Lloret de Mar recupera su pasado histórico gastronómico bajo el título de la «Cuina dels americanos» con el soporte de la Fundació Alícia

La gastronomía es cultura, y Lloret de Mar, consciente de ese valor diferencial,  quiere recuperar ese legado histórico culinario que dejaron los americanos, como aquí se llamaban a los indianos que fueron a probar suerte a las Américas. Durante el fin de semana del 14 al 16 de junio de 2019 se celebrará en esta población catalana costera la IX Fira dels Americanos (Feria de los Americanos) donde se recrea y se homenajea a estos vecinos de Lloret que lo dejaron todo y que volvieron a su tierra natal muchos de ellos con un gran patrimonio debido a su acertado manejo en los negocios de ultramar. Al regresar se construyeron mansiones señoriales de estilo neoclásico, modernista o de estilo indefinido y que hoy forma parte del patrimonio cultural de interés turístico de esta población.

Presentación de la "Cuina dels Americanos"

Presentación de la «Cuina dels Americanos»

 

El año pasado Lloret de Mar comenzó una revolución en su turismo de playa y sol ofreciendo una cocina de la salud en su estrategia de posicionamiento en el turismo de calidad con una identidad gastronómica propia. Desde entonces hasta ahora, Lloret Turisme, la Associació de Bars i Restaurants de Lloret y el Gremi d’Hostaleria de Lloret, han trabajado codo con codo con la Fundació Alícia,  para recuperar la cocina de los americanos, y que forma parte de una época de la historia de Lloret. Esta cuina (cocina) de los americanos se ha organizado en un recetario de veintiún platos que los lugareños y visitantes podrán saborear en un total de veintiséis restaurantes y hoteles del municipio durante el fin de semana del 14 al 16 de junio de 2019.

Remontándonos en la historia de Lloret, hubo una época en la que tuvo astilleros donde se construían barcos que viajaban hasta América. Y era en esas naves que zarpaban hacia América, que representaba un mundo nuevo de oportunidades, donde jóvenes con ganas de aventura, nada que perder y mucho por ganar se enrolaron como marineros o cocineros para pagarse el pasaje, en busca de un porvenir aportando sus ideas de una vieja Europa en una joven América. La Fundació Alícia ha estudiado las influencias compartidas y las formas de comer tanto catalanas como de los países de acogidas entre las postrimerías del siglo XVIII, durante todo el siglo XIX y los albores del XX. De ese movimiento de personas de un lado al otro se ha concluido que los Americanos (indianos en otras poblaciones) solo fueron mensajeros de un patrimonio gastronómico de un continente al otro, con mercaderías que viajaban para allí y otras que venían. Gracias a ello tenemos el chocolate, la patata, el pimiento o el imprescindible tomate. Y del viaje de ida ha quedado para la posteridad el daiquiri del coctelero Constantino Ribalaigua «El Constante» en su famoso local de La Habana, el Floridita.

Sardinas marinadas con licuado de piña

Sardinas marinadas con licuado de piña. Acompañado de una crema de ron «cremat»

 

El recetario de la Cuina del Americanos está escrito a partir del relato de personajes de Lloret y se divide en 5 grandes apartados con las consiguientes recetas, y que se podrán degustar en los restaurantes asociados a la campaña turística:

  • La cocina del barco: crema de ron cremat,  pollo con salsa a la catalana, tasajo a la americana, peixopalo a la olla, suquet de sardinas de casco.
  • La cocina del chocolate: calamares rellenos, estofado a la española, langosta con salsa, pulpitos con chocolate.
  • La cocina vegetariana: berenjenas con salsa, fideos con salsa, guisado con samfaina, ajiaco vegetariano.
  • La cocina catalana en América: patatas a la española, pescado a la catalana, pescado habanero asado, pollo a la habanera.
  • La cocina americana en Catalunya: navajas indianas, plátano con vainilla y cacao, sardinas marinadas con licuado de piña, alitas de pavo con salsa de cacahuete.

Para complementar la visita a la Fira dels Americanos así como a sus actividades se puede programar con antelación la ruta de los indianos en Lloret de Mar: Can Garriga (Museu Marítim), Passeig Jacint Verdaguer, Ajuntament, Església de Sant Romà, Rectoria, Capella del Santísim Sagrament, Can Font, Cementiri Modernista. Para reservas de visitas concertadas guiadas entrar en la web de Lloret de Mar

Más información sobre actividades durante el fin de semana así como de los restaurantes asociados a la campaña de la «cuina dels americanos» en la web de Lloret de Mar

La Fundació Alícia  es un centro de investigación dedicado a la innovación tecnológica en cocina, a la mejora de los hábitos alimentarios y a la valoración del patrimonio gastronómico. Su nombre se debe a la unión de las palabras «Ali-mentación» y «cien-cia«.

© 2019 José María Toro. All rights reserved

La Guarida (La Habana, Cuba)

Bienvenid@ a La Guarida.

bloghedonista.com

La Guarida. Fotografía de Noemi Martin

No es una madriguera. Tampoco un escondite para ladrones perdido en la montaña. La Guarida es uno de los “paladares” (restaurantes privados) más célebres de La Habana, un icono del cine cubano y una caverna mítica en la que disfrutar de una cena gloriosa. Cuando viajes a la Llave del Nuevo Mundo, pásate por Concordia 418. Te aseguro que esta cueva única dentro de un palacete en ruinas de más de un siglo pasará a formar parte de tus recuerdos más luminosos.

www.bloghedonista.com

La Guardia. Fotografía de Noemi Martin

Si no has visto fotos del restaurante, bajar del taxi delante de su puerta puede llevarte al pánico momentáneamente. ¿Se supone que en este lugar tan lúgubre han cenado la que fuera reina de nuestro país, políticos y deportistas de todo el mundo, cantantes y actores internacionales? ¿De verdad que aquí han comido Spielberg, Mick Jagger o Coppola? ¡Pero si se está cayendo a trozos! Una vez superado el espanto inicial, vendrán a buscarte y te acompañarán amablemente por unas escaleras de mármol cochambroso con servilletas y trapos de cocina tendidos a los lados como banderas ondeando al viento. Con los ojos abiertos y el cuerpo encogido, en el tercer piso se abrirá ante tu mirada un espacio rebosante de vida, olores increíbles y una entrañable gentileza. ¡»Bienvenido a La Guarida”! Es lo que le dice Diego a David en la famosa película “Fresa y Chocolate”. Sorpresa: estás en medio del caos y rozando el paraíso. ¡Esto es La Habana, hermano!

www.bloghedonista.com

La Guarida. Fotografía de Noemi Martin

El menú de La Guarida es una composición única de sabores tradicionales y emergente modernidad. Podrás elegir, por ejemplo, una lasaña de papaya  y salpicón de mariscos, un paté de conejo con mango y tamarindo o unos tacos de marlín ahumados con perfume de ron como entrantes. Como principal, tienes desde una jugosa langosta con quimbombó, maíz y pimienta a un cochinillo confitado pasando por un delicioso atún en caña de azúcar o tres solomillos con queso azul y chocolate.  El agridulce de las calles de La Habana en estado puro se colará  juguetón en tu boca mientras te acompaña como decoración una imagen de la Virgen, la foto de Pedro Almodóvar junto al dueño del restaurante o los vasos dispares de una vajilla antigua y descolorida. Como no podía ser de otra manera, el postre estrella de la casa es el Fondant fresa y chocolate, una pequeña delicia que recuerda la famosa película que se rodó en 1993 en el palacete. Tres años después, se abriría en este punto de culto para los seguidores del premiadísimo film cubano, uno de los más conocidos templos gastronómicos de la Isla.

www.bloghedonista.com

La Guarida. Fotografía de Noemi Martin

Aunque la carta de vinos no es el punto fuerte de la Guarida –recuerda que Cuba no es tierra de caldos- no te quedarás sin tu copa de vino chileno o español. Si además eres atrevido, puedes apuntarte a un ron Havana Club 15 años o a un fabuloso Santiago de Cuba 25 años. Eso sí, no te olvides de probar el café especial de la casa, tan intenso como la ciudad que te rodea. Y para bajar la comida, ¿qué mejor que un paseo por el Malecón o tomar un daiquiri en el Floridita o en el hotel Ambos Mundos, loa favoritos de Hemingway en la capital?

www.bloghedonista.com

La Guarida. Fotografía de Noemi Martin

Recuerda que si quieres visitar La Guarida, tienes que reservar con bastante antelación. Un e-mail unos días antes, bastará para vivir una experiencia sensorial única cuando aterrices en la Isla. Te recomiendo que pidas una mesita en el balcón para disfrutar de todo el encanto del lugar. Y lleva efectivo porque no admiten tarjeta de crédito. El precio medio sin vino ronda los 30-35 euros por persona.
La Guarida

La BSO de este post, como no podía ser de otra manera, es el tema Chicharrones del fallecido compositor cubano Compay Segundo. Toda una delicia musical.

© 2015 Noemi Martin. Todos los derechos reservados.

A %d blogueros les gusta esto: