Alma de Protos en el restaurante Bardot de Barcelona

IMG_6205

Interior del Restaurante Bardot

Cuando el enólogo y todo su equipo técnico se marchan a descansar después de una jornada laboral, es el momento que el duende que se esconde entre las barricas de los grandes reservas, su lugar preferido para pasar desapercibido, se ponga a trabajar mimando las uvas recién entradas en la bodega, si es el caso, y/o vigilando las levaduras para que fermenten correctamente en los depósitos de acero inoxidable. En algún momento de la noche también se dará un paseo por las galerías subterráneas que recorren el interior de la montaña en cuya cumbre se alza, inexpugnable y majestuoso a los 4 vientos, el castillo fortaleza de Peñafiel, con su silueta alargada simulando una nave dispuesta a zarpar y surcar los Campos de Castilla*. Ese duende que a veces, y sólo a veces, irá a la nueva bodega, diseñada por el arquitecto Richard Rogers, a visitar al otro duende que vive allí, que habla una mezcla de italiano e inglés, y que lo dejó el barón Rogers de Riverside cuando acabó la obra.

FullSizeRender-3

Verdejo 2014 de Bodegas Protos en la D.O. Rueda

Ese duende, el primero (como el nombre de la bodega en griego), es el que está acompañando a la delegación comercial de Bodegas Protos en su visita por diferentes restaurantes de la geografía española para acercar «sus vinos» al consumidor final. Y como un polizón se coló en la maleta del director comercial para no perderse ni un detalle de las diferentes experiencias, y fue en el barcelonés restaurante Bardot donde lo conocí y me ayudó a profundizar aún más en su historia.

 

El restaurante Bardot está situado en esa privilegiada zona peatonal del final de la calle Enrique Granados a un tiro de piedra de la Avda. Diagonal. Sus mesas la ocupan financieros, abogados, hipsters y  bobo,s (bourgeois-bohème) gourmets. De caprichosa planta en forma de «u», tiene la calidez de los bistrots parisinos, una buena selección de platos, un envidiable catálogo de vinos y para los amantes de la cerveza un buen tirador conectado a dos tanques de Estrella Galicia suspendidos del techo.

FullSizeRender-4

Protos Crianza 2014 «Muestra» D.O. Ribera del Duero

La cata comentada y armonizada con los platos de la cocina de Bardot comenzó con una primera copa, a modo de aperitivo, con el verdejo de la D.O. Rueda, que se tomó de forma distendida en la puerta del restaurante, rico en aromas de manzana, fruta tropical y con un fondo herbáceo. De la misma denominación de origen también probamos el verdejo con un año de barrica, sobresaliendo las notas de las levaduras dándole ese característico aroma a pan. Ya en la mesa comenzaron a salir los diferentes tipos que se elaboran en la D.O. Ribera del Duero, empezando con una primicia y que todavía está en barrica: el Crianza 2014 que saldrá a la venta el próximo enero del 2016. Un vino que a pesar de su juventud ya apunta maneras con sus aromas a frutas del bosque rojas y negras, también de caramelo y balsámicas a medida que se fue abriendo, acompañando a un plato de calamar a la plancha sobre lecho de habitas confitadas y cebolla caramelizada. El segundo en probar fue el Crianza 2012 elaborado con cepas de 20 a 50 años, y que después de 14 meses de barrica se le han quedado aromas de especias y vainilla, manteniéndose la fruta roja del bosque y regaliz. Hermanado con raviolis de foie y salsa agridulce. El siguiente fue un Reserva 2011 con aromas de chocolate, y casado con un risotto de ceps y panceta ibérica. El cuarto fue un Gran Reserva 2006, previamente decantado dos horas antes para oxigenarlo y encontrarnos con esas notas de cuero, tabaco, café, resina y confitura de higos provenzales ennoviado con un rabo de toro deshuesado al vino. El quinto de la noche fue un Gran Reserva 2001 clasificado como excelente, de cepas muy seleccionadas, y con fermentación en barricas de 500 litros, predominando las notas de chocolate y minerales.  Para finalizar una botella de la Finca el Grajo Viejo 2012 de fermentación en barrica francesa con predominio de los tostados y chocolate negro.

FullSizeRender-5

Protos Gran Reserva 2006 D.O. Ribera del Duero

Ese duende, de curiosidad infinita y de adaptación camaleónica a los nuevos tiempos, viene pisando fuerte para contagiar a todo el mundo mundial por la pasión que siente por sus vinos, se llama #AlmadeProtos

*Campos de Castilla es un libro de poesía de nuestro inmortal escritor Antonio Machado.

BSO de este post es el íntimo tema Photograph de Ed Sheeran.

© 2015 José María Toro. Todos los derechos reservados

 

Salón del Cava Premium en Madrid

El pasado lunes, 8 de Junio, se celebró, en un enclave de excepción como es el madrileño restaurante de Pedro Larumbe del Paseo de la Castellana, 38, el Salón Cava Premium, organizado por el Consejo Regulador del Cava. Una gran afluencia de público se congregó en este escenario que es todo un referente en la Villa de Madrid. Se dieron cita profesionales de la restauración y de tiendas especializadas así como diferentes medios de comunicación con ansias de conocer las últimas novedades sobre el mundo del cava y de escuchar a 3 primeros espadas de la escena cavista: Pedro Bonet del mencionado Consejo Regulador del Cava, Jaume Gramona del Institut del Cava y Pere Guilera de PimeCava. Los objetivos que se quisieron transmitir a todos los asistentes era muy claro: apostar por las bondades y exquisitez de los Cavas Premium, Reserva y Gran Reserva -que nada tienen que envidiar a los grandes del champán– por la camaleónica adaptabilidad a los diferentes platos a maridar, como producto diferenciado consecuencia de una natural evolución y madurez de las bodegas productoras, y para situarlos estratégicamente entre los mejores vinos espumosos del mundo como avalan los reconocimientos internacionales que se van consiguiendo año tras año.

Entre las 35 empresas elaboradoras, con 150 marcas de cava Reserva y Gran Reserva, estaban entre otros, el viticultor y enólogo Enric Carbó de Blancher, con su Cava Gran Reserva, elaborado desde 1960 en una bodega subterránea del siglo XIX, que le dan a este crianza de 30 meses junto con el licor de expedición – fruto de una fórmula secreta familiar- su particular aroma que llega hasta nuestro interior y nos evoca recuerdos de adolescencia, de atardeceres bucólicos al final del estío. Un cava con personalidad que es todo un placer beberlo.

FullSizeRender (19)

Otro cava de terrer o de terroir que dirían los galos- y que nos sumerge en esta alegría para los sentidos es el reserva de la familia Castellroig. Este vino espumoso de la Vall del Bitlles nos sumerge en ese paisaje mediterráneo, cálido en verano y de inviernos templados, pero a veces enérgico en sus lluvias torrenciales de otoño como sino hubiera un mañana, entregándonos en cada sorbo ese panorama que lo ve nacer, dónde sólo con uva xarel.lo y la tierra dibujada cada año en su interior, se elabora este lujo para nuestro goce y disfrute.

Después de esta maravillosa experiencia, con el descubrimiento de dos extraordinarios cavas -gracias a alguna azarosa y afortunada conjunción de planetas- nos llevamos todo el sabor del terrer que los vió crecer y nos emplazamos a los siguientes salones de cava Premium. Mientras seguimos soñando que caminamos entre vides bajo la matizada luz del Mediterráneo, esa misma luminosidad que tan bien nos cantó el cantautor catalán Joan Manel Serrat, él mismo que nos descubrió los emotivos poemas obra de nuestro gran poeta andaluz Antonio Machado, que bien podrían acompañar sus versos en una degustación de estos cavas en buena compañía.

Con la colaboración de Rosa Peñuelas

© 2015 José María Toro. Todos los derechos reservados

A %d blogueros les gusta esto: