La Catalista, Wine Bar & Kitchen, el proyecto personal de bar à vins de la sumiller Erin Nixon y la chef Laila Bazham

A veces (muchas veces) nos empeñamos en seguir un camino, más o menos dirigi­do por nues­tra famil­ia, porque creemos que segu­ra­mente nos apor­tará más seguri­dad económi­ca y financiera que el que nos gri­ta nue­stro yo más sin­cero y que está dese­an­do otro futuro mucho más cre­ati­vo y bohemio, segu­ra­mente no tan estable pero sí que nos repor­tará mucha riqueza espir­i­tu­al y serenidad, además de poder expre­sar todo lo que somos capaces de dar. Así es la his­to­ria de dos mujeres que cam­biaron su prom­ete­dor rum­bo pro­fe­sion­al por un proyec­to de bar à vins en la Ciu­dad Con­dal.

Por un lado, Erin Nixon naci­da en Texas, y que poco podía imag­i­nar en su infan­cia que los der­roteros de la vida la lle­varían a una lejana Barcelona y dejar su con­fort­able tra­ba­jo como con­sul­to­ra en Linkedin para sabore­ar la vida de otra man­era, dejan­do atrás incans­ables via­jes transatlán­ti­cos para reuniones mara­to­ni­anas que al final eran más de lo mis­mo. Un bar de vinos en un desan­ge­la­do e imper­son­al aerop­uer­to norteam­er­i­cano se con­vir­tió en su “momen­to refu­gio”, el más rela­jante de su jor­na­da, donde los bar­mans servían dis­ten­di­dos con humor y sim­patía copas de vino, a veces para olvi­dar y otras para cel­e­brar, mien­tras ella reflex­ion­a­ba sobre los even­tos con­sue­tu­di­nar­ios que acon­tecían en su vida sin con­trol. Aquí vió la luz, y como San Pablo que se cayó del cabal­lo, tomó las rien­das ¡por fin! para pasar de ser un agente pasi­vo a un acti­vo ofre­cien­do su radi­ante y con­ta­giosa sim­patía para los demás com­par­tien­do su sabiduría viní­co­la después de sacarse el pres­ti­gioso títu­lo de WSET que le da reconocimien­to inter­na­cional en el pro­celoso mun­do de los vinos. El sigu­iente paso fue ele­gir donde abrir su espa­cio de feli­ci­dad y el des­ti­no le echó una mano ofre­cién­dole a su mari­do un tra­ba­jo en la Ciu­dad Con­dal. Y este des­ti­no que la tra­jo a Barcelona no la dejó a sus suerte, sino que además la llevó a encon­trar a la otra pro­tag­o­nista de esta his­to­ria de amis­tad a primera vista, enológ­i­ca y gas­tronómi­ca­mente hablando.

La Catalista Wine Bar & Kitchen

La Cata­laista Wine Bar & Kitchen

 

Y por el otro lado, ten­emos a la ya con­sagra­da en los fogones de Barcelona, Laila Bazham del restau­rante Hawk­er 45. Nat­ur­al de Fil­ip­inas con raíces brasileñas y que tam­bién tuvo una vida sim­i­lar a Erin pero en el con­ti­nente asiáti­co. Cre­ció entre fogones, ayu­dan­do al nego­cio famil­iar de cafeterías en Mani­la y Pam­pan­ga. Licen­ci­a­da en Economía, tra­ba­jó en el sec­tor ban­car­io de Mani­la, Dubai y Sin­ga­pur, y en el 2011 decidió ale­jarse de los tediosos análi­sis financieros y bursátiles para comen­zar una nue­va vida pro­fe­sion­al en el restau­rante Nineu de San Sebastián, donde des­cubrió su ver­dadera pasión. De Donos­ti a Sin­ga­pur y su paso por l’Ate­lier de Joël Robu­chon, para volver a San Sebastián donde apren­der más téc­ni­cas en la pres­ti­giosa Basque Culi­nary Cen­ter, y nue­va­mente Sin­ga­pur donde gestó la car­ta de su recono­ci­do Hawk­er 45 de Barcelona. Un Mas­ter en Hos­pi­tal­i­ty por EADA, tres pop ups en el 2015 real­izadas en Garage Beer, Cooc­ció y Barcelona Food Mak­ers den­tro del ciclo Guer­ril­la Din­ing Con­cepts, fueron la ante­sala de su aper­tu­ra en el 2017 de su restau­rante Hawk­er 45. En esta nue­va aven­tu­ra con Erin le per­mite unir gas­tronomía con vino, su otra pasión.

Parés Baltà Cosmic 2018

Parés Baltà Cos­mic 2018

 

Después de este nece­sario preám­bu­lo, como car­ta de pre­sentación de las pro­tag­o­nistas, así como para enten­der toda la his­to­ria que hay detrás de este proyec­to que va mucho más allá de una car­ta de vinos y otra de platos, sino que no se con­cibe un pla­to sin su vino, ni tam­poco al revés. Por eso pro­po­nen 13 mari­da­jes de vinos con sus cor­re­spon­di­entes platos. Una relación biyec­ti­va que diríamos en matemáticas.

Mari­da­jes degustados:

  • Ceviche de atún aka­mi con emul­sión de kim­chi, cre­ma de rábano picante, man­zana y tara­ma (huevas de carpa típi­cas en la coci­nas grie­gas y tur­ca) de adic­ti­vo picante empare­ja­do con Castell d’Age cava 1988. Brut Nature Reser­va. Biodinámico.
Ceviche de atún akami.

Ceviche de atún aka­mi y Castell D’Age Cava 1988 Brut Nature Reserva

 

  • Vieiras salteadas con ensal­a­da de tomate y emul­sión de soja e hino­jo. Ennovi­a­do de Parés Baltà Cos­mic 2018. Los aro­mas cítri­cos de este vino biod­inámi­co del Penedès lo hacen ide­al para acom­pañar a este molusco.
Vieiras salteadas

Vieiras salteadas con Parés Baltà Cos­mic 2018

 

  • Setas de tem­po­ra­da con sal­sa tonat­to, berro y flo­res comestibles. Casa­do con Fores­ta Sumoll 2017. Vino ecológi­co del Massís del Garraf.
Setas de temporada

Setas de temporada

 

  • BBQ Smoked short-ribs en tacos de lechuga con reduc­ción de sal­sa bar­ba­coa al jen­gi­bre y patatas. Acom­paña­do de Vega Aix­alà Viern 2011. Es un tin­to ecológi­co de la DO Con­ca de Barberà.
BBQ Smoked Short-Ribs

BBQ Smoked Short-Ribs

 

  • Épi­ca Tor­ri­ja con hela­do de carame­lo sal­a­do con Mel­vasía de Vere­ma Tar­dana. Un vino dulce ecológi­co que no empala­ga como la torrija.
Torrija con Melvasia de Verema Tardana

Tor­ri­ja con Mel­va­sia de Vere­ma Tardana

 

La Catal­ista Car­rer Carders, 11 08003 Barcelona. Telé­fono 932 683 178. Horario de lunes a jueves des­de las 14 has­ta las 23h. Viernes des­de las 14 has­ta las 24h. Sába­do des­de las 10h has­ta las 24h y domin­gos des­de las 10h has­ta las 16h. Durante el fin de sem­ana el brunch ocu­pa el primer lugar.

© 2019 José María Toro. All rights reserved

 

Leche de Tigre, el restaurante de cocina urbana peruana en el barrio de Gracia de Barcelona

Después de labrarse una bue­nas hojas de ser­vi­cio en difer­entes restau­rantes de gas­tronomía peru­a­na, tres socios inqui­etos orig­i­nar­ios de ese país andi­no han traí­do la mejor coci­na urbana de Perú has­ta el corazón del bar­rio de Gra­cia, unidos por su amor patrio y por colo­car en el lugar que le cor­re­sponde a la gas­tronomía de sus país. Nicky Ramos como chef ejec­u­ti­vo, Alex­is Mas­troka­los  y José Manuel von Bishoff­shausen son los socios respon­s­ables del restau­rante Leche de Tigre. Una coci­na urbana que rep­re­sente todos los sabores que están en Perú, pero que tam­bién recoge influ­en­cias asiáti­cas de Viet­nam o de Fil­ip­inas que se pueden inte­grar ple­na­mente en los platos de la car­ta de Leche de Tigre. Un nom­bre que por sí solo ya te lo deja todo claro, es en sí una declaración de inten­ciones, impre­scindible para la elab­o­ración del pla­to más emblemáti­co de Perú, el ceviche o cebiche (ambas for­mas acep­tadas por la RAE). No se entiende el uno sin el otro, ya que la leche de tigre da vida al ceviche, como adere­zo de inten­so sabor y refres­cante y que ya se ha con­ver­tido en un clási­co pla­to que se encuen­tra fijo en muchos restau­rantes sean o no rep­re­sen­tantes de la cul­tura inca.

Dec­o­ración sin grandes florit­uras, dom­i­na­do por un grafi­to urbano que es otra de las señas de iden­ti­dad del restau­rante y del bar­rio barcelonés que los acoge entre sus estre­chas y laberín­ti­cas calles. Guiños a su ori­gen con sil­las que lle­van impre­sos el sím­bo­lo de los incas. Zona de bar­ra alta con tabu­retes ide­al para com­par­tir con gru­pos de ami­gos y/o famil­ia. Y mesas bajas para una comi­da o cena más formal.

Pro­duc­tos locales y peru­anos para dar­le sen­ti­do a la coci­na que aquí se prac­ti­ca. Siem­pre de tem­po­ra­da y con platos veg­e­tar­i­anos y veg­anos, con ese toque casero. Car­ta cor­ta pero inten­sa, divi­di­da en lech­es de tigre, ceviche, piqueos o tapas como aquí lo lla­mamos, sand­wich, wok y postres.

Platos des­gus­ta­dos con sus cócte­les para maridar.

Cóc­tel Amazóni­co con gin Ama­zon­ian, sake para dar­le un toque Nikkei, pepino, wasabi y Chartreuse.

Cóctel Amazónico

Cóc­tel Amazónico

 

Leche de tigre “lev­an­ta muer­tos” prepara­do con marisco y corv­ina y puré de ají amar­il­lo. Su pun­to cítri­co lo hace muy refres­cante para el verano.

Leche de tigre

Leche de tigre “lev­an­ta muertos”

 

Tira­di­to Tokio que con­siste en pesca azul del día en finas lámi­nas y leche de tigre de tamarindo.

Tiradito Tokio

Tira­di­to Tokio

 

Chichar­rón de Lerín: el clási­co bocadil­lo peru­ano prepara­do en deli­cioso pan francés de la casa, cer­do cru­jiente, boni­a­to y sal­sa criolla.

Chicharrón de Lerín

Chichar­rón de Lerín

 

Cóc­tel con base de pis­co peru­ano infu­sion­a­do con fru­tos rojos, zumo de naran­ja, maracuyá, hibis­co que le da un toque muy fres­co y cítrico.

Cóctel a base de pisco peruano

Cóc­tel a base de pis­co peruano

 

Picarones con hela­do de limón y jen­gi­bre, son buñue­los fritos de boni­a­to y cal­abaza con miel de chan­ca­da. La dul­zor de este postre con his­to­ria, se con­trasta con el refres­cante sabor del limón y del jen­gi­bre. Pla­to tradi­cional con for­ma de anil­los, y que ven­drían a ser nue­stros buñue­los que lo incor­po­raron los con­quis­ta­dores. La rec­eta fue pasan­do a las cocin­eras de las casas seño­ri­ales con­vir­tién­dose en muy pop­u­lar, y que ganaron may­or aceptación durante las pro­ce­siones reli­giosas y muy espe­cial­mente en la muy ven­er­a­da del Señor de los Mila­gros en Lima, ya que se ofrecía a los fieles creyentes.

Picarones

Picarones

 

Leche de Tigre. Car­rer Martínez de la Rosa, 10 (Gra­cia) Barcelona. Telé­fono 934 161 923. Horario de martes a sába­dos de 13 a 16h y de 20 a 23:30h. Los domin­gos de 13 a 17 en la fór­mu­la de brunch donde se fusion­arán platos peru­anos con cata­lanes y opcional­mente se invi­tará a chefs extran­jeros para su par­tic­i­pación pop-up en Leche de Tigre. Pre­cio medio entre 25 y 30 euros a la car­ta. Menú del día 14,90 euros los días lab­orables no festivos.

© 2019 José María Toro. All rights reserved

Ron Don Papa, el ron premium que se elabora en la isla filipina del azúcar

El ron Don Papa se pre­sen­tó en sociedad el ver­a­no de 2012 con una gran aceptación por parte del públi­co enten­di­do y amante de esta bebi­da espir­i­tu­osa. A par­tir de aquí se ha ido intro­ducien­do por difer­entes país­es has­ta lle­gar a España. Este ron pre­mi­um es enve­je­ci­do y elab­o­ra­do en pequeñas par­tidas en la isla fil­ip­ina de Negros Occi­den­tal, más cono­ci­da como la isla del azú­car, porque aquí se pro­duce más de la mitad de esta sus­tan­cia cristali­na de sabor dulce de este país insu­lar situ­a­do en el Sud­este Asiático.

Ron Don Papa

Ron Don Papa

 

El ron Don Papa madu­ra durante 7 años a la som­bra del vol­cán actual­mente acti­vo Can­laón (Kan­laon en la lengua ilon­go y cebuano) en bar­ri­c­as de roble amer­i­cano, que le apor­ta notas de coco, cacao, café, vainil­la y sabores más dul­ces. Pasa­do ese tiem­po se fil­tra con car­bón para elim­i­nar cualquier impureza y tani­nos antes de pro­ced­er a su mez­cla final.

La influ­en­cia de la tier­ra vol­cáni­ca, la cal­i­dad de la caña de azú­car, el enve­jec­imien­to del roble y la maestría del mae­stro mez­clador son los deter­mi­nantes de sus aro­mas de fru­ta en nar­iz, de col­or ámbar en vista, suave y del­i­ca­do en boca con un final que recuer­da a la vainil­la, a la miel y la fru­ta caramelizada.

El ron Don Papa 10 años per­manece ese tiem­po en bar­ri­c­as de roble amer­i­cano para con­seguir arran­car­le aro­mas de cacao y fru­tos sec­os, con un leve toque de roble. Su col­or obvi­a­mente es ámbar oscuro.

Ron Don Papa 10 años

Ron Don Papa 10 años

El dis­eño de su botel­la ha sido mere­ce­dor de muchas men­ciones y ha gana­do pres­ti­giosos pre­mios en USA: al envase del año de la rep­utadísi­mas revista Amer­i­can Graph­ic Design, Doble Oro en el recono­ci­do con­cur­so San Fran­cis­co Wines and Spir­its Awards, y cua­tro pre­mios en Los Ange­les Inter­na­tion­al Spir­its Com­pe­ti­tion.

El nom­bre de este ron tiene un ori­gen poéti­co y leg­en­dario, en una figu­ra clave de la rev­olu­ción fil­ip­ina: Papa Isio, que llevó a la isla de Negros su movimien­to lib­er­ta­dor y de jus­ti­cia social para su pueblo.

Dinner of the Dons

Din­ner of the Dons

 

La pre­sentación en Barcelona se real­izó en un mar­co de excep­ción, en Shoot Estu­dios, con una del­i­ca­da dec­o­ración para trasladar a los allí pre­sentes a la exóti­ca Fil­ip­inas. La cena denom­i­na­da  “Din­ner of the Dons” se real­izó armo­nizan­do todos los platos con Ron Don Papa y Ron Don Papa 10 años. En el tran­scur­so de la cena se pre­sen­tó el ron Don Papa Rare Cask de edi­ción lim­i­ta­da a 6.000 unidades. El menú se preparó espe­cial­mente para la ocasión por Rocío Mor­cil­lo inspi­ra­dos en el ron así como en la gas­tronomía de este país asiáti­co. Por su parte, Javier Caballero, se encar­gó de la coctel­ería del evento.

Platos degus­ta­dos:

  • Mac­aron de foie micuit arom­a­ti­za­co con ron Don Papa.
Macaron de foie micuit

Mac­aron de foie micuit

 

  • Cala­mares en sal­sa negra de ron Don Papa.
Calamares en salsa

Cala­mares en sal­sa negra

 

  • Kini­law, escabeche fil­ipino de cítri­cos y ron con fideos crujientes.
Kinilaw

Kini­law

 

  • Enno­vian­do estos 3 aper­i­tivos con un cóc­tel Sour de Calamansi.
  • Xató de salmón con romesco al ron Don Papa.
Xató de salmón

Xató de salmón

 

 

  • Rod­a­bal­lo asa­do con cortezas de algas y gam­ba roja flam­bea­da al ron.
Rodaballo

Rod­a­bal­lo

 

  • Estos dos últi­mos platos empare­ja­dos con un cóc­tel Fresh Rain.
  • Meloso Tap­siog de tern­era a baja tem­per­atu­ra mac­er­a­da con ron Don Papa y par­men­tier de pata­ta tru­fa­da. Acom­paña­do del cóc­tel Spicy Don.
Meloso

Meloso

 

  • Para finalizar con un postre de cro­ma­tismo cítri­co con suave biz­co­cho y cre­ma de naran­ja al ron Don Papa. Mari­da­do con el cóc­tel Cof­fee Don.
Cromatismo cítrico

Cro­ma­tismo cítrico

 

Don Papa Rum

Shoot Estu­dios

© 2018 José María Toro. All rights reserved.

 

A %d blogueros les gusta esto: