Ambiente de palacio en el nuevo Salon Doré de Les Grands Buffets de Narbonne

El Salon Doré de Les Grands Buf­fets de Nar­bonne, es la últi­ma creación de Mon­sieur Louis Pri­vat que no deja de sor­pren­der­nos, y los seis meses de cierre oblig­a­to­rios por cul­pa del COVID-19, han servi­do para crear un majes­tu­oso espa­cio palac­i­ego. Las 18.000 hojas de oro que dec­o­ran sus pare­des le han vali­do para dar­le nom­bre a este espa­cio dorado. 

No le han dolido pren­das a M. Pri­vat inver­tir  3,5 mil­lones de euros entre las medi­das de seguri­dad san­i­tarias para man­ten­er a raya el malig­no virus y la ade­cuación de este mar­avil­loso espa­cio, así como el no menos impor­tante Espace Glac­i­er tan apropi­a­do para estas fechas en que el mer­cu­rio sube sin piedad. 

lámpara araña en Le Salon Doré de Les Grands Buffets
La gran lám­para araña que pre­side Le Salon Doré de Les Grands Buffets 

El leit­mo­tiv de Les Grands Buf­fets, y por ende de M. Pri­vat, es sin duda de democ­ra­ti­zar el lujo, la tradi­ción culi­nar­ia france­sa y el esmer­a­do ser­vi­cio de mesa francés, de tal for­ma que sea ase­quible para el gran públi­co, y que pue­da vivir una expe­ri­en­cia palac­i­e­ga en el siglo XXI.

vitrina con porcelana, y mesas preparadas para recibir a los clientes. En Le Salon Doré de Les Grands Buffets
Vit­ri­na con porce­lana de Mai­son Hav­il­land (porce­lana de Limo­ges) en Le Salon Doré de Les Grands Buffets

Ambiente palaciego en Le Salon Doré de Les Grands Buffets

Le Salon Doré Jean de la Fontaine, es un claro trib­u­to a Jean-Bap­tiste Oudry el famoso ilustrador del siglo XVIII de las fábu­las de La Fontaine. Toda una recreación palac­i­e­ga, para sen­tir lo que se vivió en un tiem­po pretéri­to en la corte france­sa. El Ate­lier Mériguet-Car­rère ha sido el respon­s­able de las pin­turas y la orna­mentación dora­da. Una gran lám­para araña cen­tral ilu­mi­na todo el espa­cio, así como can­de­labros situ­a­dos estratégi­ca­mente en las paredes. 

Una vit­ri­na acrista­l­a­da guar­da celosa­mente porce­lana de la céle­bre Mai­son Hav­il­land (Porce­lana de Limo­ges). Dos retratos de Jean de La Fontaine así como 12 ilus­tra­ciones repar­tidas por la parte supe­ri­or de las pare­des. Dos barómet­ros en madera y con dora­dos de la época del Primer Impe­rio (1804–1815). Por últi­mo destacar un reloj de pared real­iza­do en mar­quetería Boulle de la época de Louis XV (1624–1774), con las horas en cifras romanas, fir­ma­do por Coul­lon, relo­jero de ref­er­en­cia francés. El dios Cronos aparece sen­ta­do sobre una esfera en la parte superior.

selección de quesos
Tabla de que­sos de la selec­ción de Les Grands Buffets

Guinness World Records 2021 por la mayor selección de quesos en un restaurante

Les Grands Buf­fets nos sor­prendió hace un par de años con su impre­sio­n­ante sur­tido de que­sos has­ta alcan­zar la cifra de 111 var­iedades lo cual le ha vali­do el reconcimien­to Guin­ness World Records 2021 por la may­or selec­ción de que­sos en un restau­rante. Aho­ra M. Pri­vat, le ha dado una vuelta de tuer­ca y para mejo­rar la expe­ri­en­cia, puedes acom­pañar tu selec­ción de que­sos con el Cham­pagne Mumm, a un ajus­ta­do pre­cio de 25 euros la botel­la. El cham­pagne con su estiliza­da bur­bu­ja y su equi­li­bra­da acidez nos limpia la boca a cada boca­do y nos invi­ta a seguir proban­do que­sos. Pero la sor­pre­sa no se que­da aquí y Les Grands Buf­fets ofrece la posi­bil­i­dad de com­prar una caja de 6 botel­las de la mai­son Mumm a 25 euros la unidad para lle­var a casa y la botel­la que te acom­pañará la degustación de que­sos te sal­drá gratis.

personal preparando platos para comer
Per­son­al de La Rôtisserie

Gran surtido de quesos, hasta un total de 111 referencias

Este gran sur­tido de que­sos se dis­tribuyen en un lin­eal de 30 met­ros que está prepara­do y pre­sen­ta­do a diario por 4 per­sonas encar­gadas de este cometi­do. Fue selec­ciona­da a con­cien­cia la ofer­ta de que­sos durante 4 años bajo la aten­ta batu­ta de Xavier Thuret, mejor “ouvri­er de France Fro­mager”. Cada var­iedad tiene una eti­que­ta y un número para que luego lo dis­tribuyas en tu pla­to en fun­ción de la inten­si­dad y te sea más fácil su degustación, de menor a may­or sabor. 

Este espa­cio, perdi­ción de los amantes de  los que­sos, mane­ja cifras que mare­an como los 500 kilos que se sitúan a diario en este mostrador, los 35.000 kilos de que­sos com­pra­dos en el 2019 (obvi­a­mente nos salta­mos el 2020 como el año que mejor bor­rar­lo de nues­tra memo­ria), y más de 400.000 euros des­ti­na­dos a la com­pra de que­sos. Sin duda, es el paraí­so de las per­sonas con insu­fi­cien­cia de caseí­na en san­gre, entre los cuales me incluyo yo.

detalle de la pata de madera de una mesa de Les Grands Buffets
Detalle de la pata de una mesa de La Tente d’ap­pa­rat. En Les Grands Buffets

El apartado dulce es la perdición de cualquiera

L’ Espace Glac­i­er es el rincón dulce que falta­ba en Les Grands Buf­fets, y que nos viene a hac­er más soportable las altas tem­per­at­uras del perío­do canic­u­lar y podremos encon­trar los grandes clási­cos como Pêche Mel­ba, Poire Belle Hélène, Coupe Mont Blanc, Coupe Colonel, prof­iteroles al choco­late, irish cof­fee con su chan­til­ly fait à mai­son, y por supuesto las bolas de hela­do que nos devolverán a nues­tra infan­cia más golosa e inocente. 

cannelés bordelais. En Les Grands Buffets
Los deli­ciosos can­nelés bor­de­lais. En Les Grands Buffets

La selec­ción de vinos no se que­da atrás, y sus 70 ref­er­en­cias de pro­duc­tores locales se ofre­cen al mis­mo pre­cio que en las propias bode­gas. Su sis­tema de vinos a copas per­fec­ta­mente con­ser­va­dos con las más avan­zadas téc­ni­cas, le ha vali­do el Pre­mio espe­cial del jura­do en el 2019 por la más “her­mosa car­ta de vinos a copas de Fran­cia”, con­ce­di­do por la revista gala Terre de Vins. El pres­i­dente de este severo jura­do fue Philippe Fau­re-Brac, mejor som­me­li­er del mun­do. Otro detalle de este mimo por los vinos es que en la línea per­pen­dic­u­lar de cada botel­la están colo­cadas las copas ade­cuadas para cada tipo de vino. Seguro que los más escép­ti­cos se rinden a este detalle tan cuidado.

bogavantes en cascada. En Les Grands Buffets
La mag­ní­fi­ca cas­ca­da de bogavantes

No me puedo olvi­dar de repasar los espa­cios clási­cos de Les Grands Buf­fets como la Cas­ca­da de Boga­vantes que lev­an­ta pasiones y muchas pal­abras de admiración en los difer­entes idiomas de sus comen­sales. La Rôtis­serie y su inmen­so asador panorámi­co pre­si­di­do por un car­tel de Gar­gan­túa, y la recién aña­di­da sala de madu­ración de las grandes piezas de tern­era simen­thal. Así como el espa­cio La tente d’ap­pa­rat Jean-Bap­tiste Nolin.

selección de pescado y marisco de Les Grands Buffets
Selec­ción de pesca­do y marisco de Les Grands Buffets

Monsieur Louis Privat es un apasionado del arte que está distribuido por Les Grands Buffets

Piezas de Art Deco da nom­bre al come­dor Max Le Ver­ri­er, artista rep­re­sen­ta­ti­vo de este esti­lo. Cuadros de nat­u­ralezas vivas de Alain Bel­langer que invi­tan a dis­fru­tar de sus real­is­tas imá­genes. Las obras en acero inox­id­able de Patrick Chap­pert-Gau­jal que están colo­cadas estratégi­ca­mente en la coci­na, donde este resi­tente mate­r­i­al es el pro­tag­o­nista de este espa­cio casi quirúr­gi­co, así como las obras de Hervé di Rosa que ador­nan el jardín. Todas estas obras con­vierten a Les Grands Buf­fets en un museo de arte que es otra de las pasiones de M. Privat.

Para saber más sobre Les Grands Buf­fets puedes leer los ante­ri­ores artícu­los como La Tente d’Ap­pa­rat Les Grands Buf­fets con­vierten a Nar­bonne en la cap­i­tal que­sera del mun­do y Les Grands Buf­fets de Narbonne

Más infor­ma­ción y reser­vas en Les Grands Buf­fets

Pre­cio de Les Grands Buf­fets para el año 2021: adul­tos: 42,90€, niños entre 6 y 10 años: 21,40€, menores de 6 años gra­tu­ito. Bebidas aparte. 

Direc­ción: Gira­toire de la Lib­erté. 11100 Nar­bonne (Fran­cia)

¿Cómo ir? Sin lugar a dudas, la mejor opción es ir con el cómo­do y rápi­do tren de alta veloci­dad, que nos lle­va del cen­tro de Barcelona al cen­tro de Nar­bonne, en dos horas. Más infor­ma­ción de horar­ios y com­pra de bil­letes en la web de Renfe-SNCF En cooperación

© 2021 José María Toro. All rights reserved

Les Etoiles de Mougins

 

http://lesetoilesdemougins.com/

Le grand ren­dez-vous annuel des chefs pen­dant 3 jours: ven­dre­di 10, same­di 11 et dimanche 12 de Juin 2016.

Mou­g­ins est une petite ville des Alpes Mar­itimes, nichée entre les plus beaux vil­lages du sud de la France : Man­delieu, Val­lau­ris, puis Cannes, VenceLe Fes­ti­val Les Etoiles de Mou­g­ins fête ses 10 ans ! En 2011, la Ville est même hon­orée du label Ville et Métiers d’Art au titre de la Gas­tronomie !! Avec sim­plic­ité, au cœur de la ville, vous pour­rez ren­con­tr­er de grands chefs, tels que Thier­ry Marx qui sera cette année l’invité d’honneur, avec sa cui­sine de pré­ci­sion et raf­finée. Le fes­ti­val est bien ancré dans son temps : il y aura des food trucks, il est en effet très à la mode de faire voy­ager sa cui­sine auprès des ama­teurs de bonne chère, des con­certs, un four à pain… Vous pour­rez même par­ticiper ou observ­er un con­cours de jeunes pâtissiers ain­si que le con­cours du jeune som­me­li­er… En plus de décou­vrir Mou­g­ins qui est un endroit char­mant, l’animation sera de la par­tie ! Bon appétit!

Ici le pro­gramme : http://lesetoilesdemougins.com/programme/
Et une fois le fes­ti­val ter­miné, que diriez-vous d’un « Arty Trip »  à Saint Paul de Vence, voir la Fon­da­tion Maeght ?

Ver­sión en castellano

Mou­g­ins es una pequeña población de los Alpes Marí­ti­mos, situ­a­do entre los más bel­los pueb­los del sur de Fran­cia: Man­delieu, Val­lau­ris, Cannes, VenceLe Fes­ti­val Les Etoiles de Mou­g­ins fes­te­ja sus déci­mo aniver­sario. En el año 2011, este pueblo fue nom­bra­da con el títu­lo  de Ville et Métiers d’Art en el aparta­do de Gas­tronomía. En el cen­tro del pueblo, se podrá encon­trar grandes chefs, tales como Thier­ry Marx (chef con dos estrel­las Miche­lin en el restau­rante Sur Mesure en el Hotel Man­darin Ori­en­tal de Paris) que será este año el invi­ta­do de hon­or, con su coci­na refi­na­da y de pre­cisión. El fes­ti­val está bien ancla­do en los tiem­pos que vivi­mos: habrá food trucks, muy a la moda para los amantes del buen com­er, concier­tos, un horno de pan… Podréis tam­bién par­tic­i­par u obser­var un con­cur­so de jóvenes pastele­ros así como tam­bién el del joven sumiller. Además podréis desco­brir Mou­g­ins que es un pueblo encan­ta­dor, la ani­mación está ase­gu­ra­da. ¡Qué disfrutéis!

Una vez acaba­do el fes­ti­val, es intere­sante hac­er un “Arty Trip” para vis­i­tar la Fun­dación Maeght en Saint Paul de Vence.

El fes­ti­val se cel­e­brará durante 3 días des­de el viernes 10 has­ta el domin­go 12 de Junio de 2016.

© 2016 Alex Mol­la. Todos los dere­chos reservados.

Le Tarn. Région Midi-Pyrénées. France

Hay pal­abras autóc­tonas que mejor definen las expe­ri­en­cias que se pueden vivir en este ter­ri­to­rio francés y que los lugareños reivin­di­can del occ­i­tano como Escar­got­er (hol­gazan­ear) Espan­ter (asom­brarse) Fousi­quer (dejarse lle­var) o  Tas­tar (degustar).También guardan en la memo­ria colec­ti­va expre­siones del tipo Allons‑y a le Pays de Cocagne! (una expre­sión equiv­a­lente a “esto es jau­ja”) y que pro­cede de la época en que se cul­tiva­ba la cocagne (unas bolas de la plan­ta de la cual se obtenía el pas­tel como col­orante) momen­to de gran pros­peri­dad en la zona has­ta que se impor­taron de Améri­ca y Oriente.

www.bloghedonista.com

Fotografía de Nuria Tejedor

Pueb­los france­ses con nom­bres españoles que nos recuer­da las con­tin­uas migra­ciones humanas arri­ba y aba­jo, como hom­e­na­je a esos pueb­los que ayu­daron a los Con­des de Toulouse defen­di­en­do su ter­ri­to­rio frente a las incur­siones de los reyes de Inglater­ra. Nom­bres como Cordes-sur-Ciel es un claro hom­e­na­je a Cór­do­ba. Pam­pelonne viene de Pam­plona. Cadix de Cádiz y Valence d’Albigeois es un trib­u­to a Valen­cia.

Este depar­ta­men­to francés está prepara­do para sat­is­fac­er a todos los gus­tos. Des­de prop­ues­tas para los más deportis­tas que puedan prac­ticar el ciclo­tur­is­mo con 28 cir­cuitos  difer­entes y descar­gables en la web de tur­is­mo que está al final del post, entre ellos un impagable recor­ri­do por cam­pos de gira­soles, has­ta rutas gourmet, ya que Le Tarn es una fies­ta gas­tronómi­ca des­de los meses de abril a noviem­bre de cada año. Comen­zan­do con los espár­ra­gos sal­va­jes que se encuen­tran por los bosques y se coci­nan en los restau­rantes de Cordes-sur-Ciel al comien­zo de la pri­mav­era has­ta la fies­ta de la cas­taña en Viterbe ya en pleno otoño. Entre medio se habrá fes­te­ja­do todos los pro­duc­tos del ter­roir: la man­zana, las setas y por supuesto el vino de Gail­lac. Culi­nar­i­a­mente es una zona muy rica y vari­a­da en pro­duc­tos de alto val­or como el famoso ail rose de Lautrec. Se está recu­peran­do el azafrán cer­ca de Mon­tre­don, Jurac, Soual, Saint-Sulpice, Puy­lau­rens y Cordes-sur-Ciel. Octubre es el mes apropi­a­do para ver los cam­pos flori­dos y teñi­dos de col­or rojo y es posi­ble vis­i­tar la plantación Safran du Ter­roir Tar­nais. Lacaune sigue cel­e­bran­do la fies­ta “Sens Porc” (sen­ti­do cer­do) o lo que es lo mis­mo la matan­za del cer­do al comien­zo del invier­no preparan­do pro­duc­tos tradi­cionales como el mel­sat (una especie de mor­cil­la blan­ca hecha con pan, huevos y carne que debe cocerse en agua durante más de una hora y que se sirve fres­co, frito o coci­do en sopa. Tam­bién se puede secar y com­erse crudo. La bougnette es pare­ci­da al Mel­sat en cuan­to al rel­leno pero se difer­en­cia en que está envuelta en tri­pa de cer­do. Se cuece en aceite hirvien­do, dán­dole for­ma de buñue­lo. Se come fría o asada.

www.bloghedonista.com

Fotografía de Nuria Teje­dor. Cordes-sur-Ciel

Cuan­do las nieblas matuti­nas de invier­no se desvanecen aparece majes­tu­osa la ville haute de Cordes-sur-Ciel, encar­a­ma­da en su col­i­na for­t­aleza. Esconde entre sus medievales calles esconde sun­tu­osos pala­cios góti­cos, con­sid­er­a­da la Ville aux cent ogives, está car­ga­da de mis­te­rios como el pozo de la Hall de más de 110 met­ros de pro­fun­di­dad, los enig­máti­cos men­sajes en las escul­turas de las fachadas góti­cas, el curiosos man­u­scrito de los “Sorts des Apôtres” y las muchas leyen­das del imag­i­nario pop­u­lar que recaen sobre el nom­bre de las calles que la atraviesan: Caliente, del Paraí­so, Oscu­ra y la del dragón que parece que vaya a salir por cualquier esquina. Una para­da gas­tronómi­ca oblig­a­to­ria es el Musée les Arts du Sucre et du choco­lat Yves Thuriès, meilleur ouvri­er de France.

Le pré­fec­ture departe­mentel de Albi, vaut le voy­age según la famosa guía france­sa de tapas verdes, con su recono­ci­ble y ergui­da cat­e­dral for­t­aleza de ladrillo col­or rojo ded­i­ca­da a Sainte-Cécile, es digna de admi­rar con avidez des­de le Pont Vieux. Es la ciu­dad natal del pin­tor de la Belle Époque, Toulouse-Lautrec,  (destacó por su rep­re­sentación de la vida noc­tur­na parisiense de finales del siglo XIX) Entre sus calles empe­dradas y casas medievales con entra­ma­dos de madera y voladi­zos, se encuen­tra le Palais de la Berbie donde está insta­l­a­do el Musée Toulouse-Lautrec con la may­or colec­ción de obras del artista.

www.bloghedonista.com

Fotografía de Nuria Teje­dor. Por­ta­da del libro L’Art de la cui­sine de Toulouse-Lautrec y Mau­rice Joyant

Des­cubrir Gail­lac y sus viñe­dos que for­man parten de la AOC en una moto Solex o con­ducien­do un Cit­roën dos cabal­los, un coche que fue un icono de toda una gen­eración por su ligereza y sus amor­tiguadores  ¡daba la sen­sación de saltar por los aires al pasar por un bache!, es una for­ma difer­ente de cono­cer la campiña france­sa. La tradi­ción viní­co­la en el Pays de Gail­lac se remon­ta a la época de los romanos, y se puede vis­i­tar des­cubrien­do her­mosos y bucóli­cos para­jes a par­tir del sigu­iente enlace Iter Vitis Les Chemins de la Vigne así como de imperdi­ble es el museo del vitic­ul­tor que recoge la may­or colec­ción de her­ramien­tas vití­co­las (8.000) y de obje­tos rela­ciona­dos con la vid y el vino de Francia.

Car­maux es la ciu­dad del vidrio. Con­sagra­da a este arte, revive la antigua tradi­ción atrayen­do a arte­sanos del sec­tor y diseñadores.

Mon­estiés tiene inven­tari­adas 20 estat­uas de piedra cal­cáreas poli­cro­madas que rep­re­sen­tan los tres últi­mos episo­dios de la Pasión de Cristo: Crux­i­fi­ción, Piedad y Entierro.

Mon­tre­don-Labessonié está ori­en­ta­da al públi­co infan­til y famil­iar amante de los ani­males en su zoo donde acoge 1200 ani­males entre ellos yaks blan­cos y negros, cebú, zor­ro polar, tigres blan­cos con ojos azules, pan­teras nebulosas,

Castel­nau-de-Mont­mi­ral desta­ca por su mag­ní­fi­ca plaza con sus arcadas y en una esquina la antigua pico­ta, rodeadas de casas con­stru­idas en los sig­los XVI y XVII. La sac­ristía de la igle­sias par­ro­quial se puede encon­trar la cruz reli­cario de los con­des de Arma­gnac con 450 piedras preciosas.

Puycel­ci fue con­stru­i­da en la Edad Media alrede­dor de un monas­te­rio bene­dicti­no del cual sólo que­da la impo­nente igle­sia ded­i­ca­da a Sainte Corneille.

Rabas­tens fue refu­gio de los here­jes y se cree que Bélibaste, el últi­mo de los par­faits cátaros vivió en esta ciu­dad con sus muros destru­i­dos por el trata­do de París en 1229 con­tra los albi­gens­es.

Lautrec clasi­fi­ca­da como uno de les plus beaux vil­lages de France por sus abu­dantes mon­u­men­tos medievales como el lavadero de Saint Rémy, el moli­no de vien­to, el horno de pan del con­ven­to de las mon­jas bene­dicti­nas así como la cole­gia­ta de Saint Rémy. El famoso ajo rosa es orig­i­nario de esta ville. La famil­ia del pin­tor Toulouse-Lautrec es orig­i­nar­ia de aquí.

En Saint Lieux-lès-Lavaur se puede vis­i­tar una colec­ción de mate­r­i­al fer­roviario y hac­er un paseo turís­ti­co en una antigua máquina de vapor con final de para­da en el fan­tás­ti­co Jardín de Martels.

Por Cas­tres pasa el Camino de Arlés o Vía Tolosana den­tro de la ruta jacobea de los pere­gri­nos ital­ianos y france­ses hacia San­ti­a­go de Com­postela. Hay que vis­i­tar el Musée  Goya con una colec­ción muy intere­sante de arte his­pano. Los Jardins de l’Evêché son obra del arqui­tec­to André Le Nôtre, paisajista de Ver­sailles, y fueron clasi­fi­ca­dos en el 2004 como “Jar­dines destacados”.

En la nat­u­raleza que rodea Lacaune-les-Bains se puede seguir las huel­las del “niño sal­va­je”, encon­tra­do en 1798 en los alrede­dores del pueblo.

Le Sido­bre sor­prende por sus piedras gigan­tescas de gran­i­to en per­fec­to equi­l­brio cre­an­do extrañas for­mas para recor­rer en 15 pun­tos imprescindibles.

Para una sopren­dente estancia de fin de sem­ana o más días en este link week­end tarn con una ofer­ta has­ta el 30 de Junio de 2016 a 50 euros por per­sona y noche. Para más infor­ma­ción y orga­ni­zar unas vaca­ciones per­fec­tas en la web ofi­cial de tourisme Tarn

BSO La vie en rose Edith Piaf

© 2016 José María Toro. Todos los dere­chos reservados.

 

 

 

Le Circus de Millesime Madrid 2015

FullSizeRender (26)
A grandes ras­gos Le Cir­cus de Milles­ime Madrid 2015 volvió a sor­pren­der con la pre­sentación de nuevas crea­ciones culi­nar­ias en gen­er­al, y la de Méx­i­co, en par­tic­u­lar, como país invi­ta­do. Si le añadi­mos las inigual­ables recrea­ciones oníri­c­as de ambi­entes circens­es dis­eñadas para esta edi­ción, la visi­ta se con­vir­tió en todo un espec­tácu­lo para los sen­ti­dos donde todo esta­ba prepara­do para el más difí­cil todavía. Pasen y lean
La Real Con­servera Españo­la, empre­sa que data de 1920 y que sólo usa marisco gal­lego en sus elab­o­ra­ciones, emo­cionó con sus vasitos de alme­jas recu­bier­tos con una sal­sa fría para realzar el sabor de este molus­co ¡de fue­gos arti­fi­ciales!, la zam­buriña de Cam­ba­dos con aguachile de maíz o la alme­ja de con sopa yoda­da ¡para sen­tir todo la bravu­ra del Océano Atlán­ti­co en boca!
Las exquis­i­tas ostras de Daniel Sor­lut (que para un momen­to de urgente necesi­dad se pueden encon­trar en una de las paradas del madrileño Mer­ca­do de San Miguel) de un sabor potente y total­mente adic­ti­vas. Cómo no podía ser de otra man­era proce­den de la priv­i­le­gia­da zona de Marennes-Oléron, en la cos­ta oeste de la France, ese excep­cional hábi­tat con una condi­ciones envidi­a­bles para que vivan y se pon­gan así de sabrosas les huîtres galas.
Para sat­is­fac­er a los más carnívoros esta­ban los espe­cial­is­tas en carnes selec­tas de La Fin­ca de Jiménez Bar­bero que asom­braron con sus crea­ciones y sus cortes.
El col­or bril­lante, ter­so y casi hip­no­ti­zante jun­to al olor mag­néti­co de las piezas de atún de Balfegó ‑tan apre­ci­a­da por los hijos del impe­rio del Sol Naciente, y por los orig­i­nar­ios del Sol Poniente tam­bién- provocó a los pre­sentes sali­vación (como el per­ro de Pavlov) fasci­nación, tur­bación, sobrecogimien­to y embobamien­to (en este orden).
La mejor mixología no podía fal­tar a un even­to como éste,  y ahí esta­ban los bar­tenders de Platea Madrid dán­do­lo todo con sus cócte­les de autor y sus movimien­tos pre­cisos de preparación de sus com­bi­na­dos como si de mod­er­nos alquimis­tas de algu­na sec­ta sec­re­ta se tratasen. Para la cir­cun­stan­cia los rep­re­sen­tantes del país cen­troamer­i­cano, y para demostrar que hay vida más allá de las rancheras de Luis Miguel y de los mari­achis, tra­jeron su tequi­li­ta de Hacien­da Mar­a­va­tio y el oax­aque­ño mez­cal­i­to de cul­to Don Sil­ve­rio.
Jorge de Andrés, chef del restau­rante La Sucur­salVer­ti­cal de la cap­i­tal del Turia, que se crió entre fogones con su madre Loles Sal­vador y de quien heredó su amor al pro­duc­to y la búsque­da de una coci­na de raíz ‑la que revisa los platos tradi­cionales para dar­les una nue­va dimen­sión- nos regaló esa mar­avil­la de pla­to inspi­ra­do en la coci­na pop­u­lar de los pescadores de bar­cas pequeñas, que recogían can­gre­jil­los para hac­er un suquet y le ech­a­ban unos huevos rotos para pos­te­ri­or­mente mojar buen pan. ¡Sub­lime! o mejor dicho ¡de mas­cle­tá fallera!
La Escuela de Hostel­ería Gam­bri­nus Madrid con Pedro Larumbe a la cabeza invitó a pro­bar el tata­ki mari­na­do con bom­bón de foie recu­bier­to de choco­late blan­co con lima yoda­da y grosel­la. Una explosión de sabor en el que cada ele­men­to se sen­tía inde­pen­di­en­te­mente, sin mezclas.
Para ani­mar la fies­ta ahí esta­ban los del Teatro BOdev­il con un extrac­to de su fun­ción DeliZia para repar­tir ale­gría, entreten­imien­to y diver­sión, arran­can­do muchas son­risas en este mari­da­je de espec­tácu­lo y gastronomía.
Pd. Ya que­da menos para la próx­i­ma edición.
Con la colab­o­ración de Rosa Peñuelas
© 2015 José María Toro. Todos los dere­chos reservados.
A %d blogueros les gusta esto: