Tócame

www.bloghedonista.com

Fotografía de Noe­mi Martin

Tócame. Con la piel, la mira­da o la son­risa. Me da igual pero tócame.

Me gus­ta el abra­zo humano y el gatuno. El abra­zo de oso y el modesto roce de los dedos sobre el hom­bro cuan­do me encuen­tras. Ven­ero las manos recias, las des­fal­l­e­ci­das y las que aca­ban de lle­gar al Plan­e­ta. Las del obrero y el vio­lin­ista. Las que tienen arru­gas y man­chas. Las ado­les­centes con uñas rebeldes.

Tócame si eres hom­bre, mar o tier­ra. Si tu corazón late en for­ma ani­mal o tienes flo­res. Tam­bién si te lla­mas aire amable. Adoro el con­tac­to de la are­na y el agua sal­a­da sobre los poros. Y el del vien­to revolvien­do mis rizos espon­tá­neos. Sal­vo cuan­do vuel­vo de la pelu­quería y los lle­vo ocul­tos. Que no nos engañemos.

Tócame cuan­do esté feliz o llore a cán­taros. Cuan­do hable sin parar o esté medio dormi­da. Cuan­do baile, tócame una can­ción de cuna o una copa de vino. Una bal­a­da celta o un lirio blan­co. No ten­gas miedo. Más allá de la piel y la vida que pal­pi­ta en mi muñe­ca, espero esa lla­ma­da. Tócame con tu voz y tu ale­gría nue­va. No te la guardes.

Tócame mi tic tac con un poe­ma. El que te guste. Me chi­flan las sor­pre­sas. Con un cuadro de Fri­da o tu som­brero rojo. Con tus gal­letas ric­as y ese amor destem­pla­do. Con la amis­tad olvi­da­da, con tus pes­tañas limpias. Con esa timidez tan escarpada.

Tócame porque sé que lo nece­si­tas y porque yo tam­bién lo espero. Porque somos frag­ili­dad en medio de esta nada, en medio del sendero. Tócame porque eres mi ami­go, mi amante o tal vez  mi per­ro. Tócame porque tú eres mi paz y yo tu pegamento.

BSO Te va a pasar de Andrés Suárez

© 2016 Noe­mi Mar­tin. Todos los dere­chos reservados.

 

 

 

 

Segunda edición de los Premios de Enoturismo de Catalunya

catedral del vi

La Cat­e­dral del Vi. Fotografía de José María Toro

Por segun­do año con­sec­u­ti­vo y con el fin de pro­mo­cionar el eno­tur­is­mo como sec­tor estráte­gi­co den­tro de la economía cata­lana y motor del desar­rol­lo ter­ri­to­r­i­al, así como por su alto val­or aña­di­do, se cele­bró el pasa­do 26 de Julio de 2016, la “Seg­o­na Nit de l’Eno­tur­isme a Catalun­ya” (Segun­da Noche del Eno­tur­is­mo). La entre­ga de pre­mios se cele­bró en un lugar de excep­ción, La Cat­e­dral del Vi (Vino) de Pinell de Brai, munici­pio perteneciente a la DO Ter­ra Alta. Este edi­fi­cio de corte mod­ernista fue crea­do en 1922 por César Mar­tinell, dis­cípu­lo de Antoni Gaudí. Antigua­mente fue la Bode­ga Coop­er­a­tivista del pueblo y hoy lo ocu­pa la Bode­ga Pagos de Híbera. El acto estu­vo pre­si­di­do por Jor­di Baiget, con­seller de Empre­sa i Coneix­e­ment del gob­ier­no catalán.

fullsizerender-52

Inte­ri­or de la cat­e­dral del vi. Fotografía de José María Toro

Estos galar­dones nacieron con el claro obje­ti­vo de incen­ti­var el eno­tur­is­mo catalán, para que las empre­sas fuer­an capaces de sat­is­fac­er las deman­das de un tur­ista de cal­i­dad, sen­si­ble, de espíritu ele­va­do, que bus­ca des­cubrir vinos, uvas y paisajes que lo emo­cio­nen. Por otro lado se con­cien­cia­ran en pro­ce­sos de sosteni­bil­i­dad y fuer­an capaces de mejo­rar con­tin­u­a­mente en sus ofer­tas y prop­ues­tas. Las bases para recibir este mere­ci­do hom­e­na­je están definidas por la Taula de Eno­tur­isme de Catalun­ya que está com­puesto por difer­entes insti­tu­ciones públi­cas y pri­vadas vin­cu­ladas al mun­do del vino. Es una apues­ta firme por con­ver­tir Catalun­ya en un ref­er­ente del eno­tur­is­mo nacional e inter­na­cional. Además de difer­entes acciones de pro­mo­ción en difer­entes ámbitos, así como la creación de la mar­ca de cal­i­dad Eno­tur­isme Catalun­ya con la pre­ten­sión de agru­par toda la ofer­ta espe­cial­iza­da para sat­is­fac­er la dem­ana­da del tur­ista inqui­eto que bus­ca este tipo de actividades.

nit de l'enoturisme de Catalunya 2016

Los pre­mi­a­dos. Fotografía de José María Toro

Lau­rea­d­os por categorías:

- Alo­jamien­to: Cava y Hotel Mastinell de Vilafran­ca del Penedès. Un hotel de 5 estrel­las de esti­lo gau­dini­ano que ofrece activi­dades a sus hospeda­dos vin­cu­ladas al vino como pisa­da de la uva, vis­i­tas a bode­gas para des­cubrir de for­ma pedagóg­i­ca como se elab­o­ran los vinos y cavas, además de sesiones de vino y cava ter­apia. Este hotel ha inver­tido en sis­temas de recogi­da de aguas plu­viales,  en fil­tración solar, caldera de bio­masa y la susti­tu­ción de luces con­ven­cionales por LED,s. Impli­ca­dos asimis­mo en difundir la cul­tura, la his­to­ria y el paisaje de la comar­ca con con­trat­ación de per­son­al de la zona, así como ser­vi­cios exte­ri­ores que ayu­dan al desar­rol­lo económi­co y social de la comar­ca del Alt Penedès.

- Restau­rante: El Cigró d’Or de Vilafran­ca del Penedés. Tra­ba­ja con pro­duc­tos de prox­im­i­dad, de la comar­ca, rever­sio­n­an­do platos típi­cos de la coci­na cata­lana. Su car­ta de vinos es con­se­cuente con su ideario y está com­puesto may­ori­tari­a­mente por bode­gas de la DO en la cual se asienta.

- Arte y Cul­tura: Acadèmia Tas­tavins Penedès. Fun­da­da en 1965 es la decana en toda España en la divul­gación de la cul­tura del vino y más conc­re­ta­mente en pro­mo­cionar el Penedès. Des­de el año 2007 orga­ni­za Vijazz Penedès, el fes­ti­val dirigi­do a todos los amantes del jazz y vino.

- Bode­ga: Here­dat Oller del Mas. Fun­da­do en el 2003 alrede­dor del castil­lo del siglo X que dom­i­na todos los cam­pos de la propiedad com­puestos de viñe­dos, oliv­eras, nogales y cereales de pro­duc­ción ecológ­i­ca. En época de ple­na activi­dad orga­ni­za “las cenas de vendimia”

- Agen­cia de via­je espe­cial­iza­da:ViOr­i­gen de Gan­desa en la Ter­ra Alta. Espe­cial­iza­da des­de el 2014 en ofre­cer pro­duc­tos vin­cu­la­dos al eno­tur­is­mo de la zona.

- Enti­dad públi­ca o públi­co-pri­va­da: Patronat del Tur­isme Cos­ta Bra­va Girona que con su ini­cia­ti­va “Vivid. El Fes­ti­val del Vi” orga­ni­za­da fuera de tem­po­ra­da turís­ti­ca pro­mo­ciona los vinos de la DO Empordà.

- Prác­ti­ca sostenible y respon­s­able de eno­tur­is­mo: Celler Lagrav­era de Alfar­ràs. Una antigua grav­era recon­ver­ti­da en una bode­ga que elab­o­ra vinos ecológi­cos y biod­inámi­cos a par­tir de uvas autóc­tonas del Seg­rià.

Antes y después del acto de entre­ga hubo una actuación teatral y musi­cal para amenizar la vela­da. Ser­vi­cio de cater­ing ofre­ci­do por el Hotel Vil­la Retiro del chef Fran López con 1 estrel­la Michelin. 

© 2016 José María Toro. Todos los dere­chos reservados.

 

XXIV Feira do Viño do Rosal

www.bloghedonista.com

Praza do Cal­vario. O Rosal.

Ya se apa­garon las luces de las case­tas ocu­padas por las bode­gas de la sub­zona O Ros­al inte­grante de la DO Rías Baixas y de los pro­duc­tores locales par­tic­i­pantes en esta vigési­ma cuar­ta edi­ción. El eco de las risas y las largas con­ver­sa­ciones has­ta altas e intem­pes­ti­vas horas de la noche se han vola­ti­za­do en el tiem­po. La Igrexa Par­ro­quial de San­ta María ha sido tes­ti­go mudo de estas 3 jor­nadas de sol, ale­gría y alboro­zo, pro­te­gién­donos en silen­cio de la chu­via. El lunes, 18 de Xul­lo, la Praza do Cal­vario de la Muy Leal Vil­la de O Ros­al volvió a su nor­mal­i­dad, los más viejos del lugar volvierona a sen­tarse en sus bares y cafeterías para recor­dar los momen­tos espe­ciales que han vivi­do durante esos 3 días: la visi­ta del Pres­i­dente de la Xun­ta D. Alber­to Núñez Fei­jóo respal­dan­do el recién nom­bramien­to de Fes­ta de Interese Turís­ti­co en Gali­cia, la inter­ven­ción del pre­goeiro , y la exce­len­cia de los vinos de la zona año tras año.

www.bloghedonista.com

Copa catavi­nos de la Feira do Viño do Rosal

Los par­tic­i­pantes fueron, como cada edi­ción, las Bode­gas impli­cadas en el desar­rol­lo económi­co de esta zona del sur de la D.O. Rías Baixas lin­dan­do al sur con Por­tu­gal,  actuan­do el río Miño como fron­tera nat­ur­al. O Ros­al es una de las 5 sub­zonas de esta DO gal­le­ga, y ofrecieron para degus­tar sus botel­las de la cosecha 2015 recien­te­mente cal­i­fi­ca­da como “Muy Bue­na”. Un ter­ruño muy espe­cial, que gra­cias a su micro­cli­ma ofrece dos tipos de vino: el albar­iño con uva albar­iña y el ros­al a par­tir de la sabia mez­cla de albar­iño, loureiro y caíño blan­co. Bode­gas como San­ti­a­go Ruiz, con­sid­er­a­do como el padre del albar­iño, Ade­ga Quin­ta Couse­lo, Bode­gas Ter­ras Gau­da, Bode­gas Lagar de Cervera, Bode­ga Altos de Torona, Gran Novás, Pedregales, Gaudi­la, Valmiñor, Quin­ta de la Erre y la des­til­ería gal­le­ga Ginebelle Gin elab­o­ra­da con fru­ta mirabel, albar­iño y su selec­ción de botáni­cos. Tam­bién estu­vo pre­sente un stand del Con­sel­lo Reg­u­lador de la D.O. Rías Baixas y la Ruta do Viño Rías Baixas.

www.bloghedonista.com

Rosa Ruiz. O Rosal

www.bloghedonista.com

Pazo de Seoane. O Rosal

www.bloghedonista.com

Señorío da Torre. O Rosal

www.bloghedonista.com

Ter­ras Gau­da. O Rosal

www.bloghedonista.com

Altos de Torona. O Rosal

Preparación del pulpo

Preparación del pulpo. O Rosal

Pequeños pro­duc­tores como la con­servera A Ros­aleira que des­de 1940 está espe­cial­iza­da en con­ser­vas gourmet, com­pro­meti­da en el pro­gre­so de la zona con la com­pra de los veg­e­tales a agricul­tores próx­i­mos. Esta empre­sa, que luce con orgul­lo el sel­lo de “Pro­duc­to de Gali­cia”, fue fun­da­da por D. José Sánchez, mae­stro y alcalde de esta población pon­teve­dresa. Un hom­bre inqui­eto y vision­ario para su tiem­po que comen­zó su aven­tu­ra con la elab­o­ración arte­sanal a par­tir de fru­tas para el con­sumo famil­iar. Años más tarde eligió los gre­los, a pesar de las críti­cas en con­tra de sus veci­nos, como primer pro­duc­to del elen­co actu­al de esta con­servera. El tiem­po, ese gen­til­hom­bre que decía Voltaire que colo­ca todos las cosas en su sitio, le dio la razón: sus latas ya for­man parte indis­pens­able del fon­do de muchas despen­sas gal­le­gas y españo­las. La posi­bil­i­dad de ten­er en cualquier momen­to ver­duras selec­cionadas, lavadas y ya lis­tas para su uso ha ayu­da­do a muchas famil­ias a ten­er un primer pla­to rápi­do, económi­co y sano. A los men­ciona­dos gre­los se han unido al catál­o­go las berzas, las judías verdes, las setas al nat­ur­al, los exclu­sivos y deli­ciosos mirabeles en almíbar (la ciru­ela prove­niente de Cen­troeu­ropa que tan bien se ha adap­ta­do a esta zona) la frita­da al nat­ur­al con tomates y pimien­tos, la zara­gal­la­da con tomates, pimien­tos y cebol­las que son la base de la empana­da gal­le­ga, y la de tomate que luce orgul­losa­mente su úni­co ingre­di­ente: Tomate. Sin adi­tivos ni conservantes.

www.bloghedonista.com

Latas vin­tage de la con­servera A Rosaleira

Alén do Val ha hecho del mirabel ecológi­co su ban­dera. Esta fru­ta de col­or amar­il­lo dora­do con pin­tas rojizas, se pro­duce excep­cional­mente en este priv­i­le­gia­do valle del sur de Gali­cia y se com­er­cial­iza en fres­co úni­ca­mente en su perío­do ópti­mo de recogi­da del 15 de Julio al 10 de Agos­to aprox­i­mada­mente. Para el resto del año se puede dispon­er en mer­me­la­da y tam­bién en almíbar.

www.bloghedonista.com

Mer­me­la­da ecológ­i­ca de mirable. Alén do Val

Citas exter­nas sobre la Feira y el pregón en: DO Rías Baixas Faro de Vigo  La Voz de Gali­cia Vine­tur Gali­cia Suroeste

www.bloghedonista.com

Lec­tura del pregón en la Feira do Viño do Ros­al. Fotografía gen­tileza de Susana F.

Pregón de la Feira:

Sr. Alcalde D. Jesús María Fer­nán­dez Portela, 

Exce­len­tísi­mo Sr. Pres­i­dente de la Xun­ta de Gali­cia D. Alber­to Núñez Feijoo

Sr. Pres­i­dente do Con­sel­lo Reg­u­lador de la DO Rías Baixas D. Juan Gil de Araujo

Demás autori­dades,

Ami­gos y amigas

Boas Noites a todos e a todas.

Mi nom­bre es José María Toro y soy el creador de la web bloghedonista.com En primer lugar, quiero agrade­cer a la orga­ni­zación el poder estar hoy aquí. Para mí, es un gran hon­or y sat­is­fac­ción, a la vez que una gran respon­s­abil­i­dad, ser el pre­gonero de la Feira do Viño do Ros­al en su edi­ción número vigési­mo cuar­ta y aún más cuan­do este año estre­na el títu­lo de Fes­ta de Interese Turís­ti­co en Galicia.

Os voy a con­tar breve­mente y a modo de para­lelis­mo, la relación que me une a vosotros para que no me veáis como un recién lle­ga­do, como un extraño, si no más bien como un pequeño emba­jador de vue­stros vinos, que con mi pequeño gran­i­to de are­na algo he con­tribui­do a su may­or conocimiento.

Era el año 1984, en ple­na déca­da de las hom­br­eras y tam­bién de la movi­da madrileña, cuan­do pisé por primera vez sue­lo gal­lego y conc­re­ta­mente llegué como reclu­ta al cam­pa­men­to mil­i­tar de Figueiri­do, muy cer­ca de dónde aho­ra esta­mos. Venía de lejos, la casa de mis padres esta­ba a más de 1.000 kms. y los medios de trans­porte no eran tan acce­si­bles económi­ca­mente ni tan rápi­dos como aho­ra. Por supuesto no podía ir  a casa en un fin de sem­ana, por lo que fue mi gran opor­tu­nidad para cono­cer más en pro­fun­di­dad esta zona de Gali­cia. Fue en algún bar de Pon­teve­dra dónde me encon­tré cara a cara con vue­stro vino. Cuán­do me di cuen­ta que existía un vino fru­tal, lig­era­mente áci­do, que refres­ca­ba y a la vez invita­ba a acom­pañar otro de vue­stros man­jares: el pesca­do y el marisco.  Tenía 22 años.  A la par, ya se esta­ba ges­tando la DO Rías Baixas.

Durante ese año que duró mi ser­vi­cio mil­i­tar hice 5 via­jes a mi casa en Barcelona, en las cuales siem­pre llev­a­ba un detalle para los míos, que eran 4 botel­las de vino albar­iño, por aquel entonces se conocían así, y un que­so fres­co. Eran otros tiem­pos, en los cuales todo esto se podía subir tran­quil­a­mente a un avión.  No como aho­ra que se hace impens­able por los nece­sar­ios con­troles de seguri­dad exis­tentes actualmente.

Sin darme cuen­ta, me había con­ver­tido en un rep­re­sen­tante de vue­stros vinos y no para­ba de explicar a mis ami­gos de las bon­dades del vino elab­o­ra­do en esta zona de O Ros­al. Al mis­mo tiem­po, ya comen­z­a­ba a ver en la car­ta de muchos restau­rantes y en las incip­i­entes tien­das espe­cial­izadas estos vinos lo cual fue para mí una gran sat­is­fac­ción, no sola­mente por poder­los con­sumir más a menudo si no tam­bién porque sig­nifi­ca­ba que tenía buen cri­te­rio. Las críti­cas pos­i­ti­vas en los medios de comu­ni­cación jun­to con un may­or conocimien­to por el públi­co en gen­er­al acabó de darme el con­vencimien­to de mi buen tino y de mi apues­ta por el vino albar­iño Rías Baixas.

Años más tarde volví de vaca­ciones por esta zona y mostré interés por vis­i­tar algu­na bode­ga, os hablo ya de 1997. Fui un pre­cur­sor del incip­i­ente eno­tur­is­mo de las bode­gas de la DO Rías Baixas.  Quería pro­fun­dizar más en el conocimien­to de vue­stros vinos. 

Todo esto que esta­mos vivien­do en estos momen­tos, no es casu­al si no el resul­ta­do de unos cuan­tos apa­sion­a­dos, ¡porque el vino es pasión! y aven­tureros que por allá los años 80 dieron una vuelta de tuer­ca y salien­do de su zona de con­fort apos­taron por los vinos de cal­i­dad, hacien­do oídos sor­dos de las voces con­trarias. Fue una época dura porque al mín­i­mo error se le hubier­an echa­do enci­ma todos sus paisanos. ¡Cuán­to les debe­mos a esas per­sonas, entre las que tam­bién se encon­tra­ban bodegueros de aquí (de O Ros­al), que imag­i­naron un futuro que hoy ya es presente!

Hace un mes tuve la ocasión de vis­i­tar varias bode­gas de la D.O. Rías Baixas y conc­re­ta­mente de esta sub­zona de O Ros­al. No podéis imag­i­nar la enorme ale­gría que recibí en esas inten­sas 48 horas al des­cubrir nuevas aven­turas, que ya están dan­do que hablar y harán que las miradas de los enól­o­gos y críti­cos inter­na­cionales se vuel­van una vez más hacia esta priv­i­le­gia­da área.

En esa cor­ta estancia des­cubrí vinos mod­er­nos que hablan de tradi­ción y que en su ver­sión más joven seducen con sus aro­mas cítri­cos, a fru­tas de hue­so como el melo­cotón o las ciru­elas, tam­bién notas bal­sámi­cas de lau­rel y men­ta, con paso en boca untu­oso, sali­nos de ese Atlán­ti­co que os regalas sus brisas y sus nieblas. Vinos jóvenes para casar con pesca­dos y mariscos como los berbere­chos al vapor o las deli­ciosas ostras de Arcade.

Otros vinos más elab­o­ra­dos que se dejan en sus lías durante unos meses para ofre­cer­nos aro­mas de pome­los, a pera limon­era, a flo­res como las gar­de­nias o las rosas blan­cas para armo­nizar con pesca­dos como el mero, el rod­a­bal­lo o el lengua­do. Tam­bién para platos exóti­cos como el gua­camole meji­cano o el ceviche peruano.

Por últi­mo, no me voy a olvi­dar de los de añadas muy selec­cionadas de cal­i­dad excep­cional que después de un par de años en sus lías nos obse­quian con aro­mas de melo­cotón maduro, cítri­cos y fru­tos sec­os capaces de ennoviarse con platos más con­tun­dentes de guisos, inclu­so con algún solomil­lo de tern­era gal­le­ga y un deli­cioso foie.

Ya más atre­v­i­do, que no imposi­ble, es jugar a armo­nizar vue­stros vinos con un buen choco­late negro de ele­va­da pro­por­ción de cacao y que con­tengan alguno de los fru­tos men­ciona­dos anteriormente.

Uvas que lo dan todo como la albar­iño con sus inten­sos aro­mas a fru­ta y vol­u­men en boca. Otras que tam­bién son autóc­tonas de vues­tra zona  como la Loureiro con bue­na inten­si­dad aromáti­ca. O la caíño con sus aro­mas de fru­tas exóti­cas, bal­sámi­cos y gran estruc­tura. Sin olvi­darme de la treixadu­ra y la godel­lo que apor­tan sus matices.

Cuan­do me marché para mi casa col­gué en mis redes sociales una foto con un pequeño tex­to que quería refle­jar la melan­colía que iba a sufrir a par­tir del momen­to que volviera a mar­char y ese tex­to no era ni más ni menos que la poesía de Ros­alía de Cas­tro que se despi­de con tris­teza de su Gali­cia natal, me refiero al poe­ma “adiós ríos, adiós fontes”.  No era con­sciente de que volvería tan rápido. 

Fue a los pocos días de lle­gar a Barcelona cuán­do recibí una lla­ma­da en la que me pro­ponían como pre­gonero de esta ya más que con­sol­i­da­da Feira do Viño do Ros­al. Una gra­ta sor­pre­sa y todo un hon­or que me ha brinda­do la opor­tu­nidad de regre­sar a estas tier­ras para seguir cono­cien­do vue­stros exce­lentes vinos. Sin duda, al igual que yo, todos los pre­sentes ten­emos una opor­tu­nidad excep­cional de cono­cer de cer­ca todas las elab­o­ra­ciones que aquí se hacen y de inclu­so degus­tar otros pro­duc­tos típi­cos de esta zona, como los mirabeles, una asig­natu­ra pen­di­ente que ya he podi­do saldar.

Os ani­mo a seguir inves­ti­gan­do con los vinos de guar­da, con cose­chas tardías y a todo lo que dé de sí vues­tra imag­i­nación. No cabe duda de que el poten­cial den­tro de la Denom­i­nación de Ori­gen Rías Baixas en gen­er­al, y de esta sub­zona de O Ros­al en par­tic­u­lar, es enorme y que lle­vará a incre­men­tar aún más el pres­ti­gio de los los vinos de Rías Baixas en todo el mundo.

Para finalizar quiero incidir en ese para­lelis­mo entre vue­stro crec­imien­to y el mío, has­ta lle­gar al día de hoy. Me voy a des­pedir con un con­se­jo: beber con mod­eración porque lo bueno si breve dos veces bueno y con una cita del doc­tor Flem­ing que lo dice todo: la peni­cili­na cura a los hom­bres y el vino… los hace felices. Dis­fru­tad con vue­stro tra­ba­jo, seguir hacien­do estos vinos y sobre todo ser Muy Felices. ¡Vivan los vinos de Rías Baixas del Ros­al y viva la Feira do viño do Rosal!

© 2016 José María Toro. Todos los dere­chos reservados.

Mi mochila de la felicidad

En mi mochi­la de la feli­ci­dad guar­do muchísi­mas cosas bue­nas.  Casi todas las que no aca­ban en  mi mochi­la de pen­samien­tos y sen­tires innece­sar­ios. La de la feli­ci­dad es lig­era y bril­lante como un rayo de luz. Me la imag­i­no col­or verde agua con tirantes de pur­pu­ri­na y una estrel­la platea­da en el bol­sil­lo. Quizá es un poco lla­ma­ti­va pero com­bi­na bien con todos mis vesti­dos. Has­ta con el pija­ma. Y no me cansa.

La mochi­la de los desaires y los miedos aunque es pequeña, pesa demasi­a­do para mi edad  y además es fea y  negra como un cuer­vo.  Se ha ido des­tiñen­do con el paso de los años y la cre­mallera se atas­ca de vez en cuan­do. A veces has­ta me he pil­la­do el dedo sin darme cuen­ta y me ha hecho pupa. Mucha. Por eso y porque está llena de sen­timien­tos inútiles y par­al­izantes he deci­di­do tirar­la al con­tene­dor  no reci­clable. A ella y a todo su con­tenido. Ahí va. ¿Aca­ban de oír un plof gigante o es mi imag­i­nación des­bor­da­da? Pues sí, ya está hecho.

A par­tir de aho­ra, la mochi­la negra es his­to­ria. Las expe­ri­en­cias desas­trosas y los temores absur­dos irán direc­ta­mente al cubo de los dese­chos. Al desague neu­ronal no, por si se atas­ca. De hecho estoy pen­san­do en pon­er un car­tel jun­to a mi almo­ha­da: por favor, no deposi­tar basura men­tal. Peli­gro de obstruc­ción. A esos “sen­timi­en­til­los” molestos les daré dos min­u­tos de glo­ria  y después: “has­ta luego, Lucas”. Que la vida son dos días y no quiero ten­er sur­cos en la espal­da. Y mucho menos en el alma.

Mi mochi­la de la feli­ci­dad me acom­pañará este ver­a­no has­ta para ir a tomar el café. Estaré pen­di­ente de cazar momen­tos de serenidad y ale­gría para que se vea mul­l­i­da y gordi­ta.  Que sepas que si esbozas una son­risa mien­tras me lees, la atra­paré y la meteré den­tro. Ya la veo deslizán­dose entre los abra­zos de mis padres, los besos de mi chico y las man­i­tas de mis sobri­nos. Porque mi mochi­la de la feli­ci­dad aunque es liviana, es enorme y cabe el últi­mo via­je a la Toscana, el olor de las man­dari­nas recién cogi­das  y la cena de fin de cur­so del insti­tu­to allá por el siglo pasa­do. Tam­bién todos los paisajes que me han hecho llo­rar de emo­ción, los veinte concier­tos de Ismael Ser­ra­no y los kilos de choco­late que me habré comi­do durante toda mi vida. La ver­dad es que si lo pien­so bien, mi mochi­la de la feli­ci­dad está pla­ga­da de instantes geniales, quizá alguno de ellos con­ti­go. Así que ya que esta­mos en modo mimosín, te lo agradez­co de corazón. “Y lo sabes”.

Echan­do la vista atrás y  hacien­do recuen­to de sen­timien­tos com­par­tidos me sien­to tremen­da­mente afor­tu­na­da.  Y es que  los momen­tos de feli­ci­dad de mi mochi­la verde agua son tan­tos y tan mar­avil­losos que hacen olvi­dar en un segun­do a los de la recién fal­l­e­ci­da mochili­ta negra. Así que, bueno, lo sien­to por ella porque aunque me ha acom­paña­do durante mucho tiem­po, no le guardaré luto. Ni un poquito. DEP.

BSO Rebe­lión en Hamelin de Ismael Serrano

© 2016 Noe­mi Mar­tin. Todos los dere­chos reservados.

 

Sirvent Barcelona. Un gastrobar hipster en el Barri de Sant Antoni

www.bloghedonista.com

Inte­ri­or de Sir­vent Barcelona. Fotografía de José María Toro

En la memo­ria colec­ti­va de los barcelone­ses ten­emos aso­ci­a­dos el apel­li­do Sir­vent a hela­dos y hor­chatas en ver­a­no, y tur­rones en invier­no. Siem­pre lig­a­do con momen­tos dul­ces, en espe­cial a domin­gos por la tarde de ple­na canícu­la pase­an­do por el Paral.lel o la Ron­da de Sant Antoni con algu­na de sus espe­cial­i­dades por la calle, hacien­do equi­lib­rios con sus cucu­ru­chos para que no se der­ri­tier­an demasi­a­do rápi­do como con­se­cuen­cia de las altas tem­per­at­uras estivales.

www.bloghedonista.com

Inte­ri­or de Sir­vent Barcelona. Fotografía de José María Toro

Los años pasan y las nuevas gen­era­ciones más inqui­etas de una de las ramas de esta famil­ia tur­ronera, heladera y hor­chat­era se ha lan­za­do a la aven­tu­ra de la coci­na sal­a­da, rompi­en­do la tiranía de la esta­cional­i­dad pero sin olvi­dar sus orí­genes golosos, cre­an­do un mul­ti­es­pa­cio en la barcelone­sa Ron­da de Sant Pau, 67. Un local que lle­va la impronta incon­fundible del inte­ri­or­ista Lázaro Rosa Vio­lán, en un bar­rio en con­tin­ua trans­for­ma­ción, que los bohemios hip­sters ganan día a día, den­tro de ese pro­ce­so de gen­tri­fi­cación. Pron­to la revista Mon­o­cle, la bib­lia ingle­sa que asev­era que es mod­er­no y que no, se fijará en este local (si no lo ha hecho ya).

www.bloghedonista.com

Sir­vent. Fotografía de José María Toro

 

Con una bar­ra de 45 met­ros en for­ma de “U” como eje ver­te­brador del local, que per­mite ten­er una visión amplia del elen­co de pro­duc­tos que ofrece este gas­tro­bar, divi­di­da en varias zonas: pastel­ería y bollería, zumos, máquina de hac­er hela­dos al momen­to y así sat­is­fac­er los gus­tos más capri­chosos, como el más increíble e inverosímil últi­mo sabor con­segui­do de piz­za a la car­bonara. Con la clara inten­ción de ser un lugar de pere­gri­nación para los más cafeteros de la ciu­dad, locales y de paso, tiene un café de ori­gen selec­ciona­do, así como el blend Sir­vent Barcelona, espe­cial­mente prepara­do para esta casa, a par­tir de la mez­cla de 4 cafés de ori­gen: de Brasil, que le da cuer­po; Guatemala, fres­cor; India, ele­gan­cia; y, Etiopía, aro­ma. Todo con el aseso­ramien­to del gran mae­stro tosta­dor Sal­vador Sans de otro com­er­cio ref­er­ente de la Ciu­dad Con­dal: Cafés El Mag­ní­fi­co. Las manos exper­tas de un barista como Ser­gio Rodríguez, campeón de España en el 2012 en su espe­cial­i­dad, con­vierte el momen­to café en algo úni­co por sabor y aro­ma, aña­di­en­do un plus visu­al a sus crea­ciones efímeras con la espuma de la leche sobre los cap­puc­ci­nos. Para los que pre­fieren bebidas más salud­ables tam­bién tiene su espa­cio en el Juice Bar. Los bocadil­los gourmet y los platos sal­a­dos cier­ran la barra.

Coci­na y obrador a la vista tras unas cristaleras. Come­dor amplio y diá­fano, con sil­las y tabu­retes de dis­eño indus­tri­al, maderas y bal­dosas claras, todo muy en la línea de la brook­lyniza­tion, esa admiración pro­fun­da que se siente por ese bar­rio caris­máti­co de Nue­va York. El resul­ta­do es un gas­tro­bar para com­er bien, de for­ma infor­mal con un pre­cio medio de 25 euros, dónde los clientes de prox­im­i­dad, de toda la vida del bar­rio, se entremez­clan con vis­i­tantes de otros dis­tri­tos o tur­is­tas de paso por nues­tra ciudad.

En el obrador elab­o­ran todos los pro­duc­tos que sir­ven, con mucha maquinar­ia espe­cial­iza­da que les per­mite ser auto­su­fi­cientes. Abier­to todo el día para dis­fru­tar de sus artícu­los en las difer­entes horas de una jor­na­da: desayuno, media mañana, tiem­po del aper­i­ti­vo, comi­da del mediodía, merien­da de la tarde, cena, y por supuesto hela­dos, hor­chatas y graniza­dos en cualquier momento.

Platos degus­ta­dos:

  • Bravas Sir­vent, con pata­ta agria que es la más indi­ca­da para preparar­las fri­ta. De con­torno cru­jiente y su parte cen­tral más blan­da. La sal­sa que las acom­paña en el fon­do es para untar las patatas a discreción.
www.bloghedonista.com

Patatas bravas. Fotografía de José María Toro

  • Ensal­adil­la rusa con may­one­sa de remo­lacha y hela­do de piquil­lo. Un pla­to para unir el sabor dulce con el sal­a­do y que que­da muy bien integrado.
www.bloghedonista.com

Ensal­adil­la rusa. Fotografía de José María Toro

  • Tar­tar de salmón con sal­sa kimuchi (de sabor ahu­ma­da) enel­do y huevas.
  • Sur­tido de cro­que­tas caseras: de cabra con man­zana carameliza­da, de bole­tus, de jamón, de mer­luza y gambas.
www.bloghedonista.com

Sur­tido de cro­que­tas. Fotografía de José María Toro

  • Ensala de quinoa con toque mejicano.
www.bloghedonista.com

Ensal­a­da de quinoa. Fotografía de José María Toro

  • Cos­til­la de buey a baja tem­per­atu­ra con su sal­sa bar­ba­coa ¡para chu­parse los dedines!
www.bloghedonista.com

Cos­til­la de buey. Fotografía de José María Toro

  • Un pla­to muy del sur como es el cazón en adobo. Per­fec­ta­mente elaborado.
www.bloghedonista.com

Cazón en adobo. Fotografía de José María Toro

  • Sur­tido de tar­tas: cheese­cake, apple­cake, car­rot­cake, choco­late cake y deli­cioso pecat blanc.
www.bloghedonista.com

Sur­tido de paste­les. Fotografía de José María Toro

  • Para finalizar la expe­ri­en­cia un “xuxo” rel­leno de gian­du­ja.

Sir­vent Barcelona en Ron­da Sant Pau, 67 de Barcelona. Telé­fono 938 292 263

© 2016 José María Toro. Todos los dere­chos reservados.

A %d blogueros les gusta esto: