V de Vermut, la vermutería de barrio en el Paral.lel que rinde homenaje al mundo de la farándula

Desde tiempo atrás el Paral.lel de Barcelona se ha conocido como la calle de los teatros, con sus luces llamativas y sus festivos personajes que deambulaban por ella, en especial a partir de la hora nocturna en que todos los gatos son pardos. De ese pasado alegre, divertido y algo canalla, todavía hoy se conservan teatros como el Apolo, Victoria, Condal, Barts (que además organiza conciertos musicales) y por supuesto El Molino que con sus aspas de color rojo girando da mucha vida al barrio. Los vecinos bares y restaurantes desde esos tiempos han servido para calmar los jugos gástricos antes o después de las funciones, y las barras de sus bares para disfrutar de un buen trago, a veces acompañado y otras en solitario curando las cicatrices del corazón en alcohol, como nos cantaron los chicos de La Quinta Estación, a ritmo de ranchera, en su tema «el sol ya no regresa» y que decía «no es que sea el alcohol/ la mejor medicina/ pero ayuda a olvidar/ cuando no ves la salida».

Fachada del local V de Vermut
Fachada V de Vermut

Y V de Vermut aparece como un deseado oasis en una esquina con su terraza orientada a disfrutar del cálido clima de la Ciudad Condal, donde se juntan gente de la farándula, del barrio, hispters, interesantes, y otras faunas urbanas dispuestas a saborear de un buen cóctel acompañada de alguna de las tapas de este local, y por supuesto de su cuota de sol, muy buscada en las épocas que el mercurio está por debajo de 15 grados.

Interior V de Vermut
Interior V de Vermut

Su interior es todo un guiño a esos locales donde humoristas, actrices y actores nos regalan momentos de felicidad y nos alejan de nuestros mundanales problemas durante sus actuaciones, aunque a la salida nos lo volvamos a encontrar pero seguro que los veremos con otros ojos. Como iba diciendo, su interior esconde un escenario teatral, y entre bambalinas, telas aterciopeladas, cuerdas con sus sacos de arena para mover los telares, se encuentra una barra alta de mármol donde musculosos brazos agitan sin parar cocteleras para preparar cócteles a los parroquianos de este lugar y visitantes curiosos que hasta aquí se acercan. Detrás se esconde una minúscula cocina donde se preparan las tapas para acompañar los cócteles.

Los soñadores Ritxi Naval (periodista musical) Javi Cadalha (DJ) y Martin Pimentel (técnino de sonido) son los emprendedores que persiguieron su sueño hasta conseguirlo. ¡Bravo! Se conocieron 5 años atrás y sus vidas se volvieron a juntar profesionalmente cuando apareció el local disponible que ocupan actualmente y vieron con claridad que era para ellos.

En V de Vermut nos encontramos con una selección de tapas que van desde las más clásicas de nuestro repertorio hasta más elaboradas y complejas, siempre a precios muy comedidos y democráticos entre 4 y 6,5 euros para que mucha gente se lo pueda permitir. El popular bocadillo también tiene un hueco aquí con rellenos guisados.

Si la selección de los productores para la parte comestible es básico para estos soñadores ¡ojalá hubieran más como ellos! la carta líquida de vermuts y cócteles no se queda atrás. Por supuesto, el vermut es el leitmotiv de este local, ya que representa el momento del aperitivo, de juntarse para tomar algo y echar unas risas. Vermuts especiales para esos días de fiesta de guardar y para los que no lo son, también una buena selección de vinos de Jerez, cócteles clásicos, revisados y también improvisados que es lo que más les gusta a este equipo.

La parte teatral y de espectáculo tiene un pequeño espacio físico con la programación de monólogos, música en vivo y fiestas temáticas para que cada visita a este local sea algo diferente y divertido.

Platos probados:

  • Berberechos al Bloody Mary y ensaladilla rusa 2.0 acompañado del cóctel Slo-Mo.
berberechos, ensaladilla rusa y un cóctel
Berberechos y ensaladilla rusa
  • «Vocadillo» (aquí se cambia la B por la V) de herua, shiitake, romero, berros, mayonesa y mostaza
Bocadillo de herua
«Vocadillo» de heura
  • Cochinita pibil con remolacha encurtida según receta tradicional y acompañado de vermut de la casa
cochinita pibil y vermut
Cochinita pibil
  • «Vocata» de calamares encebollados y mayonesa de ajo negro.
Bocata de calamares y un cóctel
«Vocata» de calamares
  • Las «vravas» (que a nadie le sangre los ojos por esta falta de ortografía) y ceviche de pulpo y almejas con cóctel Bella Dorita. Tributo a la cantante y bailarina de cabaret que recibió el título de la «reina del Paralelo»
Bravas, ceviche de pulpo y cóctel
«Vravas» y ceviche de pulpo

Más información sobre horarios y oferta gastronómica y de cócteles en el perfil de V de Vermut https://www.instagram.com/vdevermut/?hl=es

© 2020 José María Toro. All rights reserved

Moritz Art Players en Palo Alto Market

El pasado fin de semana 4 y 5 de julio se presentó en el escenario Moritz Art Players de Palo Alto Market el trabajo de 4 genios creativos – Fernando Trueba, Javier Mariscal, Guillem Albà y Clara Peya– como si se tratase de un festival de final de curso -ese momentazo previo para dar comienzo a las ansiadas vacaciones de verano- y de esta manera dar el cierre al año escolar de Palo Alto Market hasta la próxima edición, que ya será el primer fin de semana de Septiembre, fecha en que los lugareños una vez más volverán a tomar y hacer suya la Ciudad Condal tras su sempiterno retorno de su éxodo vacacional (ahora no están por la labor sino hay cerca una playa donde refrescarse de las altas temperaturas. Una tentadora y fresca cerveza Moritz por sí sola no es suficientemente convincente para retenernos los fines de semana del estío cuando la podemos tomar al lado del mar) y la otra parte no menos importante, que la canícula de calor comience a remitir así como sus efectos colaterales de sofoco y bochorno.

www.bloghedonista.com

Fernando Trueba. Imagen gentileza de Palo Alto Market

Atrás ha quedado un año de expectación ante este nuevo reto de oferta de street food, ocio familiar y de iniciativas culturales que hoy ya se puede decir, está consolidado en Barcelona, porque propios y extraños se han entregado fielmente en cada edición a una nueva experiencia de Palo Alto Market tomando literalmente los camiones de food truck así como todo el espacio abierto al público, creando una legión de seguidores incondicionales. Diferentes tribus urbanas se han mezclado en perfecta armonía creando una torre de Babel, una micro ONU en este rincón del recuperado distrito 22@ de su antiguo uso industrial: viejos-rockeros-que-nunca-mueren, modern@s, postmodern@s, hispters masculinos gafapastas de barba poblada pero bien cuidada y repeinados para atrás acompañados de sus parejas femeninas con sus vestidos característicos de flores y sus también inseparables gafas tamaño XXL. Urbanitas recalcitrantes con alma rural. Familias enteras haciendo apología del neoruralismo y de la ecología a sus churumbeles. Jóvenes extranjeros de Erasmus o no. Estudiantes en perpetuo estancamiento en primero de carrera. Y testas rubias con clara vocación de quedarse en la capital de la Sagrada Familia aportando savia nueva al tejido social barcelonés.

www.bloghedonista.com

Javier Mariscal. Imagen gentileza de Palo Alto Market

Como decía el show contó con los 4 creadores ya citados anteriormente y presentaron en este escenario efímero de la Moritz Art Players a Javier Mariscal que dió rienda suelta a su particular visión de la Historia de los Colores en su espectáculo de imágenes Colors. Mariscal hizo doblete subiendo al escenario con Fernando Trueba en un diálogo-conferencia-retrospectiva de todas las colaboraciones conjuntas entre ambos después de 15 años de fructífero idilio irrompible.

www.bloghedonista.com

Clara Peya. Imagen gentileza de Palo Alto Market

Guillem Albà y Clara Peya presentaron pequeños fragmentos del show Pluja que estrenarán el próximo invierno. Una pianista y un payaso del gesto entremezclaron sus mundos imaginarios con el único propósito de hacernos sonreír.

www.bloghedonista.com

Guillem Albà. Imagen gentileza de Palo Alto Market

El resto de la programación se completó con la actuación por la mañana de Pola Harlow donde esta cantante de origen argentino interpretó boleros, jazz, canción francesa y popular de la década de los años 50 y 60, recreando la época dorada del cabaret berlinés y del cine de autor de su idolatrado David Lynch. La tarde fue el momento de Tonia Richardson, cantante y compositora londinense enamorada del buen rollo barcelonés que ha actuado en escenarios omo Apolo, Jamboree Jazz Club o la de pequeño formato Mutis.

En la oferta gastronómica y a los habituales se sumaron como novedad el food truck de Massala 73 con su cocina india de fusión y su plato estrella Pork Vindaloo, un sugerente rollo de secreto ibérico con salsa de yogur, menta y cilantro. Yango del chef Carles Abellán. La ochentera caravana Kip de Kaixito para ofrecernos sus bocadillos de alta cocina.

Palo Alto Market Carrer Pellaires, 30 Barcelona 08019

Estaremos expectantes que cada cierre de curso nos regalen otra sorpresa creativa.

© 2015 José María Toro. Todos los derechos reservados.

A %d blogueros les gusta esto: