Nîmes, la «Roma francesa», qué ver y hacer. Novedades para el 2021 presentadas en el Mediatour Francia

Nîmes puede presumir de un patrimonio histórico excepcionalmente conservado, de ahí el sobrenombre de la «Roma francesa«. Su rica gastronomía y vinos, con más de 12 productos con DOP, la hace muy interesante para conocer. Su tamaño la convierte en muy accesible y además su centro histórico peatonal la hace aún más acogedora. Ferias y festivales la convierten en una vibrante ciudad, sin duda de las mejores que representan l’art de vivre francés y mediterráneo. Arte e historia la convirtió en lugar de veraneo apreciado por escritores y artistas. A nivel industrial le debemos la invención del denim, y sí me refiero a la tela de los jeans. Otra de las aportaciones vino de parte uno de sus hijos, Jean Nicot, que trajo las semillas del tabaco que curaba las migrañas, usándola Catalina de Médici para su su hijo Francisco II, y de ahí que el tabaco se le conoció como «hierba de la reina».

Anfiteatro de Nîmes, Arènes de Nîmes,
Arènes de Nîmes. Fotografía crédito O. Maynard. Oficina de turismo de Nímes

Historia de Nîmes

La historia de Nîmes se remonta a 500 a.C. cuando se instaló la tribu celta de los Volcas alrededor de una fuente de agua. En el 218 a.C. el famoso Atila con sus elefantes pasó por aquí. En el 120 a.C. es colonia de Roma. En el 118 a.C. es parada en la Vía Domitia que une Italia con España. En el siglo I vive su apogeo como ciudad romana, se construye el famoso acueducto Pont du Gard que trasportaba agua hasta Nîmes. Del triunfo de Octavio sobre Cleopatra acuñaron su propia moneda y que sirvió posteriormente, en 1535 lo autorizó Francisco I, para construir el escudo de armas con el cocodrilo encadenado a una palmera y coronado con laurel, como símbolo representativo de esta victoria. En 1986 Phillippe Starck rediseñó el dibujo y que hoy se puede ver por toda la ciudad, incluida en los pavimentos del centro histórico. Incluso hay 4 cocodrilos disecados en las escaleras del Ayuntamiento.

En el siglo III, evangelizada por Saint-Baudilie (San Baudilio), se defiende de las invasiones bárbaras. En el 673 los visigodos desarrollan el comercio del olivo, la vid y el ganado. A principios del siglo XV las epidemias con sus consiguientes períodos de hambre y guerra diezman la población en más de la mitad del censo. En 1559 la Reforma hace crecer las comunidades protestantes. En 1567 masacre de los católicos por los protestantes. Y es en 1598 con el Edicto de Nantes cuado se instaura la paz entre ambos bandos religiosos. En el siglo XVII las producciones de tejidos enriquecen nuevamente a la ciudad, y de esa prosperidad se construyeron los numerosos hôtels o palacetes particulares. En 1685 se revoca el Edicto de Nantes por Luis XIV y se persigue sin piedad a los protestantes y el declive de la ciudad. En el siglo XVIII la industria de la seda y la proudcción de vino recupera la economía. En 1842 el ferrocarril trae prosperidad nuevamente, y en 1850 se construyen magníficos palacetes y se ordenan los bulevares. Sufrió la ocupación de los nazis en 1942 y en 1944 los bombardeos de las fuerzas aliadas.

En 1980 el Ayuntamiento promociona el turismo y los grandes proyectos urbanísticos, y en la década de los 90, los primeros espadas de la arquitectura, como Norman Foster, Philippe Starck o Jean Nouvel firman planos que relanzarán la ciudad. Actualmente se está poniendo en valor esa gran herencia reomana como es el Anfiteatro, los Allèes Jaurès se transforman en paseo urbano con los Jardines de la Fontaigne y la Torre Magna. Inauguración del Museo de la Romanidad en el 2018. Actualmente se ha solicitado su inscripción en el Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Monumentos Imprescindibles

La primera parada es visitar el Anfiteatro, uno de los más grandes y mejor conservados del mundo romano. Se construyó a finales del siglo I d.C. para acoger los combates de gladiadores y de animales. Tiene cabida para 24.000 espectadores. En la Edad Media se usó como fortaleza del poder feudal. A partir del siglo XIV se convirtió en zona residencial de viviendas, almacenes, iglesias y castilos. En 1812 se expulsó a los últimos habitantes para convertirlo en escenario de corridas de toros y carreras camarguesas. Se puede realizar una visita con audioguía durante una hora y media, e incluso un escape game durante 1h30 por este escenario único.

En el Museo de la Romanidad es todo un homenaje a la colonización por Roma. Imperdible la exposión temporal «El emperador romano, un mortal entre los dioses», del 13 de mayo al 19 de septiembre de 2021. En colaboración con el Mueso del Louvre se exhibirán obras dedicadas al culto imperial, que fue instaurado por Augusto en el siglo I a.C. Por ello la primera parte está dedicada a su figura, como fundador del poder imperial, considerado como el espíritu reorganizador del Estado y la garantía de su prosperidad, se le ve como un intermediario entre los hombres y los dioses. Por la romanización temprana de la provincia La Narbonesa gozó de favor del propio Augusto.

En la segunda parte se recorre Viennes, Arles, Béziers o Narbona. A la salidad del Museo, y para prolongar la visita se puede pasar por los monumentos religiosos de Maison Carrée y el Augusteum de la Fontaine, que muchas veces pasa desapercibido para el público con prisas y poco interés para la historia. Conjuntamente con esta exposición se harán talleres, visitas guiadas, conferencias y un catálogo ilustrativo.

Museo de la Romanidad 16, boulevart des Arènes. 30000 Nîmes. Teléfono 33 (0)4 48 210 210. Más información en la web de Musée de la Romanité La terraza de la azotea ofrece una inmejorable panorámica de Nîmes y la terraza del restaurante La Table du 2, del chef Franck Putelat, con vistas de las Arenas.

Maison Carrée de Nîmes
Maison Carrée. Fotografía crédito de la Oficina de Turismo de Nîmes

Maison Carrée es un templo romano de culto imperial, en honor a los nietos adoptivos del emperador Augusto, Cayo y Lucio César, los llamados «Príncipes de la Juventud». Ha sobrevivido en el tiempo gracias a los diferentes usos que ha tenido hasta ahora. Una réplica de esta edificio es el capitolo de Virginia, ya que en 1785 le pidieron a Thomas Jefferson, entonces embajador americano en París, los planos de un edificio clásico y envió las de Maison Carrée.

Les Jardins de la Fontaine, clasificado entre los Jardins Remarquables, está considerado entre los mejores jardines públicos de Europa con sus 15 hectáreas de extensión. Estatuas, balaustres, bancos y jarrones de mármol o piedra blanca de Lens. Vegetación de tilos, pino de Alepo, roble verde, ciprés, olivos, madroño y especies mediterráneas. El objetivo era destacar la fuente y los restos antiguos en una composición claramente francesa. La grotte combina rocas y plantas del mediterráneo. La iluminación nocturna crea una atmósfera muy acogedora.

Le Temple de Diane se cree que tenía las funciones de biblioteca y sala de culto relacionada con las celebraciones del culto imperial. En la Edad Media los monjes benedictinos la usaron como capitalla hasta que la abandonaron.

La Tour Magne es la única torre que se conserva de la antigua muralla romana. Era la más alta y la más hermosa de la ciudad antigua. Desde aquí las vistas son espectaculares de la ciudad. Los árboles de pinos y robles alrededor de la torre le dan ese aire de jardín italiano.

Le Pont du Gard es la impresionante obra civil de la época romana para traer agua potable a la ciudad, De 275 metros de largo y 48 metros de alto (el más alto del mundo romano) con 3 niveles de arcos superpuestos, le hace merecedor de estar en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Entre junio y agosto se ilumina creando un espectáculo de luces y colores. Más información en su web

Le Castellum Aquae o castillo de agua era el punto de llegada del anterior acueducto. Las canalizacones conducían el agua hasta los munumentos, las fuentes públicas y los distintos barrios de la ciudad. Junto con el Castellum de Pompeya en Italia son de los pocos que se conservan en el mundo.

Los palacetes privados es otra manera de sumergirse en la historia de la ciudad. Conservan los pilares romanos y capiteles corintios, también los frontones triangulares y circulares inspirados en el Temple du Diane. Las gárgolas y cabezas de monstruos son parte de la decoración en la parte alta de las casas. Hay un total de 59 edificios protegidos en el centro histórico. Se pueden visitar previa reserva en la oficina de turismo. Algunos de ellos:

  • Hôtel Fontfroide 14, rue de l’Aspic, en su patio de honor destaca una maravillosa escalera.
  • Hôtel de Bernis 5, rue de Bernis, muy destacable las fachadas , el patio y la techumbre.

Carré d’Art Jean Bousquet es un edificio de Norman Foster, tras su fachada de cristal esconde una biblioteca y el Museo de Arte Contemporáneo. En su azotea el restaurante Le Ciel de Nímes regala vistas sobre la Maison Carrée y los tejados de Nîmes.

El Museo del Vieux Nîmes situado en un antiguo palacio episcopal del siglo XVII, explica la vida cotidiana en esta ciudad francesa desde finales de la Edad Media.

El Museo de las Culturas Taurinas Claude y Henriette Viallat recoge las tradiciones taurinas y de la Camargue.

El Museo de Bellas Artes guarda pinturas francesas, flamencas, holandesas e italianas.

El Museum es el museo de Historia Natural con una gran colección referente a esta ciencia.

El Planetario de Nîmes y como su nombre indica nos acerca el Universo de una forma muy pedagógica.

Pasear por Nîmes es otra gran opción:

  • La Place d’Assas con dos cabezas monumentales en ambos extremos: Nemausa la fuente originaria de la ciudad y Nemauso el dios de esta fuente.
  • La Place du Marché, fácilmente reconocible por la palmera y la fuente del cocodrilo, está repleta de restaurantes, cafeterías y terrazas para disfrutar de las buenas temperaturas.
  • La Place du Chapitre cerca de la Catedral, tiene en su centro una fuente monumental en forma de escalera.
  • Les Allées Jaurès, se la conoce como les Champs-Elysées de Nîmes y está inspirada en la popular Ramblas de Barcelona.
  • AEF- Arenes Esplanade Feuchères es un gran jardín urbano donde se han situado cafeterías y restaurantes.
  • L’Abribus por Starck, el famoso diseñador construyó una marquesina de autobús.
  • Le Vaisseau de Jean Nouvel, un conjunto futurista de viviendas sociales que catapultó a la fama a este arquitecto galo.

Su gastronomía tiene las influencias de Provenza, las Cevenas y el aporte de la flor de sal de la Camargue. Platos imprescindibles que hay que probar:

Brandada de Nîmes. Fotografía crédito de la Oficina de turismo de Nîmes
  • La Brandada de Nîmes es el plato típico y la hizo famosa el cocinero Durand.
  • Le Petit Pâté Nîmois es una corteza blanca con un interior relleno de ternera y cerdo, se consume caliente o templado.
  • Croquant Villaret son unas galletas alargads y doradas que tienen mucha consistencias.
  • El Caladon es más blando y esát elaborado con almendras y miel.
  • La Fresa de Nîmes IGP es la primera fresa de primavera francesa.
  • La aceituna picholine es larga, de hueso fino y carne firme, de la que se extrae aceite de oliva afrutado y de bonito color amparados en la AOP Huile d’Olive de Nîmes.
  • Los vinos Costières de Nîmes AOC está situado en un terreno de cantos rodados, con una insolación dominante y viento mistral que ayuda a madurar y al equilibrio de los vinos.
  • El agua Perrier es conocida por todos y sobran presentaciones. Debe su nombre a un médico y la fama a un inglés.

Restaurantes con Estrella Michelin:

  • Alexandre con 2 Estrellas es del chef Michel Kayser.
  • Duende con 1 Estrella es del chef Pierre Gagnaire.
  • Jérôme Nutile con una estrella para el chef que da nombre al restaurante.
  • Skab con una estrella para el chef Damien Sánchez.

Cocinas de autor:

  • Vincent Croizard.
  • La Table du 2 del chef Franck Putelat.

Les Tables Gourmandes:

  • Aux Plaisirs des Halles.
  • Le Lisita.
  • La Pie qui Couettee.
  • La Marmite

Eventos programados para el 2021:

  • Abril: Los grandes juegos romanos. Reconstrución histótica con la participación de más de 500 participantes con paradas militares, combates de gladiadores
  • Mayo: Feria de Pentecostés con mucho sabor español
  • Junio: Reunión en los jardines.
  • Del 10 de junio al 25 de julio: Festival de Nîmes. Conciertos en la Arena, con la presencia de artistas de primer nivel.
  • Julio: 7 y 8 cita con el Tour de Francia.

Cómo llegar: en tren de alta velocidad con RENFE SNCF En Cooperación (París y Barcelona están a tiro de piedra). Aeropuerto internaconal de Montpellier (a 25 minutos) y Marsella (a 1 hora), con vuelos de Air France y KLM . Y por supuesto por autopista en coche.

Más información en Oficna de turismo de Nîmes sobre resto de actividades como turismo de congresos, actividades deportivas, shopping, etc.

© 2021 José María Toro. All rights reserved

48 horas en Carcassonne. ¿Qué ver y hacer? ¿dónde comer y dormir?

Su historia

Carcassonne en francés y Carcassona en occitano o lengua de oc, está situada en el sur de Francia, en la flamante gran región francesa de Occitania, a medio camino entre Perpignan y Toulouse, y fácilmente reconocible desde la autopista que circula entre estas dos ciudades galas por su ciudadela amurallada, un conjunto medieval restaurado por Eugène Viollet-le-Duc en el siglo XIX y que fue declarada en 1997 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

 

Murallas de la Cité de Carcassonne

Murallas de la Cité de Carcassonne

 

Su localización geográfica la convirtió en un importante centro de intercambio comercial desde la época de la colonización romana. Para protegerse de las invasiones la ciudad se protegió con la construcción de un muro en los siglos III y IV y esa parte de muralla romana es aún visible. En el siglo V los visigodos ocuparon la ciudad y construyeron más fortificaciones que siguen en pie. Los musulmanes también la tomaron por breve tiempo desde el año 725 hasta el 759 que fueron expulsados por el rey Pipino el Breve. Lo que hace verdaderamente importante es su construcción en sí como fortaleza y los trágicos sucesos vividos entre sus murallas durante la Edad Media en la cruzada contra los albigenses cuando la ciudad era el feudo de los cátaros. En agosto de 1209 el ejército de los cruzados al mando de Simón de Montfort y después de sitiar la ciudad durante 15 días consiguió la rendición de sus habitantes.

El catarismo fue la doctrina teológica de los cátaros, también llamados albigenses, y que fue un movimiento religioso que se extendió por Europa Occidental en el siglo XI y logró llegar hasta el siguiente siglo entre los lugareños del Midi francés, especialmente en la zona llamada Languedoc ya que contaban con la protección de algunos señores feudales que eran vasallos de la Corona de Aragón. Sus predicados implicaba una vida totalmente asceta y renuncia del mundo material para conseguir la salvación divina. La Iglesia Católica consideró esta doctrina como alejada de la corriente marcada y tras un primer intento de convencerlos por la palabra y la vuelta a la oficialidad, se invocó la ayuda de la corona francesa que también vió una amenaza en el poder de los cátaros y se erradicaron en la mencionada Cruzada albigense de 1209. El movimiento se fue debilitando y se extinguió finalmente a finales del siglo XIII.

Debemos su conservación y restauración al movimiento artístico del Romanticismo que puso de moda la Edad Media y más concretamente a la intervención de varias personas: Prosper Merimée, inspector general de Monumentos Históricos de Francia y el autor de la novela corta «Carmen», que sirvió de inspiración para el libreto de la ópera homónima de Georges Bizet, el que se interesó por las ruinas de esta antigua fortificación defensiva y que estuvieron a punto de ser demolida. También a un arqueólogo local, Cros-Mayrevielle y que se pasó su vida suplicando por la restauración de su villa. Y finalmente Viollet-le-Duc, arquitecto, arqueólogo y escritor, que consiguió que la Commission des Monuments históricos en 1844 aprobase su reconstrucción como la conocemos actualmente. Viollet-le-Duc fue famoso, y muy controvertido, por sus interpretaciones en la restauración de los edificios medievales, hasta el punto que fue criticado duramente por el atrevimiento de sus soluciones y añadidos no históricos como las incorporaciones en la parte superior de cada una de las torres de la muralla de techos en forma de cono que en realidad son propios del norte de Francia. 

¿Qué ver?

Dónde antes se oían el batir de los aceros ahora se escucha la alegría de los turistas que la visitan. Dónde antes se tenía miedo de los cruzados al mando de Simón de Montfort incluso entre sus murallas inexpugnables, ahora su población por un día, de habitual es muy pequeña, se divierte recorriendo esta magnífica obra defensiva que ha quedado para la posteridad.

Hay que entrar a La Cité, la más grande fortaleza de Europa, por la porte Narbonnaise, que es la entrada principal y que tras pasar la muralla exterior de 14 torres defensivas y la siguiente muralla interior de 24 torres defensivas, nos da acceso a la Rue Cros-Mayrevielle llena de tiendas de objetos artesanales y de recuerdos de la visita, hasta llegar a Le Château Comtal con visita al Museo lapidario, la Cour d’honneur y la Cour du midi.

Saliendo desde le Château Comtal hay que visitar la muralla Oeste para darse cuenta de la magnitud de la obra defensiva que se construyó centurias atrás. La Tour de la Justice, la Tour de l’Inquisition que conserva algún elemento propio de sus temibles torturas por herejía y la Tour carrée de l’Evêque, son de paso obligado.

Para impresionarse con el horror dantesco de la fratricida batalla vivida en la liza, campo dispuesto entre las dos murallas interior y exterior, hay que acceder por la Tour St-Nazaire o la Porte d’Aude.

La Basilique St-Nazaire es imprescindible de ver por su vidrieras o vitraux y que proceden de los siglos XIII y XIV. Fue la catedral de Carcassonne hasta 1801 cuando fue sustituida por la actual Catedral situada en la villa baja o burgo de Saint-Michel. La actual iglesia es de origen románico del siglo XI y que fue consagrada como tal por el Papa Urbano II en 1096. Fue construido en el mismo lugar que ocupó una catedral carolingia pero que por desgracia no queda ninguna huella en la actualidad. Ampliada al estilo gótico entre 1269 y 1330

Saliendo de la Cité hay que visitar la Bastide Saint-Louis mandada construir por el rey Saint Louis y que ofrece un plano regular de los considerados de «la ville nouvelle». La catedral de Saint Michel, la iglesia de Saint Vicent y el reconocible Canal du Midi son algunos de sus principales atractivos.

Colorida calle de paraguas de la Bastide de Saint-Louis

Colorida calle de paraguas de la Bastide de Saint-Louis

 

¿Dónde comer?

  • L’Atelier de la Truffe 51, rue Trivaille. Teléfono 33 4 68 25 92 65 con este esclarecedor nombre, en este coqueto Bar à vins tan francés, su patron Philippe Barrière y antiguo responsable en la Cámara de Comercio de la truficultura en la zona, sirve este apreciado oro negro en sus diferentes opciones mientras se acompaña de alguno de los vinos de la zona. Trufas que proceden de la cercana Montagne Noire.

L'Atelier de la Truffe

L’Atelier de la Truffe

 

L'Atelier de la Truffe

L’Atelier de la Truffe

 

  • Le jardin en ville 5, rue des framboisiers. Teléfono 33 4 68 47 80 91. Encantador multi espacio con terraza para el restaurante y en su interior en formato concep store con mobiliario y objetos de decoración.

le Jardin en Ville

Le Jardin en Ville

 

  • La Table de Franck Putelat 80 Chemin des Anglais. Teléfono 33 4 68 71 80 70 Con dos estrellas Michelin desde el año 2012, ofrece una cocina creativa, respetando los sabores de cada producto pero con ese toque creativo propio de un dos estrellas de la famosa guía roja gala. Una opción más económica es su Brasserie à 4 temps también del mismo chef Franck Putelat en 2, Boulevard Barbés.

La Table de Franck Putelat

La Table de Franck Putelat

 

¿Dónde dormir?

  • Hôtel Aragon 15, Montée Combeleran. Teléfono 33 4 68 47 16 31.  Hotel de tres estrellas a 50 metros de la puerta principal a la Cité. Habitaciones cómodas con aire acondicionado. Piscina exterior privada. Aparcamiento exterior para los clientes. Es el alojamiento ideal para realizar una visita tanto a la fortificación como a la Ciudad Baja por su proximidad a ambas.

Direcciones gastronómicas imprescindibles:

  • La Ferme 55, rue de Verdun. Es una epicerie fine especialidad en quesos de Francia y productos gastronómicos galos. Planta a nivel de calle dedicada a mercadería gourmet y piso superior con todo lo último en gadgets para la cocina y para la presentación en mesa.

Surtido de quesos en La Ferme

Surtido de quesos en La Ferme

 

  • Fromagerie Bousquet  28, rue Chartrand quesos artesano de leche cruda como el brie de Meaux, St. Felicien, Comté de diferentes maduraciones, Coeur de Neufchâtel, etc.

Surtido de quesos en Fromagerie Bousquet

Surtido de quesos en Fromagerie Bousquet

 

  • Pâtisserie Remi Touja 10, rue de Verdun Para una mirada dulce a sus creaciones entrar en su web de pastelería moderna, chocolates, helados y mermeladas. Ha sido campeón de France de postres.

Patisserie Rémi Touja

Pâtisserie Rémi Touja

 

  • Chocolatier Yves Thuriès 27-28 Place Carnot. Teléfono 33 4 68 71 19 81.
  • Les Halles es el mercado cubierto en la plaza Carnot
  •  Domaine de Cantalauze a las afueras de Carcassonne y concretamente en la ville de Trèbes, es un viñedo donde además cultivan azafrán y elaboran aceite de oliva de sus propios olivos. También venden productos regionales, realizan catas de sus vinos y alquilan casas para pasar estancias más o menos cortas en este maravilloso y bucólico viñedo.

Cata de vinos en Domaine de Cantalauze

Cata de vinos en Domaine de Cantalauze

 

¿Cómo ir?

  • Sin duda y de la forma más rápida y cómoda es a través de los trenes directos de Renfe SNCF en Cooperación, que une Barcelona, Girona y Figueres con Carcassonne durante el período de verano. Durante el resto del año hay que hacer transbordo.

Más información

© 2019 José María Toro. All rights reserved

A %d blogueros les gusta esto: