Las catas-cenas del restaurante Tendiez de Barcelona

Tendiez, el restaurante, bar de tapas y cocktails del hotel Pullman Barcelona Skipper, ha dado el pistoletazo de salida a sus sesiones de catas y cenas. La cita es cada tercer jueves de cada mes, a un precio muy democrático que es imposible perdérselo. Una invitación para todos los públicos, cono nociones o sin, para adentrarnos, consolidar o para ampliar conocimientos y de una manera llana y cercana, por su parte el restaurante Tendiez, se compromete a sorprendernos periódicamente cada tercer jueves con una cata diferente y unos platos que mariden a los vinos seleccionados para la ocasión. 

Restaurante Tendiez

Restaurante Tendiez

 

La cata realizada el pasado 21 de febrero se llevó a cabo, y las próximas también, en el elegante espacio anexo semi reservado del restaurante Tendiez, una mesa central parapetada entre una biblioteca que invita a leer y cultivarse con sus volúmenes en una de las paredes, y por la otra, una gran nevera expositora con los vinos de la carta del restaurante que los conserva a la temperatura correcta y que es a la vez toda una declaración de intenciones de por qué estamos allí, obviamente a degustar y aprender de vinos y por último la cocina abierta para poder observar los movimientos precisos, casi de cirujanos, por los miembros que componen el centro neurálgico del restaurante. 

Restaurante Tendiez

Restaurante Tendiez

 

Esta primera cata estuvo dirigida por Mónica, sumiller del equipo de Vila Viniteca, la referencia a nivel estatal en grandes vinos tanto nacionales como internacionales así por sus marcas exclusivas y su gran oferta de vinos a la avanzada para poder comprar a precios más reducidos antes de que salgan al mercado al precio que le corresponde, vamos lo que viene siendo una operación de “futuros”. 

Cata en Restaurante Tendiez

Cata en Restaurante Tendiez

 

Mónica hizo una cata pedagógica, fácil de entender, con explicaciones didácticas y con una actitud próxima para perder ese miedo irracional o esa vergüenza al rídiculo que nos inmoviliza ante el proceloso mundo del vino y de su específica y críptica jerga, facilitando en todo momento que los asistentes pudieran preguntar todo lo que quisieran y que nunca se habían atrevido a ello hasta entonces. Nociones básicas de una cata y como empezar metódicamente desde la visual para distinguir los colores tanto en blanco como en tinto y entender su edad (más joven colores pálidos en blanco y ribetes violáceos en los tintos versus colores dorados y ribetes tejas respectivamente en los vinos con una edad) lágrimas que nos indican el grado alcohólico, es decir fina y rápida no tienen peso, estructura son bajas en alcohol, por el contrario si es gruesa y baja lentamente nos indicará que es un vino más carnoso, con estructura y más carga alcohólica.  Aromas en la cata nasal explicando los primarios (vegetales, frutales y flores), secundarios de levaduras con notas de panadería, bollería y de mantequilla y los terciarios que nos lo aporta la madera de las barricas, ya sean de roble francés o el americano más esos puntos que pueden dar el tostado cuando se doman las maderas en la confección manual de la barrica. La cata oral comenzó con la descripción de las diferentes zonas de la lengua y como localizarlas de tal manera que se activa esa sensación cuando el vino entra en contacto con la superficie lingual, de tal manera que podemos distinguir esos sabores dulces, salados, ácidos o amargo y de esta forma comprender el por qué del uso de diferentes copas para que caiga el vino en la zona adecuada de la lengua.  

Vinos catados de Ca N'Estruc

Vinos catados de Ca N’Estruc

 

Cuatro vinos asequibles para una iniciación rápida y definitiva, de la bodega Ca N’Estruc, de la DO Catalunya, perteneciente al grupo de Vila Viniteca. Dos blancos de diferente añada para encontrar la diferencia en el color y también en los aromas y sabores: Ca N’Estruc 2018 monovarietal de xarel.lo e Idoia Blanc 2017 de xarel.lo, garnacha blanca, macabeo y chardonnay. Dos tintos para observar  asimismo estas diferencias: Idoia 2014 de uva syrah (60%) y de garnacha (40%) y L’Equilibrista 2015 de uvas syrah, garnacha y cariñena.

Entrantes en Restaurante Tendiez

Entrantes en Restaurante Tendiez

 

Después de vencer esos miedos iniciales y con la desinhibición propia que provoca el probar varios vinos, es uno de los efectos secundarios lógicos y habituales sino se escupe el vino, se pasó a la cena preparada para la ocasión y consistente en tapas a compartir: cuchara de lubina en salmuera de remolacha, tartar de algas, salicornia y mayonesa de plancton; bombón de foie con fruta de la pasión y pan de especias; pulpo envuelto en kadaifi con salsa romesco; croquetas cuadradas de jamón ibérico y coca tostada con tomate de colgar y aceite de oliva Tendiez. De plato principal pollo del Prat o pota blava IGP (reconocido por el color azulado de sus patas) deshuesado, servido con cigalas y salsa de vino rancio. De postre  trampantojo de falsa hamburgues de crema helada de speculoos, chocolate y piña natural.

Pollo Prat IGP o "pota blava"

Pollo Prat IGP o «pota blava»

 

Platos firmados por el chef titular del restaurante Tendiez, José Sánchez. Barcelonés formado en la prestigiosa Escuela de Restauración y Hostelería de Barcelona, define su cocina como mediterránea con la cual se siente cómodo y casado emocionalmente después de su paso por grandes templos de la gastronomía de la Ciudad Condal como el ya desaparecido Reno, y donde aprendió entre sus fogones de cocina clásica bebiendo de la fuente, es decir, de la francesa. De su paso por Roig Robí volvió a los tradicionales platos catalanes y en especial a disfrutar con el pescado fresco recién llegado de la Costa Brava. Un punto de inflexión en su carrera fue cuando entró a colaborar en el restaurante de tres estrellas Michelin del primer espada de los pucheros y sartenes Martin Berasategui. Su forjado en el Hotel Arts  (5 estrellas G.L.) como chef en el departamento de banquetes y catering, le sirvió para tomar la alternativa ya  como jefe de cocina del Hotel Eurostars Grand Marina 5 estrellas G.L. y después de 5 años aquí empezó a trabajar en el Hotel Pullman Barcelona Skipper en el 2006 siendo el chef titular al mando de sus fogones. 

Falsa hamburguesa

Falsa hamburguesa

 

Las futuras catas organizadas son prometedoras y la próxima será el 21 de marzo y que se trata de un viaje enológico sin moverse de la silla del restaurante Tendiez: Rueda versus Rías Baixas, y Rioja versus Ribera del Duero. Diferencias y similitudes, tipos de uvas, clima, terreno, dos blancos y dos tintos frente a frente que nos permitirá imaginarnos diversos escenarios para maridar con platos de nuestra gastronomía. 

Como avance de las siguientes catas, hasta un total de 9 para este año 2019,  irán sobre los siguientes temas: vinos bio del Penedès, de vinos internacionales, de cavas: 2 rosados y dos tradicionales, de vinos catalanes: 2 de la Conca de Barberà y 2 de Costers del Segre, comparación de un Rioja con denominaciones de origen más pequeñas pero con grandes vinos como es el caso de Calatayud ( Las Rocas de San Alejandro), de Madrid ( con el gracioso y circense nombre El Hombre Bala) y de Méntrida (con el cinematográfico y novelístico nombre de Las Uvas de la Ira). Para finalizar esta serie y como fin de fiesta con fuegos artificiales una cata con vinos de alto nivel: 2 Riojas de Palacios Remondo, 1 Priorat (Les Terrasses de Alvaro Palacios)  y 1 Cierzo (Villa De Corullón).

Cada cata y cena al imbatible precio de 22,50 euros incluido el IVA y el parking en el propio hotel para que no perder el tiempo en buscar aparcamiento. 

Más información de novedades y actividades en la web del restaurante Tendiez y en Instagram @tendiezbarcelona

Restaurante Tendiez en el Hotel Pullman Barcelona Skipper de la Avda. Litoral, 10 Barcelona 08005 Tel. 932 216 565. Abierto desde las 10h hasta la 1:30h de la madrugada. Servicio a la carta desde las 12h hasta las 24h. Menú semanal por 19,50 euros.

© 2019 José María Toro. All rights reserved.

Experto en vinos en 24 horas de la mano de Jancis Robinson y de Planeta Gastro

Tras la lectura voraz y casi ininterrumpida de esta obra de la editora del Oxford Companion of Wine y columnista semanal en el Financial Times (no sé cuál de estos dos de sus cargos envidio -sanamente- más), Jancis Robinson, me quedo con la sensación de haber asistido una clase intensiva de máster, a una clase magistral, ya que es un libro de facilísima lectura que se puede devorar en unas horas o bien degustarlo en unas pocas más.

El libro consta de algo más de 150 páginas distribuidas en 6 sencillos bloques: una introducción básica, cómo elegir y cómo catar, cómo seleccionar según la comida o la ocasión y cuánto gastar, qué instrumental existe y cómo tratar el vino, qué variedades de uva hay y finalmente cuáles son las regiones vinícolas existentes a nivel mundial. A modo de resumen y para consolidar el conocimiento adquirido se incluye al final  de la obra un glosario de términos con sus definiciones.

Algunas de las curiosidades que se aprenden a lo largo de esta lectura, y que si no sabíamos, quedarán vagando durante un tiempo en nuestro pensamiento son, por ejemplo, que si no fuera por la piel de la uva todos los vinos serían blancos. O que ingerir alcachofas es incompatible (en cuanto a maridaje se refiere) con un buen vino. O que el tamaño perfecto de una botella de vino es la de 1,5 litros conocida como magnum, y hay un buen motivo para ello (tiene que ver con la oxigenación del vino, pero ¡no lo desvelaremos!). O cómo saber si somos “supercatadores” por nuestro número de papilas gustativas – tenemos un 25% de posibilidades de serlo – y la importancia del olfato. O también que hay vinos, como el Oporto, que tienen margen de mejora hasta los 40 años. O incluso, cómo utilizar nuestro calor corporal para calentar el vino en caso de emergencia.

Además de estas muchísimas curiosidades aprenderemos consejos prácticos, como por ejemplo, que el precio que deberíamos pagar por una botella no debería ser inferior a 12 euros ni superior a 40, o que para el almacenaje la luz y el olor son malos y la humedad es buena, o que deberíamos utilizar las tiendas personalizadas de barrio y las redes sociales para dejarnos ser perfecta y personalizadamente aconsejados.

Experto en vinos en 24 horas de Jancis Robinson. Planeta Gastro

Experto en vino en 24 horas de Jancis Robinson

 

En cuanto a la procedencia del vino, nos daremos cuenta de la suerte que tenemos de haber nacido aquí en España, con nuestra DOCa Rioja, pero aún así,  nos quedará claro que el mejor vino es el francés, con Francia siendo la cuna del vino y gran productora junto con Italia. En España tenemos mucha superficie con las vides creciendo a sus anchas, y EEUU es el primer mercado consumidor. La autora, además, distingue entre “viejo mundo” y “nuevo mundo” y hace que reflexionemos, nos paremos a pensar, y nos demos cuenta de que ha habido una expansión hacia nuevos países productores en los últimos 40 años que se han constituido como un copiar y pegar de lo mejor de cada región y variedad, desde Europa hacia América y Oceanía.

Por lo que respecta a las variedades de uva, según la admirada autora, bastaría con conocer unos 10 tipos -de los 1300 que hay- y un adjetivo para cada variedad, ya que de esta manera podriamos manejarnos y comprender muchísimas cosas: Cabernet Sauvignon, Merlot, Chardonnay, Pinot Noir son variedades apreciadas y precisamente las que se han ido replantando en el nuevo mundo, pero cada país tiene sus peculiaridades, por ejemplo, en España tenemos nuestro tempranillo, Portugal consume sus rarísimas variedades y en Georgia fermentan sus variedades específicas enterradas en unas ollas de barro.

Muy útil es la visión que nos transmite la autora casi al final del libro, sobre presente y futuro, y es que las diferencias entre productores a nivel mundial se han reducido y los productores de nuevo mundo han perfeccionado los procesos con su tecnología y limpieza. Las nuevas generaciones han afinado sus gustos y algunos productores trabajan para que el vino no exceda de 12 o 13 grados, reduciendo el sabor de madera con la sustitución de barriles por tanques de hormigón o acero y eliminando el tapón de corcho por el riesgo de corromper el vino. Lo que se hará común entre todos los productores es intentar transmitir la expresión de un lugar, del terroir o terruño, con una mínima intervención en bodega, lo que hará que algunos tengan que reciclarse.

Con un estilo motivacional, la autora Jancis Robinson anima a los no iniciados a aprovechar esa ventaja de no tener ideas preconcebidas, a utilizar su propio lenguaje para describir lo que sienten en sus catas y les da pautas para encontrar la máxima relación calidad-precio en sus adquisiciones. Para los expertos, aporta algunas opiniones personales e información actualizadísima sobre las variedades de uva y su localización mundial. Pero este es un libro, en mi opinión, sobre todo para aquellos que simplemente hemos sido tocados por el vino, en algún sentido, por alguna de sus facetas, y lo querríamos saber todo de él, y por miedo al ridículo no nos atrevíamos a preguntar. Al acabar la lectura nos sentimos poseedores de un mayor conocimiento y también y por qué no, con anécdotas que contar a nuestros amigos durante las comidas, sintiéndonos verdaderos expertos con una buena base para serlo y con una visión amplia que hará que degustemos esos sorbos con toda su plenitud. En definitiva, este es un libro para todos, que deja con la sensación de haber acudido a una cata magistral con expertos y con esa ilusión contagiada. Dan ganas de releerlo y esta vez con la copa Richard Brendon – de la que la autora se deshace en elogios – en nuestras manos.

«Experto en vinos en 24 horas», de la Editorial Planeta Gastro, a la venta en el Corte Inglés, Fnac, La Casa del Libro, y demás librerías.

© 2019 Raquel Carrio. All rights reserved. 

La cata del siglo en Tribut by El Petit Celler de Barcelona rinde homenaje a tres centurias de grandes vinos históricos

Un paseo por el tiempo a lo largo de tres siglos de la mano de grandes vinos que se guardan en la memoria más poética y hedonista. Comenzando en el siglo XIX y concretamente en 1830 con PX Alvear Solera pasando de puntillas por el siglo XX con Clos de l’Obac en 1993 y para finalizar en el actual siglo XXI, en el año 2011, con Milmanda de la Familia Torres. Un recorrido por los avatares de la historia de la humanidad que estos vinos han sido testigos mudos de todo lo acontecido en este tiempo. Cata dirigida y comentada por Sebastià Lozano, propietario y  alma mater de El Petit Celler.

La Cata del Siglo en Tribut by El Petit Celler

La Cata del Siglo en Tribut by El Petit Celler

 

El PX Alvear Solera 1830 puede vanagloriarse que es anterior a la plaga de la filoxera que atacó a las viñas españolas en la década de 1870. Por otro lado, representa a un año convulso en Europa con su revolución burguesa o liberal también llamada, y el cuadro tantas veces admirado y socorrido de «La libertad guiando al pueblo» de Delacroix. Volviendo al vino que nos ocupa, esta solera es la más antigua de Alvear, y recoge toda la influencia de los rayos del astro rey concentrado en una copa, una vez pasificada la uva Pedro Ximénez al sol, ofreciendo una alta concentración de azúcares y 15 grados alcohólicos como el que no quiere la cosa. Bodegas Alvear está dentro de la DO Montilla Moriles, y es la decana de las bodegas en Andalucía ya que data de 1729, elabora ese vino siguiendo los pasos de la crianza oxidativa, por el sistema tradicional de soleras y criaderas propias del Marco de Jerez, acumulando añadas históricas y sacando muy poca cantidad cada año. Color magnéticamente negro que atrae casi de la misma forma e intensidad que un agujero negro del espacio y hermosos ribetes caobas. Notas de uvas pasas, dátiles, miel y cacao. Me lo puedo imaginar en una sobremesa larga con una selección de chocolates y una buena compañía para conversar. Vino que no se comercializa y que tiene un precio, de 275 euros, ridículamente bajo para todo lo que representa.

PX Alvear Solera 1830

PX Alvear Solera 1830

 

Un solo representante del siglo XX y tenía que ser muy relevante para esta cata del siglo: Clos de L’Obac 1993. Año maldito, económicamente hablando, porque se inició una recesión en España, y de esta crisis poca gente se acuerda ¡Qué poca memoria histórica tenemos! Veníamos de vivir exultantes los Juegos Olímpicos de Barcelona y la Exposición Universal de Sevilla, grandes motores de nuestra riqueza y que fue entrar en este año y pararse de golpe como si les faltase la energía que los movía. Considerado uno de los prioratos más valorados a nivel internacional, esta añada en concreto es muy difícil de encontrar. Este vino representa el esfuerzo de dos soñadores Carles Pastrana y Mariona Jarque que a finales de los años setenta creyeron en el gran potencial de esta zona y que el tiempo les dió la razón. Precio 2.990 euros.

Clos de L'Obac

Clos de L’Obac 1993

 

Ya entrado en el siglo XXI el primer vino catado fue Barón de Chirel 2006, el precursor de los vinos modernos de Rioja que en 1986 rompió una lanza por acabar con los cánones establecidos en la DOCa Rioja. Elaborado a partes iguales con uva tempranillo y cabernet sauvingnon fue aceptado excepcionalmente por el Consejo Regulador como vino experimental ya que la foránea cabernet sauvignon no es una variedad autorizada en esta DO. La bodeguera Marqués de Riscal, la misma del emblemático e icónico edificio vanguardista diseñado por el arquitecto Frank Gehry, sólo elabora este vino, ya un clásico, en las grandes añadas. Aromas de cueros hasta aparecer fruta negra y roja. Precio 75 euros. 

Barón de Chirel

Barón de Chirel 2006

 

Vega Sicilia Único 2007, de la bodega mítica de la DO Ribera del Duero, fundada en 1864 se convirtió en leyenda cuando en 1915 las botellas de esa añada se regalaron a amigos y aristócratas creándose el halo de exclusivo porque el resto de mortales no podían comprarlo. Los premios conseguidos le fueron dando alas al imaginario colectivo sobre este vino, otorgándole el título de vino de culto.  A título de recordatorio, la añada de 1970 consiguió la consideración de mejor vino de España de todos los tiempos. Aromas a fruta pasificada y en boca excelente textura. Precio 450 euros.

Vega Sicilia Único 2007

Vega Sicilia Único 2007

 

Milmada 2011 de la Familia Torres en la DO Conca de Barberà, procede de unas viñas plantadas en 1980 y elaborado como en la zona de Borgoña y dándole el tratamiento que se merece así como su pertinente envejecimiento para conseguir que la chardonnay luzca en toda su elegancia y majestuosidad. La viña rodea al castillo de Milmanda del siglo IX y está situado muy cerca del Monasterio de Poblet. La Familia Torres tiene una gran sensibilidad por recuperar espacios que forman parte de nuestra historia y es todo un homenaje a los monjes cistercienses que en el siglo XII procedentes de Borgoña plantaron sus viñas en esta zona, por dos motivos principales: necesitaban vino para la Santa Misa y porque era una manera de delimitar el territorio cristiano del musulmán en la época de la Reconquista de la Península Ibérica. Aromas a albaricoque y frutas exóticas. En boca a aromas lácticos de mantequilla. Precio 100 euros.

Milmanda

Milmanda 2011

 

El orden de degustación fue el siguiente: Barón de Chirel, Milmanda, Vega Sicilia, Clos de L’Obac, Alvear PX 1830.

Esta cata del siglo se realizó en Tribut by El Petit Celler. Lo que fuera en un tiempo pretérito una tienda de vinos y productos gourmet se transformó tiempo atrás en un wine bar experience exclusivo donde se sirven escogidos vinos de todo el mundo, los mejores de toda España, y muy especialmente vinos muy buscados de coleccionista. Ofrecen la posibilidad de degustación a copas, gracias al ingenioso sistema de Coravin, y que está compuesto por un elenco total de 250 referencias, de los cuales 60 son vinos generosos y 20 añadas del legendario «Vega Sicilia». Disponen de 12 modelos de copas diferentes, entre Riedel y Zalto, para lograr toda la expresividad de cada vino. Los precios venta al público son de bodega más 6 euros por el descorche si se consume allí. Diversos ambientes: terraza exterior, terraza interior, barra para el vermut, la tienda propiamente dicha con más de 3.000 referencias, la biblioteca, la zona acristalada donde reposan los vinos de culto con control de temperatura y humedad, destacando al final una caja fuerte en desuso que recuerda la anterior ocupación de este local, el almacén con ese aire de speakeasy entre cajas de vinos y bebidas espirituosas, y el hall con cómodos sofás y mesas para pedir tablas de seleccionados embutidos, quesos y conservas, en servicio de lunes a sábado a media tarde. Algunas de las ofertas Wine Xperience ya preparadas para disfrutar son: «Sé Generoso», «Vuelta por Catalunya», «Vuelta por España», «Los 5 Magníficos», y la última «Tribut» para tocar con los dedos de la mano el cielo más hedonista. Abiertos a cualquier petición, ofrecen su equipo de sumilleres para vivir una experiencia más personalizada.

Más información en la web de Tribut by El Petit Celler Carrer Beethoven, 8 08021 Barcelona. Teléfono 932 008 260.

© 2018 José María Toro. All rights reserved.

A %d blogueros les gusta esto: