Goodbye, 2020

Ciao, 2020. Sayonara, año loco. Goodbye. Adieu. Auf Wiedersehen. Hasta nunca. En todos los idiomas y en todos los hogares del planeta, despedimos con un portazo a este año disparatado, indeciso, infiel e ingrato. Recoge tus cosas y vete de mi casa. O como canta Pablo López: «Y solo quiero que te vayas, solo quiero que se acabe, solo quiero que me dejes solo»….

Con los papeles del divorcio express en la mano, recibimos a 2021 con ilusión y una copa de vino rozando los labios, esperando que cure las heridas del pasado y nos regale la felicidad perdida. Pero amigos, seamos francos, ahora que 2020 nos ha hecho más sabios y fuertes, sabemos que ni siquiera un precioso año impar, puede garantizarnos una vida sin sobresaltos, repleta de amor. Así que habrá que ver de que pie cojea el señorito veintiuno y no confiarnos demasiado. Bueno, un poquito sí. No seamos rencorosos. Que no todos los años son iguales.

Empecemos nuestra relación despacito: con alegría, con entusiamo y con todo lo que hemos aprendido de 2020 en nuestra mochila vital. Que cada día sea un agradecimiento, que no perdamos la sonrisa que esconde nuestra mascarilla, que podamos celebrar juntos muchas cosas buenas y que cuando nuestra relación llegue a su fin, dentro de doce meses, podamos decir mirando de frente y con certeza: me encantó conocerte. De veras.

Feliz 2021.

BSO: El Patio. Pablo López.

© 2020 Noemí Martín. All rights reserved.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: