Fin de Semana Cidiano

Catedral de Burgos

Cat­e­dral de Burgos

Titiriteros, mal­abaris­tas, bufones, voc­in­gleros y tam­bién el clero; trovadores can­tan­do a las bel­las damas; hom­bres arma­dos dis­puestos a desen­vainar su mor­tal acero, y guer­reros de ordenes mil­itares con sus blu­sones iden­ti­fica­tivos se pasean por las calles del cen­tro históri­co de Bur­gos. Esta­mos en el medie­vo. Hemos retro­ce­di­do en el tiem­po. Pasar por el Arco de San­ta María es entrar en la máquina del tiem­po. Un bil­lete de ida a una época pretéri­ta para lo cual la ciu­dad se trans­for­ma por com­ple­to para dar el máx­i­mo real­is­mo a la escenificación. 

Arco de Santa María

Arco de San­ta María

Durante el primer fin de sem­ana de Octubre, la cap­i­tal castel­lana recu­pera su pasa­do, sien­do el pro­tag­o­nista indis­cutible Rodri­go Díaz de Vivar, revivien­do ese momen­to históri­co en el cual vivió El Cid. La leyen­da del guer­rero invic­to, cono­ci­do y temi­do en toda Europa, inspiró el más impor­tante can­tar de ges­ta de la lit­er­atu­ra españo­la, el “Can­tar de mio Cid”.

Monumento a El Cid

Mon­u­men­to a El Cid

Activi­dades pro­gra­madas para todos los públi­cos durante todo el fin de sem­ana: des­file de la comi­ti­va acom­pañan­do al Cid en su entra­da a Bur­gos, el impre­scindible pregón, repro­duc­ción de esce­nas lúdi­cas medievales como los tor­neos a cabal­lo, tiro al arco y otros jue­gos. Un mer­ca­do medieval bien sur­tido de dul­ces y ali­men­tos de primera necesi­dad. Esce­nas cotid­i­anas rep­re­sen­tan­do los tra­ba­jos man­uales de la época (her­rería y tal­la de madera, pizarra, sopla­do de vidrio, espar­to y mim­bre). La pequeña y sór­di­da mues­tra de los instru­men­tos de tor­tu­ra usa­dos en la Edad Media pone los pelos de pun­ta y un escalofrío corre por el espina­zo solo de pen­sar en la pobre gente que lo sufrió. El teatro llenó sus buta­cas durante el fin de sem­ana con la obra “Camino del Destier­ro”, la rep­re­sentación escéni­ca del momen­to más duro del Cid cuan­do tuvo que mar­char hacia Valen­cia expul­sa­do por su Rey, y la no menos car­ga­da de drama­tismo “Jura de San­ta Gadea y mar­cha hacia el destier­ro”. Teatro de calle con los ciru­janos bar­beros recor­rien­do el mer­ca­do ofre­cien­do reme­dios insól­i­tos, o los médi­cos de la peste tan solic­i­ta­dos en ese tiem­po, y no podía fal­tar la temi­ble San­ta Inquisi­ción vien­do here­jes deba­jo de las piedras (del mer­ca­do, claro). La ofren­da flo­ral y entre­ga de armas sobre la tum­ba del Cid dió por final­iza­da la San­ta Misa con­cel­e­bra­da en el Altar May­or de la Catedral. 

Caballero de la Edad Media

Caballero de la Edad Media

Caballeros preparados para los juegos medievales

Caballeros prepara­dos para los jue­gos medievales

Parada de dulces en el mercado medieval

Para­da de dul­ces en el mer­ca­do medieval

Para espíri­tus ele­va­dos, la vida del Cid, con sus curiosi­dades, hechos y dichos fue el leit­mo­tiv de la con­fer­en­cia del Dr. Jesús Berzosa; el doc­tor Alfon­so Boix expu­so su teoría sobre “El Can­tar de Mio Cid y las leyen­das euro­peas”. La ponen­cia “El Cid en Valen­cia” cor­rió a car­go del pro­fe­sor de his­to­ria José Fran­cis­co Ballester-Olmos. El doc­u­men­tal sobre “El Cid lle­ga a Bur­gos de la mano de Bien­venido Mr. Hes­ton” fue todo un trib­u­to a esa pelícu­la épi­ca pro­tag­on­i­za­da por Charl­ton Hes­ton y Sofía Loren con 3 nom­i­na­ciones a los Oscar. Concier­to de Músi­ca Medieval por el grupo Alde­barán usan­do repro­duc­ciones de instru­men­tos del medie­vo. No podía fal­tar la lec­tura del “Can­tar del Mio Cid”. 

Las armas de los soldados del medievo

Las armas de los sol­da­dos del medievo

Instrumento musical de la Edad Media

Instru­men­to musi­cal de la Edad Media

El Museo de la Evolu­ción Humana (MEF) fue el esce­nario para realizar las activi­dades infan­tiles con sus talleres de “con­fec­ciona tu propia túni­ca de caballero medieval”, “con­struc­ción de títeres” así como un concier­to didác­ti­co de músi­ca para los más pequeños.

Más detalles en Fin de Sem­ana Cidiano

Infor­ma­ción prác­ti­ca de Bur­gos:

Hote­les

Hotel Rice Bule­var  C/ Boni­fa­cio Zamo­ra, 1 b 09001 Bur­gos. Prác­ti­co hotel próx­i­mo al cen­tro de la ciu­dad, de exce­lente relación cal­i­dad pre­cio. Las habita­ciones de la plan­ta 11 gozan de unas vis­tas impagables a la Cat­e­dral de Bur­gos. 

Hotel Rice Pala­cio de los Bla­sones  C/ Fer­nán González, 10 09003 Bur­gos. Situ­a­do en el cen­tro históri­co de la ciu­dad bur­gale­sa se encuen­tra este emblemáti­co edi­fi­cio que otro­ra fue casona y pala­cio de la noble famil­ia Rodríguez de Sala­man­ca y Gil Del­ga­do, con­des de Berber­ana. Mag­ní­fi­ca restau­ración de este pala­cio que le ha devuel­to el bril­lo que tuvo.

Restau­rante:

Hotel Rice Pala­cio de los Bla­sones C/ Fer­nán González, 10 09003 Bur­gos. Todo un ref­er­ente en la ciu­dad de Bur­gos. Ele­gante come­dor prin­ci­pal con techo de cristal que per­mite ver el cielo estrel­la­do. Ofre­cen menú típi­co bur­galés, de degustación y el ejecutivo.

De tapas:

Las tapas y pin­chos apete­cen a todas horas, y una de las calles dónde hay más con­cen­tración de bares es en la de San Loren­zo o de Los Her­reros, cono­ci­da pop­u­lar­mente de esta últi­ma man­era porque antigua­mente este gremio ocupó este lugar. Locales clási­cos como Los Her­reros o La Amar­il­la a los que se han unido La Quin­ta del Mon­je o Cuchil­lo de Palo.

Qué ver:

La Cat­e­dral de Bur­gos, Museo de la Evolu­ción Humana y Ata­puer­ca, Museo de Bur­gos, el majes­tu­oso Arco de San­ta María, Plaza May­or, Real Monas­te­rio de las Huel­gas y la Car­tu­ja de Miraflores.

Qué com­prar:

Del­i­catessen Oje­da de la Calle Vito­ria, 5, tien­da espe­cial­iza­da en pro­duc­tos gourmet, con la impre­scindible mor­cil­la de Bur­gos como pro­duc­to estrel­la, jun­to con su adic­ti­vo que­so man­te­coso o cualquiera de sus dul­ces expuestos en las vit­ri­nas tam­bién son ten­ta­do­ras opciones para comprar.

Libr­ería de via­jes Sedano en Paseo del Espolón, 6 Empre­sa famil­iar que des­de 1941 está espe­cial­iza­da libros de via­jes y de naturaleza.

Botería Hijos de Valen­tín Domin­go C/ San Cosme, 15 bajos. Des­de 1870 se ded­i­can a la fab­ri­cación de botas de vino. Cua­tro gen­era­ciones ded­i­cadas a este oficio.

© 2017 José María Toro. All rights reserved.

 

 

2 responses

  1. 😉

    Gra­cias

    ¡Qué ten­gas un buen día! Un saludo, 

    ENERGY SUPPORT Events Man­ag­er empresaenergysupport@gmail.com @energysupport🌍 #ener­gy­sup­port­bcn Gra­cias | Grà­cies | Thanks | Gra­zie | Mer­ci | Dank | 感謝 | спасибо | 谢谢 | תודה | شكرا |

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: