Anuncios

Luang Prabang: en cuerpo y alma

Confieso mi ignorancia sin vergüenza alguna. No había oído hablar de Luang Prabang hasta que decidí visitar el sudeste asiático. Ese día, hace unos meses, hice lo que todos, acudir a San Google con fe y devoción: por favor, desde tu inmensidad absoluta, muéstrame los lugares más bellos de Asia. Y allí, en la pantalla, compartiendo podium con otras ciudades más conocidas, se me rebeló la pequeña y encantadora Luang Prabang en el corazón de Laos.

Guía Camboya Laos

Guía Camboya Laos

 

Luang Prabang es uno de los centros religiosos más importantes de Asia. Más de cincuenta templos o “wats” jalonan sus mágicas callecitas plagadas de terrazas y galerías de arte al más puro estilo francés que recuerdan su pasado colonial. Un paisaje único, Patrimonio de la Humanidad, que mezcla el naranja de las túnicas budistas con el rojo intenso del vino de Burdeos. Aquí, en este enclave amable y sosegado, lo tienes todo: puedes meditar, hacer yoga, recibir clases de cocina asiática y disfrutar de una copa nocturna o un delicioso croissant ¿Quién ha dicho que es contradictorio? Además, los monjes también comen helados.

Monje comprando un helado

Monje comprando un helado

 

Unos de los atractivos de la ciudad es la ceremonia de entrega de limosnas en la que los monjes reciben arroz y otros alimentos de los fieles. Es un ritual típico de muchos países budistas pero que en este espacio plagado de templos maravillosos, cobra una fuerza especial. Minutos antes de las seis de la mañana, los monjes, la mayoría niños, salen de sus lugares de oración y recorren en hilera las callejuelas de Luang Prabang. Merece la pena levantarse temprano para ver la ceremonia, pero siempre desde el máximo respeto, entendiendo la religiosidad del acto y sin meterse en medio para sacar fotos. Ya hay bastantes en internet. Los monjes lo agradecerán y regresarán en silencio a sus “wats” para continuar la jornada. Tú puedes volver a tu hotel o aprovechar para ver el amanecer desde el río Mekong: el alma líquida del sudeste asiático. Cuatro mil trescientos kilómetros de vida atravesando seis países.

Río Mekong

Río Mekong

 

Otro de los puntos fuertes de Luang Prabang es su colorido mercadillo nocturno. Centenares de puestos escrupolosamente ordenados recorren la avenida principal de la ciudad. Los artesanos y vendedores exponen sus sedas, cerámicas o bordados sin atosigar a los visitantes. Es lo que tiene Luang Prabang: esa calma brillante que lo impregna todo. Junto al mercadillo central, en el extremo sur, huele a comida local. Arroz glutinoso, verduras y carne especiada. Ceviche de pescado, bambú y papaya. Dulce y picante. Sabores laosianos por un par de euros. Y todo ello junto a una Beerlao, la mítica y aromática cerveza del país.

Mercado

Mercado nocturno de Luang Prabang

 

En las afueras de la ciudad, más allá de los ríos Mekong y Nam Khan se suceden las aldeas y los templos. Cascadas, bosques y pájaros iluminan el paisaje. Todo está donde tiene que estar. Todo es lo que tiene que ser. Al abandonar Luang Prabang, después de varios días respirando sus rincones, muchas sensaciones en la retina, el paladar, el oído y el corazón. Si hay que elegir, me quedo con tres: el dorado de las estatuas de Buda, el sonido del silencio en sus decenas de templos y la sonrisa amable de los laosianos. Allí te esperan. En cuerpo y alma.

Buda

Estatua de Buda en el jardín de uno de los templos

 

Un desayuno con un buen café: Le Cafe Ban Vat Sene. Una clase de yoga y un té: Utopía. Una cena con vistas al mercado: Indigo House. Una copa de vino francés: Tangor.

© 2018 Noemi Martin. All rights reserved.

 

                     

Anuncios

Bao Bao Sants

bao bao

Bao Confuccio

Después de la gran aceptación del Bao Bao Gòtic en el Carrer n’Aglá, 4, junto a la Plaça Reial, que desde el pasado julio de este año está abierto, sus socios Fabrizzio Massali y Erlin James junto con el chef de alta cocina Thang Pam se decidieron abrir este octubre su segundo local en el barrio de Sants, inspirado en el street food asiático.

El bao, el bocadillo de origen asiático, que ya es trendy  en icónicas plazas creadoras de tendencias como Londres y Berlín, se está consolidando en nuestro país en general, y en particular en la Ciudad Condal. La idea de sus creadores es introducir también otros platos de la cocina de ese gran continente por descubrir gastronómicamente que es Asia.

Este tipo de pan, el bao, se elabora al vapor y tiene su origen en China. De forma ovalada para envolver el relleno y que puede ser de productos de aquellas latitudes, de otras más internacionales e incluso de otros más innovadores.

En el elenco de baos se ofrecen 5 tipos: vegetariano con tofu, con pollo, con cerdo, con ternera y con calamares. También hay los baos fritos acompañados de yuca. 

En el apartado de bebidas: la cerveza vietnamita Saigon, la Heineken de tirador, la Cruzcampo GR y la Radler. Además habrá servicio de coctelería que será todo un plus para el local.

Su concepto innovador en el barrio de Sants junto con unos precios muy democráticos, un servicio atento y amable, unido a un espacio cómodo habilitado tanto para ir en familia, en pareja, con amigos o en grupo, además de ser dog friendly, hará las delicias de todos los vecinos de esta popular barriada y de otros que hasta allí se quieran acercar.

© 2016 José María Toro. All rights reserved.

 

 

Qatar International Food Festival 2016

Del 22 y hasta el próximo 28 de Marzo de 2016, Doha, la capital de Catar,  con “C”según la grafía recomendada en Ortografía de la lengua española, o Qatar, la que usaré en este escrito, según la nomenclatura oficial de la ONU, celebra la séptima edición del certamen gastronómico Qatar International Food Festival (QIFF) bajo el lema “Una faceta distinta de la comida“.

Este pequeño estado árabe ubicado en el oeste de Asia y que ocupa la pequeña península homónima, mediante su oficina de turismo, Qatar Tourism Authority, y la mejor aerolínea del mundo, Qatar Airways, organizan esta exposición anual para mostrar la cocina qatarí de la mano de sus mejores chefs locales, internacionales y de cocineros de China como país invitado. El objetivo es conseguir que la capital qatarí se convierta en un destino Premium del turismo ocupando la gastronomía un lugar importante en dicha oferta.

Actividades para todos los gustos como la cena a 45 metros de altura “Dinner in The Sky” no apto para personas con vértigo y que consiste en una degustación de los mismos platos  que se sirven en Business Class de Qatar Airways. “High tea by the Bay” delicioso servicio de té en un escenario único para compartir con amigos. “A Taste of Qatar & China” lo mejor de ambas culturas gastronómicas. “Fine Cuisine at the Park” en el cual los chefs de los hoteles de 5 estrellas ofrecerán degustaciones de sus platos más emblemáticos. Los “Food Trucks” también estarán presentes en esta muestra. “Street Fare” ocupará el Paseo Marítimo de Doha con una oferta gastronómica que seguro satisfacerá a todos los gustos. También la posibilidad de vivir una increíble experiencia de comer en los tradicionales barcos de madera qatarís, “Dinner on a Dhow“, en la bahía de Doha mientras se disfruta de unas impagables e imperdibles vistas panorámicas del skyline de la capital al anochecer mientras se va apagando la luz del sol y comienzan a iluminarse los edificios. El “BBQ-Donut” que es una manera diferente de disfrutar de una barbacoa en una mesa de restaurante flotante. “The Market” ofrecerá toda una selección de productos gourmets. Y para los que se cuidan la opción más healthier en “Evergreen Organics Café“.

Demostraciones de cocina por prestigiosos chefs locales e internacionals, actividades para los más pequeños con sus personajes favoritos de la televisión nacional y diversos entretenimientos para toda la familia, con final nocturno de llamativos fuegos artificiales cada jornada formarán parte del resto de eventos en el QIFF 2016.

El exito de la pasada edición ha animado a los organizadores a su ampliación de 5 a 7 días y a tres localizaciones de excepción como es el Parque del Museo de Arte Islámico (MIA), el Katara Cultural Village y The Pearl-Qatar.

www.bloghedonista.com

Mashkool con cordero. Cocinado, emplatado y fotografiado por Gemma Toro

Uno de los platos estrella de Qatar es el Mashkool con cordero y como tributo a esta gastronomía os dejo la receta de su preparación:

  • Se lava el arroz basmati y se deja reposar en agua durante una hora con una cucharada de sal.
  • La pieza de cordero se corta en 8. Se lava bien y se hierve en 14 tazas de agua.
  • Retirar la espuma de la superficie.
  • Añadir al cordero la canela, el cardamomo, los clavos y la sal. Continuar la ebullición hasta que el cordero esté prácticamente cocido.
  • Retirar el cordero del agua y hervir el arroz en el mismo agua.
  • Una vez cocido el arroz hay que colarlo.
  • En una sartén grande se calienta aceite de oliva virgen extra y se sofríen las cebollas.
  • Se le añade ajo, jengibre, pimiento verde picante, el cordero y las especias mezclándolo bien.
  • En otra cazuela se calienta media taza de agua y se le añade la cúrcuma molida y el azafrán.
  • Poner una pequeña cantidad de mantequilla en el fondo de la olla. Verter parte del arroz y espolvorear con la mezcla anterior y verterlo sobre el cordero.
  • Añadir el resto de arroz y espolvorear también con la mezcla de agua y especias.
  • Incorporar los tomates al arroz.
  • Poner el arroz en una cazuela tapada y hornearlo durante media hora precalentado a 120ºC.
  • Emplatar el cordero y el arroz con imaginación y a disfrutar del plato.

© 2016 José María Toro. Todos los derechos reservados

A %d blogueros les gusta esto: