Vino para dos. Capítulo 11

 

 

“Julia telefonea. Jai cruza el Océano. Aún la ama. Soy estúpida”

Cuatro frases, dos segundos. Concluyo rápido. Mis neuronas son víboras veloces.

Jai baja la cabeza. Clava sus ojos desafinados en el suelo y vierte una lágrima enorme sobre el zócalo negro. Lo golpea. Casi puedo oír su sonido.

–Mi hermana Claudia ha tenido un accidente de moto. Tengo que ir a verla. Buscaré un vuelo que salga para San Francisco lo antes posible.

Un bombardeo de sensaciones me aporrea el cerebro. HiroshimaNagasaki. Atómicas noticias que estremecen mis cimientos.

Me siento ruin porque prefiero que el motivo del viaje de Jai sea Claudia y no Julia.  Sospecho que el amor a veces es egoísta y malvado, compulsivo, obsesivo, esquizofrénico… Yo tampoco puedo evitar llorar. Me doy pena. Me da pena. Mis lágrimas tibias se mezclan con la suya: inmensa gota fraterna. Nos ata un hilo húmedo de angustia y conmoción.

Jai levanta la cabeza. Me mira con pupilas brillantes: –¿Quieres acompañarme? No será una escapada placentera pero puedes venirte a casa conmigo si no tienes nada mejor que hacer. Mi apartamento está vacío, Julia lo desocupó hace meses. Supongo que dejé mi corazón en San Francisco y ahora no me queda más remedio que recuperarlo. Será más fácil si estás cerca.

www.bloghedonista.com

Fotografía de Noemi Martin

Cuando recapacito sobre la propuesta, un sí tembloroso ya ha salido de mis labios. Como un caballo desbocado. Estoy en el camino. Cabalgo sin silla ni riendas.

Preguntamos en el mostrador de información. Una bella croata nos atiende con amabilidad. Salimos en tres horas. Escala en Londres sin bajar del avión. Y luego flotando, diez horas más. Hago el cálculo de manera inconsciente: trece, mala suerte. Soy una perdedora. “I’m a loser”. Suenan The Beatles. Acto seguido recuerdo mi consigna: no pienses salvo en caso de extrema necesidad. Además, no soy tan desafortunada. Estoy con Jai  y tengo la documentación necesaria para entrar en Estados Unidos gracias a la cancelación de un vuelo a Nueva York un otoño atrás.

Antes de embarcar, tomamos café americano con galletas de canela y miel. Glucosa y tensión en su sitio. Todo en orden.

El pequeño aeropuerto de Pula nos dice adiós. Compro una guía de San Francisco y descargo canciones en el móvil. Necesito que Chet Baker y su trompeta me acompañen en este viaje. También Ella Fitzgerald y Nina Simone y Billie Holliday. Las tres juntas, con su fuerza. Como un sortilegio musical.

Ya en el avión, respiro. Creo que estoy loca. Él toma mi mano entre las suyas y la besa durante segundos eternos. Me revuelve el cabello. Sonríe suavemente.  -Gracias, Ana.

Esbozo un te quiero en mi mente y me pongo los cascos.

El tiempo pasa volando. Esta vez no hay vino para dos. Sólo chocolate y té caliente. Cuando me doy cuenta, diviso el Golden Gate entre la niebla.

El corazón de Jai nos espera astillado en la Bahía.

BSO: I leave my heart in San Francisco Tony Bennett

 

© 2016 Noemi Martin. Todos los derechos reservados

 

 

Environment dress by María Castellanos y Alberto Valverde

www.bloghedonista.com

Environment dress. Fotografía cedida por uh515.

El futuro que estudié en mi pasado universitario ya es realidad en este presente del siglo XXI que estamos viviendo. Recuerdo como los estudiantes de ingeniería y más concretamente los de robótica no paraban de hablar de inteligencia artificial y de sus robots pensantes, y algunos de ellos iban más allá y pronosticaban que esas máquinas serían capaces de sentir emociones, vamos que no sería extraño que algún idilio entre esos potentes artefactos podría llegar a ocurrir. Tenemos muchos logros conseguidos desde entonces como los imprescindibles ordenadores o móviles -impensables vivir ya sin ellos- hasta los robots aspiradoras para hacernos la vida más fácil.
www.bloghedonista.com

Environment dress. Fotografía cedida por uh515.

El último avance, como una vuelta de tuerca más, ha venido por parte del equipo uh513 formado por María Castellanos y Alberto Valverde dos artistas que gracias a su formación transversal en diferentes ámbitos, ella como investigadora y él como tecnólogo, presentaron su innovador trabajo environment dress y salieron ganadores en el concurso Next Things 2015-conducta convocado por LABoralCentro de Arte y Telefónica I+D. Este revolucionario vestido inteligente cuenta con un montón de sensores que analiza toda la información de nuestro alrededor, y nos la procesa pasándonos todo esas averiguaciones que realiza. A partir de aquí se abren infinidad de posibilidaes.
www.bloghedonista.co

Environment dress. Fotografía cedida por uh515.

Y como la ciencia avanza a pasos agigantados, seguro que este vestido inteligente nos seguirá sorprendiendo agradablemente en un futuro muy cercano haciéndonos la vida más cómoda, ¿os acordáis de cómo era el primer televisor en blanco y negro, con sólo dos cadenas y sin mando a distancia o el más reciente invento como el teléfono móvil que había que llevar una batería bastante pesada en una mano hasta los actuales cada vez más ligeros con múltiples posiblidades? Nos queda todo un mundo nuevo por explorar y conquistar.
Más detalles en www.environmentdress.org

© 2016 José María Toro. Todos los derechos reservados

4Spirits en el clandestino Bar Mutis de Barcelona

Cuándo uno se cree que en el tema de la coctelería está ya todo inventado, llegan nuevos productos que revolucionan este mundo vinculado con momentos festivos y de relax, en definitiva muy hedonistas. Los sesudos cerebros de la marca 4Spirits especializada en crear nuevos artículos para la mixología, han dado otra vuelta de tuerca para sorpredernos y emocionarnos con sus nuevas creaciones: mermeladas y galletas para descubrir novedosas sensaciones. Desde ya se unen a su catálogo de botánicos de las dos líneas actuales: blends 4Gin, (chilli, floral y mediterranean) y 4Gin ( black, purple, red y green) y junto a ellos se abre un abanico más amplio de múltiples posibilidades.

www.bloghedonista.com

Cookies 4 cocktails. Fotografía gentileza de 4Spirits

La presentación en sociedad, como no podía ser de otro modo, se hizo en una sala mítica de las noches más elegantes y clandestinas de la Ciudad Condal barcelonesas: Mutis. Tell no one!!!!! Y así entre la escogida lista de invitados al evento formado principalmente por barmans y profesionales de la hostelería ansiosos por conocer las innovaciones de esta prestigiosa marca vinculada con la modernidad de la coctelería, marcando tendencias tanto a nivel nacional como internacional, se presentaron las nuevas creaciones:

  • Las cookies 4cocktails que están elaboradas con corteza de limón y enebro, usadas para limpiar las papilas gustativas y que ayudan a intensificar los sabores de los combinados.
  • Las marmalades 4cocktails están preparadas sin azúcares añadidos y 100% naturales se presentan en seis sabores: de pera, naranja amarga, tres cítricos, manzana, frutos del bosque e higos.
www.bloghedonista.com

Marmalades 4Cocktails. Fotografía gentileza de 4Spirits

Y para muestra un botón de las variadas combinaciones de estas novedades se ofrecieron 7 nuevos combinados usando toda la gama del elenco de esta innovadora empresa, siriviendo de inspiración para preparar en casa o para pedirlas en la próxima visita a la barra de nuestra coctelería preferida. Los combinados repartidos fueron: White Lady con mermelada de manzana, Negroni con marmalades 4cocktails de tres cítricos, Fig Old Fashioned con Mezcal y marmalades 4cocktails de higo, Apple Martini con marmalades 4 cocktails de manzana, Hemingway Martini con marmalades 4 coktails de pera, Whisky Sour con marmalades 4 cocktails naranja amarga y Bramble con marmalades 4 cocktails de frutos del bosque.

Para comprar y más información sobre sus productos en www.4spirit.es

BSO I Never Told You de Colbie Caillat

© 2016 José María Toro. Todos los derechos reservados

El día que morí

www.bloghedonista.com

The Twelve Apostles. Australia. Fotografía de Noemi Martin.

Era septiembre de 2015 y dibujaba la costa del sur de Australia, recorriendo la Great Ocean Road. La mítica carretera australiana, hermana de la Ruta 66, perfilaba el camino entre acantilados y valles. Barcos encallados y pequeños pueblos con olor a surf y cerveza Carlton acompañaban el trayecto entre Melbourne y Port Campbell. Entre ellos, imágenes superpuestas: campos de golf con canguros mascando césped y koalas encaramados en copas de aromáticos eucaliptos. Vida y asfalto, hamburguesas y vino de Yarra Valley.

www.bloghedonista.com

Great Ocean Road. Fotografía de Noemi Martin

Cuando llegamos al faro del Cabo Otway, el más antiguo de Australia, sentí que mi alma había arribado a uno de los extremos del mundo. Mi fin también estaba cerca. El Mar de Tasmania era testigo de mi inquietud y las olas frenéticas se unían al latido nervioso del corazón. AurículaVentrículo. Una antigua estación de telégrafo registraba mi pulso lanzándolo al espacio. SOS.

www.bloghedonista.com

Cabo Otway. Fotografía de Noemi Martin

El atardecer golpeaba las ventanillas del coche mientras nos acercábamos con prisa a los Doce Apóstoles. Acelerador y rugidos de Océano, viento en los oídos, cascabel de serpientes. Vespertino vértigo.

Y ahí estaban. Entre lágrimas saladas inundado el rostro. Como vigías eternos, emergen de la arena y suben al cielo. Tocan los últimos rayos de sol. Mientras, sueño estar fuera de mi cuerpo. No he sido tan mala, supongo. Esos gigantes de piedra deben custodiar el paraíso. Cierro los ojos y lloro.

Cuando despierto, siguen ahí. Blancos espíritus de caliza. Naturaleza divina entre autopistas y peldaños de madera. Los Doce Apóstoles duermen por siempre en mi retina, tatuados en la base de mis párpados. Me recuerdan que tal vez la muerte no sea tan terrible.

www.bloghedonista.com

The Twelve Apostles. Australia. Fotografía de Noemi Martin.

 

BSO de este post Australia- In The Arms Of An Angel

© 2016 Noemi Martin. Todos los derechos reservados

 

 

 

Omán, el país donde el agua es más cara que el petróleo.

 

www.bloghedonista.com

Omán. Fotografía de Noemi Martin

 

Con un rial omaní -algo más de dos euros- puedes decidir entre comprar ocho litros de petróleo o cinco de agua. Tú eliges: estamos en pleno desierto y el calor en verano es extremo. ¡Te lo advierto! Además, si eres hombre, en este Sultanato puedes optar por tener una esposa o cuatro viviendo en la misma casa. Tiene tela, y mucha porque los vestidos de las damas han de llegar al tobillo y extenderse hasta la muñeca. Eso sí, si quieres tener una familia extensa, deberás disponer de capital suficiente para abonar la “dote” y responder sexualmente ante todas tus mujeres. Para eso está la nutritiva leche de camella. Si al final el tema no te convence y estás agotado, el divorcio para el hombre es muy sencillo. Por cierto alguien que vivía en Omán me dijo sin titubeos: “en este país no existe el amor. Los matrimonios son concertados pero tampoco sale tan mal la cosa.” Pues mira, como yo siempre digo: hay que ser positivos.

 

www.bloghedonista.com

Omán, Fotografía de Noemi Martin.

De la vida del Sultán -que lleva en el poder cuarenta y cinco años- no se sabe demasiado. La gente es muy discreta al respecto: estamos ante un monarca absoluto, eso sí, con muchas ganas de democracia y modernidad. Buenas noticias, pues. Algunas cuestiones sí se conocen: el Rey monta a caballo, es amante de la música clásica y goza de una refinada educación británica. Su sucesión es un enigma porque, según parece, no tiene hijos oficiales. Además de la identidad del futuro soberano, también es un secreto el color del pelo de las mujeres omaníes. Porque lo llevan tapado. Tú también si eres una fémina y visitas una mezquita del Sultanato. Ni un mechoncito. El rostro sin embargo, salvo en el supuesto de alguna etnia más conservadora, puede llevarse al descubierto. Te sorprenderá en el caso de muchas mujeres por su extraordinaria belleza, ojos imponentes y sonrisa amable. Debe ser por el dulzor de los dátiles, la fruta estrella de la región.

 

www.bloghedonista.com

Omán. Fotografía de NoemI Martin.

Si te ha picado la curiosidad y quieres hacerte una idea de este curioso país, cuya capital es la limpísima Mascate, y que tiene a Irán en frente y a Yemén y Arabia Saudita por cada lado, vente en invierno, por favor. Podrás disfrutar de preciosas mezquitas y fortalezas, una costa escarpada y agradables zocos con olor a incienso. En enero, sus habituales veinticinco grados son más que apacibles y te permitirán probar el gustoso café con cardamomo sin que te entre un sofoco. Si tienes paciencia y viajas al norte de Salalah, llegarás incluso a ver la tumba del Santo Job, un profeta para los musulmanes. En verano, olvídate de hacer las maletas para viajar a Omán salvo que tengas espíritu beduino o quieras convertirte en un camello a la brasa. Échale 50 grados como mínimo y peligro de monzón. ¡Jozú, ni en la Expo 92!

© 2016 Noemi Martin. Todos los derechos reservados

Vino para dos. Capítulo 10

Era tarde para decidir un nuevo destino. Las ostras y el vino blanco, aderezados con las confesiones de Jai sobre Claudia y Julia, habían hecho estragos en nuestra voluntad. Después de escucharlas, a mi lo único que me apetecía era besarle y sentirle aún más. No quería juzgar su reacción. El pasado era de su propiedad. Así que me propuse pensar solamente en caso de extrema urgencia. Ahora estábamos en un lugar de cuento y el atardecer invitaba a la felicidad. Aceptamos su propuesta: pasaríamos una velada más en Dubrovnik. Seguimos recorriendo sus calles de piedra y al anochecer encontramos un lugar precioso donde cenar y escuchar jazz, nuestro habitual compañero de viaje. Estaba claro que éramos almas musicales. No podíamos vivir sin la compañía de un puñado de notas revoloteando a nuestro alrededor. Tampoco sin olores suculentos o sabores nuevos. Gozábamos poniendo en marcha todos los sentidos. El del tacto tampoco se nos daba mal. Sobre todo bajo las sábanas.

www.bloghedonista.com

Dubrovnik. Fotografía de Noemi Martin

Después de pararnos unos minutos en la Plaza del Reloj para disfrutar de un músico callejero que cantaba “What a wonderful world“, se despertaron algunas neuronas y planeamos seguir viendo el maravilloso mundo que nos rodeaba. Alquilaríamos un coche para visitar la costa croata en unos días, parando donde nos apeteciera. Terminaríamos el camino en la ciudad de Pula al norte del país. Después, volveríamos a Tenerife. O tal vez no. Los dos habíamos decidido vivir el momento. El sin esperar nada a cambio. Yo poniendo una instancia a la luna.

Tenía días libres para embarcarme en esta locura sensorial. No los había utilizado en todo el año. Así que le envié un mensaje a Nora para  decirle que todo estaba bien y que no aceptara ninguna nueva cita en el gabinete psicológico. También llamé a mi madre para contarle la aventura que había comenzado. A pesar de que me acercaba vertiginosamente a los cuarenta, me trataba como una niña ingenua. -Ten cuidado Ana. Al final siempre acabas llorando. Aunque en algunos momentos me acechaban las dudas, estaba segura de que esta vez mi madre y sus malos augurios se equivocaban. O no. Quizá Jai era un embaucador.  A fin de cuentas tampoco sabía demasiado de sus asuntos, sólo lo que  él me había querido proporcionar a cuentagotas. Después de soportar infidelidades, maltrato psicológico, celos y abandono, tenía archivado en mi corazón el catálogo entero del sufrimiento sentimental. Pero Jai era diferente. Olía a vida en estado puro, a mundo por conocer. Me encantaban sus manos y el tacto de su piel. Adoraba su voz, los países de los que me hablaba, la pasión que ponía al hacer el amor y sus ojos chispeantes al terminar. Me hacía recordar una frase de Frida Kahlo: “escoge un amante que te mire como si quizás fueras magia”.

www.bloghedonista.com

Dubrovnik. Fotografía de Noemi Martin

Así que decidí ignorar las profecías de mi madre. Y entre miradas mágicas, calas desiertas, ciudades medievales y copas de vino istriano pasaron los días en Croacia. Sin pausa: como un vendaval de emociones. A veces descubría a un Jai pensativo, otras a un amante apasionado. En ocasiones a un hombre serio y discreto. También a un tipo con un sentido del humor hilarante.

Ya estábamos en el aeropuerto rumbo a Tenerife cuando Jai, que había desaparecido unos minutos después de que sonara su móvil, se dirigió con el rostro descompuesto hacia mí. Su tono sonó extraño, triste y contundente. -No puedo volver a Tenerife ahora, Ana. Julia me acaba de llamar.  Me voy a San Francisco.

BSO: What a wonderful world  de Louis Armstrong.

© 2016 Noemi Martin. Todos los derechos reservados

Siete Restaurante

www.bloghedonista.com

Restaurant Siete

Ponerle de nombre “siete” a un negocio, es como una predestinación, es una llamada a gritos a la buena suerte, como una invocación de buenos augurios, y también una declaración de intenciones, porque según los numerólogos es el guarismo mágico por excelencia, por su recurrencia continua en el mundo que nos rodea. Quizás sea por esta determinación numérica que los platos de este restaurante se convierten en mágicos y sabrosos. Además para atraer aún más la fortuna se ha sustituido cuidadosamente la “t” por otro siete dentro del nombre de este restaurante barcelonés.

www.bloghedonista.com

Horno de leña a la vista.

Manuel, como un diligente director de orquesta, es también un incansable buscador de género de excelsa calidad apostando por los productos ecológicos y que junto a su chef, con su inconfundible deje toscano de Siena, trabaja los diferentes productos con esa pasión tan entregada y visceral propia de los habitantes del país de la bota, elaborando una cocina básicamente de respeto a la tradición italiana.

www.bloghedonista.com

Botellas de Beso de Rechenna y Orube Crianza

Con una decoración sobria, de paredes blancas, y pequeños guiños neoyorquinos como las lámparas industriales y otro elementos tan característicos de la ciudad de los rascacielos, cede el protaginismo al horno de leña a la vista de fuego directo alimentada con troncos de encina que le da calor al espacio y aporta ese particular aroma y sabor a los platos cocinados con este método. De estricta obligación contemplar la bóveda de vuelta catalana al descubierto en su techo.

www.bloghedonista.com

Antipasto de surtido de salumi.

Platos degustados: el imperdonable antipasto de surtido de salumi. Soberbia y exquisita burrata de Puglia -regada con un buen chorro de AOVE de aceituna arbequina ecológica– con un sabor y textura difícil de olvidar. Otro plato que hay que probar sí o sí es la imprescindible pizza elaborada con harina orgánica -obviamente- fermentada durante 48 horas a temperatura constante de 4ºC y que tras su paso por el horno de leña se convierte en una auténtica pizza de culto. La de 4 quesos de mozarella, parmesano, gorgonzola y emmental es de tirar cohetes. El siguiente plato degustado fue una Sfogliatina con bietola, gamberi e porcino trofoliati que en la lengua de Cervantes es un hojaldre de acelgas, cigalas  y seta rossinyol (rebozuelo). Un magistral risotto al perfume de romero regalando generosamente al ambiente un agradable aroma de sotobosque. Para finalizar, el apartado dulce, con dos postres típicamente representativos del país de origen de lo chef como son la panna cotta siguiendo los pasos de una antigua receta de su familia y un tiramisú elaborado con auténtica crema de mascarpone.

www.bloghedonista.com

Burrata de culto con acompañamiento de rúcula y tomate formando la bandera italiana.

www.bloghedonista.com

Sfogliatina con bietola, gamberi e porcino trofoliati

 

www.bloghedonista.com

Panna cotta de leyenda.

 

Vinos degustados a copas: Beso de Recchena un vino joven muy equilibrado de la D.O. Utiel RequenaOrube Crianza de la D.O. Ca. Rioja.

Os invito a buscar dentro de este restaurante -como si de un juego misterioso se tratase- el cartel con las 7 coincidencias más significativas referidas a este número.

Siete Restaurante está situado en Passeig de Sant Joan Bosco, 47 Barcelona Teléfono 932 801 187

BSO de este post: Ti porto a cena con me de la cantautora de Palermo Giusy Ferreri que con su voz dramática recorre en el videoclip 3 restaurantes de Verona contando su historia.

© 2016 José María Toro. Todos los derechos reservados

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 5.782 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: