Colmado Quílez

www.bloghedonista.com

Vista panorámi­ca de Col­ma­do Quílez. Fotografía gen­tileza de Grup GSR.

Casa cen­te­nar­ia, con 108 años de his­to­rias, de anéc­do­tas y viven­cias que dan para escribir un libro y de los gor­dos, impeturbable a los cam­bios políti­cos, pero sí arrastra­da inex­orable­mente por los cic­los económi­cos de todo este dilata­do tiem­po, así como a los cam­bios de hábitos de los clientes habit­uales y la trans­for­ma­ción de bar­rio de famil­ias de toda la vida a con­ver­tirse en un dis­tri­to de tien­das y de oficinas.

www.bloghedonista.com

Fotografía de José María Toro en Col­ma­do Quílez.

El ori­gen de todo esto se remon­ta a los albores del siglo XX, en 1908 con la famil­ia Vilase­ca. Le tomó el rele­vo Julián Quílez en 1940. Andrés Lafuente cogió el tes­ti­go en 1974. Y aho­ra son los hijos de éste últi­mo quienes lle­van las rien­das. Durante estos más de 100 años de expe­ri­en­cia acu­mu­la­da, Col­ma­do Quílez sólo se ha movi­do por un úni­co leit­mo­tiv: CALIDAD y EXCELENCIA. Cal­i­dad en su catál­o­go de pro­duc­tos escogi­dos y al ser inno­vador ya en épocas pretéri­tas tenien­do eti­que­ta propia de café, ser impor­ta­dor de cervezas arte­sanas y asimis­mo de las apre­ci­adas carnes argenti­nas. La exce­len­cia en el tra­to y con depen­di­entes solíc­i­tos a pie del mostrador.

www.bloghedonista.com

Fotografía de José María Toro en Col­ma­do Quílez.

Has­ta hace bien poco ocupó el desea­do y cén­tri­co chaflán de la calle Aragón con Ram­bla de Catalun­ya, tenien­do 40 met­ros de facha­da que cam­bi­a­ba reg­u­lar­mente sus grandes aparadores con vis­tas a estas dos calles. Escaparates con mag­net­ismo que llam­a­ban la aten­ción por su gran vis­tosi­dad, simetría y col­ori­do, estéti­ca­mente her­mosos. Siem­pre de pro­duc­tos exquis­i­tos y gourmets cre­an­do ambi­entes úni­cos, monotemáti­cos, ver­bigra­cia: con latas de con­ser­vas, botel­las de cervezas, de vino, de cavas o de tur­rones y polvorones para la época navideña. Hoy se ha vis­to reduci­do a 4 metros.

www.bloghedonista.com

Fotografía de José María Toro en Col­ma­do Quílez.

Después de lidiar con tra­bas admin­is­tra­ti­vas y otros obstácu­los no menos duros de un mer­ca­do que no cree en roman­ti­cis­mos, a nada de bajar la per­siana defin­i­ti­va­mente y en con­se­cueni­ca perder una ref­er­en­cia en la Ciu­dad Con­dal, esta tien­da históri­ca se ha sal­va­do gra­cias al esfuer­zo de la famil­ia Lafuente y de sus com­pro­meti­dos y entre­ga­dos trabajadores.

www.bloghedonista.com

Fotografía de José Maria Toro en Col­ma­do Quílez.

Un espa­cio ren­o­va­do, con encan­to, actu­al­iza­do a los nuevos tiem­pos y muy bien aprovecha­do, con guiños a un pasa­do reciente como la caja reg­istrado­ra de 1940, el arco de madera de la entra­da y la bóve­da cata­lana al des­cu­bier­to que le da per­son­al­i­dad al con­jun­to. Una gran vit­ri­na expos­i­to­ra refrig­er­a­da da la bien­veni­da a los clientes gourmets, con sus vian­das del­i­cada­mente expues­tas: jamón dulce ibéri­co, el espe­cial para la casa brasea­do y carameliza­do según una rec­eta sec­re­ta que guardan celosa­mente, que­sos selec­ciona­dos y otros man­jares. Una selec­ción de jamones ibéri­cos de bel­lota col­ga­dos y una gran estantería para guardar los ali­men­tos que no nece­si­tan frío. Colum­nas temáti­cas con pro­duc­tos selec­ciona­dos tan­to nacionales como de importación: aguas, cervezas, las mejores con­ser­vas en lata for­man­do una pale­ta cromáti­ca muy lla­ma­ti­va como si de un catála­go Pan­tone se tratase. Tam­bién dul­ces arte­sanos, los impre­scindibles choco­lates, o cafés en un mod­er­no dis­pen­sador cer­ra­do her­méti­ca­mente para que no se pier­dan los apre­ci­a­dos aro­mas volátiles de sus gra­nos, anchoas y foies para cenas espe­ciales con invi­ta­dos o no. Los AOVE tienen su espa­cio con difer­entes mar­cas, proce­den­cia y tipo de aceitu­na depen­di­en­do del uso. Remar­ca­ble el aceite ahu­ma­do de Carpi­er. Algunos artícu­los como el foie, el boni­to o var­ios que­sos lucen mar­ca propia de la casa al esti­lo de las grandes maisons parisi­nas de la Place Madeleine. Al final del local se guardan los vinos per­fec­ta­mente colo­ca­dos en estanterías. Y así entre cham­pagnes y vinos de cul­to lleg­amos a la joya de la coro­na: el caviar, for­man­do  un total de 8.500 ref­er­en­cias de artícu­los del­i­catessen entre ali­mentación y bebidas.

www.bloghedonista.com

Fotografía de José María Toro en Col­ma­do Quílez.

Men­ción espe­cial, y muy impor­tante, es el fac­tor humano de esta orga­ni­zación car­ac­ter­i­za­do por la pro­fe­sion­al­i­dad. Emplea­d­os fieles a la casa, impli­ca­dos con la bue­na gestión, cono­ce­dores de los nom­bres de los clientes habit­uales y sen­si­bles a las necesi­dades de los esporádi­cos tan­to lugareños como tur­is­tas de paso por la ciu­dad para que se lleven una bue­na impre­sión de su Col­ma­do Quílez. Están al cabo de la calle de las novedades del mer­ca­do, reciben for­ma­ción con­tin­u­a­mente o como su direc­tor Fausti­no que es sumiller tit­u­la­do. Comien­zan en la empre­sa entran­do como apren­dices has­ta que la vet­er­anía y ese savoir faire les hace mere­ce­dor de la bata guardapol­vo que lle­va mar­ca­do el nom­bre de Col­ma­do Quilez y que es seña de iden­ti­dad de la casa.

Col­ma­do Quílez. Ram­bla de Catalun­ya, 65 08007 Barcelona Telé­fono 93 215 23 56

Horario: de 9 a 14h y de 16:30 a 20:30h de lunes a sábado.

BSO Bet­ter Place de la siem­pre ele­gante voz de Rachel Platten.

© 2016 José María Toro. Todos los dere­chos reservados.

S. Pellegrino Young Chef 2016 (Final Región Ibérica)

Jor­na­da de grandes nervios e intran­quil­i­dad la vivi­da el lunes, 23 de Mayo, en el World Trade Cen­ter de Barcelona con moti­vo de cel­e­brarse la Final de la Región Ibéri­ca S.Pellegrino Young Chef 2016.

Par­tic­i­paron diez con­cur­santes selec­ciona­dos pre­vi­a­mente de entre todas las can­di­dat­uras por ALMA, el prin­ci­pal cen­tro educa­ti­vo y de for­ma­ción inter­na­cional del mun­do de la coci­na ital­iana. La clasi­fi­cación que usa esta escuela se basa en las cin­co reglas de oro del con­cur­so que se mantienen des­de la primera edi­ción del cer­ta­men: ingre­di­entes, apti­tudes, tal­en­to, pre­sentación y mensaje.

Se enfrentaron en el cuadrilátero de coci­nas 8 par­tic­i­pantes españoles y 2 portugueses:

David Andrés —  Segun­do chef, Restau­rante ‘ABaC’ —  Barcelona

Àlvar Ayu­so Thorell — Chef, Restau­rante ‘Alvart’ —  Barcelona

Oscar Dayas Rodríguez — Chef, Restau­rante ‘Nautilo/Plankton Can­teras, S.L.’ —  Las Pal­mas de Gran Canaria

Pedro Larcher de Resende Chef de par­ti­da, Restau­rante Restau­rante ‘Eleven’- Lisboa

Albert Man­so — Chef de par­ti­da, ‘La Cuina del DO / Hotel DO Plaça Reial’ — Barcelona

Samuel Mota —  Chef, Restau­rante ‘Sine Qua Non’ —  Lisboa

Andrea Rava­sio —  Chef de par­ti­da, Restau­rante ‘Mon­key Bra­vo! Italia’ — Tenerife

David Rivas — Chef, Restau­rante ‘Brasserie 360 gra­dos’ — Mallorca

Vic­to­ria Sánchez —  Ayu­dante de coci­na, Restau­rante ‘Martín Berasategui’ — Lasarte-Oria

Ayoze Quin­tero Cas­tro - Chef, Restau­rante ‘Mesón El Dra­go’ — San­ta Cruz de Tenerife

Un jura­do de cam­panil­las elegi­do para la ocasión: Joan Roca (3 estrel­las Miche­lin en El Celler de Can Roca y actual­mente con­sid­er­a­do el número 1 del rank­ing mundi­al de la pres­ti­giosa lista The World’s 50 Best Restau­rants), Andoni Luis Adur­iz de Mugaritz ( 2 estrel­las Miche­lin y ocu­pan­do el número 6 de la ante­ri­or lista) y el luso Leonel Pereira (Restau­rante Panora­ma en Lis­boa).

unnamed-5

David Andrés con el pre­mio rodea­do del jura­do, de izquier­da a derecha Andoni Luis Adur­iz, Leonel Pereira y Joan Roca. Fotografía gen­tileza de Grup GSR.

Con­cur­santes con unos Cur­ricu­lum Vitae impeca­bles a pesar de la juven­tud (no pueden pasar de los 30 años para poder con­cur­sar) de gran for­ma­ción académi­ca, mucha pasión por el ofi­cio, der­roche de imag­i­nación y cur­tidos en los fogones con los primeros espadas de la restau­ración de la Penín­su­la Ibéri­ca, mano a mano con chefs con­dec­o­ra­dos con estrel­las de la famosa guía roja gala.

Con­cen­tración máx­i­ma durante la elab­o­ración de los platos. Mucha pre­cisión téc­ni­ca, dominio de los tiem­pos y de las tem­per­at­uras, vir­tu­o­sis­mo en sus movimien­tos, cortes cert­eros sobre el pro­duc­to con cuchil­los afi­la­dos como alfan­jes, tem­ple para el mon­ta­je, cero fal­los. Sólo uno llev­a­ba la car­ta ganado­ra pero todos querían ser­lo. Sudores fríos de quiró­fano en las frentes y en las manos ante el inex­orable paso de los min­u­tos. Se acabó el tiem­po. Alea jac­ta est!

Pre­sentación de las obras de arte efímeras ante el impa­si­ble jura­do que se mostró géli­do como un ice­berg. Miradas graves y com­pro­ba­ciones de rig­or por el tri­bunal durante un inter­va­lo que se hizo eter­no para los jovénes pos­tu­lantes. Se juga­ban muchas ilu­siones. Por fin el fal­lo final: ganador de esta ron­da David Andrés, segun­do chef del restau­rante ABaC, con su 29 pri­mav­eras ya es por segun­do año con­sec­u­ti­vo ganador de este mis­mo cer­ta­men en la edi­ción de 2015. Antes de ser la mano derecha de Jor­di Cruz, que tiene actual­mente dos estrel­las Miche­lin, el chef ejer­ció de ayu­dante de coci­na en otros restau­rantes de la gas­tronomía cata­lana como El Celler de Can Roca, Neichel o Hof­mann. David Andrés, es tam­bién chef y propi­etario del restau­rante Somi­a­tru­ites de Igual­a­da, de dónde es orig­i­nario. Su pla­to tri­un­fador: leche de ove­ja, pis­ti­los de alca­chofa, cordero lechal y humo de pino.

www.bloghedonista.com

Pla­to de David Andrés: leche de ove­ja, pis­ti­los de alca­chofa, cordero lechal y humo de pino. Fotografía gen­tileza de Grup GSR.

David como ganador recibirá clases muy pro­fe­sion­ales de su men­tor Adur­iz para mejo­rar la rec­eta y como optar a ser mejor chef joven en la final inter­na­cional en Octubre 2016 y que se cel­e­brará en Milán dónde serán juz­ga­dos por 7 famosos chefs inter­na­cionales que procla­marán al nue­vo SPY­oungChef 2016 y que en esta edi­ción los jue­ces serán: Car­lo Crac­co, Mau­ro Cola­gre­co, David Hig­gs, Gag­gan Anand, Ele­na Arzak, Wylie Dufresne y Rober­ta Sud­brack.

Las 20 regiones par­tic­i­pantes son las sigu­ientes: 1. Italia, 2. Fran­cia, 3. Ale­ma­nia-Aus­tria, 4. Suiza, 5. España-Por­tu­gal, 6. Reino Unido-Irlan­da, 7. Rusia, País­es Bálti­cos, CEI (ex Unión Soviéti­ca), 8. Escan­di­navia (Norue­ga, Sue­cia, Fin­lan­dia, Dina­mar­ca), 9. Europa del Este, 10. BeNeLux, 11. País­es Mediter­rá­neos, 12. USA, 13. Canadá, 14. África-Ori­ente Medio, 15. Améri­ca Lati­na – Caribe, 16. Pací­fi­co (Aus­tralia, NZ, Islas del Pací­fi­co), 17. Chi­na, 18. Japón, 19. Noreste de Asia (Corea del Sur, Tai­wán, Hong Kong, Fil­ip­inas), 20. Sureste de Asia (India, Sri Lan­ka, Myan­mar, Tai­lan­dia, Laos, Viet­nam, Malaysia, Sin­ga­pur, Indone­sia, Cam­boya y Maldivas).

Todo esto es posi­ble gra­cias a la impli­cación por parte de las mar­cas de agua de pres­ti­gio S.Pellegrino y Acqua Pan­na, empre­sas de  Nestlé Waters y pertenecientes a la multi­na­cional Nestlé. Tam­bién en esta ocasión ha colab­o­ra­do la mar­ca de AOVE Oleum Flu­men con dos var­iedades para coci­nar: Olibó para freír por su capaci­dad de aguan­tar altas tem­per­at­uras y para finalizar los tra­ba­jos han usa­do Oleum Flu­men Pre­mi­um como realzado­ra de sabores.

BSO: Hall of Fame The Script ft. Will.i.am

© 2016 José María Toro. Todos los dere­chos reservados.

Le Tarn. Région Midi-Pyrénées. France

Hay pal­abras autóc­tonas que mejor definen las expe­ri­en­cias que se pueden vivir en este ter­ri­to­rio francés y que los lugareños reivin­di­can del occ­i­tano como Escar­got­er (hol­gazan­ear) Espan­ter (asom­brarse) Fousi­quer (dejarse lle­var) o  Tas­tar (degustar).También guardan en la memo­ria colec­ti­va expre­siones del tipo Allons‑y a le Pays de Cocagne! (una expre­sión equiv­a­lente a “esto es jau­ja”) y que pro­cede de la época en que se cul­tiva­ba la cocagne (unas bolas de la plan­ta de la cual se obtenía el pas­tel como col­orante) momen­to de gran pros­peri­dad en la zona has­ta que se impor­taron de Améri­ca y Oriente.

www.bloghedonista.com

Fotografía de Nuria Tejedor

Pueb­los france­ses con nom­bres españoles que nos recuer­da las con­tin­uas migra­ciones humanas arri­ba y aba­jo, como hom­e­na­je a esos pueb­los que ayu­daron a los Con­des de Toulouse defen­di­en­do su ter­ri­to­rio frente a las incur­siones de los reyes de Inglater­ra. Nom­bres como Cordes-sur-Ciel es un claro hom­e­na­je a Cór­do­ba. Pam­pelonne viene de Pam­plona. Cadix de Cádiz y Valence d’Albigeois es un trib­u­to a Valen­cia.

Este depar­ta­men­to francés está prepara­do para sat­is­fac­er a todos los gus­tos. Des­de prop­ues­tas para los más deportis­tas que puedan prac­ticar el ciclo­tur­is­mo con 28 cir­cuitos  difer­entes y descar­gables en la web de tur­is­mo que está al final del post, entre ellos un impagable recor­ri­do por cam­pos de gira­soles, has­ta rutas gourmet, ya que Le Tarn es una fies­ta gas­tronómi­ca des­de los meses de abril a noviem­bre de cada año. Comen­zan­do con los espár­ra­gos sal­va­jes que se encuen­tran por los bosques y se coci­nan en los restau­rantes de Cordes-sur-Ciel al comien­zo de la pri­mav­era has­ta la fies­ta de la cas­taña en Viterbe ya en pleno otoño. Entre medio se habrá fes­te­ja­do todos los pro­duc­tos del ter­roir: la man­zana, las setas y por supuesto el vino de Gail­lac. Culi­nar­i­a­mente es una zona muy rica y vari­a­da en pro­duc­tos de alto val­or como el famoso ail rose de Lautrec. Se está recu­peran­do el azafrán cer­ca de Mon­tre­don, Jurac, Soual, Saint-Sulpice, Puy­lau­rens y Cordes-sur-Ciel. Octubre es el mes apropi­a­do para ver los cam­pos flori­dos y teñi­dos de col­or rojo y es posi­ble vis­i­tar la plantación Safran du Ter­roir Tar­nais. Lacaune sigue cel­e­bran­do la fies­ta “Sens Porc” (sen­ti­do cer­do) o lo que es lo mis­mo la matan­za del cer­do al comien­zo del invier­no preparan­do pro­duc­tos tradi­cionales como el mel­sat (una especie de mor­cil­la blan­ca hecha con pan, huevos y carne que debe cocerse en agua durante más de una hora y que se sirve fres­co, frito o coci­do en sopa. Tam­bién se puede secar y com­erse crudo. La bougnette es pare­ci­da al Mel­sat en cuan­to al rel­leno pero se difer­en­cia en que está envuelta en tri­pa de cer­do. Se cuece en aceite hirvien­do, dán­dole for­ma de buñue­lo. Se come fría o asada.

www.bloghedonista.com

Fotografía de Nuria Teje­dor. Cordes-sur-Ciel

Cuan­do las nieblas matuti­nas de invier­no se desvanecen aparece majes­tu­osa la ville haute de Cordes-sur-Ciel, encar­a­ma­da en su col­i­na for­t­aleza. Esconde entre sus medievales calles esconde sun­tu­osos pala­cios góti­cos, con­sid­er­a­da la Ville aux cent ogives, está car­ga­da de mis­te­rios como el pozo de la Hall de más de 110 met­ros de pro­fun­di­dad, los enig­máti­cos men­sajes en las escul­turas de las fachadas góti­cas, el curiosos man­u­scrito de los “Sorts des Apôtres” y las muchas leyen­das del imag­i­nario pop­u­lar que recaen sobre el nom­bre de las calles que la atraviesan: Caliente, del Paraí­so, Oscu­ra y la del dragón que parece que vaya a salir por cualquier esquina. Una para­da gas­tronómi­ca oblig­a­to­ria es el Musée les Arts du Sucre et du choco­lat Yves Thuriès, meilleur ouvri­er de France.

Le pré­fec­ture departe­mentel de Albi, vaut le voy­age según la famosa guía france­sa de tapas verdes, con su recono­ci­ble y ergui­da cat­e­dral for­t­aleza de ladrillo col­or rojo ded­i­ca­da a Sainte-Cécile, es digna de admi­rar con avidez des­de le Pont Vieux. Es la ciu­dad natal del pin­tor de la Belle Époque, Toulouse-Lautrec,  (destacó por su rep­re­sentación de la vida noc­tur­na parisiense de finales del siglo XIX) Entre sus calles empe­dradas y casas medievales con entra­ma­dos de madera y voladi­zos, se encuen­tra le Palais de la Berbie donde está insta­l­a­do el Musée Toulouse-Lautrec con la may­or colec­ción de obras del artista.

www.bloghedonista.com

Fotografía de Nuria Teje­dor. Por­ta­da del libro L’Art de la cui­sine de Toulouse-Lautrec y Mau­rice Joyant

Des­cubrir Gail­lac y sus viñe­dos que for­man parten de la AOC en una moto Solex o con­ducien­do un Cit­roën dos cabal­los, un coche que fue un icono de toda una gen­eración por su ligereza y sus amor­tiguadores  ¡daba la sen­sación de saltar por los aires al pasar por un bache!, es una for­ma difer­ente de cono­cer la campiña france­sa. La tradi­ción viní­co­la en el Pays de Gail­lac se remon­ta a la época de los romanos, y se puede vis­i­tar des­cubrien­do her­mosos y bucóli­cos para­jes a par­tir del sigu­iente enlace Iter Vitis Les Chemins de la Vigne así como de imperdi­ble es el museo del vitic­ul­tor que recoge la may­or colec­ción de her­ramien­tas vití­co­las (8.000) y de obje­tos rela­ciona­dos con la vid y el vino de Francia.

Car­maux es la ciu­dad del vidrio. Con­sagra­da a este arte, revive la antigua tradi­ción atrayen­do a arte­sanos del sec­tor y diseñadores.

Mon­estiés tiene inven­tari­adas 20 estat­uas de piedra cal­cáreas poli­cro­madas que rep­re­sen­tan los tres últi­mos episo­dios de la Pasión de Cristo: Crux­i­fi­ción, Piedad y Entierro.

Mon­tre­don-Labessonié está ori­en­ta­da al públi­co infan­til y famil­iar amante de los ani­males en su zoo donde acoge 1200 ani­males entre ellos yaks blan­cos y negros, cebú, zor­ro polar, tigres blan­cos con ojos azules, pan­teras nebulosas,

Castel­nau-de-Mont­mi­ral desta­ca por su mag­ní­fi­ca plaza con sus arcadas y en una esquina la antigua pico­ta, rodeadas de casas con­stru­idas en los sig­los XVI y XVII. La sac­ristía de la igle­sias par­ro­quial se puede encon­trar la cruz reli­cario de los con­des de Arma­gnac con 450 piedras preciosas.

Puycel­ci fue con­stru­i­da en la Edad Media alrede­dor de un monas­te­rio bene­dicti­no del cual sólo que­da la impo­nente igle­sia ded­i­ca­da a Sainte Corneille.

Rabas­tens fue refu­gio de los here­jes y se cree que Bélibaste, el últi­mo de los par­faits cátaros vivió en esta ciu­dad con sus muros destru­i­dos por el trata­do de París en 1229 con­tra los albi­gens­es.

Lautrec clasi­fi­ca­da como uno de les plus beaux vil­lages de France por sus abu­dantes mon­u­men­tos medievales como el lavadero de Saint Rémy, el moli­no de vien­to, el horno de pan del con­ven­to de las mon­jas bene­dicti­nas así como la cole­gia­ta de Saint Rémy. El famoso ajo rosa es orig­i­nario de esta ville. La famil­ia del pin­tor Toulouse-Lautrec es orig­i­nar­ia de aquí.

En Saint Lieux-lès-Lavaur se puede vis­i­tar una colec­ción de mate­r­i­al fer­roviario y hac­er un paseo turís­ti­co en una antigua máquina de vapor con final de para­da en el fan­tás­ti­co Jardín de Martels.

Por Cas­tres pasa el Camino de Arlés o Vía Tolosana den­tro de la ruta jacobea de los pere­gri­nos ital­ianos y france­ses hacia San­ti­a­go de Com­postela. Hay que vis­i­tar el Musée  Goya con una colec­ción muy intere­sante de arte his­pano. Los Jardins de l’Evêché son obra del arqui­tec­to André Le Nôtre, paisajista de Ver­sailles, y fueron clasi­fi­ca­dos en el 2004 como “Jar­dines destacados”.

En la nat­u­raleza que rodea Lacaune-les-Bains se puede seguir las huel­las del “niño sal­va­je”, encon­tra­do en 1798 en los alrede­dores del pueblo.

Le Sido­bre sor­prende por sus piedras gigan­tescas de gran­i­to en per­fec­to equi­l­brio cre­an­do extrañas for­mas para recor­rer en 15 pun­tos imprescindibles.

Para una sopren­dente estancia de fin de sem­ana o más días en este link week­end tarn con una ofer­ta has­ta el 30 de Junio de 2016 a 50 euros por per­sona y noche. Para más infor­ma­ción y orga­ni­zar unas vaca­ciones per­fec­tas en la web ofi­cial de tourisme Tarn

BSO La vie en rose Edith Piaf

© 2016 José María Toro. Todos los dere­chos reservados.

 

 

 

ElTenedor busca al “morro fino” del barrio en Barcelona

Has­ta el próx­i­mo 29 de Mayo de 2016, ElTene­dor, la web de reser­va online de restau­rantes de las prin­ci­pales ciu­dades españo­las, pop­u­lar­iza durante 10 días de esta pri­mav­era a 300 restau­rantes de la Ciu­dad Con­dal con des­cuen­tos del 50%. ¡Ya no hay excusa para salir a com­er o cenar fuera!

www.bloghedonista.com

Pla­to de Wer-Haus. Fotografía gen­tileza de ElTenedor

Restau­rantes de moda y exclu­sivos, chefs en auge, de coci­na tradi­cional y de van­guardia, platos clási­cos y de rabioso dis­eño, se ponen al alcance de un may­or número de bol­sil­los. Esta prop­ues­ta nace con el claro obje­ti­vo de acer­car todos esos restau­rantes que ten­emos ano­ta­dos en nues­tra lista per­son­al de “para ir”. Diez días para acabar de poster­gar esos lugares con encan­to que muchas veces miramos con ojos de ávi­do deseo cuan­do pasamos por delante de ellos. El mes de mayo, con sus días lar­gos, invi­ta a dis­fru­tar de esa ale­gría del buen tiem­po que se aveci­na a pasos agigantados.

www.bloghedonista.com

Pla­to de Bog­a­rt, Teca i Arts. Fotografía gen­tileza de ElTenedor

Esta guía gas­tronómi­ca de ref­er­en­cia en Europa con clasi­fi­ca­ciones muy claras y prác­ti­cas del tipo: “para gru­pos” (siem­pre hay ese día que nos vemos en un brete de orga­ni­zar una comi­da para más de 8 per­sonas y que además ten­ga proyec­tor para ir pasan­do fotografías del hom­e­na­jea­do), “para ir con niños” en nues­tra sal­i­da domini­cal, un plan más tran­qui­lo como “una cena román­ti­ca” o las más locas “des­pe­di­das de solter@s”. A todas ellas le han aña­di­do una nue­va lista, la de “mor­ro fino” y entre ellos se incluyen como novedades: Wer Haus, Man­airó, Ser­gi de Meià, Spoonik o Bog­a­rt, Teca i Arts.

www.bloghedonista.com

Fotografía de Gem­ma Toro en la pre­sentación de la ini­cia­ti­va de ElTene­dor en bus­ca del “mor­ro fino” en Wer Haus de Barcelona.

Este nue­vo catál­o­go viene además con un con­cur­so para inter­ac­tu­ar con los usuar­ios de la web, en el link tú eres mor­ro fino  y dónde se pre­gun­tará a todos los amantes del buen com­er y beber sobre el mun­do de la coci­na, los restau­rantes de moda y los chefs de actu­al­i­dad. El pre­mio a los may­ores acier­tos es recibir el reconocimien­to de ser un “mor­ro fino” del bar­rio escogi­do y cenas gen­tileza de ElTene­dor.

www.bloghedonista.com

Ser­gi de Meià pre­sen­tan­do uno de sus platos. Fotografía gen­tileza de ElTenedor

Ini­cia­ti­va plau­si­ble como ésta tiene una reper­cusión en los dos sen­ti­dos, por un lado se estim­u­la la deman­da por parte de los con­sum­i­dores que ya no ven el ir a com­er a un restau­rante como algo inace­si­ble, así como ser una rec­om­pen­sa pos­i­ti­va el poder des­cubrir nuevos lugares y nuevas sen­sa­ciones, y por otro lado, se reac­ti­va la economía de la restau­ración con lo cual todos sal­imos beneficiados.

ElTene­dor es una mar­ca de Tri­pAd­vi­sor, la may­or web de via­jes,  que adop­ta difer­entes denom­i­na­ciones según el país. Con más de 34.000 restau­rantes y más de 8 mil­lones de usuar­ios al mes avalan su trayectoria.

BSO Cheap Thrills Sia feat Sean Paul. Un tema que ni anil­lo al dedo para este post.

© 2016 José María Toro. Todos los dere­chos reservados.

¿Y si te reciclas?

Hoy se cel­e­bra el Día Mundi­al del Reci­cla­je y esta­mos lla­ma­dos a com­por­tarnos mejor con el Medio Ambi­ente. Es el momen­to de recor­dar que hay que tirar la basura en el sitio ade­cua­do, no mal­gas­tar los recur­sos del plan­e­ta y ser más ecológi­cos y coherentes.

La invitación del Blog Hedo­nista pasa en esta jor­na­da por mirar hacia fuera pero tam­bién hacia nue­stro inte­ri­or. Es estu­pen­do colo­car las sobras de la casa en el cubo cor­re­spon­di­ente, reuti­lizar y reducir resid­u­os. Pero, ¿qué hace­mos con nues­tra basura inte­ri­or? ¿La esta­mos dejan­do acu­mu­la­da en nue­stro corazón o pasamos el cepil­lo de la real­i­dad de vez en cuando?

www.bloghedonista.com

Fotografía de Noe­mi Martin

En el Día Mundi­al del Reci­cla­je pro­ponemos limpiar nue­stro con­tene­dor per­son­al y despo­jarnos de todo lo que ya no nos sirve, de todos aque­l­los pen­samien­tos y sen­tires  que obsta­c­ulizan la feli­ci­dad que nos espera. Nue­stro cuer­po y nues­tra mente son el hog­ar real en el que habita­mos y de poco nos vale ten­er una vivien­da bril­lante cuan­do por den­tro esta­mos con­t­a­m­i­na­dos por la tris­teza, las inse­guri­dades, la envidia o el desánimo.

Cuan­do ten­gas un rati­to, mira en tu mochi­la per­son­al: sí, esa que tienes col­ga­da en el alma des­de que empeza­ste a ten­er con­cien­cia. Empieza a sacar lo que no vale y  dile adiós a tus com­ple­jos y pesares. Aban­dona el sufrim­ien­to y la gente que te roba la son­risa. Trans­for­ma tu energía. Cam­i­na ergui­do, res­pi­ra, vuela ligero. Que nada te pese.

Abre el con­tene­dor de los sen­timien­tos cad­u­ca­dos y des­hazte de todo lo que ya no tiene hue­co. Despídete con buen humor y deja espa­cio a la vida ren­o­va­da que toca en tu puer­ta. ¿La estás oyen­do? Te mere­ces un reci­cla­je com­ple­to y hoy es el día.

BSO Todo se trans­for­ma Jorge Drexler.

© 2016 Noe­mi Mar­tin. Todos los dere­chos reservados.

 

Maria Dolores Design Art Concept

www.bloghedonista.com

La joven dis­eñado­ra brasileña Maria Dolores aca­ba de desem­bar­car en Europa con la aper­tu­ra de su primera loja inter­na­cional en Barcelona. Tien­da situ­a­da estratégi­ca­mente en el Car­rer del Con­sell de Cent,  345, en el inte­ri­or de ese apre­ci­a­do rec­tán­gu­lo de la moda y del dis­eño delim­i­ta­do por el Pas­seig de Grà­cia y la Ram­bla de Catalun­ya.

Ha puesto su pica en Flan­des, en este caso en la Ciu­dad Con­dal, de la mano de su rep­re­sen­tante, y emba­jado­ra de la mar­ca en España, su com­pa­tri­o­ta Manuel­li Mendes. Ella es una gran cono­ce­do­ra del mer­ca­do local, en par­tic­u­lar, y de todo nue­stro país en gen­er­al, debido a su larga estancia vivien­do con nosotros y suma­do a su pasión por las piezas creadas por la curitibana Maria Dolores le motivó a dar este paso. Manuel­li des­ti­la pasión en sus pal­abras y en su lengua­je no ver­bal cuan­do habla sobre la mar­ca, enam­ora­da has­ta la médu­la de cada nue­va colec­ción que sale de la casa madre.

www.bloghedonista.com

Son com­posi­ciones donde las piedras son las pro­tag­o­nistas indis­cutibles. Cortes, tamaños, for­mas total­mente difer­entes que le dan per­son­al­i­dad úni­ca a cada acce­so­rio. Cono­ce­do­ra de las propiedades de los min­erales, como el jade o la ama­tista entre otras, las usa con mucho tino en sus obras artesanales.

Se inspi­ra en la mujer mod­era para imag­i­nar pulseras, col­lares, anil­los o pen­di­entes que vayan con el esti­lo de vida de fémi­nas que pueden con todo. Su var­iedad de colec­ciones como la étni­ca, geométri­ca, lady, vin­tage, etc. sat­is­face a todos los gustos.

www.bloghedonista.com

Estos com­ple­men­tos son para lucir sobre pren­das bási­cas, o de fies­ta, y con­ver­tir a su por­ta­do­ra en una estrel­la ruti­lante, que bril­la con luz propia, en cualquier ocasión, del día o de la noche, ya sea en jor­nadas lab­o­rales inten­sas y duras o ya sea en cel­e­bra­ciones y destacar ele­gan­te­mente toda su fem­i­nidad, con­vir­tién­dola en la invi­ta­da per­fec­ta dis­pues­ta a arrasar, poderosa con sus armas de mujer: stilet­tos con tacón de vér­ti­go, son­risa cau­ti­vado­ra, bril­lo en los ojos, pes­tañas infini­tas y …los dis­eños de Maria Dolores

BSO Stand by you Rachel Platten

© 2016 José María Toro. Todos los dere­chos reservados.

¡Qué viva Eurovisión!

www.bloghedonista.com

Ban­deras del fes­ti­val de Euro­visión en Esto­col­mo. Fotografía de Noe­mi Martin

Esto­col­mo se prepara para  la final de Euro­visión con un sol radi­ante y ban­dadas de fans del Fes­ti­val recor­rien­do sus calles ado­quinadas. La cap­i­tal sue­ca cel­e­bra este sába­do 14 de mayo la fies­ta euro­pea de la músi­ca y aquí estoy yo, en medio de una ciu­dad llena de vida y rin­cones encan­ta­dores, cumplien­do un sueño infantil.

Recuer­do a la famil­ia reuni­da frente al tele­vi­sor cada pri­mav­era por esta fecha des­de que ten­go uso de razón. Todos can­tan­do, todos esperan­do a que nos votaran Gre­cia o Por­tu­gal, todos ansian­do esos doce pun­tos que no lle­ga­ban nun­ca. El fin era com­par­tir un rato de ale­gría y bue­nas risas aunque España quedara al final de la cola. Eso era lo de menos.

Con el tiem­po me han acom­paña­do en esta noche espe­cial ami­gos y ban­deras y en las últi­mas edi­ciones mi pequeño sobri­no y su cari­ta curiosa pin­ta­da de amar­il­lo y rojo.

Lo cier­to es que aunque no soy nada patrióti­ca sien­to devo­ción por Euro­visión y lo admi­to sin prob­le­mas a pesar de que para muchos esté pasa­do de moda o suene un poco “friqui”.

www.bloghedonista.com

Esto­col­mo (Sue­cia) Fotografía de Noe­mi Martin

Estos días por Esto­col­mo además de servir para volver a recor­rer lugares que me encan­tan y com­er salmón a mansal­va,  con­fir­man que me apa­siona la gente que hace lo que le da la gana. Que es capaz de ir por la calle can­tan­do con un som­brero de col­ores o una ban­dera como capa ata­da al cuel­lo. Qué viva Euro­visión y la lib­er­tad de bus­car la feli­ci­dad allá donde se encuentre.

BSO Say Yay! de Barei

© 2016 Noe­mi Mar­tin. Todos los dere­chos reservados.

Vino para dos. Capítulo 22

Jai me toma de la cin­tu­ra y me lle­va a la bar­ra. Me doy cuen­ta de que hemos baila­do abraza­dos, de que me ha acari­ci­a­do el pelo y la cara pero aún no nos hemos besa­do. Es extraño después de seis meses sin ver­nos, aunque me gus­ta. Esta vez, si es que hay vez, iré despacio.

Recor­re­mos el local pisan­do nubes –así me sien­to- y pasamos jun­to a Nora y Mar­cos que nos miran son­ri­entes sin mostrar el menor gesto de sor­pre­sa. ¿Es posi­ble que supier­an algo de esto? Y yo que pens­a­ba que había madu­ra­do. Sigo sien­do la Ana inocente de siem­pre dis­fraza­da de chi­ca lista. Aunque esta noche no me importa.

Mi amer­i­cano favorito pide dos copas de mal­vasía. Obser­vo sus manos al sacar la cartera, sus bra­zos, su camisa blan­ca impeca­ble. Escu­cho el tono de su voz cuan­do da las gra­cias al camarero. Es increíble que esté aquí, que le pue­da tocar, que pue­da ver sus pupi­las bril­lantes. Es como si estu­viera den­tro de una pelícu­la en blan­co y negro. Y ahí está él, mi pro­tag­o­nista con aire de los años cin­cuen­ta, recor­dan­do que las his­to­rias más improb­a­bles son las reales.

–Brindaré con­ti­go, Jai, pero no sé si podré acabar la copa. Estoy en el aire.  Demasi­a­do vino y demasi­adas emo­ciones en tan poco tiem­po. Además, nece­si­to vivir todos los detalles de este momento.

-Claro Ana, yo tam­bién he imag­i­na­do este instante con­ti­go. No sabes cuan­tas veces. Quiero expli­carte y que ‑si puedes- me per­dones por lo que te dije cuan­do te fuiste. Quiero que sepas que has esta­do con­mi­go todos los días: en el café del Star­bucks, en el vino de Napa, en el agua de la ducha, en las esquinas de San Fran­cis­co, en las letras del periódico…en todo.

Después de dis­cu­tir con­ti­go, cuan­do ya habías toma­do el avión de vuelta, recibí una lla­ma­da de Julia. Me dio su ver­sión del encuen­tro y entendí por qué te habías ido. Pen­sé en lla­marte y venir pero yo no esta­ba bien, Ana. Tenía que arreglar­lo todo y arreglarme por den­tro. Este tiem­po con­mi­go era un ries­go inevitable. Al día sigu­iente de mi con­ver­sación con Julia busqué un abo­ga­do y por fin empecé los trámites del divor­cio. Luego vendí la casa  y alquilé un aparta­men­to pequeño en Sausal­i­to, cer­ca del local de jazz al que fuimos cuan­do estu­viste con­mi­go. Me hacía fal­ta algo nue­vo, algo limpio jun­to al recuer­do de aque­l­la noche. Durante estos meses he inten­ta­do revis­ar mi vida, mis rela­ciones ante­ri­ores, mis com­por­tamien­tos, mis com­ple­jos… Supon­go que  tiene que ver con la infan­cia, con mi madre y mi padras­tro. O sim­ple­mente con mi for­ma de ser. Yo me creía un tipo duro, Ana, pero lo de Julia y mi her­mana me demostró que seguía sien­do un niño lleno de miedos. Y no supe ges­tionar mi vida. Sim­ple­mente huí. Ten­go que cam­biar muchas cosas y lo estoy inten­ta­do, con ayu­da. Quiero ser más fuerte, más con­fi­a­do, más yo. Quiero dejar de cor­rer hacia ningún sitio. Nece­si­to un cable a tier­ra. Y… buf… eso es todo.

www.bloghedonista.com

Fotografía de Noe­mi Martin

Escu­cho a Jai y no sé muy bien que decir­le. Me sor­prende y me con­quista con cada gota de sen­cillez. Mi corazón con­sta­ta que sigue enam­ora­do. Aún más. Creo que en el fon­do, sabía que volvería a encon­trar­le aunque no me imag­in­a­ba que por muy mág­i­ca que fuera esta noche, ocur­riría hoy.

-Me gus­ta oírte, pequeño Jai. Te pre­fiero así, más humano, más vul­ner­a­ble. Ya estoy har­ta de super­héroes y valientes. Además, con mi his­to­r­i­al no soy la más indi­ca­da para pedir cordura.

Nos reí­mos, nos tocamos, y volve­mos a brindar:  –¡Por las inse­guri­dades y la frag­ili­dad, para que no nos vis­iten demasi­a­do a menudo! Jun­ta­mos nues­tras copas y le doy un beso arrebata­do. Le muer­do los labios con ganas aplazadas. Me da igual que nos miren. No me impor­ta haber pen­sa­do cin­co min­u­tos antes que iba a ir despa­cio. Vivan las con­tradic­ciones. Mi Jai se merece que pise el acel­er­ador un momen­to. Y yo más.

-Una cosa. Cuén­tame cómo lle­gaste aquí, jus­to esta noche.

-Pues…bueno, Ana. Es gra­cioso. Yo pens­a­ba volver a comien­zo del ver­a­no pero ten­go que con­fe­sar que los detalles se lo debes a tu ami­go Mar­cos. Hace tres meses publiqué el libro que esta­ba escri­bi­en­do en Tener­ife cuan­do nos conoci­mos. ¿Recuer­das que era sobre los via­jes que hice durante los dos años sigu­ientes a mi mar­cha de San Fran­cis­co? Lo tit­ulé “Antes de Ana”. Pues bien, Mar­cos lo com­pró por Inter­net y me mandó un mail a la direc­ción que venía en la con­tra­por­ta­da. Me dijo que conocía a la mar­avil­losa Ana del títu­lo. Que era un tío afor­tu­na­do y que no fuera ton­to. Y bueno, así empezó nue­stro inter­cam­bio de corre­os has­ta esta noche.

-Oh, ese Mar­cos entrometi­do. Buscán­dote en las redes. Será celesti­na… Voy a acabar con él….a abrazos.

Nos reí­mos de nue­vo. Miro hacia la mesa de Nora y veo que Mar­cos le aca­ba de espetar un besazo a mi ami­ga del alma. Pero bueno, ¿todo va a pasar en San Juan?

Volve­mos a cen­trarnos en nosotros. Jai me revuelve el pelo y yo le apri­eto el hoyue­lo de la bar­bi­l­la.  -¿Y aho­ra que hare­mos, queri­do? ¿O mañana se romperá el hechizo?

-Hare­mos lo que tú quieras Ana. Estoy en tus manos. No ten­go bil­lete de vuelta y te prome­to que no voy a com­prar­lo a escon­di­das esta noche. Además, Tener­ife es el mejor lugar del mun­do para escribir.

-Eso no lo dudo, Jai. Nece­si­tas quedarte un tiem­po en mi Isla. Creo que te hace fal­ta un poco de sol y de buen vino.

-Estoy seguro, Ana. El invier­no y la pri­mav­era en San Fran­cis­co han sido muy duros.

-En cuan­to a nosotros y si ‑como buen caballero que eres- me dejas decidir, con­fieso que lo que yo quiero aho­ra es que nos conoz­camos con cal­ma. No me hace fal­ta más sus­pense, ni más vér­ti­go. No quiero pelícu­las de Hitch­cok ni actua­ciones este­lares. Nece­si­to que esto sea real. Y si va bien, ya impro­vis­are­mos. ¿Te parece?

-Me parece un plan per­fec­to y voy a for­mar parte de él si me dejas. Deseo cono­certe de ver­dad. Saber cómo res­pi­ras, cómo te mueves, quiénes son tus ami­gos. Lo ten­go muy claro: quiero vivir en el plan­e­ta Ana. ¿Puedo pedirte el visa­do esta noche?

-Que­da ust­ed for­mal­mente invi­ta­do a mi plan­e­ta, Mr. Ack­er­man. Sel­l­aré su pas­aporte al volver a casa.

-¿Comen­zamos la his­to­ria en este pun­to, entonces, Ana?

-Comen­zamos la his­to­ria, Jai.

BSO Let’s do it Ella Fitzgerald

© 2016 Noe­mi Mar­tin. Todos los dere­chos reservados.

Vino para dos. Capítulo 21

Arde la noche, la luna y mi corazón pequeño. Que­mo recuer­dos que ya no encuen­tran espa­cio en mi cabeza recién estre­na­da. San Juan me lla­ma: vamos, Ana.

Bajo los escalones hacia la playa. Voy despa­cio, con mi vesti­do blan­co de tirantes y mis labios col­or fre­sa. Camino desnu­da de expec­ta­ti­vas y con algo de miedo en el fon­do de mi bol­si­to mági­co. Lo sacaré y lo lan­zaré entre las olas en cuan­to pue­da. Me aís­lo del rui­do, de la gente que ríe y baila. Sien­to mis lati­dos como pequeñas chis­pas azules. Gra­cias por seguir vivo, ami­go. Pens­a­ba que esta vez no podrías con­tar­lo y mírate: ahí estás, feliz y sano. Me quito las san­dalias mien­tras recor­ro la oril­la del mar a solas, en medio de otros pasos ajenos, antes de que llegue Nora. Este momen­to com­par­tido con descono­ci­dos es mío y me hace sen­tir una mujer valiente, una hechicera todopoderosa. Por fin he com­pren­di­do que la soledad es una bue­na ali­a­da. Me per­mite ser yo sin condi­men­tos, me deja res­pi­rar a mi rit­mo, cam­biar de estación sin pre­gun­tar a nadie. Es com­pre­si­va, gen­erosa, dulce.

Sue­na el telé­fono ‑como un des­per­ta­dor indis­cre­to- en medio de mi solil­o­quio. ‑Ana, te estoy vien­do jun­to a la oril­la. Estás muy gua­pa y muy bucóli­ca pero deja de soñar un rati­to y vente al quiosco del final de la playa a tomarte un vino con­mi­go. Nora me conoce muy bien.  Los pájaros de mi cabeza nun­ca dejan de aletear. Y esta noche son col­i­bríes que vue­lan sobre las hogueras. Sal­go de mi diál­o­go inte­ri­or y me pon­go en “modo exter­no” mien­tras son­río. Me gus­ta estar un poco loca, un poco en mi plan­e­ta. Es increíble pero no me había dado cuen­ta de que la are­na esta­ba tan llena de gente y de fogatas. Aho­ra, ya con­sciente, me cues­ta lle­gar a la bar­ra entre la mul­ti­tud. Cuan­do la alcan­zo, Nora me espera con mi copa en la mano. ‑No te que­jarás de que no te mimo, Ana. Hoy es tu día favorito y ten­emos que empezar a cel­e­brar­lo: un blan­co afru­ta­do para ti.

Las hogueras comien­zan a apa­garse tem­pra­no o quizá el tiem­po ha pasa­do en un instante. Lo cier­to es que cuan­do acabo el vino, ya he que­ma­do sin dra­mas el folio de penas que traía en el bol­so y voy lig­era camino de la fies­ta en “nues­tra ter­raza”. Cuan­do cru­zo la puer­ta de entra­da me cas­tañean los dientes, me arden las pes­tañas y el pul­so parece una mari­posa de col­ores. Respiro.  Menos mal que aho­ra soy una mujer sabia y esta noche no lle­vo tacones.

El local está reple­to. Parece más grande  que hace unos meses, cuan­do sólo lo habitábamos Jai, Ella Fitzger­ald y yo. O al menos eso me parecía. Aquí está nue­stro sitio, Ana, me dice Nora mien­tras señala una mesa para tres jun­to al mar. ‑Creo que sobra una sil­la. ¿O al final le dijiste lo de la cena a Car­men? Sabes que no me gus­ta demasi­a­do su energía pero bueno si a ti te cae bien, es cosa tuya. –Eyy, tran­quila, Ana, no cor­ras, me dice Nora miran­do hacia la puer­ta. Ten­emos un invi­ta­do de hon­or. Y creo que su energía es de las que te deslumbran.

www.bloghedonista.com

Fotografía de Noe­mi Martin

Cuan­do alzo los ojos hacia la entra­da, mi corazón da una vuelta y regre­sa a su sitio. Ahí está Mar­cos, con su son­risa de ore­ja a ore­ja. Cier­ta­mente, la visi­ta me emo­ciona y su energía me cau­ti­va. Viene direc­to hacia noso­tras y me da un abra­zo fuerte, de esos que te estru­jan has­ta el alma. –Tenía ganas de venir a Tener­ife y que mejor que en tu noche para hac­er­lo, Ani­ta. Por un segun­do, egoís­ta­mente pien­so en Jai. Me hubiera gus­ta­do que la sor­pre­sa hubiera sido él pero soy con­sciente de que es uno de mis  pen­samien­tos quiméri­cos. Eso sólo sería posi­ble es una pelícu­la román­ti­ca. Además, me encan­ta que Mar­cos haya venido a ver­nos esta noche. Nun­ca pen­sé quer­er tan­to a un ami­go en tan poco tiem­po. Con él con­fir­mo que la amis­tad es una for­ma de amor. Hay per­sonas que te fasci­nan en una sola con­ver­sación y a las que amas por lo que son y por la paz que te regalan en una mira­da. Sin más. Así que con Mar­cos en medio de noso­tras, cen­amos radi­antes aderezan­do la pas­ta con risas y con­fe­siones. Nos coge­mos de la mano, destru­imos  dog­mas y tiramos cre­dos por la bor­da.  El “trío Bak­er” vuelve a la car­ga aunque intuyo que entre Nora y Mar­cos sur­girá algo más que cama­radería. Y me gus­ta. Me gus­ta ese destel­lo de pasión que aso­ma en sus pupilas.

Después de com­par­tir propósi­tos veranie­gos y  un par de botel­las de vino vol­cáni­co, la lava empieza a calen­tar mis neu­ronas. Nece­si­to lev­an­tarme y tomar un poco de aire. –Ami­gos, aho­ra vuel­vo. Les dejo en la mejor com­pañía. Acalo­ra­da, cru­zo el local y llego has­ta una esquina escon­di­da des­de donde se ve el mar y se escucha la músi­ca. El rincón per­fec­to. Me apoyo en el bal­cón y sigo el rit­mo de las olas. Soy feliz: por fin me quiero. Y no es el efec­to del vino. Lo prometo.

De pron­to, en medio de mi eufo­ria par­tic­u­lar, comien­za a sonar la voz de Ella: “Love is here to stay”. Y can­ta para mí, lo sé. Sigo miran­do las olas, ensimis­ma­da. Se mueven a rit­mo de jazz. Parpadean, suben, bajan, chocan. Me gus­taría dan­zar con ellas, sen­tir­las en mi cuer­po. Vuel­ven los col­i­bríes a mis pen­samien­tos cuan­do perci­bo un olor famil­iar. Sán­da­lo, canela… Es imposi­ble, debo estar en mi plan­e­ta, como siem­pre. Despier­ta marcianita.

Pero no, no estoy en una nube, ni en las estrel­las. Estoy aquí en nues­tra ter­raza, la noche de San Juan. Jai me mira y me coge de la mano. Es real. Sus ojos son reales. Su olor es real. Y bail­am­os mien­tras Ella Fitzger­ald y el Atlán­ti­co nos acom­pañan. Y yo quiero llo­rar pero no me salen las lágri­mas porque estoy volan­do. Y si vue­lo no puedo llo­rar porque es imposi­ble sin gafas pro­tec­toras. Y no sé lo que pien­so, ni lo que digo, ni lo que sien­to. Aunque sé que es él. Y está aquí. Y me duele la boca del  estó­ma­go y me que­man los labios y el alma. Y soy aún más feliz que hace dos minutos.

Cuan­do ter­mi­na la can­ción y nos sep­a­ramos un momen­to, miro su cara y él sí está llo­ran­do. –Te he echa­do tan­to de menos, Ana. Yo me pel­liz­co los dedos y Jai sigue ahí, tan atrac­ti­vo como siem­pre, tan fuerte, tan  frágil, tan Jai. –Yo tam­bién he pen­sa­do mucho en ti, tan­to que he tenido que bor­rar todos mis pen­samien­tos viejos y mal­os para que cupieras en mi mente. Pero dime Jai: ¿Qué vas a hac­er ahora?

-Por lo pron­to, mirarte sin parar y tomarme una copa de mal­vasía. Vamos y te cuen­to. Vamos y me cuentas.

BSO Love Is Here To Stay de Ella Fitzgerald

© 2016 Noe­mi Mar­tin. Todos los dere­chos reservados.

 

A mi madre, a las madres

Es com­pli­ca­do ser orig­i­nal cuan­do se tra­ta de escribir algo sobre las madres. No lo inten­taré. A la mía no le gus­taría que perdiera una tarde en una labor tan ard­ua. Mi madre pre­fiere que sea feliz a tiem­po com­ple­to. Y yo tam­bién quiero que ella lo sea. Este deseo inten­so de feli­ci­dad hacia mi madre es nue­vo en mí. O al menos no me había dado cuen­ta de su exis­ten­cia has­ta hace poco. Con­fieso mi egocén­tri­co pasa­do. Supon­go que son cosas que percibes con el paso de los años o que se cue­lan de repente en tu haber de sen­timien­tos. Debe ser la edad. Antes me cen­tra­ba en lo dichosa que me hacía mi madre, en lo rico que esta­ba el puchero del domin­go o lo estu­pen­do que era que me regalara un vesti­do nue­vo. No presta­ba ningu­na aten­ción al esfuer­zo o al tiem­po que había inver­tido en la coci­na o cosien­do el vuel­to de mi pan­talón vaque­ro. Forma­ba parte de su vol­un­tar­iosa esen­cia mater­nal. Sin más.

Aho­ra todo es dis­tin­to. La per­spec­ti­va de las cosas me ha cam­bi­a­do de repente. Y no porque mi madre esté may­or, al con­trario, des­bor­da una energía y un pos­i­tivis­mo increíbles. La cuestión es que en estos momen­tos sim­ple­mente deseo que dis­frute total­mente de la vida, que aproveche su dinamis­mo para pasear, que via­je, que sueñe, que son­ría. Que no pier­da un min­u­to en las obliga­ciones que han col­ma­do su mochi­la durante décadas. Que la tire por la bor­da para siem­pre y se quede con lo puesto: el momen­to presente.

www.bloghedonista.com

Fotografía de Noe­mi Martin

Aho­ra úni­ca­mente aspiro a que ella se despre­ocupe de todo lo “despre­ocu­pable” y viva tran­quila y sat­is­fecha con el sim­ple hecho de dis­fru­tar de un nue­vo día. Que no pasa nada si me duele la cabeza o me quedé sin fru­ta. Que ya somos may­ores (sólo un poquito).

Hoy sólo nece­si­to que mi madre se pinte los labios de rojo, que se pon­ga un foulard de col­ores y que después de salir a tomar un café, se recueste en el sil­lón un buen rato, sin remordimien­tos. Que se jubile de este ofi­cio y se quede de vol­un­taria, que después de tan­to tiem­po al pie del cañón, ya le toca.

BSO: La Feli­ci­dad Sole Giménez y Ana Belén

© 2016 Noe­mi Mar­tin. Todos los dere­chos reservados.

 

A %d blogueros les gusta esto: