Experto en vinos en 24 horas de la mano de Jancis Robinson y de Planeta Gastro

Tras la lectura voraz y casi ininterrumpida de esta obra de la editora del Oxford Companion of Wine y columnista semanal en el Financial Times (no sé cuál de estos dos de sus cargos envidio -sanamente- más), Jancis Robinson, me quedo con la sensación de haber asistido una clase intensiva de máster, a una clase magistral, ya que es un libro de facilísima lectura que se puede devorar en unas horas o bien degustarlo en unas pocas más.

El libro consta de algo más de 150 páginas distribuidas en 6 sencillos bloques: una introducción básica, cómo elegir y cómo catar, cómo seleccionar según la comida o la ocasión y cuánto gastar, qué instrumental existe y cómo tratar el vino, qué variedades de uva hay y finalmente cuáles son las regiones vinícolas existentes a nivel mundial. A modo de resumen y para consolidar el conocimiento adquirido se incluye al final  de la obra un glosario de términos con sus definiciones.

Algunas de las curiosidades que se aprenden a lo largo de esta lectura, y que si no sabíamos, quedarán vagando durante un tiempo en nuestro pensamiento son, por ejemplo, que si no fuera por la piel de la uva todos los vinos serían blancos. O que ingerir alcachofas es incompatible (en cuanto a maridaje se refiere) con un buen vino. O que el tamaño perfecto de una botella de vino es la de 1,5 litros conocida como magnum, y hay un buen motivo para ello (tiene que ver con la oxigenación del vino, pero ¡no lo desvelaremos!). O cómo saber si somos “supercatadores” por nuestro número de papilas gustativas – tenemos un 25% de posibilidades de serlo – y la importancia del olfato. O también que hay vinos, como el Oporto, que tienen margen de mejora hasta los 40 años. O incluso, cómo utilizar nuestro calor corporal para calentar el vino en caso de emergencia.

Además de estas muchísimas curiosidades aprenderemos consejos prácticos, como por ejemplo, que el precio que deberíamos pagar por una botella no debería ser inferior a 12 euros ni superior a 40, o que para el almacenaje la luz y el olor son malos y la humedad es buena, o que deberíamos utilizar las tiendas personalizadas de barrio y las redes sociales para dejarnos ser perfecta y personalizadamente aconsejados.

Experto en vinos en 24 horas de Jancis Robinson. Planeta Gastro

Experto en vino en 24 horas de Jancis Robinson

 

En cuanto a la procedencia del vino, nos daremos cuenta de la suerte que tenemos de haber nacido aquí en España, con nuestra DOCa Rioja, pero aún así,  nos quedará claro que el mejor vino es el francés, con Francia siendo la cuna del vino y gran productora junto con Italia. En España tenemos mucha superficie con las vides creciendo a sus anchas, y EEUU es el primer mercado consumidor. La autora, además, distingue entre “viejo mundo” y “nuevo mundo” y hace que reflexionemos, nos paremos a pensar, y nos demos cuenta de que ha habido una expansión hacia nuevos países productores en los últimos 40 años que se han constituido como un copiar y pegar de lo mejor de cada región y variedad, desde Europa hacia América y Oceanía.

Por lo que respecta a las variedades de uva, según la admirada autora, bastaría con conocer unos 10 tipos -de los 1300 que hay- y un adjetivo para cada variedad, ya que de esta manera podriamos manejarnos y comprender muchísimas cosas: Cabernet Sauvignon, Merlot, Chardonnay, Pinot Noir son variedades apreciadas y precisamente las que se han ido replantando en el nuevo mundo, pero cada país tiene sus peculiaridades, por ejemplo, en España tenemos nuestro tempranillo, Portugal consume sus rarísimas variedades y en Georgia fermentan sus variedades específicas enterradas en unas ollas de barro.

Muy útil es la visión que nos transmite la autora casi al final del libro, sobre presente y futuro, y es que las diferencias entre productores a nivel mundial se han reducido y los productores de nuevo mundo han perfeccionado los procesos con su tecnología y limpieza. Las nuevas generaciones han afinado sus gustos y algunos productores trabajan para que el vino no exceda de 12 o 13 grados, reduciendo el sabor de madera con la sustitución de barriles por tanques de hormigón o acero y eliminando el tapón de corcho por el riesgo de corromper el vino. Lo que se hará común entre todos los productores es intentar transmitir la expresión de un lugar, del terroir o terruño, con una mínima intervención en bodega, lo que hará que algunos tengan que reciclarse.

Con un estilo motivacional, la autora Jancis Robinson anima a los no iniciados a aprovechar esa ventaja de no tener ideas preconcebidas, a utilizar su propio lenguaje para describir lo que sienten en sus catas y les da pautas para encontrar la máxima relación calidad-precio en sus adquisiciones. Para los expertos, aporta algunas opiniones personales e información actualizadísima sobre las variedades de uva y su localización mundial. Pero este es un libro, en mi opinión, sobre todo para aquellos que simplemente hemos sido tocados por el vino, en algún sentido, por alguna de sus facetas, y lo querríamos saber todo de él, y por miedo al ridículo no nos atrevíamos a preguntar. Al acabar la lectura nos sentimos poseedores de un mayor conocimiento y también y por qué no, con anécdotas que contar a nuestros amigos durante las comidas, sintiéndonos verdaderos expertos con una buena base para serlo y con una visión amplia que hará que degustemos esos sorbos con toda su plenitud. En definitiva, este es un libro para todos, que deja con la sensación de haber acudido a una cata magistral con expertos y con esa ilusión contagiada. Dan ganas de releerlo y esta vez con la copa Richard Brendon – de la que la autora se deshace en elogios – en nuestras manos.

«Experto en vinos en 24 horas», de la Editorial Planeta Gastro, a la venta en el Corte Inglés, Fnac, La Casa del Libro, y demás librerías.

© 2019 Raquel Carrio. All rights reserved. 

Ana Vega del blog ‘Biscayenne’, publica ‘Cocina Viejuna’ de Larousse, con las recetas más características de la España de ayer y de siempre

Tenemos por costumbre decir que el pasado siempre vuelve, para casi todos los ámbitos y lo que nos pasa en la vida, llegue verdaderamente a volver o no, y que los que nos peinamos canas repetimos casi como un latiguillo en nuestras conversaciones de café. Pero ahora, Ana Vega Pérez de Arlucea nos presenta su primer libro ‘Cocina Viejuna’, donde nos demuestra que en la cocina esto no sólo es que siempre ocurra, si no que existen platos pasados que en realidad nunca llegaron a irse, y que lo verdaderamente moderno es recuperarlos con un twist actual.

Cocina Viejuna

Cocina Viejuna

 

El prólogo que Mikel López Iturriaga le brinda a Ana Vega ya nos hace intuir la envidia, como él expresa, que sentiremos al leer ‘Comida Viejuna’, no sólo por el rigor histórico y técnico que le reconoce a la autora contando los orígenes de los platos, si no por el sentido del humor que Iturriaga nos adelanta que se despliega a lo largo de toda la obra y que está seguro que nos enganchará con su mezcla de dulzura sin empalague y acidez constantes.

La autora comienza quitando hierro a la expresión “viejuno/a”, que en un primer momento podría generar rechazo en el lector, por poder entender equivocadamente que se trata de un adjetivo peyorativo. Ana Vega, sin embargo, utiliza este adjetivo desde el cariño, y nos hace reconocer a los que vivimos (y comimos) entre los años 60 y los 90, que la cocina era un tanto hortera, antigua, rancia incluso, pero que es en esta cocina en la que comienza a existir una gastronomía española creativa, sofisticada, y que queramos admitirlo o no, sienta las bases de todo lo que ahora en cierta medida nos avergüenza, pero que sin duda recordamos con ternura, simpatía y diversión.

El libro está dividido en 6 secciones que ya desde el índice nos provoca varias carcajadas: i) digno de restorán, ii) guateques y visitas, iii) meriendas infantiles, iv) iconos del verano, vi) banquete navideño y por último, el tan mítico vii) mueble bar, que no hay casa de abuelos, padres, tíos y demás familia, que no cuente con uno, y cuanto más surtido de clásicos como el anís del Mono, el gran Marie Brizard o el irrempazable ponche Caballero, mejor que mejor (o guay del Paraguay, que diría Ana Vega).

Receta de huevos rellenos del libro Cocina Viejuna

Receta de huevos rellenos del libro Cocina Viejuna

 

España aún no intuía la posterior y tan actual aparición de las esferificaciones y demás técnicas culinarias, pero de lo que sí empezaba a usar y abusar, es de los restaurantes y sus rompedoras creaciones, recreadas posteriormente en nuestras cocinas, y con las que esperábamos la ovación de nuestros invitados tras largas jornadas cocinando. Con fotos de restaurantes como el Zalacaín en Madrid en los años 80, y el Mesón de Cándido en Segovia, comienza un recorrido que comienza con una receta que era muy de tiros largos de aquella época: el cóctel de gambas. Y es que como así nos cuenta Ana, no había hogar bien avenido que se preciara que no contara con gambas en sus comidas de postín, lo que suponía prueba irrefutable de bonanza económica.

Y es que hay fechas en las que nadie teme al médico, ni al colesterol o la subida del ácido úrico, y sobre todo, hay personajes que protagonizan las más insospechadas ingestas de marisco: el cuñado, ese familiar político que puede acabar con todas las existencias de ese animal marino invertebrado y comestible. Toneladas ingentes que desde la llegada del frigorífico y el ultracongelado, y con la aparición de los bufés en los años 80, supuso una plaga de mini gambas congeladas, y el terror de todos los padres y suegros encargados de sacar adelante las comidas y cenas familiares en ocasiones especiales.

Como gran receta donde las haya (o las hubo), Ana Vega nos muestra una gran foto y receta de las tan afamadas gambas a la gabardina, decendientes directas de la alta cocina francesa: las gambas Orly, advirtiendo que únicamente pueden servirse con salsa tártara o vinagreta picante.

Como guinda al postre de este tronchante libro de recetas, nos quedamos con la tan afamada como denostada tarta al whisky. Esa pilingui de medio pelo que la autora nos relata relegada a la compra rápida y fácil para una comida más que informal, y cuanto más barata mejor, como bien podía ser una barbacoa. O un piqui-niqui, esa comida campestre que el español medio nunca supo imitar de los vecinos anglosajones, reyes de las comidas campestres más sofisticadas con cubiertos de plata y trajes de tweed, sustituidos en nuestro país por navaja y palo del lugar. En todo caso, y sea como fuere el estilo, suponía esta tarta una sobremesa adults only, que actualmente ha perdido grandes adeptos y está casi en peligro de extinción ¡por favor firmemos por su recuperación, forma parte de nuestra memoria histórica junto con las hombreras, las melenas al viento, y la enésima reposición de Verano Azul! Es como querer borrar de nuestra materia gris la televisión en blanco y negro, de dos canales, sin mando y de sus correspondientes cartas de ajuste.

Cocina viejuna de la editorial Larousse, a la venta en El Corte Inglés, Fnac, La casa del libro, Amazon y otras librerías.

© 2019 Raquel Carrio. All rights reserved.

Isabel Pérez publica su primer libro ‘Pasteles con historia’, en el que fusiona sus dos pasiones: el arte y la repostería

Pistachos iraníes de Tavazo, canela de Ceylán cinco ceros, vainilla en vaina (nunca en esencia), azúcar blanquilla, la mejor de las mantequillas y el mejor de los quesos (mantenidos en secreto, ¡como los ingredientes más preciados!) y por supuesto, mucha nata casera, falso merengue y crema de Kinder Bueno®, Kit Kat® o Ferrero Rocher®. Así responde Isabel cuando le preguntas por la clave de su éxito en la repostería.

Pero los que tenemos la suerte de conocerla un poco, sabemos que no es que eso no sea todo, si no que ella aporta mucho más a sus pasteles: pasión y sentimiento propios. Le gusta gustar, claro que sí. Busca encandilar y satisfacer a su clientela ¡por supuesto!, pero sobre todo, ella elabora los postres que a ella le gusta disfrutar, y con el amor que ella quiere volcar, sabedora de que solo así, será como logre enamorarnos con sus dulces a todos los que hemos tenido o tendrán la deliciosa suerte de degustar.

Para los que no viven en Gijón o no tienen la posibilidad de visitar la ciudad cantábrica por excelencia, Isabel Pérez publicó el pasado mes de octubre su primer libro, con la editorial Col&Col, que tuvo la feliz intuición de confiar en su proyecto, y que transcurridas unas pocas semanas, ya va por su tercera edición. Además, y por si esta venta masiva de ejemplares en tan poco tiempo no fuera suficiente, ‘Pasteles con historia’ ha ganado recientemente la pugna nacional de los Gourmand World Cookbook Awards, resultando finalista así, por España, y en la categoría internacional pastry (pastelería), para la final mundial que se celebrará el próximo mes de julio de 2019 en Macao, junto con los mejores libros de pastelería de otros 23 países.

Asimismo, este primer libro de Isabel y Col&Col, se ha colado ya entre los diez primeros libros de no ficción más vendidos de 2018, según la lista Publishnews y datos del Bookscan de Nielsen, y el tercer libro de gastronomía más vendido de España, que puede comprarse en todas las librerías: Corte Inglés, Fnac, La Casa del libro, e incluso en Amazon o directamente a la Editorial.

Aliter Dulcia

Aliter Dulcia

 

Miles de libros en definitiva y por lo tanto ya en casa de sus compradores, y con vocación de perdurar en el tiempo. Es decir, que ‘Pasteles con historia’ ha nacido para ser consultado durante toda la vida y para que pase de mano en mano a próximas generaciones. No es un libro de moda. Es el libro de repostería que Isabel sueña con que todos tengamos de referencia en nuestras bibliotecas, en nuestros estantes, el marialuisa contemporáneo que no solo abriremos para buscar la opción perfecta para desayunar, merendar, o como corresponda, si no que también leeremos.

Y es que, con cuatro capítulos, dedicados a la familia, la historia, los viajes, y Aliter Dulcia (el nombre de su pastelería en Gijón), Isabel recrea de una forma especial y única el arte antiguo de autores como Velázquez, Vermeer o Caravaggio, mostrando, y según sus propias palabras, retazos de mundos pasados y de vidas ajenas, en la forma más deliciosa posible: tartas y bizcochos.

Con decenas de cursos impartidos a sus espaldas, tanto online (a partir de una plataforma en la que sube video recetas y sus alumnos interactúan entre ellos y con ella) como presenciales (en su obrador o en cualquier ciudad de dónde la llamen para impartirlos), un blog en el que tímidamente comenzaba a relatar sus recetas, y el día a día en su local gijonés de la céntrica calle San Bernardo, el primer libro de Isabel Pérez era el único canal de expresión que le quedaba por experimentar. Nace así su libro, como una suma de recuerdos, claros y muy presentes en su vida, como las tan entrañables tardes con su abuelo recorriendo pastelerías, o con su madre y su tía abuela elaborando pasteles.

Cuenta con 80 recetas de repostería, que incluye tartas, pasteles, galletas, etc., y que supondrá el regalo ideal para cualquier ocasión y destinatario, siempre que sea amante de la repostería (¿¡quién no!?) e independientemente del nivel de conocimiento o pericia, ya que se adapta a todos los niveles de dificultad. Todas sus recetas, además, pueden hacerse a mano y cuentan con la garantía de la autora de que “todas salen bien”, ya que según pudo expresarnos ella misma, lo que le ha salido a ella en la elaboración de todas y cada una de sus recetas, es lo que le va a salir a todo aquel que las siga.

Su próximo y esperado proyecto es la apertura de una nueva pastelería en el centro de Madrid, que verá abiertas sus puertas en la primera mitad del 2019, y que seguro que contará con una decoración pensada y esmerada, como así lo es en su primer y referente local asturiano.

Aliter Dulcia Calle San Bernardo, 20, 33201 Gijón. Teléfono 984 394 481. Abierto de lunes a sábado de 10:00 a 14:00 y de 17:30 a 21:30. Contacto por mail en info@aliterdulcia.com

Editorial Col&Col, para consulta y compra de ejemplares.

© 2018 Raquel Carrio. All rights reserved.

A %d blogueros les gusta esto: