Anuncios

Bitter París

«Los halagos no son halagos. Son sólo pensamientos de lectora.»

Juliette Lavelle, protagonista de Bitter París.

¿Una nouvelle con tintes naíf en la que las apariencias engañan tanto como para convertirla en un sutil thriller? ¿Un triángulo amoroso impregnado de poesía y tensión ¿sexual? en el que nada es lo que parece?

Sí, esto es Bitter París (Carambuco Ediciones, 2018), la nueva obra de Anna Carreras en la que ha hecho crecer a la Zazie de Queneau y nos presenta a Juliette, una joven universitaria, inquieta, y amante de la literatura y de la cultura oriental, cuyos próximos días se avecinan intensos.

La vida de la protagonista transcurre de forma sosegada entre su estudio de Montmartre y la Universidad  de la Sorbona, donde estudia Arte y Literatura Orientales. Ha decidido presentarse al Premio Epiménides de Paradojas Lógicas, con un cuento que trata, de hecho, sobre un cuento -valga la redundancia- que se presenta a un premio y que acaba ganando por unanimidad. A partir de aquí, tendrá que hacer frente a diálogos y situaciones repletas de tensión, cariño y misterio con un profesor irritante, un famoso poeta y un psicoanalista dignos de aparecer en algún largometraje del Jeunet de la época en la que derrochaba creatividad con Marc Caro.

Bitter París de Anna Carreras

Bitter París de Anna Carreras

 

Las ciento seis páginas de este libro destilan esa atmósfera parisina y bohemia que lleva a pasear por la Place du Tertre mientras en nuestros oídos suena la encantadora e inocente, a la par que seductora, voz de  Françoise Hardy. Pero no hay que engañarse, cambiemos la banda sonora y pongamos a Laforet con su timbre adulto y canalla, porque Carreras ha escrito un thriller, una obra que parece tocada en determinados momentos por la pluma pánica de Topor, e incluso contiene escenas que podrían estar perfectamente ilustradas por Edward Gorey.

Bitter París es de lectura rápida, intensa y que engancha. Una pequeña novela que colocará una sonrisa en la cara del lector, pero a su vez, lo mortificará con una pequeña dosis de desasosiego que, como buen masoquista que se precie, asumirá y aguantará hasta su desenlace.

Anna Carreras (Barcelona, 1977) ha publicado las novelas Camisa de foc, Tot serà blanc, Unes ales cap a on, Fes-me la permanent y Un francés a medianoche, compaginando la escritura con la traducción de la obra de la italiana Elena Ferrante y artículos periodísticos.

© 2018 Aarón González. All rights reserved.

 

 

Anuncios

Llorando por esos mundos

Soy llorona. Lo confieso sin pudor. Me conmueve hasta una hormiga coja. Cosas de la vida. Supongo que por eso he derramado muchas lágrimas por esos mundos de dios. A veces me han emocionado paisajes memorables,  de esos que cortan la respiración y te hacen pensar que aún estás en la cama. En otras ocasiones, las personas  que habitaban esos lugares han sido la inspiración  de esos “hips, hips” épicos. Como quiera que sea, ahí van algunas de mis llantinas geográficas más imponentes. Que conste que hay unas cuantas más pero no quiero aburrirles demasiado con mis sollozos viajeros.

www.bloghedonista.com

Santa María Novella (Florencia) Fotografía de Noemi Martin

  1. Florencia: descubrí el famoso “síndrome de Stendhal” en el viaje del Instituto. Iba paseando alborotada por las calles de la ciudad toscana -circunstancia normal cuando tienes  diecisiete años y estás con tus amigos-  cuando me tropecé con la Iglesia de Santa María Novella en una esquina.  No pude evitarlo y me entró un telele de los grandes. El corazón a mil y alucinando con tanta belleza. Lagrimones por doquier y la cara de póquer de  mis compañeros. He repetido la visita a Florencia en dos ocasiones más y en las dos, el mismo “parraque”. Quién sabe si en otra vida me hinché a pasta y pizza.
  1. San Gimignano: seguimos en Italia. Fue en alguna revista de viajes que descubrí este pueblecito medieval rodeado de murallas y viñedos. Estaba entre mis visitas pendientes desde hacía mucho tiempo. Hace unos meses pude conocerlo y no me decepcionó en absoluto. No sé si fue el vino que me había tomado momentos antes o la emoción atrapada en la garganta. Lo cierto es que al cruzar la  Puerta de San Giovanni con la maleta en la mano, llovía a mares entre mis pestañas.
  1. Puente de Brooklyn: atravesar el puente que une Nueva York con Brooklyn al anochecer es una experiencia memorable. Si lo haces un once de septiembre después de visitar la” Zona Cero”, tu corazoncito seguro que toca en la puerta.
  1. Auschwitz: Sobran las palabras. Recorrer el mayor campo de exterminio nazi de la historia, deja sin aliento hasta al alma más áspera. Bello y terrible.
  1. Santiago de Chile: en esta ocasión las lágrimas fueron de alegría. Y de la buena. Conocer a mi amiga Paula tras más de una década de amistad cibernética hizo que me enamorara de esta ciudad encantadora y  de sus maravillosos habitantes.
www.bloghedonista.com

Perito Moreno. Fotografía de Noemi Martin

  1. Perito Moreno: en plena Patagonia, una masa de hielo blanca y brillante se cuela en tus neuronas. El guía había avisado: esta es la “curva de los suspiros”. Al doblarla y descubrir uno de los glaciares más hermoso del planeta, es inevitable ponerse las gafas de sol y romper a llorar en silencio.
www.bloghedonista.com

El Faro del Fin del Mundo. Fotografía de Noemi Martin

  1. El Faro del Fin del Mundo: también en Argentina, perdido en un islote frente a las costas de Ushuaia, este pequeño y tímido faro deslumbra por su sencillez rotunda. Rodeado de focas y aves emerge del mar y hace temblar tus cimientos.
  1. Tokio: en la capital nipona lloré de cansancio después de veinte jornadas maratonianas sin apenas poder dormir. Pero sobre todo lloré con discreción el último día cuando nos despedimos de Ikuko Yamasaki. Mi primo y yo hicimos “couchsurfing” en su casa (en términos coloquiales quedarse de gorra donde te dejen) y cuando nos acompañó al metro rumbo al aeropuerto nos dijo adiós con un abrazo muy fuerte: una acción inesperada para el carácter japonés, poco dispuesto a mostrar afectos de manera tan evidente.
www.bloghedonista.com

Prisión de Alcatraz. San Francisco. Fotografía de Noemi Martin

  1. San Francisco: Sales cansadísima del avión y unos policías con cara de “pit bull” te retienen durante más de dos horas sin dar explicaciones. Al final te dejan ir con la cabeza gacha y después un agente hispano te cuenta que hay una fugitiva con tu nombre. Sí, también se llora un poquito de nervios y alivio cuando llegas sana y salva al hotel.
  1. Hollywood: Paseo de la fama. Entre las dos mil estrellas que lo pueblan, encuentro la de Michael Jackson. Me paro en seco, hago el “moonwalk”, canto “Thriller” y, por supuesto, me emociono hasta las trancas.
www.bloghedonista.com

Gran Barrera de Coral (Australia) Fotografía de Noemi Martin

  1. Gran Barrera de Coral (Australia): sobrevolar en avioneta el mayor arrecife turquesa del planeta tiene miga. Sin gluten, por favor.  La mezcla de colores nubla los sentidos. Una experiencia deslumbradora que hay que tener antes de que el calentamiento global la haga imposible.
www.bloghedonista.com

Desayuno con vistas impagables en Cienfuegos (Cuba) Fotografía de Noemi Martin

  1. Cienfuegos (Cuba): Una ciudad preciosa y una habitación en una casita familiar junto al Caribe auténtico por treinta euros el día. Doña Dora, una cubana con muchos años que contaba historias reales mientras disfrutabas de los mejores desayunos del mundo en el embarcadero.  ¿Cómo no despedirse de ella y de su hogar con un abrazo cálido y lagrimitas en los ojos?
www.bloghedonista.com

Festival de Eurovisión 2016 en Estocolmo. Fotografía de la eurofan Noemi Martin

  1. Estocolmo: En esta ciudad he llorado dos veces. La primera de frío. Ocho grados bajo cero no se llevan demasiado bien,  más cuando vienes de Canarias y se te ha ocurrido pasar la mañana en Skansen, un museo con animales al aire libre. Menos mal que el vino caliente especiado tiene efectos inmediatos cuando se toman un par de vasos seguidos. La segunda, en el  festival de Eurovisión hace unos meses. Ese himno televisivo de todos conocido, esas banderas alborotadas y esa “eurofan” dando rienda suelta a sus emociones sin cortarse un pelo. El resultado: rímel emborronado y unos cuantos kleenex  arrugados  en el bolsillo.

Hasta aquí un resumen de mis llantos más sonados. Mientras ideo una segunda entrega, te reto a que, como yo,  hagas memoria viajera. Seguro que tú también has llorado alguna vez por esos mundos. ¿Lo recuerdas?

BSO Llorar y llorar de Vicente Fernández

© 2016 Noemi Martin. Todos los derechos reservados.

 

A %d blogueros les gusta esto: