Blind Sweet Experience by Treasures of Catalunya at Alta Alella

bloghedonista.com

Panorámica de las viñas de la Bodega Alta Alella. Foto gentileza de Treasures of Catalunya

La bodega Alta Alella está situada en un marco incomparable, sin parangón, con vistas panorámicas al azulado Mar Mediterráneo que en la lejanía del horizonte se une con el inabarcable cielo. Las viñas, como si de ordenados espectadores en sus respectivas butacas de este anfiteatro natural, asisten cada día al sempiterno espectáculo de ver nacer el sol y como un auditorio privilegiado e imperturbable asiste cíclicamente a su ocaso para enamorarse de las diferentes fases lunares. Se dejan acariciar por las brisas marinas que le aportarán ese toque de salinidad a su fruto. Pacientes recibirán el agua de lluvia que las refrescará y calmara su sed de crecer para después sentir ese calorcito que las mima y las madura hasta ver, como si de un ritual mágico se tratase, caer las lágrimas de San Lorenzo en el ecuador de la canícula estival. Toda una señal para estas viñas que se preparan para su recolección. Lo que viene siendo unas uvas felices y agradecidas que luego se traducirá en unos vinos con personalidad y carácter, o como dirían los galos de «terroir«.

Y así, en este enclave privilegiado, comenzó una deliciosa tarde bucólica con un paseo entre las viñas y la bodega, rodeando la casa novecentista, felizmente recuperada hace algo más de 20 años por esta familia de bodegueros comprometida con la causa ecológica, con la producción de vinos naturales sin sulfitos y realizando la vendimia a mano que conforman el leitmotiv desde el comienzo de esta aventura.

Después de la alegre caminata con bellas vistas empezó la experiencia del maridaje de las chocolatinas con una selección de vinos de esta casa, escogidos especialmente por Xocolates Granollers, la bodega Alta Alella y la organizadora de eventos personalizados Treasures of Catalunya.

bloghedonista.com

Sala de degustaciones de la Bodega Alta Alella. Foto gentileza de Treasures of Catalunya.

Cava AA Laietà gran reserva elaborado con chardonnay y pinot  noir al más puro estilo de las grandes casas francesas del champán. Aromas de harina, de levaduras y de lácteos del yogur asociado con un chocolate relleno de jengibre confitado. El refrescante jengibre se une a la frescura del chardonnay.

Cava Privat Rosé Brut Nature con Pinot Noir y Mataró de aromas especiados, notas balsámicas, de sotobosque, de romero y tomillo para casarlo con chocolate 70% relleno de regaliz.

Blanc de Neu marcado sabor a pansa blanca y aromas florales. Elaborado por concentración en frío. Armonizado con un chocolate blanco de pistacho y sal del Delta del Ebre.

Vino Syrah Dolç con la uva mataró. Aromas de prunas e higos confitados para unir a una chocolatina con pimienta rosa que al beber se potencia el sabor de esta especia.

Dolç Mataró con la variedad homónima sin llegar a la pasificación, pasando por barrica y crianza de un año en botella. Concordancia con un vibrante chocolate negro cuyo único adorno es la sal del Delta del Ebro como potenciador de su amargo sabor característico.

Y como colofón a la tarde primaveral en esta experiencia enoturística, una segunda copa de Blanc de Neu con una chocolatina al perfume de rosas. ¡De ovación en pie!

Banda Sonora Original de este post: la contagiosa y alegre melodía de Mika y su tema Talk about you

© 2015 José María Toro. Todos los derechos reservados.

Tapatxi

bacalao 1
Tapatxi Ferrán, 15 Barcelona Teléfono 933
No es tarea fácil reproducir el espíritu, el ambiente, y esa alegría contagiosa de los bares de pinchos y tapas del País Vasco, en general, y de la Parte Vieja de Donosti, en particular. No es cosa baladí transportar toda esa atmósfera que consigue que cuadrillas enteras de donostiarras, como peregrinos de alguna fe salvadora, se muevan por sus angostas calles llenas de sabor y de buena gastronomía, buscando especialidades únicas y diferenciadas, cual Indiana Jones en busca del arca perdida. Esos peregrinos foodies enarbolan la bandera de la persecución incansable de la materia prima y el producto bien elaborado, y siguiendo algún invisible pope recorren sus calles, en busca de tabernas con barras repletas de tapas y pinchos, ya sean calientes o fríos, los clásicos o los de nuevo corte. Otro entorno imprescindible que también hay que trasladar, es la ingente cantidad de gente que se agolpan delante de las barras y el misterio sin resolver de como hacerse un hueco en las mencionadas barras -que yo lo propondría como deporte olímpico- para hacer la comanda a los camareros de la comida y la bebida entre el bullicio de la gente, pero para eso se sirven del lenguaje universal de los signos, digno de estudio para algún sesudo antropólogo especializado en semiótica. Es verdad que en la Ciudad Condal jugamos con lo elementos en contra: no está arraigada esa tradición de ir de bar en bar (y sin embargo hacemos excursiones al País Vasco y nos mimetizamos desde el minuto 1 con los aborígenes del lugar como si no hubiera un mañana, tema que también es digno de una tesis doctoral esta metamorfosis nuestra en cuanto cruzamos el río Ebro) porque aquí somo más de sentarnos y no movernos -¿será el clima húmedo del Mediterráneo?- y otro aspecto que tampoco ayuda son las distancias entre unas y otras tabernas con pinchos en Barcelona y eso…desalienta al más pintado, y en especial a las guapísimas féminas barcelonesas cuando van vestidas para seducir -y romper corazones- subidas en sus elegantes e imposibles stilettos de vértigo.
DSC05798
 Todos estos inconvenientes no han amilanado Grupo Gaft de Restauración y como visionarios de un futuro cercano de crear tascas de calidad en la capital de la Sagrada Familia, ellos aportan su loable grano de arena. Comenzando con el nombre del local, todo un guiño a Euskadi juntando dos palabras simbólicas y representativas, casi más que el txakolin: Tapa y Patxi para llegar al acrónimo Tapatxi. La decoración clásica de sidrería del norte, un mostrador central en forma de «U», bien surtido de raciones que es como una paleta de color que brilla con luz propia, donde los pinchos son los únicos y resplandecientes protagonistas de este modelo de cocina en miniatura. Amables camareros atentos a que no falte de nada y prestos a servir copas de vino y escanciar culines de sidra con ese magistral movimiento de la botella en alto. Para acabar de adornar el escenario, la más que feliz idea de organizar jornadas temáticas como la pasada del bacalao ( celebrada del 4 al 8 de Mayo)  o las próximas citas ineludibles en este mismo mes primaveral del 2015 dedicadas a disfrutar de quesos de la DO vasca (del 18 al 22) o de ternera de vaca vieja (del 25 al 29).
DSC05800
Platos degustados en la presentación de este pescado que vive en los mares fríos del Norte: sugerentes cortezas de bacalao que sorprenden por su sabor y su textura crujiente. El timbal de bacalao por su frescura que te transporta directamente al inicio del verano- ¿falta mucho para que lleguen los días de soy y playa?- Pimientos del piquillo rellenos de balacao con una elegante presentación y de suave sabor. La penca de bacalao a lo vasco, exquisito plato con un toque picante. No es casual el culto que se le otorga en Euskadi a este pez ya que según la RAE el nombre de este codiciado pescado procede del vasco bakailao y según la historia fueron ellos los que lo popularizaron en nuestro país.
DSC05804
Y por último, la guinda del pastel, el postre, que los más golosos siempre esperamos sonrientes con nuestros ojos inocentes, aunque estemos a punto de salir rodando: un tarta de manzana acompañado de un cremoso helado de requesón.
Banda Sonora de este post Firestone de Kygo ft. Conrad Sewell.
En este post han colaborado Pilar E. y Angela S.
© 2015 José María Toro. Todos los derechos reservados.

Paired of Boca: nuevas cenas de maridaje con coctelería en el Boca Chica.

Boca Chica, como ya comentaba en un anterior post, está situado estratégicamente en el epicentro de la Ciudad Condal, en una señorial casa burguesa del Passatge de la Concepció número 12, entre las comerciales calles de Rambla de Catalunya y Passeig de Gràcia. Con una decoración  exquisita que lleva el reconocible marchamo del diseñador Lázaro Rosa Violán, que jugando con maderas nobles y adornos de trofeos de safaris en tierras lejanas ha recreado un marco envidiable digno de un hombre de mundo, viajado, aventurero, quizás de algún lord inglés que en sus salones reunió a lo más granado de su tiempo y también se me antoja algún imaginario huésped de este enclave, como el flemático y disciplinado Phileas Fogg capaz de jugarse una parte de su patrimonio con tal de ganar una apuesta a sus colegas del elitista Reform Club londinense.

En el mismo tono de elegancia está el servicio de vajilla y cristalería. Ésta última de formas caprichosas y muy vistosas, seguramente recuperadas de alguna almoneda, todo con un guiño vintage a las copas de nuestras abuelas que adornaban esas mesas de fiesta de juntar a toda la familia.

Todo ese conjunto lo hace postulante por méritos propios a entrar en la exclusiva lista de The World’s 50 Best Bars

Los encargados de Boca Chica conscientes de que la moda de cenar tomando un cóctel viene pisando fuerte desde otras latitudes, más al norte de nuestro país, quizás porque en esos territorios no tienen tanta capacidad de probar la diversidad de vinos con nuestra excelente relación calidad precio, quizás como alternativa a la socorrida cerveza, quizás a la influencia de films y series televisivas de primeros planos de algunas celebrities, la cuestión es que ya es tendencia y como no, Boca Chica, en un prurito de satisfacer esa demanda de los clientes internacionales habituados a este tipo de combinados más sofisticados, han elaborado una carta de platos y sus correspondientes cócteles para armonizar y crear un pionero mundo de nuevas sensaciones en la Ciudad Condal.

bloghedonista.com

Interior. Foto gentileza de Boca Chica.

Por mi parte y ante esta moda moderna que se impone, como una regla invisible, chic y cool, me rindo a esta nueva fe y la abrazo irremediablemente y sin poner resistencias ni objeciones porque, y siguiendo los sabios consejos del autor de «El origen de las especies», me adapto camaleónicamente con mi natural e innata resiliencia, porque para todo siempre hay un momento y se me antojan muchas y variadas para esta nueva experiencia de Boca Chica, tanto para disfrutar de un momento muy hedonista, como para impresionar a visitas de parientes y amigos como también para dejar boquiabierto y/o demostrar un exceso de galantería ante una nueva conquista. En cualquiera de estas situaciones, u otras que se puedan terciar y que ahora no me vienen a la imaginación, es una oportunidad que nos ofrecen a los lugareños de la Ciudad Condal los de Boca Chica para no desperdiciar y acercarse a probarlo, porque si son legión los que se han apuntado y están disfrutando de estas nuevas sensaciones gustativas cargadas de nuevos matices y sabores … ¡por algo será!.

Una parte muy importante de este pairing, que ya es un éxito asegurado, es la elección de una materia prima de excelente calidad seleccionada por las primorosas manos del chef David Serra, al mando de los fogones, para armonizar con las creaciones cocteleras del talentoso bartender Sergio Padilla que como un mago, que saca un conejo del fondo de su chistera, consigue aumentar las sensaciones y emociones en cada etapa de la carta confeccionada al efecto.

Coctelería de baja graduación para equipararla a una copa de vino y una carta dividida en 4 entrantes, 4 platos principales y 3 postres para disfrutar de una experiencia única y novedosa.

bloghedonista.com

Cóctel Bloody del chef con cortezas de bacalao y ostra francesa número 3. Foto gentileza de Boca Chica

Maridajes probados:
Entrante: Bloody del chef a base de vodka, tomate, curry rojo, salsa Perrins, sal de apio y pimienta blanca que le dan esa sensación de picante en boca para maridar con cortezas de bacalao, que se obtienen de la aleta que usa este pescado para subir y bajar. Elaboración artesana del chef residente. Este cóctel también armoniza con la ostra francesa número 3.
Mousse de foie con láminas de mango caramelizado en simpática presentación con forma de brazo gitano. Cóctel Amar por amar basado en el licor Amaretto, nuez moscada, frambuesa, lima y naranja. Esta bebida refrescante, cítrica y amarga nos limpia la boca de la grasa del foie.

bloghedonista.com

Cóctel Amar por amar y mousse de foie. Foto gentileza de Boca Chica

Como plato principal un tartar de salmón a la soja y sésamo, puré de manzana, agua de pepino, cubierto de un liviano y etéreo aire de apio. contrastado con una impactante presentación del cóctel Friendly 75 elaborado con champán Louis Roederer, vodka infusionado en estragón, licor de manzana francés y lima dominando el aroma herbáceo para eliminar la sensación grasosa de este pescado.

bloghedonista.com

Tartar de salmón a la soja y sésamo, puré de manzana, agua de pepino y aire de apio.

Tartar de atún blue Fin, huevas de trucha, soja, AOVE, sobre base de aguacate. Cóctel Brainstoming con un plus visual de rodajas de manzana en abanico y elaborado con sake, licor de manzana ácida y jengibre que juega su papel protagonista de delantero centro y entra en la boca para limpiarla y refrescarla.

Como final dulce un strudel de manzana, canela, pasas hidratadas al ron y crema de vainilla acompañado de un cóctel Tokyo de vodka infusionado en cardamomo, zumo de yuzu y sirope de jengibre.

Banda sonora de este post: Shots de Imagine Dragons.

© 2015 José María Toro. Todos los derechos reservados.

A %d blogueros les gusta esto: