La cocina mixteca del chef Israel Loyola de Oaxaca estará 3 semanas en el restaurante Batuar del Cotton House Hotel

El restau­rante Bat­u­ar del ele­gante Cot­ton House Hotel en Barcelona recibe en for­ma­to pop-up la coci­na mix­te­ca del chef Israel Loy­ola de Oax­a­ca (Méx­i­co).

chef Israel Loyola de cocina mixteca

Este chef ha prepara­do un menú espe­cial para el restau­rante Bat­u­ar y que se podrá dis­fru­tar del 17 de noviem­bre al 4 de diciem­bre. Su prop­ues­ta gas­tronómi­ca tiene sus raíces en la coci­na tradi­cional mix­te­ca, orig­i­nar­ia de las regiones mex­i­canas de Oax­a­ca, Puebla y Guer­rero. Loy­ola es un fiel defen­sor de que la coci­na une regiones.

Sus platos incor­po­ran más de 150 ingre­di­entes tradi­cionales para con­seguir emo­cionar con sus mez­clas de sabores, tex­turas y colores.

De cas­ta le viene al gal­go, ya que des­de muy jovenci­to ayud­a­ba en el restau­rante famil­iar Montser­rat de Hua­jua­pan de León. Y allí cre­ció entre ollas y sartenes para ini­ciar su andadu­ra has­ta con­ver­tirse en el actu­al chef que es y que fue recono­ci­do por la revista Quién 50 como uno de los 50 mex­i­canos más influyentes en su país en el año 2020.

Pasó por las coci­nas de Ale­jan­dro Ruiz de Casa Oax­a­ca, Enrique Olvera de Maíz de Mar o Mis­ión 19 de Javier Plasen­cia. En la auto­procla­ma­da cap­i­tal del mun­do estu­vo en Black Ant y pos­te­ri­or­mente en Jac­in­to 1930 (Mejor Restau­rante de Méx­i­co en el 2016 por Food and Trav­el) en San Miguel de Allende.

En Oax­a­ca abrió el Restau­rante sin nom­bre (uno de los 200 mejores restau­rantes de Méx­i­co con una prop­ues­ta sin carnes ni lácteos) dónde prac­ticó una coci­na salud­able, en medio de la pan­demia, a par­tir del com­pro­miso con los pro­duc­tores locales, los ingre­di­entes de la región y el respeto por las raíces. Esta valiente prop­ues­ta le supu­so el pos­te­ri­or reconocimien­to por la críti­ca gas­tronómi­ca de Méx­i­co.

La cocina tradicional mixteca del chef Israel Loyola se instala en formato pop-up por 3 semanas en el restaurante Batuar del Cotton House Hotel

Su nue­vo restau­rante El Par­ián mantiene las tradi­ciones y téc­ni­cas propias de Oax­a­ca, pro­movien­do la cal­i­dad de los pro­duc­tos de prox­im­i­dad y des­de un modo sostenible.

En para­le­lo al menú degustación del chef Israel Loy­ola se cel­e­brará en la Library del Cot­ton House Hotel la degustación de cha­pu­lines, chi­catanas y gusanos de Maguey acom­paña­dos de choco­late o mez­cal durante los días 18, 22, 25 y 29 de noviem­bre y 2 de diciem­bre. Asimis­mo se realizarán sesiones de tardes de Ágave y catas de mez­cal y tequi­la los días 29, 30 y 31 de octubre y 1 de noviembre.

mezcal en el Cotton House Hotel

Menú del chef Israel Loyola


Botana (aper­i­tivos)
Sope de insec­tos con puré de fri­jol
Infla­di­ta de tape­nade con tar­tar de aguacate

Taquito de setas con sal­sa macha

Taquito de setas de cocina mixteca del chef Israel Loyola

Pez limón con sik­il pak de huitlacoche

Lechón con mole negro y plá­tano macho fermentado

Nicu­a­toles de fru­tos rojos con hor­cha­ta y poleo

Tex­turas de maíz.

Restau­rante Bat­u­ar del Cot­ton House Hotel

Gran Vía de les Corts Cata­lanes, 670. 08010 BARCELONA

Más infor­ma­ción y reser­vas en la web

© 2020 José María Toro. All rights reserved

Le Circus de Millesime Madrid 2015

FullSizeRender (26)
A grandes ras­gos Le Cir­cus de Milles­ime Madrid 2015 volvió a sor­pren­der con la pre­sentación de nuevas crea­ciones culi­nar­ias en gen­er­al, y la de Méx­i­co, en par­tic­u­lar, como país invi­ta­do. Si le añadi­mos las inigual­ables recrea­ciones oníri­c­as de ambi­entes circens­es dis­eñadas para esta edi­ción, la visi­ta se con­vir­tió en todo un espec­tácu­lo para los sen­ti­dos donde todo esta­ba prepara­do para el más difí­cil todavía. Pasen y lean
La Real Con­servera Españo­la, empre­sa que data de 1920 y que sólo usa marisco gal­lego en sus elab­o­ra­ciones, emo­cionó con sus vasitos de alme­jas recu­bier­tos con una sal­sa fría para realzar el sabor de este molus­co ¡de fue­gos arti­fi­ciales!, la zam­buriña de Cam­ba­dos con aguachile de maíz o la alme­ja de con sopa yoda­da ¡para sen­tir todo la bravu­ra del Océano Atlán­ti­co en boca!
Las exquis­i­tas ostras de Daniel Sor­lut (que para un momen­to de urgente necesi­dad se pueden encon­trar en una de las paradas del madrileño Mer­ca­do de San Miguel) de un sabor potente y total­mente adic­ti­vas. Cómo no podía ser de otra man­era proce­den de la priv­i­le­gia­da zona de Marennes-Oléron, en la cos­ta oeste de la France, ese excep­cional hábi­tat con una condi­ciones envidi­a­bles para que vivan y se pon­gan así de sabrosas les huîtres galas.
Para sat­is­fac­er a los más carnívoros esta­ban los espe­cial­is­tas en carnes selec­tas de La Fin­ca de Jiménez Bar­bero que asom­braron con sus crea­ciones y sus cortes.
El col­or bril­lante, ter­so y casi hip­no­ti­zante jun­to al olor mag­néti­co de las piezas de atún de Balfegó ‑tan apre­ci­a­da por los hijos del impe­rio del Sol Naciente, y por los orig­i­nar­ios del Sol Poniente tam­bién- provocó a los pre­sentes sali­vación (como el per­ro de Pavlov) fasci­nación, tur­bación, sobrecogimien­to y embobamien­to (en este orden).
La mejor mixología no podía fal­tar a un even­to como éste,  y ahí esta­ban los bar­tenders de Platea Madrid dán­do­lo todo con sus cócte­les de autor y sus movimien­tos pre­cisos de preparación de sus com­bi­na­dos como si de mod­er­nos alquimis­tas de algu­na sec­ta sec­re­ta se tratasen. Para la cir­cun­stan­cia los rep­re­sen­tantes del país cen­troamer­i­cano, y para demostrar que hay vida más allá de las rancheras de Luis Miguel y de los mari­achis, tra­jeron su tequi­li­ta de Hacien­da Mar­a­va­tio y el oax­aque­ño mez­cal­i­to de cul­to Don Sil­ve­rio.
Jorge de Andrés, chef del restau­rante La Sucur­salVer­ti­cal de la cap­i­tal del Turia, que se crió entre fogones con su madre Loles Sal­vador y de quien heredó su amor al pro­duc­to y la búsque­da de una coci­na de raíz ‑la que revisa los platos tradi­cionales para dar­les una nue­va dimen­sión- nos regaló esa mar­avil­la de pla­to inspi­ra­do en la coci­na pop­u­lar de los pescadores de bar­cas pequeñas, que recogían can­gre­jil­los para hac­er un suquet y le ech­a­ban unos huevos rotos para pos­te­ri­or­mente mojar buen pan. ¡Sub­lime! o mejor dicho ¡de mas­cle­tá fallera!
La Escuela de Hostel­ería Gam­bri­nus Madrid con Pedro Larumbe a la cabeza invitó a pro­bar el tata­ki mari­na­do con bom­bón de foie recu­bier­to de choco­late blan­co con lima yoda­da y grosel­la. Una explosión de sabor en el que cada ele­men­to se sen­tía inde­pen­di­en­te­mente, sin mezclas.
Para ani­mar la fies­ta ahí esta­ban los del Teatro BOdev­il con un extrac­to de su fun­ción DeliZia para repar­tir ale­gría, entreten­imien­to y diver­sión, arran­can­do muchas son­risas en este mari­da­je de espec­tácu­lo y gastronomía.
Pd. Ya que­da menos para la próx­i­ma edición.
Con la colab­o­ración de Rosa Peñuelas
© 2015 José María Toro. Todos los dere­chos reservados.
A %d blogueros les gusta esto: