Zagarafoodbox las cajas mediterráneas de gastronomía

Todo comenzó como el poético viaje a Ítaca. Boris y Giovanni, los creadores de Zagarafoodbox, las cajas mediterráneas de gastronomía, llevan desde el 2007 organizando viajes a la carta en Zagaratravel. Y como el poema de Kavafis pidieron que el camino fuera largo, lleno de aventuras, y de experiencias. De todo lo aprendido y vivido en Zagaratours, crearon estas caja gastronómicas de recuerdos felices de sus viajes por el Mediterráneo, para que ahora tú los vivas con la misma intensidad en tu casa.

Cuando emprendas tu viaje a Itaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
No temas a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al colérico Poseidón,
seres tales jamás hallarás en tu camino,
si tu pensar es elevado, si selecta
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.
Ni a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al salvaje Poseidón encontrarás,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no los yergue tu alma ante ti.
Ten siempre a Itaca en tu mente.
Llegar allí es tu destino.
Mas no apresures nunca el viaje.
Mejor que dure muchos años
y atracar, viejo ya, en la isla,
enriquecido de cuanto ganaste en el camino
sin aguantar a que Itaca te enriquezca.
Viaje a ítaca. Kavafis

Zagarafoodbox la caja gastronómica del Mediterráneo

Impregnados del mensaje de Kavafis, Zagarafoodbox es el resultado de las experiencias vividas de estos jóvenes emprendedores con la empresa de viajes personalizados y a medida de Trinakria Tours, dónde conocieron y vivieron en primera persona, historias únicas en hoteles y restaurantes con encanto, por ese largo periplo por Italia y todo el Mediterráneo.

pasta con salsa de tomate, albahaca y parmigiano reggiano,
Pasta con salsa de tomate, albahaca y parmigiano reggiano. Acompañado de tostadas con carpaccio de espárragos blanco en aceite y perlas de vinagre balsámico IGP

Encontraron rincones donde la sonrisa sincera de sus habitante es tu primer recibimiento. Dónde te sientes a gusto y quieres volver continuamente. Dónde se practica realmente la filosofía del Slow Food del gran Carlo Petrini. Porque se usan productos auténticamente de proximidad, sin ese forzado postureo de algunos. Donde la mamma te enseñará las higueras de la finca que rodea al hotel rural donde estarás alojado. De esas higueras, te contará, cogerán los higos para hacer esa deliciosa mermelada que desayunarás cada mañana. Y de las oliveras que ves al fondo, de esas extraen el olio para untar el pan.

Y llegó la terrible pandemia del coronavirus, que nos paralizó todo, como si un gigante freno de mano se hubiera activado en la Tierra, y así se paró la economía, el viajar, y casi el vivir. Momentos difíciles, de duda, pero como dijo Darwin, el que se adapata a las circunstancias es el que sobrevive. ¿Qué hicieron en Zagarafoodbox? aprovechar para dar a conocer todos esos productos que ellos han conocido durante estos años, para que pudiéramos hacer ese viaje a esos aromas, sabores y colores que nos recuerdan esos viajes que ellos vivieron en un tiempo pretérito. Vamos todo lo que habían disfrutado en su particular viaje a Ítaca por el Mediterráneo.

Pizza con trufa negra hecha en casa y aceite de trufa negra. Detrás pizza casera de 4 quesos y orégano silvestre

Un viaje gastronómico por Sicilia, Cerdeña, Puglia, Italia y Grecia

Zagara, o lo que es lo mismo azahar en italiano, es el nombre elegido por los sicilianos Boris y Giovanni, para esta empresa que te lleva de viaje gastronómico. Es todo un guiño a la flor representativa de los naranjos y limoneros que adornan y embellecen el Mediterráneo y nos embriagan cada primavera con su perfumado aroma. Zagara es, por tanto, la consecuencia de ese hermoso viaje a ítaca, y que nació en el 2007 como Zagara Travel, agencia de viajes a medida por el Mare Nostrum. La primera parada fue la isla de Sicilia, seguramente el Centro di gravità permanente que cantaba el malogrado Battiato, natural de la siciliana provincia de Catania. Después fueron los destinos de Cerdeña, Creta, Malta, Peloponeso y Puglia, el tacón de la bota. La cultura, el arte y la gastronomía son las señas de identidad de esta agencia de viajes artesanal.

pasta italina trafilata al bronzo, bacon,  y parmigiano reggiano.  Zagarafoodbox las cajas mediterráneas de gastronomía
Pasta Trafilata al Bronzo alla carbonara

Zagarafoodbox es la recopilación de productos encontrados, que conservan el auténtico sabor, el aroma y el color que grabamos en nuestra memoria más poética (y hedonista) en cada parada de nuestro viaje por la vida. Ellos se encargan de recuperarlos y colocarlos en una caja gastronómica para disfrutar en casa, con la familia o con los amigos. Es como volver a viajar sin salir de casa. Para que vivas ese momento de la magdalena de Proust, o del más reciente y cinematográfico Anton Ego en Ratatouille. Seguir nuestro camino hacia Ítaca aunque sea desde nuestro domicilio porque tenemos que seguir aprendiendo y disfrutando, y Zagarafoodbox nos los pone fácil.

Zagarafoodbox está disponible por destinos

Zagarafoodbox las cajas mediterráneas de gastronomía están disponibles por los destinos de Sicilia, Cerdeña, Puglia, Italia o Grecia. También encontarás cajas para preparar pasta, o quizás un aperitivo para disfrutar del dolce far niente. Además de conservas y patés a base de anchoas de la Costa Brava, cajas con recetas para que sea todo más fácil, y por supuesto para que lo puedas personalizar a tu gusto con sus aceites, vinos, quesos, mermeladas, pastas y mucho más.

Más información y tienda on line en la web de la tienda de productos gourmet Zagarafoodbox

Más información de viajes bonitos y para recordar, entra en la web de Viajes por el Mediterráneo Zagara Travel

© 2021 José María Toro. All rights reserved

Para Iván desde Creta

Hola Iván. ¿Qué tal sigue todo? Espero que estés mejor de la espalda. Está claro que es el estrés del despacho de abogados. Tendrás que cuidarte mucho si quieres estar un año con la mochila a cuestas. Aprovecha a «tu profesor de yoga particular».

Por aquí todo genial. Segunda isla griega y tercera en camino. Esta vez te escribo desde el Aeropuerto de Heraklion en Creta. La verdad es que la Isla da para mucho más que las cuatro noches que pasé en ella. Deberías dedicarle al menos una semanita para verla con un poco de  tranquilidad.

Siendo sincera, la capital, Heraklion, no merece mucho la pena. No obstante, puedes pasear por la ciudad de «El Greco» una tarde, cenar en uno de sus pintorescos restaurantes junto al mar y dar un paseo por el  puerto antiguo y la Fortaleza de Koules. Una recomendación si no quieres acabar “empachado”: mesura gastronómica. Cuando pidas tus platos, ten presente que los cretenses son tremendamente generosos. Las raciones suelen ser enormes y además normalmente te invitarán a sandía, uvas y algún dulce, además del consiguiente licor, el típico ouzo o un mastika. Incluso a veces, por la cercanía geográfica, te ponen raki, un digestivo turco  parecido a los anteriores. Si al final pasas por Heraklion, prueba el restaurante Kastella: delicioso pescado y buen vino de la casa. En cuanto a hoteles, si buscas buena relación calidad-precio y un desayuno abundante en pleno centro vete al Kastro y pide habitación en la última planta. Te sorprenderá la terraza y el jacuzzi privados.

www.bloghedonista.com

Palacio de Cnosos. Fotografía de Noemi Martin

Cerca de Heraklion, a sólo cinco kilómetros de la ciudad, tienes una cita imprescindible con la historia y la mitología: el Palacio minoico de Cnosos. Confieso que fue el momento más apasionante de mi visita a la Isla. Sólo pensar que estaba ante columnas de más de cuatro mil años de vida y piedras que formaban parte del Laberinto del Minotauro fue increíble. Recordar cuando leía de pequeña sobre Icaro, Dédalo, Ariadna y Teseo, y estar ahora respirando el mismo aire que mis personajes mitológicos me resultó una experiencia absolutamente emocionante.

Dejando atrás el Palacio de Cnosos, nos dirigimos a una de las ciudades más bonitas de Creta, Rethymno. Enclavada a pie de costa, sus edificios mezclan elementos venecianos y turcos en un precioso casco histórico por el que pasear y en el que sentarse a disfrutar un buen café especiado. El mejor yogurt griego del viaje, sin duda, en el Sohora Hotel Boutique, un precioso y familiar hotelito lleno de detalles. Y no de los lujosos sino de los que te llegan al corazoncito y te hacen sonreír, como la mesilla de noche hecha con una antigua máquina de coser Singer o el aparador de la abuela donde sirven el desayuno.

www.bloghedonista.com

Sohora Hotel Boutique. Fotografía de Noemi Martin

De camino a Rethymno, no olvides parar a darte un baño en cualquiera de las playas de la costa. Nosotros nos dimos un buen remojón en «Bali». Te lo prometo. Mira el mapa. Luego, en tu honor, nos tomamos una caña en un chiringuito que se llama “La vida loca” y comimos viendo el mar en la fantástica  Taverna Livadi (aquí las Tabernas van con v de viajar).

La siguiente parada después de Rethymno fue la bulliciosa ciudad de Chania, antigua capital de Creta, también llamada La Canea. Sus barrios variopintos, en uno de ellos nació la cantante Nana Mouskouri, el precioso faro que la ilumina y su animado puerto veneciano atraen a un montón de turistas. Fue curioso encontrarnos paseando por sus tiendecillas a nuestros compañeros de vagón en el tren a Meteora. No será grande Grecia y sus doscientas veintisiete islas habitadas para coincidir en este punto una semana después.  De Chania me quedo con sus callecitas  estrechas, su estupenda gastronomía y vida nocturna y, sobre todo, con el balcón de mi apartamentito (Erato Suites) sobre el puerto. Para ti, te dejo la marcha nocturna y como buen cinéfilo, la Taverna Adespoto, donde se rodaron escenas de «Las dos caras de Enero», con Viggo Mortensen y Kirsten Dunst.

www.bloghedonista.com

Vista sobre el puerto de Chania. Fotografía de Noemi Martin

La verdad Iván es que Creta tiene muchísimo más de lo que te he contado. Es una Isla enorme, la más grande de Grecia. Me quedó pena de no poder visitar  la famosa Garganta de Samaria y la costa sur. En otra ocasión será, supongo. Un beso grande para ti y saludos a Dani.

PD: Ojo cuando conduzcas en Creta. En las carreteras de doble sentido, los coches más lentos circulan por el arcén para dejar paso a los más lanzados. Aunque conociéndote no te veo por el arcén ni de lejos.

BSO: Libertad Nana Mouskouri

© 2016 Noemi Martin. All rights reserved.

Para Iván desde Rodas

Querido Iván, te escribo este mail desde el aeropuerto de Atenas. El móvil en una mano y mi pequeño trolley azul a los pies.

Tal como me pediste, aprovecho cada ratito que tengo para hacer acopio de impresiones y regalártelas. Seguro que entre todos los amigos que te vamos contando detalles de primera mano de nuestras escapadas veraniegas, organizarás el año sabático perfecto. Tu sueño está a la vuelta de la esquina después de tantos años imaginándolo.

Acabo de bajarme del avión procedente de Rodas, feliz de haber encontrado  rinconcitos geniales para mi archivo viajero. Me preguntaste el primer día que llegué si te recomendaría la Isla para gastar una semana de tu gran sueño. Era muy pronto. Aún no sabía que el secreto de la coqueta Rodas estaba en olvidarse de la primera impresión y sobre todo de las guías y los apuntes ajenos. El de tu amiga no cuenta, por supuesto.

Sé que, como a mí, no te gustan las aglomeraciones ni los lugares plagados de turistas. Por eso, te ordeno que apartes de tu planning la «imperdible» visita a Lindos o a la famosa playa de Anthony Quinn, aunque hayan sido los escenarios de Zorba el Griego. Si quieres, por curiosidad,  echa un ojo desde arriba y luego sal huyendo en busca de las calitas y pueblecillos interiores de los que casi nadie habla. Los hay. Pura paz.

www.bloghedonista.com

Klimt Pension dentro de la Ciudad Vieja de Rodas. Fotografía de Noemi Martin

Mi recomendación es que alquiles un coche al llegar al aeropuerto y des una vuelta a la Isla. De punta a punta. En un día puedes hacerlo. Te darás cuenta de que el este está un poco masificado. Demasiados hoteles y bastante caos, desde luego mucho más que en la costa oeste. Así todo alejándote de los  «hormigueros» podrás encontrar auténticas joyas como las casi desiertas playitas  de Charaki o el Mojito Beach en Lahania: un chiringuito fantástico con habitaciones y playa propia donde comer a ritmo de blues, hacer yoga y escuchar música en vivo al atardecer.

www.bloghedonista.com

Mojito Beach. Fotografía de Noemi Martin

Hablando de lugares de esos que nos gustan, con jazz y buen vino: en la Ciudad Vieja frente al Puerto de Mandraki, descubrí un restaurante que me encantó. Tanto que cené dos noches en él. Es el Auvergne Café junto a unas de las puertas de entrada. No te olvides de apuntarlo en tu Moleskine azul. Tampoco te quedes sin callejear por los pequeños pasadizos medievales de la parte más alejada de las tiendas de souvenirs. Hay rinconcitos encantadores y hotelitos coquetos donde pasar una noche romántica o feroz. A tu elección queda.

Por la parte oeste de la Isla, como te contaba, encontrarás un mar más salvaje que en el este, igual que en la punta sur. Quizá por eso la costa está menos construida y es más tranquila. Si llevas tu inseparable tabla de surf, como supongo que harás, te chiflará pasar por el cabo de Prasonisi: un paraíso para los amantes del viento que me recordó mucho a nuestras playas de Fuerteventura. Además, en el desértico oeste podrás recobrar la calma perdida en el bullicio, recorriendo parajes insólitos como el Castillo de Monolithos y dándote un baño en alguna de las playitas medio solitarias con taberna incorporada y tumbonas gratuitas que verás junto a la carretera. Por cierto, el mar está calentito.

Para finalizar tu recorrido por Rodas, recuerda visitar Kamiros, un espectacular yacimiento arqueológico de más de tres mil años enmarcado por el Egeo. Seguro que te emocionas tanto como lo hacía la Puri, nuestra profe de Historia del Arte del Instituto. ¿Te acuerdas como flipaba cuando hablaba de Grecia?

Bueno, hasta aquí mi pequeño resumen de Rodas. Ya te contaré en persona, tenemos una cena pendiente en La Noria. Un besito fuerte y recuerdos a tu chico. A ver si me lo presentas de una vez.

PD: no esperes encontrar el famoso Coloso de Rodas. Se lo llevó un terremoto cuando ni Jesucristo había nacido.

BSO Zorba el griego de Mikis Theodorakis

© 2016 Noemi Martin. All rights reserved.

A %d blogueros les gusta esto: