Sandra Sánchez: el kárate es un arte lleno de sentimiento, garra, fuerza y corazón

«ESTAMOS RODEADOS DE PERSONAS INSPIRADORAS, NO HACE FALTA QUE SEAN CONOCIDAS» 
sandra sánchez foto

Foto cedida por Sandra Sánchez

 

Sandra Sánchez (1981) es la mejor karateca en la modalidad de kata de todos los tiempos. Sí, la mejor del mundo y de la historia. Con 153 centímetros y 48 kilos de fuerza, tenacidad y humildad, la karateca que lo gana todo y que entró en la Selección Española con 33 años, ha demostrado que los sueños pueden cumplirse cuando se trabaja con disciplina. Solidaria y generosa (recientemente ha donado el dinero de un premio para construir un gimnasio para niños en un Hospital) apunta con ilusión a su próximo destino: Tokio 2020. Así es nuestra campeona y Premio Nacional del Deporte: una cabezota genial. 

Aunque empezaste a hacer karate con cuatro años, entras en la Selección Española con treinta y tres y te conviertes en la mejor karateca en katas de todos los tiempos. ¿Dónde estaba metida esta joya?

En Talavera de la Reina, jaja, y algunos viajes por el mundo… Yo había estado compitiendo toda la vida pero los diferentes seleccionadores que hubo creyeron que no que tenía el nivel para entrar en la Selección. Posiblemente tenían razón y seguí mejorando cada año, a ver si les hacía cambiar de opinión.

Supongo que eso solo lo consigue alguien tenaz y un poquito cabezota…

Sí, no puedo negar que soy muy cabezota. Me empeño en hacer algo y no paro, pero es que no me gusta dejar las cosas a medias.

Además, a tus treinta y ocho años desafías el concepto edad, deportivamente hablando. 

La edad en el deporte está cambiando. Cada vez los entrenamientos son de mejor calidad, se conoce más sobre prevención y recuperación de lesiones, alimentación, etc… Y todo eso suma.

Y eso de ser la mejor karateca en katas de todos los tiempos, ¿es una responsabilidad o un aliciente?

No es algo que piense, ni siquiera que crea. Me falta mucho por mejorar y seguir aprendiendo.

Por cierto, ¿qué tal con la japonesa, tu rival en todas las finales ?

Muy bien, la rivalidad es algo que queda en el tatami. Estamos viviendo una etapa deportiva muy intensa y emocionante para las dos coincidiendo en tantas finales. Al final se crea una admiración y un respeto que además de hacernos amigas ahora, cuando todo esto pase, nos unirá de forma especial.

Además, como he oído decir a tu entrenador, al final tu máximo rival eres tú.

Exactamente. En el tatami estás solo, intentando ser una mejor versión que el día anterior y tratando de superarte. Pero es que cada día que te levantas y tienes que dar el 100% en los entrenos, eres tú solo y tu mente quien se pone excusas y justificaciones para no hacerlo o saca fuerzas y razones para dar el máximo.

¿Y cómo se lleva que tu entrenador sea también tu pareja?

Me siento afortunada de poder vivir todo esto con él, nadie me conoce mejor. Ha sabido darme confianza y seguridad, algo que es importante transmitir en el tatami. Pero como es tan duro entrenando y manda tanto, fuera del tatami mando yo para compensar, jaja.

Eres una mujer inspiradora en todos los sentidos pero, ¿quién te inspira a ti?

Nunca he tenido un personaje único porque me inspiró en mucha gente, en historias de vida y de superación. Estamos rodeados de personas inspiradoras, no hace falta que sean conocidas.

¿Qué es un kata? Seguro que para ti es algo más que una secuencia de posturas o técnicas ¿Cómo logras que parezca magia?

El kata es parte de ti. Además del significado que tienen cada una de sus técnicas, está todo lo que expresas y que sale de lo más profundo de tu interior. El karate es un arte y como arte está lleno de sentimiento, garra, fuerza y corazón.

Está claro que el karate es más que un deporte. ¿Cómo puede influir en la personalidad de los niños y jóvenes que lo practican?

Siempre digo que el karate me ha hecho ser como soy, te inculca disciplina, trabajo duro, superación y fomenta valores que por supuesto deben estar en tu interior pero que a través del karate y de un buen maestro se desarrollan. Y todo eso tiene transferencia a tu vida y tu día a día.

El deporte al más alto nivel supone la máxima disciplina y encima el karate es disciplina en estado puro. ¿Queda algún resquicio para una travesurilla? Yo que sé, una copita de vino un día. Una salida nocturna

Jajaja…Yo no bebo, no lo he hecho nunca. Sin embargo, traviesa he sido siempre.. Jajajaja. No salgo de fiesta y soy bastante disciplinada pero hay espacio para desconectar.

¿Y cómo controlas los nervios antes de una competición? ¿Tienes alguna rutina de relajación o aprovechas el subidón de adrenalina?

Confío en todo el trabajo que hay detrás pero eso no significa que los nervios desaparezcan, he aprendido a convivir con mis nervios, siempre están ahí y como no puedo hacer que desaparezcan me he hecho amiga de ellos.

Por cierto, para ponerse nerviosa es que en las Olimpiadas de París 2024 no haya karate ¿Qué criterio es el que lleva a hacer que el breakdance sea deporte olímpico y se elimine al karate? ¿Estamos a tiempo de que se dé marcha atrás?

Los criterios son aleatorios, no hay nada escrito. No existe algo que federaciones y deporte puedan seguir y cumplir y si lo hacen, no depender de otras circunstancias para ser o no deporte olímpico. No sé si hay marcha atrás porque no sé qué es lo que hemos hecho mal ni bien. A nivel de federados, rango de edad, países que practican karate, etc, cumplimos todo. Lo que hay más allá de eso, no lo sé.

Con todos los títulos que tienes (incluido el Premio Nacional del Deporte el mismo año que Rafa Nadal) se te conoce más en Japón donde te paran por la calle que en tu país. ¿Es por qué es España? ¿Por qué es Karate? ¿Por qué eres mujer?

Bueno eso habría que preguntarle a la gente, medios de comunicación, etc… Aunque me siento muy querida en general, quizá si hubiera más foco en todo lo que estamos consiguiendo podríamos llegar a más gente y transmitir todo nuestro trabajo y nuestro karate.

Precisamente, antes de entrar en la Selección Española, estuviste viviendo y entrenando en Dubai donde te acogieron fantásticamente, ¿cómo fue la experiencia? 

Fue una gran oportunidad en mi carrera deportiva. Yo competía en algunos campeonatos internacionales donde podía ir por mi club (no como federación nacional) y fue gracias a Driss, un técnico, y al Dr Alaa y Zitouni. Ellos me vieron y pensaron que tenía cualidades y proyección. De repente, me vi viviendo en Dubai, pudiendo competir en todo el circuito mundial y con un club que confiaba en mí y en lo que podía conseguir. Fue la oportunidad que necesitaba.

Y ahora, ¿hasta cuando vas a estar compitiendo?

Mientras disfrute de esta parte competitiva y tenga margen de mejora, no me pongo fechas.

Para terminar, un libro y un deportista…

Libros muchos. Te digo uno pero hay cientos… Por ejemplo: «El Guerrero a la Sombra del Cerezo». Deportistas: todos los que desde una perspectiva humilde luchan por mejorar y persiguen sus sueños.

© 2019 Noemi Martin. All rights reserved

Serafín Zubiri: la vida es música y la música es vida

BLAS CANTÓ ES LA MEJOR ELECCIÓN QUE HA HECHO ESPAÑA EN LOS ÚLTIMOS AÑOS

Foto cedida por Serafín Zubiri

Foto cedida por Serafín Zubiri

Serafín Zubiri (1964) es un hombre todoterreno. Ser invidente no le ha impedido escalar el Aconcagua o correr en la maratón de La Habana o Nueva York. Dos veces en Eurovisión, vicepresidente durante cuatros años de la Federación Internacional de Deportes para ciegos, locutor o actor, Zubiri sigue en la música reinventándose con valentía y sentido de humor. Próximamente le escucharemos con su piano en un espectáculo sobre Eurovisión que recorrerá toda España.

Músico, locutor, actor, deportista… Eres un hombre imparable, ¿siempre has sido un terremoto?

La verdad es que siempre he sido una persona con muchas inquietudes y me ha gustado diversificar mi vida en distintos ámbitos. Probar sensaciones diferentes… De alguna manera, esto viene conmigo de serie.

Por cierto, en esas aventuras deportivas que has protagonizado (maratones por todo el mundo, patinaje, escalada…) me llama la atención la subida al Aconcagua y sus 6.960 metros de altura. ¿Cómo es esa experiencia? ¿Cómo lo consigues?

Lo logramos con un equipo de montañeros profesionales con los que entrenamos durante un tiempo y fuimos adquiriendo la destreza de movilidad dentro de la montaña con los bastones que utiliza todo el mundo. Y luego usando el resto de los sentidos para llevar a buen puerto la hazaña. Lo conseguimos, y también el Kilimanjaro en África o el Mont Blanc en Europa, entre otros.

Has viajado muchísimo. ¿Qué experiencias sensoriales buscas cuando aterrizas en una ciudad?

Sonidos, olores, comidas… lo que percibo con el resto de los sentidos. También me gusta preguntar mucho para conocer a fondo el entorno en el que estoy y hacerme una imagen más o menos aproximada de los sitios que visito.

Tal vez hasta te abres más a la gente…

No sé, yo creo que eso va más con la persona. No tiene porqué estar determinado por la carencia, en mi caso, de la vista. Depende del carácter más o menos abierto de cada uno.

Además de ese carácter imparable y extrovertido, otra de las cosas que te caracterizan es la alegría y el sentido del humor. Te ríes hasta de ti mismo sin ningún problema. ¿Te ayudado en momentos difíciles esta forma de entender la vida?

Bueno, el sentido del humor es un indicador claro de afrontamiento positivo ante los problemas. Y para mí el sentido del humor es fundamental: hay que tomarse la vida con la seriedad que requiere pero sin darle tanta importancia a las cosas. Es decir, todo en su justa medida y siempre con un sentido positivo.

Tienes dotes de psicólogo. De hecho, has estado estudiando psicología e impartiendo charlas de motivación…

Sí, esa es otra de las partes de mi vida. Llevo catorce o quince años dando charlas de motivación.

Y pasando al tema Eurovisión, que supongo que es uno de los puntos fundamentales en tu carrera con dos participaciones en 1992 y en el año 2000, ¿qué es lo más que recuerdas de estos momentos?

La verdad es que fueron dos experiencias muy interesantes y yo me lo pasé muy bien. Todo en general fue positivo, no recuerdo nada negativo. Sobre todo a mí me llegó muchísimo la segunda vez cuando fui elegido por votación popular en un momento en el que estaba a punto de dejar la música. Fue muy especial, un detonante claro en mi vida. Si no hubiera sido por aquella canción posiblemente yo no estaría ahora hablando contigo.

Te atreverías con una tercera, ¿verdad?

Nunca me lo he planteado pero tampoco lo contrario. No es algo que piense pero tal vez si se dieran las circunstancias y apareciera una canción fantástica… ¿Por qué no? La verdad es que no comprendo a la gente que ha estado en Eurovisión y reniega del Festival. Es poco coherente. Hay que ser consecuente con lo que uno hace. Si en el momento en el que estuviste, lo hiciste sin que nadie te obligara, no se entiende que luego reniegues de tu paso por Eurovisión.

¿Y que te parece Blas Cantó?

La verdad es que creo que este año hemos hecho una gran elección. Me parece perfecta. Posiblemente la mejor elección que ha hecho España en los últimos años, sin duda. Blas es un gran artista, canta muy bien, es un chico joven, guapo… Lo tiene todo para triunfar. Ahora falta la canción que es muy importante.

Por cierto, estás preparando un musical sobre Eurovisión que se estrena el año que viene.

Sí, estoy muy contento con este tema. Llevaba muchos años con la idea en la cabeza y hace dos empecé a prepararlo. Van a ser cuatro décadas en cuatro bloques: años 60, 70, 80 y 90. Dentro de cada década estará lo más representativo de las actuaciones españolas y cada bloque se cerrará con los números más importantes del Festival. Creo que va quedar bien porque tiene un hilo muy coherente. Además, en los bises meteremos cosas más contemporáneas, temas del siglo XXI como la última canción ganadora por Portugal, el «Rise like a Phoenix» de Conchita Wurst , «Euphoria» o «Quédate conmigo». Y todo ello con Anabel Conde (segunda posición en 1995) y su hermana que también es cantante.

Se estrena el próximo 1 de marzo, ¿verdad?

Sí, en el Palacio Euskalduna en Bilbao. Y luego estaremos por todo el país. Va a ser un espectáculo de largo recorrido y espero que dure muchos años. Igual que lo que estoy haciendo ahora: siete años ya con Nino Bravo. A mí me gusta desarrollar espectáculos atemporales que valgan para este año y para dentro de cinco. En el caso de Eurovisión iré introduciendo las nuevas canciones que vayan sonando.

Por ejemplo, si gana Blas Cantó…

Por supuesto, ahí estaría.

Está claro que sigues en la música reinventándote y buscando cosas nuevas. ¿Es difícil continuar ahí a través de los años?

Es complicado pero yo estoy teniendo la suerte de poder conseguirlo. Me siento privilegiado y afortunado por lograrlo. Hay que estar al día, peleando muchísimo, reinventándose…Pero ahí estoy, en la pelea y no me va mal. Así que estoy contento.

La verdad es que eres un hombre inspirador. ¿Tú también te inspiras en algo o alguien?

Sí claro. Sobre todo en la vida en general, en los momentos o situaciones personales que vas pasando. La vida es música y la música es vida. «Todo esto es la música», como decía mi canción en 1992. Al final, uno refleja lo que es y lo que siente a través de lo que mejor sabe hacer. En mi caso, la música. Otros lo podrán plasmar en otro tipo de artes.

«Colgado de un sueño» es la canción con que representas a España en el año 2000 y es la que te devuelve al mundo de la música cuando ibas a abandonarlo. ¿Serafín sigue soñando?

Creo que ya no soy tan soñador como entonces. Quizá soy más pragmático. Aunque bueno, mi sueño es seguir haciendo lo que hago, disfrutar de lo que tengo y mantener una buena salud. No pido más.

© 2019 Noemi Martin. All rights reserved

María José Flaqué: «El gran aprendizaje de estos tiempos es desconectar sin tener que irse al Tíbet»

Se puede meditar a través del baile, la conexión con la naturaleza o la creatividad

foto maría josé flaqué

Foto gentileza de María José Flaqué

 

María José Flaqué (1981) es una referencia espiritual en las redes sociales. Con más de un millón de seguidoras, esta costarricense emprendedora y valiente es la creadora de la plataforma «Mujer Holística»: un lugar en el que inspira a las mujeres para atreverse a tener una vida llena de pasión, amor, bienestar y abundancia. Con dos exitosos libros en el mercado, una de las «health coach» y maestra de meditación más conocidas del mundo virtual, recorre el planeta aprendiendo y enseñando a vivir conectadas con nuestro centro. Para ello es fundamental darse cuenta de que, desde el punto de vista holístico, todas las partes del ser y las áreas de la vida están conectadas. Proteger nuestro espacio y energía es fundamental para encontrar el equilibrio interior.

¿Por qué «mujer holística» y no personas o seres holísticos? ¿Tu trabajo se centra en las mujeres porque son diferentes a los hombres en cuanto a bienestar o espiritualidad?

Cuando comencé con Mujer Holística el llamado fue a trabajar con mujeres. El nombre llegó a mí de la nada y nunca me cuestioné por qué solo con mujeres, simplemente sabía que ese era mi lugar, mi ámbito. Creo que los hombres tienen un camino igual de importante que el nuestro pero no controlaría tan bien los detalles como en el caso de las mujeres porque soy una de ellas. Mujer Holística siempre ha sido un reflejo de mi evolución y, por tanto, de las prácticas que las mujeres necesitan para conectarse con su centro.

¿Cómo se puede mantener la salud física y mental en una sociedad tan exigente? ¿Por qué hay tanta gente enferma?

Hay muchos factores importantes a la hora de mantener la salud física y mental, no se pueden reducir a una línea. Sin embargo, creo que la conexión interior con el Ser y regresar a prácticas que nos conecten con el silencio interno, como la meditación, son el pilar fundamental de una buena salud. En términos de la enfermedad, en mi opinión, el cuerpo refleja todo lo que sucede internamente. Así como es afuera, es adentro. El cuerpo habla a través de síntomas y cuando no escuchamos, continúa hablando hasta que nos lleva a detenernos y ver qué está pasando. Esto nos conduce a la introspección y a traer más consciencia sobre el estilo de vida que estamos llevando. Nos lleva a conocernos mejor.

Le das una gran importancia a la meditación y a muchísimas mujeres (y hombres) les cuesta meditar en el sentido más formal de la palabra. ¿No todo es sentarse, verdad? ¿Hay otras formas de apagar el ruido interno y hacer espacio entre los pensamientos?  

No, la meditación no es sentarse. Meditar es entrenar la mente utilizando un estímulo en particular para que ésta no se deje distraer por pensamientos, emociones o cualquier incomodidad física. En otras palabras: meditar es poder sentir la infinidad de la mente y del espíritu sin que dominen los pensamientos. Muchas veces esto es referido como “poner la mente en blanco”, o liberarla de pensamientos, pero en realidad es simplemente no identificarse con los pensamientos.

Hay muchas formas de meditar, hay tantos caminos de conexión interna como seres humanos sobre el mundo. Puedes entrar en estados de meditación a través del baile, la contemplación, la naturaleza o expresiones de creatividad. Cualquier actividad que ayude a desconectarse de los pensamientos y entrar al silencio interno es una práctica de meditación.

Te defines como nómada digital. Viajas, vives y trabajas en diferentes países. ¿Viajar con mayúsculas, esto es, no solo hacer turismo, te ha ayudado a ver la vida y los problemas de otra forma?  

Sí, totalmente. El tener la bendición de haber vivido y conocido tantos países y culturas me ha ayudado a abrir la mente y poder ver que no hay una sola forma de vivir. También a cuestionar mis creencias y las de la sociedad en la que crecí. Además, me ha permitido entender que no hay una sola forma correcta de vivir, que cada ser humano es un ser soberano de luz que puede escoger su sistema de creencias y como quiere percibir el mundo.

¿Y qué me dices de los estereotipos? Por ejemplo el de la mujer con pareja e hijos. Aún hoy en día, en el siglo XXI, muchas mujeres preguntan a otras por qué están solas o no son madres. A veces hasta en tono inquisitorial. Y a los hombres nadie les cuestiona…

Te voy a responder esto con mi verdad. Siempre he creído que cuando hay algo en la realidad interna de uno, un sistema de creencias, se ve reflejado en el mundo externo. A mí nunca me cuestionan por qué estoy sola o no soy madre. No es algo que permito en mi campo. Yo cuido mucho mi energía, a quién presto atención y de quién me rodeo. Tengo una vida que amo y no dejo espacio ni energía para este tipo de conversaciones y por ende, no entran a mi espacio.

Desde luego eres una mujer de referencia: valiente, libre, espiritual… ¿Cómo has conseguido tener más de un millón de seguidores en redes sociales? ¿Te has sentido abrumada en algún momento de esta experiencia mediática?

Los seguidores llegaron de manera natural, creo que todos tenemos un camino en esta vida y un propósito y el mío es compartirlo con miles de personas. Hace unos años jamás me hubiera imaginado que Mujer Holística crecería de esta forma, pero sucedió. Y sí, he tenido muchos retos a lo largo del tiempo. Ser líder te hace enfrentarte con tu sombra, tus miedos y también tus inseguridades de una forma muy fuerte. Ser emprendedora y tener una plataforma en el mundo espiritual es todo un aprendizaje. Me he sentido abrumada muchas veces pero también sé respetar mis espacios y mi energía. Mis prácticas personales son lo que me han ayudado a mantenerme saludable, centrada y feliz.

Y al hilo de lo anterior, ¿No crees que es insano vivir con tantos estímulos? ¿Cómo podemos empezar a desconectar sin necesidad de marcharnos a un monasterio en el Tíbet?  

Apagar el celular o desconectarse de las redes sociales es un buen punto de partida. Es importante sacar tiempo para uno mismo, entrar al silencio interno y encontrar prácticas de conexión, como caminar en la naturaleza. El gran aprendizaje de estos tiempo es ese, como poder balancear todo y desconectar sin tener que irse al Tíbet, haciendo de nuestro bienestar una prioridad. Y tienes que ser tú el que se decida. Nadie lo hará por ti.  

Afirmas que nuestro estado natural es la abundancia e impartes formación para mujeres emprendedoras. Sin embargo, parece que nos cuesta hablar de espiritualidad y salud integral al mismo tiempo que de bienestar económico y emprendeduría…         

Creo que es nuestra responsabilidad limpiar el sistema de creencias que rige la sociedad en la que vivimos. La creencia de que la espiritualidad y el dinero no van de la mano está obsoleta. El dinero es energía divina y sagrada que nos ayuda a manifestar cosas materiales en el mundo y cumplir con nuestro propósito. Además, sin dinero, es más difícil llegar a más personas con nuestro mensaje. Para mí, el dinero va de la mano con nuestra misión de vida.

¿Hay luz dentro del caos?  

La luz está presente en todo. La divinidad y la creación son la fuente de todo. Detrás de la polaridad, de lo que nos gusta o no nos gusta, está la creación absoluta. No existiría el orden sin el caos, pero detrás de esos dos juntos siempre está la Verdad, la creación absoluta.

¿Cuáles son los próximos retos de Mujer Holística? 

Estoy en el proceso de traer más prácticas energéticas a mi trabajo. Este año estaré incorporando un trabajo mucho más profundo a nivel energético y menos de la mente. Creo que la nueva vibración y nivel de consciencia que estamos viviendo requiere que trabajemos desde un plano más energético y menos mental. Es preciso regresar al cuerpo físico y a las prácticas de conexión con la naturaleza y la energía femenina.

Cada día es un regalo aunque a veces lo olvidamos, ¿verdad?

Correcto.

© 2019 Noemi Martin. All rights reserved

 

Vivir

-¿Por qué dejaste de jugar? le preguntó por fin el corazón a la mente. Era una cuestión que tenía pendiente desde hacía mucho tiempo. 

Se hizo un silencio profundo en el que se percibió con nitidez el vaivén de la sangre. De izquierda a derecha, de arriba a abajo.

-No lo sé, contestó la mente con su seriedad habitual. Es lo que se supone que debemos hacer: crecer, madurar y abandonar a nuestro niño o niña interior. Lo que toca. Es cierto que algunos se niegan pero solo unos pocos consiguen que continúe ahí través de los años.

El corazón sollozó. -¿Y no hay forma de que vuelva con nosotros? Quizá, si tú y yo nos unimos, podamos conseguirlo.

La mente se detuvo un instante. ¿Por qué no hacerle caso al corazón por una vez?

-Está bien. Lo intentaremos.

Los pulmones inspiraron y expiraron profundamente. Los ojos se cerraron un momento. Quedaron aparcados desamores, miedos y riñas. También la nevera vacía y la cama sin hacer. Las obligaciones, el qué dirán…  Los labios sonrieron levemente y una música del pasado se coló de súbito en los oídos cansados de noticias pesimistas. La garganta canturreó una canción infantil. Los pies decidieron moverse descalzos y luego se unieron los muslos, el tronco y los brazos en una danza sin tiempo.

-Estoy aquí, susurró tímida una voz en la boca del estómago. Sonaba lejana y débil pero todavía estaba viva.

El corazón comenzó a abandonar su habitual estado de ansiedad. La mente apagó el botón de alerta y advirtió desde la placidez el murmullo inocente:

-estoy aquí, estoy aquí…

Aún era posible rescatar la esencia escondida bajo la ceguera diaria. La alegría pura del presente y la sencillez del ahora hablaban en la voz infantil secuestrada. Si se escuchaba con un poco de atención volvería a ocupar su lugar primitivo. El espacio que jamás debió abandonar.

La mente se sintió tan serena y feliz que decidió que nunca más silenciaría aquel canto transparente.

El corazón bombeó más sangre. Era una sangre limpia y renovada. Rejuvenecía por segundos y estaba profundamente agradecido a la mente por ayudarle a lograr aquel descubrimiento genial: «la vida en estado puro oculta tras lo que se supone que es vivir».

BSO Vivir   de Pablo Alborán

© 2019 Noemi Martin. All rights reserved

 

Córcega: no se lo digas a nadie.

Sentada frente a un mar lleno de vetas turquesa. Aquí estoy, en una playa preciosa: la Cala Rossa en Córcega. Algo así como el Bora Bora europeo. No se lo digas a nadie, por favor. La isla francesa me ha sorprendido desde el principio por su calma y amplitud. Espacios llenos de oxígeno que se vuelven espacio mental. Septiembre es un buen mes para visitar Córcega. Hay turismo como en casi todos los lugares del planeta pero no hemos visto un español desde que bajamos del avión y estamos tranquilos y cómodos en las terrazas y restaurantes.

Córcega

Córcega. El contraste del verde con el azul del Mar Mediterráneo

 

La patria de Napoleón tiene de todo: playas paradisíacas, senderos verdes, montañas escarpadas, pueblos de color caramelo y buena gastronomía. La vida aquí no es barata pero tampoco prohibitiva. Es intermedia. Como el carácter de los corsos: amabilidad serena entre la formalidad francesa y la algarabía italiana.

Puerto de Bastia

Puerto de Bastia

 

De las ciudades que visitamos en nuestro periplo corso: Bastia, Ajaccio, Calvi, Porto- Vecchio y Bonifacio, me quedo con sus cascos históricos y sus entramados de callejuelas plagadas de terracitas multicolores. También con sus puertos antiguos y resguardados y sus fantásticas murallas.

Porto-Vecchio

Porto-Vecchio

 

Los pueblos del interior a los que se accede a través de laberínticas carreteras son una mezcla peculiar, a caballo entre la Toscana y la campiña francesa. Salpicados por decenas de bodegas, muchas de ellas ecológicas, se convierten en lugares deliciosos para perderse y respirar profundo. Hay nueve denominaciones de origen y una gastronomía rica en la que destacan sus maravillosos quesos y sus tradicionales embutidos.

La playa de Porto luce la bandera azul

La playa de Porto luce la bandera azul

 

Si bien las playas de la costa oeste no son tan famosas como las de la este, sorprenden por su belleza apacible y limpia. Calas por doquier donde quedarse a vivir para siempre, al menos en los sueños más viajeros.

bc83358b-9f3a-4fe4-a2ce-dc1d743cc65c.jpg

Playa de Cala Rossa

 

Después de una semana recorriendo Córcega, la cuarta isla más grande del Mediterráneo, me marcho con el propósito firme de volver algún día no muy lejano. El corazón palpita melancólico como corresponde a una buena «isladicta» pero la mochila del alma pesa más. Ahora está llena de vivencias y recuerdos luminosos:

  1. El primer baño en la Isla: una cala de piedrecitas blancas a la entrada de Saint Florent.
  2. El Principito en lengua corsa que compré en Ajaccio. Esta isla fue el último lugar donde se vio con vida a Antoine de Saint-Exupéry. Del aeropuerto de Bastia partió el aviador el 31 de julio de 1944 para nunca regresar.
  3. Un extraordinario guiso de jabalí, la carne típica de la Isla, en A Piazzeta, una animada terraza de Calvi.
  4. Nadar en la playa con bandera azul de Porto y almorzar tortilla corsa con menta en Calanques de Piana: un lugar fantástico en las montañas.
  5. Un baño y un almuerzo en la frondosa cala de Santa Guiulia. Por cierto, los perros son bienvenidos en las playas corsas.
  6. Una bolsa de nectarinas jugosas recién recogidas que compré en un puesto de carretera.
  7. Un día sin móvil en la Cala Rossa. Almuerzo junto al mar en Le Ranch´ y mi libro «Mindfulness: atención plena».
  8. Las cenas con vino corso en Le Figuier, en Cala Rossa.

© 2019 Noemi Martin. All rights reserved

Durmiendo en una casa del siglo XII

En el hermoso pueblo segoviano de Sepúlveda es posible sentir el románico incluso mientras duermes. La Posada de San Millán es una fabulosa casa de huéspedes llena de historia y un ejemplo de como conservar con buen gusto un tesoro arquitectónico del siglo XII.

2e5d1d64-b15b-483a-8514-6cd1ed63c7ba

 

Las preciosas habitaciones, que están abiertas al público desde el año dos mil, se sitúan en torno a un patio central en forma de U con galería inferior porticada con columnas de piedra donde antaño se disponían las cuadras, bodegas y dormitorios de servicio. En la parte superior, sobre soportes de madera con zapatas que mantienen el policromado original, se distribuían las habitaciones familiares, hoy dedicadas a los huéspedes.

f6a1db50-5da4-4fa3-b2ce-28402ee8c438

 

Además de en el interior, donde todo está dispuesto para mantener en armonía historia, estética y comodidad, es preciso posar un instante la mirada en el pórtico de entrada. El arco de medio punto ornamentado con una arquivolta ajedrezada típica del siglo XII le otorga la catalogación como palacio casona románica reconocida unánimemente por los historiadores. A su lado, el escudo de los Proaño, descendientes del mítico conde Fernán González.

3f847a87-a4a4-4b1c-92cd-90fe9467610a.JPG

 

Junto a los elementos históricos que definen el perfil de la casa, no puede obviarse el talante acogedor que se respira entre sus muros de piedra y que llega alegre y amable de la mano de su estupendo personal. Después de una cena copiosa en cualquiera de los magníficos y típicos restaurantes de Sepúlveda y un sueño reparador en una de las estancias de la casa, la mañana te recibirá con un sencillo pero abundante desayuno. Si eres celíaco, no te preocupes, para ti también habrá pan horneado y galletitas de chocolate.

9d1d936c-2ef9-4e23-97fb-09323235c716.jpg

 

Tras una buena taza de café, sólo queda tomar unos rayos de sol en los amplios jardines de la Posada y disfrutar un ratito más de un encantador viaje al románico español. Aquí en Sepúlveda, hemos encontrado una espectacular máquina del tiempo. ¿Te subes?

-Una lectura: Todo el románico de Segovia. José Luis Hernando Garrido.

-Un paisaje: Parque Natural de las Hoces del río Duratón (la mayor colonia de buitres leonados de Europa).

-BSO: Mismo sitio, distinto lugar de Vetusta Morla

La Posada de San Millán C/ del Vado, 12. 40300 Sepúlveda (Segovia)

© 2019 Noemi Martin. All rights reserved

El yoga te ayuda a vivir desde la felicidad plena y auténtica

Según Blanca Balaga «la respiración es la clave»

Fotografía gentileza de Blanca Balaga

Fotografía gentileza de Blanca Balaga

 

Blanca Balaga desprende honestidad, sensatez e inspiración en sus palabras y en su práctica. Empezó en el yoga de manera autodidacta, buscando mejorar una escoliosis muy severa que la ha acompañado desde los trece años. Con más de veinticinco mil seguidores en instagram (@almadeindali) y un fantástico libro titulado «Yoga para una vida feliz», Blanca deja claro que no hay excusas para comenzar a sentir desde el alma poderosa que llevamos dentro. Y para ello, el yoga como forma de vida, es el mejor instrumento.

-¿Por qué el título de tu libro: “Yoga para una vida feliz”? ¿Qué puede hacer el yoga para mejorar o cambiar nuestras vidas?

Es una manera de decir que el yoga te ayuda a vivir desde la felicidad plena y auténtica, la que se siente desde el interior. Esa felicidad surge de un estado de presencia y reconexión con nuestra esencia más pura, lo que realmente somos. Ese es el gran regalo de la práctica: sentir que estás presente en cada situación, permitiéndote gestionar mejor las emociones, pensamientos y acciones. Dejar de vivir de forma automática e inconsciente.

-¿El yoga se practica, se siente, se vive…? ¿Es lo mismo hacer yoga que ser un yogui?

El yoga se practica, se siente y se vive, a ser posible las 24 horas. Después, ambos conceptos son relativos, todo depende de la percepción de cada uno. Hacer yoga es realizar las prácticas oportunas para desplegar conciencia, cada uno las que necesite. Pero también se puede estar practicando asanas (posturas) o pranayamas (práctica de respiración) y estar pensando en el trabajo, la pareja, hijos, lista de la compra, etc.. Eso no es “hacer yoga”, aunque también se convierte en una práctica útil si acabas dándote cuenta de ello. Ser yogui también es algo subjetivo. La definición de yogui es “aquella persona que ha alcanzado el estado de Yoga” y eso no pasa desde la primera práctica, de hecho habrá personas que no lo alcancen en años o en esta vida. Hoy en día seguimos dejándonos llevar por las etiquetas y desde la primera clase ya nos autodenominamos yoguis…Como te decía al principio, es relativo.

-Estar presentes en el aquí y ahora no solo sobre la esterilla. ¿Cómo se consigue en este día a día que muchas veces nos zarandea del pasado al futuro? ¿Es la respiración el timón para quedarnos en el presente?

Sin duda la respiración es muy importante, se podría decir que es la clave de todo. Dirigir nuestra atención a ella nos sirve de enfoque, nos centra. También nos ayuda a recoger datos de qué nos pasa o cómo nos sentimos y al centrarnos calmamos el posible barullo de pensamientos que podamos tener, ayudándonos a gestionar mejor cada situación. Todo esto solo respirando profundo y sintiendo esa acción. Además de la respiración hay que ampliar conocimiento sobre el funcionamiento de nuestra mente para entender de dónde vienen las diferentes tendencias de pensamiento, ya sean hacia el pasado o el futuro. Pero sin duda sí: la respiración es la clave.

-Por cierto, ¿cualquiera puede practicar yoga incluso los que se consideran rígidos como palos de escoba? ¿A partir de qué edad y hasta cuándo?

La práctica de yoga es para todos. Sobre todo para las personas dispuestas a emprender este trabajo personal con compromiso. El punto de partida puede ser muy diferente para cada uno pero todos son válidos. Quizá sí remarcaría que para la comprensión de la filosofía yogui haga falta cierto grado de madurez. Pero todo está en adaptar la forma de trabajo.

-Utilizas las redes sociales para difundir tu práctica pero lo haces desde la humildad y la sencillez. ¿Qué opinas del exhibicionismo contorsionista que a veces vemos en las redes sociales? ¿Y de las modalidades cool que se alejan del yoga tradicional?

Gracias por tus palabras. A estas alturas de uso de las redes y práctica a través de ellas, más de seis años, sé que cada persona lo hace lo mejor que puede en cada momento y que todo está bien. No somos quienes para juzgar lo que podamos interpretar a través de una imagen o la lectura de un texto. Al fin y al cabo la vida es un cambio constante. Quién sabe lo que pensarían hace cientos de años (sobre el s.Xlll) cuando tuvo lugar la aparición de las primeras asanas (posturas), teniendo en cuenta que los textos sagrados más antiguos solo hablan de padmasana, postura del loto y variantes para la práctica de meditación…A la hora de usar las redes tenemos que ser honestos con la intencionalidad de nuestras publicaciones y también a la hora de seguir perfiles. Lo que veamos al abrir instagram (por ejemplo) es cosa nuestra. Si no nos gusta siempre podemos dejar de seguir a quien sea.

-Ramiro Calle, uno de los más reputados maestros de yoga de este país, dice que el yoga es básicamente ética…

Se podría decir así. En base a los valores que te mueven, piensas y actúas de una forma u otra. A mí me gusta decir que es una forma de vivir la vida.

-Y siguiendo con más citas, la autora de «Yoga para la depresión», Amy Weintraub, apunta que «a veces es importante no apartarnos de las situaciones difíciles sino sentirlas en nuestros cuerpos, reconocer el estrés, verlo»…

Así es, rechazar el dolor, el rencor, la tristeza o lo que sea, te provoca una situación estresante que refuerza esas emociones. Una emoción es una energía que circula por nuestro cuerpo y que sentimos. Si esa energía no acaba de salir porque la hemos rechazado o apartado, puede llegar a enquistarse en nuestro cuerpo, provocando un desequilibrio y llegando a desencadenar una enfermedad. Tenemos que aprender a vivir las situaciones con las emociones que se despierten en nosotros, observar y acoger a esas sensaciones y aprender a gestionarlas para que acaben su función y podamos dejarlas ir. Es lo que se llama fluir.

-Por cierto, ¿cómo se alimenta un yogui?

Pues básicamente se alimenta lo mejor que puede, como todos. La clave del trabajo personal está en poner conciencia en todo aquello que haces, en la alimentación también. Pero somos personas con sus días mejores y peores. Si algo he aprendido en este proceso de trabajo personal es que todos los extremos son malos. He pasado por épocas en las que únicamente me alimentaba de forma vegetariana, he pasado por otras en las que medía con lupa la cantidad de proteína, carbohidratos, grasas y vegetal, etc. A día de hoy sigo la norma que nos invitó a practicar uno de mis profesores: «come de todo, en la cantidad justa y necesaria y en buena compañía». A ver, sí que es cierto que desde la filosofía yóguica se invita a una alimentación vegetariana, por el principio de ahimsa: no dañar a todo ser vivo que nos rodea. Hoy en día, además, se suma la relación entre la alimentación y la ecología, algo para reflexionar seriamente…Aunque insisto en que no hay que radicalizar nada. Simplemente hay que estar atentos a que el alimento que entre por nuestra boca sea el más adecuado en cada momento, el que nos vaya a nutrir mejor. Y si un día nos apetece comernos una bolsa de chuches pues no sentirnos culpables por ello tampoco.

-¿Qué significa «Alma de Indali», tu nombre en las redes sociales y el título de tu blog?

Indali es el nombre sánscrito que se me otorgó en la formación de profesores. Era algo opcional a lo que yo quise acceder ya que me impliqué al cien por cien en el proceso de formación. Su significado es “mujer poderosa” o «poderoso» y hasta donde he podido averiguar es una palabra indi que todavía está en uso. “Alma de” es una referencia a que todos tenemos un alma poderosa que tenemos que conocer, con la que tenemos que reconectarnos y desde la que debemos vivir. Así pues, se podría decir que el significado del blog es ese: reconectar con el alma poderosa que llevamos dentro.

-¿La práctica física siempre tiene que ir de la mano de la meditación para poder hablar de yoga o basta con ejecutar las asanas?

La verdadera meta del trabajo del yoga es alcanzar el estado de meditación. Así que se podría decir que ni siquiera es necesario practicar asanas. Las posturas, la respiración consciente, los mudras, los mantras, todo son herramientas que nos facilitan el camino hacia la meditación. Así que creo que con esto queda claro qué es lo realmente importante.

-Ya, pero hay personas que en tres meses están haciendo posturas invertidas y otros que tardan años, ¿cómo hacemos para que la práctica no nos frustre?

Trabajando el desapego por el fruto de la acción. Siempre tenemos que mantener la intención de dar lo mejor de nosotros mismos en cada instante y saber la progresión en el trabajo que estemos desempeñando, sean asanas u otra cosa. Aunque también tenemos que saber que es posible que no lleguemos a alcanzar aquello por lo que estamos trabajando. Bien sea porque nuestro camino no es el adecuado (lo sabremos con el tiempo) o porque no tenga que ser, sin más. Para profundizar en estos conceptos es necesario ahondar en el estudio de la filosofía yóguica o cualquier otra fuente que promueva el autoconocimiento

-Tú empezaste de manera autodidacta pero ¿no crees que hay que tener cuidado a la hora de elegir a nuestro maestro de yoga? Una mala práctica puede perjudicarnos en vez de ayudarnos…

Es muy difícil saber qué, cómo y cuánto sabe un profesor hasta que no llevas un tiempo en las clases. Más que cuidado tenemos que ser honestos con lo que realmente es adecuado para nosotros en cada momento y continuar por la senda que mejor nos haga sentir. Es cierto que en pocos años la demanda de clases ha aumentado y en proporción se están formando muchas personas como profesores de yoga. ¿Cómo saber si en la clase que hemos elegido se práctica de forma segura? Es algo delicado de explicar. Existen muchas “formas” de práctica, sobre todo la física, y todas funcionan. La cuestión es que los profesores no sienten el cuerpo de sus alumnos. Por mucho que un alumno advierta de sus limitaciones a un profesor, este podrá saber lo que le va mejor o no, pero no estará en su cuerpo ni sabrá la atención que presta el alumno a las indicaciones o la intensidad que aplica en cada práctica. Desde luego que una mala práctica puede perjudicarnos, incluso causar lesiones. Pero solo cada uno sabe lo que está haciendo y cómo lo hace. Por lo que hay que entender que es una responsabilidad compartida.

¿Y qué opinas de la enseñanza del yoga a los más pequeños? ¿No crees que el yoga debería estar más presente en la educación de los niños?

El yoga aplicado en niños es diferente. Desde luego que es una forma maravillosa de que comiencen su vida con una visión distinta a la habitual, con herramientas para descubrir quienes son realmente y vivir la vida desde «otro lugar». Pero siempre he pensado que los niños tienen que ser niños y que su escala de valores y gestión personal también mejoraría si estuvieran rodeados de adultos sanos y equilibrados que les dieran el amor y comprensión necesarios para crecer con una buen autoestima, entre otras cosas.

© 2019 Noemi Martin. All rights reserved

 

¡La vida actual es un chollo!

Según Rafael Santandreu «hay que dejar de quejarse por estupideces» 

Rafael Santandreu

Foto cortesía de Rafael Santandreu

Rafael Santandreu, psicólogo superventas y hombre libre y auténtico donde los haya, lo tiene claro: «está chupado ser megafeliz en esta sociedad». «Nos basta con tener la comida y la bebida del día», recuerda en sus intervenciones, convencido de lo sencillo que es renunciar a todo.  Mientras prepara su quinto libro, después de los exitosos  «El arte de no amargarse la vida», «Ser feliz en Alaska», «Las gafas de la felicidad» y  «Nada es tan terrible», sigue disfrutando de cada  instante desde la alegría y la diversión. Lo importante -afirma Santandreu con desparpajo- «es saber darle un sentido chulo a las cartas que te reparta la vida en cada momento». Lo que piensen los demás, por cierto, se la trae al pairo.

Leí el otro día una frase del poeta Karmelo Iribarren: «tanto amenazar y asustar y el futuro era esto». Al final nada es tan terrible, ¿no?

Si tú quieres, nada será terrible. Pero si te empeñas, todo puede ser un infierno. Como sólo depende de ti, hay para todos los gustos (o sistema de creencias). Lo esencial es que aprendas que las emociones las produce tu mente con tus ideas, tus creencias. ¿Todavía no te has dado cuenta?

-Hacemos mil cosas para encontrar la paz interior: probamos métodos orientales, leemos libros de autoayuda a mansalva, nos damos baños de agua helada…¿Tan complicado es vivir en esta sociedad con un poco de tranquilidad?

Para nada. ¡Está chupado ser mega feliz en esta sociedad! Es precisamente la creencia ésa de que «es difícil» la que te lo hace difícil. Pero es que es hasta ridículo pensar que esta vida «es difícil». ¡Dios mío! ¿Pero no ves que es un chollo?

-Por cierto, ¿los ingenuos son más felices?

Estar bien de la cabeza y ser feliz no tiene nada que ver con la ingenuidad. Son dos conceptos que ni se tocan. Hay gente ingenua muy infeliz y, al contrario, gente muy perspicaz y profunda, mega feliz (como yo). Por ahí no va la cosa y repito: » la vida actual es un chollo».

-Y siguiendo con el tema: a muchas personas les molesta la gente feliz (o al menos los que no se quejan continuamente de sus problemas). ¿Es mejor ser discreto en esto de la felicidad  para no levantar ampollas?  

Personalmente, toda esa gente me la trae al pairo. Yo intento relacionarme solo con personas guays. Cuando me tropiezo con ese tipo de personas neuróticas, pues nada, paciencia con ellos: pero yo no varío un ápice mi alegría. La verdad es que es un tema que me afecta «cero»

-¿No es demasiado pretencioso intentar ser fuertes contra viento y marea? ¿Igual hay que permitirse un poco de debilidad de vez en cuando para luego volver a la carga?   

Tú misma. Su quieres guardarte una ración de neuras, sufrimiento, rabia, tristeza, vergüenza o ansiedad, eres libre para hacerlo. Yo, como ya sé que todo eso no es necesario, pues me lo ahorro. En mi opinión, la vida es demasiado corta para desperdiciarla con ese «poco de debilidad (neurótica)».

 -Pues a mí me relaja mucho saber que, como leí en alguna de tus obras, «podemos aspirar a tener una salud mental pero no completa. Lo otro es un descalabro»…   

A ver: puntualicemos. Nunca seremos 100% no neuróticos porque los humanos fallamos, pero las neuras se pueden reducir tanto que la vida se convierta en un desfile de alegría prácticamente constante. Para conseguirlo: a) date cuenta profundamente de que «tú» creas tus emociones con «tu» diálogo interno, b) deja de quejarte por estupideces, y c) flipa con lo que te rodea.

 -En las conferencias y cursos relacionados con el desarrollo personal siempre hay más mujeres que hombres. ¿Los hombres están más satisfechos con sus vidas, tienen mejor salud mental o es que pasan más del tema?

Mis datos me dicen que existe más o menos la misma cantidad de neurosis en hombres que en mujeres (aunque varía un poco el tipo). Las mujeres acuden más al médico, buscan más ayuda, lo hablan más, no se sienten mal por ser vulnerables… Solo eso.

-Nos damos demasiada importancia. A veces hasta somos esclavos de lo que piensan los demás de nosotros cuando los demás ni nos piensan. ¿No deberíamos ser un poco más conscientes de nuestra insignificancia?

Sí, jeje. Eso es algo divertido: creemos que somos TAN importantes. Mira, hace como un par de años, me hizo una entrevista Andreu Buenafuente que no salió muy bien. Más bien fatal (se puede ver en youtube). ¡¿Y qué?! Aquí estoy tan pancho en el Pirineo, respondiéndote a estas preguntas, más feliz que una codorniz. Por los cascos escucho «A house in the middle of the street» de Madness y me acuerdo de cuando vivía en Inglaterra y lo flipo yo solo. ¿Qué narices me importan esas cosas: lo que puedan pensar de mí o hacer las cosas siempre bien o cumplir con unos estándares sociales u otros? Yo solo soy un ser humano que no pierde el tiempo en chorradas porque ahí afuera me está esperando la VIDA, el Pirineo, mucha buena música y tantas cosas guays… ¿Para qué carajo querría ser importante? ¿Para qué narices necesito la aprobación de los demás? Los que se quieran divertir compartiendo conmigo la vida, aquí estoy. Los que no, ¿qué narices tienen que ver conmigo? Simplemente, no me interesan.

¿ Y por qué hay tanto odio en las redes sociales? ¿Esto de insultar a destajo es    intolerancia, envidia, aburrimiento, maldad…?    

Un poco de todo eso pero hay que subrayar que casi todo el mundo (el 98%) es maravilloso, capaz de increíbles muestras de generosidad y amor. Incluso de dar su propia vida por los demás. Simplemente, cuando hacemos algo mal es por neurosis, ignorancia de dónde se encuentra la verdadera fuente de felicidad: en el amor. Pero no es nada que no se pueda arreglar dándoles más amor.

-Me preocupan los niños y niñas de hoy en día. ¿Lograrán ser felices en medio de tanto ruido o tendrán más herramientas de las que ha tenido nuestra generación?

No hay ruido inventable por el hombre capaz de impedir a nadie estar increíblemente genial. Así que no hay nada de lo que preocuparse.

 -Por cierto, nos cuentas que «el estado natural del ser humano es el ocio». Eso no se lo diría ningún padre o madre a sus hijos. Gran error, ¿verdad?

Al contrario de lo que se piensa, los padres no tienen tanta influencia en sus hijos. Nuestra filosofía de vida es algo muy personal, conformada por muchas influencias: profesores, amigos, películas, novelas, nuestra propia lógica, etc. Desde niños vamos haciendo un mega-revolutum con todo eso y al final sale un sistema de valores, una visión del mundo única y, muy mayormente, esculpida por nosotros mismos. Así que no hay de lo que preocuparse como padres.

 -Los cementerios de las monjas de clausura están llenos de nonagenarias. Siempre me ha llamado la atención la longevidad de estas señoras…   

Tienen una filosofía de vida mejorable pero mucho mejor que la media de la gente de la calle. Por eso viven tanto y lo que es más importante, son tan felices. Podemos aprender un montón de cosas de ellas.

 -Dices que para hacerse fuertes hay que saber crear paraísos en vertederos. ¿Es posible encontrar la gloria bendita en todo tipo de vertederos? ¿Incluso en los que huelen peor?

Sí porque la diversión, la alegría, el juego… depende de que no te quejes nunca y sepas darle un sentido chulo a las cartas que te reparta la vida en cada momento. Mi amigo Jaume Sanllorente vive en un barrio chabolista de Bombay y es mega feliz. No es tan difícil: abre tu mente.

 -Estamos de acuerdo en que uno de los primeros y mejores «manuales de autoayuda» que se ha escrito son las Meditaciones de Marco Aurelio hace casi dos mil años. Mira que llevamos tiempo aprendiendo a vivir…    

Sí. Era un tipo extremadamente inteligente y, de hecho, es para muchos el mejor gobernante que tuvo el Imperio Romano en todos los siglos de su historia.

 -¿ Y para cuándo el próximo libro de Rafael Santandreu?

Espero que antes de verano de 2020 aparezca mi nuevo libro que será el mejor que he escrito hasta ahora. Estoy en plena redacción del mismo. Igual lo titulo: «Casi Magia: ni te imaginas el poder de tu mente para hacerte feliz»

© 2019 Noemi Martin. All rights reserved

¡ES HORA DE DISOLVER TODAS LAS ANSIEDADES!

Según Curro Cañete, «el optimismo se entrena y desarrolla»
.

Fotografía gentileza de Curro Cañete

Fotografía gentileza de Curro Cañete

.
Curro Cañete es un hombre mágico. Su segundo libro: «El poder de confiar en ti» está entre los más vendidos del momento en Amazon y Casa del Libro. Curro cree en la magia que se trabaja cada día porque así ha creado el futuro que soñaba y pretende que todos hagamos lo mismo. Si lees sus reflexiones, pensarás que es totalmente posible y que éste no es un libro más de crecimiento personal. Es una obra brillante para releer y subrayar. Titulado en Derecho y Periodismo y Máster en Coaching Personal y Profesional, Curro derrocha sencillez, amabilidad, alegría y optimismo. Es el amigo-guía que todos quisiéramos tener. Su propósito es claro: que cada vez más personas sean felices. Y parece que no es tan complicado si nos enfocamos y, por fin, nos atrevemos a vivir.
.
-Dices en tu último libro que para ser feliz es necesario mirar a la vida sin miedo. ¿Crees que el miedo es el principal obstáculo al que nos enfrentamos cada día? ¿Es posible vivir sin miedo en cualquier circunstancia?
El miedo puede ser un impedimento muy grande para que puedas hacer tu vida. Lo mejor es enfrentarse a él con decisión y determinación porque en el momento en que lo haces observas cómo se disuelve mágicamente. Con respecto a la segunda pregunta, vivir con muchísimo menos miedo es posible, pero vivir sin miedo es más complicado. Si lo logras te convertirías en Dios, en Jesucristo o en Buda por lo menos, y pasarías a la historia, jeje.
.
-¿La ansiedad es miedo a vivir?
 La ansiedad es miedo a que suceda una fantasía catastrófica que está en nuestra mente o a que se repita algo del pasado que nos hizo sufrir. ¡Es hora de disolver todas las ansiedades!
.
-Soy una cobardica que se empeña en ser valiente. ¿cómo lo consigo? ¿Se podría luchar contra una «genética ansiosa o negativa»?
Los genes pueden influir pero jamás tienen la última palabra.  Tu poderosa intención de ser valiente, si es verdadera, te llevará a serlo. Y lo serás. Y recuerda lo que dijo Aristóteles: “Si quieres llegar a ser valiente, actúa como si lo fueras”.
.
-¿Por qué casi siempre pensamos que los demás son más afortunados que nosotros?¿Fomentan las redes sociales una «falsa felicidad»?
No siempre pensamos eso. Puedes dejar de compararte con los demás si te lo propones. Y serás mucho más feliz si lo haces. Si nadie está caminando sobre tus zapatos y nadie tiene tu destino, ¿para qué vas a mirar el destino de otros?
.
-¿Serenidad o felicidad? ¿Es la primera sólo una parte de la segunda?
Creo que estás en lo cierto: la felicidad es algo más grande, inconmensurable, que efectivamente está por encima de la serenidad y del sufrimiento.
.
-¿Se puede superar cualquier experiencia vital por muy dramática que sea?
Cualquier cosa que suceda en la vida, por dramática que sea, podemos enfocarla de un modo que nos haga menos daño. Hay gente que ha superado cosas que parecían muy difíciles de superar. Por ejemplo, Irene Villa está haciendo una vida extraordinaria e incluso perdonó a quienes le habían arrebatado sus piernas. Me consta que es muy muy feliz.
.
-Curro, has cambiado de vida varias veces buscando tu camino. De abogado a periodista. De periodista de éxito a «coach» en felicidad y escritor. ¿Qué hacemos cuando hay aspectos de nuestra vida que es imposible cambiar (trabajo, enfermedades, «familiares imposibles») y que nos roban energía? ¿Entra en juego la aceptación?
Para mí no hay nada imposible pero me parece que antes de cambiar algo hay que aceptarlo, sí. Cuando aceptas algo tienes paz y claridad de ideas y desde ahí es mucho más fácil hacer realidad tus nuevos deseos.
.
-La generosidad forma parte del camino hacia la felicidad. ¿Cómo podemos ser buenos sin caer en el «buenismo»?
Hay gente que confunde ser generoso con comportarse de una manera tonta. El que se comporta de forma tonta es fácilmente manipulable. El que es generoso es consciente. Decide conscientemente con qué y con quiénes quiere ser generoso. Y hasta dónde.
.
-¿ Y por qué nos importa tanto lo que opinen los demás? Tanto como para cerrar la boca o apagar nuestros sueños.
En mis talleres Intensivos, sesiones y con mi libro lo que más he buscado conseguir es una cosa: que la gente se libere del qué dirán. Es posible liberarse. Te lo prometo. Y solo cuando te liberas puedes hacer de verdad tu camino de vida. Y en tu camino de vida está tu felicidad.
.
– No tengo claro si el optimista nace o se hace…
El optimismo se entrena y se desarrolla. Hasta la persona más pesimista puede aprender a ser más optimista si se decide a tomarse el trabajo en serio.
.
-¿Es más fácil serlo confiando o creyendo en la vida aunque haya cosas que resulten inexplicables?
Efectivamente. Las personas verdaderamente inteligentes son las que confían en ellos y en la vida. Y con eso son felices.
.
-Y hablando de todo un poco ¿Se puede ser espiritual sin poner velitas o música new age?
Todos somos seres espirituales pero no todos lo sabemos. Descubrirlo forma parte de uno de los aprendizajes de la vida. Y como tú lleves tu espiritualidad es cosa tuya. ¡Tienes libertad para hacer lo que quieras! ¿No es maravilloso?
.
-Absolutamente, aunque hay quien dice que el crecimiento personal es una moda…
Hablar de crecimiento personal es hablar de la vida pues todos estamos en permanente cambio y evolución. El crecimiento personal nació con todas las filosofías y religiones del mundo, así que ha existido toda la vida. Cada película que ves, canción que escuchas y libro que lees esconde dentro crecimiento personal. Y el mayor genio del crecimiento personal fue Jesucristo. Otros grandes genios del crecimiento personal fueron Buda, Sócrates, Aristóteles, Platón, Gandhi… por poner unos cuantos ejemplos. Pero hay muchísimas mentes brillantes que nos han ayudado a crecer.
.
-¿Para crear un presente distinto hay que mirar al pasado y limpiarlo de alguna forma, por ejemplo perdonando, o simplemente olvidarlo?
Lo importante es que logres enfocarte en el presente y en lo que quieres crear a partir de ahora. En este sentido hacer las paces con el pasado y liberarnos del rencor nos ayuda muchísimo a lograr más foco.
.
Parece que nos han educado para reprimir las emociones. Ahora se habla de «gestionarlas» o simplemente de sentirlas. ¿Qué hacemos con nuestro saco de emociones?
Yo voto por lo que decían los grandes filósofos griegos: cultivar las virtudes. Es decir, voto por cultivar las emociones positivas que tú sientes que te dan fuerza y poder.
.
-Después de leer tu libro tengo claro que quiero cambiar. ¿Cómo medimos el tamaño de nuestras metas y sueños sin pasar del cero al imposible?
Creo que la manera de medirlo es con la conciencia. Tienes que llegar a ser consciente de lo que verdaderamente deseas. Así podrás conseguirlo.
.
– ¿Al final el secreto es el amor con mayúsculas?   
El amor es una maravilla. Estar enamorado de la vida es lo mejor que le puede suceder a una persona. Por amor estamos aquí y hacia el amor vamos. Tenemos mucha suerte. ¡No pudo nadie inventar un destino mejor!
.
© 2019 Noemi Martin. All rights reserved
.

Itadakimasu

Hace poco leí que para tener la mente en forma resultaba fantástico aprender tres palabras en otro idioma cada día. Como resulta que quiero llegar a viejecita y seguir disfrutando de la vida, decidí ponerme a ello. La primera palabra que resolví memorizar tiene su intríngulis pero me parece encantadora. Como casi todo lo japonés. Más que un vocablo, itadakimasu es una expresión que no cuenta con un equivalente en español pero que deberíamos adoptar urgentemente para nuestro idioma.  Itadakimasu significa:  gratitud por los alimentos a tomar. Se pronuncia, se siente y se respira. Por un lado, supone agradecer a las personas que han preparado la comida que recibimos y, por otro, es el reconocimiento a los alimentos en sí mismos: a las verduras, a los animales que dieron su carne, a las frutas que saborearemos…

En realidad, Itadakimasu es un ejercicio de conciencia que dura apenas unos segundos pero que nos permite concentrarnos en lo que vamos a hacer: en este caso, comer.  En el noventa y nueve por ciento de las ocasiones, nuestras comidas son de todo menos conscientes. Engullimos delante de la tele o conversando sin prestar atención a lo que nos llevamos a la boca. A veces, si lo hacemos solos, llegamos a contestar correos o consultar el instagram al tiempo que desayunamos o cenamos. Un disparate que choca de frente con un famoso proverbio zen: «Cuando camines, camina. Cuando comas, come». No se trata de abandonar de repente el saludable acto social que supone compartir una comida, simplemente de vivir con un poco de atención. De disfrutar pero desde dentro.

La atención plena o consciente, el mindfulness del que tanto oímos hablar últimamente, debe posarse en cada una de las ramas de nuestra precipitada existencia. Algo tan sencillo como recordar la expresión Itadakimasu cuando miremos nuestro plato, puede ser el comienzo de una nueva forma de comer. Incluso de vivir.

Libro recomendado: Comer atentos. Jan Chozen Bays. 

© 2019 Noemi Martin. All rights reserved

A %d blogueros les gusta esto: