Fin de Semana Cidiano

Catedral de Burgos

Catedral de Burgos

Titiriteros, malabaristas, bufones, vocingleros y también el clero; trovadores cantando a las bellas damas; hombres armados dispuestos a desenvainar su mortal acero, y guerreros de ordenes militares con sus blusones identificativos se pasean por las calles del centro histórico de Burgos. Estamos en el medievo. Hemos retrocedido en el tiempo. Pasar por el Arco de Santa María es entrar en la máquina del tiempo. Un billete de ida a una época pretérita para lo cual la ciudad se transforma por completo para dar el máximo realismo a la escenificación. 

Arco de Santa María

Arco de Santa María

Durante el primer fin de semana de Octubre, la capital castellana recupera su pasado, siendo el protagonista indiscutible Rodrigo Díaz de Vivar, reviviendo ese momento histórico en el cual vivió El Cid. La leyenda del guerrero invicto, conocido y temido en toda Europa, inspiró el más importante cantar de gesta de la literatura española, el “Cantar de mio Cid”.

Monumento a El Cid

Monumento a El Cid

Actividades programadas para todos los públicos durante todo el fin de semana: desfile de la comitiva acompañando al Cid en su entrada a Burgos, el imprescindible pregón, reproducción de escenas lúdicas medievales como los torneos a caballo, tiro al arco y otros juegos. Un mercado medieval bien surtido de dulces y alimentos de primera necesidad. Escenas cotidianas representando los trabajos manuales de la época (herrería y talla de madera, pizarra, soplado de vidrio, esparto y mimbre). La pequeña y sórdida muestra de los instrumentos de tortura usados en la Edad Media pone los pelos de punta y un escalofrío corre por el espinazo solo de pensar en la pobre gente que lo sufrió. El teatro llenó sus butacas durante el fin de semana con la obra “Camino del Destierro”, la representación escénica del momento más duro del Cid cuando tuvo que marchar hacia Valencia expulsado por su Rey, y la no menos cargada de dramatismo “Jura de Santa Gadea y marcha hacia el destierro”. Teatro de calle con los cirujanos barberos recorriendo el mercado ofreciendo remedios insólitos, o los médicos de la peste tan solicitados en ese tiempo, y no podía faltar la temible Santa Inquisición viendo herejes debajo de las piedras (del mercado, claro). La ofrenda floral y entrega de armas sobre la tumba del Cid dió por finalizada la Santa Misa concelebrada en el Altar Mayor de la Catedral. 

Caballero de la Edad Media

Caballero de la Edad Media

Caballeros preparados para los juegos medievales

Caballeros preparados para los juegos medievales

Parada de dulces en el mercado medieval

Parada de dulces en el mercado medieval

Para espíritus elevados, la vida del Cid, con sus curiosidades, hechos y dichos fue el leitmotiv de la conferencia del Dr. Jesús Berzosa; el doctor Alfonso Boix expuso su teoría sobre “El Cantar de Mio Cid y las leyendas europeas”. La ponencia “El Cid en Valencia” corrió a cargo del profesor de historia José Francisco Ballester-Olmos. El documental sobre “El Cid llega a Burgos de la mano de Bienvenido Mr. Heston” fue todo un tributo a esa película épica protagonizada por Charlton Heston y Sofía Loren con 3 nominaciones a los Oscar. Concierto de Música Medieval por el grupo Aldebarán usando reproducciones de instrumentos del medievo. No podía faltar la lectura del “Cantar del Mio Cid”. 

Las armas de los soldados del medievo

Las armas de los soldados del medievo

Instrumento musical de la Edad Media

Instrumento musical de la Edad Media

El Museo de la Evolución Humana (MEF) fue el escenario para realizar las actividades infantiles con sus talleres de “confecciona tu propia túnica de caballero medieval”, “construcción de títeres” así como un concierto didáctico de música para los más pequeños.

Más detalles en Fin de Semana Cidiano

Información práctica de Burgos:

Hoteles

Hotel Rice Bulevar  C/ Bonifacio Zamora, 1 b 09001 Burgos. Práctico hotel próximo al centro de la ciudad, de excelente relación calidad precio. Las habitaciones de la planta 11 gozan de unas vistas impagables a la Catedral de Burgos. 

Hotel Rice Palacio de los Blasones  C/ Fernán González, 10 09003 Burgos. Situado en el centro histórico de la ciudad burgalesa se encuentra este emblemático edificio que otrora fue casona y palacio de la noble familia Rodríguez de Salamanca y Gil Delgado, condes de Berberana. Magnífica restauración de este palacio que le ha devuelto el brillo que tuvo.

Restaurante:

Hotel Rice Palacio de los Blasones C/ Fernán González, 10 09003 Burgos. Todo un referente en la ciudad de Burgos. Elegante comedor principal con techo de cristal que permite ver el cielo estrellado. Ofrecen menú típico burgalés, de degustación y el ejecutivo.

De tapas:

Las tapas y pinchos apetecen a todas horas, y una de las calles dónde hay más concentración de bares es en la de San Lorenzo o de Los Herreros, conocida popularmente de esta última manera porque antiguamente este gremio ocupó este lugar. Locales clásicos como Los Herreros o La Amarilla a los que se han unido La Quinta del Monje o Cuchillo de Palo.

Qué ver:

La Catedral de Burgos, Museo de la Evolución Humana y Atapuerca, Museo de Burgos, el majestuoso Arco de Santa María, Plaza Mayor, Real Monasterio de las Huelgas y la Cartuja de Miraflores.

Qué comprar:

Delicatessen Ojeda de la Calle Vitoria, 5, tienda especializada en productos gourmet, con la imprescindible morcilla de Burgos como producto estrella, junto con su adictivo queso mantecoso o cualquiera de sus dulces expuestos en las vitrinas también son tentadoras opciones para comprar.

Librería de viajes Sedano en Paseo del Espolón, 6 Empresa familiar que desde 1941 está especializada libros de viajes y de naturaleza.

Botería Hijos de Valentín Domingo C/ San Cosme, 15 bajos. Desde 1870 se dedican a la fabricación de botas de vino. Cuatro generaciones dedicadas a este oficio.

© 2017 José María Toro. All rights reserved.

 

 

Cata de vinos de Tinto Figuero en Idyllica

El espacio Idyllica, situado en la Rambla del Prat número 11 del popular barrio barcelonés de Gracia,  es un pequeño mundo en el que se dan cabida piezas maestras vinícolas tanto nacionales como internacionales, así como gastronomía para llevar de alta calidad a través de su Ibicum, e incluso los más distinguidos menajes para vestir las mesas más elegantes.

Con este tipo de referencias, no es de extrañar que fuera el lugar idóneo para la presentación y cata de los fabulosos vinos Tinto Figuero de Viñedos y Bodegas García Figuero S.L. Para ello, el 14 de marzo, se personó Antonio García Figuero, hijo del incansable José María García fundador de la Bodega. Oriundo de La Horra (Burgos) José María se propuso hacer con su uva tempranillo, que plantaba y cuidaba desde la infancia con el espíritu de sus abuelos y que posteriormente se vendía desde 1968 a bodegas de renombre de la región, su propio vino hasta que en el 2001 tuvo su propia bodega.

Cata de vinos de Tinto Figuero en Idyllica

Cata de vinos de Tinto Figuero en Idyllica

Situada a unos 800 metros sobre el nivel del mar, La Horra presenta un clima mediterráneo «continentalizado», con inviernos extensos y fríos (-16°C) y veranos cortos, secos y de altas temperaturas (40°C), con una baja pluviometría y un suelo sedimentario compuesto principalmente por arcilla, limo, arena y grava. Estos factores, junto con un cuidado cultivo tradicional y una vendimia manual, hacen que el resultado sea una uva sana, fuerte y elegante, madre de unos vinos de potente personalidad.

Según palabras de José María: «Queremos que nuestra bodega y los vinos que salgan de ella sean un reflejo de la experiencia de generaciones, de trabajo y tenacidad». Es por ello que un buen saber unido a unas viñas excepcionales y de las que un tercio son viñas viejas con más de 60 años, Viñedos y Bodegas García Figuero presenta Tinto Figuero como estandarte y uno de los mejores representantes de una D.O. como es la poderosa Ribera del Duero.

Vinos de la cata de Tinto Figuero

Vinos de la cata de Tinto Figuero. Fotografía de Aarón González

Los vinos presentados por Antonio fueron:

Figuero 4 (2015): procedente de uvas de viñedos con una edad media de 20 años, ofrece un intenso color rojo cereza picota y unos aromas propios de frutos rojos frescos como el arándano o la frambuesa, a la vez que presenta toques de tostados, pimienta negra e incluso vainilla. Se trata de un caldo fácilmente entendible, sencillo y agradable que hace de la frescura su manera de ser, que invita a seguir bebiendo y a ser disfrutado por sí solo.

Figuero 12 (2014): Siendo ésta una añada excepcional, Figuero 12 nace de viñas con 40 años a sus espaldas para ofrecer una finura y un equilibrio ideal para acompañar buenas comidas. Igual que su hermano menor, ofrece a la vista un color rojo cereza picota aunque va perdiendo los azules del anterior. De nariz compleja e intensa, une a los frutos rojos las violetas, conviviendo con toques de café, chocolate y madera. En boca se presenta como un seductor nato, goloso, redondo y amplio.

Viñas Viejas (2013): Primer vino de autor de la cata, sus viñas sexagenarias nacen de complejas tierras de arcilla, grava y arena. Los tonos granates ofrecen bellos reflejos que, unidos a unos aromas intensos entre los que destacan los de fruta, mora y grosella negra, sobre ligeros toques especiados y partículas de cuero, hacen de este tinto un paradigma de la elegancia próxima a la de un excelso perfume. Su paso en boca es estructurado y equilibrado. Como anécdota, el 2013 fue una añada dura en Ribera, y gracias al instinto vinicultor de José María fue salvada gracias a que decidió vendimiar con celeridad en septiembre. Al poco tiempo empezaría a llover.

Figuero 15 (2012): Reserva procedente de cepas de más de 60 años. Transmite recuerdos de tierra, de suelo invernal, con sus frutos negros y especias como el clavo o la pimienta, aunque también se perciben notas de cacao y regaliz. En boca presenta amplitud y carnosidad con taninos aterciopelados.  Ideal para carnes viejas y grasas, destila tradición en cada gota.

Milagros (2013): De producción limitada y con un valor emocional añadido, puesto que adquiere el nombre de la esposa de José María, este vino obtenido de uvas cuyas viñas tienen más de 60 años, es la delicadeza embotellada. A la vista, no solo no deja de perder ese bello color rojo picota de sus familiares, sino que lo intensifica. Aromáticamente complejo y elegante, se perfuma con frutos rojos, yogurt de fruta y notas de toffee, dulce de leche y violeta. Su personalidad, impresionante, produce multitud de sensaciones en boca. Si se quiere guardar un vino para años, éste tiene que ser Milagros.

Tinus (2009): El Señor de Figuero sin duda alguna. Mil litros obtenidos de una selección de uva de viñedos de unos 90 años y destinados a una producción muy limitada o «simplemente» a llevar al afortunado a soñar con paseos entre las viñas de Malasmañanas y Acos, viñedos de origen, y a disfrutar de la Ribera. Con una capa muy alta, pierde todos los azules que se podían encontrar en los anteriores pero manteniendo la intensidad del rojo picota. En nariz predomina la fruta madura confitada con toques de torrefacto, especias como la canela e incienso, mientras que en la fase gustativa se confirman la intensidad, potencia y madurez esperadas. Un vino sedoso con un equilibrio perfecto y causante de una satisfacción prolongada.

Esta amena sesión finalizó con Antonio poniendo el broche de oro con una divertida cata a ciegas, en la que los paladares femeninos estuvieron más acertados al descubrir al misterioso protagonista, un Figuero 12 (2011).

Tinto Figuero, unos vinos cuidados, mimados desde su origen y a tener muy en cuenta.

Más información:

Tinto Figuero

Idyllica

© 2017 Aarón González. All rights reserved.

Ruta de buñuelos de Cuaresma por Barcelona (2014). Segunda parada: Oriol Balaguer

Después de la teórica dieta austera y abstinente de comer carne hoy viernes de Cuaresma, es de agradecer alegrar nuestra merienda de media tarde con un dulce placer gastronómico como son los buñuelos propios de este tiempo litúrgico cristiano. En este goloso peregrinaje por las diferentes pastelerías de Barcelona busco las interpretaciones particulares que  aporta cada pastelero. También es interesante apreciar los matices después de un año como es el caso de Oriol Balaguer que repito visita y post en este cuaderno de bitácora virtual.

De las especialidades degustadas el primero ha sido el de viento: esponjoso, ligero y liviano de un sabor delicado y sutil.

IMG_20140314_163304 (1)

La segunda degustación le ha tocado el turno a los brunyols (buñuelos) de l’Empordà con su peculiar aroma y sabor anisado de la matalahúva.

IMG_20140314_163939

Ambos los he maridado con el licor Tizona del Cid de elaboración monacal por los Padres Cistercienses del Real Monasterio de San Pedro de Cardoña (Burgos). Se prepara con más de 30 hierbas aromáticas y semillas exóticas que se maceran durante 15 días en barricas de madera, todo ello sabiamente mezclado según una fórmula secreta guardada celosamente en el más estricto silencio de esta Orden Religiosa como si de un voto penitencial se tratase.

BSO de este post: el tema Counting Stars de la banda estadounidense de Colorado One Republic.

A %d blogueros les gusta esto: