Juana Madrid la salsa brava más molona (y sin gluten)

¡Sí, es verdad! todos, o casi todos, en algún momento de nuestra vida hemos cantado en algún bar de barrio la canción Lady Madrid, ese himno entre añorante y triste de los chicos de Pereza, Rubén y Leyva, que nos recuerda a esa chica que se fue y con los años seguimos bebiendo los vientos por ella. Y como no podía ser de otra forma, todo los gatos y foráneos, guardamos una amarillenta fotografía suya en nuestra materia gris más poética y romántica, por mucho que vayamos de duro y de rocanrol del heavy, de nuestra particular Lady Madrid, cada uno tiene la suya «la chica corriente más bonita que ninguna» con la Puerta de Alcalá detrás, la misma que «ahí está, viendo pasar el tiempo». Así es también Juana Madrid la salsa brava más molona y sin gluten.

Patatas con la salsa brava Juana Madrid

Patatas con la salsa brava Juana Madrid

 

Con un apellido que nos traslada inmediatamente, y con el mismo ímpetu que el muelle de un resorte, a ese bar de barrio de alguna esquina de la madrileña calle de Alcalá, donde nació nuestra protagonista allá por 1963, entre gritos de los parroquianos y del camarero con tablas y con inmaculada camisa blanca pasando al jefe de barra con galones, la comanda de cañas y bravas. Que no concebimos un bar que mole sin su ración de patatas bravas con su salsa casera. Con el paso de los años, nuestra Juana Madrid sigue siendo original pero ahora, y sin perder su aire más castizo, se ha hecho moderna, y con su pañuelo al cuello es también gluten free porque los tiempos cambian, pero sin perder su esencia, porque antes no se añadía endulzantes ni tampoco lactosa y ahora menos. Juana Madrid es así, es decir, totalmente natural.

En tres variedades de picante identificadas en la etiqueta por las guindillas: una, dos o tres: Una, para los peques de la casa o para los que no soportan el picante, que haberlos haylos. Dos guindillas que sería esa auténtica, la de bar de toda la vida. Para los que van de guays y la palabra miedo no está en su diccionario (y su estómago puede con todo) está la salsa brava con 3 guindillas. Como innovación y para los viajados, curiosos, gourmets y también para el/la hipster gafapasta están las variedades de «Brava Trufa & miel» para acompañar carnes al horno, a la barbacoa o darle ese punto diferente a una pizza, y así pasar por un cocinillas experto delante de tu chico/a preferido/a. La «Brava curry & mango» que nos traslada a la India sin movernos de Madrid, lo mejor de ambos mundos en un bote, y sirve para acompañar mariscos, pollo, cerdo o arroz basmati. Y el último guiño es a otra cultura hermana, México, que de picante sabe y mucho, la «Brava cilantro & chile serrano«, una salsa ¡padrísima! para acompañar tacos, enchiladas, fajitas y por supuesto los nachos con queso. Atención que si después de probar esta última salsa os sale acento mexicano no es consecuencia de la salsa sino de las Coronas que os habéis bebido.

Más información de la Salsa Brava Juana Madrid en su web así como donde encontrarla o para comprar en su tienda online.

Los restaurantes de barrio ganadores de la segunda edición de los Premios Barcelona Restauración han sido Granja Elena, El Tomás de Sarrià, En Ville y el reconomiciento especial a Can Recasens

El Ajuntament de Barcelona creó en el 2018 este premio para reconocer el servicio que prestan los diferentes restaurantes de la Ciudad Condal y su contribución como eje vertebrador a formar barrio alrededor de ellos.

II Premis Barcelona Restauració

II Premis Barcelona Restauració

 

Los premios están clasificados en 3 categorías y aspirando diez restaurantes en cada una de ellas, uno por cada distrito barcelonés, de tal manera que el conjunto de finalistas representaban un total de 30 restaurantes barceloneses.

Los premios han estado separados por «Calidad Gastronómica«, «Integración en el barrio» y «Local notorio o innovador«. Para la edición de este año se ha añadido la categoría de «Reconocimiento especial«.

Los ganadores y los finalistas en cada categoría han sido los siguientes:

  • En «Calidad Gastronómica» se ha valorado el recorrido gastronómico, y el vencedor ha sido un clásico casi escondido en el Passeig de la Zona Franca, Granja Elena del distrito de Sants-Montjuïc. El resto de finalistas han sido los siguientes restaurantes: Robadora (Ciutat Vella), Agust Gastrobar (Eixample), Rabbar (Les Corts), Vivanda (Sarrià-Sant Gervasi) Roig Robí (Gràcia), Bar Restaurant Ginés (Horta-Guinardó), L’Hostalet (Nou Barris), El Palomo Cojo (Sant Andreu) y Els Pescadors (Sant Martí).
Granja Elena

Granja Elena

 

  • En «Integración en el barrio» se ha evaluado la identificación del restaurante con el entorno y en este caso el campeón ha sido el mítico El Tomás de Sarrià del distrito de Sarrià-Sant Gervasi. Los finalistas han sido: L’Òstia Barceloneta (Ciutat Vella), Casa Dorita (Eixample), Petit Montjuïc (Sants-Montjuïc) L’Escopinya i el cuco (Les Corts), La Pepita (Gràcia), Las Delicias del Carmelo (Horta-Guinardó), La Forquilla (Nou Barris), Can Pere Tapes (Sant Andreu), Can Recasens (Sant Martí)
El Tomás de Sarrià

El Tomás de Sarrià

 

  • En «Local notorio o innovador» se ha apreciado el local singular o su trayectoria histórica, y triunfador ha sido el restaurante En Ville 100% sin gluten de Ciutat Vella. Los finalistas que han competido por este título han sido: Artte (Eixample), La Porca (Sants-Montjuïc), Metric Market (Les Corts), Bodega Pàdua (Sarrià-Sant Gervasi), Garden Pizza by Rafa Panatieri (Gràcia), Marticoffee (Horta-Guinardó), Bar La Cholita (Nou Barris), Medina (Sant Andreu), La Clotenca (Sant Martí)
En Ville

En Ville

 

  • El reconocimiento especial ha sido para Can Recasens del distrito de Sant Martí por su larga trayectoria de 113 años.
Can Recasens

Can Recasens

 

El jurado estuvo formado por diferentes personalidades del ámbito político y privado de reconocido prestigio.

© 2019 José María Toro. All rights reserved.

 

Levél Veggie Bistro

Después de los consabidos y cíclicos atracones de la Navidad, como sino hubiera un mañana, y ahora con los remordimientos taladrando nuestra materia gris, y para nada nuestra materia grasa, es el momento más oportuno para cambiar nuestros hábitos y encontrar un mundo gastronómico nuevo, el vegano, dónde se puede disfrutar de sabores, colores y aromas pero en versión healthy.

Justo enfrente del madrileño Parque del Retiro abrió sus puertas en junio del 2016, Levél Veggie Bistro con su oferta gastronómica rompedora, que triunfa en otras latitudes, no como una moda pasajera sino como una opción que ha venido para quedarse entre nosotros formando parte de un estilo de vida saludable.

vegano, veganismo, crudivegano

Fotografía gentileza de Levél Veggie Bistro

Las propuestas de este restaurante son dos: veganas, por tanto sin  materia prima de origen animal, junto con preparaciones crudiveganas que consisten en preparar platos que no superen los 41º en su elaboración para no perder propiedades nutricionales. Que nadie se lleve a engaño porque son platos que exigen mucha técnica y elaboraciones complejas con mayores tiempos de preparación como el pan de cebolla que se obtiene tras permancer 26 horas en la deshidratadora, la cual asegura la calidad de los nutrientes y retiene los sabores. Sustituyen la sal común por la beneficiosa agua de mar para hacer panes siguiendo consejos milenarios de origen chino.  El elenco goloso se realiza con endulzantes naturales, como no podía ser de otra forma, ya que el azúcar está vetado. Y por supuesto la mayoría del catálogo de platos son aptos para celíacos.

Los responsables de este proyecto son Fabrizio Gatta, de padre italiano, como jefe de sala, y la húngara Julie Török en la cocina-laboratorio donde sigue investigando para encontrar nuevos sabores y texturas. Como veganos convencidos apuestan por la agricultura orgánica, que cuida y respeta el medio ambiente, para elegir sus productos.

Platos degustados que nada tienen que envidiar a los platos elaborados con proteína animal:

  • Pan de cebolla deshidratada con paté vegetal elaborado con brocoli ecológico, tomates secados al sol y especias.
  • Falafel de 20 horas, que es el tiempo que se tarda en preparar este plato originario de Oriente.
  • Mezze Platter de hummus, caponata siciliana, tzatziki y pan de pita.
  • Hamburguesa Fabrizio veggie: con tomate raf, lechuga batavia, cebolla caramelizada al oporto y suave mostaza acompañada de las imprescindibles patatas rústicas.
  • Lasaña de calabacín, salsa de tomate deshidratado, ricotta y parmesano.
  • Maki en tres sorprendentes variedades con alga nori y falso arroz.
  • Crepe de garbanzos relleno de verduras de temporada.
  •  Veggie Rolls que son láminas deshidratadas con un mix crujiente de verduras y paté forestal.
vegano veganismo veganfood

Paté vegetal. Fotografía gentileza de Levél Veggie Bistro

lasaña vegetal vegano veganismo

Lasaña vegetal. Fotografía gentileza de Levél Veggie Bistro

rolls veggie vegano veganismo

Veggie Rolls. Fotografía gentileza de Levél Veggie Bistro

Final goloso con la Tarta Ramiro de queso sobre base de higos y nueces de Brasil con su coulis de arándanos.

Precio medio 30 euros. Abierto de miércoles a sábado en horario de mediodía y noche. Domingos solo mediodía.

Levél Veggie Bistro Avda. Menéndez Pelayo, 61 Madrid 28009 Teléfono 911 275 752

© 2016 José María Toro. All rights reserved

 

A %d blogueros les gusta esto: