Blau BCN de Marc Roca se caracteriza por una cocina de producto y sabor

La cocina del restaurante Blau BCN del chef Marc Roca en la Ciudad Condal se caracteriza por su obsesión con el producto de temporada y sobre todo que tenga sabor. Le añade sutiles complementos pero que nunca enmascaren al protagonista y que da nombre al plato.

Esta pasión por el sabor le viene de familia y a su origen. Criado en Castellnou d’Olugues, un pequeño pueblo de Lleida de agricultores y creció entre verduras y frutas de temporada cogidas en el punto exacto de madurez y en la plenitud de su sabor. Asimismo los productos de la matanza del cerdo también forman parte de su memoria gustativa y olfativa.

Un jovencísimo Marc comenzó su carrera como chef en el Rincón de Pepe en la capital murciana. El clásico por excelencia de la ciudad natal del imaginero Salzillo. Allí, Raimundo González, también le inculcó la máxima de la búsqueda del producto lleno de sabor. Posteriormente volvió a Catalunya y estuvo con el respetado maestro Carles Gaig, con Lluís Cruañas de El Dorado Petit y con Loles de Can Boix.

Blau BCN se caracteriza por una cocina de producto y sabor


El siguiente paso natural fue irse a Begur, en la Costa Brava, dónde abrió su primer Blau. Posteriormente se trasladó con sus bártulos y las enseñanzas bien aprendidas a Barcelona.

Platos degustados en Blau BCN:

  • Bonito en escabeche y cebolla escalivada a la vasca. Contraste de sabores salados y dulces.
Bonito en escabeche. En El Blau BCN
Bonito en escabeche
  • Alcachofas confitadas con jamón ibérico. Un plato para repetir cada día mientras estemos en temporada de alcachofas.
Alcachofas confitadas. El Blau BCN de Marc Roca
Alcachofas confitadas
  • Croquetas con tropezones visibles de jamón y trocitos de jengibre.
croquetas de jamón ibérico. En El Blau BCN del chef Marc Roca
Croquetas de jamón ibérico
  • Ventresca marinada con aceite y soja. Muy adictiva.
Ventresca marinada
  • Arroz de verduritas. Muy bien interpretado.
Arroz de verduras
Arroz de verduras
  • Calamares, puré de guisantes, cebolla confitada y perejil.
calamares. En El Blau BCN del chef Marc Roca
Calamares
  • Escórpora (cabracho) con ligeros toques de mayonesa de soja.
Escórpora (cabracho) En El Blau BCN del chef Marc Roca
Escórpora
  • La tarta de manzana. Es un clásico que nunca se va de la carta.
tarta de manzana. En El Blau BCN del chef Marc Roca
Tarta de manzana

Blau BCN del chef Marc Roca es un local de paredes azules como indica el nombre de este restaurante de l’Eixample, y con fotografías en blanco y negro que le dan mucha luminosidad al espacio.

Interior del local, con fotografías en blanco y negro. Paredes en azul intenso
Interior de El Blau BCN del chef Marc Roca

El Blau BCN del chef Marc Roca. Carrer de Londres, 89. 08036 Barcelona. Reservas por WhatsApp 682 357 558, al 934 193 032. Por email reservas@blaubcn.com Más información en la web

Ofrece una carta de platos emblemáticos cocinados al vacío. Se mantienen en perfecto estado durante 36 horas en el frigorífico, y hasta 3 meses si se guarda en el congelador, obviamente sin romper la cadena del frío.

© 2021 José María Toro. All rights reserved

Vermut Clàssic lo más nuevo de la bodega Castell del Remei

Etiquetas que molan del Vermut Clàssic, que son una vuelta al pasado y que la bodega Castell del Remei la usa para rendir homenaje a aquella época de principios del siglo XX. Un tiempo en el cual esta bodega no solamente elaboraban vinos, sino que también licores y vermuts como el que se recupera en esta botella. Todo un tributo a un tiempo pretérito.

El nuevo Vermut Clàssic de Castell del Remei rescata una receta antigua de esta bodega con botánicos como el cardo bendito o la hoja santa y especias como el azafrán o la piel de naranja.

Vermut, con latas de conservas y un sifón
Vermut Clàssic de Castell del Remei. Acompañado de latas de conservas


El Vermut Clàssic de Castell del Remei se elabora con vinos blancos a partir de la uva macabeo. Por otro lado, se maceran las hierbas aromáticas entre 1 y 3 meses para conseguir los aromas deseados y por último se une al vino base citado anteriormente.

De color marrón ámbar, oscuro y brillante, es muy aromático con notas de frutas y especias, de sabor dulzón y amargo a la vez. Ideal para acompañar el aperitivo del fin de semana con unas olivas o latas de conserva como en la fotografía. Servir el vermut con hielo, pomelo o soda, pero eso sí, siempre bien frío.

Vermut Clàssic es lo más nuevo de Castell del Remei

La historia de Castell de Remei se remonta al año 1780 en Penelles (Lleida). Por tanto, es la bodega de crianza más antigua de Catalunya, un celler històric, que se construyó con el claro objetivo de elaborar vinos de crianza de calidad. Sus instalaciones fueron un hito en su tiempo ya que están inspiradas en los hermosos chateaux de Burdeos. Ofrecen visitas de enoturismo por su bodega que es un encantador viaje al pasado. Al visitarla, encontraremos un cuadrado castillo de finales del siglo XIX, también una iglesia de claro estilo clasicista italianizante, y lo que fue una antigua colonia agrícola, de las más importante de la época en nuestro país. Además un molino, una antigua destilería y talleres de tonelería y herrería que daban servicio a la bodega.

La bodega está dirigida por Tomàs Cusiné y elaboran tres vinos tintos: Gotim Bru, Oda y 1780. Y dos blancos: Gotim Blanc y Oda Blanc. Todos sus vinos están bajo el paraguas de la Denominación de Origen Costers del Segre.

Más información en la web de Castell del Remei.

© 2020 José María Toro. All rights reserved

Hotel Sorli Emocions de Vilassar de Dalt y qué ver y hacer en la comarca de El Maresme

Este hotel de 4 estrellas en Vilassar de Dalt, de la comarca del Maresme, dispone de una situación privilegiada por su cercanía a Barcelona, a solamente 15 minutos en coche, por consiguiente conectado vía marítima con las Islas Baleares e Italia por barco, por vía aérea con casi todo el mundo gracias al aeropuerto internacional, por vía férrea con los trenes de alta velocidad que conectan con el resto de EspañaSevilla, Córdoba, Ciudad Real, Madrid, Guadalajara, Zaragoza, Lleida, Tarragona y Girona, además de otras ciudades y capitales de provincia mediante líneas de circulación no tan rápidas. Y por el lado internacional con todo el turismo que pueda proceder de Francia y de otros países de Europa. Por carretera está unido a la autopista que procede del país vecino y del resto de la Península Ibérica. Por tanto, se convierte en un destino atractivo de sol y playa, por tener cerca la vibrante Ciudad Condal o como parada intermedia hacia un destino final bien viniendo del Norte o bien del Sur. Y obviamente para los residentes en Barcelona que quieran desconectar del ruido de la gran ciudad como antiguamente hacía, y no hace tanto, la burguesía en época de calor.

Vistas imperdibles e impagables del azul hipnotizante del Mar Mediterráneo desde su emplazamiento que en forma de un gran balcón permite disfrutar de sus panorámicas a cualquier hora del día y de la belleza nocturna cuando la luna se asoma, se baña en sus aguas o simplemente se esconde.

Instalaciones modernas y diversas opciones de alojamiento conforman su oferta hotelera. Habitaciones individuales con vistas a la montaña, dobles con balcón y orientadas a la Serralada del Litoral. Habitaciones interiores con terraza, o con acceso directo a la solicitada piscina cuando el sol aprieta, y no podía faltar una suite con hidromasaje.

Entre los servicios del hotel cabe destacar el restaurante de cocina tradicional y de tapas, así como una selección de quesos y charcutería de proximidad.

Tratamientos de spa con los aclamados productos de cosmética de Natura Bissé, y zona de aguas con sauna, baño turco y chaman.

Gimnasio innovador y pistas de padel con tarifa especial para los clientes de hotel. Acceso libre a la piscina. Salones amplios y cómodos para reuniones de trabajo o para celebraciones de familia o de amigos.

Tienda gourmet en el propio hotel complementada con primeras marcas de cosmética y perfumería.

Del compromiso del hotel con proveedores locales y de proximidad son sus sábanas de Bassols, colchones Sonpura, vajillas de La Bisbal y mobiliario de Andreu World.

¿Qué hacer en El Maresme?

Visitar los museos de la comarca, festivales, ferias de artesanía y citas gastronómicas. Para los más deportistas hay 4 campos de golf de 18 hoyos y diversos de Pitch and Putt, centros de equitación, y deportes náuticos en los próximos clubs de vela, tenis, Extreme Bike padel tenis. Rutas a pie, en bicicleta o a caballo. Visitas guiadas para conocer en profundidad el pasado de Vilassar tanto prehistórico, romano, medieval o industrial.

Para disfrutar de esa holgazanería tan italiana, y tan necesaria para desconectar y que tan bien se define con el término de dolce far niente, está la opción de sus 49 playas de arena dorada de la zona.

La gastronomía destaca por los vinos de la DO Alella, los apreciados guisantes de Llavaneres, las patatas de Mataró, las judías del ganxet y las fresas de Sant Cebrià deVallarta.

Las personas adictas a las compras lo tienen muy fácil con la cercana Barcelona y para los buscadores de gangas en el outlet de La Roca Village, sin olvidar los comercios locales de la población.

La Mostra Gastronómica de Cabrils, la Festa de la Verema (Vendimia) de Alella o el clásico market que organiza el hotel son otras opciones a tener en cuenta para elegir este hotel como clara primera opción.

Hotel Sorli Emocions Carrer Lluis Jorda Cardona, 2. 08339 Vilassar de Dalt (Barcelona) Teléfono 937 538 240.

© 2019 José María Toro. All rights reserved

Gastro pop up Experience en el Celler Clos Pons con el chef Ross Gibbens

www.bloghedonista.com

El chef Ross Gibbens acompañado de un integrante de su equipo. Fotografía de José María Toro

Primera experiencia gastronómica, y vendrán más, en el Celler Clos Pons con el chef británico Ross Gibbens. En un post anterior explicaba el curriculum de este cocinero inglés y su reputada trayectoria en diferentes restaurantes con estrella Michelin de Gran Bretaña que avalaban su presencia en esta bodega de Lleida y que consiguió poner en el portal TimeOut, la encargada de la venta de tickets, el cartel de «entradas agotadas«. La expectativa de conocer de primera mano la cocina de este chef había animado a muchos seguidores y curiosos a conocer esta experiencia gastronómica única. Existe un público, y me incluyo, ávido de vivir experiencias únicas e irrepetibles, que guardaremos celosamente, y grabada con tinta indeleble, en nuestra memoria gustativa y más placentera.

www.bloghedonista.com

Sala de Barricas del Celler Clos Pons. Fotografía de José María Toro

Por dos días, 23 y 24 de Septiembre, Gibbens inundó con sus aromas este celler de la DO Costers del Segre. Su menú para la ocasión se basó en productos de temporada y de proximidad para darle a continuación su personal toque british.

www.bloghedonista.com

Higos con pistachos verdes y cebolla acompañado de un caldo de hoja de higuera de l’Albagés. Fotografía de José María Toro

Un paseo por las viñas y una puesta de sol de postal, con permiso de las amenazadoras nubes, fue un primer acercamiento a la bodega de L’Albagés. A la hora convenida se sirvieron los dos primeros platos de entrantes en la mágica sala de Barricas. En esta atmósfera se degustaron unas sardinas sazonadas y maíz con pimiento de Espelette acompañado de un Cava Reserva Clos Pons Floc. Ya sentados en las mesas como entrante más consistente: higos y pistachos verdes con cebolla acompañado de un caldo de hoja de higuera de l’Albagés. En el primer plato principal se probó un delicioso atún rojo del Mediterráneo con hinojos acompañado de English Breakfast tea. Le siguió una presa ibérica con brotes de lechuga. Para rematar la faena por todo lo alto y como sorpresa para todos los comensales: melocotón y cuajada con unas virutas de la exquisita y codiciada trufa blanca de Alba, de las primeras de esta temporada que normalmente se recolecta en otoño en la zona italiana del Piamonte. Durante la velada acompañaron los diferentes vinos del Celler: Serie 800, Roc Nu, Alges, Roc de Foc, Sisquella y Jan Petit.

www.bloghedonista.com

Atún rojo del Mediterráneo. Fotografía de José María Toro

www.bloghedonista.com

Presa ibérica con brotes de lechuga. Fotografía de José María Toro

www.bloghedonista.com

Melocotón y cuajada con láminas de trufa blanca de Alba. Fotografía de José María Toro

Esta empresa que tuvo sus orígenes en la producción de aceite de oliva virgen extra de primera presión en frío a partir de la variedad arbequina, se inició hace ya unos años en la elaboración de vino a partir de viñedos propios y ahora ya con el fin último de lucir la etiqueta de orgánicos.

© 2016 José María Toro. All rights reserved.

Ross Gibbens en el Celler Clos Pons

Cada vez hay más sinergias entre los bodegueros y los cocineros. Evidentemente uno no se entiende sin el otro, son como un matrimonio indisoluble condenado a entenderse hasta el fin de los tiempos. Estábamos acostumbrados a continuas visitas y presentaciones de las bodegas en los restaurantes y ahora cada vez es más frecuentes las actividades de cocineros que montan experiencias pop up con improvisados fogones dentro de las grandes bodegas de vinos, y la que tenemos a la vuelta de la esquina es la presencia del chef Ross Gibbens en el Celler Clos Pons, de la DO Costers del Segre, durante los próximos 23 y 24 de Septiembre.

www.bloghedonista.com

Chef Ross Gibbens. Fotografía gentileza de Lamaga Comunica

Ross Gibbens posee una reputada y dilatada experiencia en restaurantes condecorados por  la famosa guía francesa de tapas rojas en Gran Bretaña. En Londres ha cocinado en Launceston Place actualmente una estrella Michelin, Dabbous con una estrella, The Square con 2 estrellas Michelin, The Vineyard en Newbury dentro del homónimo hotel perteneciente a la exclusiva asociación Relais & Châteaux y auténtico templo de los vinos californianos, o Le Manoir aux Quat’ Saisons en Oxford con 2 estrellas. Actualmente es el Chef ejecutivo de The Bezalu Ingredient Co. especializada en la comercialización de productos mediterráneos.

www.bloghedonista.com

Plato de Ross Gibbens. Fotografía gentileza de Lamaga Comunica

En formato pop up, durante 2 jornadas, se podrá disfrutar de la cocina del mencionado chef que se define a sí mismo como un cocinero de productos de proximidad en cada momento, sin florituras gratuitas, dejando que la materia prima exprese todo lo que lleva dentro. Si a esto le sumamos su experiencia aquirida a lo largo de los años y por tanto sus toques personales será una experiencia culinaria para grabar en nuestra memoria poética y más hedonista. 

Por su parte el Celler Clos Pons se estrena con Ross Gibbens en una novedosa programación Gastro Pop Up Experience que promete muy interesantes visitas esporádicas de primeros espadas de la cocina nacional e internacional.

www.bloghedonista.com

Vinos del Celler Clos Pons. Fotografía gentileza de Lamaga Comunica

Los vinos seleccionados de la bodega estarán a la altura de los platos como Serie 800, Roc Nu, Alges, Roc de Foc, Sisquella y Jan Petit. Su enólogo Martí Magriñá, uno de los primeros titulados por la Universitat Rovira i Virgili y todo un referente en el mundo vinícola español después de trabajar en grandes bodegas españolas y extranjeras, busca sacar la máxima expresión a la tierra que los acoge en l’Albagés, Lleida.

www.bloghedonista.com

Viñas Clos Pons. Fotografía gentileza de Lamaga Comunica

Precio: 90€ por comensal, que incluye un menú secreto degustación de 6 platos y postre que Ross Gibbens elaborará en exclusiva para esta Pop Up. Hay la opción de comprar el ticket Pack Romántico (250€) que incluye el cubierto para dos y una noche de hotel con desayuno incluído.

Compra de tickets en Time Out

© 2016 José María Toro. All rights reserved.

«El Bar» Barcelona

«El Bar» Barcelona C/ Calabria, 118 Barcelona 08015 Teléfono 934 260 382

Paredes alicatadas de baldosas con temática periodística que invitan a la lectura reposada de sus noticias impresas y que reproducen las hojas del diario barcelonés de tirada nacional La Vanguardia, con crónicas de épocas pretéritas que se publicaron en su momento, listas para consultar los números premiados en la lotería nacional del sorteo celebrado en febrero de 1976, programación de las dos cadenas de televisión que se podían visualizar en la época -¡los de aquella generación sobrevivimos sin ningún trauma posterior por tener sólo VHF y UHF, las dos únicas bandas del espectro electromagnético existente en aquél entonces!- y anuncios decimonónicos de enfermedades causadas por una doble moral. Casi se puede oler en los azulejos ese aroma intenso y característico de la tipografía que desprendían los antiguos rotativos y en especial los de la edición vespertina de los periódicos que se vendían por la tarde en los quioscos, con el papel todavía caliente y la tinta húmeda y fresca de recién salida de la imprenta. Noticias sorprendentes de una época en que la tiranía de la inmediatez actual no existía y todas tenían su proceso desde el momento de lo ocurrido hasta que llegaba al lector final. Un tiempo que iba más despacio y no estábamos saturados y bombardeados por una ingente cantidad de información. Un período donde las horas corrían más despacio que ahora y donde dominaba el blanco y negro.

Libros de gastronomía comparten espacio en la barra con los botes de olivas, latas de conservas y bandejas de tapas preparadas para ser degustadas. Con un horario amplio, desde las 10 horas de la mañana hasta que el día se acaba, permite disfrutar de los diferentes momentos gastronómicos de una jornada: el desayuno más ligero con un auténtico cruasán de mantequilla y una buena taza de café o té, el contundente almuerzo de cuchillo y tenedor, el deseado aperitivo y por supuesto de las horas habituales de comida y cena. Una selección variada de quesos afinados para disfrutar en cualquier instante acompañado de alguna de las referencias de vinos nacionales e internacionales. La carta está compuesta por tapas clásicas, las atrevidas y los platos, graciosamente llamados, de resistencia. Dos profesionales al frente: en los fogones el chef Brian Matic,que procedía del restaurante Saüc, y el sommelier Sergi Giménez con experiencia en el restaurante Colibrí. Dos expertos, cada uno en su materia, que buscan que los parroquianos habituales y los que por sus mesas se dejan caer, sientan las sensaciones y el cuidado por el detalle, que es el leitmotiv de este «bar» revolucionario.

bloghedonista.com

Mini coca de escalivada con ventresca y ajo negro

Un buen comienzo para disfrutones, para olvidarnos de laureles innecesarios y recuperar ese trozo de buen pan untado con tomate y aceite de oliva virgen extra -de primera presión en frío obviamente- para recordarnos sabores y aromas ya casi olvidados y como forma de engatusar al estómago en la espera del primer plato: un pan de coca con tomate de Cal Mossén. Para seguir con la muy buena interpretación de la mini coca de escalivada con ventresca acompañado del fermentado ajo negro de propiedades casi milagrosas para la salud. Ravioli de gamba con salsa ponzu de textura crujiente y ligeramente ácido en su interior para armonizar con la salada gamba. Original y particular presentación de la ensaladilla rusa de la casa: a la clásica versión le añaden finísimas láminas de atún con un toque de ahumado. Deliciosos mejillones en escabeche. Vibrante vieira con praliné de macadamia y panceta. Hasta este punto armonizado con una copa de Riesling, que con sus notas frescas y ácidas nos ayuda a limpiar la boca después de cada bocado.

bloghedonista.com

Vieira con praliné de macadamia y panceta

Con la tanda de platos más contundentes, un cambio de tercio en el vino hacia un mencía, puro perfume de flores, para acompañarlo con el arroz  mar y montaña con almejas y un curry de culto, elaborado con la variedad carnaroli de grano pequeño y muy blanco cultivado por la familia Rondolino bajo la marca Acquerello. Seleccionada pieza de secreto ibérico – de Ibéricos Maldonado como no podía ser de otra manera- acompañado de su inseparable puré de patata y ají amarillo para dar continuidad cromática al plato y contrastar con el sabor picante de este ingrediente tan importe en la gastronomía peruana.

bloghedonista.com

Surtido de quesos afinados. Foto gentileza de «El Bar»

Antesala del apartado dulce y que siempre me hace salivar -como el perro de Pavlolv- es oír el tintineo cimbreante del carrito de los quesos artesanos seleccionados por la casa. Una costumbre habitual en el país de la bota y en la de los galos pero que aquí no acaba de consolidarse y que yo personalmente reivindico esta causa. Muchas veces sacrifico mi final goloso por un buen elenco de derivados lácteos bien afinados -para evitar salir rodando del restaurante mayormente-. Ennoviado con un acertadisimo vino dulce muy glicérido, un verdejo con botritis, con los siguientes quesos: un vaca Tou de Til.lers de Sort (Lleida), uno de cabra con pimentón de Ávila «Luna roja» de Elvira García, un soberbio Comté de 18 meses, siguiendo con otro compatriota francés, un trozo de époisses au marc, de doble crema de vaca. Para finalizar, un triunfante azul de vaca Fourme d’Ambert.

bloghedonista.com

Cremoso de chocolate con cardamomo y pistacho

Para terminar – ¡con ovación en pie de este festival gastronómico!- el cremoso de chocolate escoltado por cardamomo y pistacho.

Precio medio 25 euros. Excelente relación calidad-precio.

Como homenaje a este «bar» agitador gastronómico la BSO de este post es: Revolution (Make a change) de Wally López feat. Goran Kay

A %d blogueros les gusta esto: