Anuncios

Gatsby, el dinner show más elegante de Barcelona

A little party never killed nobody

Gatsby va por su cuarta temporada y se ha convertido en el lugar preferido de las celebrities y de la gente guapa de la Ciudad Condal, el lugar donde hay que estar para ver y ser visto. Caras conocidas de deportistas de élite, actores, modelos, presentadores de televisión así como estrellas internacionales de paso por la ciudad se mezclan con una clientela joven de más de 28 años que quiere beberse la noche y también buenos cócteles.

Interior de Gatsby

Interior de Gatsby

 

Local ambientado en los locos y contradictorios años 20 cuando imperaba la Ley Seca en Nueva York, y como no podía ser de otra forma, toma prestado su nombre de “El Gran Gatsby“, la obra cumbre del autor norteamericano F. Scott Fitzgerald que se inspiró en las fastuosas fiestas que vivió en la cercana Long Island, en esa peligrosa década del siglo XX cuando se bebía alcohol en exceso y de una forma exagerada y desproporcionada. Y como Di Caprio, en la versión cinematográfica del 2013, que entra en un speakeasy escondido detrás de una barbería, ahora que ya no están prohibidos, se sigue conservando esa costumbre de que sea un poco inescrutable su acceso, y Gatsby no podía ser ajeno a esta práctica, por ello no está a la vista, pero sí en el centro neurálgico del ocio barcelonés, en la calle Tuset.

Expositor de máscaras en Gatsby

Expositor de máscaras en Gatsby

 

Un coherente rótulo art déco con su nombre, Gatsby, enmarcado entre líneas rectas,  es la única señal visible de que dentro se vive una gran fiesta. Las ganas de diversión perduran en el tiempo, y el glamour y la opulencia va parejo a ese movimiento artístico.

Actuación en Gatsby

Actuación en Gatsby

 

El espéctaculo dura todo el horario de la cena, con actuaciones cada 15 minutos, intercalando canciones, bailes en directo, acrobacias, contorsionistas, artistas de cabaret, etc. Lourdes Guadalupe está a cargo de la dirección artística y responsable de la elegancia de los shows para gustar a todos los asistentes, recordando aquellas noches de la Scala de Barcelona. Cada día de la semana está dedicado a un tema diferente, a saber: los miércoles está programado Los Santos con r&b y guiños latinos, los jueves se dedica a Juke Box con éxitos de los noventa y del 2000. Los fines de semana actuán Las Divas recreando los hits de las más grandes cantantes. Los shows se renuevan cada 6 meses.

Antifaz para chicas

Antifaz para chicas en Gatsby

 

El restaurante está especializado en gastronomía mediterránea con pinceladas internacionales, y con especial relevancia en los mariscos, carnes y su sorprendente bodega de vinos. En los entrantes triunfan sus ostras Guillardeau, el foie mi-cuit o el jamón de bellota 100% ibérico 5J, y de platos principales destacan el tartar de atún y aguacate, el steak tartar, el lomo bajo de wagyu, el chuletón de vaca rubia, o el arroz meloso con calamares y alcachofas.

Platos degustados:

  • Ensalada de burrata, tomates cherries asados y albahaca.
Ensalada de burrata

Ensalada de burrata

 

  • Foie mi-cuit curado artesanalmente con confitura de frutos rojos y pan de especias.
  • Tartar de atún rojo, aguacate, huevas de trucha y toques picantes.
Tartar de atún rojo

Tartar de atún rojo

 

  • Croquetas melosas de jamón ibérico.
  • Lomo de salmón con verduras salteadas y salsa teriyaki.
  • Paletilla de cordero deshuesada con cremoso de patatas y jugo de romero.
  • Brownie de chocolate con nueces y salsa de chocolate caliente.
Brownie de chocolate

Brownie de chocolate

 

Cuidados detalles que no pasan desapercibidos como el antifaz de encaje para las chicas, delicadamente situado encima de una inmaculada servilleta de color blanco nuclear, o las máscaras de carnaval colocadas en un expositor, quizás usadas algunas vez en Il Ballo del Doge que la gran anfitriona Antonia Sautter organiza cada año en el Palazzo Pisani Moretta del Gran Canal de Venecia. Prefacio de que comienza así una sensual noche donde el espectáculo y la gastronomía se marida a partes iguales.

Cóctel en Gatsby

Cóctel en Gatsby

 

Gatsby Tuset, 19 Barcelona 08006 Teléfono 937 004 453. Horario de miércoles y jueves de 21h a 2:30h y viernes y sábado de 20:30h a 3h. Cada noche hay dos sesiones, la primera hasta las doce con las cenas y después de esa hora mesas con botellas y baile con sesión de Dj. Su espacio también está disponible para eventos privados, tanto de particulares como de grandes empresas, con capacidad para más de 140 personas. Este local pertenece al grupo Sutton junto con otros como el Club Sutton, la sala Bikini o el Imperator, todos propiedad de la familia Cano.

© 2018 José María Toro. All rights reserved.

Anuncios

La guía de los Supervinos 2019, te la llevarás cada vez que vayas al supermercado

El pasado 18 de octubre, Joan C. Martín hombre renacentista, enólogo, director de los cursos de enología Avla Vinícola, se personó en el restaurante Malpaso para presentar ante la prensa barcelonesa Los Supervinos 2019 (Lince Ediciones), una de las guías más interesantes y mejor valoradas sobre caldos, a la par que dirigió la cata/competición de la que surgirá el supervino de este año, por lo que fue necesario poner a cien todos los sentidos para puntuar cinco vinos y un cava, contendientes todos ellos en esta encarnizada lucha por tan afamado trono.

 

Joan C. Martin

Joan C. Martín

 

Ahora bien ¿un supervino? ¿un megavino? Por muy pantagruélicos que puedan sonar ambos conceptos, hacen referencia, sin quitar épica alguna, a aquellos vinos que se pueden encontrar en el lineal del supermercado con precios por debajo de los 14,99 euros en el caso de los megavinos y de los 6,99 euros si se trata de supervinos. Por lo tanto, atendiendo a estos precios, es fácil deducir que la intención de esta guía es la de acercar de forma democrática grandes vinos ensombrecidos por las condiciones del mercado y cuyo valor es superior al marcado por las etiquetas,  a un público que tendrá que dejar a un lado sus prejuicios, apelar al sentido común y, por supuesto, dejarse tutelar en este laberinto enológico que es la realidad de los súper e hipermercados, por la guía Los Supervinos 2019.

Una selección de más de ciento cuarenta vinos da una idea del duro trabajo que ha supuesto la realización de esta guía. Enfrentándose a sistemas de compra en los que la logística en muchos casos perjudicaba más que ayudaba, Joan recorrió catorce cadenas de supermercados e hipermercados distribuidos en nueve comunidades autónomas para, como se ha comentado antes, acercar sin marginación, buenos, muy buenos vinos a todos los bolsillos.

La guía de Los Super Vinos 2019

La guía de Los Supervinos 2019

 

En esta edición de Los Supervinos 2019, se ha prestado especial atención a la nueva ola de vinos ecológicos, naturales y biodinámicos que van abriéndose paso en los lineales de los súper, a esos vinos andaluces que tan buenos recuerdos están dejando en paladares y a la inclusión de cavas en sus páginas. Todo un indicador que hace pensar en la oferta de calidad y variedad de vinos españoles en los supermercados.

Los Supervinos 2019, un libro clave tanto si se es amante del vino como del cava que no puede faltar en nuestras placenteras visitas a esa región del supermercado en la que se esconden verdaderos tesoros.

© 2018 Aarón González . All rights reserved.

 

Un mordisco (sin gluten) a Canadá

Canadá es espaciosa y verde como un campo de fútbol gigante o de lacrosse, el juego nacional junto con el hockey sobre hielo. Una cifra de sólo treinta y seis millones de habitantes en el segundo país más grande del mundo permite que aquí se pueda vivir holgadamente. Basta con ver los jardines de las casas con sus mesitas y mecedoras. Hay césped por todos los lados, hasta en medio de los carriles de las autopistas. Y hay lagos gigantes y glaciares, ballenas, islas, campos de golf por doquier, bodegas y ciudades afables como el carácter de los canadienses. Al menos en el mordisco dulce y sin gluten que saboreé. Porque este es un país tan inmenso que no creo ni que su soberana, la Reina Isabel II, lo haya recorrido de norte a sur. Necesitaría mucho tiempo. Cuando decides ir a Canadá a menos de que dispongas de un par de meses, como mínimo, debes elegir. Mi opción, como primer acercamiento a este enorme país es la costa este. Un coche en el aeropuerto de Toronto y todo a babor entre camiones gigantescos, algunos de película, y caravanas de todo tipo. Aquí casi todo el mundo tiene una en el patio de su casa.  

Típicas casas canadienses en una calle de Gananoche

Stonewater Bed and Breakfast en Gananoque

 

El primer punto importante del recorrido después de hacer noche en Oshawa, es Kingston. En esta pequeña ciudad, la más antigua de Canadá se respira un ambiente entre clásico y moderno aderezado con mucho jazz en vivo. Hay tiendecillas y bares para elegir. Como a gustos eco no hay quien me gane, me quedo con un vistoso supermercado de productos naturales, muchos a granel: el Tara Natural Foods, donde compramos una miel deliciosa, y Le Chien Noir, un bistro francés con vinos de un montón de sitios, hasta albariños había, y unas ensaladas espectaculares.

Kingston

Kingston

 

A unos 30 kilómetros de Kingston, la cita absolutamente ineludible es en Gananoque. Este curioso pueblecito rezuma tranquilidad en sus calles plagadas de las típicas casas bajas canadienses con sus banderas ondeantes. Dan ganas de ponerse unas mallas y unas zapatillas de deporte y lanzarse a correr por sus parques, donde por cierto, vi plantadas coliflores. Su punto fuerte, además de su calma inquebrantable, es ser muelle de partida hacia las famosas Mil Islas, un fantástico must cuando viajas a la zona. Un lugar ideal para dormir junto al puerto es el Stonewater Manor B&B. Las habitaciones son preciosas y sus dueños que también regentan un fabuloso pub irlandés anexo (con burgers gluten free, algunas veganas) son encantadores. Además, sirven unos desayunos espléndidos que incluyen unas tostadas sin gluten con mantequilla y una tortilla de champiñones para llorar de alegría.

Casa en las Mil Islas

Casa en las Mil Islas

 

Ottawa, capital candienses y siguiente parada, se merece medio día de viaje y una noche en el Blue Cactus para beber una copa de vino del Niágara con una bandeja gigante de boniato frito. Antes, visita los puestos y cafés del animado mercado Byward, las exclusas del Canal Rideau, los edificios del Parlamento que recuerdan al Westminster de Londres y, si tienes tiempo, la National Gallery. Luego sigue tu rumbo sin mirar atrás.

Ottawa

Un rincón para winelovers en Ottawa

 

Después de Ottawa nos dirigimos hacia el Parque Nacional de la Mauricie y hacemos parada para dormir y cenar en Shawinigan a pocos kilómetros del Parque. Este refugio natural donde habitan osos negros, alces y castores, es una auténtica maravilla, sobre todo cuando descubrimos una playa desierta en uno de los lagos que la inundan. Qué bien sabe un baño en aguas cristalinas. Un picnic con productos de la zona y a soñar. Rumbo al norte, tras abandonar el Parque, recorremos un paraje plagado de lagos para dormir en La Tuque, una localidad con su propia estación de esquí alpino, donde recomiendo el BB La guite du parc. Si eres gluten free, éste es tu lugar porque su dueña es celíaca. Como una de las características de la condición canadiense junto con la amabilidad es la honestidad, haciendo caso a nuestra anfitriona, cenamos en Le Boke: buenos vinos y un confit de pato con risotto de setas y verduritas para recordar todo el viaje.

Parque Nacional de La Maurice

Parque Nacional de La Maurice

 

Desde La Tuque avanzamos hacia el Lago St. Jean durante desérticos kilómetros para darnos un bañito helado en la villa de Roverbal y acabar en la ciudad de Alma, concretamente en La Maison de Matelot, un sencillo hotelito de 5 habitaciones, una terraza con vistas de agua dulce y deliciosos desayunos gluten free. La vida es hermosa. A orillas del lago, preciosas casitas se suceden. Es el lujo canadiense que consiste en tener a tu disposición un trocito de lago con un embarcadero o unas tumbonas. Así que salvo en las playas autorizadas, los accesos a St. Jean son privados. Un lugar ideal en el Lago para coger una bici y pasar el día con un buen picnic es el Parque Nacional de la Pointe-Taillon, un refugio de castores y preciosos senderos acompañado de kilómetros de playas sosegadas. Al norte del lago Saint Jean, visita el pequeño pueblo de Perinboka. Pedirás a tu dios o a la lotería nacional asilo en uno de esos rincones.

Maison de Matelot

Maison de Matelot

 

Después de abandonar Alma y haber cenado en Mario Tremblay o en el Café du Clocher, en ambos sirven un jugoso salmón, dirígete a Tadossac pasando por el fantástico Parque Nacional des Monts Valin. Los lagos siguen siendo los mejores compañeros pero su placidez y sus fantásticas casas no dejan de asombrar al visitante. Tadossac es uno de los lugares del mundo más importantes para avistar ballenas, además de situarse junto a un hermoso fiordo. Los cetáceos se pueden divisar desde un barco o zodiac pero también a simple vista desde la costa. Recorre el paseo que parte del puerto y si vas entre junio y noviembre las verás jugueteando entre las olas. El pueblo es un enclave agradable y animado en medio de la tranquila Canadá. Además, alberga una preciosa capilla que es la iglesia de madera más antigua del país. Para tomar una ensalada de pato o una burger de salmón (opción gluten free) pasa por el Pick Up Grillé. Para el mejor café (bio) de la zona, acércate al vecino pueblo de L’Anse de Roche. En el único que hay, el Casta Fjord, su estrambótica encargada hará que el paseo merezca aún más la pena. Para una cena deliciosa dirígete al Café Bohème. Un consejo, como no admiten reservas, vete como a eso de las 8:30h (cierran a las 10h) cuando los “no españoles” están terminando.

Tadossac

Café Bohème en Tadossac

 

En Quebec, la única ciudad amurallada del Norte de América, huele a Paris y a las palomitas con mantequilla y caramelo de Marys. Me entenderás cuando la visites. Pasea por sus calles, entra en sus galerías de arte y sus tiendas de antigüedades. Date un paseo por el mercado, compra las manzanas y fresas más vivas que he visto y si necesitas algo más dulce prueba el sirope de Maple. No te olvides de disfrutar de un almuerzo ecológico en el bistro organic L’orygin (tienen una carta de vinos inmensa) y para cenar y arruinar la dieta del medio día, toma una fantástica pizza de queso de cabra sin gluten en La Piazzetta. Y ya que estamos de quesos, encuentra los mejores, incluidos algunos de Fuerteventura, en la calle Saint Jean (Épicerie Européenne), donde podrás escuchar música en vivo en algunos de sus locales. Recuerda visitar el barrio de Saint Roth para conocer la parte más alternativa de la city y sus múltiples cafeterías. Por cierto, en esta ciudad se habla español. En cinco establecimientos encontramos encantandores canadienses que lo dominaban a la perfección. Nuestra elección para dormir fue una habitación abuhardillada en el sencillo y pintoresco hotelito Maison Ste-Ursule, dentro del colorido y musical casco histórico.

Quebec. La Perle

Quebec. La Perle

 

La última parada de nuestro viaje es la ciudad de Toronto, una gran urbe de más de seis millones de personas provenientes de todos los rincones del planeta. Quizás Toronto no tiene el saber estar ni la elegancia parisina de Quebec pero tiene chispa. Y de la buena. Basta con caminar sus calles y acercarse al barrio bohemio de Kensington para comprobarlo. Ropa de segunda mano, tiendas bio y un montón de garitos donde tomar comidas del mundo ¿qué tal unos tacos y un margarita en el mejicano Pancho y Emiliano? Otro lugar imperdible de la ciudad para los gluten free y también para los amantes de la comida venezolana es el Arepa Café, con platos deliciosos y contundentes que sirven como catering al equipo local de béisbol, el querido Blue Jays. En Toronto, además de probar una deliciosas pakoras en Little India, visita la famosa torre CN que lidera la ciudad desde lo alto si no temes a las colas. También, acércate a sus museos, al puerto o a la conocida Casa Loma. Por último, no te olvides de tomar algo en el mercado de St. Lawrence, el mejor del mundo según National Geographic.

Centro de Toronto

Centro de Toronto

 

Para terminar el mordisco canadiense, nos acercamos una jornada a las famosas Cataratas del Niágara. Por cierto, cómprate un chubasquero si no quieres terminar empapado. Luego, disfruta del día como quieras, tienes todo tipo de actividades para realizar pero no te quedes sin deleitarte con una copa de vino autóctono con vistas al estratosférico caudal de agua.

Cataratas del Niágara

Cataratas del Niágara

 

Ya en el aeropuerto Pearson de Toronto, rumbo a casa, el ansia viajera no ha quedado saciada. O a lo mejor es gula. La sensación es la de querer ver más y más verde. Y más azul. En la sonrisa llevo el impulso quimérico de tomar un coche o un avión y dirigirnos hacia Vancouver para seguir descubriendo paisajes fantásticos y ciudades amigables. En el espíritu, el anhelo navegante de continuar saboreando esa fruta enorme y jugosa que es Canadá.

© 2018 Noemi Martin . All rights reserved. 

 

 

 

 

El restaurante peruano Totora trae los sabores tracionales de su país para celebrar el mes morado

El mes de octubre es el más grande y festivo en Perú, porque se celebra el Mes Morado como allí se le conoce, en honor al Señor de los Milagros, el Cristo Moreno o Cristo de los Temblores como también es nombrado. El origen de esta ferviente y multitudinaria devoción se remonta al siglo XVI cuando Perú, entonces era colonia española, acogía a miles de africanos traídos como esclavos para trabajar en las labores agrícolas. En Pachacamilla, entonces en las afueras de Lima, uno de esos esclavos originario de Angola y movido por su fe pintó en un muro de adobe la imagen de un Cristo en la Cruz. En 1655 un fuerte terremoto destruyó todas las casas de Lima, quedando solo en pie aquel muro con el Cristo en la Cruz pintado. Desde entonces, cada mes de octubre, todo Perú se viste del color morado y los peruanos salen en procesión para demostrar su fé. Es la principal celebración católica en el Perú y es una de las procesiones más grandes del mundo. El color morado se debe al hábito de las monjas Nazarenas, que custodian la imagen, y que toman ese color prestado de la túnica nazarena.

Y como no hay fiesta que se precie que no tenga su plato de fiesta mayor, la gastronomía peruana no se queda atrás y se expresa con sus sabores más tradicionales. El restaurante Totora,  con su chef Pablo Ortega al frente de los fogones, nos ha querido traer sus recuerdos y nos transporta con sus platos a su Perú natal. Entrar en el restaurante Totora ya es un viaje a la costa norte del Perú por sus guiños inspirados en el paisaje marinero de Huanchaco, y sobre todo por su elemento más representativo y que le da nombre: un auténtico caballito de Totora que es como un talismán de buena suerte y que se trata de una barca artesanal que fabrican a mano los pescadores del norte de Perú traída desde ese rincón del Océano Pacífico.

Para finalizar el Mes Morado se celebrará una gran fiesta el 31 de octubre que es a la vez la festividad del Día de la Canción Criolla.

Platos degustados del menú especial para el mes morado:

  • Piqueo criollo de causa limeña, tamal de cerdo, anticucho de corazón, papa rellena y yuca.
Piqueo criollo/bloghedonista

Piqueo criollo

 

  • Festival de anticuchos de corazón de res, mollejas de pollo, contramuslo de pollo y pulpo.
Festival anticuchos/bloghedonista

Festival anticuchos

 

  • Tacu tacu con costillar de ternera en jugos de seco servico con tacu tacu de pallares y salsa criolla, guisado a baja temperatura durante ocho horas. Para compartir.
Tacu tacu con costillar de ternera

Tacu tacu con costillar de ternera

 

  • Cau Cau de “pota madre” calamar servido con chicharrón a base de ají amarillo y hierbabuena, con chalaquita y limón.
  • Chanfainita de lengua de res servido con canchita y criollita de ají limo. De origen afroamericano.
  • Carapulcra limeña a base de papa seca acompañado de lechón horneado y salsa de hierbabuena. Es un guiso típico del sur de Perú con influencia afroamericana
  • Postres: turrón de Doña Pepa atribuido a Josefa Marmanillo por su devoción al Cristo, ranfañote, combinado de arroz con leche y mazamorra, picarones y suspiro limeño. 
Turrón de Doña Pepa/bloghedonista

Turrón de Doña Pepa

Picarones/bloghedonista

Picarones

 

  • Los cócteles también se visten para la ocasión como la Chicha Morada (sin alcohol), la Chicha Milagrosa, la Chicha Sour o el Negroni Pisco.

Restaurante Totora carrer Còrsega, 235 08036 Barcelona Teléfono 936 674 372 Precio medio 30-35 euros. Precio menú mediodía 17,50 euros. Chef: Pablo Ortega. Director: Mariano López.

© 2018 José María Toro. All rights reserved.

Marimar Torres presenta sus vinos de California en San Sebastián Gastronomika

En el transcurso del prestigioso congreso de San Sebastián Gastronomika, Marimar Torres, cuarta generación de la mundialmente aclamada Bodegas Torres, presentó sus vinos que elabora en California.

En una de las salas del Palacio de Congresos y Auditorio Kursaal, Marimar Torres, explicó detalles, dificultades y curiosidades de como nació todo el proyecto a miles de kilómetros de la familia y de la bodega madre en Vilafranca del Penedés. De cómo introdujo los vinos Torres en Norteamérica a cómo se convirtió en viticultora y bodeguera en una época que pocas mujeres tomaban estas vertiginosas decisiones rompiendo con una situación mucho más cómoda, y bendito el día que lo hizo para poder hoy disfrutar de sus vinos. Cómo le llevó orgullosa a su padre su primer chardonnay para que se convenciera de todo lo que estaba haciendo. Nunca podrá olvidar el soporte que tuvo de él, y de su madre a su fallecimiento, y de quien aprendió que para el éxito se necesita: “calidad, entusiasmo y perserverancia“, valores que Marimar nunca descuida. Y en honor de sus padres, que hicieron realidad su sueño, bautizó sus dos viñedos con sus nombres: Don Miguel, en Russian River Valley, y Doña Margarita en Sonoma Coast, y que hacen un total de 32 hectáreas de viña. Plantó sus primeras cepas de Chardonnay y Pinot Noir entre 1986 y 1988. Posteriormente construyó la bodega en 1992 a semejanza de una masía catalana.

 

Marimar Estate

Marimar Torres

 

Con la ayuda del sommelier Sergi Castro se descorcharon y se comentaron las 6 referencias actuales de la bodega californiana, para un público asistente que se mostró ansioso por probar sus diferentes elaboraciones en la costa oeste norteamericana.

El vino elaborado con albariño, la variedad gallega introducida en California,  la primera añada es del 2010, y la añada degustada del 2016, que según Marimar, muestra “el carácter clásico del Albariño pero matizado por el sol de California, que le otorga una nota alegre y vibrante”.

Mas Cavalls Pinot Noir

Mas Cavalls Pinot Noir. Marimar Estate

En el apartado de los blancos, La Masía Chardonnay fue el primer vino que elaboró Marimar, una vinifiación clásica y de fermentación en barrica, que se ha convertido en una de sus referencias más reconocidas. Es elegante y untuoso y ha envejecido en roble francés durante nueve meses. En cambio, Acero Chardonnay, como su nombre indica, no tiene contacto con la madera y resulta “un vino expresivo, de gran intensidad aromática”, para Marimar.

La Masía Pinot Noir

La Masía Pinot Noir. Marimar Estate

 

El Pinot Noir La Masía del 2014, es según Marimar, “un vino alegre, sensual, con fruta brillante y un estilo muy clásico del Russian River Valley”. Contrasta con el estilo más europeo del Pinot Noir Mas Cavalls, también de la añada 2014 pero del Viñedo Doña Margarita, donde las temperaturas son más frías y la influencia del océano más notable.

 

Cristina. Marimar Estate

Cristina. Marimar Estate

 

Cristina es el nombre del vino icono de Marimar Estate, llamado así en honor a su hija. Procede del viñedo Don Miguel. “Es una selección de barricas que representan muy fielmente el terroir del viñedo y tienen más potencial de envejecimiento; el vino también pasa más tiempo en barrica de roble francés, un total de 18 meses”, comentó Marimar.

Pinot Noir 1992

Pinot Noir 1992. Marimar Estate

 

El presente no se puede entender sin el pasado, y para la ocasión trajo  un Pinot Noir de la añada 1992, el primer vino tinto que elaboró en California y el año en que su construyó su bodega en Russian River Valley, que, “sorprendentemente, aún está en excelente forma, con una fruta muy expresiva, a pesar de proceder en su día de una viña muy joven”.

Creó el Círculo Marimar en el 2004 como club de vinos, para dar a conocer la cultura del vino en general, acercar las costumbres de la sociedad norteamericana y por supuesto de sus vinos. En cada visita que realiza a España los socios participan en actividades creadas especialmente para celebrar festividades con sabor norteamericano como: Halloween, el esperado concierto de Navidad cantando villancicos de una costa y la otra del Atlántico alrededor de un piano de cola en su casa de Sitges, o la barbacoa del 4 de Julio de EEUU, entre otras muchas más actividades.

Desde el 2006 los vinos de Marimar Estate tienen la califiación de ecológicos y actualmente cuenta con el certificado de sostenibilidad que otorga la California Sustainable Winegrowing Alliance, de acuerdo con el compromiso medioambiental que siempre ha mantenido la Familia Torres. De espíritu incansable y después del éxito con la albariño ha empezado a elaborar un vino de Tempranillo y está experimentando con la Godello. Además tiene intención de plantar algunas de las cepas ancestrales recuperadas por su familia en Catalunya, como tributo a su origen.

Para más información de la bodega y de los vinos así como de las puntuaciones obtenidas en Wine Enthusiast, Decanter o Wine Spectator en Marimar Estate

Para inscribirse, conocer más a fondo los vinos de Marimar Estate y participar en las actividades del club de vinos entrar en Círculo Marimar

© 2018 José María Toro. All rights reserved.

 

Gofres de calabaza con crema de caramelo al Pedro Ximénez acompañado de una copa de Vino de Jerez Pedro Ximénez

Estamos de celebración con la Internatonal Sherry Week que se festeja por todo el mundo del 8 al 14 de octubre, y me uno para la ocasión con esta receta tan otoñal a base de calabaza acompañado de este Vino de Jerez dulce natural, que es el Pedro Ximénez. Elaborado a partir de la uva del mismo nombre y que se pasifica al sol, por el método de “asoleo”, de tal forma que se obtiene un mosto con una extraordinaria concentración de azúcares pero sin perder la acidez de la uva que le hace mantener la frescura típica de esta variedad. La crianza, exclusivamente de carácter oxidativo, propicia una progresiva concentración aromática y una complejidad creciente. Ya en la copa y visualmente, es un milagro de la viña, con su color ébano y reflejos yodados de lágrimas muy amplias, casi del tamaño de una imagen de La Dolorosa, con una clara y distinguible densidad. En nariz nos embriagan con sus notas dulces de pasas, higos y dátiles, también a miel, arrope y frutas confitadas y en compota. Con el paso del tiempo aparecen ya tostados de café, chocolate amargo y cacao, sin olvidarnos de la personalidad de la regaliz. Su entrada en boca es untuosa y aterciopelada, con una fresca acidez que reduce esa posible sensación de empalagamiento.

La elección de esta receta era unir el gofre de calabaza, un producto de esta temporada de otoño, a la crema de caramelo al Pedro Ximénez que serviría de hilo conductor para acompañar de una copa de Vino de Jerez Pedro Ximénez y formar un solo cuerpo sólido y líquido en boca. La dulzor del vino P.X. se fusiona con el gofre de calabaza y su crema de caramelo preparada con el mismo tipo de vino en este maridaje de similitud, y a la vez la acidez del vino nos limpia la boca invitándonos a seguir comiendo.

 

.

Receta:

Para la crema de caramelo al Pedro Ximénez:

  • Tiempo de preparación: 5 min
  • Tiempo de cocción: 10 min
  • Tiempo total: 15 min
  • Raciones: 250 ml
Ingredientes para la crema de caramelo al Pedro Ximénez

Ingredientes para la crema de caramelo al Pedro Ximénez

 

Para los gofres de calabaza:

  • Tiempo de preparación: 35 min
  • Tiempo de cocción: 40 min
  • Tiempo total: 1 h 15 min
  • Raciones: 5 gofres
Ingredientes de la receta de gofres de calabaza con crema de caramelo al Pedro Ximénez

Ingredientes de la receta de gofres de calabaza.

 

Ingredientes

Para la crema de caramelo al Pedro Ximénez:

  • 200 g de azúcar blanco
  • 75 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente (cortada en dados)
  • 120 ml de nata líquida para montar (mín. 35% de materia grasa) templada
  • media cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

Para los gofres:

  • 200 g de harina de trigo
  • 1,5 cucharaditas de levadura química (tipo Royal)
  • media cucharadita de bicarbonato sódico
  • media cucharadita de sal
  • 2 huevos (tamaño L)
  • 45 g de azúcar glass
  • 240 ml de buttermilk
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 125 g de puré de calabaza

 

Elaboración

De la crema de caramelo al Pedro Ximénez:

  • Colocamos el azúcar en un cazo amplio a fuego medio suave y vamos removiendo con unas varillas hasta que el azúcar se funda. Pasará de un estado sólido a líquido, de un tono ligeramente dorado a ámbar intenso y una consistencia más densa según avance la cocción. Una vez se haya fundido el azúcar, dejamos de remover para evitar que el azúcar cristalice; haremos girar el cazo ocasionalmente para asegurarnos de que se reparta el calor de manera uniforme (no conviene superar los 180ºC  o dejar que adquiera un tono demasiado oscuro, el azúcar se quema en cuestión de segundos y quedaría defectuoso).
  • En el momento en que tengamos el azúcar fundido por completo y el tono deseado, añadimos de inmediato la mantequilla con cuidado de que no nos salpique y nos quememos; el azúcar burbujeará tan pronto como entre en contacto con la materia grasa. Removemos de nuevo hasta que queden ambos ingredientes perfectamente combinados.
  • Agregamos la nata líquida templada, progresivamente y sin dejar de remover hasta obtener una textura homogénea y suave. El azúcar reaccionará borboteando de nuevo.
  • Finalmente, añadimos la sal, el extracto de vainilla y el Pedro Ximenez, removemos hasta disolver y entonces retiramos del fuego. Dejamos reposar unos 10-15 minutos.
  • Transferimos a un tarro de cristal y dejamos que se temple a temperatura ambiente.
  • Mientras no la vayamos a usar, la mantendremos refrigerada y en el tarro de cristal siempre bien cerrado, donde se puede conservar hasta 1 mes.
Gofres de calabaza con crema de caramelo al Pedro Ximénez acompañado de una copa de Vino de Jerez Pedro Ximénez

Gofres de calabaza con crema de caramelo al Pedro Ximénez acompañado de una copa de Vino de Jerez Pedro Ximénez

 

 

De los gofres:

  • En un cuenco grande colocamos la harina, 1 cucharada (15 g) de azúcar superfino, la levadura química, el bicarbonato sódico y la sal y mezclamos bien con unas varillas hasta combinar por completo. Reservamos.
  • Separamos ahora las yemas de las claras (reservamos las yemas) y empezamos a montar las claras con las varillas eléctricas a velocidad media. Incorporamos entonces las 2 cucharadas (30 g aprox.) restantes del azúcar superfino de forma gradual y sin dejar de batir. Cuando hayamos añadido todo el azúcar, aumentamos a velocidad alta y seguimos montando las claras hasta conseguir una consistencia definitivamente más firme, pero sin que lleguen a resecarse. Reservamos.
  • En otro cuenco grande aparte, mezclamos las yemas, el buttermilk, el extracto de vainilla y el puré de calabaza con las varillas hasta conseguir una textura cremosa y uniforme.
  • A continuación, agregamos la mezcla anterior de ingredientes húmedos (apartado 3) a la mezcla de ingredientes secos que teníamos reservada (apartado 1) y, con ayuda de una espátula de silicona, mezclamos sólo lo justo hasta que quede todo más o menos integrado.
  • Finalmente, incorporamos las claras montadas con ayuda de la espátula con mucha suavidad y siempre empleando movimientos envolventes para evitar arruinar el volumen conseguido.
  • Una vez lista nuestra mezcla, precalentamos nuestra gofrera según las indicaciones del fabricante y engrasamos a conciencia el interior con un pincel de repostería (paso que volveremos repetir en cada nuevo uso).
  • Cuando esté bien caliente, dejamos caer la masa en cada cavidad, cerramos y dejamos que se doren ligeramente (o según preferencia personal) por ambas caras. Entre uso y uso mantendremos la mezcla refrigerada.
  • Conforme vayamos retirando los gofres ya hechos de la gofrera, los iremos depositando sobre una rejilla hasta terminar con toda la mezcla. Recién hechos y en caliente, los gofres son frágiles, así que los sacaremos de la gofrera con sumo cuidado con la ayuda de una espátula plana.
  • Servimos nuestros gofres aún calientes con una generosa ración de crema de caramelo al Pedro Ximénez
  • En el caso de que sobrasen algunos gofres, los conservaremos a temperatura ambiente bien cubiertos y resguardados del aire (máximo 2-3 días). Para devolverles la frescura perdida, podemos simplemente colocarlos sobre la plancha precalentada o la tostadora.
  • Acompañar de orejones, pasas de Corinto y ciruelas pasas.

© 2018 Nuria Tejedor. All rights reserved.

 

 

Escapada a la más grande de las islas Pitiusas para asistir a Ibiza Light Festival 2018

El mes de octubre vuelve a situar culturalmente a la isla de Ibiza en el centro del mundo. Alejados ya los calurosos días de sol y playa del verano y entrado en el otoño, la vibrante isla mayor de las Pitiusas y durante dos días, 12 y 13 de octubre, reúne a artistas y colectivos internacionales para crear un escenario único, con la luz como leitmotiv del encuentro, la conciencia ecológica y la creación como factor pedagógico de integración social. Tercera edición de este evento organizado por el Consell Insular de Ibiza y el Ayuntamiento de Ibiza, en esta ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y que es una iniciativa cultural sin ánimo de lucro impulsada por la Asociación de Artistas y Empresas Audiovisuales de Ibiza.

Ibiza Light Festival

Fotografía gentileza de Ibiza Light Festival

 

La luz como símbolo de conocimiento desde su forma más primitiva, el fuego, hasta la creatividad más vanguardista posible gracias a la tecnología más puntera. La capital ibicenca promueve el diálogo entre su pasado, de sus lugares históricos, y su futuro prometedor reinventándose para todas las estaciones del año, después de cerrar la temporada alta del estío.

Plano General

Plano General de Ibiza Light Festival 2018

 

El Port de Ibiza, el barrio de La Marina y Dalt de la Vila serán testigos mudos de perfomances, proyecciones y espectáculos para todos los ciudadanos del mundo y de todas las edades que sean curiosos y con ganas de aprender, locales y foráneos, con el objetivo claro de engendrar un agitado laboratorio creativo y tecnológico para ser referencia mundial en la innovación y la experimentación digital. Sus calles, plazas, monumentos y fachadas emblemáticas cobrarán una mágica y efímera vida nueva al atardecer. O lo ves este fin de semana o ya no lo ves y tendrás que esperar un año para una nueva edicion de esta pop up con la luz como motivo principal del evento.

Ibiza Light Festival

Fotografía gentileza de Ibiza Light Festival

 

Artistas como Richard Santana que repite nuevamente con sus mappings, esas fantásticas animaciones sobre superficies reales, Javier Ens, El Imaginario y muchos más venidos de nuestro país, Francia, Suiza, Gran Bretaña, Portugal, Italia, Argentina, Rusia y Jordania conforman el elenco de imaginativos creadores que se reúnen en este festivo y luminoso fin de semana en Eivissa.

Más información en la web de Ibiza Light Festival

© 2018 José María Toro. All rights reserved.

 

A %d blogueros les gusta esto: