Le Tarn. Région Midi-Pyrénées. France

Hay palabras autóctonas que mejor definen las experiencias que se pueden vivir en este territorio francés y que los lugareños reivindican del occitano como Escargoter (holgazanear) Espanter (asombrarse) Fousiquer (dejarse llevar) o  Tastar (degustar).También guardan en la memoria colectiva expresiones del tipo Allons-y a le Pays de Cocagne! (una expresión equivalente a “esto es jauja”) y que procede de la época en que se cultivaba la cocagne (unas bolas de la planta de la cual se obtenía el pastel como colorante) momento de gran prosperidad en la zona hasta que se importaron de América y Oriente.

www.bloghedonista.com

Fotografía de Nuria Tejedor

Pueblos franceses con nombres españoles que nos recuerda las continuas migraciones humanas arriba y abajo, como homenaje a esos pueblos que ayudaron a los Condes de Toulouse defendiendo su territorio frente a las incursiones de los reyes de Inglaterra. Nombres como Cordes-sur-Ciel es un claro homenaje a Córdoba. Pampelonne viene de Pamplona. Cadix de Cádiz y Valence d’Albigeois es un tributo a Valencia.

Este departamento francés está preparado para satisfacer a todos los gustos. Desde propuestas para los más deportistas que puedan practicar el cicloturismo con 28 circuitos  diferentes y descargables en la web de turismo que está al final del post, entre ellos un impagable recorrido por campos de girasoles, hasta rutas gourmet, ya que Le Tarn es una fiesta gastronómica desde los meses de abril a noviembre de cada año. Comenzando con los espárragos salvajes que se encuentran por los bosques y se cocinan en los restaurantes de Cordes-sur-Ciel al comienzo de la primavera hasta la fiesta de la castaña en Viterbe ya en pleno otoño. Entre medio se habrá festejado todos los productos del terroir: la manzana, las setas y por supuesto el vino de Gaillac. Culinariamente es una zona muy rica y variada en productos de alto valor como el famoso ail rose de Lautrec. Se está recuperando el azafrán cerca de Montredon, Jurac, Soual, Saint-Sulpice, Puylaurens y Cordes-sur-Ciel. Octubre es el mes apropiado para ver los campos floridos y teñidos de color rojo y es posible visitar la plantación Safran du Terroir Tarnais. Lacaune sigue celebrando la fiesta “Sens Porc” (sentido cerdo) o lo que es lo mismo la matanza del cerdo al comienzo del invierno preparando productos tradicionales como el melsat (una especie de morcilla blanca hecha con pan, huevos y carne que debe cocerse en agua durante más de una hora y que se sirve fresco, frito o cocido en sopa. También se puede secar y comerse crudo. La bougnette es parecida al Melsat en cuanto al relleno pero se diferencia en que está envuelta en tripa de cerdo. Se cuece en aceite hirviendo, dándole forma de buñuelo. Se come fría o asada.

www.bloghedonista.com

Fotografía de Nuria Tejedor. Cordes-sur-Ciel

Cuando las nieblas matutinas de invierno se desvanecen aparece majestuosa la ville haute de Cordes-sur-Ciel, encaramada en su colina fortaleza. Esconde entre sus medievales calles esconde suntuosos palacios góticos, considerada la Ville aux cent ogives, está cargada de misterios como el pozo de la Hall de más de 110 metros de profundidad, los enigmáticos mensajes en las esculturas de las fachadas góticas, el curiosos manuscrito de los “Sorts des Apôtres” y las muchas leyendas del imaginario popular que recaen sobre el nombre de las calles que la atraviesan: Caliente, del Paraíso, Oscura y la del dragón que parece que vaya a salir por cualquier esquina. Una parada gastronómica obligatoria es el Musée les Arts du Sucre et du chocolat Yves Thuriès, meilleur ouvrier de France.

Le préfecture departementel de Albi, vaut le voyage según la famosa guía francesa de tapas verdes, con su reconocible y erguida catedral fortaleza de ladrillo color rojo dedicada a Sainte-Cécile, es digna de admirar con avidez desde le Pont Vieux. Es la ciudad natal del pintor de la Belle Époque, Toulouse-Lautrec,  (destacó por su representación de la vida nocturna parisiense de finales del siglo XIX) Entre sus calles empedradas y casas medievales con entramados de madera y voladizos, se encuentra le Palais de la Berbie donde está instalado el Musée Toulouse-Lautrec con la mayor colección de obras del artista.

www.bloghedonista.com

Fotografía de Nuria Tejedor. Portada del libro L’Art de la cuisine de Toulouse-Lautrec y Maurice Joyant

Descubrir Gaillac y sus viñedos que forman parten de la AOC en una moto Solex o conduciendo un Citroën dos caballos, un coche que fue un icono de toda una generación por su ligereza y sus amortiguadores  ¡daba la sensación de saltar por los aires al pasar por un bache!, es una forma diferente de conocer la campiña francesa. La tradición vinícola en el Pays de Gaillac se remonta a la época de los romanos, y se puede visitar descubriendo hermosos y bucólicos parajes a partir del siguiente enlace Iter Vitis Les Chemins de la Vigne así como de imperdible es el museo del viticultor que recoge la mayor colección de herramientas vitícolas (8.000) y de objetos relacionados con la vid y el vino de Francia.

Carmaux es la ciudad del vidrio. Consagrada a este arte, revive la antigua tradición atrayendo a artesanos del sector y diseñadores.

Monestiés tiene inventariadas 20 estatuas de piedra calcáreas policromadas que representan los tres últimos episodios de la Pasión de Cristo: Cruxifición, Piedad y Entierro.

Montredon-Labessonié está orientada al público infantil y familiar amante de los animales en su zoo donde acoge 1200 animales entre ellos yaks blancos y negros, cebú, zorro polar, tigres blancos con ojos azules, panteras nebulosas,

Castelnau-de-Montmiral destaca por su magnífica plaza con sus arcadas y en una esquina la antigua picota, rodeadas de casas construidas en los siglos XVI y XVII. La sacristía de la iglesias parroquial se puede encontrar la cruz relicario de los condes de Armagnac con 450 piedras preciosas.

Puycelci fue construida en la Edad Media alrededor de un monasterio benedictino del cual sólo queda la imponente iglesia dedicada a Sainte Corneille.

Rabastens fue refugio de los herejes y se cree que Bélibaste, el último de los parfaits cátaros vivió en esta ciudad con sus muros destruidos por el tratado de París en 1229 contra los albigenses.

Lautrec clasificada como uno de les plus beaux villages de France por sus abudantes monumentos medievales como el lavadero de Saint Rémy, el molino de viento, el horno de pan del convento de las monjas benedictinas así como la colegiata de Saint Rémy. El famoso ajo rosa es originario de esta ville. La familia del pintor Toulouse-Lautrec es originaria de aquí.

En Saint Lieux-lès-Lavaur se puede visitar una colección de material ferroviario y hacer un paseo turístico en una antigua máquina de vapor con final de parada en el fantástico Jardín de Martels.

Por Castres pasa el Camino de Arlés o Vía Tolosana dentro de la ruta jacobea de los peregrinos italianos y franceses hacia Santiago de Compostela. Hay que visitar el Musée  Goya con una colección muy interesante de arte hispano. Los Jardins de l’Evêché son obra del arquitecto André Le Nôtre, paisajista de Versailles, y fueron clasificados en el 2004 como «Jardines destacados».

En la naturaleza que rodea Lacaune-les-Bains se puede seguir las huellas del «niño salvaje», encontrado en 1798 en los alrededores del pueblo.

Le Sidobre sorprende por sus piedras gigantescas de granito en perfecto equilbrio creando extrañas formas para recorrer en 15 puntos imprescindibles.

Para una soprendente estancia de fin de semana o más días en este link weekend tarn con una oferta hasta el 30 de Junio de 2016 a 50 euros por persona y noche. Para más información y organizar unas vacaciones perfectas en la web oficial de tourisme Tarn

BSO La vie en rose Edith Piaf

© 2016 José María Toro. Todos los derechos reservados.

 

 

 

Intuición e imaginación en la Experiencia Verema BCN 2015

Una primera incursión en la experiencia Verema Barcelona ante más de 100 bodegas disponibles para catar, puede provocar en el neófito a este tipo de eventos un colapso de tal magnitud que deshonraría al mismísimo Baco…Así, y para no perder el norte, en el incomparable marco de una de las salas de este monumento civil de estilo gótico que es el Museu Marítim de la Ciudad Condal, me dejé llevar por la intuición, esa virtud no siempre desarrollada y trabajada, de escuchar el interior de cada uno, y en este caso, percibir dónde debían dirigirse mis pasos ante tanta oferta. Una vez más me rindo ante su innegable acierto.

De las 10 bodegas degustadas con moderación, destaco 2 de ellas porque tenían duende en sus productos,  y en definitiva porque ofrecían vinazos para descubrir.

La primera fue la mallorquina Es Fangar cuyo representante destilaba auténtica pasión por sus vinos y su tierra. Orgulloso como un padre de sus uvas autóctonas de la zona que trabajaba: manto negro, callet, girò blanc y prensal. Degusté un magnífico blanco «Sa Fita» con 4 meses en sus lías a base de prensal, chardonnay y muscat. Sensaciones de frutas como el membrillo, seco en boca y un ligero final dulzón. De la misma bodega «Lo Cortinel.lo», el rosado «Twenty Twelve» y «El.lements» para acabar con su vino estrella,  el corpulento «N’Amarat». Un vino elaborado con manto negro, callet y cabernet sauvignon, con notas ahumadas, en boca era elegante, exótico, para tomar en un atardecer de otoño en el mallorquín acantilado de la playa Caló des Moro, cuando el horizonte se tiñe de colores rojizos… Cierro los ojos y puedo viajar mentalmente a esa preciosa isla… ¡Umm!… ¡sólo pensarlo!…Lo resumo con las palabras de la bodega que usa para su etiqueta:

 «Faith will show you the way to reach the sacred N’Amarat , you will find a Kingdom, rich land and glowing heath». 

“La fe te mostrará el camino para encontar al Santo N’Amarat, descubrirás un reino, una tierra rica y resplandeciente de salud “.

 

FullSizeRender (54)

Vinos de las Bodegas San Alejandro

 

La siguiente que me llamó poderosamente la atención fue la Bodegas San Alejandro de la D.O.Calatayud. Una bodega que rinde tributo a Baltasar Gracián, el gran escritor barroco autor de El Arte de la prudencia –esa virtud tan poco tenida en cuenta hoy en día y que bien valdría su lectura en los colegios para los jóvenes y como libro de cabecera para más de un adulto- y asimismo padre de la célebre y recurrida sentencia «Lo bueno, si breve, dos veces bueno». Y en honor de este destacado paisano, nacido a escasos 8 kms. de la bodega, toman prestado su nombre y se lo han asignado a una línea de vinos elaborados con uva garnacha. Vinos que expresan su clima continental, con grandes diferencias térmicas entre estaciones y tambiénde la noche al día, que le da carácter, lo que viene siendo un vino de terroir. Sus vinos reflejan el paisaje que rodea la bodega. La representante del estand, Virginia, derrochaba entusiasmo al hablar cariñosamente de su producto.  Cuando pensaba que los había catado todos, Virginia me sugirió que  probase el último: la «Garnacha Nátiva 2011 «, un regalo para los sentidos … que la naturaleza, si la tratas bien, te lo da generosamente, y esos viñedos de más de 80 años a 900 metros de altitud te hacen levitar, casi tocar con la punta de los dedos el cielo azul… Imaginaros allí, un mediodía soleado de este veranillo de San Martín que pronto se acabará, copa en mano …Y para expresarme mejor recurro una vez más al jesuita literato Baltasar Gracián: «Son los ímpetus de las pasiones deslizadores de la cordura, y allí es el riesgo de perderse».

Escribo estas cuatro líneas, ¿o quizás son algunas más?, de lo que fue mi experiencia en Verema BCN. Una tarde memorable de un lunes cualquiera de noviembre, de esos difíciles de digerir, que hizo más agradable el comienzo de semana gracias a mi intuición e imaginación…

 

BSO :I don’t like Mondays de Boomtown Rats. Tema que ni anillo al dedo para esos lunes que pasan de puntillas por nuestras vidas y sobre todo por lo que milagrosamente nos salvan toda la semana.

© 2015 Jordi Montoliu. Todos los derechos reservados

Cava Recaredo en el periódico francés Le Monde

www.bloghedonista.com

Turó d’en Mota 2003. Foto gentileza de Recaredo

Recientemente el periódico galo Le Monde, de reconocido prestigio internacional, publicó en su edición impresa en papel el pasado 12 de Junio de los corrientes, un sugerente artículo con el título de Le Domaine Recaredo réfait petiller le cava (rehace burbujear el cava) obra de la pluma de la corresponsal Sandrine Morel. Un escrito como éste es como poner una pica en Flandes, o más apropiado todavía, es como ponerla en la parisina Bastilla en nombre de la D.O. Cava en general y de la bodega Recaredo en particular. Es todo un reconocimiento a la labor de esta empresa cavista y sitúa sus vinos espumosos a la altura del selecto y exclusivo grupo de los mejores caldos elaborados según el método tradicional.

El elenco de elogios ha sido generoso, en especial para su producto estrella Turó d’en Mota calificándolo como lo mejor del cava. Ha resumido con claridad el ideario de la familia Mata y su equipo, por extraer lo mejor de la tierra y conseguir un producto con carácter, que define el terroir a partir de la uva xarel.lo como signo de identidad, basándose en el respeto por la naturaleza y enarbolando la bandera de la agricultura biodinámica como señal inequívoca de la filosofía de esta empresa comprometida con la tierra. Detalles que no son baladí como el compromiso por seguir usando el tapón de corcho natural para no ser contradicción con el ideario ecológico de la bodega y también para que no pierda juventud el producto a pesar del inexorable paso del tiempo y soportar por tanto con mucha dignidad la oxidación propia de su larga época de crianza. La convicción en seguir con el sistema artesano de degüelle manual sin congelar en la serenidad de la cava para la eliminación de las levaduras después de varias semanas en los pupitres, tal como obliga el método tradicional sin provocar en el cava un estrés innecesario de cambio brusco de temperatura y sus nefastas consecuencias.

La frase que define el leitmotiv de esta ejemplar cava familiar son las de su director Ton Mata: «es importante no pedir a la tierra producir más de lo que puede».

© 2015 José María Toro. Todos los derechos reservados.

Salón del Cava Premium en Madrid

El pasado lunes, 8 de Junio, se celebró, en un enclave de excepción como es el madrileño restaurante de Pedro Larumbe del Paseo de la Castellana, 38, el Salón Cava Premium, organizado por el Consejo Regulador del Cava. Una gran afluencia de público se congregó en este escenario que es todo un referente en la Villa de Madrid. Se dieron cita profesionales de la restauración y de tiendas especializadas así como diferentes medios de comunicación con ansias de conocer las últimas novedades sobre el mundo del cava y de escuchar a 3 primeros espadas de la escena cavista: Pedro Bonet del mencionado Consejo Regulador del Cava, Jaume Gramona del Institut del Cava y Pere Guilera de PimeCava. Los objetivos que se quisieron transmitir a todos los asistentes era muy claro: apostar por las bondades y exquisitez de los Cavas Premium, Reserva y Gran Reserva -que nada tienen que envidiar a los grandes del champán– por la camaleónica adaptabilidad a los diferentes platos a maridar, como producto diferenciado consecuencia de una natural evolución y madurez de las bodegas productoras, y para situarlos estratégicamente entre los mejores vinos espumosos del mundo como avalan los reconocimientos internacionales que se van consiguiendo año tras año.

Entre las 35 empresas elaboradoras, con 150 marcas de cava Reserva y Gran Reserva, estaban entre otros, el viticultor y enólogo Enric Carbó de Blancher, con su Cava Gran Reserva, elaborado desde 1960 en una bodega subterránea del siglo XIX, que le dan a este crianza de 30 meses junto con el licor de expedición – fruto de una fórmula secreta familiar- su particular aroma que llega hasta nuestro interior y nos evoca recuerdos de adolescencia, de atardeceres bucólicos al final del estío. Un cava con personalidad que es todo un placer beberlo.

FullSizeRender (19)

Otro cava de terrer o de terroir que dirían los galos- y que nos sumerge en esta alegría para los sentidos es el reserva de la familia Castellroig. Este vino espumoso de la Vall del Bitlles nos sumerge en ese paisaje mediterráneo, cálido en verano y de inviernos templados, pero a veces enérgico en sus lluvias torrenciales de otoño como sino hubiera un mañana, entregándonos en cada sorbo ese panorama que lo ve nacer, dónde sólo con uva xarel.lo y la tierra dibujada cada año en su interior, se elabora este lujo para nuestro goce y disfrute.

Después de esta maravillosa experiencia, con el descubrimiento de dos extraordinarios cavas -gracias a alguna azarosa y afortunada conjunción de planetas- nos llevamos todo el sabor del terrer que los vió crecer y nos emplazamos a los siguientes salones de cava Premium. Mientras seguimos soñando que caminamos entre vides bajo la matizada luz del Mediterráneo, esa misma luminosidad que tan bien nos cantó el cantautor catalán Joan Manel Serrat, él mismo que nos descubrió los emotivos poemas obra de nuestro gran poeta andaluz Antonio Machado, que bien podrían acompañar sus versos en una degustación de estos cavas en buena compañía.

Con la colaboración de Rosa Peñuelas

© 2015 José María Toro. Todos los derechos reservados

A %d blogueros les gusta esto: