Fira del Vi Novell (Feria del Vino Nuevo)

El otoño nos trae algunos momentos de melancolía porque los largos días de playa y sol del verano se han quedado atrás. Por contra, esta estación nos regala momentos únicos para vivir y compartir, como esos paseos por bosques cercanos, cuando los árboles se visten con sus mejores galas, y recorriendo sus caminos más secretos podemos disfrutar de esa paleta cromática tan rica que nos regalan cada año. El monopolizante color verde de las hojas, en sus diferentes gamas, se cambian por los ocres, rojos y amarillos.

Copa para degustar los diferentes vinos.

 

Las viñas no son ajenas a esta transformación y sus hojas comienzan a marchitarse y a caerse en cuanto entramos en el mes de Octubre. Mientras tanto en las bodegas del Hemisferio Norte, las uvas siguen su evolución hasta convertirse en vino. Y es a finales de Noviembre cuando las diferentes empresa elaboradoras ya están preparadas para compartir sus vinos  más jóvenes, lozanos y rebosantes de mocedad, cuál adolescentes que quieren comerse el mundo. Es el momento en el cual todo el mundo que rinde tributo a Baco, celebra la llegada de esos vinos con fiestas conmemorativas.

La barcelonesa tienda de vinos Vila Viniteca conmemora cada año esa nueva presentación y del elenco de bodegas que asistieron probamos los siguientes vinos:

  • Blancos: «Temps de flor» de Sumarroca de la D.O. Penedés. Gessami de Gramona. El gallego Terras Gauda de la D.O. Rías Baixas. Un Muga blanco. De Castillo de Monjardin el que elaboran con la premiada uva chardonnay.
  • Tintos: Artadi, Murmurón y Ostatu.
De la implicación de los comerciantes del barrio en esta fiesta pudimos degustar las siguientes tapas:
– Macarrones con pato de la Vinya del Senyor.
– Caldo con pelota y castañas de la Escola d’Hosteleria Hofmann.
– Verdinas con centollo de Llamber.
– Riquísimo Pulled pork
– callos preparados por Comerç, 24
Ahora toca esperar como evolucionarán los hermanos mayores de estos vinos que se convertirán en crianzas, reservas o grandes reservas.
 © 2015 José María Toro. Todos los derechos reservados 

Cata con vinos sorprendentes.

IMG_20140212_182343

La cata organizada en el palomar (V.T. Castilla y León) de detrás de la casa (D.0. Yecla) fue todo un derroche de excelencia (D.O. Toro) por parte del  sommelier que se entregó con la misma pasión que La Faraona (D.O. Bierzo) cuando se subía a un escenario, y así nos contó algo serio pero también con muchas risas, es lo que tiene el vino como efecto secundario, anécdotas sobre los caldos para restar importancia al tema. Paso a paso (D.O. Castilla La Mancha), sin nada de improvisació (improvisación D.O. Penedés) y como él nos explicaba, a mi manera (D.O. La Rioja) nos transmitió parte de su saber sobre los aromas del vino, algunos espectaculares y otros diferentes como el perro verde (D.O. Rueda). A renglón aparte también nos enseñó con tiempo (D.O. Valle de Güímar)  a sentir los latidos del vino (V.T. de Valdejalón). Mano a mano  (D.O. Castilla La Mancha) hicimos la cata a ciegas y descubrimos las uvas felices con gran personalidad y también las uvas de la ira (D.O. Méntrida).

Un profesional con dos dedos de frente (D.O. Calatayud) que le puso demasiado corazón (D.O. Bierzo) a la cata y poniendo rumbo al norte (D.O. Vinos de Madrid) nos pidió a los asistentes que le pusiéramos más amor (D.O. Catalunya) y convirtiéramos en objeto de deseo (D.O. Cava)  todo lo relacionado con este néctar terrenal (D.O. Cava) con prohibición expresa de hacer el ganso con el tema para que la bruja avería (D.O. Vinos de Madrid) no nos eche una maldición y nos convierta  en gallinas y focas (V.T. de Mallorca).

Una cata solo apta para tocats de l’ala (tocados del ala D.O. Empordà)

Advertencia 1: este post es un guiño literario a la locura que sentimos los apasionados por el vino usando los ingeniosos y a veces extravagantes nombres de las etiquetas.

Advertencia 2: Cualquiera parecido con la realidad  es pura casualidad.

La banda sonora original de este post es mi pequeño homenaje póstumo al gaditano Paco de Lucía que nos enseñó que un flamenco moderno era posible con su tema Entre dos aguas Siempre nos quedará la magia de su música. Ahora le toca alegrar el cielo con sus acordes.

A %d blogueros les gusta esto: