Jean Leon Xarel.lo 2019 de la gama Nativa, es la última incorporación a la bodega que rinde tributo a la historia de su fundador

La bode­ga Jean Leon ha crea­do Nati­va, una nue­va gama de vinos elab­o­ra­da con var­iedades autóc­tonas cata­lanas,. Esta colec­ción se estre­na con Jean Leon Xarel.lo 2019, un mono­va­ri­etal de la uva que le da nom­bre, y que sin duda es la que mejor rep­re­sen­ta el carác­ter del Penedès, para con­seguir un vino fres­co y joven pero con mucho aro­ma, todo un trib­u­to a la tier­ra que eligió su fun­dador en los años sesen­ta del siglo XX para elab­o­rar su pro­pio vino.

JEAN LEON_Xarel.lo_2019_Gama Nativa

Fotografía gen­tileza de Jean Leon

 

Nota de cata

  • visu­al: col­or amar­il­lo bril­lante con ribete verdoso.
  • nar­iz: aro­mas cítri­cos, de hino­jo y nuez mosca­da para dejar sen­tir de fon­do a fru­ta blanca.
  • boca: su ele­gante acidez nos da fres­cu­ra en toda la boca. Por su cri­an­za en lías finas nos apor­ta un final suave y endulza­do por el vol­u­men y la untosidad.

Mari­da­je

Este vino de pro­duc­ción ecológ­i­ca cer­ti­fi­ca­da está pen­sa­do para acom­pañar ensal­adas, “xató”, arro­ces, ver­duras asadas, que­sos, carnes blan­cas y platos orientales.

Eti­que­ta

Botel­la de col­or verde con eti­que­ta seri­grafi­a­da de 4 bal­dosas cata­lanas, donde están rep­re­sen­tadas en las esquinas motivos veg­e­tales y en el cen­tro de cada una de ella, una estrel­la de 8 pun­tas que rep­re­sen­ta a la rosa de los vien­tos con sus cua­tro rum­bos lat­erales. Viene a rep­re­sen­tar la impor­tan­cia de la fuerza del dios Eolo y la cli­ma­tología para la viti­cul­tura. Este azule­jo está fecha­do entre los sig­los XVII y XIX, coin­ci­di­en­do en el tiem­po con la expan­sión del viñe­do y la com­er­cial­ización de los vinos en el Penedès.

La his­to­ria de Jean Leon

Una his­to­ria emo­cio­nante y de pelícu­la, la de Jean Leon, un vision­ario de su tiem­po, hecho a sí mis­mo, y todo un ejem­p­lo de lucha con­tinúa ante la adver­si­dad, que como ave fénix se lev­anta­ba de sus propias cenizas, y que con­fir­ma que el sueño amer­i­cano se cumple. Una exis­ten­cia que bien se podría incluir en el catál­o­go de “Vidas ejem­plares” para leer y aprender.

Jean Leon, o mejor dicho, Ángel Ceferi­no Car­rión, así es como lo bau­ti­zaron en San­tander en 1928, cono­ció des­de muy pequeño la trage­dia y el ten­er que rein­ven­tarse con­tin­u­a­mente. Su ciu­dad de nacimien­to que­ma­da por un desvas­ta­dor incen­dio, la dramáti­ca muerte de su padre y de su her­mano may­or cuan­do ape­nas tenía 13 años, la hui­da a Fran­cia para evi­tar su incor­po­ración al ser­vi­cio mil­i­tar oblig­a­to­rio, sien­do declar­a­do prófu­go en nue­stro país. Sus 7 inten­tos fal­li­dos de mar­charse de Fran­cia como polizón en bar­co direc­ción Guatemala, y cuan­do lo con­sigue a la octa­va vez el bar­co no lle­ga a ese país cen­troamer­i­cano sino a Esta­dos Unidos. Escon­di­do por el bar­co lo aca­ba des­cubrien­do un marinero negro que le da de com­er y además le enseña pal­abras en inglés, con­vir­tién­dose en su ángel de la guar­da durante toda la trav­es­ía. Una vez en la ciu­dad de los ras­ca­cie­los entra a tra­ba­jar como fre­gaplatos en el bar de un pari­ente de su padre, tra­ba­ja pluriem­plea­do como taxista con la licen­cia 3055 (número que dará nom­bre a uno de sus renom­bra­dos vinos), una vez le roban su doc­u­mentación aprovecha y decide inscribirse en USA con el nom­bre de Jus­to Ramón León, y que más tarde lo con­vir­tió en Jean Leon . Un cúmu­lo de vicisi­tudes más y por fin una alien­ación de plan­e­tas, una de esas con­jun­ciones mág­i­cas que hay que aprovechar sí o sí, hizo que su des­ti­no cam­biara de ter­cio y conociera a Sina­tra, y a James Dean con quién se aso­ció para abrir un restau­rante has­ta que el acci­dente de coche truncó la car­rera del actor pro­tag­o­nista de la pelícu­la Al este del Edén. Final­mente se decidió a abrir La Scala por su cuen­ta. Muy bue­na coci­na ital­iana, mucha dis­cre­ción, y una bue­na bode­ga de vinos lo con­vir­tió en el epi­cen­tro de Hol­ly­wood, el lugar donde ver y ser vis­to, donde todas las estrel­las de la época querían ir a cenar.

Pero para un restau­rante de cam­panil­las como el suyo falta­ba ten­er su pro­pio vino, y en esta labor se puso en 1962 has­ta que encon­tró en el Penedès 150 hec­táreas dónde susti­tuyó las cepas autóc­tonas y les injertó var­iedades de caber­net sauvi­gnon, caber­net franc y chardon­nay. En 1963 plan­tó las cepas del viñe­do “La Scala” con el mis­mo nom­bre que su restau­rante cal­i­for­ni­ano. En 1967 le llegó el turno a las cepas de chardon­nay en el viñe­do denom­i­na­do “Vinya Gigi”, y en 1968 plan­tó en la “Vinya Le Havre”. En 1969 llegó la primera cosecha de caber­net sauvi­gnon en “La Scala” con­vir­tién­dose de esta man­era en la primera cosecha de esta uva en España y que una vez con­ver­tido en reser­va se sirvió ínte­gra­mente en el restau­rante La Scala de San­ta Móni­ca Boule­vard. A par­tir de aquí fue con­sigu­ien­do grandes reconocimien­tos en el mun­do viní­co­la. Otro infor­tu­nio, esta vez de salud, en 1994 con un diag­nós­ti­co de cáncer avan­za­do le vino a agri­ar toda su ale­gría. Con­sciente de su fatal des­ti­no pasó su lega­do a la Famil­ia Tor­res como dig­no seguidor de su filosofía.

Jean Leon en la actualidad

Des­de el 2010 está dirigi­da la bode­ga por Mireia Tor­res y ha con­segui­do que ten­ga el primer reconocimien­to de “Vino de Fin­ca” en el Penedès a 4 de sus vinos. Se tra­ta de la máx­i­ma dis­tin­ción con­ce­di­da por la Gen­er­al­i­tat de Catalun­ya a vinos proce­dentes de un úni­co viñe­do, de un tipo de sue­lo con­cre­to y micro­cli­ma para con­seguir la máx­i­ma expre­sión. Todos los vinos tienen la cer­ti­fi­cación de orgáni­cos des­de el año 2012. Actual­mente expor­tan a 40 países.

Más infor­ma­ción en la web de Jean Leon y para com­prar este vino en la tien­da online sin gas­tos de envío has­ta el próx­i­mo 29 de mar­zo de 2020 intro­ducien­do el códi­go ENVIOGRATIS

© 2020 José María Toro. All rights reserved

Experiencias enogastronómicas en Catalunya para foodies. La comarca de la Selva.

Gra­cias al incon­formis­mo de una juven­tud que no se rige por el statu quo de las nor­mas estable­ci­das y que se resiste a aban­donar su lugar de ori­gen, se ha pro­te­gi­do un paisaje libre de tor­res metáli­cas de más de 60 met­ros para trans­portar alta ten­sión y que hubiera dibu­ja­do un esce­nario poco bucóli­co y sí muy eléc­tri­co. Antic­i­pa­dos a su tiem­po se opusieron frontal­mente a esas feas estruc­turas de 60 met­ros y a ese zumbido per­tubador de la músi­ca nat­ur­al de la fau­na del lugar, de pájaros y otras especies ani­males que con sus sonidos son la mejor BSO de cada paisaje. Se tra­ta de la comar­ca cata­lana de la Sel­va.

Masía de Can Moragues

Masía de Can Moragues

 

Esta con­cien­ciación provocó en esta zona un movimien­to de recu­peración de una agri­cul­tura y una ganadería casi per­di­da, la de nue­stros abue­los, con cul­tivos ecológi­cos y biod­inámi­cos: cuer­no de vaca, seguir el rit­mo de la luna, mín­i­ma o nula inter­ven­ción quími­ca, etc. Ese miedo y descon­fi­an­za al otro que durante tan­to tiem­po nos ha blo­quea­do y par­al­iza­do (prefer­íamos lo de fuera antes que de nue­stro veci­no de la puer­ta de al lado) ha ido desa­pare­cien­do gra­cias a ese men­saje tan explíc­i­to como con­tes­tario a la vez: “Pien­sa glob­al, actúa local” y de esta man­era ha cre­ci­do una gran deman­da del medio rur­al. El sigu­iente com­pro­miso ha venido de los cocineros que han rescata­do rec­etas tradi­cionales y pro­duc­tos muy locales que tienen todo el sabor y per­son­al­i­dad del ter­ri­to­rio y evi­tan­do su errad­i­cación. Los bodegueros han apor­ta­do tam­bién su gran­i­to con la sal­vación de uvas ances­trales casi olvi­dadas, que sola­mente conocían los más viejos del lugar y a veces ni eso. Los con­sum­i­dores finales, agentes sociales activos de esta cade­na económi­ca, esta­mos en ello y la comu­ni­cación es vital para dar­lo a cono­cer, para saber qué se está hacien­do a esca­sos kilómet­ros de donde vivi­mos o para ten­er­lo en cuen­ta en la próx­i­ma escapa­da de un fin de sem­ana largo o de unas vaca­ciones para inda­gar más en ese ter­ri­to­rio que ofrece un amplio aban­i­co de posi­bil­i­dades cul­tur­ales, gas­tronómi­cas, enológ­i­cas y de ocio. Todo un mun­do por des­cubrir y que nos enrique­cerá. Tan­to y tan cer­ca.

Mermeladas y conservas de Can Moragues

Mer­me­ladas y con­ser­vas de Can Moragues

 

Can Mor­agues es el resul­ta­do de ese inco­formis­mo-con­cien­ciación, y donde otro­ra había una desan­ge­la­da masía con los días con­ta­dos para caerse por su esta­do ruinoso, hoy se encuen­tra una pre­ciosa masía que comien­za a pare­cer y a con­seguir el esplen­dor de lo que un día fue. Gra­cias a la Fun­dació Emys que tra­ba­ja por la con­ser­vación de la nat­u­raleza, espe­cial­mente de las zonas húmedas y de la tor­tu­ga de lago, y la unión con la Fun­dació Astres que vela por pro­mover una agri­cul­tura de alto val­or y de prox­im­i­dad ofre­cien­do opor­tu­nidades a colec­tivos vul­ner­a­bles se pudo sal­var esta masía que es parte de nues­tra pat­ri­mo­nio históri­co. El primer obje­ti­vo que vió la luz fueron las “Mer­me­ladas y Con­ser­vas de Can Mor­agues”, pos­te­ri­or­mente se creó la tien­da ecológ­i­ca con degustación “El Rebost de Can Mor­agues”. Actual­mente ofrece mul­ti­tud de activi­dades, algu­nas gra­tu­itas y otras con una sim­bóli­ca aportación, sobre temas vari­a­dos pero siem­pre vin­cu­la­dos a la nat­u­raleza y a la sosteni­bil­i­dad, como “el agua y los sis­temas de riego”, “cur­so de jabones nat­u­rales”, “reconocimien­to y prepara­dos con plan­tas med­i­c­i­nales y comestibles sil­vestres”, “aquí no se tira nada” o sobre “la ratafía” el licor mac­er­a­do en aguar­di­ente a par­tir de nue­ces tier­nas (fru­to impre­scindible en la ratafía cata­lana), hier­bas, fru­tas, espe­cias y así has­ta un cen­te­nar de ele­men­tos para con­ver­tir­lo en un espir­i­tu­oso con un amplio aban­i­co de sen­sa­ciones. La Sober­ana Coop­er­a­ti­va es la encar­ga­da de las catas de ratafías que recu­pera este licor con­sid­er­a­do has­ta hace poco despec­ti­va­mente “de abue­los de pueblo”, por su rus­ti­ci­dad, a ser de rabiosa actu­al­i­dad para su intro­duc­ción en los cócte­les más novedosos.

Vistas desde la Masía de Can Moragues

Vis­tas des­de la Masía de Can Moragues

 

Verduras y frutas ecológicas en Can Moragues

Ver­duras y fru­tas ecológ­i­cas en Can Moragues

 

Cata de ratafía

Cata de ratafía

 

Ser­gi de Meià, pre­mio nacional al cocinero más joven del año 2009 por la Acadèmia Cata­lana de Gas­tronomía, pres­i­dente de la Fun­dació Insti­tut Català de la Cuina y miem­bro del movimien­to inter­na­cional Slow Food que fundó años atrás el ital­iano Car­lo Petri­ni, se ha con­ver­tido en un ref­er­ente de la coci­na ecológ­i­ca, de prox­im­i­dad y estu­dioso de rec­etas tradi­cionales y que comen­zará en breve una nue­va prop­ues­ta de “cenas de desconex­ión”, es decir sin luz y sin móvil (en plan amish) para conec­tar con nosotros mis­mos, con los que nos rodean y espe­cial­mente con los ali­men­tos. Meià fue el cuin­er encar­ga­do de la preparación de la comi­da en la históri­ca masía de Can Mor­agues preparan­do como entrante una apeti­tosa coca de “recap­ta (tor­ta sal­a­da que se elab­o­ra con lámi­nas de ver­duras y tro­zos de buti­far­ra o arenque). Un per­fec­to arroz de Pals con ver­duras y angu­la ahu­ma­da coci­na­da sobre fuego de leña con la com­pli­cación que ello supone. A con­tin­uación un sabroso guiso de tern­era y pol­lo de pagés, y para finalizar unos buñue­los de gar­ban­zos y cre­ma de fre­sas para refres­car y limpiar con su nat­ur­al acidez y aprovechan­do que esta­mos en temporada.

Coca de "recapte"

Coca de “recapte”

 

Arroz de Pals con verduras y angula ahumada

Arroz de Pals con ver­duras y angu­la ahumada

 

Can Mor­agues par­ticipó en la 4ª edi­ción, cel­e­bra­da del fin de sem­ana del 1 y 2 de junio de 2019, de Benvinguts a Pagès (Bien­venidos a Payés) el even­to anu­al coor­ga­ni­za­do por la Gen­er­al­i­tat de Catalun­ya y la Fun­dació Alí­cia, y que con­siste en dos días, en el cual las explota­ciones agrí­co­las y ganaderas de Catalun­ya abren sus puer­tas para que la gente pon­ga cara a ese provee­dor y entien­da como real­iza sus pro­ce­sos, en defin­i­ti­va enten­der la com­ple­ji­dad de cada pro­duc­ción y pon­er­lo en valor.

Más infor­ma­ción en la web de Benvinguts a pagès (en catalán, castel­lano, inglés y francés) dónde encon­trar por comar­cas las explota­ciones a vis­i­tar, así como dónde dormir y com­er. Una gran ini­cia­ti­va para dar a cono­cer el pro­duc­to y el pro­duc­tor así como el paisaje y el territorio.

Más infor­ma­ción de planes y expe­ri­en­cias en la web de Expe­ri­ence Catalun­ya  (en catalán, castel­lano, francés, inglés y alemán)

Can Mor­agues Car­retera de San­ta Colo­ma, km. 21,1 Riu­darenes (Girona) Telé­fono 972 164 957. Más infor­ma­ción de toda la ofer­ta de activi­dades de Can Mor­agues  (en catalán, castel­lano e inglés), así como de la Fun­dació Emys (en catalán, castel­lano e inglés).

© 2019 José María Toro. All rights reserved

Mas la Boella, hotel boutique 5 estrellas y restaurante gastronómico para saborear una experiencia rural chic

Mas la Boel­la es una recu­per­a­da masía del siglo XII, de grandes muros de piedras cen­te­nar­ias y vigas de madera,  y hoy recon­ver­tido en un ele­gante restau­rante hotel bou­tique 5 estrel­las con todo lujo de detalles para esos urban­i­tas del siglo XXI que quieren dis­fru­tar de una escapa­da rur­al chic de desconex­ión y conex­ión con lo ver­dadera­mente importante.

Hotel Restaurant Mas La Boella

Hotel Restau­rant Mas La Boella

 

Situ­a­do a esca­sos 10 kilómet­ros de Tar­rag­o­na bien comu­ni­ca­do por autopista con Barcelona y con el aerop­uer­to de Reus, para con­ver­tir­lo en el cam­pa­men­to base para des­cubrir la Cos­ta Dau­ra­da y todo el pat­ri­mo­nio históri­co romano de la cer­cana Impe­rial Tar­ra­co. Rodea­da de 250 hec­táreas de olivos, de los cuales se extrae el oro líqui­do embotel­la­do con el mis­mo nom­bre, La Boel­la, y que ha sido recono­ci­do con incon­ta­bles pre­mios por su apre­ci­a­do AOVE. El Min­is­te­rio de Agri­cul­tura y Pesca, Ali­mentación y Medio Ambi­ente que le ha con­ce­di­do en los últi­mos años cin­co accésits y un pre­mio al mejor aceite de oli­va de España, en la cat­e­goría de fru­ta­dos maduros. Pro­duc­ción que se elab­o­ra con aceitu­nas arbe­quina (region­al) en su 90%, arbosana (local) en un 15% y koronei­ki (orig­i­nar­ia de Gre­cia) con un 5%.

Mas La Boella

Mas La Boella

 

El hotel bou­tique tam­poco se que­da atrás en reconocimien­tos como los cer­ti­fi­ca­dos de Exce­len­cia Trip Advi­sor y de Hotels Com­bined, jun­to con el Pre­mio Nacional de Hostel­ería con­ce­di­do por la Fed­eración Españo­la de Hostel­ería por su “com­pro­miso con lseguri­dad ali­men­ta­ria”, y el “Cer­ti­fi­ca­do Hotel Gas­tronómi­co” otor­ga­do por la Gen­er­al­i­tat de Catalun­ya a aque­l­los establec­imien­tos que apues­tan por una coci­na de prox­im­i­dad, como es el caso, ya que los pro­duc­tos de km. 0 son el leit­mo­tiv de su restau­rante. Sus 13 suites des­ti­lan mucho encan­to y son para no salir de la habitación, por su exquisi­ta, ser­e­na y ele­gante dec­o­ración, por los ameni­ties de la pres­ti­giosa fir­ma Bul­gari, por la car­ta de almo­hadas y hac­er una bue­na cura de sueño reparador o porque está dota­da de la últi­ma tec­nología para dis­fru­tar de la estancia. Los jar­dines y pisci­na que rodean al edi­fi­cio prin­ci­pal lo con­vierten en un oasis de tran­quil­i­dad para pasar horas leyen­do, con­ver­san­do o sim­ple­mente dis­fru­tan­do de esa escasa y deseea­da hol­gazan­ería de ver pasar las horas que los ital­ianos tan bien definen con su expre­sión dolce far niente. Ser­vi­cios per­son­al­iza­dos para los hués­pedes así como una amplia ofer­ta de activi­dades de ocio y entreten­imien­to para los más activos: tur­is­mo cul­tur­al, gas­tro, eno y oleo tur­is­mo por los alrede­dores, golf y visi­ta a Por­taven­tu­ra y Fer­rari Land.

Comedor del Hotel Restaurant Mas La Boella

Come­dor del Hotel Restau­rant Mas La Boella

 

Cojun­ta­mente con el hotel restau­rante, este resort de Tar­rag­o­na, dispone de otros grandes espa­cios con per­son­al­i­dad propia: La Boel­la Celler Tien­da, donde además de proud­c­tos gourmet, bode­ga y oleote­ca, se hacen catas de AOVE des­de un pun­to de vista muy pedagógi­co para enten­der todo el pro­ce­so y apren­der los difer­entes aro­mas que se pueden apre­ciar en estos AOVE,s pre­mi­um. La Boel­la Molí d’Oli, donde se elab­o­ra el varias veces pre­mi­a­do aceite de oli­va vir­gen extra. La Boel­la Con­ven­tions Resort es el gran cen­tro de con­ven­ciones para empre­sas y lugar de cel­e­bra­ciones de todo tipo, fies­tas famil­iares, bodas, etc.

Rincón del Hotel Restaurant Mas La Boella

Coque­to rin­ción del Hotel Restau­rant Mas La Boella

En el restau­rante, abier­to para todo el públi­co esté o no hospeda­do, se puede dis­fru­tar de la car­ta y de var­ios menús, siem­pre con pro­duc­tos de prox­im­i­dad, de km.0:

  • Mas: de lunes a viernes al mediodía, por 25 euros con posi­bil­i­dad de añadirle un mari­da­je de vinos por 10 euros.
  • Elixir Dora­do: inspi­ra­do en los 3 tipos de aceite vir­gen extra pro­duci­dos en La Boel­la, tiene un pre­cio de 40 euros y se le puede añadir la armo­nización con los vinos por 10 euros más.
  • Degustación: elab­o­ra­do con pro­duc­tos del día, e inspi­ra­dos en la dieta mediter­ránea. Pre­cio 45 euros. Empare­jamien­to de vinos por 15 euros o la opción pre­mi­um de vinos por 25 euros.
Biblioteca del Hotel Restaurant Mas La Boella

Bib­liote­ca del Hotel Restau­rant Mas La Boella

 

Durante la tem­po­ra­da de ver­a­no y aprovechan­do las cál­i­das tem­per­at­uras noc­tur­nas, se puede cenar en la ter­raza con la bóve­da celeste en todo su esplen­dor como úni­co tes­ti­go de esas cenas famil­iares, de ami­gos o románticas.

Platos degus­ta­dos:

  • Aper­i­ti­vo con­sis­tente en albóndi­ga, bacalao con chut­ney de tomate, bom­bón de foie y ver­mut con oli­va y anchoas como man­da la tradi­ción. En una exquisi­ta pre­sentación en difer­entes alturas.
Aperitivos del menú degustación maridado con vinos

Aper­i­ti­vo del menú degustación mari­da­do con vinos

 

  • Deli­cioso y refres­cante salmore­jo con gam­ba. Tan apropi­a­do para la época de calor.
  • Coca de ven­tresca de atún, pura man­te­qui­l­la en la boca, y un exquis­i­to gua­camole, de esos que se tar­dan mucho tiem­po en olvi­dar de lo deli­cioso que esta­ba, y aceite de alba­ha­ca que le da fres­cu­ra al plato.
coca de ventresca

Coca de ven­tresca de atún

 

  • Sober­bio gal­lo de San Pedro con planc­ton y ver­du­ri­tas a la brasa de esas que se comen solas, que no hay que hac­er ningún esfuerzo.
Gallo de San Pedro

Gal­lo de San Pedro

 

  • Del­i­ca­do cochinil­lo con­fi­ta­do y deshue­sa­do con puré par­men­tier y peras al vino.
Cochinillo confitado a baja temperatura

Cochinil­lo con­fi­ta­do a baja temperatura

 

  • Sur­tido de que­sos como prepostre.
Surtido de quesos artesanos

Sur­tido de que­sos artesanos

 

  • Postre de tar­ta de choco­late, hela­do de fru­tos rojos y obu­la­to (oblea trans­par­ente y muy fina, hecha con almidón de pata­ta, orig­i­nario de Japón. Acom­paña­do con una copa de cava Adernats.
Tarta de chocolate y helado de frutos rojos

Tar­ta de choco­late y hela­do de fru­tos rojos

 

La Boel­la Autovía T‑11, sal­i­da 12 43110 Tar­rag­o­na. Telé­fono 977 771 515

AOVE La Boella

AOVE La Boella

 

© 2018 José María Toro. All rights reserved.

 

Hotels amb DO

Comien­za el cur­so esco­lar y un año más el Gre­mi d’Ho­tels de Barcelona acti­va una nue­va edi­ción, y ya vamos por la quin­ta, de “Hotels amb DO”. Des­de el 12 al 18 de Sep­tiem­bre un total de 26 hote­les emblemáti­cos y que tienen his­to­rias que con­tar de la Ciu­dad Con­dal, aco­gen en sus insta­la­ciones difer­entes catas de vinos de las denom­i­na­ciones de ori­gen catalanas.

Por un lado, el Gre­mi d’Ho­tels, y por otro lado, el INCAVI ( Insti­tut Català de la Vinya i el Vi) depen­di­ente de la Gen­er­al­i­tat de Catalun­ya, son los pro­mo­tores de divul­gar la cul­tura del vino en gen­er­al, y de las 12 denom­i­na­ciones de ori­gen cata­lanas en par­tic­u­lar, en hote­les aso­ci­a­dos a la insti­tu­ción que los rep­re­sen­ta. Tam­bién con la clara inten­ción de romper bar­reras entre los lugareños y los hote­les de BCN.

www.bloghedonista.com

Cata de vinos cata­lanes en la pre­sentación del even­to “Hotels amb DO” en el hotel Ohla Eixample.Fotografía de José María Toro

Catas con el obje­ti­vo pedagógi­co de enseñar nociones bási­cas medi­ante 52 sesiones a pre­cios muy ase­quibles de 15 euros por per­sona, donde se podrán degus­tar 6 vinos de prox­im­i­dad en espa­cios úni­cos y con per­son­al­i­dad. Este mis­mo pre­cio lle­va una invitación implíci­ta para la 36ª Mostra de Vins i Caves de Catalun­ya del 22 al 25 de Sep­tiem­bre en el barcelonés Pg. Lluis Com­pa­nys. Sesiones pro­gra­madas para todos los gus­tos, des­de cen­tradas en una denom­i­nación de ori­gen, en los vinos galar­don­a­dos con los pre­mios Vinari 2015, catas de cavas gran reser­va, vinos y cavas que inte­gran la Guia de Vins de Catalun­ya, sobre el pro­celoso mun­do de las copas y des­cubrir cual es la que mejor armo­niza con cada vino de la mano de Riedel Expe­ri­ence, como novedad de este año el mari­da­je de cava y choco­late a car­go del Insti­tut del Cava y Xoco­lates Amatller, y por supuesto la cata de vinos ecológi­cos y biod­inámi­cos según la Guia Vinum Nature. Todas las catas impar­tidas por pro­fe­sion­ales de la Esco­la Supe­ri­or d’Hosta­le­ria de Barcelona (ESHOB), del INCAVI y de los sumilleres de los hoteles.

Para hac­er más atrac­ti­vo el proyec­to y pro­fun­dizar más en el tema se puede adquirir una expe­ri­en­cia com­ple­ta con­sis­tente en la cata del vino y cena pos­te­ri­or en el mis­mo hotel.

www.bloghedonista.com

Mapa geográ­fi­co de las difer­entes DO. catalanas.

Denom­i­na­cions d’Ori­gen de Vi i del Cava: Alel­la, Catalun­ya, Cava, Con­ca de Bar­berà, Costers del Seg­re, Empordà, Montsant, Penedès, Pla de Bages, Pri­o­rat que es la úni­ca DO cata­lana cal­i­fi­ca­da, Tar­rag­o­na y Ter­ra Alta. 

Para com­pra de entradas y más infor­ma­ción sobre las diver­sas activi­dades de los hote­les par­tic­i­pantes en MésQHo­tels

© 2016 José María Toro. All rights reserved.

 

A %d blogueros les gusta esto: