Paradojas de La Habana (Cuba)

 

www.bloghedonista.com

La Habana (Cuba) Fotografía de Noemi Martin

Gente alegre, infelicidad. Paradojas de La Habana: ciudad contraste, ciudad con trastos. Espíritus que bailan al son de la pena. Charanga entre lágrimas. Marchar, quedarse…Mojitos y daiquiris. Leche cortada y jabón. Jineteras ilustradas y euros. Pesos cubanos, pesos convertibles que se transforman en arroz y frijoles. Habana vieja: dulce escenario que brilla bajo un sol asfixiante.  Habana anciana: sueños derrumbados en la noche, bajo la luna y el cañonazo. Andamios que emergen como gigantes jorobados. Basura en los rincones. Dólares y cubalibres. Humo de Cohiba y olor a café caliente. Y de fondo: el cha cha chá, las pitas de los Chevrolet, el discurso de Fidel…Y más allá, silenciado: el tic tac lento de los corazones  guerrilleros. Destierro universitario en una Isla negra y blanca.  Ajedrez del Caribe. Dolor entre risas….

www.bloghedonista.com

Fotografía de Noemi Martin

www.bloghedonista.com

Fotografía de Noemi Martin

BSO Habaname por Carlos Valera

© 2015 Noemi Martin. Todos los derechos reservados

 

Feliz Navidad 2015

En esta época que despedimos un año y saludamos al nuevo que está a la vuelta de la esquina, en ese momento íntimo de reflexión cuando la noche de Navidad apagamos las luces, es cuando nos ponemos a hacer balance de lo bueno y malo que decía la canción de Mecano, de mirar hacia atrás y sonreír con todo el camino andado y de respirar fuerte para seguir la hoja de ruta programada previamente.

Entre los sueños cumplidos -y que estaban en el programa- está la consolidación del blog, el vino Hermaco que ya está disponible y por fin se puede disfrutar, el maridaje de vino, chocolate (de Ferrer Pastissers) y perfume (Ainea y L’essence de Badalona)  ya es una realidad. Otros no estaban escritos en el borrador de hace un año y han aparecido como por arte de magia o quizás por alguna inexplicable conjunción de planetas, esos alineamientos que de vez en cuando ocurren y que como un tren -de esos que sólo pasan pocas veces por delante nuestro- al que hay que subirse en marcha sin pensárselo mucho. Y ese regalo no planificado ha sido la ampliación de colaboradores del blog, con otros estilos que lo enriquecen, como Noemi desde Tenerife con varios post,s  publicados ya y su emocionante novela por entregas -hoy día de Navidad nos ha regalado el capítulo 8 de la apasionante historia de sus muy hedonistas protagonistas Ana y Jai- Desde Madrid, Rosa, una apasionada del vino y del rock and roll, fan incondicional de Loquillo. También desde la Ciudad Condal, Lourdes, Nuria y Gemma apoyando en la organización, sesiones de fotografía y su posterior retoque -ya se sabe que una imagen vale más que mil palabras- Geòrgia aportando ideas y nuevas rutas, Jordi como descubridor de vinos interesantes, Ricard investigando nuevas cartas de cócteles, Pilar, Angela y Vicky duplicándome donde hiciera falta, Dani con su cámara réflex a cuesta, David, Adrià y Jazmín echando una mano en el tema de las cervezas artesanales. Y como hay que tener amplitud de miras… ahí están Alex desde Aix-en-Provence y Ricardo desde Helsinki pasando información.

Los nuevos propósitos para el 2016 ya están escritos con tinta indeleble en un archivo de mi materia gris. Desde luego toda esa lista está llena de momentos muy hedonistas, de nuevas sensaciones y emociones ¡para qué negarlo!

www.bloghedonista.com

Árbol de Navidad realizado a partir de 96 bombones Ferrero-Rocher

Brindo desde este púlpito que me facilita internet por muchos años de continuar con este sueño que es una realidad y comparto la alegría con Ferrero-Rocher por cumplir 25 años ¡qué bonito es sumar años! y los miro como un referente a seguir. De ahí mi particular homenaje a esta empresa italiana con su dulce y tentador árbol de Navidad que preside el salón de mi casa formado por 96 bombones de la icónica marca Ferrero. Les felicito también por el leitmotiv de la campaña de publicidad de este año: «Saborea la belleza«, que entra dentro del universo hedonista. No me puedo sentir más identificado.

Brindo por todos los deseos cumplidos y por los que nos faltan por cumplir. Brindo por todos los que se levantan una y otra vez por seguir sus sueños. Y brindo muy especialmente por los que no se rinden. ¡En algún momento nos encontraremos por el camino! ¡Feliz Navidad y un Feliz Año muy hedonista!

BSO de este post White Christmas de Michael Bublé con Kellie Pickler.

© 2015 José María Toro. Todos los derechos reservados

 

 

Vino para dos. Capítulo 8

La cuchara se queda clavada en la tarta de queso y yo me quedo clavada en la silla.

Tranquila Ana. Respira. No te anticipes. Tranquila. Respira.

Él vuelve a la mesa y sonríe. Hay sol en sus ojos y niebla en los míos. Las notas del piano me golpean: Arrivederci Jai.  Desorden mental y galletas de almendra.

-¿Quién es Claudia? Dime. Mi cara se tensa. Trago saliva con sabor a ricotta.

Jai coge el móvil y ve el mensaje en la pantalla. Mirada congelada durante segundos infinitos.

-Claudia es mi hermana. Suspira, baja los párpados. Exhalamos a la vez.

Me siento estúpida y avergonzada. En mi cabeza aparece la voz de Dinah Washington. Canta “Mad about the boy”.  Lo sé. Estoy loca por él. Tomo un trozo de pastel y lo engullo nerviosa.

Durante unos minutos el silencio se sienta en la mesa. Jai termina su espresso. Yo suplico bombones al camarero.

-No es tan sencillo como piensas, Ana. Claudia y yo no nos hemos visto desde hace dos años. No hablamos pero me envía el mismo mensaje cada semana. Sin falta. Yo no respondo. Es una situación dolorosa y complicada. Voy a necesitar algo más que dos copas de Plavac para contártela. En Dubrovnik te hablaré de mi hermana y también de Julia. Pero Roma es sagrada. No quiero que te lleves malos recuerdos. Ni tú ni esta ciudad se lo merecen.  

www.bloghedonista.com

Fotografía de Noemi Martin

Después del desayuno, dejamos el equipaje en la recepción del hotel y salimos a dar una vuelta. Caminamos de mano por la via Margutta visitando anticuarios y pequeñas galerías de arte. Gotas de mar refrescaban nuestra mente.

Le conté a Jai que mi vida amorosa había sido algo parecido a una cata de vinos imposibles. Unos me habían dejado resaca, otros un sabor ácido. El último era opaco, insípido y triste. A pesar de todo no abandonaba la búsqueda.  Estaba dispuesta a encontrar un caldo dulce y equilibrado. Necesitaba aromas limpios, alegres, con alma. Como decía mi amiga Nora recordando una cita famosa: «la  vida era demasiado corta para beber vinos malos».  Ya era hora de brindar con el mejor. Un Malbec argentino, ¿tal vez?

De vuelta al hotel recogimos nuestras cosas, tiramos unas monedas en la Fontana di Trevi, nos tomamos un té caliente en la Piazza Navona y, como todos los turistas, juramos regresar a Roma.

Nuestro próximo destino estaba sólo a unas horas de avión. Me esperaba la historia de Jai, Claudia y Julia narrada entre las paredes amuralladas de Dubrovnik. Eran días de vino y rosas. Quizá de espinas envenenadas. Lo único cierto es que la Navidad tocaba a mis puertas y que mi corazón, cada vez más borracho, sólo repetía: ¡qué bello es vivir!

BSO: Mad About The Boy por Dinah Washington

© 2015 Noemi Martin. Todos los derechos reservados

Lonja de Tapas. Restaurant & Vinateria

El chef ejecutivo Jordi Aros del Grupo Adorna de restauración apuesta por la cocina de mercado y mediterránea en miniatura, por la oferta de tapas y raciones de calidad y una preparación sin florituras superfluas. Este chef -con un curriculum envidiable- se ha formado como primer espada de los fogones en las reputadas CETT, Escola de Restauració i Hostelatge de Barcelona y Espai Sucre, todas de la Ciudad Condal. Anteriormente de recalar con su sabiduría en Lonja de Tapas había estado trabajando en Can Bosch (con 1 estrella Michelin) y un stage en el Restaurante de Martín Berasategui ( con 3 estrellas de la mencionada guía roja francesa).

www.bloghedonista.com

Pared del interior de Lonja de Tapas decorada con las tapas de las cajas de madera de vino.

El restaurante insignia del grupo Lonja de tapas de Plà de Palau,7 ocupa un espacio de dos plantas y una privilegiada terraza exterior en el barcelonés barrio del Born con vistas a la Casa Llotja de Mar, el histórico edificio de estilo neoclásico.

www.bloghedonista.com

Las patatas bravas de Lonja de tapas.

Su interior denota una clara vocación de apuesta por el vino de calidad como es el caso de tener una de las paredes forradas de tapas de madera de cajas de vino de las mejores bodegas del país. Y otra de las paredes está cubierta con una gran estantería donde se exhiben todo el catálogo de botellas disponibles en la carta con verdaderas joyas como Paisajes, Louro de uva godello de Rafael Palacios, además de otras marcas clásicas y más conocidas.

www.bloghedonista.com

Tomate seco con pesto, alcachofa en aceite y lonchas de parmesano

Platos degustados: contrastado camembert frito -de vicio- con salsa de frutos rojos. Imprescindible probar las patatas bravas con ese picante adictivo que te hace repetir una y otra vez. Caprichosas gambas con su gabardina y su salsa tártara para complementar. Sabrosos tomates secos con pesto, alcachofas en aceite de oliva y láminas de parmesano. Hamburguesa hecha a mano con un generoso foie de pato acompañado de sus patatas fritas. Jugosa y sabrosa pieza de 225 gramos de entrecot de ternera a la plancha con patatas fritas, espárragos y una lámina de tomate. Final dulce con un helado de galleta de oreo y un vibrante coulant de chocolate con aceite de oliva y sal. Todo maridado con Arnegui un crianza de la DOC Rioja.

www.bloghedonista.com

Coulant de chocolate con aceite de oliva y sal.

Precio medio a la carta 25-30 euros. Opción de menú degustación de diferentes tapas por 19 euros. Menús para grupos. Interesante opción de cocina ininterrumpida de 12h hasta la medianoche y hasta la 1h de la madrugada las noches de viernes y sábado.

Lonja de tapas Plà de Palau, 7 Barcelona 08003 Teléfono 932 687 258

BSO de este post 1,000 Ships de un ritmo contagioso como la sonrisa de su cantante Rachel Platten.

© 2015 José María Toro. Todos los derechos reservados

 

 

Fira del Vi Novell (Feria del Vino Nuevo)

El otoño nos trae algunos momentos de melancolía porque los largos días de playa y sol del verano se han quedado atrás. Por contra, esta estación nos regala momentos únicos para vivir y compartir, como esos paseos por bosques cercanos, cuando los árboles se visten con sus mejores galas, y recorriendo sus caminos más secretos podemos disfrutar de esa paleta cromática tan rica que nos regalan cada año. El monopolizante color verde de las hojas, en sus diferentes gamas, se cambian por los ocres, rojos y amarillos.

Copa para degustar los diferentes vinos.

 

Las viñas no son ajenas a esta transformación y sus hojas comienzan a marchitarse y a caerse en cuanto entramos en el mes de Octubre. Mientras tanto en las bodegas del Hemisferio Norte, las uvas siguen su evolución hasta convertirse en vino. Y es a finales de Noviembre cuando las diferentes empresa elaboradoras ya están preparadas para compartir sus vinos  más jóvenes, lozanos y rebosantes de mocedad, cuál adolescentes que quieren comerse el mundo. Es el momento en el cual todo el mundo que rinde tributo a Baco, celebra la llegada de esos vinos con fiestas conmemorativas.

La barcelonesa tienda de vinos Vila Viniteca conmemora cada año esa nueva presentación y del elenco de bodegas que asistieron probamos los siguientes vinos:

  • Blancos: «Temps de flor» de Sumarroca de la D.O. Penedés. Gessami de Gramona. El gallego Terras Gauda de la D.O. Rías Baixas. Un Muga blanco. De Castillo de Monjardin el que elaboran con la premiada uva chardonnay.
  • Tintos: Artadi, Murmurón y Ostatu.
De la implicación de los comerciantes del barrio en esta fiesta pudimos degustar las siguientes tapas:
– Macarrones con pato de la Vinya del Senyor.
– Caldo con pelota y castañas de la Escola d’Hosteleria Hofmann.
– Verdinas con centollo de Llamber.
– Riquísimo Pulled pork
– callos preparados por Comerç, 24
Ahora toca esperar como evolucionarán los hermanos mayores de estos vinos que se convertirán en crianzas, reservas o grandes reservas.
 © 2015 José María Toro. Todos los derechos reservados 

Vino para dos. Capítulo 6

www.bloghedonista.com

Fotografía de Noemi Martin

El sol otoñal calentaba la terraza del ático y el mar nos reclamaba a gritos. A las nueve de la mañana, la playa vacía estaba esperándonos con las olas abiertas. El abrazo del agua fría sobre mi piel remató el efecto del café amargo: adrenalina y fuegos artificiales en el cerebro. Decidí recuperar el tiempo perdido sin perder más tiempo. Tocaba aprender a vivir de nuevo. Disfrutar y sentir sin límites formarían parte de mi plan de estudios hedonista. Aspiraba a matrícula de honor en desvarío e imprudencia.

Después de un chapuzón rápido, mientras Jai se quitaba la sal en la ducha y en el tocadiscos Dean Martin cantaba optimista On an evening in Roma”, con todos mis sentidos despiertos, contesté el mensaje de Nora. “Tutto bene amore. Lo único que quiero saber es si Jai Ackerman es un asesino en serie. Responde sí o no. Si no ha matado a nadie estaré bien. Lo prometo». Nora tardó cinco segundos en escribir. “Aún no. Por ahora sólo es un periodista famoso. Buenos días y buena suerte”. La información parecía correcta. Según lo poco que me había contado de su vida personal, Jai estaba escribiendo un libro. Lo hacía por las noches, por eso era tan estricto con sus horarios. Se sentaba ante su ordenador a las diez y cuarto en punto, después de cenar.

Con el móvil en la mano y una sonrisa en los labios, tomé aire y me dejé llevar por la música italiana que sonaba festiva. Recordé que en nuestro “test de compatibilidad” ambos habíamos elegido Roma. Luego consulté si había vuelos directos desde Tenerife. En tres horas y media partía uno desde el aeropuerto del sur de la Isla y quedaban dos plazas libres.

Jai salió del baño silbando con una toalla blanca alrededor de la cintura y me guiñó un ojo. Era alto, esbelto y elegante como un galán del Hollywood clásico. Tenía el torso bronceado y se notaba que hacía deporte aunque sin excesos. De  nuevo, una escena cinematográfica traviesa. Le gustaba jugar y actuar pero yo no iba a ser menos. En respuesta a su descaro sin medida, le propuse una secuencia aún más osada: ¿Te apetecería probar un vino italiano esta noche? Si nos damos prisa podríamos cenar en el Trastevere«. Mi Gregory Peck particular no dudó: “Si es un buen vino me parece una idea genial, ragazza. Mis asuntos pueden esperar”

Compré dos billetes de ida y reservé un hotelito precioso junto a la Fontana di Trevi, en el tiempo que Jai tardó en vestirse, coger su abrigo y llenar una mochila pequeña. Mis “Vacaciones en Roma estaban en marcha y yo me imaginaba recorriendo la Via Veneto en Vespa como Audrey Herpburn en el papel de la alocada princesa Ana.

A pesar de que el plan parecía un delirio precipitado, me sentía más feliz y segura que nunca. Además, hacía un año que no cogía días libres. Ya avisaría a Nora y a mis pacientes. Así, sin pensar demasiado en lo que haríamos, cogimos el coche y pasamos por mi apartamento de camino al aeropuerto. Nunca me había cambiado de ropa y preparado un equipaje de mano en tan sólo ocho minutos. Después, de nuevo a la carretera, rumbo a la Ciudad Eterna.

Las horas en el avión pasaron aceleradas, casi tanto como mis nuevos sentimientos. Hablamos sobre gastronomía y cine, leímos y nos besamos frenéticamente sin tener en cuenta al resto de los pasajeros. Cuando por un momento volví a la realidad, estábamos aterrizando en Fiumicino y empecé a salivar fantaseando con un plato de queso pecorino y unos rigatoni a la carbonara acompañados de un vino maravilloso.

www.bloghedonista.com

Fotografía de Noemi Martin

Caminando por la terminal del aeropuerto, el aire olía ya a albahaca, orégano y frascati. No eran alucinaciones de una psicóloga disparatada. Estaba en Roma y por fin la «dolce vita» tocaba en mi puerta.

BSO de este post On an evening in Roma de Dean Martin

© 2015 Noemi Martin. Todos los derechos reservados 

La festival. Una tienda de vinos hipster en el barcelonés barrio de Gracia.

 

La Festival. The place to vi C/ de Verdi, 67 Barcelona 08012 Teléfono 930 232 281

Pronto la británica biblia hipster de Monocle se fijará en esta recién inaugurada tienda de vinos y la incluirá en su nómina de imprescindibles en la Ciudad Condal, para que toda la tribu urbana residente en Barcelona que comulga con esta religión, y los foráneos de paso por la capital catalana, vayan en peregrinación para comprar algunos de sus vinos a la venta. Aunque el objetivo final es ser una referencia para todos los apasionados del vino en general, y en especial, para los interesados en los elaborados bajo los cánones de proximidad, de la ecología, la biodinámica y naturales, sean o no vecinos del barrio de Gracia.

IMG_3094

Garrafas reciclabes para rellenar de vino Organic & Orgasmic de La Festival

Los dependientes no son ajenos a esta ola de modernidad y con su look -al menos el día de la inauguración- de barba poblada, repeinados para atrás, con sus camisas a cuadros modelo leñador de Portland, y tirantes para sujetar los vaqueros, son guiños indiscutibles de la estética del hipsterismo.
La ubicación tampoco está dejada al azar, y entre elegir el barrio del Born más de postureo, es acertadísima la preferencia por Gracia, y concretamente la calle Verdi, 67, casi enfrente de la sala mítica de cine, donde se siguen proyectando películas ente indies, subtituladas y de culto. La calle del célebre compositor italiano es un eje comercial dentro de la vecindad por donde pasa todo lo que tiene que pasar en este emblemático distrito.

www.bloghedonista.com

Selección de vinos del grupo «De traca i mocador» de La Festival

Su interior de paredes desnudas con los ladrillos rojos a la vista le da personalidad al espacio, sin adornos superfluos para no despistar al visitante de la verdadera estrella de la tienda que es el vino. También cuenta con una sala anexa que sirve de presentaciones, catas y degustaciones. Aprovechan las columnas para hacer una singular división de la materia prima, es decir, aquí no se cataloga por D.O., ni por colores, ni por precios, sino por una simpatíca clasificación del tipo «D‘un sol glop» (de un sorbo) donde están los vinos frescos, sin complicaciones, que se beben rápidamente y en cualquier momento del día, para el aperitivo o el afterwork.»Per un bon tiberi» (para una buena comida) en las que se ordenan vinos que se merecen su tiempo y una compañía en consonancia como un domingo en familia, para Navidad, para una cena formal, para una celebración, para lo canelones de la yaya, o ese día que tenemos antojadizo y sacamos el cocinillas que llevamos dentro. «De traca i mocador» (literalmente de traca y pañuelo, que vendría a ser espectacular, de quitarse el sombrero)  para los momentos importantes de la vida, como una conquista amorosa, para impresionar o para un homenaje solo o en buena compañía.

Es digno de alabar a los promotores de esta tienda por la recuperación de las viejas barricas -que le da un plus de autenticidad- como las cada vez más escasas bodegas de barrio, para vender vino y vermú a granel mediante preciosos tiradores-surtidores de rabioso diseño por donde expenden vinos catalanes que sean ecológicos, biodinámicos y naturales a precios democráticos. Una prueba más de la clara vocación de reciclaje y de acercar el buen vino de bodegueros de proximidad a montos asequibles, rompiendo el mito de que el vino de calidad es caro. Para ello disponen de una simpáticas garrafas para rellenar con el eslogan impreso de «organic & orgasmic«.

www.bloghedonista.com

Botella de Fosc en La Festival

El leitmotiv  de esta novedosa tienda es la defensa en especial de los vinos catalanes, pero también de todos aquellos que respondan al concepto de viticultura orgánica con lo que forman un elenco de 500 referencias seleccionadas especialmente por la distribuidora Human Vins.
Todo este proyecto es consecuencia de la unión de  6 inconformistas vinculados al mundo del dios Baco: Rubén Parera e Iñigo Haughey  como viticultores de Finca Parera, Josep Lavado y Ludovic Darblade como sumilleres de Human Vins, y Alex y Albert Virgili elaboradores de Casa Berger,  unidos por una clara vocación lúdica y pedagógica de acercar este tipo de vinos poco convencionales a todo tipo de público, hipsters o no, con talleres y visitas a los elaboradores.

Como dirían sus pensadores: ¡Salud y festival!

La BSO es la emisora de radio de Monocle (no podía ser otra)

 

© 2015 José María Toro. Todos los derechos reservados 

Vino para dos. Capítulo 5

La música sonaba inmensa erizándome el alma. El aire olía a mar y Jai cogió mi mano temerosa entre la suyas. Bailamos en la terraza hasta que las velas se apagaron. Luego en el salón y en el dormitorio. La luna pequeña y tímida nos contemplaba mientras nos deslizábamos entre las sábanas y Sinatra susurraba “Fly me to the moon”. A mi alrededor: paredes desnudas, libros de viajes y vinos, un portátil y discos antiguos. En la cama: un hombre intenso con notas especiadas y algún recuerdo balsámico de fondo. En mi boca: un trago cálido y equilibrado. Era perfecto. Me llenaba el sabor a madera y chocolate de su piel, el tacto vigoroso de su pelo y el tatuaje delicado en su costado. En cursiva, como el nombre de un vino rotundo, se dibujaba “Memento Vivere” (Acuérdate de vivir).

 

Hicimos el amor sorbo a sorbo. Parecía que nos hubiéramos bebido en otro espacio y otro tiempo. Quizá en el Harlem neoyorquino de los años treinta, después de un concierto de Ella Fitzgerald. Jai se me antojaba un malbec argentino, elegante y misterioso. Yo, según me declaró en su castellano de taninos suaves, le recordaba a un malvasía dulce y volcánico. Estaba claro que el vino empapaba nuestros poros y nuestra existencia. Ambos habíamos crecido entre racimos de uvas. Mis abuelos eran los dueños de una bodega en Tenerife y su padrasto en el Valle de Napa, al norte de California. Además, su familia materna poseía uno de los viñedos más importantes de la Patagonia.       

 

Las horas pasaron vertiginosas y el sol nos despertó para regalarnos un amanecer radiante. Sonreímos rendidos tras la vendimia apasionada. Habíamos pisado nuestros miedos y nostalgias, al menos por una noche. Dejamos la cama saboreando abrazos, dispuestos a preparar juntos un desayuno renovador. Nos movíamos de modo natural en la cocina, entre guiños cómplices. Me sentía cómoda y desinhibida, con una camisa enorme y el pelo revuelto, como Jane Fonda en «Descalzos por el Parque» mientras el olor a café inundaba el salón. Jai decidió entonces bajar a buscar un par de croissants y yo me quedé exprimiendo naranjas con la cabeza en las nubes y los pies descalzos sobre el parqué.

 

IMG_3242-2

Fotografía de Noemi Martin

Estaba distraída recordando los momentos mágicos de la noche, cuando percibí el sonido lejano de un mensaje en mi móvil. Me acerqué a los sillones y rescaté el teléfono perdido entre los cojines. Era mi amiga Nora, que preocupada porque no había dado señales de vida, me preguntaba por la cena y decía que tenía algo importante que contarme sobre Jai Ackerman. Iba a responderle en el momento justo en el que oí las llaves en la puerta. Dejé el móvil sobre la barra de la cocina y dirigí la vista hacia la entrada. Jai volvía de la calle con una bolsa de pasteles recién horneados en una mano y un ramo de esterlicias en la otra. Por una vez en mi vida, era especial y olvidé rápidamente el mensaje de Nora. Ya le contestaría cuando estuviera tranquila en casa.

 

Nos sentamos en la terraza y decidimos bajar a darnos un baño después de desayunar. A pesar de que ya estábamos entrando en diciembre, la mañana era cálida y resplandeciente y yo siempre llevaba un bañador en el maletero del coche.

 

Después de brindar con una copa de zumo de naranja, mi “malbec” cogió un croissant y empezó a untarlo con confitura de papaya mientras me miraba cautivador, ofreciéndome azúcar moreno para el café. Yo, ensimismada y aún entre sueños, lo estaba tomando totalmente amargo. Seguía en la luna de Sinatra con el cuerpo agotado y el corazón repleto de dulces canciones de amor.

BSO de este post: Fly me to the moon (Frank Sinatra)

© 2015 Noemi Martin. Todos los derechos reservados 

Café con gatos

Si tu pequeño compañero de mesa te dice “miau” en lugar de “vale”; si la alfombra bajo tus pies está repleta de ratones de tela, plumeros y pelotas; si notas que una cola peluda se enreda en tu tobillo y una lengua áspera te roza la mano, tranquilo no has desembarcado en Gatolandia pero sí en algo muy parecido: un “Cat Café”.

IMG_3118

Fotografía de Noemi Martin

El origen de estos garitos felinos se encuentra en Taipei donde se abrió la primera cafetería gatuna hace casi veinte años. La idea se extendió como la pólvora (nunca mejor dicho) y llegó a Japón, un país amante de sus “nekos” como ninguno, donde oficialmente hay casi una treintena. Sepan ustedes, para el archivo de “culturilla general”,  que el típico gato de la fortuna que venden en las tiendas de chinos, es en realidad una tradición importada del País del Sol Naciente.

 

Aunque ya había pasado por la puerta de alguna “cantina con bigotes” en Londres, Singapur y Tokio, hace poco me decidí a entrar en el recién inaugurado Cat Café de Melbourne. Después de unas semanas de viaje, me acordaba mucho de mi gato, así que con mi curiosidad habitual y sin ánimo de sustituirle, contraté por Internet una cita de una hora con catorce mininos australianos totalmente desconocidos. Suena fuerte, ¿verdad? La experiencia, desde luego, es única. Una vez llegas a la recepción del Café  y comprueban que has hecho la reserva y el correspondiente abono de diez dólares (unos siete euros), te colocan una acreditación al cuello y te invitan a subir a la planta de arriba. Antes, tienes que lavarte las manos concienzudamente, no vayas a infectar a alguno de los “residents” del Café. Ya en la parte alta te encontrarás varias habitaciones con mesitas y sillones para humanos pero también con juguetes para gatos, cuadros de gatos, libros de gatos y por supuesto muchísimos gatos campando a sus anchas.  Alrededor de ellos, mujeres y niños en su mayoría, con ganas de jugar, relajarse y disfrutar de un té o un café acariciando a un felino lustroso.

IMG_3116

Fotografía de Noemi Martin

El Cat Cafe Melbourne, además de ser el primer local con gatos que se pone en marcha en Australia, es también una tienda repleta de artilugios sorprendentes para amantes de los mininos: desde lápices y toallas a camisetas, bisutería  o figuritas varias.  Eso sí, siendo objetivos, no esperes un café gourmet ni una tarta de chocolate para sibaritas. En este lugar está claro que  lo importante es el entorno y la compañía. Un consejo: reserva hora temprano, a ser posible por la mañana. A las siete de la tarde, los pobres bichos, aunque sin duda viven como reyes, ya están un poco cansados de tanto “cuchi, cuchi”.

 

www.bloghedonista.com

Fotografía de Noemi Martin

Si después de leer estas peludas líneas, te han entrado ganas de dejar a un lado el estrés y tomar  un capuccino con un minino cariñoso y sobón, puedes visitarme. Malcom, el gato más hedonista de este planeta, estará encantado de  hacerte compañía. Si Tenerife te queda lejos de casa, en Madrid tienes La Gatoteca, que ha celebrado recientemente su segundo cumpleaños, y en Barcelona está a punto de abrir “Espai DeGats”, otro Cat Café solidario repleto de animalitos que esperan tu cariño y tu posible adopción.

 

¿Quién ha dicho “miau”?

BSO: Everybody wants to be a cat (del clásico Disney “Los Aristogatos”)

© 2015 Noemi Martin. Todos los derechos reservados 

A %d blogueros les gusta esto: