Plata Bistró y el virtuosismo de cocinar con ollas, sartenes y cuchillos de trinchar

No podía ser en otro bar­rio, como el barcelonés de Sant Antoni, el elegi­do para situ­ar Pla­ta Bistró. Este gen­tri­fi­ca­do dis­tri­to con­ver­tido a la religión hip­ster en pocos años, está reg­is­tran­do una ofer­ta gas­tronómi­ca de alto niv­el y la coci­na de Vic­tor Gar­cía bril­la con luz propia como una estrel­la ruti­lante, y sus mesas se llenan de clientes ansiosos de cono­cer los platos del día, da igual lo que haya, seguro que estará coci­na­do a fuego lento y será de tem­po­ra­da. Aquí no hay car­ta fija, tran­qui­los porque tam­poco se can­tan los platos a pie de mesa como en un tiem­po pretéri­to, sino que están proyec­ta­dos jus­to enci­ma del pas­aplatos, con indi­cación de sus pre­cios, porque la obsesión de su chef es el respeto por los pro­duc­tos de tem­po­ra­da, hon­ran­do los rit­mos nat­u­rales. Eso impli­ca una capaci­dad de impro­visación en los fogones propia de un gran vir­tu­oso de las sartenes, ollas y cuchil­los de trinchar.

Plata Bistro

Pla­ta Bistro

 

Cre­ció entre las fal­das de su abuela en la casa de comi­das de Teru­el, ¡esa provin­cia españo­la que sí existe! y de ella aprendió el ofi­cio de coci­nar con los pro­duc­tos que había de la estación para crear platos de gran sabor, con­vir­tién­dose des­de entonces en adalid de los platos tradi­cionales. Su pos­te­ri­or for­ma­ción y paso por restau­rantes de cam­panil­las como Pedro Larumbe, Arzak, el cater­ing de El Bul­li, el Hotel Palace de Lau­sanne y Au Chat Noir, de la mis­ma ciu­dad suiza, le dejó impreg­na­do la téc­ni­ca para mejo­rar los pro­ce­sos y los tiem­pos. La filosofía de su tra­ba­jo está a cabal­lo entre lo mejor de la tradi­ción y de la coci­na clási­ca france­sa. Le acom­paña como jefe de sala, su solíc­i­to her­mano Mario, for­man­do un tán­dem de excepción.

Plata Bistró

Pla­ta Bistró

 

Atípi­ca­mente está abier­to des­de la mañana para saciar estó­ma­gos ham­bri­en­tos de todo una noche de ayuno, y tam­bién para pro­teinizar a los resacosos y canal­las trasnochadores antes de acostarse con los primeros rayos del día. Su ofer­ta se basa en almuer­zos de cuchara para los que vienen con ham­bre atrasa­da o de bocadil­los de embu­ti­do ibéri­co para los que se cuidan sin renun­ciar al sabor. Los domin­gos y bajo reser­va son para vivir una Grande Bouffe par­tic­u­lar en petit comité, y como en la irrev­er­ente y escat­ológ­i­ca pelícu­la en el cual los pro­tag­o­nistas comen sin mesura, en la gran comilona orques­ta­da por el chef Vic­tor, el leit­mo­tiv es la abun­dan­cia y el compartir.

Platos degus­ta­dos y que están pen­sa­dos para compartir:

  • Boni­to en escabeche, que lo bor­da usan­do esa antiquísi­ma téc­ni­ca de con­ser­vación de los ali­men­tos en vinagre.
Bonito en escabeche

Boni­to en escabeche

 

  • Cro­que­tas de rustido.
Croquetas de rustido

Cro­que­tas de rustido

 

  • Tar­tar de gam­ba y papa­da ibéri­ca o una nue­va ver­sión sub­lime de un tradi­cional mar y montaña.
Tartar de gamba

Tar­tar de gam­ba y papa­da ibérica

 

  • Extra­or­di­nar­ia la com­bi­nación de ven­tresca, tomate, naran­ja y aceituna.
Ventresca

Ven­tresca

 

  • Cal­los como pla­to estrel­la de la casa para mojar pan a dis­cre­ción, según rec­eta de su mentora.
Callos

Cal­los

 

  • Liebre a la royale.
Liebre a la royale

Liebre a la royale

 

  • Espon­joso de choco­late con hela­do de pis­ta­cho.
Esponjoso de chocolate y helado de pistacho

Espon­joso de choco­late y hela­do de pistacho

 

Pla­ta Bistro Car­rer de Sepúlve­da, 23 08015 Barcelona Telé­fono 935 169 130

© 2018 José María Toro. All rights reserved.

 

Black Remedy. Deli & Coffee Bar

Grandes ven­tanales que ilu­mi­nan gen­erosa­mente la estancia de este deli & coffe bar, y que a la vez, per­miten dis­fru­tar de ver la vida pasar tran­quil­a­mente des­de alguno de sus tabu­retes altos en las mesas largas para com­par­tir, o des­de sus mesas bajas. Techos restau­ra­dos con la bóve­da cata­lana a la vista y las pin­turas poli­cro­madas orig­i­nales feliz­mente recu­per­adas. Una colec­ción de muñe­cos de Atom­ic Boys ador­nan las pare­des. Ambi­ente hip­ster de chicos con bar­bas pobladas y chi­cas gafa­pas­tas aten­tas a la ban­de­ja de entra­da de sus email,s en su platea­do Mac­Book Air. Tam­bién algún tur­ista despis­ta­do con su cámara prepara­da para entrar en acción y muchos con la hoja de ruta bien apren­di­da para des­cansar aquí con un buen café, algo healthy para com­er y por supuesto wifi para seguir conec­ta­dos con los de allí y los de aquí.

ensalada

Fotografía de José María Toro

El con­cep­to es fru­to de lo apren­di­do en los muchos via­jes real­iza­dos por la famil­ia Asca­so, vin­cu­la­dos con el mun­do del café des­de hace 3 gen­era­ciones (seguro que en un análi­sis de ADN se les puede detec­tar su pasión por esta bebi­da negra). Comen­zaron como fab­ri­cantes de moli­nos de café pro­fe­sion­ales con la empre­sa Com­pak Cof­fee Grinders, y la exportación has­ta más de 70 país­es, para por fin hac­er real­i­dad el sueño ges­ta­do tiem­po atrás de ten­er su propia cafetería sigu­ien­do un mod­e­lo pro­pio más acorde con los nuevos tiem­pos: bue­na mate­ria pri­ma, provee­dores de con­fi­an­za y de prox­im­i­dad, tra­ba­jadores com­pro­meti­dos con el buen fun­cionamien­to de la empre­sa, tan­to en la cal­i­dad del ser­vi­cio como en el esmer­a­do cuida­do en la pre­sentación de los platos.

ensalada

Fotografía de José María Toro

Jun­to con los selec­ciona­dos cafés de fin­ca y que pos­te­ri­or­mente son tosta­dos por micro-roast­ers, se acom­pañan de prop­ues­tas gas­tronómi­cas salud­ables sigu­ien­do la filosofía slow food, como la ensal­adas de autor preparadas por Lara Petrael­la com­bi­nan­do los mejores veg­e­tales con cereales, gra­nos y semi­l­las, siem­pre de pro­duc­ción ecológ­i­ca,  para tomar solos o para acom­pañar los House Sand­wich­es como el pulled pork, el pas­tra­mi al más puro esti­lo de NY, el philly cheese steak sand­wich o las veg­gie burg­er para veg­anos. Los ahu­ma­dos son un capí­tu­lo aparte que mere­cen men­ción espe­cial por sus lentos pro­ce­sos, entre 5 y 15 horas según el tipo de carne, y que siguen el méto­do tradi­cional japonés, por ejem­p­lo el pulled pork dura 14 horas, o preparar el roast beef y el slow rubbed chiked que se tar­da 5 horas después de una mac­eración de 2 ó 3 horas.

pastrami

Pas­tra­mi. Fotografía de José María Toro

fullsizerender-194

The Roast­beef Clas­sic. Fotografía de José María Toro

La sec­ción para golosos emped­ernidos dispone de la car­rot cake y la new york cheese­cake que comien­zan a ser una leyen­da en la Ciu­dad Con­dal. Tam­bién fru­to de la colab­o­ración con los panaderos de Cloud Street Bak­ery, esos bread lovers que no paran de hac­er ped­a­gogía de usar masa madre y cocer en horno de leña,  les sir­ven el pan y sus famosos Cin­na­mon Rolls. O los donuts servi­dos por otra ref­er­ente barcelonés que es Luku­mas.

cheese cake

New York Cheese­cake. Fotografía de José María Toro

La kali­ta es segu­ra­mente la pro­tag­o­nista indis­cutible de todo el local, así como su lenta preparación: se moja el fil­tro con agua a 85ºC, se pesa 30 gramos de café en una bás­cu­la dig­i­tal, pre­in­fusión de 30 segun­dos que moja todo el café con el fin de que se ablande y poder extraer más aro­mas a esta bebi­da negra que tan bien nos hace sentir.

Black Rem­e­dy Deli & Cof­fee Bar Car­rer Ciu­tat, 5 08002 Barcelona Telé­fono 934 619 212. Pre­cio medio a la car­ta 15 euros. Los domin­gos brunch de 11 a 17h.

© 2017 José María Toro. All rights reserved 

Exquisite en Palo Alto Market

unnamed-8

La nue­va edi­ción de Palo Alto Mar­ket del mes de febrero lle­va el títu­lo de EXQUISITE sien­do su leit­mo­tiv la gas­tronomía, pre­sen­tan­to para la ocasión una selec­ción de más de 10 restau­rantes, con la colab­o­ración de Ceviche 103 y Tal­ent & Food, y acer­can­do democráti­ca­mente los platos de estas coci­nas al street food más hip­ster de Barcelona.

La pro­tag­o­nista prin­ci­pal de esta nue­va cita men­su­al será la coci­na peru­a­na y que se denom­i­nará Perú Exquis­ite, para su pre­sentación se eligió el restau­rante Nikkei 103 de la cén­tri­ca calle Arib­au de Barcelona.

Durante los días 4 y 5 de febrero, Palo Alto Mar­ket acogerá de la mano y fogones de Ceviche 103 esta pecu­liar expe­ri­en­cia en la que un deli­cioso frag­men­to del Pací­fi­co, rep­re­sen­ta­do por la coci­na nikkei, se apoder­ará de los sen­ti­dos de los asistentes.

La cre­ati­va y libre coci­na nikkei, lejos de ser una moda sino más bien una cul­tura, será la encar­ga­da de dar vida a una infinidad de sabores resul­tantes de la fusión de las tradi­ciones lle­vadas a finales del siglo XIX por los emi­grantes del país del Sol naciente con los ingre­di­entes pre­sentes en la fruc­tífera tier­ra peru­a­na como ajos, roco­to, ajís vari­a­dos o limón.

Para ello con­tará con la pres­en­cia de var­ios chefs de renom­bre que ofre­cerán coci­na de alta cal­i­dad a pre­cios asequibles: 

Luis Aré­va­lo, pre­cur­sor de la coci­na nikkei en España y pre­mi­a­do con un Sol de Rep­sol. Cabeza del restau­rante Kena en Madrid, rep­re­sen­ta una coci­na cos­mopoli­ta y glob­al, dan­do pro­tag­o­nis­mo a un pro­duc­to trata­do con téc­ni­cas tradi­cionales japone­sas de una for­ma muy personal.

José Luján, chef cor­po­ra­ti­vo de los restau­rantes peru­anos Chullpi, Taytafe y Ayasqa, ofrece prop­ues­tas que abar­can des­de la sofisti­cación de la alta coci­na a rec­etas caseras acom­pañadas de intere­santes notas creativas.

Omar Mal­par­ti­da, des­de Madrid y rep­re­sen­tan­do al restau­rante Tira­di­to y a Bar­ra Eme, supera los estereoti­pos peru­anos dan­do lugar a una coci­na que refle­ja la unión entre lo rús­ti­co y lo téc­ni­ca­mente mod­er­no. Es destaca­ble su labor con Bar­ra Eme pre­sen­tan­do un street food genéti­ca­mente peru­ano en un ambi­ente informal.

Pablo Orte­ga, chef del restau­rante Toto­ra en Barcelona e inspirán­dose en los tradi­cionales cabal­li­tos de Toto­ra, un tipo de embar­cación propia de la cala de Huan­cha­co, se encar­ga de traer olores, tex­turas y sabores del océano a través de una car­ta con gran var­iedad de espe­cial­i­dades en pez y marisco.

Juan Oti­vo, chef jun­to a la japone­sa Kyoko del restau­rante Kok­ka, primer establec­imien­to que pre­sen­tó una bar­ra japo-peru­a­na en la Ciu­dad Con­dal y el más joven del Grupo San Tel­mo, ofrece una prop­ues­ta nikkei en la que degus­tar sushi, ceviche, guao baus o gyozas se con­vierte en una expe­ri­en­cia inolvidable. 

Juan Car­los Per­ret, afin­ca­do en Gali­cia, con­sigue que en su restau­rante Kero se con­juguen lo mejor de la coci­na peru­a­na con pro­duc­tos gal­le­gos de alta cal­i­dad obte­nien­do un resul­ta­do exquisito.

Nicky Ramos, chef del barcelonés The Mar­ket Perú, va un paso más allá y pre­sen­ta una var­iedad de esti­los culi­nar­ios que van des­de la coci­na nikkei a la chi­fa (con influ­en­cias chi­nas) pasan­do por la criol­la o la novoan­d­i­na. Con este aban­i­co de cual­i­dades no es de extrañar que los platos estrel­la sean el ceviche y sus vari­antes, así como el arroz con pato o el cordero a la chiclayana.

Rober­to Sihuay, grad­u­a­do en la pres­ti­giosa escuela de chefs de la Uni­ver­si­dad San Igna­cio de Loy­ola (Lima) y chef de los restau­rantes Ceviche 103 y Nikkei 103 en Barcelona, es un firme defen­sor de la gas­tronomía peru­a­na como una coci­na hered­i­taria, fru­to de la trans­misión entre gen­era­ciones de secre­tos culi­nar­ios y posee­do­ra de un sabor con­segui­do gra­cias a los pro­duc­tos autóctonos y a la bio­di­ver­si­dad que ofre­cen las costas de Perú.

cocina peruana

Fotografía de Aarón González

Para redondear dicha expe­ri­en­cia, el restau­rante Ceviche 103 ofre­cerá tres mas­ter­class el sába­do 4 de febrero para aque­l­los que quier­an aden­trarse en los exóti­cos secre­tos de la coci­na peru­a­na. Será nece­saria inscrip­ción pre­via en el sigu­iente link de Atrá­pa­lo dónde se pueden com­prar las entradas para las difer­entes actividades. 

14:00 — A car­go del chef Omar Malpartida.

15:00 — A car­go del chef Luís Arévalo

16:30 — A car­go del chef Pablo Ortega 

Por otro lado, Tal­ent & Food orga­ni­zará durante el domin­go 5 de febrero talleres gra­tu­itos ide­ales para ir en famil­ia en los que se tratará de fomen­tar lúdica­mente la inclusión de ver­duras y fru­ta en las dietas de los más pequeños de la casa, así como diver­sas activi­dades cen­tradas en el cul­ti­vo de hor­tal­izas y en la sosteni­bil­i­dad medioambiental.

De 12:00 a 14:00 – Taller Famil­iar “Fam­i­ly Fun Food

De 16:00 a 17 y de 17:30 18:30 – Taller de Ini­ciación al huer­to urbano.

Como restau­rantes invi­ta­dos a este fes­ti­val gas­tronómi­co estarán: el ecochef Ser­gi de Meià, la chef vene­zolana Adnaloy Osio de Caña de Azú­car que es la emba­jado­ra de la coci­na más rompe­do­ra y cre­ati­va de su país en Barcelona. Los siem­pres salud­ables Organ­ic Mar­ket del grupo Tribu­wo­ki pre­sen­tarán “La Box” un pla­to que apor­ta todas las energías nece­sarias para cada día. El chef Marc Gas­cons del restau­rante Infor­mal, galar­don­a­do con 1 estrel­la de la famosa guía france­sa de tapas roja, apor­tará su visión más fres­ca del rec­etario catalán y mediter­rá­neo. Por su parte el chef andaluz Rafa Zafra del restau­rante Esti­mar nos con­ta­gia­rá de su pasión al mar y a la exce­lente mate­ria prima.

© 2016 Aarón González. All rights reserved 

Sirvent Barcelona. Un gastrobar hipster en el Barri de Sant Antoni

www.bloghedonista.com

Inte­ri­or de Sir­vent Barcelona. Fotografía de José María Toro

En la memo­ria colec­ti­va de los barcelone­ses ten­emos aso­ci­a­dos el apel­li­do Sir­vent a hela­dos y hor­chatas en ver­a­no, y tur­rones en invier­no. Siem­pre lig­a­do con momen­tos dul­ces, en espe­cial a domin­gos por la tarde de ple­na canícu­la pase­an­do por el Paral.lel o la Ron­da de Sant Antoni con algu­na de sus espe­cial­i­dades por la calle, hacien­do equi­lib­rios con sus cucu­ru­chos para que no se der­ri­tier­an demasi­a­do rápi­do como con­se­cuen­cia de las altas tem­per­at­uras estivales.

www.bloghedonista.com

Inte­ri­or de Sir­vent Barcelona. Fotografía de José María Toro

Los años pasan y las nuevas gen­era­ciones más inqui­etas de una de las ramas de esta famil­ia tur­ronera, heladera y hor­chat­era se ha lan­za­do a la aven­tu­ra de la coci­na sal­a­da, rompi­en­do la tiranía de la esta­cional­i­dad pero sin olvi­dar sus orí­genes golosos, cre­an­do un mul­ti­es­pa­cio en la barcelone­sa Ron­da de Sant Pau, 67. Un local que lle­va la impronta incon­fundible del inte­ri­or­ista Lázaro Rosa Vio­lán, en un bar­rio en con­tin­ua trans­for­ma­ción, que los bohemios hip­sters ganan día a día, den­tro de ese pro­ce­so de gen­tri­fi­cación. Pron­to la revista Mon­o­cle, la bib­lia ingle­sa que asev­era que es mod­er­no y que no, se fijará en este local (si no lo ha hecho ya).

www.bloghedonista.com

Sir­vent. Fotografía de José María Toro

 

Con una bar­ra de 45 met­ros en for­ma de “U” como eje ver­te­brador del local, que per­mite ten­er una visión amplia del elen­co de pro­duc­tos que ofrece este gas­tro­bar, divi­di­da en varias zonas: pastel­ería y bollería, zumos, máquina de hac­er hela­dos al momen­to y así sat­is­fac­er los gus­tos más capri­chosos, como el más increíble e inverosímil últi­mo sabor con­segui­do de piz­za a la car­bonara. Con la clara inten­ción de ser un lugar de pere­gri­nación para los más cafeteros de la ciu­dad, locales y de paso, tiene un café de ori­gen selec­ciona­do, así como el blend Sir­vent Barcelona, espe­cial­mente prepara­do para esta casa, a par­tir de la mez­cla de 4 cafés de ori­gen: de Brasil, que le da cuer­po; Guatemala, fres­cor; India, ele­gan­cia; y, Etiopía, aro­ma. Todo con el aseso­ramien­to del gran mae­stro tosta­dor Sal­vador Sans de otro com­er­cio ref­er­ente de la Ciu­dad Con­dal: Cafés El Mag­ní­fi­co. Las manos exper­tas de un barista como Ser­gio Rodríguez, campeón de España en el 2012 en su espe­cial­i­dad, con­vierte el momen­to café en algo úni­co por sabor y aro­ma, aña­di­en­do un plus visu­al a sus crea­ciones efímeras con la espuma de la leche sobre los cap­puc­ci­nos. Para los que pre­fieren bebidas más salud­ables tam­bién tiene su espa­cio en el Juice Bar. Los bocadil­los gourmet y los platos sal­a­dos cier­ran la barra.

Coci­na y obrador a la vista tras unas cristaleras. Come­dor amplio y diá­fano, con sil­las y tabu­retes de dis­eño indus­tri­al, maderas y bal­dosas claras, todo muy en la línea de la brook­lyniza­tion, esa admiración pro­fun­da que se siente por ese bar­rio caris­máti­co de Nue­va York. El resul­ta­do es un gas­tro­bar para com­er bien, de for­ma infor­mal con un pre­cio medio de 25 euros, dónde los clientes de prox­im­i­dad, de toda la vida del bar­rio, se entremez­clan con vis­i­tantes de otros dis­tri­tos o tur­is­tas de paso por nues­tra ciudad.

En el obrador elab­o­ran todos los pro­duc­tos que sir­ven, con mucha maquinar­ia espe­cial­iza­da que les per­mite ser auto­su­fi­cientes. Abier­to todo el día para dis­fru­tar de sus artícu­los en las difer­entes horas de una jor­na­da: desayuno, media mañana, tiem­po del aper­i­ti­vo, comi­da del mediodía, merien­da de la tarde, cena, y por supuesto hela­dos, hor­chatas y graniza­dos en cualquier momento.

Platos degus­ta­dos:

  • Bravas Sir­vent, con pata­ta agria que es la más indi­ca­da para preparar­las fri­ta. De con­torno cru­jiente y su parte cen­tral más blan­da. La sal­sa que las acom­paña en el fon­do es para untar las patatas a discreción.
www.bloghedonista.com

Patatas bravas. Fotografía de José María Toro

  • Ensal­adil­la rusa con may­one­sa de remo­lacha y hela­do de piquil­lo. Un pla­to para unir el sabor dulce con el sal­a­do y que que­da muy bien integrado.
www.bloghedonista.com

Ensal­adil­la rusa. Fotografía de José María Toro

  • Tar­tar de salmón con sal­sa kimuchi (de sabor ahu­ma­da) enel­do y huevas.
  • Sur­tido de cro­que­tas caseras: de cabra con man­zana carameliza­da, de bole­tus, de jamón, de mer­luza y gambas.
www.bloghedonista.com

Sur­tido de cro­que­tas. Fotografía de José María Toro

  • Ensala de quinoa con toque mejicano.
www.bloghedonista.com

Ensal­a­da de quinoa. Fotografía de José María Toro

  • Cos­til­la de buey a baja tem­per­atu­ra con su sal­sa bar­ba­coa ¡para chu­parse los dedines!
www.bloghedonista.com

Cos­til­la de buey. Fotografía de José María Toro

  • Un pla­to muy del sur como es el cazón en adobo. Per­fec­ta­mente elaborado.
www.bloghedonista.com

Cazón en adobo. Fotografía de José María Toro

  • Sur­tido de tar­tas: cheese­cake, apple­cake, car­rot­cake, choco­late cake y deli­cioso pecat blanc.
www.bloghedonista.com

Sur­tido de paste­les. Fotografía de José María Toro

  • Para finalizar la expe­ri­en­cia un “xuxo” rel­leno de gian­du­ja.

Sir­vent Barcelona en Ron­da Sant Pau, 67 de Barcelona. Telé­fono 938 292 263

© 2016 José María Toro. Todos los dere­chos reservados.

12 horas por Seattle

 

bloghedonista.com

The Seat­tle Great Wheel frente a la Bahía de Elliott

Uno de los obje­tivos de vis­i­tar Seat­tle des­de Van­cou­ver era la búsque­da, que obi­va­mente resultó infruc­tu­osa, de los ojos claros y vidriosos de la frágil, melancóli­ca y atribu­la­da Dra. Grey (la pro­tag­o­nista de la serie homón­i­ma de médi­cos situ­a­da en esta ciu­dad norteam­er­i­cana de la cos­ta oeste). No quería tropezarme con ella inm­er­sa en unos de sus dra­mas habit­uales en que se encon­tra­ba en cada capí­tu­lo de su serie, esos momen­tos que la vida se afea y nos enseña su peor ros­tro, y a veces con tintes dan­tescos, de sus capí­tu­los ambi­en­ta­dos en el hos­pi­tal donde ejer­cía como doc­to­ra, sino cuan­do Mered­ith se ponía reflex­i­va y trascen­den­tal, ya despo­ja­da de su bata azul, por la noche, en torno a una copa de vino de algún pro­duc­tor local de esta zona del Pací­fi­co Norte y se reunía con su pandil­la de ami­gos para realizar una catar­sis colec­ti­va. Esos instantes que le asalta­ban sus dudas acer­ca de la vida y la muerte, el amor y el desamor, el pasa­do, el pre­sente y el futuro mien­tras lle­ga­ba a sus propias con­clu­siones con la voz en off.  Como me recuer­da su per­son­aje a Andrés Hur­ta­do, el médi­co de la nov­ela El Arbol de la Cien­cia de Pío Baro­ja, que tam­bién se cues­tiona su exis­ten­cia y la de los otros a par­tir de sus crudas viven­cias diarias. El equipo de guion­istas de la serie y que es final­mente quien pone los pen­samien­tos en boca de Mered­ith, sin duda ha bebido de la mis­ma filosofía de Schopen­hauer con ese pun­to pes­imista y de angus­tia vital. ¿Será un estig­ma de los galenos ese debate con­stante? Y con ese propósi­to ini­cié mi andadu­ra por las vías prin­ci­pales del bar­rio de Pio­neer Square, sin­tien­do el frío y la humedad de las nieblas matuti­nas del mes de julio. Calles con galerías de arte, agen­cias de pub­li­ci­dad y libr­erías de lo más posh alter­nan­do con taber­nas históri­c­as que le otor­gan carác­ter a esta zona y donde la fau­na urbana que la habi­ta es prin­ci­pal­mente de hip­sters de frente despe­ja­da, repeina­dos para atrás y bar­ba pobla­da sigu­ien­do el mis­mo patrón clóni­co en la ves­ti­men­ta que el icono londi­nense de este movimien­to Justin O’Shea. Por con­traste, en la plaza prin­ci­pal de esta zona, cada noche para dormir se mon­ta un sór­di­do cam­pa­men­to urbano, reunien­do a todo un ejérci­to de desh­ereda­dos home­less de la ciu­dad. Es su cara más amar­ga y terrible.

bloghedonista.com

Letrero de Pub­lic Mar­ket. Pike Place Mar­ket. Seattle.

 

bloghedonista.com

Detalle de la para­da de Pike Place Fish. Seattle.

Dirigien­do mis pasos hacia uno de los focos turís­ti­cos de la ciu­dad esmer­al­da, como se la conoce por los fron­dosos bosques que la rodean, me encon­tré con tien­das var­i­opin­tas y pin­torescas como la de Old School Pin Ups Un establec­imien­to con la habil­i­dad de trans­for­mar esas cur­vas fellini­anas femeni­nas, vamos lo que viene sien­do unos kilos de más, en potentes y sexys chi­cas pin up, de cal­en­dario (que tiem­blen los del almanaque de Pirelli)  sacan­do a relu­cir toda la sen­su­al­i­dad femeni­na en pro del aumen­to de la autoes­ti­ma de esas mujeres que tienen la per­ma­nente sen­sación de pare­cer invis­i­bles a los ojos de muchos hom­bres. Hac­er cola, como un pere­gri­no poseí­do más, para entrar en el primer Star­bucks del mun­do, crea­do allá por la déca­da de los “70” jus­to delante del Pike Place Mar­ket donde los famosos lan­zadores de pesca­do hacen alarde de su bue­na for­ma físi­ca, y sigu­ien­do un curioso rit­u­al dig­no de estu­dio de algu­na Uni­ver­si­dad de Antropología, un robus­to abori­gen, lan­za una escur­ridiza pieza de salmón de un par de kilos, (voto porque final­mente sea dis­ci­plina olímpi­ca por alto gra­do de con­cen­tración que requiere) has­ta el mostrador cen­tral mien­tras los ojos curiosos de los allí asis­tentes se quedan atóni­tos ante este espec­tácu­lo y una vez recogi­do el salmón en el otro mostrador rompen a aplaudir con rabia mien­tras los tra­ba­jadores de la pescadería se dejan fotografi­ar son­ri­entes de ore­ja a ore­ja por todos los tur­is­tas que se les quieren acer­car. Atunes, rapes, bacalaos, can­gre­jos, ostrones, lan­gostas,  y otros pesca­dos y marisco com­parten secun­dari­a­mente el géli­do mostrador de esta sor­pren­dente pescadería Pike Place Fish Entre las diver­sas paradas de este atípi­co mer­ca­do frag­men­ta­do en difer­entes nive­les de altura hay mostradores de fru­tas ecológ­i­cas tamaño XXL como fram­bue­sas, moras y otros fru­tos del bosque. Las vis­tas a la bahía de Elliot des­de aquí son impagables. En el piso infe­ri­or la míti­ca Pike Brew­ing Com­pa­ny sirve bue­nas cervezas locales además de poder dis­fru­tar de una visi­ta comen­ta­da a sus insta­la­ciones. Tam­bién es de visi­ta oblig­a­da la afama­da que­sería Beecher,s con un amplio sur­tido de que­sos y donde elab­o­ra el suyo pro­pio in situ tras unos grue­sos cristales cre­an­do una atmós­fera higiéni­ca­mente aséptica.

bloghedonista.com

Lan­zador de pesca­do jus­to a pun­to de enviar una pieza de salmón por los aires. Pike Place Fish. Seattle

 

bloghedonista.com

Detalle de la para­da de Pike Place Fish den­tro del mer­ca­do de Seattle.

 

bloghedonista.com

Sur­tido de que­sos norteam­er­i­canos en Beecher,s Pike Place Mar­ket. Seattle

 

bloghedonista.com

Para­da de fru­tas en Pike Place Mar­ket. Seattle

 

bloghedonista.com

Ramos de flo­res en Pike Place Mar­ket. Seattle

 

Y cuan­do el día lev­an­ta dejan­do un cielo despe­ja­do, regalán­dole a sus ciu­dadanos una luz espe­cial y níti­da es el momen­to de coger el monor­rail ele­va­do que con­duce des­de West­lake Cen­ter, la zona com­er­cial donde están todas las mar­cas que se repiten clóni­ca­mente en todas las ciu­dades del mun­do mundi­al, has­ta el Seat­tle Cen­ter para subir a la siem­pre vis­i­ble, des­de todos los rin­cones de la ciu­dad, Space Nee­dle y dis­fru­tar de una panorámi­ca excep­cional des­de sus 148 met­ros de altura. Todavía que­da tiem­po para sen­tise como un local cenan­do en Pur­ple Cafe & Wine Bar alrede­dor del eje cen­tral que es la cir­cu­lar bode­ga de vinos, y después de 12 horas calle­je­an­do empren­der via­je de regre­so a Van­cou­ver para atrav­es­ar de vuelta la tediosa e insufrible fron­tera, con un buen sabor de boca y ganas de volver aunque quizás ya para entonces me haya olvi­da­do de la Dra. Grey y me dedique a bus­car los ojos sum­isos y apa­sion­a­dos de Anas­ta­sia Steele, para que me haga vibrar con algu­na tór­ri­da sesión de BDSM que haya apren­di­do con su men­tor Chris­t­ian Grey. Mien­tras tan­to lle­ga ese momen­to me tomo con una cier­ta nos­tal­gia y melan­colía una taza de té que me tra­je de recuer­do para ten­er un poco más cer­ca esa ciu­dad patria de Bill Gates.

bloghedonista.com

Té negro a la naran­ja con espe­cias de la mar­ca Stash. Foto gen­tileza de Sibar­ités, la empre­sa com­er­cial­izado­ra en España.

 

Ban­da sono­ra de este post Falling Slow­ly de Glen Hasard y Mar­ke­ta Irglova.

© 2015 José María Toro. Todos los dere­chos reservados.

A %d blogueros les gusta esto: