Anuncios

Diez años de Corimbo de Bodegas La Horra

La consolidada Bodegas Roda de Haro en La Rioja inició un proyecto de expansión hace ya algún tiempo hasta que encontró en la cercana Ribera del Duero el lugar ideal para seguir creciendo y que fuera acorde con los ideales de la casa riojana: sacar la máxima expresión del terroir a la uva tempranillo. Ese sitio se llamaba La Horra en la provincia de Burgos, en una privilegiada finca de 50 hectáreas, y a escasos 2 kilómetros del centro de esta población burgalesa, entre pinares al sur del Monte de Villalobón. Para lograrlo se aliaron con los hermanos Pedro y Pablo Balbás viticultores de la zona desde varias generaciones atrás.

Con la uva tinta del país como protagonista de la bodega elaboran dos vinos: CORIMBO con viñedos de entre 25 y 30 años de antigüedad y CORIMBO I usando viñas de más de 50 años. Se cultiva siguiendo los patrones que marca el sello de ecológico y con el máximo respeto posible al medio ambiente sin usar abonos químicos, herbicidas ni productos de síntesis.

En bodega se ha rechazado el exceso de barrica, para conseguir ese difícil equilibrio entre fruta y madera que el enólogo responsable tiene que cuidar con mucho esmero, también se ha querido mantener la frescura evitando la sobre maduración y una extracción muy cuidada para favorecer la finura del tanino. Después de 10 años de CORIMBO y vista la positiva evolución y su reconocimiento por los críticos, en el 2013 se aventuraron con un nuevo plan denominado BIOGERM, y que busca recuperar la biodiversidad de la Tinta del País en el entorno de La Horra. ASTRINO es la última aspiración de la bodeguera que busca taninos amables.

CORIMBO de Bodegas La Horra

CORIMBO de Bodegas La Horra

 

Diez años después de que naciera Bodegas La Horra y sus vinos CORIMBO han querido celebrar esta efemérides con una cata muy especial de sus vinos emblemáticos en la barcelonesa Fundación Foto Colectania

CORIMBO puede presumir de ser el único vino español en la carta de vinos a copas del exclusivo hotel The Peninsula Sanghai, poseedor de la mejor carta de vinos de Asia, y considerado el mejor business hotel del mundo. De viñas dentre 25 y 30 años, sale al mercado después de una crianza de 14 meses en barricas de roble francés y americano, de las cuales un 10-15% son barricas nuevas. Se cataron las añadas 2011, 2013 y 2014.

CORIMBO I fue elegido como “Platinum Best In Show” que representa el mejor vino tinto del mundo por encima de 15 libras elaborado con variedades españolas, en el concurso de vinos más prestigioso del mundo el Decanter World Wine Awards 2016. De viñas de más de 50 años y con una crianza de 16 meses en barricas de roble francés y americano de los cuales el 40-50% son nuevas. Se cataron las añadas 2010, 2011, 2012 y 2013.

Bodegas La Horra Camino de Anguix, s/n 09311 La Horra (Burgos) Teléfono 947 613 963

Bodegas Roda Avda. Vizcaya, 5 Barrio de la Estación 26200 Haro (La Rioja) Teléfono 941 312 187

Fundación Foto Colectania Passeig Picasso, 14 08003 Barcelona Teléfono 932 171 626

© 2019 José María Toro. All rights reserved.

Anuncios

Cata de vinos de Tinto Figuero en Idyllica

El espacio Idyllica, situado en la Rambla del Prat número 11 del popular barrio barcelonés de Gracia,  es un pequeño mundo en el que se dan cabida piezas maestras vinícolas tanto nacionales como internacionales, así como gastronomía para llevar de alta calidad a través de su Ibicum, e incluso los más distinguidos menajes para vestir las mesas más elegantes.

Con este tipo de referencias, no es de extrañar que fuera el lugar idóneo para la presentación y cata de los fabulosos vinos Tinto Figuero de Viñedos y Bodegas García Figuero S.L. Para ello, el 14 de marzo, se personó Antonio García Figuero, hijo del incansable José María García fundador de la Bodega. Oriundo de La Horra (Burgos) José María se propuso hacer con su uva tempranillo, que plantaba y cuidaba desde la infancia con el espíritu de sus abuelos y que posteriormente se vendía desde 1968 a bodegas de renombre de la región, su propio vino hasta que en el 2001 tuvo su propia bodega.

Cata de vinos de Tinto Figuero en Idyllica

Cata de vinos de Tinto Figuero en Idyllica

Situada a unos 800 metros sobre el nivel del mar, La Horra presenta un clima mediterráneo «continentalizado», con inviernos extensos y fríos (-16°C) y veranos cortos, secos y de altas temperaturas (40°C), con una baja pluviometría y un suelo sedimentario compuesto principalmente por arcilla, limo, arena y grava. Estos factores, junto con un cuidado cultivo tradicional y una vendimia manual, hacen que el resultado sea una uva sana, fuerte y elegante, madre de unos vinos de potente personalidad.

Según palabras de José María: «Queremos que nuestra bodega y los vinos que salgan de ella sean un reflejo de la experiencia de generaciones, de trabajo y tenacidad». Es por ello que un buen saber unido a unas viñas excepcionales y de las que un tercio son viñas viejas con más de 60 años, Viñedos y Bodegas García Figuero presenta Tinto Figuero como estandarte y uno de los mejores representantes de una D.O. como es la poderosa Ribera del Duero.

Vinos de la cata de Tinto Figuero

Vinos de la cata de Tinto Figuero. Fotografía de Aarón González

Los vinos presentados por Antonio fueron:

Figuero 4 (2015): procedente de uvas de viñedos con una edad media de 20 años, ofrece un intenso color rojo cereza picota y unos aromas propios de frutos rojos frescos como el arándano o la frambuesa, a la vez que presenta toques de tostados, pimienta negra e incluso vainilla. Se trata de un caldo fácilmente entendible, sencillo y agradable que hace de la frescura su manera de ser, que invita a seguir bebiendo y a ser disfrutado por sí solo.

Figuero 12 (2014): Siendo ésta una añada excepcional, Figuero 12 nace de viñas con 40 años a sus espaldas para ofrecer una finura y un equilibrio ideal para acompañar buenas comidas. Igual que su hermano menor, ofrece a la vista un color rojo cereza picota aunque va perdiendo los azules del anterior. De nariz compleja e intensa, une a los frutos rojos las violetas, conviviendo con toques de café, chocolate y madera. En boca se presenta como un seductor nato, goloso, redondo y amplio.

Viñas Viejas (2013): Primer vino de autor de la cata, sus viñas sexagenarias nacen de complejas tierras de arcilla, grava y arena. Los tonos granates ofrecen bellos reflejos que, unidos a unos aromas intensos entre los que destacan los de fruta, mora y grosella negra, sobre ligeros toques especiados y partículas de cuero, hacen de este tinto un paradigma de la elegancia próxima a la de un excelso perfume. Su paso en boca es estructurado y equilibrado. Como anécdota, el 2013 fue una añada dura en Ribera, y gracias al instinto vinicultor de José María fue salvada gracias a que decidió vendimiar con celeridad en septiembre. Al poco tiempo empezaría a llover.

Figuero 15 (2012): Reserva procedente de cepas de más de 60 años. Transmite recuerdos de tierra, de suelo invernal, con sus frutos negros y especias como el clavo o la pimienta, aunque también se perciben notas de cacao y regaliz. En boca presenta amplitud y carnosidad con taninos aterciopelados.  Ideal para carnes viejas y grasas, destila tradición en cada gota.

Milagros (2013): De producción limitada y con un valor emocional añadido, puesto que adquiere el nombre de la esposa de José María, este vino obtenido de uvas cuyas viñas tienen más de 60 años, es la delicadeza embotellada. A la vista, no solo no deja de perder ese bello color rojo picota de sus familiares, sino que lo intensifica. Aromáticamente complejo y elegante, se perfuma con frutos rojos, yogurt de fruta y notas de toffee, dulce de leche y violeta. Su personalidad, impresionante, produce multitud de sensaciones en boca. Si se quiere guardar un vino para años, éste tiene que ser Milagros.

Tinus (2009): El Señor de Figuero sin duda alguna. Mil litros obtenidos de una selección de uva de viñedos de unos 90 años y destinados a una producción muy limitada o «simplemente» a llevar al afortunado a soñar con paseos entre las viñas de Malasmañanas y Acos, viñedos de origen, y a disfrutar de la Ribera. Con una capa muy alta, pierde todos los azules que se podían encontrar en los anteriores pero manteniendo la intensidad del rojo picota. En nariz predomina la fruta madura confitada con toques de torrefacto, especias como la canela e incienso, mientras que en la fase gustativa se confirman la intensidad, potencia y madurez esperadas. Un vino sedoso con un equilibrio perfecto y causante de una satisfacción prolongada.

Esta amena sesión finalizó con Antonio poniendo el broche de oro con una divertida cata a ciegas, en la que los paladares femeninos estuvieron más acertados al descubrir al misterioso protagonista, un Figuero 12 (2011).

Tinto Figuero, unos vinos cuidados, mimados desde su origen y a tener muy en cuenta.

Más información:

Tinto Figuero

Idyllica

© 2017 Aarón González. All rights reserved.

A %d blogueros les gusta esto: