Lloret de Mar recupera su pasado histórico gastronómico bajo el título de la “Cuina dels americanos” con el soporte de la Fundació Alícia

La gas­tronomía es cul­tura, y Lloret de Mar, con­sciente de ese val­or difer­en­cial,  quiere recu­per­ar ese lega­do históri­co culi­nario que dejaron los amer­i­canos, como aquí se llam­a­ban a los indi­anos que fueron a pro­bar suerte a las Améri­c­as. Durante el fin de sem­ana del 14 al 16 de junio de 2019 se cel­e­brará en esta población cata­lana costera la IX Fira dels Amer­i­canos (Feria de los Amer­i­canos) donde se recrea y se hom­e­na­jea a estos veci­nos de Lloret que lo dejaron todo y que volvieron a su tier­ra natal muchos de ellos con un gran pat­ri­mo­nio debido a su acer­ta­do mane­jo en los nego­cios de ultra­mar. Al regre­sar se con­struyeron man­siones seño­ri­ales de esti­lo neo­clási­co, mod­ernista o de esti­lo indefinido y que hoy for­ma parte del pat­ri­mo­nio cul­tur­al de interés turís­ti­co de esta población.

Presentación de la "Cuina dels Americanos"

Pre­sentación de la “Cuina dels Americanos”

 

El año pasa­do Lloret de Mar comen­zó una rev­olu­ción en su tur­is­mo de playa y sol ofre­cien­do una coci­na de la salud en su estrate­gia de posi­cionamien­to en el tur­is­mo de cal­i­dad con una iden­ti­dad gas­tronómi­ca propia. Des­de entonces has­ta aho­ra, Lloret Tur­isme, la Asso­ciació de Bars i Restau­rants de Lloret y el Gre­mi d’Hostaleria de Lloret, han tra­ba­ja­do codo con codo con la Fun­dació Alí­cia,  para recu­per­ar la coci­na de los amer­i­canos, y que for­ma parte de una época de la his­to­ria de Lloret. Esta cuina (coci­na) de los amer­i­canos se ha orga­ni­za­do en un rec­etario de vein­tiún platos que los lugareños y vis­i­tantes podrán sabore­ar en un total de vein­tiséis restau­rantes y hote­les del munici­pio durante el fin de sem­ana del 14 al 16 de junio de 2019.

Remon­tán­donos en la his­to­ria de Lloret, hubo una época en la que tuvo astilleros donde se con­struían bar­cos que via­ja­ban has­ta Améri­ca. Y era en esas naves que zarpa­ban hacia Améri­ca, que rep­re­senta­ba un mun­do nue­vo de opor­tu­nidades, donde jóvenes con ganas de aven­tu­ra, nada que perder y mucho por ganar se enro­laron como marineros o cocineros para pagarse el pasaje, en bus­ca de un por­venir apor­tan­do sus ideas de una vie­ja Europa en una joven Améri­ca. La Fun­dació Alí­cia ha estu­di­a­do las influ­en­cias com­par­tidas y las for­mas de com­er tan­to cata­lanas como de los país­es de acogi­das entre las postrimerías del siglo XVIII, durante todo el siglo XIX y los albores del XX. De ese movimien­to de per­sonas de un lado al otro se ha con­clu­i­do que los Amer­i­canos (indi­anos en otras pobla­ciones) solo fueron men­sajeros de un pat­ri­mo­nio gas­tronómi­co de un con­ti­nente al otro, con mer­caderías que via­ja­ban para allí y otras que venían. Gra­cias a ello ten­emos el choco­late, la pata­ta, el pimien­to o el impre­scindible tomate. Y del via­je de ida ha queda­do para la pos­teri­dad el daiquiri del coctele­ro Con­stan­ti­no Rib­al­aigua “El Con­stante” en su famoso local de La Habana, el Floridi­ta.

Sardinas marinadas con licuado de piña

Sar­di­nas mari­nadas con licua­do de piña. Acom­paña­do de una cre­ma de ron “cre­mat”

 

El rec­etario de la Cuina del Amer­i­canos está escrito a par­tir del rela­to de per­son­ajes de Lloret y se divide en 5 grandes aparta­dos con las con­sigu­ientes rec­etas, y que se podrán degus­tar en los restau­rantes aso­ci­a­dos a la cam­paña turística:

  • La coci­na del bar­co: cre­ma de ron cre­mat,  pol­lo con sal­sa a la cata­lana, tasajo a la amer­i­cana, peixopa­lo a la olla, suquet de sar­di­nas de casco.
  • La coci­na del choco­late: cala­mares rel­lenos, esto­fa­do a la españo­la, lan­gos­ta con sal­sa, pul­pi­tos con chocolate.
  • La coci­na veg­e­tar­i­ana: beren­je­nas con sal­sa, fideos con sal­sa, guisa­do con sam­faina, aji­a­co vegetariano.
  • La coci­na cata­lana en Améri­ca: patatas a la españo­la, pesca­do a la cata­lana, pesca­do habanero asa­do, pol­lo a la habanera.
  • La coci­na amer­i­cana en Catalun­ya: nava­jas indi­anas, plá­tano con vainil­la y cacao, sar­di­nas mari­nadas con licua­do de piña, ali­tas de pavo con sal­sa de cacahuete.

Para com­ple­men­tar la visi­ta a la Fira dels Amer­i­canos así como a sus activi­dades se puede pro­gra­mar con antelación la ruta de los indi­anos en Lloret de Mar: Can Gar­ri­ga (Museu Marí­tim), Pas­seig Jacint Verda­guer, Ajun­ta­ment, Església de Sant Romà, Rec­to­ria, Capel­la del San­tísim Sagra­ment, Can Font, Cemen­tiri Mod­ernista. Para reser­vas de vis­i­tas con­cer­tadas guiadas entrar en la web de Lloret de Mar

Más infor­ma­ción sobre activi­dades durante el fin de sem­ana así como de los restau­rantes aso­ci­a­dos a la cam­paña de la “cuina dels amer­i­canos” en la web de Lloret de Mar

La Fun­dació Alí­cia  es un cen­tro de inves­ti­gación ded­i­ca­do a la inno­vación tec­nológ­i­ca en coci­na, a la mejo­ra de los hábitos ali­men­ta­r­ios y a la val­o­ración del pat­ri­mo­nio gas­tronómi­co. Su nom­bre se debe a la unión de las pal­abras “Ali-mentación” y “cien-cia”.

© 2019 José María Toro. All rights reserved

Experiencias enogastronómicas en Catalunya para foodies. La comarca de la Selva.

Gra­cias al incon­formis­mo de una juven­tud que no se rige por el statu quo de las nor­mas estable­ci­das y que se resiste a aban­donar su lugar de ori­gen, se ha pro­te­gi­do un paisaje libre de tor­res metáli­cas de más de 60 met­ros para trans­portar alta ten­sión y que hubiera dibu­ja­do un esce­nario poco bucóli­co y sí muy eléc­tri­co. Antic­i­pa­dos a su tiem­po se opusieron frontal­mente a esas feas estruc­turas de 60 met­ros y a ese zumbido per­tubador de la músi­ca nat­ur­al de la fau­na del lugar, de pájaros y otras especies ani­males que con sus sonidos son la mejor BSO de cada paisaje. Se tra­ta de la comar­ca cata­lana de la Sel­va.

Masía de Can Moragues

Masía de Can Moragues

 

Esta con­cien­ciación provocó en esta zona un movimien­to de recu­peración de una agri­cul­tura y una ganadería casi per­di­da, la de nue­stros abue­los, con cul­tivos ecológi­cos y biod­inámi­cos: cuer­no de vaca, seguir el rit­mo de la luna, mín­i­ma o nula inter­ven­ción quími­ca, etc. Ese miedo y descon­fi­an­za al otro que durante tan­to tiem­po nos ha blo­quea­do y par­al­iza­do (prefer­íamos lo de fuera antes que de nue­stro veci­no de la puer­ta de al lado) ha ido desa­pare­cien­do gra­cias a ese men­saje tan explíc­i­to como con­tes­tario a la vez: “Pien­sa glob­al, actúa local” y de esta man­era ha cre­ci­do una gran deman­da del medio rur­al. El sigu­iente com­pro­miso ha venido de los cocineros que han rescata­do rec­etas tradi­cionales y pro­duc­tos muy locales que tienen todo el sabor y per­son­al­i­dad del ter­ri­to­rio y evi­tan­do su errad­i­cación. Los bodegueros han apor­ta­do tam­bién su gran­i­to con la sal­vación de uvas ances­trales casi olvi­dadas, que sola­mente conocían los más viejos del lugar y a veces ni eso. Los con­sum­i­dores finales, agentes sociales activos de esta cade­na económi­ca, esta­mos en ello y la comu­ni­cación es vital para dar­lo a cono­cer, para saber qué se está hacien­do a esca­sos kilómet­ros de donde vivi­mos o para ten­er­lo en cuen­ta en la próx­i­ma escapa­da de un fin de sem­ana largo o de unas vaca­ciones para inda­gar más en ese ter­ri­to­rio que ofrece un amplio aban­i­co de posi­bil­i­dades cul­tur­ales, gas­tronómi­cas, enológ­i­cas y de ocio. Todo un mun­do por des­cubrir y que nos enrique­cerá. Tan­to y tan cer­ca.

Mermeladas y conservas de Can Moragues

Mer­me­ladas y con­ser­vas de Can Moragues

 

Can Mor­agues es el resul­ta­do de ese inco­formis­mo-con­cien­ciación, y donde otro­ra había una desan­ge­la­da masía con los días con­ta­dos para caerse por su esta­do ruinoso, hoy se encuen­tra una pre­ciosa masía que comien­za a pare­cer y a con­seguir el esplen­dor de lo que un día fue. Gra­cias a la Fun­dació Emys que tra­ba­ja por la con­ser­vación de la nat­u­raleza, espe­cial­mente de las zonas húmedas y de la tor­tu­ga de lago, y la unión con la Fun­dació Astres que vela por pro­mover una agri­cul­tura de alto val­or y de prox­im­i­dad ofre­cien­do opor­tu­nidades a colec­tivos vul­ner­a­bles se pudo sal­var esta masía que es parte de nues­tra pat­ri­mo­nio históri­co. El primer obje­ti­vo que vió la luz fueron las “Mer­me­ladas y Con­ser­vas de Can Mor­agues”, pos­te­ri­or­mente se creó la tien­da ecológ­i­ca con degustación “El Rebost de Can Mor­agues”. Actual­mente ofrece mul­ti­tud de activi­dades, algu­nas gra­tu­itas y otras con una sim­bóli­ca aportación, sobre temas vari­a­dos pero siem­pre vin­cu­la­dos a la nat­u­raleza y a la sosteni­bil­i­dad, como “el agua y los sis­temas de riego”, “cur­so de jabones nat­u­rales”, “reconocimien­to y prepara­dos con plan­tas med­i­c­i­nales y comestibles sil­vestres”, “aquí no se tira nada” o sobre “la ratafía” el licor mac­er­a­do en aguar­di­ente a par­tir de nue­ces tier­nas (fru­to impre­scindible en la ratafía cata­lana), hier­bas, fru­tas, espe­cias y así has­ta un cen­te­nar de ele­men­tos para con­ver­tir­lo en un espir­i­tu­oso con un amplio aban­i­co de sen­sa­ciones. La Sober­ana Coop­er­a­ti­va es la encar­ga­da de las catas de ratafías que recu­pera este licor con­sid­er­a­do has­ta hace poco despec­ti­va­mente “de abue­los de pueblo”, por su rus­ti­ci­dad, a ser de rabiosa actu­al­i­dad para su intro­duc­ción en los cócte­les más novedosos.

Vistas desde la Masía de Can Moragues

Vis­tas des­de la Masía de Can Moragues

 

Verduras y frutas ecológicas en Can Moragues

Ver­duras y fru­tas ecológ­i­cas en Can Moragues

 

Cata de ratafía

Cata de ratafía

 

Ser­gi de Meià, pre­mio nacional al cocinero más joven del año 2009 por la Acadèmia Cata­lana de Gas­tronomía, pres­i­dente de la Fun­dació Insti­tut Català de la Cuina y miem­bro del movimien­to inter­na­cional Slow Food que fundó años atrás el ital­iano Car­lo Petri­ni, se ha con­ver­tido en un ref­er­ente de la coci­na ecológ­i­ca, de prox­im­i­dad y estu­dioso de rec­etas tradi­cionales y que comen­zará en breve una nue­va prop­ues­ta de “cenas de desconex­ión”, es decir sin luz y sin móvil (en plan amish) para conec­tar con nosotros mis­mos, con los que nos rodean y espe­cial­mente con los ali­men­tos. Meià fue el cuin­er encar­ga­do de la preparación de la comi­da en la históri­ca masía de Can Mor­agues preparan­do como entrante una apeti­tosa coca de “recap­ta (tor­ta sal­a­da que se elab­o­ra con lámi­nas de ver­duras y tro­zos de buti­far­ra o arenque). Un per­fec­to arroz de Pals con ver­duras y angu­la ahu­ma­da coci­na­da sobre fuego de leña con la com­pli­cación que ello supone. A con­tin­uación un sabroso guiso de tern­era y pol­lo de pagés, y para finalizar unos buñue­los de gar­ban­zos y cre­ma de fre­sas para refres­car y limpiar con su nat­ur­al acidez y aprovechan­do que esta­mos en temporada.

Coca de "recapte"

Coca de “recapte”

 

Arroz de Pals con verduras y angula ahumada

Arroz de Pals con ver­duras y angu­la ahumada

 

Can Mor­agues par­ticipó en la 4ª edi­ción, cel­e­bra­da del fin de sem­ana del 1 y 2 de junio de 2019, de Benvinguts a Pagès (Bien­venidos a Payés) el even­to anu­al coor­ga­ni­za­do por la Gen­er­al­i­tat de Catalun­ya y la Fun­dació Alí­cia, y que con­siste en dos días, en el cual las explota­ciones agrí­co­las y ganaderas de Catalun­ya abren sus puer­tas para que la gente pon­ga cara a ese provee­dor y entien­da como real­iza sus pro­ce­sos, en defin­i­ti­va enten­der la com­ple­ji­dad de cada pro­duc­ción y pon­er­lo en valor.

Más infor­ma­ción en la web de Benvinguts a pagès (en catalán, castel­lano, inglés y francés) dónde encon­trar por comar­cas las explota­ciones a vis­i­tar, así como dónde dormir y com­er. Una gran ini­cia­ti­va para dar a cono­cer el pro­duc­to y el pro­duc­tor así como el paisaje y el territorio.

Más infor­ma­ción de planes y expe­ri­en­cias en la web de Expe­ri­ence Catalun­ya  (en catalán, castel­lano, francés, inglés y alemán)

Can Mor­agues Car­retera de San­ta Colo­ma, km. 21,1 Riu­darenes (Girona) Telé­fono 972 164 957. Más infor­ma­ción de toda la ofer­ta de activi­dades de Can Mor­agues  (en catalán, castel­lano e inglés), así como de la Fun­dació Emys (en catalán, castel­lano e inglés).

© 2019 José María Toro. All rights reserved

A %d blogueros les gusta esto: