Please Don’t Tell Barcelona

La luz del día hacía rato que se había escondido por el oeste. Un callejón sin salida, con bolsas de basura acumuladas de días, entiendo que los basureros no entren aquí, porque yo en mi sano juicio tampoco lo haría si no fuera por el pibón que me había arrastrado hasta este rincón de Nueva York al salir de la oficina. Un andamio abandonado de un edificio inacabado, con la caída de la bolsa mucha gente se arruinó y probablemente se acabó el presupuesto, grafitis y un carrito de hot dogs aparentemente en buen estado junto a una misteriosa cabina telefónica componían el lúgubre decorado. En contraste con la oscuridad reinante la mencionada cabina estaba bien iluminada en su interior. Era lo único que tenía luz en este desangelado y sórdido barrio. Se oían sirenas en el silencio sepulcral de la noche. No estaban lejos. Había que apresurar. Se mascaba la tragedia. Que tensión. Por fin, era la hora. El teléfono de la cabina comenzó a sonar. Me pegué un susto de muerte. Mi manos temblorosas no se atrevían a cogerlo, mi acompañante, una bella damisela vestida para seducir, se apresuró a cogerlo. Esta noche se había puesto sus mejores galas, un vestido escotado, tacones altos de esos que dan vértigo, rojo carmín en los labios a juego con la misma tonalidad Pantone de las uñas de las manos y pies, pestañas infinitas que hacían sus ojos claros aún más grandes y que su mirada fuera seductora, magnética, casi de una hechicera. Ojalá que esta relación dure más que las anteriores novias. Ya había llenado todas las letras de mi agenda telefónica. Estaba cansado de ir de barra en barra gastándome la paga mensual. 

– contraseña? Es lo único que conseguí oir.

Ella le musitó algo a su interlocutor que fui incapaz de oír. Tengo que ir de una vez a revisar la audición, pensé para mis adentros.

Por fin se abrió una puerta y nos recibió una sonriente chica que nos invitó a entrar. Dentro era como si todo Manhattan se hubiera concentrado en este pequeño habítaculo. ¡Que contraste! Fuera todo solitario y triste mientras que en su interior se vivía un alegre bullicio. Barmans que no paraban de servir cócteles. A los parroquianos se les veía felices con sus copas y comiendo unos perritos calientes.

Esta introducción, muy propia del clásico cine negro, podría ser muy bien lo que ocurría cada noche en alguno de los speakeasys de la ciudad de los rascacielos durante la época de la Ley Seca.Trasladándonos en el espacio y en tiempo desde esa odiada época hasta nuestros tiempos, esa situación en el siglo XXI se ha transformado en una experiencia relajada y elegante. Please Don’t Tell New York de la mano de World Class Spain se ha transportado durante este mes de Septiembre de 2016 al magnífico y céntrico Hotel Mandarin Oriental de Barcelona. Se ha reproducido bastante fiel los elementos del original neoyorquino, como el decorado del callejón, su cálido interior con trofeos de caza disecados o los armarios de madera que esconden parcialmente las metálicas cajas de seguridad del original Banker´s Bar. Sus bartenders del original PDT de Nueva York: Jim Meehan, Adam Schmidt y Jeff Bell son los encargados de la imaginativa carta para esta coctelería pop up en Barcelona, y también de preparar los cócteles rompiéndose los brazos con ese movimiento característico propio del oficio.  Camareros con visera, tirantes y manguitos y pajarita con estampado tartán.

Los inconfundibles hot dogs del original de Nueva York se han reconvertido y tienen el sello de 5 primeros espadas de la cocina, de 5 chefs reconocidos internacionalmente. Tres de ellos residentes en el hotel Mandarin Oriental con fogones propios: Carme Ruscalleda y su hijo Raül Balam en Moments, Gastón Acurio y Angel León con BistrEau. Con la colaboración especial de Joan Roca de Celler de Can Roca y Albert Adrià.

Degustación de cócteles:

  • Nichol Buck a base de ginebra Tanqueray Nº TEN, manzanilla La Gitana, zumo de limón, sirope de miel, cerveza de jengibre Q. El nombre de este combinado es un homenaje al legendario Tom Nichol maestro destilador creador de la mencionada ginebra.
  • Virgin sin alcohol

Acompañamiento:

  • Homemade truffle waffle french fries: deliciosas patatas fritas en forma de waffle con queso parmesano y trufa negra.
www.bloghedonista.com

Homemade truffle waffle french fries. Fotografía de José María Toro

Degustación de hot dogs:

  • John John Derago, la clásica de PDT. Hot Dog de ternera frita, salsa queso crema, «Bagel spice» y cebolletas.
  • New Orleans de Albert Adrià. Hot dog de Frankfurt, queso gruyère, bacon ahumado y salsa de New Orleans.
  • CR, la opción saludable de Carme Ruscalleda. Sus iniciales vienen grabadas en el panecillo que guarda su salchicha saludable totalmente vegetal, rúcula y dos salsas: HKM y de quesos finas hierbas.
www.bloghedonista.com

Hot Dog CR (Carme Ruscalleda) Fotografía de José María Toro

 

  • Bluefin Hotdog de Angel León. Obviamente su salchicha está inspirada en el mar y se elabora con 100% Atún Bluefin, pepino encurtido, salsa tomate y harissa, mayonesa de Yuzu y camarones fritos por encima.
www.bloghedonista.com

Hot Dog de PDT: John John Derago. Fotografía de José María Toro

Del precio de venta de cada Hot Dog 2 euros irán destinados a la Obra Social de «la Caixa» La Fundación más importante de España y que entre sus prioridades está la lucha contra la pobreza, la integración social de personas desfavorecidas, así como aportación de fondos para la investigación de enfermedades neurodegenerativas.

Reservas en:

Email: mobcn-pdtbankers@mohg.com

Teléfono: 610 726 449 (10 h a 18 h)

 

© 2016 José María Toro. All rights reserved.

Don Giovanni de Andrea Tumbarello. Barcelona

Hace ya un tiempo, desde mediados del 2014, que Andrea Tumbarello, desembarcó en Barcelona de la mano de NH Hotel Group, ocupando un espacio diáfano en el interior de uno de los hoteles insignia del grupo sito en la barcelonesa calle de Déu i Mata, 69-99. Situado estratégicamente su comedor disfruta de amplios ventanales abiertos a ese oasis verde urbano denominado Jardins de Sant Joan de Déu, delimitado en el norte por el horizontal «rascacielo tumbado» de l’Illa Diagonal y por el flanco sur por el propio hotel NH Collection Constanza de Barcelona donde se ubica. El interior del restaurante es sobrio, carece de adornos superfluos, pero elegante con sus maderas oscuras contrastando con la tapicería clara de los asientos creando una atmósfera atractiva y con mucho estilo para que nada reste protagonismo a los platos que salen de su cocina.

Todo un cúmulo de casualidades propicias, como si de una carambola del billar se tratase, hizo que Andrea Tumbarello sea hoy chef: dejó su país natal por estar locamente enamorado de una guapísima gata (1), el agotamiento de los continuos viajes Madrid-Milán por ver a su esposa, y por último probar la mala calidad de la pasta en una pequeña trattoria cerca de su casa en el madrileño barrio de Pacífico. La suma hizo que su visceralidad latina saliera de súbito y en un pestañeo acabara siendo el dueño de la misma trattoria y el inicio de toda esta historia. Ese punto de orgullo ante la incomprensible pésima preparación truncó su trayectoria original como economista para convertirlo, ¡menos mal!, en un afamado y respetado embajador de la vera cucina italiana,  sustituyendo los bolígrafos y ordenadores por cuchillos y demás utensilios de cocina. Andrea, además de buen cocinero, derrocha humanidad e ilusión a partes iguales, ganas de transmitir lo mejor de su país y ese carácter expresivo tan siciliano de dónde es natural. Todos estos elementos forman parte del secreto de su triunfo como gran representante del país de la bota en la capital de España. Borda que es un primor la pasta fresca siguiendo originales recetas familiares, pero su producto más mimado hasta el punto de convertirlo en objeto de culto, rozando el feticihismo, es la trufa negra o tuber melanosporum, de ahí que se le conozca como el «rey de la trufa» por la legión de seguidores del diamante negro de la gastronomía. El reconocimiento por parte de la guía Repsol con «2 soles» en su restaurante madrileño, «1 sol» en el de Barcelona y «1 sol» en el restaurante malagueño de Finca Cortesín certifica la calidad de sus propuestas culinarias y el reconocimiento por parte de la crítica especializada.

El Menú Degustación, «un placer para los sentidos» es un paseo por los platos más característicos del chef natural de Marsala. Este menú está disponible en la web de LetsBonus hasta el próximo 17 de Abril formando parte de la campaña «Food Tour por Europa» y que tiene un componente solidario, colaborando con Oxfam Intermón, en pro de recaudar fondos para los refugiados. En este recorrido gastronómico por el Viejo Continente participan 28 reconocidos restaurantes de Madrid y Barcelona y entre ellos el protagonista de este post. La degustación creada por el cuoco Andrea para la ocasión consta de los siguientes platos maridados con vinos de su país:

  • Aperitivo:
    Mortadella de bologne con grissinis al orégano. Minipizza de botarga (huevas de atún con mucho sabor a mar) y el pan con panceta, aceite de trufa y láminas de trufa negra, un bocado pequeño pero grande de sabor en boca. Acompañado de un delicioso cóctel a base de Aperol, ginebra Tanqueray No. Ten y Prosecco.
www.bloghedonista.com

Mortadella alla bolognese con grissinis al orégano, minipizza de botarga y pan con panceta, aceite de trufa y láminas de trufa negra.

  • Entrantes :
    Carpaccio de gambas, brotes, ensalada de frutos del bosque y vinagreta de mango. Un plato magistral, soberbiamente elaborado. Spaghetti alla carbonara originale, cocida al dente, un plato de sencillo…delicioso. Y para terminar este apartado el mágico y mítico «Huevo millessimé» elaborado virtuosamente con yema de huevo, crema de boletus, caviar de trufa, aceite de trufa y presentado con láminas de tuber melanosporum. Se mezcla todo, se moja la focaccia que acompaña el huevo y… ¡se puede tocar el cielo! ¡De ovación larga y cerrada! ¡Para sacar a Andrea por la puerta grande de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla!
www.bloghedonista.com

Carpaccio de gambas, brotes y ensalada de frutos rojos con vinagreta de mango.

 

www.bloghedonista.com

Spaghetti alla carbonara originale con yema de huevo.

 

www.bloghedonista.com

Huevo Milléssime

  • Pescado:
    Rodaballo a la plancha con tomatito confitado, pesto de rúcula y polvo de olivas negras. Un pescado meloso que se deshacía como la mantequilla.
www.bloghedonista.com

Rodaballo a la plancha con tomatito confitado, pesto de rúcula y polvo de olivas negras.

  • Carne:
    Scaloppine de ternera al marsala. Una carne jugosa y tierna. Contraste de sabores salados y dulces.
www.bloghedonista.com

Scallopine de ternera al marsala. El plato lleva impreso su marca personal.

  • Quesos:
    Surtido de quesos italiano: fontinaparmigiano de 12 y 24 meses, taleggio y exquisito gorgonzola.
www.bloghedonista.com

Surtido de quesos: fontina, parmigiano de 12 y 24 meses, taleggio y gorgonzola.

  • Postre:
    Refrescante panna cotta acompañada con frutos rojos.
www.bloghedonista.com

Panna cotta acompañada con frutos rojos.

  • Vinos del maridaje: Müller Thurgen. Trentino 2014 con aromas a mango y frutas exóticas. Edèlmio de la Bodega Benanti con notas de panadería, frutos secos, nueces y piña madura. Feudi Branciforti dei Borbonaro, elaborado con uva Nero d’Avola, que evoca notas balsámicas, a higos secos y también a tabaco. Para el postre, Vigna Senza Nome Moscato d’Asti, aromas a fruta fresca y a flores blancas.
www.bloghedonista.com

Vinos del maridaje.

  • Bombones «Pralina con avellana y trufa» delicadamente exquisitos para acompañar el café.
www.bloghedonista.com

Pralina con avellana y trufa.

Don Giovanni C/ Déu i Mata, 69-99 Barcelona Tel. 93 281 15 00 NH Collection Constanza

Para la compra de este menú entrar en LetsBonus

(1) gato/a= natural de Madrid.

© 2016 José María Toro. Todos los derechos reservados

 

A %d blogueros les gusta esto: