Anuncios

El restaurante peruano Totora trae los sabores tracionales de su país para celebrar el mes morado

El mes de octubre es el más grande y festivo en Perú, porque se celebra el Mes Morado como allí se le conoce, en honor al Señor de los Milagros, el Cristo Moreno o Cristo de los Temblores como también es nombrado. El origen de esta ferviente y multitudinaria devoción se remonta al siglo XVI cuando Perú, entonces era colonia española, acogía a miles de africanos traídos como esclavos para trabajar en las labores agrícolas. En Pachacamilla, entonces en las afueras de Lima, uno de esos esclavos originario de Angola y movido por su fe pintó en un muro de adobe la imagen de un Cristo en la Cruz. En 1655 un fuerte terremoto destruyó todas las casas de Lima, quedando solo en pie aquel muro con el Cristo en la Cruz pintado. Desde entonces, cada mes de octubre, todo Perú se viste del color morado y los peruanos salen en procesión para demostrar su fé. Es la principal celebración católica en el Perú y es una de las procesiones más grandes del mundo. El color morado se debe al hábito de las monjas Nazarenas, que custodian la imagen, y que toman ese color prestado de la túnica nazarena.

Y como no hay fiesta que se precie que no tenga su plato de fiesta mayor, la gastronomía peruana no se queda atrás y se expresa con sus sabores más tradicionales. El restaurante Totora,  con su chef Pablo Ortega al frente de los fogones, nos ha querido traer sus recuerdos y nos transporta con sus platos a su Perú natal. Entrar en el restaurante Totora ya es un viaje a la costa norte del Perú por sus guiños inspirados en el paisaje marinero de Huanchaco, y sobre todo por su elemento más representativo y que le da nombre: un auténtico caballito de Totora que es como un talismán de buena suerte y que se trata de una barca artesanal que fabrican a mano los pescadores del norte de Perú traída desde ese rincón del Océano Pacífico.

Para finalizar el Mes Morado se celebrará una gran fiesta el 31 de octubre que es a la vez la festividad del Día de la Canción Criolla.

Platos degustados del menú especial para el mes morado:

  • Piqueo criollo de causa limeña, tamal de cerdo, anticucho de corazón, papa rellena y yuca.
Piqueo criollo/bloghedonista

Piqueo criollo

 

  • Festival de anticuchos de corazón de res, mollejas de pollo, contramuslo de pollo y pulpo.
Festival anticuchos/bloghedonista

Festival anticuchos

 

  • Tacu tacu con costillar de ternera en jugos de seco servico con tacu tacu de pallares y salsa criolla, guisado a baja temperatura durante ocho horas. Para compartir.
Tacu tacu con costillar de ternera

Tacu tacu con costillar de ternera

 

  • Cau Cau de “pota madre” calamar servido con chicharrón a base de ají amarillo y hierbabuena, con chalaquita y limón.
  • Chanfainita de lengua de res servido con canchita y criollita de ají limo. De origen afroamericano.
  • Carapulcra limeña a base de papa seca acompañado de lechón horneado y salsa de hierbabuena. Es un guiso típico del sur de Perú con influencia afroamericana
  • Postres: turrón de Doña Pepa atribuido a Josefa Marmanillo por su devoción al Cristo, ranfañote, combinado de arroz con leche y mazamorra, picarones y suspiro limeño. 
Turrón de Doña Pepa/bloghedonista

Turrón de Doña Pepa

Picarones/bloghedonista

Picarones

 

  • Los cócteles también se visten para la ocasión como la Chicha Morada (sin alcohol), la Chicha Milagrosa, la Chicha Sour o el Negroni Pisco.

Restaurante Totora carrer Còrsega, 235 08036 Barcelona Teléfono 936 674 372 Precio medio 30-35 euros. Precio menú mediodía 17,50 euros. Chef: Pablo Ortega. Director: Mariano López.

© 2018 José María Toro. All rights reserved.

Anuncios

Restaurante Totora

Este restaurante, especializado en cocina peruana, rinde homenaje a los caballitos de totora, las frágiles embarcaciones que usan los pescadores en la zona septentrional del Perú. Sus propietarios, originarios de este país andino, quisieron traer esta representativa pieza de artesanía de Huanchaco, como tributo al nombre que le habían dado a su restaurante y también para darlo a conocer en Barcelona. Su traslado desde allí no fue tarea fácil y han sido muchas las complicaciones para conseguir su llegada a Barcelona, pero que ahora luce en todo su esplendor y es el protagonista indiscutible  dentro de este local de 700 metros cuadrados.

El caballito de Totora

El caballito de Totora

Esta pieza casi de museo representa el leitmotiv gastronómico de este restaurante: culto a la cocina marinera que rinden los responsables de este proyecto: Patricia Vega, psicóloga y Antonio Aramburu, consultor que cambió los negocios financieros por hacer feliz a los demás gastronómicamente y dar a conocer la riqueza de la cocina de su país. .

La decoración del restaurante es obra de Ap Interiorisme y M&M que nos transmite sensaciones marinas usando el color azul en sus paredes y reafirmándose en los adornos referidos al mar. Varias espacios diferenciados lo dividen: la entrada está pensada para comer o cenar en las cómodas butacas. El comedor ocupa el espacio central y al final se esconde una pequeña terraza con un jardín vertical para disfrutar del ágape esos días cálidos de primavera y otoño.

Esta embajada de la gastronomía peruana no se resigna a ser una casa de comidas al uso, sino que apuesta por añadirle un valor cultural y musical: los martes con actuación en directo del trío Fisherman’s Wife desde las 21:30H. Los miércoles por la tarde su chef titular, Pablo Ortega, y su equipo acercarán los secretos de la cocina peruana a pequeños grupos a un precio de 45 euros por persona. Para la noche de los jueves estará invitada la DJ Volk con sus sesiones de música ambiente y chill out.

La terraza cubierta se convertirá los domingos en una improvisada ludoteca dónde los más pequeños podrán jugar, leer y en definitiva divertirse. El empeño de ser restaurante Child Friendly no se limita aquí, porque la carta se ha adaptado a sus gustos con lo cual será un motivo más para una comida familiar e irlos introduciendo a los colores, aromas y sabores de esta pujante cocina reconocida mundialmente.

Cebiches o ceviches se elaboran continuamente en la barra desde el clásico, de marisco o de atún. Así como los tiraditos, las causas en cualquier variedad: de langostino, de pulpo, de pez mantequilla y la popular limeña, a la cual me uno incondicionalmente. Los makis y niguiris también tienen su espacio como consecuencia de la contaminación nikkei recibida en tiempos pasados.

En definitiva, su chef Pablo Ortega, se basa en la cocina clásica para darle pinceladas de creatividad y vanguardia en la presentación de sus platos.

Platos degustados

  • Imprescindible para comenzar un pisco sour, el cóctel que mejor representa a Perú, elaborado con pisco, zumo de lima, clara de huevo y azúcar.
  • Cebiche clásico de corvina y leche de tigre acompañado de cebolla morada, canchita y camote. Para este plato es muy importante que el pescado sea muy fresco y que se conjunte en perfecto equilibrio con la acidez y el picante.
Cebiche clásico de corvina

Cebiche clásico de corvina

  • Tiradito de gamba roja y pulpo en leche de tigre amarilla, acompañado de chalaquita de palta y mango. Es un plato de influencia japonesa. Se diferencia del cebiche en que el pescado se corta en láminas finas y se coloca “es-tiradito” sobre un plato. De influencia nikkei.
Tiradito de gamba roja y pulpo

Tiradito de gamba roja y pulpo

  • Causa Ferreñafeña, originaria del norte de Perú, se prepara con caballa, camote, choclo, plátano y bañado en un ligero encebollado. El nombre de causa tiene su origen histórico en la guerra del Pacífico cuando se elaboraba este plato para la “causa”
Causa Ferreñafeña

Causa Ferreñafeña

  • Arroz con pato, se elabora con cilantro, chicha de jora y cerveza negra. Se prepara en olla de barro y a la leña. Plato originario del Norte y es consecuencia de la mezcla de los aborígenes con los españoles y es toda una clara alusión a la paella. El arroz se empapa del sabor del pato. Un plato para repetir siempre.
Arroz con pato

Arroz con pato

  • Pepián de Choclo, guiso originario del norte a base de choclo y acompañado de una carrillera estofada durante 12 horas.
  • King Kong postre muy popular en Lambayeque a base de manjar de higo, de leche y membrillo. Debe su nombre a la coincidencia en el tiempo de la proyección de la película del famoso gorila y al ingenio popular que comparó el molde de un gigante que se elaboraba en la ciudad con la figura del mencionado gorila y de aquí le quedó el nombre.
King Kong

King Kong

Restaurante cebichería Totora Carrer de Córsega, 235, Teléfono 936 674 372 Abierto todos los días en los dos turnos. Precio medio 30-35 euros. Menú mediodía 17,50 euros.

© 2017 José María Toro. All rights reserved.

A %d blogueros les gusta esto: