Bodegas Alvear elaborando vinos desde 1729 en Montilla. Lo verdaderamente moderno es recuperar la tradición

Bodegas Alvear está situada en la ciudad cordobesa de Montilla, perteneciente a la DO Montilla- Moriles, rodeada de campos donde la viña predomina sobre otros cultivos minoritarios (olivo y cereal) que le quieren arrebatar su hegemonía, sin logarlo. La Sierra de Montilla con sus altas colinas le sirve de paraviento a su clima semi continental mediterráneo de veranos calurosos, largos y secos y de inviernos cortos. Un terreno bastante llano con elevaciones suaves como el Cerro del Macho (que da nombre a uno de sus vinos más rompedor), a 700 metros de altitud frente a los 372 metros de media de la zona. El predominante verde del campo en verano, por las viñas, solamente está roto por los lagares, donde se elaboran vinos y aceites, y pequeños núcleos de población de casas encaladas en blanco nuclear que da cobijo a los agricultores que miman las tierras cercanas.

se ve un paisaje de viñas
Desde Cerro del Macho

Su particular suelo de albariza ha sido muy propicio para que se haya asentado la variedad de uva Pedro Ximénez, que según se cree la trajo un soldado de los Tercios de Flandes desde Alemania, llamado Peter Siemens en la lengua de Goethe. Tierra de escaso contenido de materia orgánica y poco productivos, pero a cambio, por su alta exposición al sol se obtienen uvas con una maduración más rápida y equilibrada.

viñas y viña con uva en primer plano
Viña en vaso asentada en suelo de albariza

Se recibe la uva en los lagares y se deposita en tinajas, donde fermenta espontáneamente gracias a las generosas levaduras que hay en el ambiente, creando la magia que envuelve a los vinos de Bodegas Alvear.

tinajas en una sala
Sala de tinajas

El siguiente paso es su crianza que puede ser biológica o «velo de flor» cuando las barricas no se rellenan completamente con el objeto de dejar una superficie libre donde se desarrollen las levaduras autóctonas, o mediante oxidación en el cual el vino envejece como consecuencia de reacciones naturales de oxidación de carácter fisioquímico. El sistema de soleras y criaderas es una crianza dinámica en busca de la homogenización de los caldos, de tal forma que se mezclan parte de los vinos más nuevos, situados en los niveles superiores de barricas, con los más viejos, de las filas inferiores. Cuado llegan a las que están en el suelo o soleras ya están óptimos para su embotellamiento y por tanto, consumo y disfrute.Las extracciones parciales se llaman «saca» y la reposición se llama «rocío».

se ven barricas en soler y criaderas
Barricas en solera y criaderas

Entrar en la sala de barricas Monumental (no puede ser más acertado este nombre) de Bodegas Alvear es comprar un billete de ida a un romántico pasado, donde las calles donde están depositadas las barricas se llaman andana, el suelo es albero y cachón es el conjunto de botas. Donde «saca» es la extracción parcial de vino de una barrica, para reponer o mejor dicho «rocío», en la barrica de nivel inferior. Se respira el perfume del vino y se siente como las caprichosas levaduras habitan libremente por este maravilloso espacio.

barricas de bodegas alvear
Sala Monumental de barricas. Bodegas Alvear

Perfume de vino, magia y tradición definen a Bodegas Alvear

barrica con anotaciones hechas por el enólogo
Una de las barricas con las anotaciones hechas por el enólogo

Los cuatro tipos de vino que se elaboran tradicionalmente son:

  • Fino es el más extendido. A la vista es de color amarillento pálido, aromas en nariz punzante, seco y ligeramente amorgoso.
  • Amontillado es un vino de color oro viejo, y de aroma intenso, seco y suave. Han agotado su capacidad nutriente para la «flor»
  • Oloroso es un vino que se le impide el desarrollo del velo de flor mediante el llenado completo de las botas. La crianza recoge la impronta del tiempo pasado en las barricas de roble.
  • Pedro Ximénez es un vino dulce natural. El mosto de uva se solea, se prensa y de aquí se obtiene esta maravilla de vino goloso.

En la actualidad, Bodegas Alvear está gestionada por la octava generación y en 2029 cumplirán 3 siglos de historia, después de que Diego de Alvear y Escalera fuese el iniciador de esta saga de bodegueros. De esta «historia embotellada» de la bodega con más prestigio y reconocimiento internacional de Andalucía, son destacables épicos momentos del pasado como cuando se consiguió llevar un cargamento de su vino a Inglaterra en el siglo XVIII, o la huella dejada en esta bodega por Capataz Billanueva, hombre de confianza de Diego de Alvear y Ponce de León, que marcó con sus iniciales CB los mejores vinos, manteniéndose vivo su espíritu en el Fino C.B. como el más representativo de la casa. Casi 3 centurias manteniendo vivo el patrimonio vinícola heredado generación tras generación. Actualmente el 40% de la producción se exporta a un total de 25 países por esta bodega que mantiene su carácter familiar. También destacar que Bodegas Alvear pertenece al exclusivo club de Grandes Pagos de España https://grandespagos.com formado por bodegueros de nuestro país que defienden la personalidad de cada territorio.

Vinos de Bodegas Alvear
Vinos de Bodegas Alvear

El proyecto «3 Miradas» es el más innovador de esta bodega y que se inició en el 2016. Con técnicas modernas de vitucultura pero siguiendo la tradición ancestral de elaboración de los vinos de Montilla, es decir se elabora con uvas que proceden de cepas viejas plantadas en vaso y bajo rendimiento pero de una gran calidad. Se fermentan en tinajas de hormigón de 150 y 300 arrobas (palabra de origen árabe para pesar y que se ha recuperado para su uso informático) bajo ese maravilloso y milagroso velo de flor, se controla el grado alcohólico (alrededor de 12 grados) para que nunca lleguen a ser los finos de 15 grados. Se parte de la microvinificación de parcelas por separado para que los vinos se expresen en función de su microclima, altura, horas de sol según orientación, etc. Lo que significa un minucioso trabajo de campo de la dirección técnica de la bodega para conseguir vinos únicos y diferentes añada tras añada. De esta forma salen caldos embotellados bajo los nombres de «Vino de pueblo», «Cerro Macho» o «Viña de Antoñín».

Más información de sus vinos, tienda online y visitas a la bodega en la web https://www.alvear.es de la Calle María Auxiliadora, 1. 14550 Montilla (Córdoba) Teléfono 957 650 100.

Vinos de Bodegas Alvear para armonizar la cata comida:

Boquerones fritos sobre un plato acompañado de una copa y una botella de vino Marqués de la Sierra
Boquerones fritos acompañado de Marqués de la Sierra

Los boquerones están acompañados de una copa de este vino blanco Marqués de la Sierra, con su fresca acidez nos limpia la boca del exceso de grasa de la fritura y nos invita a seguir comiendo.

Jamón de bellota 100% ibérico y ensalada de tomates con atún y copa de Fino CB

Es un matrimonio tan clásico como indisoluble, donde la grasa del jamón se mezcla formando un solo cuerpo con el Fino CB.

Arroz caldoso con bogavante y copa de 3 Miradas Vino de pueblo 2013

Este vino innovador de Bodegas Alvear reposó en tinajas bajo velo de flor, y sus aromas de levadura, hinojo y anisados acompañan muy bien este arroz.

Estofado de rabo de toro con amontillado Carlos VII

Este vino blanco amontillado puede con lo que le echen y en especial con este estofado de rabo de toro y hasta con las patatas fritas.

Queso azul con nueces y pan de higos emparejado con PX de añada 2013

Pedro Ximénez de añada 2013 da juego a crear un maridaje de similitud y de contraste. Por un lado choca y rebaja el queso azul y por el otro lado sus aromas de higos pasificados y de frutos secos están en armonía con este vino.

Tulipa de helado de vainilla con PX 1927

Refrescante postre helado que contrasta con este vino cálido, meloso y aterciopelado en boca. Un final perfecto de cata-comida.

© 2020 José María Toro. All rights reserved

La cata del siglo en Tribut by El Petit Celler de Barcelona rinde homenaje a tres centurias de grandes vinos históricos

Un paseo por el tiempo a lo largo de tres siglos de la mano de grandes vinos que se guardan en la memoria más poética y hedonista. Comenzando en el siglo XIX y concretamente en 1830 con PX Alvear Solera pasando de puntillas por el siglo XX con Clos de l’Obac en 1993 y para finalizar en el actual siglo XXI, en el año 2011, con Milmanda de la Familia Torres. Un recorrido por los avatares de la historia de la humanidad que estos vinos han sido testigos mudos de todo lo acontecido en este tiempo. Cata dirigida y comentada por Sebastià Lozano, propietario y  alma mater de El Petit Celler.

La Cata del Siglo en Tribut by El Petit Celler

La Cata del Siglo en Tribut by El Petit Celler

 

El PX Alvear Solera 1830 puede vanagloriarse que es anterior a la plaga de la filoxera que atacó a las viñas españolas en la década de 1870. Por otro lado, representa a un año convulso en Europa con su revolución burguesa o liberal también llamada, y el cuadro tantas veces admirado y socorrido de «La libertad guiando al pueblo» de Delacroix. Volviendo al vino que nos ocupa, esta solera es la más antigua de Alvear, y recoge toda la influencia de los rayos del astro rey concentrado en una copa, una vez pasificada la uva Pedro Ximénez al sol, ofreciendo una alta concentración de azúcares y 15 grados alcohólicos como el que no quiere la cosa. Bodegas Alvear está dentro de la DO Montilla Moriles, y es la decana de las bodegas en Andalucía ya que data de 1729, elabora ese vino siguiendo los pasos de la crianza oxidativa, por el sistema tradicional de soleras y criaderas propias del Marco de Jerez, acumulando añadas históricas y sacando muy poca cantidad cada año. Color magnéticamente negro que atrae casi de la misma forma e intensidad que un agujero negro del espacio y hermosos ribetes caobas. Notas de uvas pasas, dátiles, miel y cacao. Me lo puedo imaginar en una sobremesa larga con una selección de chocolates y una buena compañía para conversar. Vino que no se comercializa y que tiene un precio, de 275 euros, ridículamente bajo para todo lo que representa.

PX Alvear Solera 1830

PX Alvear Solera 1830

 

Un solo representante del siglo XX y tenía que ser muy relevante para esta cata del siglo: Clos de L’Obac 1993. Año maldito, económicamente hablando, porque se inició una recesión en España, y de esta crisis poca gente se acuerda ¡Qué poca memoria histórica tenemos! Veníamos de vivir exultantes los Juegos Olímpicos de Barcelona y la Exposición Universal de Sevilla, grandes motores de nuestra riqueza y que fue entrar en este año y pararse de golpe como si les faltase la energía que los movía. Considerado uno de los prioratos más valorados a nivel internacional, esta añada en concreto es muy difícil de encontrar. Este vino representa el esfuerzo de dos soñadores Carles Pastrana y Mariona Jarque que a finales de los años setenta creyeron en el gran potencial de esta zona y que el tiempo les dió la razón. Precio 2.990 euros.

Clos de L'Obac

Clos de L’Obac 1993

 

Ya entrado en el siglo XXI el primer vino catado fue Barón de Chirel 2006, el precursor de los vinos modernos de Rioja que en 1986 rompió una lanza por acabar con los cánones establecidos en la DOCa Rioja. Elaborado a partes iguales con uva tempranillo y cabernet sauvingnon fue aceptado excepcionalmente por el Consejo Regulador como vino experimental ya que la foránea cabernet sauvignon no es una variedad autorizada en esta DO. La bodeguera Marqués de Riscal, la misma del emblemático e icónico edificio vanguardista diseñado por el arquitecto Frank Gehry, sólo elabora este vino, ya un clásico, en las grandes añadas. Aromas de cueros hasta aparecer fruta negra y roja. Precio 75 euros. 

Barón de Chirel

Barón de Chirel 2006

 

Vega Sicilia Único 2007, de la bodega mítica de la DO Ribera del Duero, fundada en 1864 se convirtió en leyenda cuando en 1915 las botellas de esa añada se regalaron a amigos y aristócratas creándose el halo de exclusivo porque el resto de mortales no podían comprarlo. Los premios conseguidos le fueron dando alas al imaginario colectivo sobre este vino, otorgándole el título de vino de culto.  A título de recordatorio, la añada de 1970 consiguió la consideración de mejor vino de España de todos los tiempos. Aromas a fruta pasificada y en boca excelente textura. Precio 450 euros.

Vega Sicilia Único 2007

Vega Sicilia Único 2007

 

Milmada 2011 de la Familia Torres en la DO Conca de Barberà, procede de unas viñas plantadas en 1980 y elaborado como en la zona de Borgoña y dándole el tratamiento que se merece así como su pertinente envejecimiento para conseguir que la chardonnay luzca en toda su elegancia y majestuosidad. La viña rodea al castillo de Milmanda del siglo IX y está situado muy cerca del Monasterio de Poblet. La Familia Torres tiene una gran sensibilidad por recuperar espacios que forman parte de nuestra historia y es todo un homenaje a los monjes cistercienses que en el siglo XII procedentes de Borgoña plantaron sus viñas en esta zona, por dos motivos principales: necesitaban vino para la Santa Misa y porque era una manera de delimitar el territorio cristiano del musulmán en la época de la Reconquista de la Península Ibérica. Aromas a albaricoque y frutas exóticas. En boca a aromas lácticos de mantequilla. Precio 100 euros.

Milmanda

Milmanda 2011

 

El orden de degustación fue el siguiente: Barón de Chirel, Milmanda, Vega Sicilia, Clos de L’Obac, Alvear PX 1830.

Esta cata del siglo se realizó en Tribut by El Petit Celler. Lo que fuera en un tiempo pretérito una tienda de vinos y productos gourmet se transformó tiempo atrás en un wine bar experience exclusivo donde se sirven escogidos vinos de todo el mundo, los mejores de toda España, y muy especialmente vinos muy buscados de coleccionista. Ofrecen la posibilidad de degustación a copas, gracias al ingenioso sistema de Coravin, y que está compuesto por un elenco total de 250 referencias, de los cuales 60 son vinos generosos y 20 añadas del legendario «Vega Sicilia». Disponen de 12 modelos de copas diferentes, entre Riedel y Zalto, para lograr toda la expresividad de cada vino. Los precios venta al público son de bodega más 6 euros por el descorche si se consume allí. Diversos ambientes: terraza exterior, terraza interior, barra para el vermut, la tienda propiamente dicha con más de 3.000 referencias, la biblioteca, la zona acristalada donde reposan los vinos de culto con control de temperatura y humedad, destacando al final una caja fuerte en desuso que recuerda la anterior ocupación de este local, el almacén con ese aire de speakeasy entre cajas de vinos y bebidas espirituosas, y el hall con cómodos sofás y mesas para pedir tablas de seleccionados embutidos, quesos y conservas, en servicio de lunes a sábado a media tarde. Algunas de las ofertas Wine Xperience ya preparadas para disfrutar son: «Sé Generoso», «Vuelta por Catalunya», «Vuelta por España», «Los 5 Magníficos», y la última «Tribut» para tocar con los dedos de la mano el cielo más hedonista. Abiertos a cualquier petición, ofrecen su equipo de sumilleres para vivir una experiencia más personalizada.

Más información en la web de Tribut by El Petit Celler Carrer Beethoven, 8 08021 Barcelona. Teléfono 932 008 260.

© 2018 José María Toro. All rights reserved.

A %d blogueros les gusta esto: