Menú degustación modernista dentro de la Restaurant Lover Week en Restaurante Galaxó del Hotel Casa Fuster

«Perfecto Sr. Doménech, si usted me confirma que ya tiene todos permisos necesarios para la edificación, proceda a ello. Avisaré a la Sra. Fabra para que se persone en su despacho y puedan concretar los detalles de la obra.»

Así, tras colgar su peculiar y rústico Gower-Bell, Mariano Fuster i Fuster, caballero de la alta sociedad mallorquina, pintor e industrial, seguramente habría dado el visto bueno al planteamiento ofrecido por el respetado arquitecto barcelonés Lluís Doménech i Montaner para la construcción en 1905 de uno de los edificios modernistas más exclusivos y elegantes de la capital catalana: La Casa Fuster.

Situado en el número 132 del concurrido Paseo de Gracia, el Hotel Casa Fuster esconde bajo su sinuosa y marmórea arquitectura el restaurante Galaxó. En claro homenaje a quién fuera el señor de la casa, Mariano Fuster, el local adquiere el nombre de la cumbre mallorquina Puig de Galatzó dando a entender un carácter mediterráneo que se aúna en perfecta consonancia con la vanguardia encarnada en el espíritu modernista que rezuma cada rincón del hotel. En palabras de Oriol Canillas (chef) y Mireia Pellicer (maître sommelier) «Nuestra gastronomía apuesta por el producto mediterráneo, matizado con gustos exóticos. Priorizamos el sabor tradicional y la minuciosa combinación de gustos; además de una estudiada selección cromática acorde con el periodo modernista al que pertenece este emblemático edificio».

Nada más atravesar la arcada del Hotel Casa Fuster, la sensación de viajar a otra época e incluso a otra dimensión, se apodera del espíritu de uno. Mobiliario dotado de vida gracias a sus formas orgánicas, pomos forjados que inspiran naturaleza, jarrones que bailan al son de tenues luces regalando místicos reflejos…Todo ello da la bienvenida, invitando a adentrarse en lo profundo de este bosque de mármol, forja y madera. Ya en la planta noble, Galaxó se deja ver tímidamente al final de un distribuidor que lóbrego, como si fuera el momento en el que se besan los párpados para iniciar un bonito y onírico viaje, es el encargado de conducir al comensal a su destino. El Hada de Azúcar danza y danza.

Una vez en su interior, un techo que evoca un ondulante mar de plata acoge en su fondo las mesas dispuestas con bastante espacio entre sí para que cada experiencia sea única, íntima e inolvidable.

Gargantuescos arcos de mármol hacen la función de guardianes y de separar las diferentes secciones del Galaxó. Misteriosos espejos añejos y quebrados parecen portales a universos de Carroll. Amplios ventanales son cubiertos por imponentes cortinas moradas que como cataratas de vino, caen y se funden en un vacío que escapa a la vista de la persona ya sentada alrededor de unas mesas siempre acompañadas por esculturas y motivos modernistas.

Tras un aperitivo de bienvenida del chef consistente en un suave guacamole con gambas y una selección de sales: la sutil sal rosa del Himalaya, la Flor de Sal con hibisco y la poderosa y oscura sal volcánica de Hawaï, acompañadas con pan blanco y de nueces, y de un excelente AOVE como es el leridano y ecológico Umami, se procedió a la degustación de los siguientes platos:

aperitivo

Aperitivo modernista. Fotografía de Aarón González

Pica Pica Modernista, elegante y colorida composición formada por:

      –Drac del Parc Güell (Canelón de calabacín relleno de mató y vinagreta de pimientos de colores): un trencadís a base de vinagreta de pimientos multicolores cubre a un dragón de suave calabacín que guarda en su interior una nube de ligero requesón.

    –Vidrieres Modernistes (Tartar de salmón con gelatinas de pimiento, pepino y tomate): un tartar de salmón finamente cortado, que evita así la malograda textura de puré, cobijado por un mézclum de hojas jóvenes al que cada bocado va sonsacando pequeños secretos de paladar. Las gelatinas, diferenciadas y llenas de sabor, aportan ese aspecto visual que le confiere el nombre al plato.

      –Sagrada Familia (patata brava): unir dos conceptos tan arraigados como son las patatas bravas con uno de los símbolos emblemáticos no solo del modernismo catalán, sino de la propia identidad barcelonesa, es todo un acierto. Más aún cuando se da la primera dentellada y la lava de este pequeño volcán empieza a verterse por sus costados al mismo tiempo que hace presencia en las papilas del comensal.

Un primer plato digno de un mural de Mucha en el que colores y sabores vuelven a recordar que no se está en un restaurante cualquiera. Se acompaña con un Primer Brut Nature de Pere Ventura (xarel.lo, parellada y macabeo), que aporta reflejos dorados y brillantes.

Merluza en suquet de chocolate con pastel de patata y boletus: una cama de esponjosas patatas es testigo de este curioso idilio. No se sabe cuándo el cacao empezó su relación con la sirena, lo que sí es más que evidente es que recostados en esos cojines de boletus, mantienen una relación de ensueño, casi prohibida, que sellaron con un blanco e intenso Príncipe de Viana D.O. Navarra (chardonnay). Shostakovich habría compuesto una suite para esta pareja sin dudarlo.

Fricandó de ternera al vermut con naranjas frescas y olivas negras: o como el plato se transforma en un campo de batalla por ver cuál de los ingredientes permanece más tiempo en la mente y en el gusto del comensal. La poderosa pero delicada ternera avanza imparable para ganarse el puesto de paladín modernista, “lástima” que una naranja que no se deja amedrentar por una carne tan fina y dulce, deshaga todo ese sabor para suplantarlo por un frescor ligeramente ácido. Esto provoca un tira y afloja en el que el comensal está deseando probar otro bocado de la primera para obligar al cítrico a actuar. Hasta aquí todo sería más o menos sencillo si no fuera porque otro elemento entra en discordia: de forma furtiva, las olivas negras hacen acto de presencia dando pequeñas estocadas tostadas en el paladar. Han venido, y lo hacen para quedarse. Un tinto joven de Jardins Monastrell D.O. Empordà (garnacha, merlot, syrah y cabernet suavignon) es testigo de tan cruenta batalla.

Casa Fuster (semiesfera de mousse de chocolate con leche y baño de chocolate blanco): líneas curvas modernistas para presentar un postre potente a la par que ligero y, por supuesto, dulce. Una pieza que se podría extrapolar al campo de la arquitectura y encajar perfectamente en cualquier obra de Josep Puig i Cadafalch.

postre,

Semiesfera de mousse de chocolate con leche y baño de chocolate blanco. Fotografía de Aarón González

Tras esta degustación, se concluye que Galaxó es un universo paralelo, un portal al pasado ¿o tal vez al futuro? En definitiva, se puede decir que Galaxó es un lugar para soñar.

Galaxó forma parte de la Restaurant Lover Week organizada por Atrápalo. Del tres al doce de marzo, una selección de restaurantes de Madrid y Barcelona ofrecerán menús exclusivos a un precio asequible e inferior al habitual: 24 euros más IVA y un euro muy especial que irá destinado a colaborar con la ONG Accem y ayudar así a refugiados y a las personas más desfavorecidas.

Más información y reservas en Atrápalo

© 2017 Aarón González. All rights reserved 

3ª edición de la ruta de la tapa en L’Hospitalet de Llobregat

www.bloghedonista.com

Autobús de época de Cervezas Moritz. Fotografía de José María Toro

L’Hospitalet de Llobregat guarda bares y restaurantes de gran calidad gastronómica poco o nada conocidos. Es como si la periferia de Barcelona no existiera, como si se ignorase y se le diese la espalda a todo lo que no esté en el centro de la Ciudad Condal (y que se repite inexorablemente en todas las grandes ciudades). Para salir de este ostracismo y llamar la atención tanto de los mass media como de las redes sociales, para convocar a gastrónomos de las ciudades limítrofes y de otras latitudes de paso por la capital de la Sagrada Familia, se ha impulsado por tercer año consecutivo desde l’Associació  de Gastronomía i Turisme (AGT) y con el soporte del Ajuntament (Ayuntamiento) de l’Hospitalet de Llobregat esta ruta de la tapa, por un lado para generar un movimiento económico de conocimiento de nuestros propios vecinos, y por otro lado como agitador gastronómico para dinamizar la creatividad de los restauradores de esta ciudad de L’Hospitalet.

www.bloghedonista.com

Tataki de salmón en This & That Co. Fotografía de José María Toro

La oferta consiste en degustar cualquier tipo de tapas pero se ha querido ceder el protagonismo a los productos de proximidad, de km.0, procedentes del cercano Parc Agrari  del Baix Llobregat y por ende de temporada como el calçot, la alcachofa del Prat, ajos tiernos, apio, coliflor, escarola, espinacas, habas y puerro. Es una gran fortuna disponer de campos agrícolas a escasos kilómetros de la gran ciudad, terrenos que siguen dedicados al sector primario de la economía en pleno siglo XXI y que no han cedido a la presión urbanística. De esos terrenos se recogen por la mañana sus productos y esa misma tarde estarán en una tienda o bar dispuestos a ser consumidos. Además de la cercanía, que ya es un factor importante, también lo es el poder degustar esta materia prima de calidad y de reconocido prestigio.

www.bloghedonista.com

Volcán Pota Blava. Tapa de Km. 0 En Establiments Planes. Fotografía de José María Toro

Por parte de la AGT y para motivar la calidad y la imaginación ha previsto un premio a la tapa más popular y al mejor camarero. Los clientes también entrarán en un sorteo para estimular la fidelidad así como la mejor foto compartida en Instagram.

Participan 35 establecimientos con un elenco de 55 tapas diferentes a degustar de los diversos barrios de l’Hospi que se han apuntado a esta iniciativa. Precios también muy democráticos para que sea asequible a mayor cantidad de personas: Quinto de Mortiz + tapa de la casa por 2,5 euros o Quinto Moritz + tapa km.0 por 3,5 euros.

www.bloghedonista.com

Enfilado de butifarras con mayonesa de calçots del Parc Agrari. Tapa km.0 en El Cóm. Fotografía de José María Toro

Aunque esta promoción está disponible hasta el próximo 13 de Marzo de 2016 las diferentes creaciones se seguirán sirviendo durante el resto del año formando parte de la carta de los diferentes establecimientos adheridos a esta iniciativa. Más información de las tapas ofrecidas y de los bares y restaurantes participantes en esta tercera edición en quinto tapa

Las fotografías corresponden a las 3 tapas degustadas:

La BSO también es km.0 del cantante Antonio Orozco Devuelveme la vida

© 2016 José María Toro. Todos los derechos reservados

Moritz Art Players en Palo Alto Market

El pasado fin de semana 4 y 5 de julio se presentó en el escenario Moritz Art Players de Palo Alto Market el trabajo de 4 genios creativos – Fernando Trueba, Javier Mariscal, Guillem Albà y Clara Peya– como si se tratase de un festival de final de curso -ese momentazo previo para dar comienzo a las ansiadas vacaciones de verano- y de esta manera dar el cierre al año escolar de Palo Alto Market hasta la próxima edición, que ya será el primer fin de semana de Septiembre, fecha en que los lugareños una vez más volverán a tomar y hacer suya la Ciudad Condal tras su sempiterno retorno de su éxodo vacacional (ahora no están por la labor sino hay cerca una playa donde refrescarse de las altas temperaturas. Una tentadora y fresca cerveza Moritz por sí sola no es suficientemente convincente para retenernos los fines de semana del estío cuando la podemos tomar al lado del mar) y la otra parte no menos importante, que la canícula de calor comience a remitir así como sus efectos colaterales de sofoco y bochorno.

www.bloghedonista.com

Fernando Trueba. Imagen gentileza de Palo Alto Market

Atrás ha quedado un año de expectación ante este nuevo reto de oferta de street food, ocio familiar y de iniciativas culturales que hoy ya se puede decir, está consolidado en Barcelona, porque propios y extraños se han entregado fielmente en cada edición a una nueva experiencia de Palo Alto Market tomando literalmente los camiones de food truck así como todo el espacio abierto al público, creando una legión de seguidores incondicionales. Diferentes tribus urbanas se han mezclado en perfecta armonía creando una torre de Babel, una micro ONU en este rincón del recuperado distrito 22@ de su antiguo uso industrial: viejos-rockeros-que-nunca-mueren, modern@s, postmodern@s, hispters masculinos gafapastas de barba poblada pero bien cuidada y repeinados para atrás acompañados de sus parejas femeninas con sus vestidos característicos de flores y sus también inseparables gafas tamaño XXL. Urbanitas recalcitrantes con alma rural. Familias enteras haciendo apología del neoruralismo y de la ecología a sus churumbeles. Jóvenes extranjeros de Erasmus o no. Estudiantes en perpetuo estancamiento en primero de carrera. Y testas rubias con clara vocación de quedarse en la capital de la Sagrada Familia aportando savia nueva al tejido social barcelonés.

www.bloghedonista.com

Javier Mariscal. Imagen gentileza de Palo Alto Market

Como decía el show contó con los 4 creadores ya citados anteriormente y presentaron en este escenario efímero de la Moritz Art Players a Javier Mariscal que dió rienda suelta a su particular visión de la Historia de los Colores en su espectáculo de imágenes Colors. Mariscal hizo doblete subiendo al escenario con Fernando Trueba en un diálogo-conferencia-retrospectiva de todas las colaboraciones conjuntas entre ambos después de 15 años de fructífero idilio irrompible.

www.bloghedonista.com

Clara Peya. Imagen gentileza de Palo Alto Market

Guillem Albà y Clara Peya presentaron pequeños fragmentos del show Pluja que estrenarán el próximo invierno. Una pianista y un payaso del gesto entremezclaron sus mundos imaginarios con el único propósito de hacernos sonreír.

www.bloghedonista.com

Guillem Albà. Imagen gentileza de Palo Alto Market

El resto de la programación se completó con la actuación por la mañana de Pola Harlow donde esta cantante de origen argentino interpretó boleros, jazz, canción francesa y popular de la década de los años 50 y 60, recreando la época dorada del cabaret berlinés y del cine de autor de su idolatrado David Lynch. La tarde fue el momento de Tonia Richardson, cantante y compositora londinense enamorada del buen rollo barcelonés que ha actuado en escenarios omo Apolo, Jamboree Jazz Club o la de pequeño formato Mutis.

En la oferta gastronómica y a los habituales se sumaron como novedad el food truck de Massala 73 con su cocina india de fusión y su plato estrella Pork Vindaloo, un sugerente rollo de secreto ibérico con salsa de yogur, menta y cilantro. Yango del chef Carles Abellán. La ochentera caravana Kip de Kaixito para ofrecernos sus bocadillos de alta cocina.

Palo Alto Market Carrer Pellaires, 30 Barcelona 08019

Estaremos expectantes que cada cierre de curso nos regalen otra sorpresa creativa.

© 2015 José María Toro. Todos los derechos reservados.

A %d blogueros les gusta esto: