La Torre Bellesguard de Gaudí acoge la primera edición de Eat Gaudí los días 19 y 20 de octubre

 

La Torre Bellesguard, obra arquitectónica de Antoni Gaudí y quizás una de las obras menos conocida de él en la ciudad de Barcelona, será el escenario de la Primera Edición de Eat Gaudí Bellesguard FoodMarket que se celebrará los días 19 y 20 de octubre, tanto en el edificio en sí como los jardines que lo rodean, con el claro objetivo de situar en el mapa geográfico de la Ciudad Condal esta maravillosa casa gaudiana con vistas, creando una oferta cultural y gastronómica a la altura.

IMG_1875

Interior Torre Bellesguard

 

Para inaugurar esta primera edición se buscó un chef de renombre que sirviera de nexo de unión. Investigando se encontró que el propietario que encargó edificar esta casa, Jaume Figueras, lo fue a su vez también de la tienda modernista de las Ramblas donde aún consta «Antigua Casa Figueras» y que desde 1987 está ocupado por el chef pastelero Christian Escribà. De esta manera se cerró el círculo de buscar un nombre de prestigio dentro de la gastronomía para apadrinar esta primera edición de este evento gastronómico cultural.

unnamed-4

Fotografía gentileza de Eat Gaudí

 

Esta casa fue encargada por Jaume Figueras, negociante de harinas y pastas italianas, a su amigo Antoni Gaudí, pidiéndole que construyese (entre 1900 y 1909) una casa con historia, como si fuera un castillo a caballo entre el gótico y el modernismo, hasta tal punto que Gaudí retrocedió a la época de Martín I de Aragón, también llamado Martín I el Humano (por su gran pasión por las Humanidades y los libros) y Martín I el Viejo, cuando ocupó los terrenos de esta casa por problemas respiratorios y estar alejado del centro de la ciudad junto a la montaña de Collserola. De tal manera que le sirvió de argumento para construir esta casa en el estilo neogótico rindiendo homenaje a esa época medieval, con muchos guiños que no pasarán desapercibidos como las baldosas de la pared de la entrada donde están dibujados un león y un gallo representando el escudo de armas de la esposa de Martín el Humano, y otros puestos al día para la época de su construcción como el suelo de cemento Portland rugoso para que sirviera de esterilla y los invitados se limpiaran los pies al entrar en la casa ya que el exterior era y es de tierra.

IMG_1927

Cara de dragón que se puede distinguir en el terrado de la Torre Bellesguard

 

Habrán visitas comentadas a la casa y donde se podrá degustar creaciones de Escribà para descubrir los diferentes espacios que se pueden visitar como el piso conocido como Saló dels Maons donde se organizarán dos comidas y una cena a cargo del televisivo chef Marc Ribas, Toni Cot de Bouquet Experiences, Christian Escribà, la música de Ensemble Concertanti Barcelona (aprovechando la gran acústica del salón) y la gerencia de la Torre Bellesguard para que los comensales que se apunten puedan vivir una experiencia única y memorable, ya que será un viaje en el tiempo en la historia de esta casa desde los íberos  hasta la actualidad, pasando por por la Edad Media, en la que fue sede real y papal, y la época modernista. Se han creado platos según los ingredientes y recetas de cada momento histórico así como unas piezas musicales para una inmersión sensorial en la oferta más exclusiva de Eat Gaudí.  No podía faltar la visita al terrado que tiene forma de dragón, no será fácil descubrirlo sin ayuda, donde la cruz de la torre formará parte de ese juego visual haciendo las veces de cola de este dragón imaginario.

Las actividades gastronómicas se distribuirán en dos espacios donde se acogerán ponencias, catas, talleres y showcookings a cargo de diversos chefs. En una sala del jardín se realizarán experiencias gratuitas en diferentes horarios que serán gratuitas y por orden de llegada. Las antiguas caballerizas ofrecerá una programación de pago para grupos reducidos de 30 personas.

También se realizarán catas de AOVE, caviar, quesos y vinos, así como talleres a cargos de chefs prestigiosos como Ada Parellada del restaurante Semproniana, Xabi Goitkoetxea del restaurante Oria o un talle de coctelería a cargo de Javier de las Muelas.

A lo largo de los jardines se distribuirán las diferentes paradas del mercado gastronómico con ofertas gourmet de diferentes cocinas de todo el mundo así como opciones veganas acorde con las demandas más actuales:

Zona de aperitivos: La Sprtizeria y la barra de ostras de Gouthier.

Cocina Mediterránea: Idyllica vinos y cava. Embutidos Maldonado. AOVE de Pago de los Centenarios. We Cokuu. Paellas de Escata. Cocina italiana de Panzer 8. Pinchos y tapas de L’Escorça. Ceviche de pulpo o pulpo a la brasa de La Pulponeta. TGT Quesos.

Bebidas: Café. Zumos de Flipfood. Cerveza de Estrella Damm. Aguas de San Pellegrino & Acqua Panna. Coctelería.

Cocina norteamericana: Hot dogs de L’Escorça. Hamburguesas.

Cocina latina: Brasa argentina de Bistec. Cocina mexicana de Chida. Cocina venezolana de Cachapera. Empanadas argentinas de La Fábrica.

Cocina asiática: Delhicioso gastronomía de la India. Currys. Kombutxa. Cocina oriental de The Q Street Food. Cocina japonesa de Kafka.

Dulces del mundo: Veritfruit. Sita Brown de trufas y chocolates. Crêpes, Pasteles de Petit Pastís. Helados de Sandro Desii.

Eat Gaudí  Compra de entradas, reserva de actividades y más información. Fechas 19 y 20 de Octubre. En Torre Bellesguard del Carrer Bellesguard, 20 de Barcelona. Horario de 11 a 22:30h. Precio de la entrada 3 euros.

© 2019 José María Toro. All rights reserved

Cata de vinos de Tinto Figuero en Idyllica

El espacio Idyllica, situado en la Rambla del Prat número 11 del popular barrio barcelonés de Gracia,  es un pequeño mundo en el que se dan cabida piezas maestras vinícolas tanto nacionales como internacionales, así como gastronomía para llevar de alta calidad a través de su Ibicum, e incluso los más distinguidos menajes para vestir las mesas más elegantes.

Con este tipo de referencias, no es de extrañar que fuera el lugar idóneo para la presentación y cata de los fabulosos vinos Tinto Figuero de Viñedos y Bodegas García Figuero S.L. Para ello, el 14 de marzo, se personó Antonio García Figuero, hijo del incansable José María García fundador de la Bodega. Oriundo de La Horra (Burgos) José María se propuso hacer con su uva tempranillo, que plantaba y cuidaba desde la infancia con el espíritu de sus abuelos y que posteriormente se vendía desde 1968 a bodegas de renombre de la región, su propio vino hasta que en el 2001 tuvo su propia bodega.

Cata de vinos de Tinto Figuero en Idyllica

Cata de vinos de Tinto Figuero en Idyllica

Situada a unos 800 metros sobre el nivel del mar, La Horra presenta un clima mediterráneo «continentalizado», con inviernos extensos y fríos (-16°C) y veranos cortos, secos y de altas temperaturas (40°C), con una baja pluviometría y un suelo sedimentario compuesto principalmente por arcilla, limo, arena y grava. Estos factores, junto con un cuidado cultivo tradicional y una vendimia manual, hacen que el resultado sea una uva sana, fuerte y elegante, madre de unos vinos de potente personalidad.

Según palabras de José María: «Queremos que nuestra bodega y los vinos que salgan de ella sean un reflejo de la experiencia de generaciones, de trabajo y tenacidad». Es por ello que un buen saber unido a unas viñas excepcionales y de las que un tercio son viñas viejas con más de 60 años, Viñedos y Bodegas García Figuero presenta Tinto Figuero como estandarte y uno de los mejores representantes de una D.O. como es la poderosa Ribera del Duero.

Vinos de la cata de Tinto Figuero

Vinos de la cata de Tinto Figuero. Fotografía de Aarón González

Los vinos presentados por Antonio fueron:

Figuero 4 (2015): procedente de uvas de viñedos con una edad media de 20 años, ofrece un intenso color rojo cereza picota y unos aromas propios de frutos rojos frescos como el arándano o la frambuesa, a la vez que presenta toques de tostados, pimienta negra e incluso vainilla. Se trata de un caldo fácilmente entendible, sencillo y agradable que hace de la frescura su manera de ser, que invita a seguir bebiendo y a ser disfrutado por sí solo.

Figuero 12 (2014): Siendo ésta una añada excepcional, Figuero 12 nace de viñas con 40 años a sus espaldas para ofrecer una finura y un equilibrio ideal para acompañar buenas comidas. Igual que su hermano menor, ofrece a la vista un color rojo cereza picota aunque va perdiendo los azules del anterior. De nariz compleja e intensa, une a los frutos rojos las violetas, conviviendo con toques de café, chocolate y madera. En boca se presenta como un seductor nato, goloso, redondo y amplio.

Viñas Viejas (2013): Primer vino de autor de la cata, sus viñas sexagenarias nacen de complejas tierras de arcilla, grava y arena. Los tonos granates ofrecen bellos reflejos que, unidos a unos aromas intensos entre los que destacan los de fruta, mora y grosella negra, sobre ligeros toques especiados y partículas de cuero, hacen de este tinto un paradigma de la elegancia próxima a la de un excelso perfume. Su paso en boca es estructurado y equilibrado. Como anécdota, el 2013 fue una añada dura en Ribera, y gracias al instinto vinicultor de José María fue salvada gracias a que decidió vendimiar con celeridad en septiembre. Al poco tiempo empezaría a llover.

Figuero 15 (2012): Reserva procedente de cepas de más de 60 años. Transmite recuerdos de tierra, de suelo invernal, con sus frutos negros y especias como el clavo o la pimienta, aunque también se perciben notas de cacao y regaliz. En boca presenta amplitud y carnosidad con taninos aterciopelados.  Ideal para carnes viejas y grasas, destila tradición en cada gota.

Milagros (2013): De producción limitada y con un valor emocional añadido, puesto que adquiere el nombre de la esposa de José María, este vino obtenido de uvas cuyas viñas tienen más de 60 años, es la delicadeza embotellada. A la vista, no solo no deja de perder ese bello color rojo picota de sus familiares, sino que lo intensifica. Aromáticamente complejo y elegante, se perfuma con frutos rojos, yogurt de fruta y notas de toffee, dulce de leche y violeta. Su personalidad, impresionante, produce multitud de sensaciones en boca. Si se quiere guardar un vino para años, éste tiene que ser Milagros.

Tinus (2009): El Señor de Figuero sin duda alguna. Mil litros obtenidos de una selección de uva de viñedos de unos 90 años y destinados a una producción muy limitada o «simplemente» a llevar al afortunado a soñar con paseos entre las viñas de Malasmañanas y Acos, viñedos de origen, y a disfrutar de la Ribera. Con una capa muy alta, pierde todos los azules que se podían encontrar en los anteriores pero manteniendo la intensidad del rojo picota. En nariz predomina la fruta madura confitada con toques de torrefacto, especias como la canela e incienso, mientras que en la fase gustativa se confirman la intensidad, potencia y madurez esperadas. Un vino sedoso con un equilibrio perfecto y causante de una satisfacción prolongada.

Esta amena sesión finalizó con Antonio poniendo el broche de oro con una divertida cata a ciegas, en la que los paladares femeninos estuvieron más acertados al descubrir al misterioso protagonista, un Figuero 12 (2011).

Tinto Figuero, unos vinos cuidados, mimados desde su origen y a tener muy en cuenta.

Más información:

Tinto Figuero

Idyllica

© 2017 Aarón González. All rights reserved.

A %d blogueros les gusta esto: