Vigo para gourmets

La ciudad olívica se enclava en la ladera del cerro llamado Monte del Castro, descendiendo suavemente hacia la ría de Vigo. Tras su apariencia de industrial y portuoria se esconde una vibrante ciudad en continua transformación. Su Casco Vello se ha revitalizado en forma de barberías hipsters que cuidan con esmero a esta tribu urbana en especial sus cuidados peinados, sus pobladas barbas y por supuesto sus arreglados cuellos varoniles. Las pastelerías y cafeterías más cool se han apoderado con sus cupcakes y vistosos pasteles (no faltan los de zanahoria obviamente). Las tiendas de moda, diseño y arte respiran rabiosa actualidad. Compartiendo espacio, en el cercano mercado de A Pedra, las vendedoras de ostras siguen ofreciendo su mercancía para degustar en los bares y restaurantes cercanos.

La gastronomía gallega ha seguido los mismos pasos, pero en silencio, con menos ruido que en otras comunidades españolas pero sí con muchas nueces. Los novos cociñeiros galegos han conseguido condecoraciones por la guía Michelin y romper con tópicos para demostrar que hay vida más allá de las mariscadas, sin olvidarlas por supuesto.

Después de un paseo por el Ensanche o Vigo Señorial, dónde abundan los edificios altos en piedra construidos por una pujante burguesía conservera que en el siglo XIX convirtió esta barriada en sus residencias y las de sus empresas, hay que dirigirse hacia El Corte Inglés que en su zona de alimentación es toda una despensa de productos que llevan el marchamo de Galicia calidade para abastecerse de pescados, mariscos, quesos, frutas, conservas y dulces gallegos. Posteriormente hay que subir a la planta 7ª y disfrutar de las magníficas vistas de la ciudad, el puerto y la ría homónima que baña la ciudad. En esta misma planta hay varias ofertas de restauración para disfrutar y en especial de Ultramar que es la apuesta más informal del chef Pepe Vieira, con una estrella Michelin en su restaurante del mismo nombre. Platos como el bocadillo de pan de leña relleno de calamares fritos con ajo negro asado y piel de lima; sándwich de queso de tetilla con pesto en pan de espelta y acompañado de frutas frescas de temporada; steak tartar de vaca gallega con aliño de mostaza antigua y lascas de parmesano; o, el huevo frito del revés con patata puré y trufa de verano.

Bocadillo de calamares fritos en pan rústico

Bocadillo de calamares fritos

Sándwich de queso de tetilla con pesto

Sándwich de queso de tetilla con pesto

Huevo frito del revés, con puré de patata y trufa de verano

Huevo frito del revés, con puré de patata y trufa de verano

Steak tartar de vaca gallega con aliño de mostaza antigua y lascas de parmesano

Steak tartar de vaca gallega con aliño de mostaza antigua y lascas de parmesano

Maruja Limón con una estrella Michelin en la Rúa Montero Ríos, 5, esconde una barra codiciada de pequeños bocados para disfrutar de esa alta cocina reconocida por la famosa guía de tapas rojas a precios democráticos. Éste es el espacio Maruja Granuja, Maruja Limón es el restaurante clásico y por último Maruja Directo para comer en la cocina sin perder ningún detalle.

Sémola, “pan y dulces” es la panadería-pastelería-cafetería donde el todo Vigo va a comprar el pan y también sus dulces: roscones, cupcakes y pasteles deliciosos. Tiendas en Puerta del Sol, 10, Marqués de Valladares, 14 y Avda. de las Camelias, 62.

Cupcakes de zanahoria

Cupcakes de zanahoria

Tea cake doble de chocolate

Tea cake doble de chocolate

Roscón

Roscón

Matina en Aboliera Menéndez, 26 esconde una cafetería con mucho encanto entre las frías y húmedas piedras de una casa antigua. De estilo rústico para hacernos olvidar, y lo consiguen, que estamos en una ciudad portuaria. Desayunos, brunch y meriendas con productos biológicos.

Matina

Matina

Para dormir en Nagari Gran Hotel Boutique & Spa 5 estrellas de la Plaza de Compostela, 21. Su última planta por las noches se convierte en la mejor coctelería de la ciudad, en su moderno bar-terraza Skyline, junto a la piscina, con imperdibles vistas de la Ría.

© 2017 José María Toro. All rights reserved.

Le Bouchon by Giuseppe (Mercer Hoteles Barcelona)

www.bloghedonista.com

Le Bouchon by Giuseppe. Mercer Hoteles Barcelona.

El Barri Gótic de Barcelona es un distrito urbano de excepción cargado de historia que ya es historia (valga la redundancia), que guarda celosamente rincones inigualables, con iglesias y edificios civiles de un pasado glorioso entre sus calles laberínticas y estrechas, con nombres que evocan un ayer memorable, de monjes guerreros como el Carrer dels Templers (Calle de los Templarios), de un pasado judío como el Carrer del Call, el paso de la Inquisición como lo recuerda el escudo del Museu Marés del Carrer dels Comtes y que pasa muchas veces desapercibido, o calles que evocan el martirio sufrido por los primeros cristianos defendiendo su fe como la Baixada de Santa Eulalia. Es en esta barriada, entre vestigios de la antigüedad que asoman por doquier, donde se alza Mercer Hotel Barcelona en un edificio felizmente recuperado por el prestigioso e internacionalmente conocido arquitecto Rafael Moneo, que ha sabido integrar como nadie restos de las antiguas fortificaciones romanas con una estructura de estilo gótico y recuperando sabiamente frescos originales en una de sus salas, para convertir este hotel en una experiencia única e inigualable para sus huéspedes.

www.bloghedonista.com

Le Bouchon by Giuseppe Iannotti. Mercer Hoteles Barcelona

Sólo en este marco incomparable con personalidad que brilla con luz propia, podía integrarse la cocina del chef Giuseppe Iannoti, natural de Telese Terme y dónde tiene su restaurante Krèsios, en la italiana provincia de Benevento. Un cocinero que ha venido para quedarse y fusionar su cocina con la autóctona. Lo suyo por los fogones es de una vocación precoz, desde los 6 años. Los avatares de la vida le llevó a graduarse en Ingeniería Informática lo cual le ha añadido un conocimiento transversal a su particular manera de entender la cocina, como él la define basada en la «búsqueda, la inspiración, la imaginación y la espontaneidad» Premiado con el galardón de «Giovanne dell’anno» by l’Espresso y el «Premio vent’anni» de San Pellegrino. Está considerado como uno de los Jóvenes Restauradores de Europa. Además está condecorado desde el 2013 con una estrella Michelin. Ha tansportado su aplaudida y reconocida cocina moderna, con toques clásicos pero elegantes, desde la Campania hasta la ciudad de Barcino. Un guiño de la historia. Desde comienzos del 2016 gestiona toda la restauración de este emblemático hotel boutique 5 estrellas.

Un primer acercamiento a su cocina más desenfadada y casual es en Le Bouchon by Giuseppe, dónde sus raíces italianas enraizan con la nuestra más popular de tapas o lo que vienen siendo platos pequeños, creando una simbiosis muy enriquecedora. Con entrada directa desde el hotel o desde la calle, abierta a todo el mundo hospedados o no, tras su gran portón de madera de unos 3 metros de altura y que da paso a un espacio diáfano y amplio, de techos altos, con grandes vigas de madera que se apoyan en anchas paredes construidas con grandes piedras. Suelo de madera que le da calidez contrastanto con los fríos pedruscos, una iluminación tenue, mesas de madera alternan con las de mármol blanco, aunque mi preferida es la alargada que invita a compartir con desconocidos turistas de paso, y por supuesto para grupos. De una estética reversionada y reconvertida de los antiguos bares de barrio que abundan por toda la ciudad Condal. Su insinuante colección colorista de sifones que convidan a parar y hacer el vermut previo a la comida, con ristras de ajos y tomates de penjar (colgar) a la vista para pedir irreflenamente ese pan con tomate tan sabroso y tan nuestro. No pasan desapercibidas las 3 simpáticas cabezas de toro, cuál trofeos, un cartel de una corrida taurina benéfica del mítico gran espada José Tomás o los espejos de la pared con la descripción de los platos principales escritas a mano con rotulador blanco especial para vidrio con ese caligrafía tan peculiar, anárquica pero bonita a la vez, que nos recuerda un tiempo pretérito en el cual las horas pasaban más lentamente que ahora, con bonitos mensajes que nos dibujan sonrisas como «con vergüenza ni se come ni se almuerza» o  expresiones muy catalanas como «a la taula i al llit al primer crit» (a la mesa y a la cama al primer aviso)

www.bloghedonista.com

Chips de patatas cortadas a mano acompañado de sus salsas ketchup, mayonesa y barbacoa. En Le Bouchon by Giuseppe. Mercer Hoteles Barcelona.

Platos degustados:

Deliciosos chips de patata cortadas a mano acompañado de sus salsas ketchup, mayonesa y de barbacoa.

Vitello tonnato cocinado a baja temperatura relleno de huevo duro con alcaparras y atún en aceite.

www.bloghedonista.com

Hamburguesa de vaca vieja y de sepia. En Le Bouchon by Giuseppe. Mercer Hoteles Barcelona.

Divertida hamburguesa de sepia con lechuga cortada en juliana, mayonesa, ajo y cítricos. Pan negro elaborado con la propia tinta de la sepia.

Sabrosa hamburguesa de vaca vieja acompañada de cebolla, bacon, queso, champiñones, mostaza, ricotta y eneldo. Cocinada a 40ºC para no perder los jugos de la carne.

www.bloghedonista.com

Gnocchis de patata, tomates y almejas. En Le Bouchon by Giuseppe. Mercer Hoteles Barcelona.

Vibrantes gnocchis de patata, tomate y almejas.

Un plato clásico y memorable, que además es la especialidad del chef Giuseppe Iannotti, son las albóndigas en ragú con carne de cerdo y ternera, elaborando su salsa con 3 tipos de tomate. Para mojar pan sin ningún remordimiento, hasta dejar el plato bien rebañado. Un pan que merece mención especial por su calidad y por estar preparado con levadura madre con más de 75 años de existencia.

www.bloghedonista.com

Albóndigas en ragú. En Le Bouchon by Giuseppe. Mercer Hoteles Barcelona.

La parte dulce recoge la más pura tradición del sur del país de la bota como el babá al ron con crema y amarena.

www.bloghedonista.com

Babà al ron. Le Bouchon by Giuseppe. Mercer Hoteles Barcelona.

El clásico e imperdible tiramisú con melindros al café, crumbles de cacao, crema inglesa, sifón de mascarpone con una textura etérea y café en polvo.

www.bloghedonista.com

Tiramisú. Le Bouchon by Giuseppe. Mercer Hoteles Barcelona.

Pastiera, un pastel típico napolitano, preparado con ricotta, crema inglesa de vainilla, y aromas cítricos de naranja y limón para conseguir un postre ligero y refrescante.

www.bloghedonista.com

Pastiera napolitana. Le Bouchon by Giuseppe. Mercer Hoteles Barcelona.

Para acompañar los postres con un chupito de Il Liquore Strega, infusionado con aproximadamente 70 hierbas y especias provenientes de todos el mundo, según una antigua y secreta receta de tradición familiar. Ligero sabor amargo para contrastar con el dulce.

Menú business los mediodías a 25 euros. Precio medio 25-30 euros.

Mercer Hoteles Barcelona Carrer dels Lledó, 7 08002 Barcelona Tel. 933 107 480

 © 2016 José María Toro. Todos los derechos reservados

 

 

 

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: