Leda Viñas Viejas 2018

Este gran tin­to de Leda Viñas Vie­jas 2018 es una edi­ción muy arte­sanal y con mucho carác­ter que lo con­vierte en exce­lente. De esta exclu­si­va aña­da sola­mente se han elab­o­ra­do 10.936 botel­las de 75cl. y 506 botel­las magnum. 

Elab­o­ra­do úni­ca­mente con uva tem­pranil­lo proce­dente de viñe­dos entre 70 y 100 años y que están local­izadas a lo largo de ese eje ver­te­brador que es el río Duero. Cada parcela tiene su pro­pio micro­cli­ma y su pun­to de madu­ración. La suma de cada una de ellas es la que le da per­son­al­i­dad a este excep­cional vino. Y su enve­jec­imien­to durante 23 meses en bar­ri­c­as lo aca­ba de redondear.

Botella de Leda Viñas Viejas 2018
Botel­la de Leda Viñas Vie­jas 2018

En la cata visu­al desta­ca su col­or rojo pico­ta (a difer­en­cia de la cereza es más dulce y menos áci­da) inten­so, muy bril­lante. Ese col­or de esta apre­ci­a­da var­iedad del Jerte, nos trae recuer­dos de aro­mas a fru­ta negra madu­ra, a espe­cias dul­ces, tam­bién esos refres­cant­es bal­sámi­cos en nar­iz y a fru­tos sec­os. En boca nos llena de fru­ta, con poten­cia y a la vez equilibrado. 

Leda Viñas Viejas 2018 un excelente vino nacido para celebrar momentos importantes

Bode­gas Leda fue fun­da­da por el gurú español Mar­i­ano Gar­cía que tan­tos buenos vinos nos ha deja­do has­ta la fecha en su trayec­to­ria como apre­ci­a­do enól­o­go. La famil­ia Masaveu está en este proyec­to des­de el 2009, sigu­ien­do la doc­t­ri­na ecológ­i­ca y máx­i­mo respeto al viñedo.

Leda Viñas Vie­jas 2018 es la prop­ues­ta de Bode­gas Leda para cel­e­brar el día de Castil­la y León, 23 de abril. Una fecha que nos remon­ta a una época pretéri­ta, y que con­mem­o­ra el aniver­sario de la batal­la de Vil­lalar, en la cual los comuneros se enfrentaron al ejérci­to del rey Car­los I. Y alzan­do la copa acom­paña­do de un mari­da­je geográ­fi­co que nos aguante toda una comi­da con pro­duc­to de prox­im­i­dad, como pueden ser unos buenos embu­ti­dos de la zona, con­tin­uar con un pla­to de legum­bre y acabar con el clási­co asa­do castel­lano de un lechazo. 

PVP recomen­da­do de 33 euros.

Más infor­ma­ción de Bode­gas Leda en su web

© 2022 José María Toro. All rights reserved

Bodega y Viñedos Viña Mayor expresa en sus vinos la Nueva Ribera

Bode­gas y Viñe­dos Viña May­or está situ­a­da estratégi­ca­mente en Quin­tanil­la de Onési­mo, den­tro de la denom­i­na­da Mil­la de Oro de la DO Rib­era del Duero, en esa escogi­da zona de ape­nas 15 kilómet­ros que va des­de Peñafiel, fácil­mente recono­ci­ble por su castil­lo con for­ma de velero que encar­a­ma­do en una loma parece dis­puesto a salir a nave­g­ar en cualquier momen­to por los mares de viña que lo rodean,  has­ta lle­gar a Tudela de Duero. Por el camino y bor­de­an­do el río Duero se codean las bode­gas más pres­ti­giosas de esta pres­ti­giosa Denom­i­nación de Ori­gen jun­to a Bode­gas y Viñe­dos Viña Mayor.

La DO Rib­era del Duero es una tier­ra de fuertes con­trastes tér­mi­cos pasan­do de fríos invier­nos a calurosos ver­a­nos, unas tem­per­at­uras que cas­ti­gan a la viña y que le da su parte de per­son­al­i­dad jun­to con el ter­reno aus­tero de Castil­la. Está enmar­ca­da den­tro de un cli­ma mediter­ráneco car­ac­ter­i­za­do por la con­ti­nen­tal­i­dad de su situación geográ­fi­ca den­tro de la Penín­su­la Ibérica.

Para adap­tarse a los nuevos tiem­pos y con­seguir extraer todo lo que este ter­ri­to­rio sig­nifi­ca y expre­sar­lo en una botel­la, Bode­ga Viña May­or  incor­poró recien­te­mente, en el 2015 como direc­to­ra téc­ni­ca a Doña Almu­de­na Alber­ca, la primera mujer españo­la en alcan­zar el pres­ti­gioso títu­lo de Mas­ter of Wine, el selec­to club de los que más saben de vino, y que lo otor­ga el máx­i­mo ref­er­ente glob­al en el mun­do del vino, el británi­co Insti­tute of Mas­ters of Wine, y que para situ­ar a los neó­fi­tos en la mate­ria está por enci­ma de la tit­u­lación WSET (Wine and Spir­it Edu­ca­tion Trust). Y fue ella, Almu­de­na Alber­ca, la que ree­scribió las estrel­las del statu quo dom­i­nante, para dar un giro de tuer­ca en todo lo bebido has­ta el momen­to donde la madera lo dom­ina­ba todo sin ten­er en cuen­ta la fru­ta orig­i­nar­ia de este pro­duc­to que es el vino, de tal man­era que todo su leit­mo­tiv en la bode­ga des­de ese momen­to fue hac­er expre­sar el ter­ri­to­rio de la Rib­era del Duero en cada botel­la que com­par­ti­mos, porque la mejor botel­la de vino no es ni la más cara ni tam­poco la más pre­mi­a­da, sino que es y será la que se comparte.

Por su parte la bode­ga ya des­de el 2011 está com­pro­meti­da con el medio ambi­ente y cuen­ta con la cer­ti­fi­cación de Winer­ies for Cli­mate Pro­tec­tion para hac­er frente al cam­bio climáti­co recu­peran­do los sis­temas tradi­cionales de cultivo.

Vinos de Bodegas y Viñedos Viña Mayor

Viña May­or Tem­pranil­lo Tin­to Roble 2017, Viña May­or Tem­pranil­lo Cri­an­za 2015 y Viña May­or Tem­pranil­lo Reser­va 2014

 

Viña May­or Tem­pranil­lo Tin­to Roble 2017. De vendimia cal­i­fi­ca­da como “Muy Bue­na”, con 3 meses de bar­ri­ca de roble francés y amer­i­cano. En la cata visu­al ten­emos un col­or rojo rubí inten­so con bril­lo azu­la­do pro­pio de su rebosante juven­tud. Aro­mas a fru­tos rojos y negros, tam­bién a ligeros tosta­dos proce­dentes de su paso por las maderas de la bar­ri­ca. En boca es fres­co, rebozante ale­gría de esa lozanía que se prodi­ga, de paso ligero y con un final muy sabroso, que apetece seguir bebi­en­do. Un vino para beber como copa o para acom­pañar unas tapas de aper­i­ti­vo, tam­bién para bar­ba­coas, carnes asadas como el cordero, platos de pas­ta, el risot­to, legum­bres y que­sos semicurados.

Viña May­or Tem­pranil­lo Cri­an­za 2015 elab­o­ra­do a par­tir de una cosecha cal­i­fi­ca­da como “Exce­lente” por el Con­se­jo Reg­u­lador, ha pasa­do 12 meses de su exis­ten­cia en bar­ri­ca de roble francés prin­ci­pal­mente y un pequeño por­centa­je en amer­i­cano de tosta­do medio. Pos­te­ri­or enve­jec­imien­to en botel­la de 6 a 10 meses. En la cata visu­al es col­or rojo rubí inten­so. Aro­mas a fram­bue­sa y fre­sa, y fru­tos negros maduros y espe­cias dul­ces como la canela y la vainil­la. En boca su fres­ca acidez vatic­i­na una bue­na madurez, de final largo y per­sis­tente. Para ennoviar con asa­dos típi­co de Castil­la, carnes rojas, guisos de cuchara, legum­bres, que­sos cura­dos, pael­las y risot­tos.

Viña May­or Tem­pranil­lo Reser­va 2014,  de cosecha cal­i­fi­ca­da como “Muy Bue­na” real­iza­do a par­tir de viñe­dos de tem­pranil­lo de gran altura, a más de 900 met­ros y de más de 60 años de edad. Pasa sus primeros 15 meses de vida en bar­ri­c­as de roble francés y amer­i­cano, y después un mín­i­mo de 20 meses en botel­la. En la cata visu­al es col­or rojo rubí inten­so. Aro­mas de fru­tas negras maduras, notas espe­ci­adas y recuer­dos de cuero y de taba­co. En boca es sedoso, carnoso y muy largo, se apre­cia el cuero y el taba­co. Para mari­dar con arro­ces de mar y mon­taña, setas, guisos e inclu­so algún postre con chocolate.

© 2019 Nuria Teje­dor. All rights reserved

A %d blogueros les gusta esto: