Eurovisión, atrévete a soñar

Si el próximo año Eurovisión se celebrase en el Polo Norte, probablemente empezaría a buscar hotel en Longyearbyen este domingo. Una vez que pruebas, no hay marcha atrás. Te lo aseguro. Por suerte, Israel queda más cerca y tiene mejor clima. En 2019, Netta, la cuarta victoria del país en cuarenta años, nos ha traído a Tel Aviv con un lema potente: atrévete a soñar. Dejando a un lado las cuestiones políticas, que no pierden su trascendencia por ello, los eurofans han llegado a Israel desde todo el mundo (hoy conocí a un peruano que venía a apoyar a Rusia) en son de paz. Esta semana en Tel Aviv se habla de música, de amistad, de tolerancia. Ese es el espíritu del Festival desde sus inicios y en ésta: su sesenta y cuatro edición. El que no se lo crea, que venga y lo viva in situ.

Bienvenida en un edificio de Tel Aviv

 

En esta ocasión, como casi siempre, participamos de la fiesta eurovisiva sin opciones a podio. Nos faltan entrenadores y deportistas de  trayectoria contundente.  Es muy difícil aspirar a medalla y más con amateurs. De todos modos, hay que valorar la fuerza,  el color y la alegría que Miki quiere llevar al escenario con «La Venda», una canción que habla de quitarse las máscaras para vivir con autenticidad. Lo que todos necesitamos en esta sociedad confusa. El chico de Terrassa se lo ha currado con las herramientas que tiene para intentar hacer una buena  actuación. Ya veremos si entra en el top diez. Sea como fuere, nos iremos de Israel con la maleta de mano rebosante de nuevas experiencias: visitar la Ciudad Vieja de Jerusalén, Nazaret y el Mar de Galilea es ya una inolvidable consecuencia de esta edición. También conocer la incombustible Tel Aviv, sus cafés, gastronomía, sus playas y su gente amable porque así es, al menos en las distancias que hemos mantenido como huéspedes. Sin conflictos de por medio.             

Playas de Tel Aviv

 

Probablemente, Eurovisión 2020 se celebre en un país más apacible que éste, como Holanda, Suiza o Suecia, algunos de los favoritos. En cualquier caso, el alma brillante de Eurovisión siempre será la misma, vaya donde vaya. Esto, lo prometo, es mucho más de lo que se ve en la pantalla. 

BSO La Venda de Miki Núñez.

© 2019 Noemi Martin. All rights reserved

Eurovisión desembarca en Lisboa

Todos a bordo es el grito de guerra que se escucha estos días en Lisboa. El lema de este año:  «All aboard»  es un acierto. No hay duda. Porque aquí, a pesar de las banderas, las canciones y la competición, todos estamos en el mismo barco. En la capital portuguesa ha desembarcado el buque Eurovisión, una nave llena de fiesta, alegría, tolerancia y mucha música, la que se escucha en sus calles y sus plazas. La que se cuela por los balcones y los azulejos de colores.

Eurovisión en Lisboa

Eurovisión en Lisboa

 

En el Altice Arena, en el Eurovillage o en Eurocafé las cosas están claras. Aunque todos queremos que nuestro país participe con una buena canción y los españoles recuerdan con «saudade»  el «La, la, la»  de hace cincuenta años, lo importante es estar y compartir, reencontrase con viejos amigos y vivir el momento. Con disfraz, bandera o lo que te apetezca. Aquí y ahora eres absolutamente libre, nadie te juzga. Además este año, en Lisboa, el aliciente es de primera. Porque esta es una ciudad amable y llena de encanto. Basta con pasear por Alfama o el Barrio Alto para descubrir por qué. El fado, el tranvía 28, el bacalao a la brasa, el vino del Duero….

Lisboa

Elevador de Santa Justa. Lisboa

 

Lisboa se ha preparado a conciencia para dar lo mejor de sí misma este doce de mayo. Y si no, que se lo pregunten a los miles de eurofans que se reúnen en sus rincones, que abarrotan sus plazas y miradores. En esta fiesta a orillas del Atlántico no hay edad, ni vergüenza. Hay ganas de ser feliz y muchas, muchas canciones.

Tanvía en Lisboa

Tranvía 28 en Lisboa

 

Las apuestas pasan por Chipre, Francia, Israel y Noruega. España y su balada parece que no acaban de cuajar. Este es un año potente. En cualquier caso y cuando Eurovision 2018 aún no ha acabado, los eurofans ya piensan en la edición de 2019. Mientras tanto, toca disfrutar a tope de la final. Todos a bordo, Eurovisión ha desembarcado en Lisboa con todo su arsenal.

© 2018 Noemi Martin. All rights reserved.

Llorando por esos mundos

Soy llorona. Lo confieso sin pudor. Me conmueve hasta una hormiga coja. Cosas de la vida. Supongo que por eso he derramado muchas lágrimas por esos mundos de dios. A veces me han emocionado paisajes memorables,  de esos que cortan la respiración y te hacen pensar que aún estás en la cama. En otras ocasiones, las personas  que habitaban esos lugares han sido la inspiración  de esos «hips, hips» épicos. Como quiera que sea, ahí van algunas de mis llantinas geográficas más imponentes. Que conste que hay unas cuantas más pero no quiero aburrirles demasiado con mis sollozos viajeros.

www.bloghedonista.com

Santa María Novella (Florencia) Fotografía de Noemi Martin

  1. Florencia: descubrí el famoso «síndrome de Stendhal» en el viaje del Instituto. Iba paseando alborotada por las calles de la ciudad toscana -circunstancia normal cuando tienes  diecisiete años y estás con tus amigos-  cuando me tropecé con la Iglesia de Santa María Novella en una esquina.  No pude evitarlo y me entró un telele de los grandes. El corazón a mil y alucinando con tanta belleza. Lagrimones por doquier y la cara de póquer de  mis compañeros. He repetido la visita a Florencia en dos ocasiones más y en las dos, el mismo «parraque». Quién sabe si en otra vida me hinché a pasta y pizza.
  1. San Gimignano: seguimos en Italia. Fue en alguna revista de viajes que descubrí este pueblecito medieval rodeado de murallas y viñedos. Estaba entre mis visitas pendientes desde hacía mucho tiempo. Hace unos meses pude conocerlo y no me decepcionó en absoluto. No sé si fue el vino que me había tomado momentos antes o la emoción atrapada en la garganta. Lo cierto es que al cruzar la  Puerta de San Giovanni con la maleta en la mano, llovía a mares entre mis pestañas.
  1. Puente de Brooklyn: atravesar el puente que une Nueva York con Brooklyn al anochecer es una experiencia memorable. Si lo haces un once de septiembre después de visitar la» Zona Cero», tu corazoncito seguro que toca en la puerta.
  1. Auschwitz: Sobran las palabras. Recorrer el mayor campo de exterminio nazi de la historia, deja sin aliento hasta al alma más áspera. Bello y terrible.
  1. Santiago de Chile: en esta ocasión las lágrimas fueron de alegría. Y de la buena. Conocer a mi amiga Paula tras más de una década de amistad cibernética hizo que me enamorara de esta ciudad encantadora y  de sus maravillosos habitantes.
www.bloghedonista.com

Perito Moreno. Fotografía de Noemi Martin

  1. Perito Moreno: en plena Patagonia, una masa de hielo blanca y brillante se cuela en tus neuronas. El guía había avisado: esta es la «curva de los suspiros». Al doblarla y descubrir uno de los glaciares más hermoso del planeta, es inevitable ponerse las gafas de sol y romper a llorar en silencio.
www.bloghedonista.com

El Faro del Fin del Mundo. Fotografía de Noemi Martin

  1. El Faro del Fin del Mundo: también en Argentina, perdido en un islote frente a las costas de Ushuaia, este pequeño y tímido faro deslumbra por su sencillez rotunda. Rodeado de focas y aves emerge del mar y hace temblar tus cimientos.
  1. Tokio: en la capital nipona lloré de cansancio después de veinte jornadas maratonianas sin apenas poder dormir. Pero sobre todo lloré con discreción el último día cuando nos despedimos de Ikuko Yamasaki. Mi primo y yo hicimos “couchsurfing” en su casa (en términos coloquiales quedarse de gorra donde te dejen) y cuando nos acompañó al metro rumbo al aeropuerto nos dijo adiós con un abrazo muy fuerte: una acción inesperada para el carácter japonés, poco dispuesto a mostrar afectos de manera tan evidente.
www.bloghedonista.com

Prisión de Alcatraz. San Francisco. Fotografía de Noemi Martin

  1. San Francisco: Sales cansadísima del avión y unos policías con cara de “pit bull” te retienen durante más de dos horas sin dar explicaciones. Al final te dejan ir con la cabeza gacha y después un agente hispano te cuenta que hay una fugitiva con tu nombre. Sí, también se llora un poquito de nervios y alivio cuando llegas sana y salva al hotel.
  1. Hollywood: Paseo de la fama. Entre las dos mil estrellas que lo pueblan, encuentro la de Michael Jackson. Me paro en seco, hago el «moonwalk», canto «Thriller» y, por supuesto, me emociono hasta las trancas.
www.bloghedonista.com

Gran Barrera de Coral (Australia) Fotografía de Noemi Martin

  1. Gran Barrera de Coral (Australia): sobrevolar en avioneta el mayor arrecife turquesa del planeta tiene miga. Sin gluten, por favor.  La mezcla de colores nubla los sentidos. Una experiencia deslumbradora que hay que tener antes de que el calentamiento global la haga imposible.
www.bloghedonista.com

Desayuno con vistas impagables en Cienfuegos (Cuba) Fotografía de Noemi Martin

  1. Cienfuegos (Cuba): Una ciudad preciosa y una habitación en una casita familiar junto al Caribe auténtico por treinta euros el día. Doña Dora, una cubana con muchos años que contaba historias reales mientras disfrutabas de los mejores desayunos del mundo en el embarcadero.  ¿Cómo no despedirse de ella y de su hogar con un abrazo cálido y lagrimitas en los ojos?
www.bloghedonista.com

Festival de Eurovisión 2016 en Estocolmo. Fotografía de la eurofan Noemi Martin

  1. Estocolmo: En esta ciudad he llorado dos veces. La primera de frío. Ocho grados bajo cero no se llevan demasiado bien,  más cuando vienes de Canarias y se te ha ocurrido pasar la mañana en Skansen, un museo con animales al aire libre. Menos mal que el vino caliente especiado tiene efectos inmediatos cuando se toman un par de vasos seguidos. La segunda, en el  festival de Eurovisión hace unos meses. Ese himno televisivo de todos conocido, esas banderas alborotadas y esa “eurofan” dando rienda suelta a sus emociones sin cortarse un pelo. El resultado: rímel emborronado y unos cuantos kleenex  arrugados  en el bolsillo.

Hasta aquí un resumen de mis llantos más sonados. Mientras ideo una segunda entrega, te reto a que, como yo,  hagas memoria viajera. Seguro que tú también has llorado alguna vez por esos mundos. ¿Lo recuerdas?

BSO Llorar y llorar de Vicente Fernández

© 2016 Noemi Martin. Todos los derechos reservados.

 

¡Qué viva Eurovisión!

www.bloghedonista.com

Banderas del festival de Eurovisión en Estocolmo. Fotografía de Noemi Martin

Estocolmo se prepara para  la final de Eurovisión con un sol radiante y bandadas de fans del Festival recorriendo sus calles adoquinadas. La capital sueca celebra este sábado 14 de mayo la fiesta europea de la música y aquí estoy yo, en medio de una ciudad llena de vida y rincones encantadores, cumpliendo un sueño infantil.

Recuerdo a la familia reunida frente al televisor cada primavera por esta fecha desde que tengo uso de razón. Todos cantando, todos esperando a que nos votaran Grecia o Portugal, todos ansiando esos doce puntos que no llegaban nunca. El fin era compartir un rato de alegría y buenas risas aunque España quedara al final de la cola. Eso era lo de menos.

Con el tiempo me han acompañado en esta noche especial amigos y banderas y en las últimas ediciones mi pequeño sobrino y su carita curiosa pintada de amarillo y rojo.

Lo cierto es que aunque no soy nada patriótica siento devoción por Eurovisión y lo admito sin problemas a pesar de que para muchos esté pasado de moda o suene un poco «friqui».

www.bloghedonista.com

Estocolmo (Suecia) Fotografía de Noemi Martin

Estos días por Estocolmo además de servir para volver a recorrer lugares que me encantan y comer salmón a mansalva,  confirman que me apasiona la gente que hace lo que le da la gana. Que es capaz de ir por la calle cantando con un sombrero de colores o una bandera como capa atada al cuello. Qué viva Eurovisión y la libertad de buscar la felicidad allá donde se encuentre.

BSO Say Yay! de Barei

© 2016 Noemi Martin. Todos los derechos reservados.

A %d blogueros les gusta esto: