pucheros y sartenes Martin Berasategui. Su forjado en el Hotel Arts  (5 estrellas G.L.) como chef en el departamento de banquetes y catering, le sirvió para tomar la alternativa ya  como jefe de cocina del Hotel Eurostars Grand Marina 5 estrellas G.L. y después de 5 años aquí empezó a trabajar en el Hotel Pullman Barcelona Skipper en el 2006 siendo el chef titular al mando de sus fogones. 

Falsa hamburguesa

Falsa hamburguesa

 

Las futuras catas organizadas son prometedoras y la próxima será el 21 de marzo y que se trata de un viaje enológico sin moverse de la silla del restaurante Tendiez: Rueda versus Rías Baixas, y Rioja versus Ribera del Duero. Diferencias y similitudes, tipos de uvas, clima, terreno, dos blancos y dos tintos frente a frente que nos permitirá imaginarnos diversos escenarios para maridar con platos de nuestra gastronomía. 

Como avance de las siguientes catas, hasta un total de 9 para este año 2019,  irán sobre los siguientes temas: vinos bio del Penedès, de vinos internacionales, de cavas: 2 rosados y dos tradicionales, de vinos catalanes: 2 de la Conca de Barberà y 2 de Costers del Segre, comparación de un Rioja con denominaciones de origen más pequeñas pero con grandes vinos como es el caso de Calatayud ( Las Rocas de San Alejandro), de Madrid ( con el gracioso y circense nombre El Hombre Bala) y de Méntrida (con el cinematográfico y novelístico nombre de Las Uvas de la Ira). Para finalizar esta serie y como fin de fiesta con fuegos artificiales una cata con vinos de alto nivel: 2 Riojas de Palacios Remondo, 1 Priorat (Les Terrasses de Alvaro Palacios)  y 1 Cierzo (Villa De Corullón).

Cada cata y cena al imbatible precio de 22,50 euros incluido el IVA y el parking en el propio hotel para que no perder el tiempo en buscar aparcamiento. 

Más información de novedades y actividades en la web del restaurante Tendiez y en Instagram @tendiezbarcelona

Restaurante Tendiez en el Hotel Pullman Barcelona Skipper de la Avda. Litoral, 10 Barcelona 08005 Tel. 932 216 565. Abierto desde las 10h hasta la 1:30h de la madrugada. Servicio a la carta desde las 12h hasta las 24h. Menú semanal por 19,50 euros.

© 2019 José María Toro. All rights reserved.

Cata de Cavas y Vinos de Castillo Perelada

El pasado 8 de marzo, el emblemático Hotel W Barcelona, fue el escenario perfecto para la extraordinaria presentación y cata de cavas y vinos del Grup Peralada (D.O. Empordà) a manos de Alejandro Rodríguez.

Hablar de los caldos del Castillo de Perelada es hablar de historia, de tradición familiar y de arte.

Si bien la elaboración de vinos en dicho enclave data de la Edad Media, no sería hasta 1923   en el que Miquel Mateu, político, apasionado del arte y la cultura, e hijo del que fuera cofundador de Hispano-Suiza Damián Mateu, comprara el conjunto monumental del Castillo de Perelada para convertirlo en un referente artístico y, por supuesto, para revitalizar una importante tradición vitivinícola presente en la zona del Empordà.

En 1972, Arturo Suqué, yerno de Miquel Mateu, lideraría una transformación enfocada en la calidad y en la meta de hacer de Perelada una de las más prestigiosas bodegas del país. A parte, junto a su esposa Carmen Mateu, inauguraría el reconocido internacionalmente Festival del Castell de Perelada por el que han pasado infinidad de grandes artistas y músicos.

Hoy en día, Javier Suqué Mateu se encarga de dirigir el rumbo de este gran navío apostando por vinos de calidad, plantando y adquiriendo nuevos viñedos y enfatizando la importancia del I+D mediante una constante investigación en tierras ampurdanesas con la finalidad de aprovechar esas cualidades geofísicas y climatológicas que ofrece este territorio tan amado por Salvador Dalí.

En cuanto a la D.O. Empordà, se caracteriza por una heterogeneidad en la tierra en la que priman la textura arenosa y la pobreza en materia orgánica. Suelen ser suelos ácidos que se sitúan desde el nivel del mar hasta una altura cercana a los 260 metros. El clima disfruta del viento de tramontana, que contribuye de manera activa a la buena salud de las viñas. Con inviernos suaves y veranos calurosos pero templados por el Mediterráneo, la temperatura se sitúa entre los 14 y los 16°C, permitiendo el cultivo de variedades de ciclo medio y largo. Referente a los viñedos, son de antigua implantación, si bien en los últimos años se ha ido renovando para adoptar ciertos cambios varietales. Las uvas que predominan son principalmente cariñena y garnacha negra en tintos, y garnacha blanca y roja junto a  macabeo en blancos.

vinos y cavas de Castillo de Perelada

Para esta cata se presentaron los siguientes cavas y vinos:

Cava Stars Touch of Rosé 2014 (90% garnacha y 10% pinot noir): siendo un homenaje a todas esas estrellas que han pasado y pasarán por el Festival Castell de Perelada, este cava elaborado a partir de uvas seleccionadas bajo la D.O. Cava, ofrece un color pálido y rosáceo, así como finas burbujas con formación de corona. Moderno y agradable, se muestra muy floral en boca, seco, pero con vida ácida. La presencia de fruta blanca es más que notable.

Només Garnatxa Blanca 2016 (100% garnacha blanca): con uvas procedentes de viñedos de entre cincuenta y sesenta años situados en la finca Pont de Molins, se obtiene este monovarietal complejo y con alma de manzana. A la vista, presenta un color amarillo pálido con ligeros toques verdosos. En boca ofrece cierto amargor y un gran recorrido. Un claro ejemplo de lo que es un vino con personalidad.

Collection Blanc 2015 (64% chardonnay y 63% sauvignon blanc): este joven de cabello rubio brillante, rebelde e intenso debe buena parte de su personalidad a un 5% de chardonnay que durante el 2015 vivió intensamente en barrica de acacia, adquiriendo un ligero y peculiar toque de madera que se sumaría a un perfume de frutas dulces y tropicales. En boca es redondo y fresco, con un ligero punto carbónico.

Finca Espolla 2012 (50% syrah, 30% monastrell, 8% cabernet sauvignon, 6% garnacha y 6% samsó): con una extensión de 21 hectáreas, Finca Espolla se sitúa en Les Alberes, cerca de los Pirineos, y tiene como principal característica un suelo negro, ácido y pizarroso. Este leal escudero de las carnes “cortas” (pies, carrilleras…) destaca por un color rojo rubí de capa alta. Encontramos abundantes aromas de frutas rojas, así como a balsámicos. En boca es elegante y con una acidez propia de la tierra de la que procede.

Finca Malaveïna 2013 (46% merlot, 21% cabernet sauvignon, 12% cabernet franc, 11% syrah y 10% garnacha): uno de los buques insignia de Perelada, esta «buena vecina» nace de 19 hectáreas de arcilla rojiza y de cantos rodados. Muestra en su rostro un bello color rojo cereza y desprende un aroma a frutos negros con toques tostados. Sus besos son redondos, carnosos, casi cremosos, y ligeramente ácidos, son besos que perduran. Esta vecina envejecerá, por supuesto, pero lo hará de la mejor forma, enamorando de nuevo.

Aires de Garbet 2013 (100% garnacha): De una conjunción dada por el Mediterráneo, la calidez del sol, la tramontana y el suelo pizarroso de la finca Garbet surge este esplendido tinto plagado de recuerdos a hierbas mediterráneas, balsámicos, torrefactos, minerales y frutos rojos. Presenta unos taninos maduros y sedosos, así como un paso por boca agradable y extenso. Igual que Finca Malaveïna, presenta un envejecimiento con buen potencial.

Cava Gran Claustro 2012 (45% pinot noir, 45% chardonnay y 10% xarel·lo): elaborado artesanalmente, se criaba en su origen en las bodegas del claustro situado junto al Castillo Perelada. Se trata de un cava bastante achampanado, de apariencia color amarillo paja con reflejos verdosos y brillantes. Su burbuja es fina y continua, y su sabor, seco y suave, deja vestigios afrutados.

© 2017 Aarón González. All rights reserved 

Menú degustación modernista dentro de la Restaurant Lover Week en Restaurante Galaxó del Hotel Casa Fuster

«Perfecto Sr. Doménech, si usted me confirma que ya tiene todos permisos necesarios para la edificación, proceda a ello. Avisaré a la Sra. Fabra para que se persone en su despacho y puedan concretar los detalles de la obra.»

Así, tras colgar su peculiar y rústico Gower-Bell, Mariano Fuster i Fuster, caballero de la alta sociedad mallorquina, pintor e industrial, seguramente habría dado el visto bueno al planteamiento ofrecido por el respetado arquitecto barcelonés Lluís Doménech i Montaner para la construcción en 1905 de uno de los edificios modernistas más exclusivos y elegantes de la capital catalana: La Casa Fuster.

Situado en el número 132 del concurrido Paseo de Gracia, el Hotel Casa Fuster esconde bajo su sinuosa y marmórea arquitectura el restaurante Galaxó. En claro homenaje a quién fuera el señor de la casa, Mariano Fuster, el local adquiere el nombre de la cumbre mallorquina Puig de Galatzó dando a entender un carácter mediterráneo que se aúna en perfecta consonancia con la vanguardia encarnada en el espíritu modernista que rezuma cada rincón del hotel. En palabras de Oriol Canillas (chef) y Mireia Pellicer (maître sommelier) «Nuestra gastronomía apuesta por el producto mediterráneo, matizado con gustos exóticos. Priorizamos el sabor tradicional y la minuciosa combinación de gustos; además de una estudiada selección cromática acorde con el periodo modernista al que pertenece este emblemático edificio».

Nada más atravesar la arcada del Hotel Casa Fuster, la sensación de viajar a otra época e incluso a otra dimensión, se apodera del espíritu de uno. Mobiliario dotado de vida gracias a sus formas orgánicas, pomos forjados que inspiran naturaleza, jarrones que bailan al son de tenues luces regalando místicos reflejos…Todo ello da la bienvenida, invitando a adentrarse en lo profundo de este bosque de mármol, forja y madera. Ya en la planta noble, Galaxó se deja ver tímidamente al final de un distribuidor que lóbrego, como si fuera el momento en el que se besan los párpados para iniciar un bonito y onírico viaje, es el encargado de conducir al comensal a su destino. El Hada de Azúcar danza y danza.

Una vez en su interior, un techo que evoca un ondulante mar de plata acoge en su fondo las mesas dispuestas con bastante espacio entre sí para que cada experiencia sea única, íntima e inolvidable.

Gargantuescos arcos de mármol hacen la función de guardianes y de separar las diferentes secciones del Galaxó. Misteriosos espejos añejos y quebrados parecen portales a universos de Carroll. Amplios ventanales son cubiertos por imponentes cortinas moradas que como cataratas de vino, caen y se funden en un vacío que escapa a la vista de la persona ya sentada alrededor de unas mesas siempre acompañadas por esculturas y motivos modernistas.

Tras un aperitivo de bienvenida del chef consistente en un suave guacamole con gambas y una selección de sales: la sutil sal rosa del Himalaya, la Flor de Sal con hibisco y la poderosa y oscura sal volcánica de Hawaï, acompañadas con pan blanco y de nueces, y de un excelente AOVE como es el leridano y ecológico Umami, se procedió a la degustación de los siguientes platos:

aperitivo

Aperitivo modernista. Fotografía de Aarón González

Pica Pica Modernista, elegante y colorida composición formada por:

      –Drac del Parc Güell (Canelón de calabacín relleno de mató y vinagreta de pimientos de colores): un trencadís a base de vinagreta de pimientos multicolores cubre a un dragón de suave calabacín que guarda en su interior una nube de ligero requesón.

    –Vidrieres Modernistes (Tartar de salmón con gelatinas de pimiento, pepino y tomate): un tartar de salmón finamente cortado, que evita así la malograda textura de puré, cobijado por un mézclum de hojas jóvenes al que cada bocado va sonsacando pequeños secretos de paladar. Las gelatinas, diferenciadas y llenas de sabor, aportan ese aspecto visual que le confiere el nombre al plato.

      –Sagrada Familia (patata brava): unir dos conceptos tan arraigados como son las patatas bravas con uno de los símbolos emblemáticos no solo del modernismo catalán, sino de la propia identidad barcelonesa, es todo un acierto. Más aún cuando se da la primera dentellada y la lava de este pequeño volcán empieza a verterse por sus costados al mismo tiempo que hace presencia en las papilas del comensal.

Un primer plato digno de un mural de Mucha en el que colores y sabores vuelven a recordar que no se está en un restaurante cualquiera. Se acompaña con un Primer Brut Nature de Pere Ventura (xarel.lo, parellada y macabeo), que aporta reflejos dorados y brillantes.

Merluza en suquet de chocolate con pastel de patata y boletus: una cama de esponjosas patatas es testigo de este curioso idilio. No se sabe cuándo el cacao empezó su relación con la sirena, lo que sí es más que evidente es que recostados en esos cojines de boletus, mantienen una relación de ensueño, casi prohibida, que sellaron con un blanco e intenso Príncipe de Viana D.O. Navarra (chardonnay). Shostakovich habría compuesto una suite para esta pareja sin dudarlo.

Fricandó de ternera al vermut con naranjas frescas y olivas negras: o como el plato se transforma en un campo de batalla por ver cuál de los ingredientes permanece más tiempo en la mente y en el gusto del comensal. La poderosa pero delicada ternera avanza imparable para ganarse el puesto de paladín modernista, “lástima” que una naranja que no se deja amedrentar por una carne tan fina y dulce, deshaga todo ese sabor para suplantarlo por un frescor ligeramente ácido. Esto provoca un tira y afloja en el que el comensal está deseando probar otro bocado de la primera para obligar al cítrico a actuar. Hasta aquí todo sería más o menos sencillo si no fuera porque otro elemento entra en discordia: de forma furtiva, las olivas negras hacen acto de presencia dando pequeñas estocadas tostadas en el paladar. Han venido, y lo hacen para quedarse. Un tinto joven de Jardins Monastrell D.O. Empordà (garnacha, merlot, syrah y cabernet suavignon) es testigo de tan cruenta batalla.

Casa Fuster (semiesfera de mousse de chocolate con leche y baño de chocolate blanco): líneas curvas modernistas para presentar un postre potente a la par que ligero y, por supuesto, dulce. Una pieza que se podría extrapolar al campo de la arquitectura y encajar perfectamente en cualquier obra de Josep Puig i Cadafalch.

postre,

Semiesfera de mousse de chocolate con leche y baño de chocolate blanco. Fotografía de Aarón González

Tras esta degustación, se concluye que Galaxó es un universo paralelo, un portal al pasado ¿o tal vez al futuro? En definitiva, se puede decir que Galaxó es un lugar para soñar.

Galaxó forma parte de la Restaurant Lover Week organizada por Atrápalo. Del tres al doce de marzo, una selección de restaurantes de Madrid y Barcelona ofrecerán menús exclusivos a un precio asequible e inferior al habitual: 24 euros más IVA y un euro muy especial que irá destinado a colaborar con la ONG Accem y ayudar así a refugiados y a las personas más desfavorecidas.

Más información y reservas en Atrápalo

© 2017 Aarón González. All rights reserved 

Una escapada al Hotel Plaza de Andorra

«Desconecta (del móvil y del ordenador) para conectar con los tuyos» Con este bonito y directo eslogan nos recibe un cartel de bienvenida al Principado de Andorra. Toda una declaración de intenciones.

www.bloghedonista.com

Hall del Hotel Plaza. Foto gentileza del mismo hotel.

Hotel Plaza C/ Na Maria Plà, 19-21 Andorra la Vella (Principado de Andorra)
Es de agradecer entrar en este elegante hotel donde el frío minimalismo no cabe en el ideario filosófico de este emblemático establecimiento hotelero del pequeño país de los Pirineos. Sentir esa calidez nada más traspasar la puerta giratoria y disfrutar de la visión de una distinguida decoración muy inglesa, a base de muebles nobles de madera oscura, de grandes cortinas con cuerpo, esculturas académicas, jarrones dorados y de cristal tallado, alfombras mullidas del diseñador Paul Smith que incitan a pisarlas suave y delicadamente, piano de cola de color ébano brillante que invita a disfrutarlo, larga mesa de centro con jarrones en diferentes medidas y adornadas con flores que se disputan nuestra atención con su paleta cromática en blanco y lila alternando con velas de aspecto níveo,  paredes empapeladas en colores claros, sillas tapizadas en tonos clásicos, sofás tipo chéster y sillones en piel que convidan a disfrutar de sus asientos en los espacios comunes con una taza de humeante café y copa de un buen Armagnac que nos impregne con sus aromas volátiles perfumados de madera mientras esperamos pacientemente un ir o venir para practicar el shopping por las calles andorranas o pasear por cualquiera de sus montañas que enamoran. Un tragaluz central que inunda de claridad cenital el luminoso patio central y alrededor del cual pivotan las habitaciones para los huéspedes en los pisos superiores. Un gran reloj suizo con la impresión de la ciudad de Genève en su esfera blanca, con maquinaria a la vista, marca el despiadado e inexorable paso del tiempo haciendo las veces de indicador de la hora y de cabecera de la recepción del hotel. Todos estos elementos le aportan identidad y carácter regio junto con los cuadros de inspiración tradicional creando una atmósfera cálida y acogedora.

www.bloghedonista.com

Interior del restaurante Plaza en el Hotel Plaza. Foto gentileza del mismo hotel.

Las 90 habitaciones de este hotel de 5 estrellas, 47 son suites, están decoradas siguiendo la misma línea estética citada anteriormente, y están prepradas para facilitar tanto una escapada corta o una larga estancia, para parejas, familias (niños gratis compartiendo habitación con 2 adultos) o de negocios. Cuidado surtido de amenities en las habitaciones. Dispone asimismo de gimnasio, sauna, y spa para relajarse en su circuito de aguas y dejarse mimar por manos expertas en la zona de masajes. Salas para reuniones o congresos alejados del mundanal ruido. Las estancias de los pisos más altos disfrutan de privilegiadas vistas al mar de tejados y también a las escarpadas montañas que se pueden divisar desde su estratégica situación, en la zona más comercial de Andorra, es otro atractivo más de este establecimiento hotelero.

www.bloghedonista.com

salmón marinado con wasabi y bolas de melón Cantaloup

El capítulo gastronómico está representado por la cocina de autor del Restaurante Plaza en el primer piso, dirigido por el acreditado chef Sergi Jerónimo con amplia experiencia en restaurantes de reconocido prestigio como los parisinos La Tour d’Argent o Le Grand Vefour y el suizo La Sauliere entre otros. En la oferta enológica tampoco se queda atrás con una buena representación de vinos españoles, internacionales y también las pocas bodegas andorranas. Del menú degustación destaco el salmón marinado con wasabi y refrescante bola de melón Cantaloup como aperitivo. De entrante alcachofas braseadas con un ligero perfume ahumado y langostino. Estas dos primeras degustaciones armonizadas con cava Juvé & Camps brut nature reserva de la familia. El siguiente plato fue foiegras con manzana y reducción de oporto maridado con Escol, un vino de altura, de 1.190 metros, a partir de uva riesling de cultivo ecológico en las montañas andorranas. Un vino con aromas de piña y frutas como el aguacate, el mango y la fruta de la pasión. Rape con rissotto de azafrán, salsa de marisco y crujientes tiras de nabos. Para la carne un delicioso Tocat de l’ala de la D.O. Empordà elaborado con uva samsó, garnacha y syrah para casar con una espaldita de cabrito deshuesada, zumo de cerezas y lacado con miel. Para finalizar, un mousse de toffee.

www.bloghedonista.com

Vino de altura (vi d’alçada) Escol. Andorra

También se puede optar por una comida más informal en la Cafetería Plaza de la planta baja abierto a todo el mundo, tanto si están hospedados como no, además de tener un servicio de té/café muy cuidado, coctelería y wine bar durante toda la jornada.

www.bloghedonista.com

Tarta de fresa en la Cafetería Plaza.

A %d blogueros les gusta esto: