Pollo frito gourmet, cócteles de autor al estilo moonshine y rock & roll en versión delivery by Piel de Gallina

Estas piezas de pollo te pondrán la piel de gallina de lo deliciosas que están. Y así es porque los chicos de Piel de Gallina nos están erizando la piel con su oferta delivery. Por fin podremos desterrar de nuestra materia gris, esa imagen, sabor y aroma que muchos tenemos grabado a fuego en nuestra memoria de ese pollo grasiento y con un sabor más de antibióticos que del verdadero pollo.

piezas de pollo frito, cóctel
Piezas de pollo de Piel de Gallina


En este proyecto de Piel de Gallina los socios son Martin Pimentel y Javi Cadahía de V de Vermut (la vermutería de barrio que le dediqué un escrito hace muy poco) el bartender Santi Ortiz de 33 by Santi Ortiz y el chef Daniel Viejo-Prado, quese pusieron a buscar la fórmula ideal para encontrar ese pollo frito que llegara a casa crujiente y jugoso. Et voilà! El pollo Rey de l’Empordà, un tipo de pollo campero, criado en libertad de la granja avícola Maria de l’Empordà fue el elegido. El chef Viejo- Prado buscó y encontró en la técnica coreana de una amiga suya la fórmula exacta (doble fritura y harina de calidad) para conseguir jugosidad en su interior y crujiente en su capa exterior. Y que además llegase a casa en perfectas condiciones de degustación. ¡Vamos, un triple salto mortal!

Cinco sabores a elegir entre diferentes matices de picante que cada uno de ellos hace referencia a una ciudad y que da ya pistas:

  • Seúl: soja, miel, azúcar moreno, polvo go-chi-jang de chile coreano picante y ajo. Acompañado de toppings de jengibre fresco, cebolla tierna y arroz crujiente para equilibrar un picante moderado.
  • Tulum: azúcar moreno, zumo de naranja, achiote, chipotle y ajo con toppings de piel de naranja, cebolla morada encurtida y cilantro para potenciar un semi picante ahumado.
  • Kentucky: Jack Daniel’s, salsa barbacoa casera y pasta de maíz con toppings de maíz tostado, cebollino y cebolla frita es más suave.
  • Bangkok: soja, crema de cacahuete, pasta de curry rojo y hoja de lima kéfir con toppings de cilantro, cacahuetes fritos con miel y piel de lima, para los que les gusta el picante.
  • Casablanca: cúrcuma, Ras el hanout, cilantro y té de menta con toppings de sésamo tostado y menta picada para los que gustan de sabores especiales.

¿Y para beber? 6 cócteles de autor de Santi Ortiz al estilo moonshine (el aguardiente de destilación casera de la época de la Ley Seca). Se sirven en jarros de conserva como se bebía en esa época y de ahí deben su nombre. Cóctles que armonizan y minimizan los sabores picantes como Kikiri (Bacardi Carta blana, Plantation Jamaica, Plantation Overproof, cordial de melón y pimienta de Jamaica), el Chicken Skyn (Jack Daniel’s, sirope de anís y tomillo limonero, agua cítrica) o el cóctel Mr. B que es todo un homenaje al DJ Cadahía, por citar tres.

Disponible en cubos de 6 piezas (200 gr) a 8€ y 12 piezas (400 gr) a 16€.

Otras propuestas de la carta son: el cachopollo que es todo un guiño al asturiano cachopo de dónde es originario el chef, y el Po’Boy en formato bocadillo (escalope de pollo con lechuga, tomate y mayonesa japonesa) con recuerdos a la cocina Cajún.

Acompañamientos como el rábano dakon encurtido en mirin, los aros de cebolla crujientes, coleslaw, la mazorca de maíz gratinada en el Josper o el mac’n’cheese.

Delivery al WhatsApp 681 393050 de martes a miércoles de 20h a 24h y de jueves a domingo de 13 a 16h y de 20 a 24h. También en las plataformas de Glovo y Just Eat.

Cuando lo pruebes se te pondrá la piel de gallina (cómo cuando rozas a esa persona que te hace sentir mariposas) ¡Prometido!.

© 2020 José María Toro. All rights reserved

Le Circus de Millesime Madrid 2015

FullSizeRender (26)
A grandes rasgos Le Circus de Millesime Madrid 2015 volvió a sorprender con la presentación de nuevas creaciones culinarias en general, y la de México, en particular, como país invitado. Si le añadimos las inigualables recreaciones oníricas de ambientes circenses diseñadas para esta edición, la visita se convirtió en todo un espectáculo para los sentidos donde todo estaba preparado para el más difícil todavía. Pasen y lean
La Real Conservera Española, empresa que data de 1920 y que sólo usa marisco gallego en sus elaboraciones, emocionó con sus vasitos de almejas recubiertos con una salsa fría para realzar el sabor de este molusco ¡de fuegos artificiales!, la zamburiña de Cambados con aguachile de maíz o la almeja de con sopa yodada ¡para sentir todo la bravura del Océano Atlántico en boca!
Las exquisitas ostras de Daniel Sorlut (que para un momento de urgente necesidad se pueden encontrar en una de las paradas del madrileño Mercado de San Miguel) de un sabor potente y totalmente adictivas. Cómo no podía ser de otra manera proceden de la privilegiada zona de Marennes-Oléron, en la costa oeste de la France, ese excepcional hábitat con una condiciones envidiables para que vivan y se pongan así de sabrosas les huîtres galas.
Para satisfacer a los más carnívoros estaban los especialistas en carnes selectas de La Finca de Jiménez Barbero que asombraron con sus creaciones y sus cortes.
El color brillante, terso y casi hipnotizante junto al olor magnético de las piezas de atún de Balfegó -tan apreciada por los hijos del imperio del Sol Naciente, y por los originarios del Sol Poniente también- provocó a los presentes salivación (como el perro de Pavlov) fascinación, turbación, sobrecogimiento y embobamiento (en este orden).
La mejor mixología no podía faltar a un evento como éste,  y ahí estaban los bartenders de Platea Madrid dándolo todo con sus cócteles de autor y sus movimientos precisos de preparación de sus combinados como si de modernos alquimistas de alguna secta secreta se tratasen. Para la circunstancia los representantes del país centroamericano, y para demostrar que hay vida más allá de las rancheras de Luis Miguel y de los mariachis, trajeron su tequilita de Hacienda Maravatio y el oaxaqueño mezcalito de culto Don Silverio.
Jorge de Andrés, chef del restaurante La SucursalVertical de la capital del Turia, que se crió entre fogones con su madre Loles Salvador y de quien heredó su amor al producto y la búsqueda de una cocina de raíz -la que revisa los platos tradicionales para darles una nueva dimensión- nos regaló esa maravilla de plato inspirado en la cocina popular de los pescadores de barcas pequeñas, que recogían cangrejillos para hacer un suquet y le echaban unos huevos rotos para posteriormente mojar buen pan. ¡Sublime! o mejor dicho ¡de mascletá fallera!
La Escuela de Hostelería Gambrinus Madrid con Pedro Larumbe a la cabeza invitó a probar el tataki marinado con bombón de foie recubierto de chocolate blanco con lima yodada y grosella. Una explosión de sabor en el que cada elemento se sentía independientemente, sin mezclas.
Para animar la fiesta ahí estaban los del Teatro BOdevil con un extracto de su función DeliZia para repartir alegría, entretenimiento y diversión, arrancando muchas sonrisas en este maridaje de espectáculo y gastronomía.
Pd. Ya queda menos para la próxima edición.
Con la colaboración de Rosa Peñuelas
© 2015 José María Toro. Todos los derechos reservados.
A %d blogueros les gusta esto: