Entrevista Hedonista a la escritora Sara Herrera Peralta

 

“ME GUSTA COCINAR PARA LOS AMIGOS” 

 

Sara Herrera Peralta es una de las poetas españolas de mayor proyección. Ganadora de premios tan prestigiosos como el Carmen Conde, cuenta ya con una amplia obra que ha sido traducida parcialmente al inglés, francés, portugués, esperanto e italiano. Gaditana de nacimiento y ciudadana del mundo de adopción, esta mujer: inteligente, amable y serena ofrece una poesía original llena de profundidad y grafismo. Una poesía nómada y en ocasiones plena de dolor que se plasma en los versos de su última obra: “Hombres que cantan nanas al amanecer y comen cebolla” (La Bella Varsovia). Nos acercamos a Sara -que ahora vive en Cazals, un pequeño pueblo de seiscientos habitantes en el sudeste de Francia- para conocer su día a día y su faceta más hedonista. Porque la poesía no está reñida con el vino tinto. El resto en www.saraherreraperalta.com

 

Sara Herrera

Sara Herrera por Samuel Capdeville

 

  1. Empezaremos por la hora de levantarnos, ¿qué desayuna Sara un día en el que se tiene que poner las pilas para escribir? ¿Y qué toma un día especial, de fiesta?

Desayuno salado. Pan sin gluten con aceite de oliva, una loncha de jamón y una pieza de fruta. Y café, siempre un café solo. A veces, los fines de semana, huevos revueltos con tostadas y zumo natural.

  1. ¿Silencio, música, conversación, noticias al levantarse de la cama?

Silencio. Cuando vivía en la ciudad me levantaba escuchando la radio y las noticias o leía la prensa digital mientras desayunaba delante del ordenador. Ahora la prensa la leo en el móvil pero nunca al levantarme. Prefiero la calma de la casa por las mañanas.

  1. Después de la ducha, abres el armario: ¿color o blanco y negro?

Color. Rara vez el negro, casi nunca el blanco.

  1. Se acerca la hora de comer, ¿un lugar ideal, real o imaginario, para quedar con los amigos?

Desde que vivo en el campo, en un pueblo de seiscientos habitantes, quedar con los amigos se limita a los fines de semana o a las vacaciones. Cuando nos visitan, ese lugar ideal es nuestra casa, rodeados de árboles y de terrenos de hierba, plantas y animales. Me gusta cocinar para los amigos.

  1. ¿Postre o café para una sobremesa de tertulia?

Casi nunca tomo postre después del almuerzo, prefiero un café.

  1. ¿Qué tal se te da el deporte? ¿Forma parte de tu rutina o lo tienes olvidado en un cajón?

No me gusta hacer deporte, pero para la cantidad de horas que paso al día delante de un ordenador me obligo a hacer ejercicios de cardio de vez en cuando o camino.

  1. ¿Música en el coche? ¿en el móvil? ¿mientras trabajas o escribes? ¿qué estás escuchando en los últimos días?

No suelo trabajar o escribir con música de fondo, me cuesta concentrarme, necesito el silencio. Pongo música cada vez que en casa hago algo que no requiere una actividad mental. En el móvil estos días suenan en bucle Perota Chingo, Leonard Cohen o Estrella Morente. En el tocadiscos, George Moustaki.

  1. Te regalamos un viaje con todos los gastos pagados, ¿a qué poético lugar viajarías?

A Nepal o a Islandia: dos destinos pendientes desde hace años, dos sueños que siguen ahí.

  1. Y como somos generosos, a la semana siguiente te mandamos a un concierto. ¿A quién te gustaría escuchar, así cerquita?

A José González, a Silvia Pérez Cruz… y volvería feliz a un concierto de Tom Waits o Tune-Yards (pura magia).

  1. Llega la noche, quedamos con unos amigos para tomar algo. ¿Cerveza o vino para acompañar la conversación?

Siempre vino tinto.

  1. ¿Eres de las que leen, ven la tele, se ponen una peli antes de dormir? ¿Qué nos encontramos en tu mesilla de noche?

Película, documental o lectura. En la mesita de noche ahora mismo están John Berger (“Trilogía de sus fatigas” en Debolsillo), Marta Sanz (“Clavícula” en Anagrama) y Amalia Andrade (“Cosas que piensas cuando te muerdes las uñas” en Planeta).

  1. ¿Con qué sueñas cuando te pones en modo avión?

Con tener más tiempo libre para poder hacer con las manos, viajar, leer o escribir, con poder trabajar en muchos proyectos pendientes, con poder tener cerca a algunas de las personas a las que amo y echo de menos.

  1. ¿Qué poema te gustaría haber escrito?

El poema “Coreografía”, de Mía Gallegos, o muchos de Wislawa Szymborska.

  1. Y para terminar, ¿Qué es lo que te hace más feliz en este momento de tu vida?

La sonrisa de mi hijo, la calma de la conciencia tranquila, la naturaleza que nos rodea, la serenidad presente.

 

© 2018 Noemi Martin. All rights reserved.

 

Entrevista a Espido Freire

Espido Freire: “Me hace feliz la sensación de encontrarme a gusto conmigo”

 

www.bloghedonista.com

©Espido Freire

 

A la escritora le ha costado sentir que le agrada su compañía pero el logro se percibe en su energía desbordante. Espido Freire crea historias y ensayos, imparte conferencias y cursos, acumula seguidores en instagram (@espidofreire) y, además, disfruta de la vida con la conciencia tranquila. Han pasado dieciocho años desde que se publicara su primera novela “Irlanda”. Con los cuarenta ya cumplidos y un Premio Planeta en su enorme mochila de éxitos, Espido Freire ha aprendido mucho de sí misma.  Su blog es un ejemplo claro de que la literatura no está reñida con la moda, la gastronomía y la felicidad. Cercana, sencilla y comprometida con los problemas de nuestra sociedad, presenta su nuevo ensayo: “La vida frente al espejo”. Así es el día a día de una escritora que camina junto a sus lectores.      

Empezaremos por la hora de levantarnos, ¿qué desayunas un día de trabajo? ¿Y qué tomas un día especial, de fiesta?

A diario desayuno salado, por lo general, y de manera consistente. Una tortilla de clara de huevo, salmón ahumado, o jamón de pavo, o tostada de aceite, con o sin jamón ibérico; o con queso. Una quiche del día anterior… Hay muchas opciones: fruta, té, pan integral, zumo de verduras o frutas… Los días de fiesta, si desayuno fuera, tomo algún dulce o churros, o una chapata con aceite, tomate y jamón en un lugar en el que las bordan. O migas de pastor. No soy muy escrupulosa, como se ve.

¿Eres de las que pones música nada más saltar de la cama o te tomas el cafecito/té escuchando las noticias?

Ninguna de las dos cosas (por lo general, tengo que sacarme a las gatitas de encima, primero), pero despierto normalmente con energía alta y de buen humor.

Después de la ducha, abres el armario de par en par. ¿Qué encontramos? 

De todo. ¿Qué necesitas? Lo tengo. Mi armario es la envidia de mis amigas.

La mañana se va rápidamente y se acerca la hora de comer, descúbrenos un lugar ideal para quedar con amigos. No pienses ni un minuto en dieta o comida sana. ¿Qué te pides?

Suelo comer en un restaurante japonés cerca de mi casa, el Ayala Japón. Sashimi, tempura de verduras y una lubina al ponzu. Si estoy en puerto de mar, y hay marisco, me pierde. Sobre todo el buey de mar.

¿Postre o café para una sobremesa de tertulia?

Más un té que un postre. Prefiero comer a tomar postre. Quizás luego meriende algo, un bocadito de algo rico.

Hemos comido, charlado… ¿Eres de las que si pueden, se enrollan en la mantita después de almorzar? ¿Te pone la siesta?

Sí, con la edad, y esto es muy decadente, valoro cada vez más la siesta. Y me sienta muy bien (antes no).

¿Y qué tal se lleva Espido Freire con el deporte? ¿Forma parte de su rutina o está olvidado en un cajón?

Pues odio el deporte con todo mi corazón pero no me queda más remedio de hacer una rutina de ejercicio y estiramientos diarios, porque padezco de la espalda. También salgo a caminar y a veces nado.

Pasamos al “momento música”. ¿La escuchas en el coche? ¿En el móvil? ¿Mientras escribes? Cuéntanos. ¿Qué suena en tu día a día en los últimos tiempos?

Música casi siempre, sí, me hace compañía. Ahora escucho intensivamente  a Arvo Pärt. No es precisamente alegre, pero me gusta.

Pues bien, una vez comprobado que eres amante de la música, hemos decidido invitarte a buen concierto. Elige: puedes volar al pasado y escoger un clásico imposible o quedarte en el presente. El planeta musical está a tu disposición.

Pues a uno de Bowie, que acabamos de perderlo. Y nunca le vi en concierto, aunque lo conocí muy brevemente en Londres, hace muchos años.

Además, el Blog Hedonista te regala un viaje de una semana con todos los gastos pagados para desconectar. ¿A dónde te vas sin pensar demasiado?

A Nueva York. Sin dudarlo. Aunque tengo pendiente Islandia, que no conozco y me encantaría, una semana en Nueva York resulta irresistible.

A la vuelta de tu escapada, quedas con unos colegas para tomar algo. ¿Cerveza o vino para acompañar la conversación?

Vino, nunca he bebido cerveza. Aunque serían ellos los que lo disfrutarían, yo no bebo alcohol desde hace un par de años.

Ya estás en casita. Antes de irte a la cama, ¿te embadurnas de crema, rezas, meditas? ¿Saltas sobre el colchón como una tigresa?

Me desmaquillo, medito sobre lo ocurrido durante el día, hago una breve lista de los pendientes para el día siguiente, mimo un poco a las gatitas, por turnos, y me acuesto.

A la hora de dormir, un ratito antes, ¿eres de las que leen, ven la tele…? ¿Qué nos encontramos en tu mesilla de noche?

Siempre, salvo que esté agotada, leo. Si duermo en un hotel puede que vea la tele, en mi habitación no la tengo. En mi mesita hay crema de labios, una botella de agua, el móvil, pañuelos de papel, varios libros, y un botellita de mi perfume Halloween.

Por fin apagas la luz hasta el día siguiente. ¿Es temprano o ya han sonado las campanadas? ¿Duermes de un tirón o a tropezones?

Intento acostarme pronto, pero casi nunca lo consigo antes de las campanadas… quizás hoy o mañana. Duermo bastante bien, no importa dónde ni cómo.

¿Con qué sueñas cuando te pones en modo avión?

Sueño todas las noches y recuerdo bastante bien los sueños. Depende, claro: a veces resuelvo problemas mientras duermo, otras regresan los conflictos de otras épocas que no he logrado resolver… pero por lo general, son sueños agradables.

Nos despedimos, Espido. ¿Qué es lo que te hace más feliz en este momento de tu vida?

La conciencia tranquila, la sensación de encontrarme a gusto conmigo. De haber aprendido mucho de mí y sentir que me agrada mi compañía. A mí me ha costado mucho lograr eso que, para mucha gente, resulta muy sencillo.

© 2016 Noemi Martin. Todos los derechos reservados

A %d blogueros les gusta esto: