Ruta Modernista por León. Mucho por descubrir y que te encantará

La Ruta Modernista por León es adentrarse en la idiosincracia de esta ciudad cruce de caminos, conocer sus monumentos y mientras tanto mezclarse con sus amables gentes, su cocina y sobre todo sus bulliciosas dos zonas clásicas de tapas: el Barrio Húmedo y el Romántico, porque entre tanta visita habrá que hacer una parada para picar algo.

El inmortal arquitecto Gaudí se desplazó hasta la capital leonesa por el encargo de dos familias burguesas (Simón Fernández y Mariano Andrés), pertenecientes a esa floreciente clase media acomodada, para construir un palacio diferente a lo establecido y que albergaría un comercio, el primer centro comercial de la época: sin tabiques, separada por columnas y grandes ventanas por las que entraba luz. Ese edificio es el popular Casa Botines. Gaudí, un privilegiado observador de esa pujante necesidad de progreso en esta ciudad anclada en el pasado por la inmovilista nobleza y por la Iglesia. La llegada del ferrocarril trae viajeros y aires de modernidad, así como nuevas maneras de interpretar la arquitectura tradicional. Una escultura de San Jorge y su dragón nos recuerda el origen catalán de Gaudí.

Edificio modernista. Casa Botines o Casa Fernández. Museo Gaudía Casa Botines. Ruta Modernista en León
Casa Botines y Museo Gaudí

La Calle Ancha nació por la ley estatal que obligaba a las ciudades a que fueran lugares saludables y ordenados, donde se puediesen instalar fábricas y la creación de barrios obreros. Y justo es en ese momento de reconstrucción de esta arteria principal de la capital leonesa, cuando llegó Gaudí en 1892.

¿Por qué fue Gaudí a León?

Esta burguesía se quiere distinguir con edificios singulares, por tanto la arquitectura se convierte en el nuevo vehículo de expresividad de esta pujante clase social. Y en este período de construcción de nuevos edificios se mezclaron estilos como el Historicismo, Eclecticismo y Modernismo y por supuesto el Romanticismo del siglo XIX. Gaudí no es ajeno a esta mezcla y también hizo en sus obras guiños al medievo, al gótico y al barroco.

En este paseo urbano modernista hay que estar atento y mirar a la altura de nuestros ojos. También para arriba y descubrir la arquitectura «ferro-vítrea» de balcones de reja en hierro y sus miradores de vidrio. Estos espacios aumentan la superficie de los pisos, danto la sensación de volar sobre la calle. Le da un valor innovador así como de ostentación del poder económico y social de sus propietarios. Atrás quedaron los balcones de celosía de madera y se sigue la moda marcada en Londres con su Crystal Palace en hierro y vidrio.

En esta Ruta Modernista por León pasaremos por edificios como el edificio Café Victoria que permanece abierto desde 1886 con el mismo nombre y dedicación. El edificio ecléctico-modernista construido por Cárdenas en 1902 en la Calle Ancha 10 y 12. Sus miradores de forja característicos les permite ver a sus habitantes lo que pasa en la calle pero sin moverse de sus cómodas casas. En la Calle Ancha número 8 nos econtramos con otro edificio de Cárdenas y seguramente el más modernista de este arquitecto. Aquí su chaflán con fina carpintería de hierro está adornado con bandas de azulejo policromado de motivos geométricos y vegetales.

El modernismo en León

El edificio de Correos y Telégrafos es el edifico más inflenciado por la obra de Gaudí, su proyecto inicial era neogótico y se modificó para acercarse al medievalismo. Los portales marcaba también la economía de la familia propietaria, y de esa época tenemos el portal de Zuloaga con sus murales de azulejos con detalles como flores o pavos, tan propios de este movimiento artístico tan a la moda de entonces. La arquitectura de ladrillo también está presente en edificios adornados con balcones de «dibujo». El edificio y farmacia Merino sigue intacto desde su construcción en estilo modernista e historicismo neoplateresco.

Sin duda es Casa Botines, el edificio de Fernández y Andrés la que más nos impresionará en este conjunto urbano de modernismo. Gaudí creó una fachada en piedra a modo de fortaleza medieval. Sus ventanas estilizadas y los torreones se inspiran en la cercana Catedral. Tuvo 16 viviendas y en sus bajos y semisótanos albergaron la tienda y almacén de tejidos entre 1893 y 1929, año en el cual cambió de manos y pasó a ser propiedad del Monte de Piedad y Caja de Ahorros.

Sin duda hay mucho más que descubrir en esta Ruta Modernista en León, porque cada rincón de esta ciudad esconde un trozo de Gaudí y de la influencia modernista.

Puedes hacer la Ruta «El León de Gaudí» por cuenta propia o con servicio de guía oficinal. Más información y reservas en el Museo Gaudí Casa Botines Plaza de San Marcelo, 5. 24002 León. Tel. 987 353 247.

© 2021 José María Toro. All rights reserved

El restaurante Garden Pizza by Rafa Panatieri en Gracia nos hace disfrutar de la pizza italiana más auténtica con ingredientes del país

Rafa Panatieri, brasileño de abuelos italianos, y Jorge Sastre, madrileño afincado en Barcelona, se conocieron mientras ambos trabajaban para el ya cerrado, con una Estrella Michelin, Roca Moo en el Hotel Omm, el elegante alojamiento de diseño y con encanto situado junto al céntrico y comercial Passeig de Gràcia barcelonés. Rafa era entonces el chef ejecutivo del mismo y Jorge su segundo de cocina, y ambos pusieron en marcha el gran sueño de crear un restaurante, y más concretamente una pizzería, pero no una cualquiera: la mejor pizzería de Barcelona. Para este ambicioso proyecto se le unió Leonardo Trofe, quien fuera responsable de I+D en el Moo.

El Garden Pizza se emplaza en pleno barrio de Gracia, muy cerca de la parada de metro de Joanic, y no lo hace en un local cualquiera, si no que el espacio es realmente una casa del siglo XIX, en concreto del año 1870, que había albergado ya uno de los primeros mexicanos de Barcelona, el restaurante “Cantina Mexicana”, donde se preparaba uno de los mejores Margarita que sus acérrimos clientes habían probado hasta entonces, sin necesidad de transportarse al país del continente americano y sin tener que soportar el agotador jet lag.

 

baldosas con el mosaico hidráulico hexagonal

Baldosas con el mosaico hidráulico hexagonal en Garden Pizza

 

¿Y por qué afirmamos, sin miedo a equivocarnos, que Garden Pizza puede ser ya considerada la mejor pizzería de Barcelona? Cuatro son las razones que nos llevan a esta aseveración y que nos hacen querer repetir sine die esta experiencia tan placentera gastronómica y artísticamente hablando:

  • Las masas se elaboran con harina de caputo rojo, que traen desde Italia y son sometidas a un proceso de fermentación de 72 horas, lo que facilita su digestión y proporciona un sabor nunca visto antes en la masa de pizza y en la focaccia con romero que ofrecen como entrante en su carta.

Berenjena ahumada, estragón y queso casín

Berenjena ahumada, estragón y queso casín en Garden Pizza

 

  • El pomodoro también viene directamente del país de la bota, aunque también se han traído sus semillas, para poder producirlo en breve aqui.
  • Para los ingredientes de las pizzas han optado por el producto español comprado siempre que es posible directamente al productor, y preferiblemente de km.0, como es la cecina de León, la sobrasada de Mallorca, el queso de Mahón, la calabaza, el boniato, una variedad de quesos asturianos, el jamón ibérico… todo con el fin de buscar el mayor paralelismo posible entre las pizzas clásicas italianas y el mejor producto que encuentran aquí.

 

Pizza de calabaza, mozzarella, boniato, ricotta de cabra y panceta ibérica adobada.

Pizza de calabaza, mozzarella, boniato, ricotta de cabra y panceta ibérica adobada. Detrás pizza de stracciatella, tomate y pesto de albahaca. En Garden Pizza

 

  • Son el primer y único establecimiento hostelero que cuenta con helados, sorbetes y polos Rocambolesc, originalmente dispuestos en un carrito dentro del propio restaurante, y todo gracias a la gran alianza creada con sus anteriores “jefes” y creadores de estos postres: los triestrellados hermanos Roca.

Postres de los hermanos Roca

Postres de Rocambolesc en Garden Pizza

 

A más a más, y por si todo el elemento gastronómico de alta calidad que podemos encontrar en el Garden Pizza no fuera suficiente, la casa en la que se ha dispuesto el restaurante, es una vivienda modernista que ya solo por la época en la que se construyó, podemos imaginar que esconde entre sus decimonónicas paredes un gran número de memorias y vivencias. En el s. XIX Barcelona sufría los avatares de la turbulenta época que le tocaba vivir, tras las tres guerras carlistas, el Estado de Sitio de 1868, y numerosas huelgas, barricadas y enfrentamientos. La llegada de la Restauración, sin embargo, supuso un apaciguamiento de las tensiones sociales, y con ella, se inició una época dorada para la ciudad desde un punto de vista económico, artístico y monumental, surgiendo esos años joyas de nuestra ciudad como Las Ramblas, el planeamiento del Ensanche, y numerosos edificios civiles.

Carrito de helados de los hermanos Roca

Carrito de helados de Rocambolesc. En Garden Pizza

 

Así, y como recuerdo vivo e imborrable de todo esto, en el local de Rafa Panatieri aún podemos disfrutar de las famosas baldosas con el mosaico hidráulico hexagonal originales, quizás unas de las obras no arquitectónicas más fotografiadas de Gaudí, que proyectó a principio del s.XX junto a Escofet, con el fin de rehabilitar viviendas del siglo anterior.

El resultado de todo esto es una carta con pocos entrantes (ensaladas de temporada, cansalada y cecina ) y diez pizzas, incluyendo una especialidad de la semana. Imprescindible tanto la pizza de calabaza y boniato, con ricota de cabra y panceta ibérica, como también la de tomate, stracciatella y pesto de albahaca.

Garden Pizza by Rafa Panatieri, Carrer Encarnació, 51 08024 Barcelona. Teléfono 931 376 385. Aceptan reservas telefónicas.

© 2018 Raquel Carrio. All rights reserved.

 

A %d blogueros les gusta esto: