S. Pellegrino celebró su Final Regional para elegir al Young Chef de los Países Ibéricos y Mediterráneos alzándose como ganador Albert Manso

El pasa­do 16 de de sep­tiem­bre se cele­bró por la tar­de en uno de los salo­nes del Hotel W Bar­ce­lo­na la Final Regio­nal para ele­gir al Young Chef de los Paí­ses Ibé­ri­cos y Medi­te­rrá­neos (Espa­ña, Por­tu­gal, Gre­cia e Israel) , del cual salió el gana­dor que irá direc­ta­men­te a la Gran Final de S. Pelle­grino Young Chef 2020 que se cele­bra­rá en Milán los pró­xi­mos 8 y 9 de Mayo de 2020. Allí ten­drá que con­ven­cer a otro jura­do y com­pe­ti­rá jun­to a otros once jóve­nes coci­ne­ros por con­se­guir el pres­ti­gio­so títu­lo mun­dial de Young Chef 2020.

Philippe de Maillardoz, Director General de Nestlé Waters España, entrega del premio a Albert Manso

Phi­lip­pe de Mai­llar­doz, Direc­tor Gene­ral de Nestlé Waters Espa­ña, entre­ga del pre­mio a Albert Man­so. Foto­gra­fía gen­ti­le­za de la orga­ni­za­ción

 

Y pun­tua­les a la cita del con­cur­so los pos­tu­lan­tes a ganar esta Final Regio­nal, comen­za­ron a coci­nar para el seve­ro jura­do que valo­ra­ría no sola­men­te el sabor sino tam­bién la pre­sen­ta­ción, las expli­ca­cio­nes y la téc­ni­ca uti­li­za­da. Fue­ron horas de ner­vios, muchas veces incon­tro­la­dos, de mucha con­cen­tra­ción, de sudo­res fríos por erro­res no cal­cu­la­dos pre­via­men­te y de poner en el pla­to pre­sen­ta­do todo lo apren­di­do en las mejo­res escue­las de res­tau­ra­ción y en la prác­ti­ca dia­ria entre los fogo­nes com­par­tien­do codo con codo con los mejo­res espa­das de los res­tau­ran­tes de los Paí­ses Ibé­ri­cos y Medi­te­rrá­neos. Con­se­guir ganar esta Final Regio­nal orga­ni­za­da por S. Pelle­grino impli­ca un reco­no­ci­mien­to implí­ci­to a todo el esfuer­zo rea­li­za­do has­ta el momen­to, no sólo a nivel de téc­ni­ca apren­di­da en los libros sino tam­bién de la peri­cia adqui­ri­da en el mane­jo de sar­te­nes y ollas así como dis­po­ner de una gran crea­ti­vi­dad para crear pla­tos ima­gi­na­ti­vos, sabro­sos y per­fec­ta­men­te her­mo­sos don­de otros, la mayo­ría de los mor­ta­les, solo vemos pro­duc­tos sin una apa­ren­te cone­xión, pero que estos jóve­nes coci­ne­ros arman en cues­tión de segun­dos un pla­to capa­ces de sacar­nos des­de nues­tros aden­tros esa excla­ma­ción de “Wow” que lo dice todo.

Para poder par­ti­ci­par en el con­cur­so todos los par­ti­ci­pan­tes han teni­do que supe­rar los exi­gen­tes requi­si­tos de ALMA- Escue­la Inter­na­cio­nal de Coci­na Ita­lia­na, y que se basan en las Reglas de Oro con las que se rige este con­cur­so inter­na­cio­nal: habi­li­da­des téc­ni­cas, crea­ti­vi­dad y con­vic­cio­nes culi­na­rias per­so­na­les. Ade­más de ser menor de 30 años  y haber ejer­ci­do como míni­mo un año como chef, sous chef o jefe de par­ti­da. Como nove­dad de este año y para cum­plir con la igual­dad de géne­ro, se ha pedi­do que, en la medi­da de lo posi­ble, se inclu­ya por lo menos a tres muje­res de un total de 10 par­ti­ci­pan­tes para cada región. Este pres­ti­gio­so con­cur­so mun­dial bus­ca la pró­xi­ma gene­ra­ción de jóve­nes chefs pio­ne­ros en el uso de la gas­tro­no­mía como ins­tru­men­to social. Este año han par­ti­ci­pa­do 135 jóve­nes coci­ne­ros de todo el mun­do, y que ha esta­do divi­di­do en 12 regio­nes.

Pos­tu­lan­tes, pla­to pre­sen­ta­do, car­go y res­tau­ran­te don­de tra­ba­ja y men­tor que lo acom­pa­ña:

  • André Camei­rao. Red Mullet And Heart In Embers. Liver Sau­ce. Black Gar­lic Char­coal And Home­ma­de Papri­ka. Jefe de par­ti­da del Hotel Vila Galé, en Sin­tra (Por­tu­gal) Men­tor: Rodri­go Mota Medei­ros.
  • Spy­ros Kas­se­lou­ris. Squid Land & Sea. Sous chef del Res­tau­ran­te Sele­ne en Gera­kas de Ate­nas (Gre­cia) Men­tor: Panos Tsi­kas.
  • Nel­son Roque. Pes­ca Noble y Algas. Jefe de par­ti­da del Res­tau­ran­te Mont Bar de Bar­ce­lo­na (Espa­ña). Men­tor: Dome­ni­co Unga­ro.
  • Óscar Dayas Rodrí­guez. “The Trans­hu­man­ce” From The Coast. To The Sum­mit. Chef del res­tau­ran­te MAR Gas­tro­tas­ca, en Las Pal­mas de Gran Cana­ria (Espa­ña) Men­tor: Juan San­tia­go Fuen­tes.
  • Eras­mia Balas­ka. Len­t’Eels From My Lake. Chef de Funky Gour­met en Ate­nas (Gre­cia). Men­tor Geor­gian­na Hilia­da­ki.
  • Andrea Rava­sio. El Domin­go del Cam­pe­sino. Chef del res­tau­ran­te Kai, en Ade­je de Tene­ri­fe (Espa­ña). Men­tor Rubén Cabre­ra.
  • Meng­xin Zhou. The Trout- Schu­bert. Chef del res­tau­ran­te Som­ni­atrui­tes, en Igua­la­da (Espa­ña). Men­tor David Andrés More­ra.
  • Manuel Ben­ta­bol. Viña Ab 2019. Jefe de par­ti­da del res­tau­ran­te Tri­be­ca en Sevi­lla (Espa­ña). Men­tor Pedro Gimé­nez Rodrí­guez.
  • Olga Fefer­ku­chen. Whe Fire Meets The Sea. Sous chef del res­tau­ran­te Sele­ne, en Gera­kas de Ate­nas (Gre­cia). Men­tor Asaf Shtern.
  • Albert Man­so Miras. Codor­niz & Vino. Sous chef del res­tau­ran­te Tic­kets en Bar­ce­lo­na (Espa­ña) Men­tor Fran­cis­co José Agu­do Redon­do.

Jura­do:

  • Her­ni­que Sa Pes­soa. Alma. Lis­boa. Por­tu­gal.
  • Fina Puig­de­vall. Les Cols. Olot. Espa­ña.
  • Lucía Frei­tas. A Tafo­na. San­tia­go de Com­pos­te­la. Espa­ña.
  • Etto­re Botri­ni. Botri­ni’s. Ate­nas. Gre­cia.
  • Orel Kim­chi. Popi­na. Tel Aviv. Israel

Gana­dor del con­cur­so: Albert Man­so, sous chef del res­tau­ran­te Tic­kets de Bar­ce­lo­na (con una Estre­lla Miche­lin 2019 y núme­ro 20 en la pres­ti­gio­sa lis­ta de The Worl­d’s 50 Best Res­tau­rant 2019) con su pla­to secuen­cia de codor­niz y vino. El jura­do expli­có que se tra­ta­ba de “un pla­to redon­do don­de ha apli­ca­do tres téc­ni­cas dife­ren­tes pero cohe­ren­tes al mis­mo pro­duc­to”. Su nue­vo men­tor para acu­dir a la Gran Final será Hen­ri­que Sá Pes­soa.

Cordorniz & Vino, plato ganador de Albert Manso

Cor­dor­niz & Vino, pla­to gana­dor de Albert Man­so. Foto­gra­fía gen­ti­le­za de la orga­ni­za­ción.

 

Otros pre­mios entre­ga­dos en el mis­mo acto:

  • Acqua Pan­na Award for Con­nec­tion in Gas­tro­nomy: para Óscar Dayas y su pla­to pre­sen­ta­do por­que repre­sen­ta la diver­si­dad y reco­no­ce la belle­za de las dife­ren­tes cul­tu­ras.
  • Fine Dining Lovers Com­mu­nity Award: para Andrea Rava­sio ya que refle­ja la filo­so­fía per­so­nal de este joven chef.
  • S.Pellegrino Award for Social Res­pon­sa­bi­lity: para Meng­xin Zhou por su coci­na de prác­ti­cas social­men­te res­pon­sa­bles.

Para fina­li­zar la entre­ga de pre­mios se sir­vie­ron 4 pla­tos para con­me­mo­rar los 120 años de exis­ten­cia de  S.Pellegrino pre­pa­ra­dos por David Andrés (que con­quis­tó el títu­lo en las 3 edi­cio­nes ante­rio­res) y que fue­ron los siguien­tes:

  • The begin­ning of the Water Jour­ney. Melon water with ham cro­quet­te.
  • 1899: When the brand was born. Duck anchovy with foie.
  • From Italy, to the world. Semi-dry toma­to, par­me­san sphe­re and basil.
  • Cele­bra­ting 120 years, loo­king at the futu­re. Eel filled brio­che.

Este menú ani­ver­sa­rio de los 120 años se com­ple­men­tó con otros pla­tos pre­pa­ra­dos por el Hotel W.

Pre­vio al cóc­tel cena S.Pellegrino pre­sen­tó la bote­lla espe­cial de 120 ani­ver­sa­rio con un talla­do espe­cial en el cen­tro y que recrea los dife­ren­tes ángu­los de un dia­man­te.

© 2019 José María Toro. All rights reser­ved

 

 

Eurovisión, atrévete a soñar

Si el pró­xi­mo año Euro­vi­sión se cele­bra­se en el Polo Nor­te, pro­ba­ble­men­te empe­za­ría a bus­car hotel en Long­yearb­yen este domin­go. Una vez que prue­bas, no hay mar­cha atrás. Te lo ase­gu­ro. Por suer­te, Israel que­da más cer­ca y tie­ne mejor cli­ma. En 2019, Net­ta, la cuar­ta vic­to­ria del país en cua­ren­ta años, nos ha traí­do a Tel Aviv con un lema poten­te: atré­ve­te a soñar. Dejan­do a un lado las cues­tio­nes polí­ti­cas, que no pier­den su tras­cen­den­cia por ello, los euro­fans han lle­ga­do a Israel des­de todo el mun­do (hoy cono­cí a un peruano que venía a apo­yar a Rusia) en son de paz. Esta sema­na en Tel Aviv se habla de músi­ca, de amis­tad, de tole­ran­cia. Ese es el espí­ri­tu del Fes­ti­val des­de sus ini­cios y en ésta: su sesen­ta y cua­tro edi­ción. El que no se lo crea, que ven­ga y lo viva in situ.

Bien­ve­ni­da en un edi­fi­cio de Tel Aviv

 

En esta oca­sión, como casi siem­pre, par­ti­ci­pa­mos de la fies­ta euro­vi­si­va sin opcio­nes a podio. Nos fal­tan entre­na­do­res y depor­tis­tas de  tra­yec­to­ria con­tun­den­te.  Es muy difí­cil aspi­rar a meda­lla y más con ama­teurs. De todos modos, hay que valo­rar la fuer­za,  el color y la ale­gría que Miki quie­re lle­var al esce­na­rio con “La Ven­da”, una can­ción que habla de qui­tar­se las más­ca­ras para vivir con auten­ti­ci­dad. Lo que todos nece­si­ta­mos en esta socie­dad con­fu­sa. El chi­co de Terras­sa se lo ha curra­do con las herra­mien­tas que tie­ne para inten­tar hacer una bue­na  actua­ción. Ya vere­mos si entra en el top diez. Sea como fue­re, nos ire­mos de Israel con la male­ta de mano rebo­san­te de nue­vas expe­rien­cias: visi­tar la Ciu­dad Vie­ja de Jeru­sa­lén, Naza­ret y el Mar de Gali­lea es ya una inol­vi­da­ble con­se­cuen­cia de esta edi­ción. Tam­bién cono­cer la incom­bus­ti­ble Tel Aviv, sus cafés, gas­tro­no­mía, sus pla­yas y su gen­te ama­ble por­que así es, al menos en las dis­tan­cias que hemos man­te­ni­do como hués­pe­des. Sin con­flic­tos de por medio.             

Pla­yas de Tel Aviv

 

Pro­ba­ble­men­te, Euro­vi­sión 2020 se cele­bre en un país más apa­ci­ble que éste, como Holan­da, Sui­za o Sue­cia, algu­nos de los favo­ri­tos. En cual­quier caso, el alma bri­llan­te de Euro­vi­sión siem­pre será la mis­ma, vaya don­de vaya. Esto, lo pro­me­to, es mucho más de lo que se ve en la pan­ta­lla. 

BSO La Ven­da de Miki Núñez.

© 2019 Noe­mi Mar­tin. All rights reser­ved

Israel, land of creation

Los moti­vos de visi­tar Israel son muchos y varia­dos. A esca­sas 5 horas de avión de Espa­ña, en el otro extre­mo del Mar Medi­te­rrá­neo, con­vier­ten a este país en un des­tino vaca­cio­nal muy ape­te­ci­ble por el amplio elen­co de ofer­tas para todos los gus­tos: his­to­ria y cul­tu­ra, gas­tro­no­mía, ocio, depor­te y por supues­to reli­gio­sos. Evi­den­te­men­te las visi­tas pivo­tan sobre dos des­ti­nos prin­ci­pa­les Jeru­sa­lén y Tel Aviv, pero que se le pue­de aña­dir otras opcio­nes como el turis­mo acti­vo y de natu­ra­le­za en Negev y Eliat. Qui­zás la suma de todas ellas jun­to con el con­tras­te con­ti­nuo entre moder­ni­dad y tra­di­ción sea lo que más cho­ca y más impac­ta al visi­tan­te.

La pri­me­ra sor­pre­sa es reco­no­cer una gran can­ti­dad de nom­bres que nos evo­can nues­tra infan­cia cuan­do estu­diá­ba­mos la asig­na­tu­ra de reli­gión, prin­ci­pal­men­te los luga­res biblí­cos como Naza­ret, Belén o Gali­lea, que a los que nos pei­na­mos canas nos traen inme­dia­ta­men­te a la memo­ria tex­tos de los Evan­ge­lios.

Los aman­tes del depor­te tie­nen citas inelu­di­bles como las mara­tons y triatlons de Tel Aviv, Jeru­sa­lén, Herz­li­ya y más duras como las del desier­to de Negev. Prue­bas ciclis­tas como Arad Gran Fon­do que pasa por el pun­to más bajo del pla­ne­ta o Epic Israel que trans­cu­rre por algu­nos de los luga­res San­tos del esta­do.

La rica gas­tro­no­mía está con­ta­mi­na­da de las mul­ti­ples influen­cias reci­bi­das como con­se­cuen­cia de la diás­po­ra judía y su vuel­ta a la Tie­rra Pro­me­ti­da así como de las influ­jos de Orien­te Medio.

Tel Aviv-Yafo, usual­men­te cono­ci­da como Tel Aviv, sig­ni­fi­ca Coli­na de la Pri­ma­ve­ra, es una ciu­dad cos­mo­po­li­ta y cen­tro de nego­cios del país. Para los com­pra­do­res com­pul­si­vos está el edi­fi­cio Torre de la Ópe­ra que es un gran cen­tro comer­cial y de entre­te­ni­mien­to. En el Barrio de los Yeme­ni­tas está situa­do el mer­ca­do Car­mel, uno de los más gran­des al aire libre de Orien­te Medio y el Mer­ca­do de las Pul­gas para los bus­ca­do­res de bue­nos pre­cios. Para visi­tas cul­tu­ra­les es impres­cin­di­ble el Museo de las Diás­po­ras den­tro del cam­pus de la Uni­ver­si­dad de Tel Aviv con didác­ti­cas expli­ca­cio­nes sobre los judíos exi­lia­dos. El Museo de la Tie­rra de Israel está situa­da alre­de­dor de los res­tos de una ciu­dad de los filis­teos y está dedi­ca­do al pasa­do del país. La ópe­ra israe­lí está en el Cen­tro Gol­da Meir de Artes Escé­ni­cas, y que rin­de tri­bu­to a la des­apa­re­ci­da acti­vis­ta sio­nis­ta que lle­gó a ser pri­mer minis­tra del esta­do de Israel. La Orques­ta Filar­mó­ni­ca de Israel tie­ne su sede en el Audi­to­rio Mann. Las opcio­nes de gas­tro­no­mía son muy varia­das y las noc­tur­nas le vale el nom­bre de “la ciu­dad que nun­ca duer­me”. Yafo, al sur, tie­ne los mejo­res res­tau­ran­tes de pes­ca­do del país jun­to al puer­to. La gas­tro­no­mía ha teni­do una gran revo­lu­ción silen­cio­sa pero efec­ti­va, con ejem­plos como Man­ta Ray Res­tau­rant, Café Xoho y Miz­la­la, Catit y Lumi­na estos tres últi­mos del joven chef Meir Ado­ni. Para los que no quie­ran hacer nada se pue­den rela­jar y pasar el día en algu­na de sus pla­yas temá­ti­cas.

Torre de vigilancia reconvertida en hotel situada en la playa Frishman, Tel Aviv. Fotografía gentileza de Turismo de Israel

Torre de vigi­lan­cia recon­ver­ti­da en hotel pop up has­ta la pri­ma­ve­ra 2017 situa­da en la pla­ya Frish­man, Tel Aviv. Foto­gra­fía gen­ti­le­za del Minis­te­rio de Turis­mo de Israel

Por su par­te la espi­ri­tual Jeru­sa­lén ha sido esco­gi­da como uno de los 25 des­ti­nos a visi­tar en el 2017 por la comu­ni­dad de minu­be com­pues­ta por más de 2MM de via­je­ros que com­par­ten sus expe­rien­cias. Tam­bién la influ­yen­te revis­ta nor­te­ame­ri­ca­na Tra­vel-Lei­su­re eli­ge la Ciu­dad San­ta como uno de los 50 des­ti­nos gas­tro­nó­mi­cos del 2017. Varios miles de años de his­to­ria al pasear por sus calles y con­tem­plar el  rico lega­do deja­do por todos los que la han pobla­do, como la mura­lla de la Ciu­dad Vie­ja, arcos roma­nos de cuan­do per­ne­ció a ese gran Impe­rio de Roma, fosos bizan­ti­nos, la hue­lla de los Cru­za­dos que deja­ron su vida por libe­rar Tie­rra San­ta. Inter­mi­na­bles luga­res para reco­rrer y que son icono de las 3 reli­gio­nes mono­teís­tas asen­ta­das en esta ciu­dad: el Muro de las Lamen­ta­cio­nes, las mez­qui­tas del Mon­te del Tem­plo, la Vía Dolo­ro­sa, la Basí­li­ca del San­to Sepul­cro que está cus­to­dia­da por 3 con­fe­sio­nes cris­ti­nas: cató­li­cos, arme­nios orto­do­xos y orto­do­xos. La ciu­dad tam­bién es la sede del Patriar­ca Orto­do­xo de Jer­su­sa­lén y cate­dral del Patriar­ca­do Latino de Jeru­sa­lén. El San­tua­rio del Libro guar­da celo­sa­men­te los Rollos del Mar Muer­to o de Qum­rán, y tam­bién los per­ga­mi­nos del Códex Alep­po, el más anti­guo y com­ple­to manus­cri­to del Tanaj de acuer­do con la Maso­ra Tibe­ria­na. La ofer­ta museís­ti­ca no tie­ne paran­gón: Museo de Israel, del Islam,  Tie­rras de la Biblia o res­tos arqueo­ló­gi­cos como la Torre de David. La gas­tro­no­mía tie­ne bue­nos refe­ren­tes como Ish­ta­bach  dón­de se pue­de dis­fru­tar el sham­bu­rak kur­do, pas­tel de car­ne y pata­tas con chi­mi­chu­rri. En Mach­ne­yu­da hay que pro­bar el tar­tar de ter­ne­ra con dul­ces cirue­las.

Vista aérea de la ciudad de Jerusalén. Fotografía gentileza de la Oficina de Turismo de Israel

Vis­ta aérea de la ciu­dad de Jeru­sa­lén. Foto­gra­fía gen­ti­le­za del Minis­te­rio de Turis­mo de Israel

El Mar Muer­to está situa­do a 400 metros por deba­jo del nivel del mar, y es el pun­to más bajo de la Tie­rra. Es una zona pri­vi­le­gia­da libre de polen como con­se­cuen­cia de la ele­va­da pre­sión atmos­fé­ri­ca y la fil­tra­da radia­ción solar. Hay que dis­fru­tar del flo­ta­mien­to sin hacer nin­gún esfuer­zo gra­cias a su alta sali­ni­dad. Las pro­pie­da­des cura­ti­vas las hacen tam­bién muy intere­san­te para el turis­ta de bal­nea­rio y sumer­gir­se en pis­ci­nas de agua sul­fo­ro­sa o untar­se con barro nego para mejo­rar nues­tra piel por la rique­za de mine­ra­les. En Masa­da, decla­ra­da Patri­mo­nio de la Huma­ni­dad por la Unes­co en 2001 hay que visi­tar don­de esta­ba el pala­cio cons­trui­do por Hero­des. La Reser­va Natu­ral de Ein Gue­di por su extra­or­di­na­ria fau­na y flo­ra úni­ca. El Desier­to de Judea sobre­co­ge cuan­do se prac­ti­ca esca­la­da o rapel y por supues­to visi­tar las cue­vas de Qum­rán don­de se halla­ron feliz­men­te los valio­sí­si­mos rollos del Mar Muer­to.

Gali­lea mere­ce un capí­tu­lo ente­ro por la belle­za de sus pai­sa­jes. En la Baja Gali­lea están situa­dos el Valle de Jez­reel, muy apre­cia­da en tiem­pos pre­té­ri­tos por sus posi­ción estra­té­gi­ca. Los kibutz como pro­yec­to social de aldeas colec­ti­vas y que fue pri­mor­dial para el desa­rro­llo de la agri­cul­tu­ra israe­lí. La ciu­dad de Tibe­rias (Tibe­ría­des ) jun­to al Lago o Mar de Gali­lea cons­ti­tu­ye una ciu­dad de vera­neo acti­vo todo el año. Intere­san­tes visi­tar Cafar­naúm, el Mon­te de las Bien­aven­tu­ran­zas, Naza­ret, el Mon­te Tabor o el evan­gé­li­co río Jor­dán dón­de fue bau­ti­za­do Jesús por su pri­mo Juan el Bau­tis­ta. Betseán es un sitio arque­ló­gi­co de gran­des pro­por­cio­nes y con con­ti­nuas reve­la­cio­nes de su pasa­do. La Alta Gali­lea guar­da bos­ques, mon­ta­ñas, arro­yos y cas­ca­das para un turis­mo más acti­vo. For­ta­le­zas de la épo­ca de los cru­za­dos y de la domi­na­ción musul­ma­na con­vi­ven con sina­go­gas de la épo­ca del Tal­mud, tem­plos roma­nos y pala­cios cana­neos. La ciu­dad más impor­tan­te de esta región es Safed, cuna del mis­ti­cis­mo judío y de la Cába­la. La cas­ca­da de Banias, la reser­va de Jula o Tel Jatzor son otros atrac­ti­vos más.

La cos­ta del Medi­te­rrá­neo está sal­pi­ca­da de luga­res intere­san­tes como Rosh Hani­krá con gru­tas y cue­vas exca­va­das por el bra­vío mar en los cal­cá­reos acan­ti­la­dos. Las her­mo­sas pla­yas de Naha­ría idea­les para prac­ti­car wind­sur­fing. La amu­ra­lla­da San Juan de Acre mil veces toma­da y recu­pe­ra­da por cru­za­dos y musul­ma­nes, fue decla­ra­da Patri­mo­nio de la Huma­ni­dad por la UNESCO en 2001. Hai­fa a caba­llo entre el Mon­te Car­me­lo y sus pla­yas. Dor pre­su­me de bellí­si­mas pla­yas que com­pi­te con Neta­nia, la Rosa del Sha­rón, y con Her­ze­lía.

El desier­to de Néguev entre el Medi­te­rrá­neo, la penín­su­la del Sinaí, las mon­ta­ñas de Moab y el desier­to de Judea. Este pai­sa­je de dunas, mon­ta­ñas esté­ri­les y for­ma­cio­nes roco­sas, fue tes­ti­go mudo duran­te cien­tos de años de las cara­va­nas de came­llos que hacían la Ruta de las Espe­cias des­de el Orien­te más lejano has­ta el Medi­te­rrá­neo.

Des­pués de atra­ve­sar el ári­do Néguev se lle­ga a Eilat sobre el Mar Rojo, cono­ci­da por ser dón­de des­em­bar­có la Rei­na de Saba en su visi­ta a la cor­te del Rey Salo­món. El buceo y los depor­tes acuá­ti­cos jun­to a del­fi­nes, excur­sio­nes por el desier­to en vehícu­los todo terre­nos o a lomos de came­llos, la Ciu­dad de los Reyes o la Reser­va Natu­ral de Cora­les con­si­de­ra­do como uno de los más bellos arre­ci­fes del mun­do. La Reser­va Natu­ral de Tim­na o Hai Bar dedi­ca­da a la recu­pe­ra­ción de la fau­na men­cio­na­da en el Anti­guo Tes­ta­men­to tam­bién son pun­tos a visi­tar.

Más infor­ma­ción en Turis­mo de Israel

© 2017 José María Toro. All rights reser­ved.

A %d blogueros les gusta esto: