Sirvent Barcelona. Un gastrobar hipster en el Barri de Sant Antoni

www.bloghedonista.com

Interior de Sirvent Barcelona. Fotografía de José María Toro

En la memoria colectiva de los barceloneses tenemos asociados el apellido Sirvent a helados y horchatas en verano, y turrones en invierno. Siempre ligado con momentos dulces, en especial a domingos por la tarde de plena canícula paseando por el Paral.lel o la Ronda de Sant Antoni con alguna de sus especialidades por la calle, haciendo equilibrios con sus cucuruchos para que no se derritieran demasiado rápido como consecuencia de las altas temperaturas estivales.

www.bloghedonista.com

Interior de Sirvent Barcelona. Fotografía de José María Toro

Los años pasan y las nuevas generaciones más inquietas de una de las ramas de esta familia turronera, heladera y horchatera se ha lanzado a la aventura de la cocina salada, rompiendo la tiranía de la estacionalidad pero sin olvidar sus orígenes golosos, creando un multiespacio en la barcelonesa Ronda de Sant Pau, 67. Un local que lleva la impronta inconfundible del interiorista Lázaro Rosa Violán, en un barrio en continua transformación, que los bohemios hipsters ganan día a día, dentro de ese proceso de gentrificación. Pronto la revista Monocle, la biblia inglesa que asevera que es moderno y que no, se fijará en este local (si no lo ha hecho ya).

www.bloghedonista.com

Sirvent. Fotografía de José María Toro

 

Con una barra de 45 metros en forma de «U» como eje vertebrador del local, que permite tener una visión amplia del elenco de productos que ofrece este gastrobar, dividida en varias zonas: pastelería y bollería, zumos, máquina de hacer helados al momento y así satisfacer los gustos más caprichosos, como el más increíble e inverosímil último sabor conseguido de pizza a la carbonara. Con la clara intención de ser un lugar de peregrinación para los más cafeteros de la ciudad, locales y de paso, tiene un café de origen seleccionado, así como el blend Sirvent Barcelona, especialmente preparado para esta casa, a partir de la mezcla de 4 cafés de origen: de Brasil, que le da cuerpo; Guatemala, frescor; India, elegancia; y, Etiopía, aroma. Todo con el asesoramiento del gran maestro tostador Salvador Sans de otro comercio referente de la Ciudad Condal: Cafés El Magnífico. Las manos expertas de un barista como Sergio Rodríguez, campeón de España en el 2012 en su especialidad, convierte el momento café en algo único por sabor y aroma, añadiendo un plus visual a sus creaciones efímeras con la espuma de la leche sobre los cappuccinos. Para los que prefieren bebidas más saludables también tiene su espacio en el Juice Bar. Los bocadillos gourmet y los platos salados cierran la barra.

Cocina y obrador a la vista tras unas cristaleras. Comedor amplio y diáfano, con sillas y taburetes de diseño industrial, maderas y baldosas claras, todo muy en la línea de la brooklynization, esa admiración profunda que se siente por ese barrio carismático de Nueva York. El resultado es un gastrobar para comer bien, de forma informal con un precio medio de 25 euros, dónde los clientes de proximidad, de toda la vida del barrio, se entremezclan con visitantes de otros distritos o turistas de paso por nuestra ciudad.

En el obrador elaboran todos los productos que sirven, con mucha maquinaria especializada que les permite ser autosuficientes. Abierto todo el día para disfrutar de sus artículos en las diferentes horas de una jornada: desayuno, media mañana, tiempo del aperitivo, comida del mediodía, merienda de la tarde, cena, y por supuesto helados, horchatas y granizados en cualquier momento.

Platos degustados:

  • Bravas Sirvent, con patata agria que es la más indicada para prepararlas frita. De contorno crujiente y su parte central más blanda. La salsa que las acompaña en el fondo es para untar las patatas a discreción.
www.bloghedonista.com

Patatas bravas. Fotografía de José María Toro

  • Ensaladilla rusa con mayonesa de remolacha y helado de piquillo. Un plato para unir el sabor dulce con el salado y que queda muy bien integrado.
www.bloghedonista.com

Ensaladilla rusa. Fotografía de José María Toro

  • Tartar de salmón con salsa kimuchi (de sabor ahumada) eneldo y huevas.
  • Surtido de croquetas caseras: de cabra con manzana caramelizada, de boletus, de jamón, de merluza y gambas.
www.bloghedonista.com

Surtido de croquetas. Fotografía de José María Toro

  • Ensala de quinoa con toque mejicano.
www.bloghedonista.com

Ensalada de quinoa. Fotografía de José María Toro

  • Costilla de buey a baja temperatura con su salsa barbacoa ¡para chuparse los dedines!
www.bloghedonista.com

Costilla de buey. Fotografía de José María Toro

  • Un plato muy del sur como es el cazón en adobo. Perfectamente elaborado.
www.bloghedonista.com

Cazón en adobo. Fotografía de José María Toro

  • Surtido de tartas: cheesecake, applecake, carrotcake, chocolate cake y delicioso pecat blanc.
www.bloghedonista.com

Surtido de pasteles. Fotografía de José María Toro

  • Para finalizar la experiencia un «xuxo» relleno de gianduja.

Sirvent Barcelona en Ronda Sant Pau, 67 de Barcelona. Teléfono 938 292 263

© 2016 José María Toro. Todos los derechos reservados.

La festival. Una tienda de vinos hipster en el barcelonés barrio de Gracia.

 

La Festival. The place to vi C/ de Verdi, 67 Barcelona 08012 Teléfono 930 232 281

Pronto la británica biblia hipster de Monocle se fijará en esta recién inaugurada tienda de vinos y la incluirá en su nómina de imprescindibles en la Ciudad Condal, para que toda la tribu urbana residente en Barcelona que comulga con esta religión, y los foráneos de paso por la capital catalana, vayan en peregrinación para comprar algunos de sus vinos a la venta. Aunque el objetivo final es ser una referencia para todos los apasionados del vino en general, y en especial, para los interesados en los elaborados bajo los cánones de proximidad, de la ecología, la biodinámica y naturales, sean o no vecinos del barrio de Gracia.

IMG_3094

Garrafas reciclabes para rellenar de vino Organic & Orgasmic de La Festival

Los dependientes no son ajenos a esta ola de modernidad y con su look -al menos el día de la inauguración- de barba poblada, repeinados para atrás, con sus camisas a cuadros modelo leñador de Portland, y tirantes para sujetar los vaqueros, son guiños indiscutibles de la estética del hipsterismo.
La ubicación tampoco está dejada al azar, y entre elegir el barrio del Born más de postureo, es acertadísima la preferencia por Gracia, y concretamente la calle Verdi, 67, casi enfrente de la sala mítica de cine, donde se siguen proyectando películas ente indies, subtituladas y de culto. La calle del célebre compositor italiano es un eje comercial dentro de la vecindad por donde pasa todo lo que tiene que pasar en este emblemático distrito.

www.bloghedonista.com

Selección de vinos del grupo «De traca i mocador» de La Festival

Su interior de paredes desnudas con los ladrillos rojos a la vista le da personalidad al espacio, sin adornos superfluos para no despistar al visitante de la verdadera estrella de la tienda que es el vino. También cuenta con una sala anexa que sirve de presentaciones, catas y degustaciones. Aprovechan las columnas para hacer una singular división de la materia prima, es decir, aquí no se cataloga por D.O., ni por colores, ni por precios, sino por una simpatíca clasificación del tipo «D‘un sol glop» (de un sorbo) donde están los vinos frescos, sin complicaciones, que se beben rápidamente y en cualquier momento del día, para el aperitivo o el afterwork.»Per un bon tiberi» (para una buena comida) en las que se ordenan vinos que se merecen su tiempo y una compañía en consonancia como un domingo en familia, para Navidad, para una cena formal, para una celebración, para lo canelones de la yaya, o ese día que tenemos antojadizo y sacamos el cocinillas que llevamos dentro. «De traca i mocador» (literalmente de traca y pañuelo, que vendría a ser espectacular, de quitarse el sombrero)  para los momentos importantes de la vida, como una conquista amorosa, para impresionar o para un homenaje solo o en buena compañía.

Es digno de alabar a los promotores de esta tienda por la recuperación de las viejas barricas -que le da un plus de autenticidad- como las cada vez más escasas bodegas de barrio, para vender vino y vermú a granel mediante preciosos tiradores-surtidores de rabioso diseño por donde expenden vinos catalanes que sean ecológicos, biodinámicos y naturales a precios democráticos. Una prueba más de la clara vocación de reciclaje y de acercar el buen vino de bodegueros de proximidad a montos asequibles, rompiendo el mito de que el vino de calidad es caro. Para ello disponen de una simpáticas garrafas para rellenar con el eslogan impreso de «organic & orgasmic«.

www.bloghedonista.com

Botella de Fosc en La Festival

El leitmotiv  de esta novedosa tienda es la defensa en especial de los vinos catalanes, pero también de todos aquellos que respondan al concepto de viticultura orgánica con lo que forman un elenco de 500 referencias seleccionadas especialmente por la distribuidora Human Vins.
Todo este proyecto es consecuencia de la unión de  6 inconformistas vinculados al mundo del dios Baco: Rubén Parera e Iñigo Haughey  como viticultores de Finca Parera, Josep Lavado y Ludovic Darblade como sumilleres de Human Vins, y Alex y Albert Virgili elaboradores de Casa Berger,  unidos por una clara vocación lúdica y pedagógica de acercar este tipo de vinos poco convencionales a todo tipo de público, hipsters o no, con talleres y visitas a los elaboradores.

Como dirían sus pensadores: ¡Salud y festival!

La BSO es la emisora de radio de Monocle (no podía ser otra)

 

© 2015 José María Toro. Todos los derechos reservados 

A %d blogueros les gusta esto: