Port Adriano (Mallorca)

Port Adriano

Port Adri­ano

Port Adriano

Port Adri­ano

Port Adriano

Port Adri­ano

Port Adriano

Port Adri­ano

Urban­ización El Toro, s/n Calvià (Balear­es) Port Adri­ano

La zona com­er­cial y de restau­ración de este mod­er­no puer­to deporti­vo, a esca­sos 20 kilómet­ros del veci­no Puer­to Por­tals, es un der­roche de imag­i­nación, buen gus­to y de sosteni­bil­i­dad obra del rey Midas del dis­eño Philippe Star­ck y su equipo. Frente a los yates y veleros con­viv­en en este edi­fi­cio tien­das de ropa, zap­atos y gafas de dis­eño, una relo­jería, una tien­da de apro­vi­sion­amien­to para las embar­ca­ciones, así como restau­rantes, bares y una heladería que hará sali­var a los más golosos y hac­er más soportable el calor canicular.

Amén de lo que las entrañas de esta mari­na escon­den y que el resto de mor­tales no podemos ver aunque podamos intuir, sí que podemos obser­var toda una serie de avances a sim­ple vista como: Coque­tas faro­las con for­ma de pan­tallas a modo de lám­paras caseras de sobreme­sas y que además alum­bran con las bom­bil­las led lo que tienen que ilu­mi­nar, es decir el sue­lo y no el cielo, así nos ahor­ramos la con­t­a­m­i­nación lumíni­ca, ésa que nos impi­de ver en las grandes ciu­dades la gran y bel­la bóve­da celeste que cada noche nos acom­paña. El edi­fi­cio donde se con­cen­tran las tien­das y restau­rantes está ele­va­do sobre el niv­el de calle y se accede medi­ante unas escaleras de madera sin con­trahuel­la para per­mi­tir que por estos hue­cos las cor­ri­entes de aire ven­tilen y renueven con­tin­u­a­mente el inte­ri­or del park­ing. Y como últi­mo, los techos cubier­tos de verde veg­etación para reducir el reca­len­tamien­to en ver­a­no y un ópti­mo ais­lamien­to en invierno.

Carrito de helados en Port Adriano ¡para comérselos todos!

Car­ri­to de hela­dos en Port Adri­ano ¡para comérse­los todos!

Port Adriano

Port Adri­ano

Port Adriano

Port Adri­ano

Port Adriano

Port Adri­ano

Esta insta­lación está abier­ta tan­to a los usuar­ios de los amar­res como a los vis­i­tantes que quier­an dis­fru­tar de un agrad­able paseo y/o un mere­ci­do rece­so en cualquiera de sus terrazas.

port adriano 8

Elocuente declaración en la popa de este yate.

Ban­da sono­ra de este post Wake Me Up de Avicii.

Can Vador Illa Diagonal

C/ Deu i Mata, 69 Telé­fono 933 213 189 Can Vador

En un lat­er­al del mod­er­no hotel NH Con­stan­za se ubi­ca este restau­rante que sabi­a­mente recu­pera el sabor de la brasa como si de una masía urbana se tratara. Sin salir de la ciu­dad podemos degus­tar platos de la coci­na cata­lana tradi­cional sin arti­fi­cios ni adornos innece­sar­ios como cara­coles a la “llau­na”, un buen “txuletón” o ver­duras a la brasa.

Can Vador

Can Vador

La dec­o­ración respe­ta el esti­lo con­tem­porá­neo del edi­fi­cio y le añade, sin desen­tonar, toques rús­ti­cos autóctonos como el uso de la madera en el sue­lo, mesas , sil­las y vigas, además de una cuida­da colec­ción de fotografías de los albores del siglo XX rep­re­sen­tan­do imá­genes de tra­ba­jos agrí­co­las de recogi­da de la uva que le da coheren­cia a la filosofía que reivindica.

Pre­cio medio de 25 a 35 euros. Menú mediodía de lunes a viernes no fes­tivos 16 euros. Menú degustación  25 euros.

Bar­ra para tomar una copa o el aper­i­ti­vo mien­tras se espera la mesa. Salón pri­va­do para even­tos famil­iares o de empre­sa. Ser­vi­cio amable y atento.

Can Vador. Ensalada de salmón, tomate y aguacate.

Can Vador. Ensal­a­da de salmón, tomate y aguacate.

Can Vador. Caracoles a la "llauna"

Can Vador. Cara­coles a la “llau­na”

Can Vador. "txuletón" a la brasa.

Can Vador. “txuletón” a la brasa.

Can Vador. Postre "músico"

Can Vador. Postre “músi­co”

Can Vador. Porrón con vino dulce para acompañar el postre "músico"

Can Vador. Por­rón con vino dulce para acom­pañar el postre “músi­co”

Flanigan (Puerto Portals, Mallorca)

Puer­to Por­tals,  local 16 Calvià 07181 Mal­lor­ca Flani­gan

Flanigan

Flani­gan

Flanigan

Flani­gan

Con una larga y dilata­da car­rera en el mun­do de la restau­ración, sigue en el can­delero de este emblemáti­co puer­to deporti­vo refu­gio de grandes yates. Des­de 1987 ha sen­ta­do en sus mesas y ha dado de com­er a todo tipo de públi­co inclu­i­dos apel­li­dos ilus­tres y con pedi­grí y tam­bién habit­uales de la pren­sa rosa nacional e inter­na­cional. Su fama, bien mere­ci­da, tran­sciende de nues­tras propias fronteras.

Platos degus­ta­dos: unos espec­tac­u­lares “macar­rones de cine”, sober­bias anchoas del Can­tábri­co, exce­lentes huevos rotos con unas rabas en su pun­to exac­to de frit­u­ra, y un fetén y sabroso steak tartar .

Flanigan. Steak tartar

Flani­gan. Steak tartar

Como pun­to final dulce la insu­per­a­ble e imper­don­able tar­ta de man­zana fina y cru­jiente servi­da caliente y acom­paña­da de una bola de hela­do de vainilla.

Flanigan. Tarta de manzana

Flani­gan. Tar­ta de manzana

Flanigan. Aquí se hace la tarta.

Flani­gan. Aquí se hace la tarta.

Envidi­a­ble bode­ga de vinos así como otras bebidas espirituosas.

Un local impre­scindible para ver y ser vis­tos. Me gus­ta.

A %d blogueros les gusta esto: