¡La vida actual es un chollo!

Según Rafael Santandreu «hay que dejar de quejarse por estupideces» 

Rafael Santandreu

Foto cortesía de Rafael Santandreu

Rafael Santandreu, psicólogo superventas y hombre libre y auténtico donde los haya, lo tiene claro: «está chupado ser megafeliz en esta sociedad». «Nos basta con tener la comida y la bebida del día», recuerda en sus intervenciones, convencido de lo sencillo que es renunciar a todo.  Mientras prepara su quinto libro, después de los exitosos  «El arte de no amargarse la vida», «Ser feliz en Alaska», «Las gafas de la felicidad» y  «Nada es tan terrible», sigue disfrutando de cada  instante desde la alegría y la diversión. Lo importante -afirma Santandreu con desparpajo- «es saber darle un sentido chulo a las cartas que te reparta la vida en cada momento». Lo que piensen los demás, por cierto, se la trae al pairo.

Leí el otro día una frase del poeta Karmelo Iribarren: «tanto amenazar y asustar y el futuro era esto». Al final nada es tan terrible, ¿no?

Si tú quieres, nada será terrible. Pero si te empeñas, todo puede ser un infierno. Como sólo depende de ti, hay para todos los gustos (o sistema de creencias). Lo esencial es que aprendas que las emociones las produce tu mente con tus ideas, tus creencias. ¿Todavía no te has dado cuenta?

-Hacemos mil cosas para encontrar la paz interior: probamos métodos orientales, leemos libros de autoayuda a mansalva, nos damos baños de agua helada…¿Tan complicado es vivir en esta sociedad con un poco de tranquilidad?

Para nada. ¡Está chupado ser mega feliz en esta sociedad! Es precisamente la creencia ésa de que «es difícil» la que te lo hace difícil. Pero es que es hasta ridículo pensar que esta vida «es difícil». ¡Dios mío! ¿Pero no ves que es un chollo?

-Por cierto, ¿los ingenuos son más felices?

Estar bien de la cabeza y ser feliz no tiene nada que ver con la ingenuidad. Son dos conceptos que ni se tocan. Hay gente ingenua muy infeliz y, al contrario, gente muy perspicaz y profunda, mega feliz (como yo). Por ahí no va la cosa y repito: » la vida actual es un chollo».

-Y siguiendo con el tema: a muchas personas les molesta la gente feliz (o al menos los que no se quejan continuamente de sus problemas). ¿Es mejor ser discreto en esto de la felicidad  para no levantar ampollas?  

Personalmente, toda esa gente me la trae al pairo. Yo intento relacionarme solo con personas guays. Cuando me tropiezo con ese tipo de personas neuróticas, pues nada, paciencia con ellos: pero yo no varío un ápice mi alegría. La verdad es que es un tema que me afecta «cero»

-¿No es demasiado pretencioso intentar ser fuertes contra viento y marea? ¿Igual hay que permitirse un poco de debilidad de vez en cuando para luego volver a la carga?   

Tú misma. Su quieres guardarte una ración de neuras, sufrimiento, rabia, tristeza, vergüenza o ansiedad, eres libre para hacerlo. Yo, como ya sé que todo eso no es necesario, pues me lo ahorro. En mi opinión, la vida es demasiado corta para desperdiciarla con ese «poco de debilidad (neurótica)».

 -Pues a mí me relaja mucho saber que, como leí en alguna de tus obras, «podemos aspirar a tener una salud mental pero no completa. Lo otro es un descalabro»…   

A ver: puntualicemos. Nunca seremos 100% no neuróticos porque los humanos fallamos, pero las neuras se pueden reducir tanto que la vida se convierta en un desfile de alegría prácticamente constante. Para conseguirlo: a) date cuenta profundamente de que «tú» creas tus emociones con «tu» diálogo interno, b) deja de quejarte por estupideces, y c) flipa con lo que te rodea.

 -En las conferencias y cursos relacionados con el desarrollo personal siempre hay más mujeres que hombres. ¿Los hombres están más satisfechos con sus vidas, tienen mejor salud mental o es que pasan más del tema?

Mis datos me dicen que existe más o menos la misma cantidad de neurosis en hombres que en mujeres (aunque varía un poco el tipo). Las mujeres acuden más al médico, buscan más ayuda, lo hablan más, no se sienten mal por ser vulnerables… Solo eso.

-Nos damos demasiada importancia. A veces hasta somos esclavos de lo que piensan los demás de nosotros cuando los demás ni nos piensan. ¿No deberíamos ser un poco más conscientes de nuestra insignificancia?

Sí, jeje. Eso es algo divertido: creemos que somos TAN importantes. Mira, hace como un par de años, me hizo una entrevista Andreu Buenafuente que no salió muy bien. Más bien fatal (se puede ver en youtube). ¡¿Y qué?! Aquí estoy tan pancho en el Pirineo, respondiéndote a estas preguntas, más feliz que una codorniz. Por los cascos escucho «A house in the middle of the street» de Madness y me acuerdo de cuando vivía en Inglaterra y lo flipo yo solo. ¿Qué narices me importan esas cosas: lo que puedan pensar de mí o hacer las cosas siempre bien o cumplir con unos estándares sociales u otros? Yo solo soy un ser humano que no pierde el tiempo en chorradas porque ahí afuera me está esperando la VIDA, el Pirineo, mucha buena música y tantas cosas guays… ¿Para qué carajo querría ser importante? ¿Para qué narices necesito la aprobación de los demás? Los que se quieran divertir compartiendo conmigo la vida, aquí estoy. Los que no, ¿qué narices tienen que ver conmigo? Simplemente, no me interesan.

¿ Y por qué hay tanto odio en las redes sociales? ¿Esto de insultar a destajo es    intolerancia, envidia, aburrimiento, maldad…?    

Un poco de todo eso pero hay que subrayar que casi todo el mundo (el 98%) es maravilloso, capaz de increíbles muestras de generosidad y amor. Incluso de dar su propia vida por los demás. Simplemente, cuando hacemos algo mal es por neurosis, ignorancia de dónde se encuentra la verdadera fuente de felicidad: en el amor. Pero no es nada que no se pueda arreglar dándoles más amor.

-Me preocupan los niños y niñas de hoy en día. ¿Lograrán ser felices en medio de tanto ruido o tendrán más herramientas de las que ha tenido nuestra generación?

No hay ruido inventable por el hombre capaz de impedir a nadie estar increíblemente genial. Así que no hay nada de lo que preocuparse.

 -Por cierto, nos cuentas que «el estado natural del ser humano es el ocio». Eso no se lo diría ningún padre o madre a sus hijos. Gran error, ¿verdad?

Al contrario de lo que se piensa, los padres no tienen tanta influencia en sus hijos. Nuestra filosofía de vida es algo muy personal, conformada por muchas influencias: profesores, amigos, películas, novelas, nuestra propia lógica, etc. Desde niños vamos haciendo un mega-revolutum con todo eso y al final sale un sistema de valores, una visión del mundo única y, muy mayormente, esculpida por nosotros mismos. Así que no hay de lo que preocuparse como padres.

 -Los cementerios de las monjas de clausura están llenos de nonagenarias. Siempre me ha llamado la atención la longevidad de estas señoras…   

Tienen una filosofía de vida mejorable pero mucho mejor que la media de la gente de la calle. Por eso viven tanto y lo que es más importante, son tan felices. Podemos aprender un montón de cosas de ellas.

 -Dices que para hacerse fuertes hay que saber crear paraísos en vertederos. ¿Es posible encontrar la gloria bendita en todo tipo de vertederos? ¿Incluso en los que huelen peor?

Sí porque la diversión, la alegría, el juego… depende de que no te quejes nunca y sepas darle un sentido chulo a las cartas que te reparta la vida en cada momento. Mi amigo Jaume Sanllorente vive en un barrio chabolista de Bombay y es mega feliz. No es tan difícil: abre tu mente.

 -Estamos de acuerdo en que uno de los primeros y mejores «manuales de autoayuda» que se ha escrito son las Meditaciones de Marco Aurelio hace casi dos mil años. Mira que llevamos tiempo aprendiendo a vivir…    

Sí. Era un tipo extremadamente inteligente y, de hecho, es para muchos el mejor gobernante que tuvo el Imperio Romano en todos los siglos de su historia.

 -¿ Y para cuándo el próximo libro de Rafael Santandreu?

Espero que antes de verano de 2020 aparezca mi nuevo libro que será el mejor que he escrito hasta ahora. Estoy en plena redacción del mismo. Igual lo titulo: «Casi Magia: ni te imaginas el poder de tu mente para hacerte feliz»

© 2019 Noemi Martin. All rights reserved

¡ES HORA DE DISOLVER TODAS LAS ANSIEDADES!

Según Curro Cañete, «el optimismo se entrena y desarrolla»
.
Fotografía gentileza de Curro Cañete

Fotografía gentileza de Curro Cañete

.
Curro Cañete es un hombre mágico. Su segundo libro: «El poder de confiar en ti» está entre los más vendidos del momento en Amazon y Casa del Libro. Curro cree en la magia que se trabaja cada día porque así ha creado el futuro que soñaba y pretende que todos hagamos lo mismo. Si lees sus reflexiones, pensarás que es totalmente posible y que éste no es un libro más de crecimiento personal. Es una obra brillante para releer y subrayar. Titulado en Derecho y Periodismo y Máster en Coaching Personal y Profesional, Curro derrocha sencillez, amabilidad, alegría y optimismo. Es el amigo-guía que todos quisiéramos tener. Su propósito es claro: que cada vez más personas sean felices. Y parece que no es tan complicado si nos enfocamos y, por fin, nos atrevemos a vivir.
.
-Dices en tu último libro que para ser feliz es necesario mirar a la vida sin miedo. ¿Crees que el miedo es el principal obstáculo al que nos enfrentamos cada día? ¿Es posible vivir sin miedo en cualquier circunstancia?
El miedo puede ser un impedimento muy grande para que puedas hacer tu vida. Lo mejor es enfrentarse a él con decisión y determinación porque en el momento en que lo haces observas cómo se disuelve mágicamente. Con respecto a la segunda pregunta, vivir con muchísimo menos miedo es posible, pero vivir sin miedo es más complicado. Si lo logras te convertirías en Dios, en Jesucristo o en Buda por lo menos, y pasarías a la historia, jeje.
.
-¿La ansiedad es miedo a vivir?
 La ansiedad es miedo a que suceda una fantasía catastrófica que está en nuestra mente o a que se repita algo del pasado que nos hizo sufrir. ¡Es hora de disolver todas las ansiedades!
.
-Soy una cobardica que se empeña en ser valiente. ¿cómo lo consigo? ¿Se podría luchar contra una «genética ansiosa o negativa»?
Los genes pueden influir pero jamás tienen la última palabra.  Tu poderosa intención de ser valiente, si es verdadera, te llevará a serlo. Y lo serás. Y recuerda lo que dijo Aristóteles: “Si quieres llegar a ser valiente, actúa como si lo fueras”.
.
-¿Por qué casi siempre pensamos que los demás son más afortunados que nosotros?¿Fomentan las redes sociales una «falsa felicidad»?
No siempre pensamos eso. Puedes dejar de compararte con los demás si te lo propones. Y serás mucho más feliz si lo haces. Si nadie está caminando sobre tus zapatos y nadie tiene tu destino, ¿para qué vas a mirar el destino de otros?
.
-¿Serenidad o felicidad? ¿Es la primera sólo una parte de la segunda?
Creo que estás en lo cierto: la felicidad es algo más grande, inconmensurable, que efectivamente está por encima de la serenidad y del sufrimiento.
.
-¿Se puede superar cualquier experiencia vital por muy dramática que sea?
Cualquier cosa que suceda en la vida, por dramática que sea, podemos enfocarla de un modo que nos haga menos daño. Hay gente que ha superado cosas que parecían muy difíciles de superar. Por ejemplo, Irene Villa está haciendo una vida extraordinaria e incluso perdonó a quienes le habían arrebatado sus piernas. Me consta que es muy muy feliz.
.
-Curro, has cambiado de vida varias veces buscando tu camino. De abogado a periodista. De periodista de éxito a «coach» en felicidad y escritor. ¿Qué hacemos cuando hay aspectos de nuestra vida que es imposible cambiar (trabajo, enfermedades, «familiares imposibles») y que nos roban energía? ¿Entra en juego la aceptación?
Para mí no hay nada imposible pero me parece que antes de cambiar algo hay que aceptarlo, sí. Cuando aceptas algo tienes paz y claridad de ideas y desde ahí es mucho más fácil hacer realidad tus nuevos deseos.
.
-La generosidad forma parte del camino hacia la felicidad. ¿Cómo podemos ser buenos sin caer en el «buenismo»?
Hay gente que confunde ser generoso con comportarse de una manera tonta. El que se comporta de forma tonta es fácilmente manipulable. El que es generoso es consciente. Decide conscientemente con qué y con quiénes quiere ser generoso. Y hasta dónde.
.
-¿ Y por qué nos importa tanto lo que opinen los demás? Tanto como para cerrar la boca o apagar nuestros sueños.
En mis talleres Intensivos, sesiones y con mi libro lo que más he buscado conseguir es una cosa: que la gente se libere del qué dirán. Es posible liberarse. Te lo prometo. Y solo cuando te liberas puedes hacer de verdad tu camino de vida. Y en tu camino de vida está tu felicidad.
.
– No tengo claro si el optimista nace o se hace…
El optimismo se entrena y se desarrolla. Hasta la persona más pesimista puede aprender a ser más optimista si se decide a tomarse el trabajo en serio.
.
-¿Es más fácil serlo confiando o creyendo en la vida aunque haya cosas que resulten inexplicables?
Efectivamente. Las personas verdaderamente inteligentes son las que confían en ellos y en la vida. Y con eso son felices.
.
-Y hablando de todo un poco ¿Se puede ser espiritual sin poner velitas o música new age?
Todos somos seres espirituales pero no todos lo sabemos. Descubrirlo forma parte de uno de los aprendizajes de la vida. Y como tú lleves tu espiritualidad es cosa tuya. ¡Tienes libertad para hacer lo que quieras! ¿No es maravilloso?
.
-Absolutamente, aunque hay quien dice que el crecimiento personal es una moda…
Hablar de crecimiento personal es hablar de la vida pues todos estamos en permanente cambio y evolución. El crecimiento personal nació con todas las filosofías y religiones del mundo, así que ha existido toda la vida. Cada película que ves, canción que escuchas y libro que lees esconde dentro crecimiento personal. Y el mayor genio del crecimiento personal fue Jesucristo. Otros grandes genios del crecimiento personal fueron Buda, Sócrates, Aristóteles, Platón, Gandhi… por poner unos cuantos ejemplos. Pero hay muchísimas mentes brillantes que nos han ayudado a crecer.
.
-¿Para crear un presente distinto hay que mirar al pasado y limpiarlo de alguna forma, por ejemplo perdonando, o simplemente olvidarlo?
Lo importante es que logres enfocarte en el presente y en lo que quieres crear a partir de ahora. En este sentido hacer las paces con el pasado y liberarnos del rencor nos ayuda muchísimo a lograr más foco.
.
Parece que nos han educado para reprimir las emociones. Ahora se habla de «gestionarlas» o simplemente de sentirlas. ¿Qué hacemos con nuestro saco de emociones?
Yo voto por lo que decían los grandes filósofos griegos: cultivar las virtudes. Es decir, voto por cultivar las emociones positivas que tú sientes que te dan fuerza y poder.
.
-Después de leer tu libro tengo claro que quiero cambiar. ¿Cómo medimos el tamaño de nuestras metas y sueños sin pasar del cero al imposible?
Creo que la manera de medirlo es con la conciencia. Tienes que llegar a ser consciente de lo que verdaderamente deseas. Así podrás conseguirlo.
.
– ¿Al final el secreto es el amor con mayúsculas?   
El amor es una maravilla. Estar enamorado de la vida es lo mejor que le puede suceder a una persona. Por amor estamos aquí y hacia el amor vamos. Tenemos mucha suerte. ¡No pudo nadie inventar un destino mejor!
.
© 2019 Noemi Martin. All rights reserved
.

Entrevista Hedonista a la escritora Sara Herrera Peralta

 

«ME GUSTA COCINAR PARA LOS AMIGOS» 

 

Sara Herrera Peralta es una de las poetas españolas de mayor proyección. Ganadora de premios tan prestigiosos como el Carmen Conde, cuenta ya con una amplia obra que ha sido traducida parcialmente al inglés, francés, portugués, esperanto e italiano. Gaditana de nacimiento y ciudadana del mundo de adopción, esta mujer: inteligente, amable y serena ofrece una poesía original llena de profundidad y grafismo. Una poesía nómada y en ocasiones plena de dolor que se plasma en los versos de su última obra: «Hombres que cantan nanas al amanecer y comen cebolla» (La Bella Varsovia). Nos acercamos a Sara -que ahora vive en Cazals, un pequeño pueblo de seiscientos habitantes en el sudeste de Francia- para conocer su día a día y su faceta más hedonista. Porque la poesía no está reñida con el vino tinto. El resto en www.saraherreraperalta.com

 

Sara Herrera

Sara Herrera por Samuel Capdeville

 

  1. Empezaremos por la hora de levantarnos, ¿qué desayuna Sara un día en el que se tiene que poner las pilas para escribir? ¿Y qué toma un día especial, de fiesta?

Desayuno salado. Pan sin gluten con aceite de oliva, una loncha de jamón y una pieza de fruta. Y café, siempre un café solo. A veces, los fines de semana, huevos revueltos con tostadas y zumo natural.

  1. ¿Silencio, música, conversación, noticias al levantarse de la cama?

Silencio. Cuando vivía en la ciudad me levantaba escuchando la radio y las noticias o leía la prensa digital mientras desayunaba delante del ordenador. Ahora la prensa la leo en el móvil pero nunca al levantarme. Prefiero la calma de la casa por las mañanas.

  1. Después de la ducha, abres el armario: ¿color o blanco y negro?

Color. Rara vez el negro, casi nunca el blanco.

  1. Se acerca la hora de comer, ¿un lugar ideal, real o imaginario, para quedar con los amigos?

Desde que vivo en el campo, en un pueblo de seiscientos habitantes, quedar con los amigos se limita a los fines de semana o a las vacaciones. Cuando nos visitan, ese lugar ideal es nuestra casa, rodeados de árboles y de terrenos de hierba, plantas y animales. Me gusta cocinar para los amigos.

  1. ¿Postre o café para una sobremesa de tertulia?

Casi nunca tomo postre después del almuerzo, prefiero un café.

  1. ¿Qué tal se te da el deporte? ¿Forma parte de tu rutina o lo tienes olvidado en un cajón?

No me gusta hacer deporte, pero para la cantidad de horas que paso al día delante de un ordenador me obligo a hacer ejercicios de cardio de vez en cuando o camino.

  1. ¿Música en el coche? ¿en el móvil? ¿mientras trabajas o escribes? ¿qué estás escuchando en los últimos días?

No suelo trabajar o escribir con música de fondo, me cuesta concentrarme, necesito el silencio. Pongo música cada vez que en casa hago algo que no requiere una actividad mental. En el móvil estos días suenan en bucle Perota Chingo, Leonard Cohen o Estrella Morente. En el tocadiscos, George Moustaki.

  1. Te regalamos un viaje con todos los gastos pagados, ¿a qué poético lugar viajarías?

A Nepal o a Islandia: dos destinos pendientes desde hace años, dos sueños que siguen ahí.

  1. Y como somos generosos, a la semana siguiente te mandamos a un concierto. ¿A quién te gustaría escuchar, así cerquita?

A José González, a Silvia Pérez Cruz… y volvería feliz a un concierto de Tom Waits o Tune-Yards (pura magia).

  1. Llega la noche, quedamos con unos amigos para tomar algo. ¿Cerveza o vino para acompañar la conversación?

Siempre vino tinto.

  1. ¿Eres de las que leen, ven la tele, se ponen una peli antes de dormir? ¿Qué nos encontramos en tu mesilla de noche?

Película, documental o lectura. En la mesita de noche ahora mismo están John Berger (“Trilogía de sus fatigas” en Debolsillo), Marta Sanz (“Clavícula” en Anagrama) y Amalia Andrade (“Cosas que piensas cuando te muerdes las uñas” en Planeta).

  1. ¿Con qué sueñas cuando te pones en modo avión?

Con tener más tiempo libre para poder hacer con las manos, viajar, leer o escribir, con poder trabajar en muchos proyectos pendientes, con poder tener cerca a algunas de las personas a las que amo y echo de menos.

  1. ¿Qué poema te gustaría haber escrito?

El poema “Coreografía”, de Mía Gallegos, o muchos de Wislawa Szymborska.

  1. Y para terminar, ¿Qué es lo que te hace más feliz en este momento de tu vida?

La sonrisa de mi hijo, la calma de la conciencia tranquila, la naturaleza que nos rodea, la serenidad presente.

 

© 2018 Noemi Martin. All rights reserved.

 

Entrevista a Espido Freire

Espido Freire: «Me hace feliz la sensación de encontrarme a gusto conmigo»

 

www.bloghedonista.com

©Espido Freire

 

A la escritora le ha costado sentir que le agrada su compañía pero el logro se percibe en su energía desbordante. Espido Freire crea historias y ensayos, imparte conferencias y cursos, acumula seguidores en instagram (@espidofreire) y, además, disfruta de la vida con la conciencia tranquila. Han pasado dieciocho años desde que se publicara su primera novela “Irlanda”. Con los cuarenta ya cumplidos y un Premio Planeta en su enorme mochila de éxitos, Espido Freire ha aprendido mucho de sí misma.  Su blog es un ejemplo claro de que la literatura no está reñida con la moda, la gastronomía y la felicidad. Cercana, sencilla y comprometida con los problemas de nuestra sociedad, presenta su nuevo ensayo: “La vida frente al espejo”. Así es el día a día de una escritora que camina junto a sus lectores.      

Empezaremos por la hora de levantarnos, ¿qué desayunas un día de trabajo? ¿Y qué tomas un día especial, de fiesta?

A diario desayuno salado, por lo general, y de manera consistente. Una tortilla de clara de huevo, salmón ahumado, o jamón de pavo, o tostada de aceite, con o sin jamón ibérico; o con queso. Una quiche del día anterior… Hay muchas opciones: fruta, té, pan integral, zumo de verduras o frutas… Los días de fiesta, si desayuno fuera, tomo algún dulce o churros, o una chapata con aceite, tomate y jamón en un lugar en el que las bordan. O migas de pastor. No soy muy escrupulosa, como se ve.

¿Eres de las que pones música nada más saltar de la cama o te tomas el cafecito/té escuchando las noticias?

Ninguna de las dos cosas (por lo general, tengo que sacarme a las gatitas de encima, primero), pero despierto normalmente con energía alta y de buen humor.

Después de la ducha, abres el armario de par en par. ¿Qué encontramos? 

De todo. ¿Qué necesitas? Lo tengo. Mi armario es la envidia de mis amigas.

La mañana se va rápidamente y se acerca la hora de comer, descúbrenos un lugar ideal para quedar con amigos. No pienses ni un minuto en dieta o comida sana. ¿Qué te pides?

Suelo comer en un restaurante japonés cerca de mi casa, el Ayala Japón. Sashimi, tempura de verduras y una lubina al ponzu. Si estoy en puerto de mar, y hay marisco, me pierde. Sobre todo el buey de mar.

¿Postre o café para una sobremesa de tertulia?

Más un té que un postre. Prefiero comer a tomar postre. Quizás luego meriende algo, un bocadito de algo rico.

Hemos comido, charlado… ¿Eres de las que si pueden, se enrollan en la mantita después de almorzar? ¿Te pone la siesta?

Sí, con la edad, y esto es muy decadente, valoro cada vez más la siesta. Y me sienta muy bien (antes no).

¿Y qué tal se lleva Espido Freire con el deporte? ¿Forma parte de su rutina o está olvidado en un cajón?

Pues odio el deporte con todo mi corazón pero no me queda más remedio de hacer una rutina de ejercicio y estiramientos diarios, porque padezco de la espalda. También salgo a caminar y a veces nado.

Pasamos al “momento música”. ¿La escuchas en el coche? ¿En el móvil? ¿Mientras escribes? Cuéntanos. ¿Qué suena en tu día a día en los últimos tiempos?

Música casi siempre, sí, me hace compañía. Ahora escucho intensivamente  a Arvo Pärt. No es precisamente alegre, pero me gusta.

Pues bien, una vez comprobado que eres amante de la música, hemos decidido invitarte a buen concierto. Elige: puedes volar al pasado y escoger un clásico imposible o quedarte en el presente. El planeta musical está a tu disposición.

Pues a uno de Bowie, que acabamos de perderlo. Y nunca le vi en concierto, aunque lo conocí muy brevemente en Londres, hace muchos años.

Además, el Blog Hedonista te regala un viaje de una semana con todos los gastos pagados para desconectar. ¿A dónde te vas sin pensar demasiado?

A Nueva York. Sin dudarlo. Aunque tengo pendiente Islandia, que no conozco y me encantaría, una semana en Nueva York resulta irresistible.

A la vuelta de tu escapada, quedas con unos colegas para tomar algo. ¿Cerveza o vino para acompañar la conversación?

Vino, nunca he bebido cerveza. Aunque serían ellos los que lo disfrutarían, yo no bebo alcohol desde hace un par de años.

Ya estás en casita. Antes de irte a la cama, ¿te embadurnas de crema, rezas, meditas? ¿Saltas sobre el colchón como una tigresa?

Me desmaquillo, medito sobre lo ocurrido durante el día, hago una breve lista de los pendientes para el día siguiente, mimo un poco a las gatitas, por turnos, y me acuesto.

A la hora de dormir, un ratito antes, ¿eres de las que leen, ven la tele…? ¿Qué nos encontramos en tu mesilla de noche?

Siempre, salvo que esté agotada, leo. Si duermo en un hotel puede que vea la tele, en mi habitación no la tengo. En mi mesita hay crema de labios, una botella de agua, el móvil, pañuelos de papel, varios libros, y un botellita de mi perfume Halloween.

Por fin apagas la luz hasta el día siguiente. ¿Es temprano o ya han sonado las campanadas? ¿Duermes de un tirón o a tropezones?

Intento acostarme pronto, pero casi nunca lo consigo antes de las campanadas… quizás hoy o mañana. Duermo bastante bien, no importa dónde ni cómo.

¿Con qué sueñas cuando te pones en modo avión?

Sueño todas las noches y recuerdo bastante bien los sueños. Depende, claro: a veces resuelvo problemas mientras duermo, otras regresan los conflictos de otras épocas que no he logrado resolver… pero por lo general, son sueños agradables.

Nos despedimos, Espido. ¿Qué es lo que te hace más feliz en este momento de tu vida?

La conciencia tranquila, la sensación de encontrarme a gusto conmigo. De haber aprendido mucho de mí y sentir que me agrada mi compañía. A mí me ha costado mucho lograr eso que, para mucha gente, resulta muy sencillo.

© 2016 Noemi Martin. Todos los derechos reservados

A %d blogueros les gusta esto: