Restaurant L’Olivé, un clásico renovado de la restauración barcelonesa que nunca falla

Este céntrico restaurante barcelonés acumula 34 años de experiencia haciendo felices a sus clientes. Son más de tres décadas de servicio ininterrumpido, excepto el breve período de cierre por la reforma, que han aprovechado para modernizar su espacio y actualizar platos de la carta adaptándolos a los nuevos tiempos, pero sin perder su esencia, como clásico de la escena barcelonesa de la restauración que nunca falla.

Restaurant L'Olivé

Restaurant L’Olivé

 

Para los que habían conocido el antiguo L’Olivé les va a gustar esta metamorfosis, este cambio de look, con una decoración dominante por el verde oliva oscuro, todo un guiño a su nombre, que lleva la firma del estudio Lázaro Rosa-Violán y que en este restaurante rompe con su personal estilo, y a la vez identificable, al que nos tenía tan acostumbrado. Varias dependencias conforman este restaurante: la entrada dominada por su barra para esperar a ser sentado ¡como me gusta comenzar con un cóctel! El pasillo al comedor con sus alegres mosaicos del suelo que indican el camino a seguir, y el mobiliario en verde oscuro de esas clásicas cocinas, con la excelente materia prima a la vista, y detrás, entre los anaqueles, se puede ver la pulcrísima cocina en pleno funcionamiento, todo son inequívocas señales de que aquí se come bien. Un imprescindible horno Josper preside esta sala de operaciones que es el corazón de este restaurante. La sala del patio tiene iluminación natural a través de una claraboya y salida a un jardín vertical que le otorga mucha frescura. Jarrones y plantas rematan este escenario. El salón principal con sus espejos que ayudan a dar esa sensación de amplitud y grandiosidad. Los 4 espacios privados rodeados de arte magnifican esta elegante experiencia.

Restaurant L'Olivé

Restaurant L’Olivé

 

Un servicio impecable donde los veteranos son mentores de los más jóvenes, dirigido por la atenta mirada de su jefe de sala Albert Alonso, con muchas tablas acumuladas.

Restaurant L'Olivé

Restaurant L’Olivé

 

La cocina sigue siendo igual de sabrosa o más, pero enlazando con la cocina saludable y ligera. Proveedores escogidos para cada producto y la carta de vinos con 125 referencias desde las más clásicas hasta las más modernas y menos conocidas para garantizar la calidad de sus propuestas. Su chef César Pastor, con dilatada experiencia en otros restaurantes, ha potenciado el marisco, los arroces, las sugerencias y ha revisado guisos tradicionales como los callos con garbanzos y el canelón de pularda. Platos de la cocina tradicional como el rape a la donostiarra se mezclan con las más modernas de lubina con salsa de estragón o el tataki de atún a la brasa con foie. Los postres también se han unido a esta evolución con propuestas como helado de coco con fondo de crema catalana, tiramisú por partes o timbal de fresones con crema caramelizada y sorbete de limón.

Platos y vinos degustados:

  • Fransola de Bodegas Torres (DO Penedès)para acompañar los primeros platos por su frecura,  aromas de lichi y fruta tropical.
  • Esqueixada de bacalao, un plato popular de la gastronomía catalana que entra muy bien por lo refrescante que es. Bajo en calorías pero fuente importante de proteínas.
Esqueixada de bacalao

Esqueixada de bacalao

 

  • Deliciosas croquetas de pollo.
Croquetas de pollo

Croquetas de pollo

 

  • Canelón de txangurro cubierto de calabacín, mayonesa de perejil, huevas de salmón y tomate cortado muy fino.
Canelón de txangurro

Canelón de txangurro

 

  • Rita de Vinyes Domènech (DO Montsant) de notas balsámicas y minerales.
Rita de Vinyes Domènech

Rita de Vinyes Domènech

 

  • Tartar de atún.
Tartar de atún

Tartar de atún

 

  • Dulces guisantes de temporada con papada.
Guisantes con panceta

Guisantes con papada

 

  • Espectacular arroz.
Arroz

Arroz

 

  • Finca Malaveïna de Perelada (DO Empordà) Vino que expresa el terruño donde crece, con influencias marinas por su cercanía al mar. De uvas merlot, syrah y garnacha. Aterciopelado en boca, y en nariz aormas minerales, a hinojo y menta.
Finca Malaveïna

Finca Malaveïna

 

  • Rape a la plancha que se termina de cocinar en el horno Josper para darle ese perfume ahumado.
Rape a la plancha

Rape a la plancha

 

  • Sabroso chuletón de vaca rubia gallega.
Chuletón

Chuletón

 

  • Chocolate en texturas.
Chocolate en texturas

Chocolate en texturas

 

  • Tarta de queso.
Tarta de queso con mousse de maracuyá

Tarta de queso

 

  • Sifón de maracuyá y coulis de frambuesa.
Sifón de maracuyá y coulis de frambuesa

Sifón de maracuyá y coulis de frambuesa

 

El restaurante L’Olivé se inauguró en 1984 por Josep Olivé. Con la ayuda de su hijo, Oriol, gestionan 4 locales más en la Ciudad Condal: Barceloneta especializado en pescado y marisco, Paco Meralgo una taberna de tapas, Barcelona-Milano que fusiona la gastronomía catalana y la italiana, y por último Bar Cañete la casa de comidas de las Ramblas barcelonesa. En todos ellos la filosofía que practican es la de producto y servicio al cliente.

Restaurant L’Olivé C/Balmes, 47 08007 Barcelona Teléfono 934 521 990

© 2018 José María Toro. All rights reserved.

Turismo de montaña y trenes singulares e históricos en Catalunya

La ciudad de Barcelona está claro que es un imán de atracción para el turismo, pero hay vida más allá de la capital catalana. Para todos los que quieran salirse de las visitas clásicas e imprescindibles también se puede optar por otras rutas igual de interesantes, que gracias al transporte público de los Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya nos acercan a paisajes únicos y especiales, a escasamente una hora de la Ciudad Condal en algunos casos. Una oferta que está abierta para todos: turistas nacionales e internacionales de paso y residentes en Catalunya, y por otro lado para demostrar que la montaña no solamente es para el invierno y que puede ser una alternativa lúdica para escapar de los días calurosos en la gran ciudad.

La división de Turisme i Muntanya de los Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya es la encargada de gestionar y promover los 5 destinos turísticos de alta montaña así como los diferentes recorridos en tren, a saber: La Molina, la Vall de Núria y Vallter 2000 en el Pirineo Oriental; Espot y Port Ainé en la comarca del Pallars Sobirà. También se encarga del Cremallera y Funiculars de Montserrat así como de los trenes turísticos que representan la historia ferroviaria de Catalunya: el Tren del Ciment (Cemento)  y el Tren dels Llacs (los Lagos). Turistren, el Enotren o el Montserrat Classic Express. Todo con el claro objetivo de desestacionalizar estos puntos turísticos cuando la nieve desaparece, para evitar la desertización humana de estos territorios y por supuesto para crear negocio económico que dinamice todo el territorio catalán.

La estación decana de La Molina ha ampliado sus circuitos en el Bike Park para hacer las delicias de los bikers más experimentados que necesitan descargar adrenalina, pero también con circuitos para todos los niveles. Opciones para los menos aventureros como un paseo hasta el refugio del Niu de l´Àliga con el telecabina o en el telesilla hasta el Cap de Comella y posterior ascenso hacia el Puigllançada a 2.406 metros. El Centre d’Esport Adaptat dispone de bicicletas de montaña adaptadas para personas con alguna discapacidad. Los niños disfrutarán en el Circuito de los Árboles con sus tirolinas, puentes tibetanos, saltos a lo Tarzán entre otros, así como circuitos de interpretación de la fauna salvaje de esta zona.

A Núria se llega con el cremallera, un simpático tren que va subiendo hasta los 2.000 metros de altitud, para encontrarnos un valle dominado por el Santuario que le da nombre y que desde el año 700 d.C. es centro de peregrinación religioso. También es un lugar ideal para desconectar del mundanal ruido (y del móvil) y conectar con la familia y amigos, ya que está preparada para el turismo familiar: senderismo, minibicicletas, paseo en caballos y ponis para los más pequeños de la casa, piscina sensorial o sencillamente no hacer nada y dedicarse a la vida contemplativa.

Vallter 2000 en la comarca del Ripollés a 2.000 metros de altitud es la estación más mediterráneo de los Pirineos. Desde el mirador situado a 2.535 metros se puede ver en días claros la Bahía de Roses. Viajes en telesilla para ver el nacimiento del río Ter y muchas más propuestas. La cafetería restaurante de esta estación ofrece un maridaje con la carne de los Pirineos y los vinos de la D.O. Empordà.

Espot y Port Ainé en la comarca del Pallars Sobirà ofrece rutas para descubrir el Parque Natural, así como deportes para más atrevidos como rafting, barrancos o canoas de río.

La montaña de Montserrat es todo un símbolo religioso y para acercarse hasta allí tenemos la opción del cremallera y disfrutar relajados de la belleza del paisaje hasta alcanzar el Santuario. Los Funiculares de Sant Joan y la Santa Cova nos acercan a los puntos más altos de este macizo, así como a descubrir el conjunto escultórico modernista catalán más importante al aire libre: el rosario monumental con obras de Gaudí y Llimona entre otros.

Funicular de Sant Joan

Funicular de Sant Joan. Fotografía gentileza de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya

El Tren panorámico dels Llacs (tren de los Lagos) es un viaje por unos paisajes incomparables e imperdibles. Desde Lleida hasta la Pobla de Segur pasando por Balaguer, atraviesa 41 túneles y 31 puentes, embalses de Sant Llorenç, Camarasa, Terradets y Sant Antoni así como la zona montañosa del Montsec. Durante el trayecto la compañía “La Cremallera Teatre” se encarga de animar e informar con un tono humorístico y festivo.

El Tren del Ciment (Cemento) recorre un trayecto de 3,5 Kilómetros en un antiguo tren de 4 vagones arrastado por una locomotora diesel. Una línea histórica con más de 100 años de historia que unía la antigua fábrica de cemento Asland de Castellar de n’Hug con Guardiola de Berguedà. Son 4 paradas que merecen bajarse para recorrer a pie la Pobla de Lillet, la Pobla Centre, Jardines de Ca l’Artigas diseñado por Antonio Gaudí a principios del siglo XX, y por último el Museo del Cemento que es un edificio modernista con sus vueltas catalanes y estructuras de hierro forjado.

tren del cemento

Tren del Ciment (cemento) Fotografía gentileza de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya

Turistren es el más nuevo de los proyectos de FGC que acerca los puntos de interés turístico y cultural que se pueden visitar con sus líneas mediante la promoción de billetes combinados. El Enotren aproxima la DO Pla de Bages, la visita al Món Sant Benet, el Museo de la Técnica de Manresa, la Manresa de San Ignacio de Loyola, o la Manresa medieval.

El último en añadirse a esta extensa lista es el Montserrat Classic Express, compuesta de 4 vagones que conservan su original esencia histórica y modernista. Es un viaje a un tiempo pretérito en este convoy recuperado de madera tirado por una locomotora Alstom de 1955 pintada de azul y amarillo que no pasa desapercibida. Comienza su pausado recorrido en Sant Boi de Llobregat hasta llegar a Monistrol para coger el Cremallera de Montserrat con destino el Monasterio. De vuelta los viajeros disfrutarán de una comida basada en productos locales acompañados de vinos y cavas catalanes. Un grupo de actores vestidos de época evocarán ese tiempo pasado donde los viajes en tren tenían un halo romántico.

TREN RESTAURANT  FGC

Montserrat Classic Tren 1890. Fotografía gentileza de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya

Más información de horarios y precios en:

Turisme Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya

La Molina

Vall de Nuria

Vallter 2000

Port Ainé

Espot

Cremallera de Montserrat

Tren dels Llacs

Tren del Ciment

Turistren

Montserrat classic express

© 2017 José María Toro. All rights reserved.

Cata de Cavas y Vinos de Castillo Perelada

El pasado 8 de marzo, el emblemático Hotel W Barcelona, fue el escenario perfecto para la extraordinaria presentación y cata de cavas y vinos del Grup Peralada (D.O. Empordà) a manos de Alejandro Rodríguez.

Hablar de los caldos del Castillo de Perelada es hablar de historia, de tradición familiar y de arte.

Si bien la elaboración de vinos en dicho enclave data de la Edad Media, no sería hasta 1923   en el que Miquel Mateu, político, apasionado del arte y la cultura, e hijo del que fuera cofundador de Hispano-Suiza Damián Mateu, comprara el conjunto monumental del Castillo de Perelada para convertirlo en un referente artístico y, por supuesto, para revitalizar una importante tradición vitivinícola presente en la zona del Empordà.

En 1972, Arturo Suqué, yerno de Miquel Mateu, lideraría una transformación enfocada en la calidad y en la meta de hacer de Perelada una de las más prestigiosas bodegas del país. A parte, junto a su esposa Carmen Mateu, inauguraría el reconocido internacionalmente Festival del Castell de Perelada por el que han pasado infinidad de grandes artistas y músicos.

Hoy en día, Javier Suqué Mateu se encarga de dirigir el rumbo de este gran navío apostando por vinos de calidad, plantando y adquiriendo nuevos viñedos y enfatizando la importancia del I+D mediante una constante investigación en tierras ampurdanesas con la finalidad de aprovechar esas cualidades geofísicas y climatológicas que ofrece este territorio tan amado por Salvador Dalí.

En cuanto a la D.O. Empordà, se caracteriza por una heterogeneidad en la tierra en la que priman la textura arenosa y la pobreza en materia orgánica. Suelen ser suelos ácidos que se sitúan desde el nivel del mar hasta una altura cercana a los 260 metros. El clima disfruta del viento de tramontana, que contribuye de manera activa a la buena salud de las viñas. Con inviernos suaves y veranos calurosos pero templados por el Mediterráneo, la temperatura se sitúa entre los 14 y los 16°C, permitiendo el cultivo de variedades de ciclo medio y largo. Referente a los viñedos, son de antigua implantación, si bien en los últimos años se ha ido renovando para adoptar ciertos cambios varietales. Las uvas que predominan son principalmente cariñena y garnacha negra en tintos, y garnacha blanca y roja junto a  macabeo en blancos.

vinos y cavas de Castillo de Perelada

Para esta cata se presentaron los siguientes cavas y vinos:

Cava Stars Touch of Rosé 2014 (90% garnacha y 10% pinot noir): siendo un homenaje a todas esas estrellas que han pasado y pasarán por el Festival Castell de Perelada, este cava elaborado a partir de uvas seleccionadas bajo la D.O. Cava, ofrece un color pálido y rosáceo, así como finas burbujas con formación de corona. Moderno y agradable, se muestra muy floral en boca, seco, pero con vida ácida. La presencia de fruta blanca es más que notable.

Només Garnatxa Blanca 2016 (100% garnacha blanca): con uvas procedentes de viñedos de entre cincuenta y sesenta años situados en la finca Pont de Molins, se obtiene este monovarietal complejo y con alma de manzana. A la vista, presenta un color amarillo pálido con ligeros toques verdosos. En boca ofrece cierto amargor y un gran recorrido. Un claro ejemplo de lo que es un vino con personalidad.

Collection Blanc 2015 (64% chardonnay y 63% sauvignon blanc): este joven de cabello rubio brillante, rebelde e intenso debe buena parte de su personalidad a un 5% de chardonnay que durante el 2015 vivió intensamente en barrica de acacia, adquiriendo un ligero y peculiar toque de madera que se sumaría a un perfume de frutas dulces y tropicales. En boca es redondo y fresco, con un ligero punto carbónico.

Finca Espolla 2012 (50% syrah, 30% monastrell, 8% cabernet sauvignon, 6% garnacha y 6% samsó): con una extensión de 21 hectáreas, Finca Espolla se sitúa en Les Alberes, cerca de los Pirineos, y tiene como principal característica un suelo negro, ácido y pizarroso. Este leal escudero de las carnes “cortas” (pies, carrilleras…) destaca por un color rojo rubí de capa alta. Encontramos abundantes aromas de frutas rojas, así como a balsámicos. En boca es elegante y con una acidez propia de la tierra de la que procede.

Finca Malaveïna 2013 (46% merlot, 21% cabernet sauvignon, 12% cabernet franc, 11% syrah y 10% garnacha): uno de los buques insignia de Perelada, esta «buena vecina» nace de 19 hectáreas de arcilla rojiza y de cantos rodados. Muestra en su rostro un bello color rojo cereza y desprende un aroma a frutos negros con toques tostados. Sus besos son redondos, carnosos, casi cremosos, y ligeramente ácidos, son besos que perduran. Esta vecina envejecerá, por supuesto, pero lo hará de la mejor forma, enamorando de nuevo.

Aires de Garbet 2013 (100% garnacha): De una conjunción dada por el Mediterráneo, la calidez del sol, la tramontana y el suelo pizarroso de la finca Garbet surge este esplendido tinto plagado de recuerdos a hierbas mediterráneas, balsámicos, torrefactos, minerales y frutos rojos. Presenta unos taninos maduros y sedosos, así como un paso por boca agradable y extenso. Igual que Finca Malaveïna, presenta un envejecimiento con buen potencial.

Cava Gran Claustro 2012 (45% pinot noir, 45% chardonnay y 10% xarel·lo): elaborado artesanalmente, se criaba en su origen en las bodegas del claustro situado junto al Castillo Perelada. Se trata de un cava bastante achampanado, de apariencia color amarillo paja con reflejos verdosos y brillantes. Su burbuja es fina y continua, y su sabor, seco y suave, deja vestigios afrutados.

© 2017 Aarón González. All rights reserved 

Menú degustación modernista dentro de la Restaurant Lover Week en Restaurante Galaxó del Hotel Casa Fuster

«Perfecto Sr. Doménech, si usted me confirma que ya tiene todos permisos necesarios para la edificación, proceda a ello. Avisaré a la Sra. Fabra para que se persone en su despacho y puedan concretar los detalles de la obra.»

Así, tras colgar su peculiar y rústico Gower-Bell, Mariano Fuster i Fuster, caballero de la alta sociedad mallorquina, pintor e industrial, seguramente habría dado el visto bueno al planteamiento ofrecido por el respetado arquitecto barcelonés Lluís Doménech i Montaner para la construcción en 1905 de uno de los edificios modernistas más exclusivos y elegantes de la capital catalana: La Casa Fuster.

Situado en el número 132 del concurrido Paseo de Gracia, el Hotel Casa Fuster esconde bajo su sinuosa y marmórea arquitectura el restaurante Galaxó. En claro homenaje a quién fuera el señor de la casa, Mariano Fuster, el local adquiere el nombre de la cumbre mallorquina Puig de Galatzó dando a entender un carácter mediterráneo que se aúna en perfecta consonancia con la vanguardia encarnada en el espíritu modernista que rezuma cada rincón del hotel. En palabras de Oriol Canillas (chef) y Mireia Pellicer (maître sommelier) «Nuestra gastronomía apuesta por el producto mediterráneo, matizado con gustos exóticos. Priorizamos el sabor tradicional y la minuciosa combinación de gustos; además de una estudiada selección cromática acorde con el periodo modernista al que pertenece este emblemático edificio».

Nada más atravesar la arcada del Hotel Casa Fuster, la sensación de viajar a otra época e incluso a otra dimensión, se apodera del espíritu de uno. Mobiliario dotado de vida gracias a sus formas orgánicas, pomos forjados que inspiran naturaleza, jarrones que bailan al son de tenues luces regalando místicos reflejos…Todo ello da la bienvenida, invitando a adentrarse en lo profundo de este bosque de mármol, forja y madera. Ya en la planta noble, Galaxó se deja ver tímidamente al final de un distribuidor que lóbrego, como si fuera el momento en el que se besan los párpados para iniciar un bonito y onírico viaje, es el encargado de conducir al comensal a su destino. El Hada de Azúcar danza y danza.

Una vez en su interior, un techo que evoca un ondulante mar de plata acoge en su fondo las mesas dispuestas con bastante espacio entre sí para que cada experiencia sea única, íntima e inolvidable.

Gargantuescos arcos de mármol hacen la función de guardianes y de separar las diferentes secciones del Galaxó. Misteriosos espejos añejos y quebrados parecen portales a universos de Carroll. Amplios ventanales son cubiertos por imponentes cortinas moradas que como cataratas de vino, caen y se funden en un vacío que escapa a la vista de la persona ya sentada alrededor de unas mesas siempre acompañadas por esculturas y motivos modernistas.

Tras un aperitivo de bienvenida del chef consistente en un suave guacamole con gambas y una selección de sales: la sutil sal rosa del Himalaya, la Flor de Sal con hibisco y la poderosa y oscura sal volcánica de Hawaï, acompañadas con pan blanco y de nueces, y de un excelente AOVE como es el leridano y ecológico Umami, se procedió a la degustación de los siguientes platos:

aperitivo

Aperitivo modernista. Fotografía de Aarón González

Pica Pica Modernista, elegante y colorida composición formada por:

      –Drac del Parc Güell (Canelón de calabacín relleno de mató y vinagreta de pimientos de colores): un trencadís a base de vinagreta de pimientos multicolores cubre a un dragón de suave calabacín que guarda en su interior una nube de ligero requesón.

    –Vidrieres Modernistes (Tartar de salmón con gelatinas de pimiento, pepino y tomate): un tartar de salmón finamente cortado, que evita así la malograda textura de puré, cobijado por un mézclum de hojas jóvenes al que cada bocado va sonsacando pequeños secretos de paladar. Las gelatinas, diferenciadas y llenas de sabor, aportan ese aspecto visual que le confiere el nombre al plato.

      –Sagrada Familia (patata brava): unir dos conceptos tan arraigados como son las patatas bravas con uno de los símbolos emblemáticos no solo del modernismo catalán, sino de la propia identidad barcelonesa, es todo un acierto. Más aún cuando se da la primera dentellada y la lava de este pequeño volcán empieza a verterse por sus costados al mismo tiempo que hace presencia en las papilas del comensal.

Un primer plato digno de un mural de Mucha en el que colores y sabores vuelven a recordar que no se está en un restaurante cualquiera. Se acompaña con un Primer Brut Nature de Pere Ventura (xarel.lo, parellada y macabeo), que aporta reflejos dorados y brillantes.

Merluza en suquet de chocolate con pastel de patata y boletus: una cama de esponjosas patatas es testigo de este curioso idilio. No se sabe cuándo el cacao empezó su relación con la sirena, lo que sí es más que evidente es que recostados en esos cojines de boletus, mantienen una relación de ensueño, casi prohibida, que sellaron con un blanco e intenso Príncipe de Viana D.O. Navarra (chardonnay). Shostakovich habría compuesto una suite para esta pareja sin dudarlo.

Fricandó de ternera al vermut con naranjas frescas y olivas negras: o como el plato se transforma en un campo de batalla por ver cuál de los ingredientes permanece más tiempo en la mente y en el gusto del comensal. La poderosa pero delicada ternera avanza imparable para ganarse el puesto de paladín modernista, “lástima” que una naranja que no se deja amedrentar por una carne tan fina y dulce, deshaga todo ese sabor para suplantarlo por un frescor ligeramente ácido. Esto provoca un tira y afloja en el que el comensal está deseando probar otro bocado de la primera para obligar al cítrico a actuar. Hasta aquí todo sería más o menos sencillo si no fuera porque otro elemento entra en discordia: de forma furtiva, las olivas negras hacen acto de presencia dando pequeñas estocadas tostadas en el paladar. Han venido, y lo hacen para quedarse. Un tinto joven de Jardins Monastrell D.O. Empordà (garnacha, merlot, syrah y cabernet suavignon) es testigo de tan cruenta batalla.

Casa Fuster (semiesfera de mousse de chocolate con leche y baño de chocolate blanco): líneas curvas modernistas para presentar un postre potente a la par que ligero y, por supuesto, dulce. Una pieza que se podría extrapolar al campo de la arquitectura y encajar perfectamente en cualquier obra de Josep Puig i Cadafalch.

postre,

Semiesfera de mousse de chocolate con leche y baño de chocolate blanco. Fotografía de Aarón González

Tras esta degustación, se concluye que Galaxó es un universo paralelo, un portal al pasado ¿o tal vez al futuro? En definitiva, se puede decir que Galaxó es un lugar para soñar.

Galaxó forma parte de la Restaurant Lover Week organizada por Atrápalo. Del tres al doce de marzo, una selección de restaurantes de Madrid y Barcelona ofrecerán menús exclusivos a un precio asequible e inferior al habitual: 24 euros más IVA y un euro muy especial que irá destinado a colaborar con la ONG Accem y ayudar así a refugiados y a las personas más desfavorecidas.

Más información y reservas en Atrápalo

© 2017 Aarón González. All rights reserved 

Segunda edición de los Premios de Enoturismo de Catalunya

catedral del vi

La Catedral del Vi. Fotografía de José María Toro

Por segundo año consecutivo y con el fin de promocionar el enoturismo como sector estrátegico dentro de la economía catalana y motor del desarrollo territorial, así como por su alto valor añadido, se celebró el pasado 26 de Julio de 2016, la “Segona Nit de l’Enoturisme a Catalunya” (Segunda Noche del Enoturismo). La entrega de premios se celebró en un lugar de excepción, La Catedral del Vi (Vino) de Pinell de Brai, municipio perteneciente a la DO Terra Alta. Este edificio de corte modernista fue creado en 1922 por César Martinell, discípulo de Antoni Gaudí. Antiguamente fue la Bodega Cooperativista del pueblo y hoy lo ocupa la Bodega Pagos de Híbera. El acto estuvo presidido por Jordi Baiget, conseller de Empresa i Coneixement del gobierno catalán.

fullsizerender-52

Interior de la catedral del vi. Fotografía de José María Toro

Estos galardones nacieron con el claro objetivo de incentivar el enoturismo catalán, para que las empresas fueran capaces de satisfacer las demandas de un turista de calidad, sensible, de espíritu elevado, que busca descubrir vinos, uvas y paisajes que lo emocionen. Por otro lado se concienciaran en procesos de sostenibilidad y fueran capaces de mejorar continuamente en sus ofertas y propuestas. Las bases para recibir este merecido homenaje están definidas por la Taula de Enoturisme de Catalunya que está compuesto por diferentes instituciones públicas y privadas vinculadas al mundo del vino. Es una apuesta firme por convertir Catalunya en un referente del enoturismo nacional e internacional. Además de diferentes acciones de promoción en diferentes ámbitos, así como la creación de la marca de calidad Enoturisme Catalunya con la pretensión de agrupar toda la oferta especializada para satisfacer la demanada del turista inquieto que busca este tipo de actividades.

nit de l'enoturisme de Catalunya 2016

Los premiados. Fotografía de José María Toro

Laureados por categorías:

Alojamiento: Cava y Hotel Mastinell de Vilafranca del Penedès. Un hotel de 5 estrellas de estilo gaudiniano que ofrece actividades a sus hospedados vinculadas al vino como pisada de la uva, visitas a bodegas para descubrir de forma pedagógica como se elaboran los vinos y cavas, además de sesiones de vino y cava terapia. Este hotel ha invertido en sistemas de recogida de aguas pluviales,  en filtración solar, caldera de biomasa y la sustitución de luces convencionales por LED,s. Implicados asimismo en difundir la cultura, la historia y el paisaje de la comarca con contratación de personal de la zona, así como servicios exteriores que ayudan al desarrollo económico y social de la comarca del Alt Penedès.

Restaurante: El Cigró d’Or de Vilafranca del Penedés. Trabaja con productos de proximidad, de la comarca, reversionando platos típicos de la cocina catalana. Su carta de vinos es consecuente con su ideario y está compuesto mayoritariamente por bodegas de la DO en la cual se asienta.

Arte y Cultura: Acadèmia Tastavins Penedès. Fundada en 1965 es la decana en toda España en la divulgación de la cultura del vino y más concretamente en promocionar el Penedès. Desde el año 2007 organiza Vijazz Penedès, el festival dirigido a todos los amantes del jazz y vino.

Bodega: Heredat Oller del Mas. Fundado en el 2003 alrededor del castillo del siglo X que domina todos los campos de la propiedad compuestos de viñedos, oliveras, nogales y cereales de producción ecológica. En época de plena actividad organiza “las cenas de vendimia”

Agencia de viaje especializada:ViOrigen de Gandesa en la Terra Alta. Especializada desde el 2014 en ofrecer productos vinculados al enoturismo de la zona.

Entidad pública o público-privada: Patronat del Turisme Costa Brava Girona que con su iniciativa “Vivid. El Festival del Vi” organizada fuera de temporada turística promociona los vinos de la DO Empordà.

Práctica sostenible y responsable de enoturismo: Celler Lagravera de Alfarràs. Una antigua gravera reconvertida en una bodega que elabora vinos ecológicos y biodinámicos a partir de uvas autóctonas del Segrià.

Antes y después del acto de entrega hubo una actuación teatral y musical para amenizar la velada. Servicio de catering ofrecido por el Hotel Villa Retiro del chef Fran López con 1 estrella Michelin. 

© 2016 José María Toro. Todos los derechos reservados.

 

A %d blogueros les gusta esto: