Mireia Riba ha ganado la XVI edición del Concurso Maestro del Espresso Junior 2019 de la Península Ibérica organizado por illycafé y Spaziale SA.

Las marcas líderes en su sector como illycafé (empresa italiana que es sinónimo de café de alta calidad) y Spaziale SA (compañía igualmente del país de la bota que es todo un referente en el mundo de las máquinas profesionales del café espresso) y con el claro leitmotiv de difundir la cultura del buen café espresso han formado en esta décimo sexta edición a más de 700 alumnos de 70 escuelas de España y Portugal.

La final se celebró el 14 de mayo de  2019 en el Hotel Le Méridien de Barcelona. Entre nervios y muchas ilusiones de los jóvenes concursantes, los 20 alumnos clasificados han tenido que demostrar sus virtuosas habilidades para conseguir un espresso perfecto, ése por el que suspiramos cada mañana o en cada momento que queremos disfrutar de un buen café: como elpunto de molienda del café, la dosis necesaria para extraer, tiempo determinado marcado por un riguroso jurado, el volumen de café en taza correspondiente al perfecto espresso. Una vez hecho todo esto con dos espressos, el alumno ha tenido que montar correctamente la leche para conseguir la textura adecuada para elaborar dos cappuccinos. Todo esto en un tiempo máximo de 10 minutos.

Después de diferentes pruebas se impuso la estudiante Mireia Riba de la Escola Joviat de Manresa tras preparar con extremada precisión un espresso y un cappuccino. El premio para la ganadora ha sido de 2.000 euros, un curso de Coffee Expert en la Università del Caffè di Trieste (Italia), una máquina profesional Spaziale SA. y el suministro de 60 kg. de café illy para su escuela.

Mireia Riba

Mireia Riba

 

El jurado como no podía ser de otra forma estuvo compuesto por un grupo de 8 expertos dedicados al café como Massimo Saggese, Director General de illycafé sucursal en España y Portugal, Sergio Margaria presdiente de Spaziale SA. entre otros.

Para illycafé el concepto «espresso» lo definen como «la quinta esencia del café, el perfecto equilibrio entre cuerpo, sabor y aroma. Su preparación consiste en 25 ml. de café en taza, recubierto por una crema densa, persistente y de color avellana, que se consigue gracias a la presión de 9 atmósferas proporcionada por la máquina espresso profesional, y que deja circular agua a una temperatura aproximada de 90º C durante 30 segundos a través de un panel de 7 gramos de café con una molienda adecuada y bien prensada». 

Mireia Riba en la recogida de su premio

Mireia Riba en la recogida de su premio

 

Esta empresa familiar de illy fue fundada en 1933 y en la ciudad italiana de Trieste nació con la vocación de ofrecer el mejor café del mundo. Su blend 100% Arábica está compuesto por nueve de las mejores variedades de café Arábica del mundo. Actualmente se sirven más de 7 millones de tazas de café en 140 países del mundo cada día de su marca. Desde sus inicios no han dejado de innovar siendo el precursor del espresso, con el primer Premio Brasil a la mejor calidad del café en 1991 y al trabajar directamente con los productores sin intermediarios. Además de crear la Universidad del Café para dignificar esta bebida y fomentar la cultura del café entre todos los agentes intervinientes en poder saborear una perfecta y exquisita taza de café. Muy relacionados con el arte desde su logo diseñado por el artista James Rosenquist hasta su colección de tazas illy Art Collection compuesta por más de 100 tazas obra de diseñadores internacionales.

Más información de la compañía de café illy

Más información de la empresa de máquinas de café Spaziale

© 2019 José María Toro. All rights reserved

 

Le Bouchon by Giuseppe (Mercer Hoteles Barcelona)

www.bloghedonista.com

Le Bouchon by Giuseppe. Mercer Hoteles Barcelona.

El Barri Gótic de Barcelona es un distrito urbano de excepción cargado de historia que ya es historia (valga la redundancia), que guarda celosamente rincones inigualables, con iglesias y edificios civiles de un pasado glorioso entre sus calles laberínticas y estrechas, con nombres que evocan un ayer memorable, de monjes guerreros como el Carrer dels Templers (Calle de los Templarios), de un pasado judío como el Carrer del Call, el paso de la Inquisición como lo recuerda el escudo del Museu Marés del Carrer dels Comtes y que pasa muchas veces desapercibido, o calles que evocan el martirio sufrido por los primeros cristianos defendiendo su fe como la Baixada de Santa Eulalia. Es en esta barriada, entre vestigios de la antigüedad que asoman por doquier, donde se alza Mercer Hotel Barcelona en un edificio felizmente recuperado por el prestigioso e internacionalmente conocido arquitecto Rafael Moneo, que ha sabido integrar como nadie restos de las antiguas fortificaciones romanas con una estructura de estilo gótico y recuperando sabiamente frescos originales en una de sus salas, para convertir este hotel en una experiencia única e inigualable para sus huéspedes.

www.bloghedonista.com

Le Bouchon by Giuseppe Iannotti. Mercer Hoteles Barcelona

Sólo en este marco incomparable con personalidad que brilla con luz propia, podía integrarse la cocina del chef Giuseppe Iannoti, natural de Telese Terme y dónde tiene su restaurante Krèsios, en la italiana provincia de Benevento. Un cocinero que ha venido para quedarse y fusionar su cocina con la autóctona. Lo suyo por los fogones es de una vocación precoz, desde los 6 años. Los avatares de la vida le llevó a graduarse en Ingeniería Informática lo cual le ha añadido un conocimiento transversal a su particular manera de entender la cocina, como él la define basada en la «búsqueda, la inspiración, la imaginación y la espontaneidad» Premiado con el galardón de «Giovanne dell’anno» by l’Espresso y el «Premio vent’anni» de San Pellegrino. Está considerado como uno de los Jóvenes Restauradores de Europa. Además está condecorado desde el 2013 con una estrella Michelin. Ha tansportado su aplaudida y reconocida cocina moderna, con toques clásicos pero elegantes, desde la Campania hasta la ciudad de Barcino. Un guiño de la historia. Desde comienzos del 2016 gestiona toda la restauración de este emblemático hotel boutique 5 estrellas.

Un primer acercamiento a su cocina más desenfadada y casual es en Le Bouchon by Giuseppe, dónde sus raíces italianas enraizan con la nuestra más popular de tapas o lo que vienen siendo platos pequeños, creando una simbiosis muy enriquecedora. Con entrada directa desde el hotel o desde la calle, abierta a todo el mundo hospedados o no, tras su gran portón de madera de unos 3 metros de altura y que da paso a un espacio diáfano y amplio, de techos altos, con grandes vigas de madera que se apoyan en anchas paredes construidas con grandes piedras. Suelo de madera que le da calidez contrastanto con los fríos pedruscos, una iluminación tenue, mesas de madera alternan con las de mármol blanco, aunque mi preferida es la alargada que invita a compartir con desconocidos turistas de paso, y por supuesto para grupos. De una estética reversionada y reconvertida de los antiguos bares de barrio que abundan por toda la ciudad Condal. Su insinuante colección colorista de sifones que convidan a parar y hacer el vermut previo a la comida, con ristras de ajos y tomates de penjar (colgar) a la vista para pedir irreflenamente ese pan con tomate tan sabroso y tan nuestro. No pasan desapercibidas las 3 simpáticas cabezas de toro, cuál trofeos, un cartel de una corrida taurina benéfica del mítico gran espada José Tomás o los espejos de la pared con la descripción de los platos principales escritas a mano con rotulador blanco especial para vidrio con ese caligrafía tan peculiar, anárquica pero bonita a la vez, que nos recuerda un tiempo pretérito en el cual las horas pasaban más lentamente que ahora, con bonitos mensajes que nos dibujan sonrisas como «con vergüenza ni se come ni se almuerza» o  expresiones muy catalanas como «a la taula i al llit al primer crit» (a la mesa y a la cama al primer aviso)

www.bloghedonista.com

Chips de patatas cortadas a mano acompañado de sus salsas ketchup, mayonesa y barbacoa. En Le Bouchon by Giuseppe. Mercer Hoteles Barcelona.

Platos degustados:

Deliciosos chips de patata cortadas a mano acompañado de sus salsas ketchup, mayonesa y de barbacoa.

Vitello tonnato cocinado a baja temperatura relleno de huevo duro con alcaparras y atún en aceite.

www.bloghedonista.com

Hamburguesa de vaca vieja y de sepia. En Le Bouchon by Giuseppe. Mercer Hoteles Barcelona.

Divertida hamburguesa de sepia con lechuga cortada en juliana, mayonesa, ajo y cítricos. Pan negro elaborado con la propia tinta de la sepia.

Sabrosa hamburguesa de vaca vieja acompañada de cebolla, bacon, queso, champiñones, mostaza, ricotta y eneldo. Cocinada a 40ºC para no perder los jugos de la carne.

www.bloghedonista.com

Gnocchis de patata, tomates y almejas. En Le Bouchon by Giuseppe. Mercer Hoteles Barcelona.

Vibrantes gnocchis de patata, tomate y almejas.

Un plato clásico y memorable, que además es la especialidad del chef Giuseppe Iannotti, son las albóndigas en ragú con carne de cerdo y ternera, elaborando su salsa con 3 tipos de tomate. Para mojar pan sin ningún remordimiento, hasta dejar el plato bien rebañado. Un pan que merece mención especial por su calidad y por estar preparado con levadura madre con más de 75 años de existencia.

www.bloghedonista.com

Albóndigas en ragú. En Le Bouchon by Giuseppe. Mercer Hoteles Barcelona.

La parte dulce recoge la más pura tradición del sur del país de la bota como el babá al ron con crema y amarena.

www.bloghedonista.com

Babà al ron. Le Bouchon by Giuseppe. Mercer Hoteles Barcelona.

El clásico e imperdible tiramisú con melindros al café, crumbles de cacao, crema inglesa, sifón de mascarpone con una textura etérea y café en polvo.

www.bloghedonista.com

Tiramisú. Le Bouchon by Giuseppe. Mercer Hoteles Barcelona.

Pastiera, un pastel típico napolitano, preparado con ricotta, crema inglesa de vainilla, y aromas cítricos de naranja y limón para conseguir un postre ligero y refrescante.

www.bloghedonista.com

Pastiera napolitana. Le Bouchon by Giuseppe. Mercer Hoteles Barcelona.

Para acompañar los postres con un chupito de Il Liquore Strega, infusionado con aproximadamente 70 hierbas y especias provenientes de todos el mundo, según una antigua y secreta receta de tradición familiar. Ligero sabor amargo para contrastar con el dulce.

Menú business los mediodías a 25 euros. Precio medio 25-30 euros.

Mercer Hoteles Barcelona Carrer dels Lledó, 7 08002 Barcelona Tel. 933 107 480

 © 2016 José María Toro. Todos los derechos reservados

 

 

 

 

 

 

 

Vino para dos. Capítulo 1

Ahí estaba él con una enorme copa de vino tinto en sus manos. Brillante y rojo, casi del color de sus labios gruesos. Y en el plato, delirantes trocitos de queso de cabra. Yo me enamoraba locamente desde la mesa de enfrente cada vez que cogía uno. Y quería convertirme en queso para ser devorada con avidez y deseaba ser vino para deslizarme por su dulce boca. Y colarme en su interior y ver qué pensaba y cómo sentía. Y tantos y…

Me llamo Ana. Desde ese día mágico, todos los viernes por la noche hace ya catorce semanas, tengo una cita en una preciosa terraza junto al océano Atlántico. Bueno yo estoy dentro, tras la cristalera, y él está fuera, con el mar al fondo. Es mi imperdible ritual gastronómico. No sé su nombre pero sí que sus manos firmes sobre la copa y sus ojos golosos me hipnotizaron la primera noche en la que coincidimos. Es puntual. Cada viernes a las nueve. Entra y se sienta solo en la mesa número siete. Pide una botella de vino, dos platos y un postre. Tarda cincuenta y nueve minutos en total. En el minuto sesenta llega la cuenta. La ojea.  En el minuto sesenta y uno saca dinero del bolsillo en efectivo y paga. Se levanta, se lleva lo que queda de la botella de vino en una bolsita negra y se marcha. No sé a donde. Siempre igual. Como una oración.

www.bloghedonista.com

Fotografía de Noemi Martin

La semana pasada se tomó un risotto de salmón enorme. Lo saboreaba radiante. No sé lo que pasaría por su mente pero sonreía. Me fascina la gente que come y es feliz. Yo también sonreía cuando le miraba de reojo. Al igual que él, desde la soledad de mi mesa, me sentía pletórica. Cuando terminó, lo mismo de siempre: un postre ligero, esta vez de mango y chocolate negro y un solo descafeinado. Y mientras él revolvía el azúcar con suavidad, yo me recreaba en cada sorbo de mi espresso, soñando y escuchando a Ella Fitzgerald de fondo.

Un momento después, estaba tan distraída siguiendo sus pasos hacia la salida, que no me di cuenta de que el camarero había dejado sobre la mesa la cajita de roble con mi cuenta. Cuando la abrí, pasados unos minutos, un frenazo en el tiempo. Junto a la factura, una nota pequeña escrita a mano con una letra deliciosa: “Si te parece bien, el próximo viernes podemos compartir el vino. Siempre me llevo la botella a medias. Te espero a las nueve”.     

Después del terremoto que provocó la invitación en cada una de las células de mi cuerpo, es imposible narrar todo lo que ha pasado por mi mente durante estos días lluviosos. Ahora me dirijo lentamente a nuestra terraza junto al Atlántico. Oigo el sonido del mar y tiemblo. El otoño ya está aquí pero hoy la noche es clara porque una imponente luna llena nos acompaña. Llevo un vestido negro y él está sentado en la mesa número siete con su camisa blanca y sus centelleantes ojos castaños. El aire huele a sal y a canela. Suena Ella Fitzgerald.

Este viernes el vino es para dos.

BSO de este post The Man I love de Ella Fitzgerald, el tema preferido de la protagonista de este relato gastronómico.

© 2015 Noemi Martin. Todos los derechos reservados

A %d blogueros les gusta esto: