Sirvent Barcelona. Un gastrobar hipster en el Barri de Sant Antoni

www.bloghedonista.com

Interior de Sirvent Barcelona. Fotografía de José María Toro

En la memoria colectiva de los barceloneses tenemos asociados el apellido Sirvent a helados y horchatas en verano, y turrones en invierno. Siempre ligado con momentos dulces, en especial a domingos por la tarde de plena canícula paseando por el Paral.lel o la Ronda de Sant Antoni con alguna de sus especialidades por la calle, haciendo equilibrios con sus cucuruchos para que no se derritieran demasiado rápido como consecuencia de las altas temperaturas estivales.

www.bloghedonista.com

Interior de Sirvent Barcelona. Fotografía de José María Toro

Los años pasan y las nuevas generaciones más inquietas de una de las ramas de esta familia turronera, heladera y horchatera se ha lanzado a la aventura de la cocina salada, rompiendo la tiranía de la estacionalidad pero sin olvidar sus orígenes golosos, creando un multiespacio en la barcelonesa Ronda de Sant Pau, 67. Un local que lleva la impronta inconfundible del interiorista Lázaro Rosa Violán, en un barrio en continua transformación, que los bohemios hipsters ganan día a día, dentro de ese proceso de gentrificación. Pronto la revista Monocle, la biblia inglesa que asevera que es moderno y que no, se fijará en este local (si no lo ha hecho ya).

www.bloghedonista.com

Sirvent. Fotografía de José María Toro

 

Con una barra de 45 metros en forma de «U» como eje vertebrador del local, que permite tener una visión amplia del elenco de productos que ofrece este gastrobar, dividida en varias zonas: pastelería y bollería, zumos, máquina de hacer helados al momento y así satisfacer los gustos más caprichosos, como el más increíble e inverosímil último sabor conseguido de pizza a la carbonara. Con la clara intención de ser un lugar de peregrinación para los más cafeteros de la ciudad, locales y de paso, tiene un café de origen seleccionado, así como el blend Sirvent Barcelona, especialmente preparado para esta casa, a partir de la mezcla de 4 cafés de origen: de Brasil, que le da cuerpo; Guatemala, frescor; India, elegancia; y, Etiopía, aroma. Todo con el asesoramiento del gran maestro tostador Salvador Sans de otro comercio referente de la Ciudad Condal: Cafés El Magnífico. Las manos expertas de un barista como Sergio Rodríguez, campeón de España en el 2012 en su especialidad, convierte el momento café en algo único por sabor y aroma, añadiendo un plus visual a sus creaciones efímeras con la espuma de la leche sobre los cappuccinos. Para los que prefieren bebidas más saludables también tiene su espacio en el Juice Bar. Los bocadillos gourmet y los platos salados cierran la barra.

Cocina y obrador a la vista tras unas cristaleras. Comedor amplio y diáfano, con sillas y taburetes de diseño industrial, maderas y baldosas claras, todo muy en la línea de la brooklynization, esa admiración profunda que se siente por ese barrio carismático de Nueva York. El resultado es un gastrobar para comer bien, de forma informal con un precio medio de 25 euros, dónde los clientes de proximidad, de toda la vida del barrio, se entremezclan con visitantes de otros distritos o turistas de paso por nuestra ciudad.

En el obrador elaboran todos los productos que sirven, con mucha maquinaria especializada que les permite ser autosuficientes. Abierto todo el día para disfrutar de sus artículos en las diferentes horas de una jornada: desayuno, media mañana, tiempo del aperitivo, comida del mediodía, merienda de la tarde, cena, y por supuesto helados, horchatas y granizados en cualquier momento.

Platos degustados:

  • Bravas Sirvent, con patata agria que es la más indicada para prepararlas frita. De contorno crujiente y su parte central más blanda. La salsa que las acompaña en el fondo es para untar las patatas a discreción.
www.bloghedonista.com

Patatas bravas. Fotografía de José María Toro

  • Ensaladilla rusa con mayonesa de remolacha y helado de piquillo. Un plato para unir el sabor dulce con el salado y que queda muy bien integrado.
www.bloghedonista.com

Ensaladilla rusa. Fotografía de José María Toro

  • Tartar de salmón con salsa kimuchi (de sabor ahumada) eneldo y huevas.
  • Surtido de croquetas caseras: de cabra con manzana caramelizada, de boletus, de jamón, de merluza y gambas.
www.bloghedonista.com

Surtido de croquetas. Fotografía de José María Toro

  • Ensala de quinoa con toque mejicano.
www.bloghedonista.com

Ensalada de quinoa. Fotografía de José María Toro

  • Costilla de buey a baja temperatura con su salsa barbacoa ¡para chuparse los dedines!
www.bloghedonista.com

Costilla de buey. Fotografía de José María Toro

  • Un plato muy del sur como es el cazón en adobo. Perfectamente elaborado.
www.bloghedonista.com

Cazón en adobo. Fotografía de José María Toro

  • Surtido de tartas: cheesecake, applecake, carrotcake, chocolate cake y delicioso pecat blanc.
www.bloghedonista.com

Surtido de pasteles. Fotografía de José María Toro

  • Para finalizar la experiencia un «xuxo» relleno de gianduja.

Sirvent Barcelona en Ronda Sant Pau, 67 de Barcelona. Teléfono 938 292 263

© 2016 José María Toro. Todos los derechos reservados.

Alma de Protos en el restaurante Bardot de Barcelona

IMG_6205

Interior del Restaurante Bardot

Cuando el enólogo y todo su equipo técnico se marchan a descansar después de una jornada laboral, es el momento que el duende que se esconde entre las barricas de los grandes reservas, su lugar preferido para pasar desapercibido, se ponga a trabajar mimando las uvas recién entradas en la bodega, si es el caso, y/o vigilando las levaduras para que fermenten correctamente en los depósitos de acero inoxidable. En algún momento de la noche también se dará un paseo por las galerías subterráneas que recorren el interior de la montaña en cuya cumbre se alza, inexpugnable y majestuoso a los 4 vientos, el castillo fortaleza de Peñafiel, con su silueta alargada simulando una nave dispuesta a zarpar y surcar los Campos de Castilla*. Ese duende que a veces, y sólo a veces, irá a la nueva bodega, diseñada por el arquitecto Richard Rogers, a visitar al otro duende que vive allí, que habla una mezcla de italiano e inglés, y que lo dejó el barón Rogers de Riverside cuando acabó la obra.

FullSizeRender-3

Verdejo 2014 de Bodegas Protos en la D.O. Rueda

Ese duende, el primero (como el nombre de la bodega en griego), es el que está acompañando a la delegación comercial de Bodegas Protos en su visita por diferentes restaurantes de la geografía española para acercar «sus vinos» al consumidor final. Y como un polizón se coló en la maleta del director comercial para no perderse ni un detalle de las diferentes experiencias, y fue en el barcelonés restaurante Bardot donde lo conocí y me ayudó a profundizar aún más en su historia.

 

El restaurante Bardot está situado en esa privilegiada zona peatonal del final de la calle Enrique Granados a un tiro de piedra de la Avda. Diagonal. Sus mesas la ocupan financieros, abogados, hipsters y  bobo,s (bourgeois-bohème) gourmets. De caprichosa planta en forma de «u», tiene la calidez de los bistrots parisinos, una buena selección de platos, un envidiable catálogo de vinos y para los amantes de la cerveza un buen tirador conectado a dos tanques de Estrella Galicia suspendidos del techo.

FullSizeRender-4

Protos Crianza 2014 «Muestra» D.O. Ribera del Duero

La cata comentada y armonizada con los platos de la cocina de Bardot comenzó con una primera copa, a modo de aperitivo, con el verdejo de la D.O. Rueda, que se tomó de forma distendida en la puerta del restaurante, rico en aromas de manzana, fruta tropical y con un fondo herbáceo. De la misma denominación de origen también probamos el verdejo con un año de barrica, sobresaliendo las notas de las levaduras dándole ese característico aroma a pan. Ya en la mesa comenzaron a salir los diferentes tipos que se elaboran en la D.O. Ribera del Duero, empezando con una primicia y que todavía está en barrica: el Crianza 2014 que saldrá a la venta el próximo enero del 2016. Un vino que a pesar de su juventud ya apunta maneras con sus aromas a frutas del bosque rojas y negras, también de caramelo y balsámicas a medida que se fue abriendo, acompañando a un plato de calamar a la plancha sobre lecho de habitas confitadas y cebolla caramelizada. El segundo en probar fue el Crianza 2012 elaborado con cepas de 20 a 50 años, y que después de 14 meses de barrica se le han quedado aromas de especias y vainilla, manteniéndose la fruta roja del bosque y regaliz. Hermanado con raviolis de foie y salsa agridulce. El siguiente fue un Reserva 2011 con aromas de chocolate, y casado con un risotto de ceps y panceta ibérica. El cuarto fue un Gran Reserva 2006, previamente decantado dos horas antes para oxigenarlo y encontrarnos con esas notas de cuero, tabaco, café, resina y confitura de higos provenzales ennoviado con un rabo de toro deshuesado al vino. El quinto de la noche fue un Gran Reserva 2001 clasificado como excelente, de cepas muy seleccionadas, y con fermentación en barricas de 500 litros, predominando las notas de chocolate y minerales.  Para finalizar una botella de la Finca el Grajo Viejo 2012 de fermentación en barrica francesa con predominio de los tostados y chocolate negro.

FullSizeRender-5

Protos Gran Reserva 2006 D.O. Ribera del Duero

Ese duende, de curiosidad infinita y de adaptación camaleónica a los nuevos tiempos, viene pisando fuerte para contagiar a todo el mundo mundial por la pasión que siente por sus vinos, se llama #AlmadeProtos

*Campos de Castilla es un libro de poesía de nuestro inmortal escritor Antonio Machado.

BSO de este post es el íntimo tema Photograph de Ed Sheeran.

© 2015 José María Toro. Todos los derechos reservados

 

A %d blogueros les gusta esto: